Entradas etiquetadas como ‘ciencia’

Vende un testículo para comprarse un coche

Mark Parisi (Fuente: YouTube.)

Mark Parisi (Fuente: YouTube.)

Una vez me dijo un hombre sabio que hay gente dispuesta a vender su alma al diablo por conseguir un bien material. Como ponerse en contacto con el diablo y negociar con él la venta del alma no es fácil, los hay que prefieren, directamente vender partes del cuerpo. Así lo ha hecho Mark Parisi, un caballero de Las Vegas que ha vendido un huevo a la ciencia a cambio de 35.000 dólares americanos.

Parece un negocio redondo, si piensas que es un huevo de gallina o cualquier otro ave, pero no lo es. Tampoco es una de las joyas ovaladas de la colección Fabergé, sino algo mucho más íntimo. Vamos, un huevo según la quinta acepción del diccionario de la RAE: testículo.

El señor Parisi describe con absoluta asepsia la operación, tanto financiera como médica: “Vas a la clínica, donas un testículo y te lo cambian por uno artificial. Catorce días después te das cuenta de que tienes 35.000 dólares”. Así explicado, parece como si Parisi quisiera hacernos creer que todos aquellos que no vendemos un testículo a la ciencia estamos locos, ¿no?

La “amputación” del testículo no ha sido la única experiencia de este tipo de a la que se ha sometido este señor, que se ha venido ganando un sobresueldo haciendo de cobaya para diferentes estudios médicos. Recientemente, se sometió a uno sobre el virus del Ébola, por el que cobró 5.000 dólares a la semana y asegura que se ha embolsado más de 150.000 dólares a lo largo de su vida haciendo negocios de este tipo.

Orgulloso de su ‘hazaña’, Parisi pasea por Las Vegas en su flamante Nissan 370Z, comprado con el testículo que cedió a la ciencia. ¿Qué cuánto le ha costado el coche? Pues no sé la cifra exacta, pero seguro que un huevo…

¿La mujer más plana del mundo?

Aristóteles (filósofo)

“Las ciencias tienen las raíces amargas, pero muy dulces los frutos.”

Lejos quedan aquellos días en los que los chicos más crueles de la clase (y algunas chicas también) se metían con otras compañeras por el escaso volumen de sus pechos o caderas. Ahora, la denominada ‘tabla de planchar’ es motivo de orgullo y un atractivo para todo aquel que pase por delante de ella.

¿A que nunca pensaste que conocerías a una mujer de 3 milímetros de ancho? Está claro que algún científico está demasiado influido por Sor Juana de la Cruz, quien un día, y refiriéndose a las mujeres, dijo: “Queredlas cual las hacéis o hacedlas cual las buscáis”. Éste las hace de 3 milímetros por alguna extraña razón, pero se decepcionará si lee al dramaturgo Luigi Pirandello, el primero en decir que “las mujeres, como los sueños, no son nunca como tú las quisieras”.

PD: Como habréis apreciado, hoy se me ha ido un poco la pinza. Los yogures de ayer estaban seis días pasados de fecha y estoy un poco mareado, así que debe ser por eso que no paro de decir estupideces. Además, estoy muy citón.

PD2: No he dicho nada aún, pero enhorabuena a los creadores. Fantástico.

Envía el post:

http://www.wikio.es