Entradas etiquetadas como ‘chema’

Brutal caída por no perder el bus

Ya que muchos queréis saber más de mí, y aunque se avecine un nuevo encuentro digital, os voy a contar una historia personal que no tiene desperdicio. De hecho lo recuerdo como uno de los mayores ridículos de mi vida.

Eran las 6.30 de una mañana fría del invierno de 2007. Yo entraba al periódico a las 7.00 horas (los comentarios no podían esperar) e iba con el tiempo pegado al culo. Tenía que coger el bus de ‘y media pasadas’ o esperar, congelarme y encima llegar tarde, con la consiguiente reprimenda. El autobús que me llevaba hasta la Plaza de Cibeles se había retrasado y yo no paraba de mirar el reloj. Sólo me faltaba bajarme y empujar para intentar que fuese más rápido.

Cuando llegué a mi parada, miré de reojo y vi que el otro autobús ya estaba cogiendo gente. Yo tenía que esperar a que el semáforo se cerrase, cruzar corriendo y conseguir que el conductor, con la marcha casi iniciada, se fijase en mí y me esperase en un gesto de piedad sólo válido para los habituales de la línea.

Con las ideas claras y la mente Dios sabe dónde, vi que el muñequito cambiaba a verde y empecé a correr como un poseso. Pero creo que sólo empecé, ya que a las tres primeras zancadas empecé a notar cómo mi centro de gravedad se desestabilizaba por completo. La cabeza, de buen tamaño, iba por delante de mi cuerpo. Pero no me asusté. Y ese fue el error.

Durante unas décimas de segundo me sentí capaz de enderezar la situación. Era extraño. El cerebro me decía que ya no me caía mientras el cuerpo me demostraba justamente lo contrario. Lo siguiente ya fue el hostión. Ese exceso de confianza involuntario fue el culpable, no de que me fuese contra el suelo, que desde un principio no tenía remedio, sino de que aterrizase prácticamente sin manos.

De repente me vi en el suelo, en medio del paso de peatones y con cinco carriles repletos de coches delante apuntándome con sus luces. Parecía que en cualquier momento iba a salir la clásica chica cañón de las películas con las bragas en la mano para dar el pistoletazo de salida. Primero tuve miedo de que arrancasen, pero hacía falta ser cabrón, luego de que se estuviesen descojonando de mí, bastante probable, y por último… ¡mi autobús!

Me levanté más rápido que Usain Bolt, arranqué de nuevo, levanté la mirada (estilo Laudrup) y me di cuenta de que era innecesario seguir corriendo. No porque se hubiese marchado, sino porque el coductor se había asustado tanto al ver la leche que me había pegado que decidió esperar. Al subir, me dijo: “Pa que corres tanto, chaval, que si lo pierdes no pasa ná”. Avergonzado, le respondí con las orejas agachadas un simple “ya… pfff…” Enseñé el abono y me senté.

Ya en frío empecé a sentir dolores. Tenía la mano ensangrentada, no podía mover un dedo y me había roto la camisa, bajo la cual se escondía un costado cada vez más morado. El riñón acabo negro la jornada. Pero el ridículo no había acabado.

Mi amigo Chemita, el de la tabla periódica, se subió dos paradas después. Al verme como si acabase de salvar al soldado Ryan me dijo: “¿Pero qué coño te ha pasado?”. Tardé diez minutos en contárselo. Cuando acabé, como sabiéndole mal (se notaba que no sabía como entrarme sin herir) me comentó: “Tienes dos mocos enormes colgando”. Me quería morir. Del impacto, mis dos fosas nasales habían despedido dos estalactitas que casi llegaban a darme un beso. ¡Y llevaban conmigo todo el rato! Dios, como se tuvo que reír el conductor.

Tardé más de una semana en dejar de sentir dolores, pero ese día aprendí que no vale la pena tanta prisa. Que le den al bus. Mejor me levanto antes.

PD: Todo esto pasó entre las 6.32 (la última vez que miré el reloj antes de bajarme del primer autobús) y las 6.49 horas (momento en el que Chema advierte de los dos extraños seres que brotan de la nariz del becario).

Carmen Alcayde no conocía a Chema

Si Carmen Alcayde hubiese conocido a Chema otro gallo le hubiese cantado con su ‘Guinness World Records’, que por su escasa audiencia ha desaparecido de la parrilla de los domingos. El documento que hoy os traigo pone de manifiesto que la presentadora no tenía los concursantes adecuados en su programa, como por ejemplo José María (Chema para los amigos), quien hoy sería un recordman de haber participado. Es capaz de recitar la tabla periódica de los elementos sin fallos… y pulverizando el cronómetro:

–> Puedes copiar el vídeo y hacer con él lo que te dé la gana.

Ya sabéis que de vez en cuando os presento a algunos de mis compañeros, como Adri o Juancar. Los que se dejan. Hoy le ha tocado a Chemita, que por echarme un cable… pues se ha ofrecido. Y os advierto de que la tabla periódica no es su única plusmarca, ya que también tiene la tasa más alta de amigos en la redacción. De hecho, no conozco a nadie que se lleve mal con él. El único problema es que cuando nos vamos juntos me toca esperarle media hora hasta que se despide de todo el mundo. Por lo demás, sólo deciros que es un crack, un compañero dentro y fuera del campo, un tinerfeño de lujo que, como véis, siempre está ahí cuando se le necesita.

PD: Gracias Chemita por ser el tercer valiente en dar la cara. Hay que tener ‘un par’ para salir en un blog tan malo.

PD2: Enhorabuena también al profesor de química que le hizo aprenderse esto.