Entradas etiquetadas como ‘bulgaria’

Lo más raro que ha pasado durante la semana (13-19 de junio)

BecConsejo: “Analiza tus opciones”

Seré sincero. A medida que se va acercando el calor y las redacciones se vacían, el número de noticias frikis que os puedo ofrecer empieza a disminuir. Eso deja tocado al blog, pero hiere de muerte a la sección “lo más raro de la semana”. Por eso no os asustéis si en los sucesivos domingos desaparece, porque es una opción que está ahí. No obstante, hoy os traigo una versión distinta: dos noticias principales y luego unas cuantas pildoritas.

1. La carretera de la vergüenza

Ha sido un boom esta semana, parece que la hayan construido de repente. Primero me avisó dutx12 y después @jmmartin20. La carretera de Bélgica que veréis a continuación costó unos 300.000 euros y tiene solo 5 kilómetros, según he podido leer en la prensa internacional.

Pues bueno, a lo largo de esos 5 kilómetros hay nada más y nada menos que 250 señales de tráfico (además de una sinuosa forma la mar de extraña). Dicen las autoridades belgas que era necesario hacer esta vía para que los camiones puedieran circular y para que los conductores se lo pensaran dos veces a la hora de pisar el acelerador.

Dicen que en los primeros días ya se registraron varios accidentes… y yo me lo creo, porque si esta carretera existe, lo difícil es que no se choque nadie contra nada.

2. Un monumento… ¿a los superhéroes?

Algunos dirán que es una gamberrada, otros que una obra de arte. Yo lo dejo a vuestra elección.

En Sofía (Bulgaria) hay un monumento al Ejército soviético. Allí, como en todos lados, hay gente que considera que no se deben quitar estos símbolos de épocas pasadas y otros a quienes el cuerpo les pide borrar todo lo que tenga que ver con la II Guerra Mundial (o la Guerra Civil, o lo que sea).

El monumento, que se hizo para conmemorar el décimo aniversario de la liberación búlgara por parte de Rusia, en 1944, apareció ligeramente transformado: allí donde se veían soldados ahora estaban Superman, Joker, Papá Noel, el Capitán América… ¡hasta Ronald McDonald! con un título que decía algo como “Adecuándose a los tiempos”, según la prensa británica.

No se sabe quién ha sido el autor de la obra-gamberrada (os digo que lo dejo a vuestra elección) pero digo yo que eso no se pinta en cinco minutos, alguien debió verlo, ¿no?

(Las fotos son de Wikipedia: ANTES y DESPUÉS)

  • ¿Sabías que esta semana…?

– Un hombre que hizo la maratón de Londres disfrazado de caracol (tardó 26) días por un motivo benéfico fue despedido tras recaudar mucho menos de lo esperado. (Gracias, dutx12)

– Unos estudiantes de Los Ángeles tendrán que devolver su anuario porque se coló una foto “pornográfica”. Al fondo de una de las imágenes se ve a un joven de 17 años metiendo la mano dentro de la ropa de una chica de 15. Lo consideran pornografía infantil.

– En las carreras de Ascott, donde se suelen dar cita los sombreros más extraños del mundo, una mujer se presentó con una pamela-iPad. Si es que, cuando sobra el dinero…

– El diseñador estadounidense Andrew Schneider ha inventado un biquini con el que puedes recargar tu mp3 o tu cámara de fotos mientras tomas el sol porque recoge energía solar. Tarda 80 horas en fabricar cada prenda, vale 140 euros y dice que no hay peligro de sufrir descargas.

PD: Para ser una semana floja tampoco ha estado tan mal, ¿verdad?

PD2: Trolly ya tiene su página en Facebook.

Un español perdido en… Lovech

BecConsejo: “Si te para la Policía, háblales en búlgaro… aunque no sepas búlgaro”

Ya casi ni nos acordamos de aquellos viajes de aerolíneas Bec. Nos pueden las prisas, el “me lo pone para llevar”, la comida rápida. Quizás por eso se nos han perdido tantos becarios (algunos de ellos seguían el blog desde su origen) por el camino. No obstante, nos dejamos de lamentaciones porque hoy vamos a tomar un vuelo rumbo a uno de los últimos viajes que nos quedan… ¡¡VAMOS A BULGARIA!! Allí nos espera Ismael.

1) Nombre

Isma.

2) Edad

28 años.

3) En España vivía…

En Madrid, pero soy malagueño.

4) Ahora vivo…

En Lovech, Bulgaria.

5) Me mudé…

El 1 de marzo de 2010.

6) ¿Por qué me fui?

Se acercaban los treinta peligrosamente y salí corriendo a probar suerte en el extranjero y trabajar en una ONG, algo que siempre había querido hacer. Me entró miedo a la estabilidad, a la rutina, al estrés, a las miles de cosas que quieres hacer antes de ser mayor. Así que me decidí a coger la maleta, dejar el periódico en el que trabajaba y hacerme voluntario europeo en una organización que trabaja por el desarrollo de los jóvenes y la concienciación medioambiental, donde doy clases de español, hago un periódico en búlgaro con los chavales, participo en campamentos… entre otras muchas cosas. Eso sí, sin dejar de trabajar en el periodismo que es lo que más me gusta, ahora como free-lance y redactor jefe de EsNoticia.eu.

1) De España añoro…

Sin duda y aunque sea un tópico, el tiempo. Aquí por la mañana llueve, después sale el sol para volverse a esconder y caer una granizada o una tormenta eléctrica… todo en el mismo día, en fin, un gustazo. Bueno eso y las cañas del domingo por la tarde en La Latina (Madrid).

2) En España no tenía y ahora sí…

Tiempo libre para leer, para viajar, para relajarme en general. El estrés de Madrid me quemaba.  La comida está muy buena, es mucho más natural, nada de transgénicos.

3) De Lovech no me gusta…

Lovech es un poco aburrida, no hay gente joven con la que relacionarse; pero siempre estoy de viaje de todos modos.

4) Recomiendo que visitéis…

Quién venga a Bulgaria no puede perderse la catedral ortodoxa de Alexander Levski, el Monasterio de Rila y la ciudad de Veliko Turnovo (la ‘Cuenca’ búlgara).

5) La mejor comida de Lovech…

Mi plato favorito es el banitsa, una especie de bollo de hojaldre y sirene (queso blanco típico búlgaro, parecido al feta), que está tremendo y por supuesto el yogur búlgaro, famoso en todo el mundo y que ellos ponen para todo (postres, sopas, salsas…).

Antes de que aterricemos debéis saber que…

  • Una barra de pan vale unos 40 céntimos de euro (80 stotinki)
  • Un billete sencillo de metro / bus cuesta 50 céntimos de euro (1 leva)
  • Un café vale entre 60 céntimos y 1 euro (1,20-2 leva)
  • Alquilar un apartamento nuevo para una persona no muy lejos del centro de Sofía, capital de Bulgaria, vale unos 200 euros (400 leva).
  • El sueldo medio es muy bajo, de hecho es el más bajo de toda la Unión Europea, equivale a unos 300 euros (600 levas).
  • El desempleo ronda el 10%.

Ahora sí. Bienvenidos a Lovech. Os dejo con Isma para que os cuente.

Paciencia

Como os decía soy periodista pero me vine a Bulgaria como voluntario en una ONG con un programa de cooperación de la UE, el Servicio de Voluntariado Europeo (SVE). Mi SVE tiene lugar en Lovech (al norte de Bulgaria), un pueblo de 50.000 habitantes o eso dicen… porque a veces parece un pueblo fantasma… Trabajaré durante nueve meses para una ONG local, Ecomission, que funciona como centro juvenil y que además organiza actividades destinadas a la concienciación medioambiental.

Puedo decir que he desarrollado una paciencia que ni el mismísimo Dalai Lama: venía de trabajar en un periódico on line donde todo es para ayer e intentar aplicar aquí ese sistema era imposible. Al principio me costó bastante asimilarlo sobre todo cuando dependes de todo el mundo porque no controlas el idioma. Esa lentitud en la forma de trabajar para ciertas cosas sigue existiendo… pero yo me he vuelto mucho más tranquilo, si no puedes con ellos..

“Sí” para decir “no”

La verdad es que antes de venir sabía poco del país, ahora me podéis preguntar lo que queráis. Lo primero que debéis saber de esta república ex comunista es que son prácticamente los únicos en el mundo que dicen que “Sí” haciendo el gesto del “No”, es decir… cuando dicen que Sí mueven la cabeza de izquierda a derecha y para el No pues al contrario.

El idioma

Otro tema es el idioma, el búlgaro es extremadamente difícil y para poner las cosas mejor usan el alfabeto cirílico. Lo cierto es que no me costó mucho aprender a leerlo, pero se me resiste bastante. El cirílico es taaan complicado y tienetaaantas consonantes juntas en una misma palabra, que a la tercera ya te has perdido y sueltas lo primero que se te pasa por la cabeza.

La verdad es cuando empiezas a entender frases sueltas o eres capaz de mantener un mínima conversación con el dueño de un bar (con un par de cervezas somos capaces de comunicarnos en cualquier idioma…), te sientes más orgulloso de ti que tu propia abuela (баба -baba- en búlgaro). Eso sí casi todos los jóvenes hablan inglés e incluso español. Porque algo que me ha sorprendido muchísimo es que Verano Azul también es una serie mítica aquí, todo el mundo la conoce y adora.

Comida

Respecto a la comida para mí se ha convertido en una pesadilla porque lo que comen está tremendamente rico, pero también engorda TREMENDAMENTE… jeje Lo más popular es el banitsa, un bollo caliente relleno de sirene (queso bulgaro, parecido al feta); también el kebabche (carne picada y muy especiada en forma de albóndiga o salchicha) y lo más popular es la shopska salata (pepino, tomate y sirene por todos lados). Comas lo que comas, ellos siempre beben antes rakia, apta sólo para bebedores habituales y que para mí no es más que aguardiente de toda la vida… Nunca olvides el brindis, mirando fijamente a los ojos mientras dices Nazdrave, no hacerlo puede resultar maleducado. Y por supuesto el yogur búlgaro, famoso en el mundo entero por lo rico que está, junto con sus rosas, de las que sacan de todo, hasta mermelada.

En casa

Otra costumbre que me encanta es que suelen descalzarse antes de entrar en casa (la mayoría deja sus zapatos en el rellano de la planta junto a la puerta, ¿no hay ladrones por aquí? En España no durarían más de un par de horas…). Que no te sorprenda si te ofrecen unas zapatillas de estar en una casa… es lo habitual. No podéis imaginar mi cara de sorpresa cuando invité a un alumno a casa para darle unos apuntes y nada más entrar en mi casa sin preguntarme ni nada se quitó los zapatos y se quedó en calcetines… Eso o cuando vas a casa de alguien y te ofrece unas pantuflas rosas para que te pasees por su suelo…

La gente

Tengo que decir que por lo general estoy encantado y en lo que se refiere a los viajes (mi pasión) esto es una pasada porque, excepto algún caso, los Balcanes no están demasiado explotados turísticamente. Así por un lado la gente es bastante amable y curiosa con los extranjeros, nos tratan genial, y por el otro es mucho más barato viajar (que oye… también es importante teniendo en cuenta que trabajo como voluntario). Así que desde marzo hasta ahora he visitado ya como 12 países.

Cada día estoy más contento con la Unión Europea, no sabéis lo molesto que es usar cada día una moneda distinta, averiguar el cambio, pasarte una hora en la frontera con el control del pasaporte… ¡así que arriba la UE!

En definitiva y pocas palabras, dicen que para sentirse realizado en la vida hay que plantar un árbol (hecho), escribir un libro (me conformo con mi blog) y tener un hijo (¿no valen mis estudiantes de español?) ¡Así que puedo decir que me siento realizado! Bueno, venga, va… me pondré manos al a obra ver si consigo tener un hijo… ¡no será porque no lo intente!

PD: Ays, qué poquitos viajes nos quedan…

Hoy hace un año

Esto sí es vergonzoso

¿Cómo funciona esto?

Un mono conductor

– Envía el post:

Bookmark and Share