Entradas etiquetadas como ‘espanol’

Una de las entrevistas más divertidas que verás nunca

Hay muchas formas de hacer humor, ya lo sabéis. Podemos hacer humor como los guiñoles franceses (de mal gusto), humor como el de Padre de familia (absurdo), humor como el mío (sin gracia), humor que a veces te tienes que guardar (negro) y otro que suele estar reservado para cuando cumples los 65 (verde). Pues bien, la entrevista que os traigo hoy es una mezcla de todo, y no me voy a enrollar con la introducción porque quiero que la veáis y la disfrutéis tanto como yo la disfruto.

Jimmy Kimmel es el presentador de un late night estadounidense que lleva su nombre y el otro día invitó a Will Ferrell, un actor de películas como Embrujada y Melinda y Melinda, para hablar de su nueva película, Casa de mi padre, en la que también actúan Diego Luna y Gael García Bernal.

La cinta tiene una particularidad y es que está grabada enteramente en español, de modo que decidieron hacer una entrevista diferente: de principio a fin en nuestra lengua materna (con subtítulos en inglés, eso sí). Para que os hagáis una idea antes de ver los vídeos: es como si Buenafuente invita a Santiago Segura a su programa y no dicen ni una palabra en español.

Lo que en cualquier programa se habría transformado en un insulto fácil hacia lo latino, en éste no. En el fondo se ríen de todo: de ellos mismos, de cómo hablan español… y eso que el presentador empieza anunciando que van a “confundir, decepcionar y, posiblemente, ofender a la mayoría de nuestro público latino”. El vídeo está en tres partes, así que yo os voy poniendo cada trocito y entre vídeo y vídeo os lo comento. Empezamos con los primeros cinco minutos de la entrevista, que concluyen con un momento mítico en el que Will confiesa cómo aprendió a hablar español. No os lo perdáis, de verdad.

Algunos amigos míos me suelen decir que tenemos que aprender todavía muchas cosas de la forma de hacer televisión que tienen los estadounidenses. No les falta razón. Además de la parafernalia debéis saber que los vídeos son del canal del propio programa, que los sube a YouTube y te da la opción de incrustarlos, lejos de lo que hacen la mayoría de cadenas españolas. Pero bueno, no me lío: ¿qué os ha parecido este trozo? ¿No es espectacular la entrada, en un caballo falso arrastrado por dos cowboys en calzoncillos? Bueno, si no os gusta esa parte siempre podéis disfrutar con sus aspiraciones para ganar un Oscar: “Si una película muda puede ganar, ¿por qué no una en español?”. Entre eso y el particular español que utilizan… no puedo parar de reír.

En fin, aquí va la segunda parte. Ahora toca reírse un poco de Casa de mi padre y de la trayectoria de Will Ferrell, a propósito de sus recurrentes desnudos en las películas en las que interviene. Son algo más de dos minutos y medio, probablemente los menos graciosos de toda la entrevista, he de confesar.

“El calor estaba muy máximo” creo que es la frase que puede resumir a la perfección este trocito. Y que conste que no me río de cómo hablan español, ¿eh? Primero porque seguro que son capaces de hacerlo mejor, con otro vocabulario (pero no quieren), y segundo porque tendríais que verme a mí hablar inglés. Lo mío con el inglés sí es la lengua del amor, que diría el bueno de Will… pero porque serías capaz de besarme con tal de no oírme perpetrar un atentado así contra la lengua de Séxspir (os dije que no se me daba muy bien el idioma).

Y ahora la tercera parte, donde entra en escena el bueno de Diego Luna. Lo encontramos sentado en el público y es el único que habla en inglés durante la entrevista (además del guardia de Salt Lake City del primer vídeo, claro). Su discurso anglosajón no está subtitulado, pero viene a hacer un pequeño ataque a EE UU, una defensa a ultranza de México (dice que los mexicanos son gente guapa y que él y Gael son un ejemplo de ello) y ataca al pobre Will, pidiéndole que se dé cuenta de una vez de que no es mexicano, que se lo quite de la cabeza. No os digo más, aquí van los últimos cuatro minutos y medio de entrevista. Deliciosos.

“¿Cómo te va mi muy muy bueno amigo viejo de muchas semanas?”, dice Ferrell. En serio, es volver a ver los vídeos y volver a partirme de risa. Será que tengo un humor tonto, o la risa fácil… o las dos cosas. Es espectacular la rajada (de broma) que pega Diego Luna y más genial aún cómo la subtitulan (“I’m fine”, que viene a ser “estoy bien”).

Y para cerrar, dos apuntes. Primero, comparto con el pobre Diego que es difícil aguantar a alguien que ve 400 horas de Dora la exploradora “y una mochila que habla”. Segundo; después de todo eso, Will tiene el valor de decirle que su dominio del español “está mejorando”. En serio, me quedo sin palabras.

PD: La película se estrena este viernes en Estados Unidos, pero yo ya estoy deseando que llegue a España y leer lo que le parece a mi compañera @sinefectos.

…Y Gibraltar no quiso ser español

En septiembre de 1967, Gibraltar declaró formalmente que no quería ser español. Lo hizo mediante a un referéndum en el que votaron 12.237 personas y que, 42 años después, sigue siendo un gran desconocido para muchos españoles.

En 2002 hubo otro, en el que también ganó con rotundidad el “no”. Ahora es prácticamente imposible pensar en un “Gibraltar español”, pero hace 42 años la vida era de otra manera, el desarrollo era otro, los medios de comunicación no eran tantos… y también ganó el “No”.

Aquella vez, los gibraltareños debían elegir entre:

a) Pasar a tener soberanía española

b) Mantener sus vínculos con Gran Bretaña

Dicen que la postura española llegó a Gibraltar mediante la prensa. Sin meterme en qué era lo mejor para la Roca… no cabe duda de que no era la mejor vía. Probablemente, aunque Franco hubiera montado una sucursal españolista en el Peñón, no habría cambiado nada.

Pero el caso es que no lo hizo. Y no hubo milagro. Dicen los gibraltareños que el resultado estaba claro desde siempre y que durante las semanas previas al refrendo las calles aparecieron pintadas de rojo, blanco y azul. Cuenta la leyenda que las habían pintado “espontáneamente” los propios habitantes del Peñón (subrayo el entrecomillado de “espontáneamente”).

Al final el 95,8% de los llanitos (dicho con todo el cariño) acudieron a las urnas. Por no hablar de porcentajes, que me da vergüenza, creo que es preciso deciros que 12.138 personas decidieron seguir cantando el God save the Queen y sólo 44 apostaron por el Cara al Sol. Cómo sería el asunto que hubo más votos nulos (55) que apoyos a España.

Os dejo dos vídeos para que echéis un vistazo: el de la izquierda es la tradicional reclamación de España (está en castellano) y el de la derecha habla del resultado de la votación (éste está en inglés):

Después de muchos años de dimes y diretes, en 2002 volvió a plantearse la posibilidad. Supongo que lo volvieron a hacer porque sabían cuál es la respuesta, sino, por muy británicos que sean en Londres, no se la jugarían.

Como recordaréis (y si no, os refresco las cifras), el resultado fue parecido. Votaron 18.176 personas y, de ellas, 17.900 votaron permanecer bajo la tutela británica. 187 optaron por pasarse al bando español (esta vez España tuvo más apoyos que votos nulos -89- y en blanco -72-).

Y eso que esta vez se hablaba sólo de “soberanía compartida”…

(FOTOS: Tickler Tin y toni.evans).

PD: Puede que nunca le hayáis oído, porque se cantaba cuando la tele era en blanco y negro y Franco tenía el poder, pero hay una canción sobre Gibraltar. La canta José Luis (y su guitarra). Aquí la tenéis:

– Envía el post

Bookmark and Share

‘Espanglish’ a la inversa

Siempre nos quejamos de lo mal que se nos da el inglés, sobre todo si el que hace el ‘ridi’ es uno de nuestro políticos, pero nunca tenemos en cuenta cómo los demás hablan nuestra lengua. Sin ir más lejos, y para que os hagáis una idea de lo que quiero contaros, basta con recordar uno de los discursos en español más famosos desde el otro lado del ‘charco’, el de Jackie Kennedy, todo un clásico:

¿Os resulta vergonzoso o indignante? ¿Creéis que en su país la criticaron por hablar mejor o peor español? Yo creo que no. De hecho, a partir de aquí, políticos, cantantes, actores… Todos prueban su español. Bush, Obama

… Hasta Rachel, de Friends, se atrevió en uno de los capítulos de la famosa serie norteamericana (eso sí, la frase era breve).

A lo que voy es a que no entiendo por qué cuando otros hablan español nos reímos y cuando nosotros hablamos inglés nos avergonzamos. Supongo que esto forma parte de la forma de ser de los españoles, que somos como el perro del hortelano. El caso es quejarse (y yo puedo dar fe de ello, os lo aseguro) . Vale que tenemos que mejorar y que probablemente seamos más cenutrios que otros, pero de ahí a que todo nos parezca mal…

PD: Este post no viene a cuento de nada. Ningún político la ha cagado recientemente (por si pensábais buscar algo). Simplemente me apetecía decirlo.

PD2: ¿El motivo? Estoy orgulloso de ser un ignorante. No hago daño a nadie.

Envía el post:

http://www.wikio.es