Entradas etiquetadas como ‘dee ann sanders’

Un hijo delata a su madre como autora del robo a un banco

deeannsanders_ladronaMe gusta echar mano del refranero para constatar que siempre hay un proverbio que se ajusta como un guante a cada situación de la vida. Hoy estoy convencido de que la señora Dee Ann Sanders, una estadounidense de 53 años, ha pensado eso de que “no hay peor cuña que la de la misma madera”. Y es que la señora Sanders ha sido arrestada después de que su propio hijo la identificara como la ladrona de un banco. Como le pasa al Madrid con sus canteranos, que le forran a goles cada vez que se cruzan por su camino, esta mujer ha sufrido la ‘traición’ de su propio hijo que, y ahí va otra frase hecha, “ha mordido la mano que le dio de comer”.

La historia ocurrió hace unos días en Byron, un municipio del estado de Michigan. Esta señora con pinta de ama de casa que ha descuidado demasiado su aseo personal tuvo la feliz ocurrencia de asaltar un banco. La mujer se presentó desaliñada y con una enorme camiseta con la bandera de las barras y estrellas en una sucursal del Bank of America. ¡Bien traído lo de la camiseta, Dee Ann! Allí, se acercó a uno de los cajeros y le entregó una nota en la que le decía algo así como “Esto es un robo, dame 2.500 dólares para mis hijos y nietos”.

El cajero, que no tenía tanto dinero a mano, le entregó 1.092 $. Que ya son muchos, ya que me parece excesivo dejarse atracar por una señora de mediana edad que, al parecer, no portaba armas. Moñas o no, también hay que decir que el cajero actuó como dicen los manuales. Evitó poner en peligro su vida y la de más gente y le entregó el dinero para, posteriormente, denunciar el asalto a la Policía.

Los agentes de la ley buscaron entre las grabaciones de las cámaras de seguridad del banco y, una vez identificada la ladrona, procedieron a enviar el vídeo a los medios de comunicación locales. Menos de una hora después de que éstos publicaran las imágenes, varias personas se pusieron en contacto con las autoridades para identificar a la asaltante como Dee Ann Sanders. Entre ellas, como dijimos antes, su propio hijo. ¡Qué c*****!

De inmediato, el agente especial del FBI Adam Van Deuren y un par de alguaciles dela policía del condado de Kent se presentaron en la dirección que les había dado el hijo de la señora Sanders. Allí, procedieron a arrestar a la ladrona, que reconoció los hechos y utilizó como atenuante un argumento ya muy manido: “estoy estresada por los problemas que atravieso con mi marido que me han hecho adicta a la cocaína”.

En los próximos días, Dee Ann Sanders tendrá que prestar declaración ante el juez y, muy probablemente, será condenada por un delito menor. Al juicio, supongo que no tendrá la desfachatez de acudir su hijo, que es capaz de pasarse por el arco del triunfo el derecho de los parientes a no declarar durante un proceso judicial.