Entradas etiquetadas como ‘cenizas’

Roban cenizas de un muerto pensando que era cocaína

urna_funerariaDentro de mi clasificación histórica de #epicfails, este error de bulto seguro que se va a colocar entre las primeras posiciones.

Tres muchachos, de 15, 16 y 17 años de edad, entraron a una casa en la localidad de St. Peters, Missouri, en Estados Unidos. Su objetivo era sustraer los objetos de valor que encontraran dentro y que pudieran transportar sin mucho esfuerzo. Muy mal hecho, pero nada que se salga de la normalidad.

Además de una Xbox 360, los rateros robaron varias recetas médicas (de somníferos y relajantes musculares) y una urna con las cenizas del padre del dueño de la casa, creyendo que contenía una buena cantidad de cocaína. “Nos vamos a poner las botas“, debieron de pensar. ¡¡¡Vaya trío de águilas!!! Lee el resto de la entrada »

Lo más raro que ha pasado durante la semana (Del 14 al 20 de marzo)

BecConsejo: “Respeta tus límites”

¡Me da una lástima que acaben las semanas! Entendedme, me gustan los lunes, pero cada vez que me veo delante del ordenador redactando el “Lo más raro que ha pasado esta semana” no puedo evitar pensar que se nos han escapado otros siete días con más pena que gloria.

En fin, vamos a lo nuestro que es contar esas cosas que no se suelen ver en los informativos porque no tienen ninguna importancia no disponen de una red de corresponsales como la mía.

¿Sabías que…?

1. Courtney Love quiso inhalar las cenizas de Kurt Cobain

Yo no tenía ni idea, la verdad, pero me avisó @tinoserrano de que un periodista lo había escrito en un libro que habla de las excentricidades de algunas estrellas. Para este caso siempre ponen de ejemplo a Keith Richards, de quien dicen que esnifó las cenizas de su padre (luego él lo desmintió), pero yo voy a recordar a aquellos que se colaron en una casa, confundieron cenizas y cocaína y…

El caso de Courtney lo relata el periodista británico Neil Strauss en el libro Loves you when you are dead: Journeys into fame and madness (algo así como Te aman cuando estás muerto: Viajes dentro de la fama y la locura).

Al parecer, Courtney se acercó a un armario, sacó la caja donde guardaba las cenizas, la abrió y le dijo a Strauss: “Es una lástima que no te guste la cocaína”. Él respondió que no creía que fuera lo correcto y ella cerró la conversación diciendo que le habría gustado.

2. Casi atropellan a un periodista en directo

Sé que el sueño de muchos es que atropellen a cierto becario en directo, pero para eso debería salir de la cueva submarina en la que vivo y revelar mi rostro. Bueno, a lo que iba, que me lío. Resulta que un periodista de deportes de una cadena estadounidense estaba empezando a hablar de un partido de baloncesto cuando un coche blanco que iba haciendo marcha atrás casi se lo lleva por delante.

Ben Higgins, que es como se llama el pobre muchacho, no se dio ni cuenta de que el coche iba hacia él hasta que el cámara le dio un empujoncillo para salvarlo.

Consiguió terminar su entradilla y dar paso al vídeo y minutos después agradeció al cámara su colaboración. Salvarle la vida probablemente no, pero igual sí de algunas fracturas.

3. Un intento de soborno surrealista

Vale que cuando la Policía te para y vas borracho supongo que intentarás lo que sea, pero ponte un límite, ¡por Dios!No me hagas la de Adam Yarbrough, el muchacho de 22 años que ha sido detenido por lo que os voy a contar.

A Adam le paró la agente Christin Rudell, de 31 años, y le preguntó la razón de su conducción errática. Después de un breve intercambio de palabras y a la vista de que le iban a multar, a Adam no se le ocurrió otra cosa que decirle: “¿Te doy cinco dólares y nos olvidamos de todo?”, según la prensa estadounidense.

Cinco dólares no son ni cinco euros, así que imaginad qué soborno. No obstante, como Adam no se rinde, cuando la chica le dijo que no le propuso darle un beso e incluso ir más allá: “No he tenido sexo en un tiempo, ¿qué te parece si…?”. Al final terminó detenido por conducir borracho, por intentar sobornar a un agente y un chorro de cosas más.

4. Le quitan sus CD’s por poner la música alta

Leo en la prensa británica, no sin estupor, que a un hombre le han requisado su colección de CD’s y su aparato de música porque ponía a todo volumen las mismas canciones una y otra vez. Yo tenía un amigo de quien decían que los domingos ponía Camela y Mónica Naranjo a toda pastilla y, aunque jamás lo llegué a comprobar, yo le habría quitado todos los discos por si acaso.

En el caso que os cuento, los protagonistas fueron 50 Cent, el rapero, y Chaka Khan con su I’m every woman. Según parece, el hombre (residente en Folkestone, Kent -Reino Unido-) ponía a un volumen altísimo su música (siempre la misma) y los vecinos se quejaron. Avisaron al responsable, cuyo nombre no ha trascendido, y como no hizo caso tiraron la puerta abajo y se llevaron su música. Parece surrealista, pero es así.

Un funcionario de salud medioambiental de la zona, Liam Flannery, dijo que para la gente que vive allí debió ser “una pesadilla”. Supongo que sí… ¿os imagináis vuestra vida escuchando a todo volumen una y otra vez esta canción?

A los malpensados que creáis que se va a comprar otro aparato de música y nuevos CD’s os digo que puede hacerlo, pero que la Policía tiene orden de quitarle lo que se compre si reincide en estas prácticas.

¡Un poquito de variedad, hombre!

PD: Hay días en los que casi no hace falta desir nada más.

Esnifaron las cenizas de un muerto creyendo que era cocaína

BecConsejo: “Actitud”

Me dije a mí mismo que hoy no iba a publicar nada friki en el blog, pero claro, cuando uno se pone a buscar al final termina arrepintiéndose. Así pues, después pensé que podría hacer un recopilatorio de fotos graciosas, o un montaje con escenas de películas alteradas. Por poder, podría publicar conversaciones de ex parejas, una vez que la relación ha terminado:

– Hola, ¿cómo estás? Te quiero.
– Estás borracho, ¿verdad?
– Pues claro que sí. ¡Te odio!

Sin embargo, lo mío es otra cosa, a mí lo que se me da bien es hacer el ridículo contar tonterías, así que me pongo con ello ahora mismo.

Os lo he dicho muchas veces, que hoy en día, con esto de la crisis, hay muchos profesionales en todos los campos y no vale cualquiera. Y cuando digo en todos los campos, digo en todos…. hasta para ser ladrón hay que valer, creedme. Si alguno de vosotros es bueno con las caras, que me diga si estos tres valen para ser ladrones:

El que haya dicho que “sí”, que valen, está automáticamente nominado y deberá abandonar el blog. Quienes, por lo contrario, no confíen en estos tres raterillos, que siga leyendo tranquilamente, porque está en lo cierto.

Estos tres muchachos y otros dos (que como son menores de edad no los conocemos) han sido arrestados en Florida, Estados Unidos, después de una investigación que ha durado un mes. Los mayores y, por ende, quienes aparecen en la imagen superior, son Waldo Soroa (de 19 años), Matrix -sí, como la película- Andaluz (18) y José David Díaz Marrero (19) y tanto estos tres, como sus dos compinches pequeños, están acusados de robar.

El problema no es el robo en sí. Robar es malo, es un delito y es una vergüenza, pero si encima te llevas cosas al tun tun, pues es malo y estúpido. Lo digo porque estos jovenzuelos entraron en una casa y se llevaron joyas, material electrónico y… las cenizas del padre de una mujer (la dueña de la casa) y las de sus dos perros, según la prensa americana. Sí, si, esto es así, por increíble que parezca.

Siguiendo con el mismo razonamiento, robar cenizas es asqueroso, aunque como hay gente con problemas muy serios en la cabeza, entiendes que es algo que puede pasar, pero… ¿qué pasa si esa gente cree que las cenizas son cocaína y se la esnifa? Pues tendríamos que preguntar a estos chicuelos, ya que al fin y al cabo es lo que hicieron. Tomaron las cenizas como si fuera droga, tal cual.

A ver, álmas de cántaro… ¿se puede saber por qué pensasteis que en el interior de una urna donde la gente guarda las cenizas de sus seres queridos iban a esconder droga? Me muero de ganas por conocer su razonamiento, todos allí reunidos y debatiendo:

Ladrón1: ¿Qué me llevo? Esto tiene pinta de tener droga dentro.
Ladrón2: Parece una urna con cenizas, ¿no?
Ladrón1: No, no, aquí se guarda la droga. En mi casa mis padres la guardaban ahí.
Ladrón2: ¿Tus padres tenían droga en casa?
Ladrón1: Sí, desde que mi abuela se fue de casa. Para superar su ausencia.
Ladrón2: ¿Qué edad tenía?
Ladrón1: 106 años.
Ladrón2: ¿A dónde se fue?
Ladrón1: Jamás me lo dijeron, supongo que a la capital. Yo tenía 7 años.
Ladrón2: Bueno, echa las urnas entonces. Nunca se sabe.

Al final echaron las urnas a un lago porque, como son muy listos, sabían que tenían sus huellas digitales. Sí, sí, he dicho que son muy listos. El problema es que les encanta disimularlo.

PD: Seguramente, su reacción cuando descubrieron que esnifaban cenizas fue similar a la de esta joven.