Entradas etiquetadas como ‘etiopia’

El vídeo más delirante del año: un hombre en bicicleta lleva una cabra a caballito

Si Luis Buñuel levantara la cabeza hoy estaría frotándose las manos. Y no hablo sólo por la abdicación del rey Juan Carlos, sino porque tendría nuevo material audiovisual para rodar una de sus deliciosas películas. Y es que hace unos días, unos turistas grabaron el vídeo más delirante y surrealista de lo que llevamos de 2014: un hombre en bicicleta que lleva una cabra a caballito. Parece un galimatías, pero no lo es. Repito: ¡un hombre en bicicleta que lleva una cabra a caballito! ¿No es maravillosa la vida?

Fuente: YouTube.

Fuente: YouTube.

Las imágenes se grabaron en Adís Abeba, capital de Etiopía, y lo que para nosotros es un acontecimiento asombroso, parece ser natural allí. Nadie, salvo los turistas, pone cara de póker al cruzarse con el peculiar ciclista y sólo algunos hacen un leve giro de cuello para contemplar la escena durante unos segundos extra. Con todo, lo más llamativo -al menos para mí- no es la casi inexistente reacción de la gente, sino la naturalidad con la que la cabra se aferra a la espalda de su porteador. ¡Coñe, es que resulta más ergonómica que algunas mochilas!

Ensalzada la majestuosa (¡qué buen día para usar esta palabra!) posición de la cabra en la bici, también es momento de piropear al ciclista. Pegarse un paseo semejante con el lastre que lleva, tiene mérito, ¿no? El caballero, sin más energía que la de sus piernas y sin descomponer la figura ni por un segundo, acarrea al animalito como si nada. ¡Olé por él! Un poco más de entrenamiento a este nivel y seguro que está listo para subir el Tourmalet sin necesidad de chutarse EPO, no como otros.

Caballero etíope, sepa usted que acaba de entrar sin reparos en mi imaginario de ídolos universales, junto a Leonardo da Vinci, Clint Eastwood, Bob Dylan o Rafa Nadal. Y eso que no le conoció a usted Buñuel, que si no su épica sería cantada allende las fronteras, como merece. Y saludos a la cabra, que no se puede tener un porte más elegante yendo de paquete sobre dos ruedas.