Entradas etiquetadas como ‘estudio’

La bicicleta revolucionó el sexo

 

Fuente: b.pellizzon.

Fuente: b.pellizzon.

Lo de los estudios científicos es un misterio inescrutable. Los hay de todo pelaje y condición, aunque a mí los que me subliman son los que vinculan prodigios a objetos nacidos para otro fin. Me explico. ¿Qué tienen que ver la bicicleta, cuyo fin es el transporte, y el sexo? A algunos os vendrá a la mente la leyenda urbana de que hay gente que las utiliza sin sillín, pero la investigación de la que hablamos no se refiere a eso, precisamente.

Dice el célebre genetista británico Stephen Jones, del University College de Londres, que la bicicleta revolucionó las relaciones sexuales y que fue clave en la evolución de la especie humana. Hasta tal punto está convencido Jones de que la bici ha sido fundamental para el hombre (y la mujer), que asegura que es el invento más importante de los últimos 100.000 años. Ni más, ni menos. La razón es que los hombres ampliaron su radio de cortejo gracias a este medio de transporte. Esto es, si antes sólo podían aspirar a aparearse con hembras de su entorno cercano, al entrar en escena la bicicleta, el campo de acción aumentó considerablemente. Ya no sólo se copulaba en el pajar del pueblo, sino que, en palabras del científico, “pudieron trasladarse a aldeas vecinas y mantener relaciones sexuales con la chica del pueblo de al lado”.

Tal fue la revolución ciclista que, según medios de la época, por su culpa (o gracias a ella, según se vea), disminuyó la asistencia a las iglesias e, incluso, provocó un declive en el uso del piano, que era el hobby preferido por los británicos pudientes en el siglo XIX. Las tediosas homilías y la paz musical dejaron paso al furor amatorio.

Además, esta influencia de la bicicleta en la ‘revolución sexual’ trajo consigo otros beneficios para la especie humana. Según Jones, fue el instrumento que propició la diversidad genética, base de la evolución y clave en el desarrollo de nuestro sistema inmune.

Moraleja: tira más una bicicleta que dos carretas.

Aseguran que ver mujeres desnudas estimula la inteligencia del hombre

Fuente: Gallo ninja (Flickr).

Fuente: Gallo ninja (Flickr).

Hay estudios científicos que hacen que la vida sea maravillosa. Y no me refiero a la investigación para la cura de algunas enfermedades, cuyos paladines ya tienen reconocimiento suficiente cada año en los Premios Nobel. Hablo de trabajos de laboratorio que nos arrancan una sonrisa, que tiene mucho mérito en un mundo en depresión.

Años atrás tuvimos noticias de que “mirar diez minutos a los pechos de una mujer puede alargar la vida de los hombres cinco años“, lo que justifica como lucha por la supervivencia la fijación que tienen algunos por esa hermosa parte de la anatomía femenina. Ahora, llega lo que podemos llamar la evolución de ese estudio. Si mirar pechos prolonga la vida, mirar mujeres completamente desnudas estimula la inteligencia. ¡¡Síiiiiiiii!! (expresión afirmativa copiada de Austin Powers, al que admiro).

El estudio se ha realizado en la Universidad de Tampere, en Finlandia, bajo la dirección del doctor Jari K. Hietanen, que debe ser un gurú del asunto. Según el equipo de Hietanen, “aquellos hombres que ven con frecuencia cuerpos femeninos desnudos, adquieren una tendencia a desarrollar mayores capacidades cognitivas“. Por lo visto, la desnudez es detectada con rapidez durante el proceso visual, estimulando la onda cerebral occitotemporal N170, de modo que el cerebro tiende a aumentar su capacidad de procesamiento.

La investigación se llevó a cabo con individuos de ambos sexos, a los que mostraron imágenes de hombres y mujeres desnudos. El resultado concluyó que el cerebro masculino reacciona con mayor determinación a este estímulo visual, lo que, según Hietanen, contribuye a asegurar el apareamiento y la reproducción (¿no es obvio?).

Esta última conclusión no parece demasiado brillante. Ya te digo yo, que no soy experto en la materia (a mi pesar) y que acabo de hacer un estudio vía whatsapp entre varios de mis amigos, que ver mujeres en pelota picada facilita el apareamiento. Y sin necesidad de gastar miles de euros.

¿Por qué no sé ignorar lo irrelevante? Una explicación a mi mediocridad

No hace falta que os jure que este blog registra un amplio volumen de críticas diarias. Que si no tengo ideas, que si soy absurdo e incompetente, que si estafo a la gente con mis chorradas… Podría tirarme así el día entero.

El caso es que esa mediocridad que algunos me recriminan tiene una explicación científica, y muy seria. ¿Cuál es mi problema, doctor? Un estudio publicado hoy por agencia de noticias Reuters lo revela:

La multitarea no funciona, según investigadores

Las personas multitarea mediáticas que se dedican a ver YouTube, mientras escriben emails y hablan por teléfono no son muy buenas en ninguna de sus tareas, según un informe elaborado en la universidad de Stanford presentado el lunes.

Los investigadores que publicaron el artículo en Proceedings of the National Academy of Sciences dijeron que los resultados les habían sorprendido. Buscaban el secreto para ser un buen multitarea con los medios, pero en su lugar se encontraron con que eran altamente incompetentes.

“Las personas multitarea son malas para la multitarea (…) Cuanto más haces, peor lo haces“, dijo el catedrático en comunicación de Stanford Clifford Nass.

Las personas multitarea compulsivas son peores a la hora de centrar su atención, peores organizando información y peores a la hora de cambiar de tarea, escribieron los científicos de Stanford.

Tras observar a 100 estudiantes de Standford, los científicos concluyeron que las personas multitarea mediáticas crónicas tienen dificultad para centrarse y no son capaces de ignorar la información irrelevante.

Nass dijo que la multitarea se está expandiendo — algunos trabajos piden a los trabajadores que mantengan abierta una ventana de mensajería instantánea — y los científicos se sorprendieron con los resultados.

“Sabíamos que la multitarea era difícil desde una perspectiva cognitiva. Pensamos: “¿Cuál es esa habilidad especial que tiene la gente y que le permite hacer varias tareas a la vez? (…) En lugar de encontrar cosas que hacían mejor encontramos cosas que hacían peor”, dijo el catedrático de sistemas simbólicos de Standford Eyal Ophir.

Parece que han hecho el artículo pensando en mí y en todas las veces que no he sabido “ignorar lo irrelevante”, ¿no? Ahí con el YouTube, los correos… les falta lo de postear y las redes sociales. Yo sabía que no era culpa mía.

PD: Ahora que ya sé el origen de mis problemas, creo que ha llegado el momento de plantearse nuevos retos. ¿Qué os parece la opción de intentar adelantar camiones en Rusia? (gracias a Residente y a Mª Carmen por pasarme el vídeo).

Envía el post

Bookmark and Share