Entradas etiquetadas como ‘bragas’

Se transforma en ‘canguro’ para robar sujetadores y bragas

canguro_bra3Hace unos meses ya os conté la extraña afición de un japonés por robar sillines de bicicletas de mujeres para “olerlos y lamerlos”. Ahora me traslado a China para descubriros a ‘Mr. Kangaroo Bra’ (por los saltos que pega en busca del premio), un joven con una pasión inconfesable: sustraer ropa interior femenina de los tendederos a altas horas de la noche. Un coleccionista de push-up de manual.

Aprovechando la oscuridad, con nocturnidad y alevosía (mira nervioso para todos los lados para no ser cazado), el muchacho fue pillado infraganti por una cámara de seguridad en plena ‘operación sostén’. No se fijó que un ‘gran hermano’ estaba vigilando todos sus movimientos. Sus ojos estaban centrados en un único objetivo: braguitas de encaje. ¡Menudo pájaro!

Lee el resto de la entrada »

Fabrican ropa interior que neutraliza el mal olor de los pedos

Flatulence

Hace algo más de dos años mi predecesor se hizo eco de un invento que iba a revolucionar el mercado de los ‘ambientadores’: un parche para ocultar el olor de las flatulencias. Ahora, un fabricante de ropa interior ha ido un poco más allá y ha incorporado el filtro antipedos en dos de sus modelitos. Tirarse un cuesco en medio de la cena de compromiso ya no será un problema. Adiós a la cara roja de la vergüenza.

Bajo un lema publicitario que no deja lugar a dudas: “Tirarse un pedo con confianza” (vaya genios los creativos de la empresa), Sherddies ha lanzado su línea Flatulence especialmente indicada para esas personas que son víctimas de meteorismo o para esos días que nos hemos pasado con las legumbres y podemos despegar como un cohete.

Lee el resto de la entrada »

Huye de su casa porque un fantasma le roba la ropa interior

Pauline-Hickson¿Qué impulsa a una persona a mudarse siete veces de casa en apenas dos años? Yo, que sólo he hecho una mudanza, recuerdo lo terriblemente duro que es, así que imagino que habrá una poderosísima razón detrás de tanto cambio de casa. En el caso de nuestra protagonista de hoy el motivo no es normal, sino paranormal. Se llama Pauline Hickson y ha vivido en siete residencias diferentes para intentar huir de un perverso fantasma.

Pauline es una británica de 58 años que ha sido víctima de un espíritu que se obsesionó con ella de tal manera que le robaba su ropa interior (?).  “Llegaba a casa del trabajo y encontraba toda mi ropa interior revuelta sobre la cama. Con el tiempo, me di cuenta de que mis bragas y sujetadores iban desapareciendo. También noté que alguien se metía en mi ducha,  porque todas las ventanas se empañaban y el baño quedaba todo mojado”, es el ‘desgarrador’ análisis de los hechos que hace la señora, quien asegura que, en un principio no sospechó de que quien le revolvía y robaba la lencería y quien usaba su baño a discreción fuera un fantasma, sino que “pensé que era una broma de mi familia”.

Los sucesos comenzaron hace dos años, cuando se fue a vivir a Hull. La frecuencia de las ‘apariciones’ fue aumentando, tanto que Pauline pasó muchas noches en un hotel cercano “porque estaba demasiado asustada para volver a casa”. Así, decidió hacer las maletas y marcharse a Cambridge… ¡¡pero el dichoso y pervertido fantasma se marchó tras sus pasos!! ¿Solución? Regresar a Hull, con nula eficacia, pues el espectro la siguió allá donde fue.

Tras casi dos años de intranquilidad, la señora Hickson decidió recurrir a un experto, el cazafantasmas Steve Kneeshaw (?). El caballero, con una breve sesión de exorcismo mediante hipnosis, parece haber dado con la tecla y haber auyentado al espectro que atemorizaba a su cliente. Cuenta el señor cazafantasmas que en pleno exorcismo experimentó cómo una ráfaga de aire frío recorrió su cuerpo, “antes de ver a un hombre grande y un niño de unos 14 años de edad alejarse de Pauline”. ¡Toma ya! ¿No puede, Steve, exorcizar a Europa para espantar de una vez la crisis, buen hombre? Más aún, ¿no puede programar una sesión de hipnosis para calmar a aquellos que están perpetrando las matanzas de niños en Gaza? Use su poder para hacer el bien a gran escala, Steve.

Por lo visto, y como no hay medicina mejor que el placebo, salvo el Espidifen (disculpad la cuña), Pauline no ha experimentado ninguna actividad paranormal en su casa desde la visita del exorcista. Más aún, cuenta que ha renovado por completo su ropa interior y que nadie ha osado revolverla para luego robarla. -_o.

Fuente: Daily Express.

Diseñan bragas educativas… y antilujuria

bragafaja_¿Qué demonios les pasa últimamente a los diseñadores de prendas íntimas? Tras la ridiculez -con perdón- del penekini y la broma de mal gusto de la matatanga, llega la ropa interior femenina con fines educativos y, me temo que a modo de daño colateral, antilujuria. Y llega en dos versiones: sujetador y bragafaja.

Recuerdo que de niño jamás presté tanta atención en las clases de anatomía como los días que hablábamos de los órganos genitales, así de simple soy. No es que me resultaran especialmente atractivos, era sólo por satisfacer una curiosidad. Barrunto que algo parecido le debió ocurrir a Eleanor Beth Haswell, la muchacha de 18 añitos que ha diseñado los modelos de los que hablamos. Ha creado una colección llamada ‘¿Por qué le tienes tanto miedo a tu propia anatomía?’, en la que explora los genitales femeninos con dibujos bastante instructivos.

En las bragas -bragafajas, se pongan como se pongan- color carne, la muchacha detalla con precisión la ubicación de las trompas de falopio, los ovarios, la vagina, el útero y el cuello del útero. Sólo echo en falta una flecha con la posición exacta del clítoris, algo que seguro que muchas personas agradecerían, ya me entendéis. El mismo color carne usa para el sujetador, en el que un dibujito muy sutil nos explica qué es el pezón y qué es la areola, sin más.

De momento, estos diseños sólo se pueden ver en exposiciones y Eleanor aún no se plantea sacarlos a la venta. ¡Gracias! También es cierto que ambas prendas podrían funcionar a modo de antiviagra o hacer las veces del bromuro ese que cuentan que echaban en la comida a los muchachos que hacían la mili, en aquellos años en los que yo aún gateaba en pañales. Estoy convencido de que funcionarían.

sujetadorpintado_

FUENTE: Telegraph.