Entradas etiquetadas como ‘cuaderno’

El periodista más carismático de ’20 minutos’: Adri y el cuaderno maldito

Ya que os gustó tanto la historia de Guirodi, os traigo otra personal. Hoy quiero presentaros a uno de los tipos más carismáticos y peculiares de la redacción de ’20 minutos’: Adri, más conocido como ‘Nostronichus’.

La verdad es que el tío, además de un crack a nivel humano y periodístico, es un trivial con ojos. Cualquier cosa que preguntes en voz alta ahí esta él para darte una respuesta. Jamás te da un “no lo sé”. Es una máquina, lo juro.

El problema es que su inteligencia se ha convertido en obsesión, en un perfeccionismo enfermizo que le obliga a controlar absolutamente todo lo que hace. Y claro, a mi eso me viene fatal, porque si un día la cago no puedo echarle la culpa. En décimas de segundo saca su cuaderno maldito en el que lo apunta todo, absolutamente todo, y desmonta mi vulgar acusación. Mirad, mirad, que yo no miento. Él mismo lo explica todo:

–> Puedes copiar el vídeo y hacer con él lo que te dé la gana.

Dada mi admiración por el bueno de Adri, decidí investigar para ver dónde viene su pasión por los datos. Y efectivamente, detrás de esa retahila de números y titulares hay un motivo que se remonta a su niñez:

“No era un as en los dictados, de hecho tenía muchas faltas. Así que de tanto practicar acabé cogiendo afición a escribirlo todo. Y mira ahora, me gano la vida escribiendo”

Por lo que sí no que va a pasar es porque alguien le diga que está loco. La precisión y el orden ningún estuvieron emparentados con las camisas de fuerza (por mucho que se ría como ‘Patán’, el perro de Pierre Nodoyuna):

“Loco no, cuando eres profe (lo fui durante cuatro años), tienes que tener todo muy ordenado y claro para que no se te coman los alumnos. Por eso tomé la costumbre de llevar todo controlado. Y como soy chapado a la antigua, confío más en el papel. Una base de datos siempre se puede colgar”.

Pero esta bonita historia de superación personal, como todas, tiene un punto negro, un amargo recuerdo al que nunca pudo hacer frente.

“Me encantaba el baloncesto, pero como pegué el estirón (aunque no mucho) un poco tarde, tuve que dejar el equipo del colegio antes de tiempo. ‘No tienes suficiente físico’, me decía el entrenador”.

PD: Gracias Adri por prestarte a salir en el peor blog del periódico.

PD2: ¿Queréis saber más de alguno de mis compañeros? Pues convéncelos.