Entradas etiquetadas como ‘espana directo’

Un rescate ridículo en España Directo


BecConsejo: “Antes de salir en la tele, asegúrate de que no te van a dejar en ridículo”

Si no me fallan las cuentas, y me temo que no lo hacen, esto pasó el viernes 16. Con este tiempo loco, que tan pronto llueve, como hace sol, como un volcán te deja sin viajar, a veces la gente se queda atrapada y tiene que llamar al 112 para que acudan al rescate.

Supongo que el protagonista de nuestra historia, cuando llamó, ignoraba que junto a los servicios de emergencia acudirían también los de la tele (España Directo) y llamarían a su paso por el río “Rescate en el último momento”.

A ver, hagamos una prueba. Si vosotros leéis “Rescate en el último momento”… ¿qué imagináis? ¿Un hombre con el agua al cuello? ¿Atrapado en su coche? ¿Agarrado a un tronco? Pues no. El “Rescate en el último momento” de España Directo (TVE) empezaba así:

Aquí lo tenéis, al hombre que se ha dejado las llaves dentro del coche… y ése es su mayor problema, porque el pobre vive en aquel lado del río, justo en el sitio donde está “atrapado”.

Así que, como el agua llegaba a la mitad de las ruedas del coche y por algunos sitios hacía cascada, el rescatador en Cangurolandia se ató una cuerda y ale, a cruzar el río se ha dicho.

Como veréis en el vídeo que os he dejado arriba (y si no, en las bonitas capturas que os estoy incluyendo), el rescatador pasa sin ningún problema al otro lado del río.

Perfectamente podría haber pasado por el coche, coger las llaves y devolvérselas al hombre “atrapado”, pero no. Ya que habían llevado las cámaras tenían que armar una zapatiesta como Dios manda… así que en vez de darle las llaves, una palmadita en el hombro y un “vaya usted tranquilo pero tenga cuidado la próxima vez”, le pasan un casco. Sí, un casco… y se lo pasan con una cuerda, porque el rescatador iba muy cargado (supongo).

Mientras llega el casco o no llega, la reportera aprovecha para gritarle al muchacho: “¡¿Cómo estás?!” Primero el hombre, que no da crédito a lo que le están preguntando, se hace el longuis, pero ante la insistencia de la reportera (“¿Cómo estás? ¿Estás bien, no? […] ¡Tranquilo! ¡Tranquilo!”), el pobre no lo puede evitar, y se ríe.

“¿Que cómo estoy?”, pensaría. “Pues jodido… yo quería que me pasaran las llaves de casa y aquí sólo falta Miliki para que esto sea un circo como Dios manda”, le habría dicho si no le grabaran.

El intrépido rescate sigue adelante y empiezan con uno de los momentos más cachondos: montar la tirolina. Se suben a un poste telefónico (“Por fortuna tenemos un poste”, dice la reportera, intentando dar dramatismo) y montan la cuerda.

Entonces pasan al hombre, con el casco, con la tirolina, mojándose el culo, sin llaves de casa, con el coche en medio del río, lejos de su casa… y con una reportera esperándole al otro lado para echarle la bronca.

Al final le dice: “Levántate, que creo que haces pie”. Y todo concluye con un… “Ahora tendrá que esperar a que baje el nivel del río para cruzar al otro lado” (donde está su casa… y su coche está en mitad del río, con lo que… ¿dónde carajo se va a quedar mientras tanto? ¿Se lo llevarán de copas los rescatadores en Cangurolandia?).

Dios nos pille confesados.

PD: Gracias a… ¡MIS PADRES! Ellos fueron quienes me avisaron de este gran rescate. Cualquier día de éstos les dedico un post en exclusiva, que bien se lo merecen.

Hoy hace un año…

Aprobó el examen sin tener ni idea

– Envía el post:

Bookmark and Share