Entradas etiquetadas como ‘dario acosta’

Lleva ocho años viviendo en una alcantarilla

Algunas historias saltan a la actualidad de forma recurrente. Esos estudios que concluyen que comemos mal, esos señores que te ayudan a comprarte la ropa y te aconsejan la que te queda mejor… y la historia de Lucas, el hombre que vive en una alcantarilla de Bogotá (Colombia).

Es como cuando un equipo de fútbol bate un récord de victorias: cada vez que gana bate su propio récord y cada vez que hay récord es noticia. Pues bien, como Lucas lleva viviendo ocho años (bueno, eso parece) en una alcantarilla… y lleva siendo noticia desde que entró.

No obstante, como esperaréis de un señor que vive en un sitio como ése, el protagonista de nuestra historia es reservado. Tanto, que en 2008 decía que tenía 65 años y llevaba siete viviendo bajo tierra y ahora, entrevistado hace unos días, dijo que llevaba ocho años viviendo ahí y que tenía 58. O tiene una forma muy rara de medir el tiempo, o a alguien le ha mentido.

En fin, os cuento brevemente su historia. Lucas nació llamándose Darío Acosta, y desde bien pequeño decidió que no quería trabajar ni estudiar como dice la canción. Se fugó de casa y pateó parte de Colombia y Venezuela, viviendo donde se podía, tomando lo que le dejaban y llevando una vida de todo menos sana.

Al final, después de muchos tumbos, se estableció en una alcantarilla de Bogotá y cambió su nombre (Darío) por Lucas, en honor a un perro que le hizo compañía durante parte de su periplo.

Su particular domicilio mide dos metros de largo, uno de ancho y 1,20 metros de alto, y al contrario de lo que creáis, está bastante limpio. Cada dos semanas utiliza un producto químico que mata los hongos, espanta a las ratas y a los insectos… y quema las manos. Lo que no te mata te hace más fuerte, que diría Nietzsche.

Cuenta que come gracias a la beneficiencia de los restaurantes cercanos que le dan alimentos entre semana y, según la versión que leas, te dirá que tiene hijos o que “cómo va a tener hijos”, mientras presume de calorcito y de no tener que pagar alquiler. “¿Y cómo es posible que no le echen de ahí?” os preguntaréis… pues según contaban en 2008, tiene “una orden de la Empresa de Teléfonos que dice que tiene un permiso especial para vivir en ese lugar”.

PD: Si alguien quiere saber más de la historia de Lucas, hay un vídeo de media hora donde cuenta con detalle su vida.

PD2: ¿Recordáis que también hablamos de un señor que vivía en un árbol dentro de su ciudad?