Entradas etiquetadas como ‘bicicleta’

La bicicleta revolucionó el sexo

 

Fuente: b.pellizzon.

Fuente: b.pellizzon.

Lo de los estudios científicos es un misterio inescrutable. Los hay de todo pelaje y condición, aunque a mí los que me subliman son los que vinculan prodigios a objetos nacidos para otro fin. Me explico. ¿Qué tienen que ver la bicicleta, cuyo fin es el transporte, y el sexo? A algunos os vendrá a la mente la leyenda urbana de que hay gente que las utiliza sin sillín, pero la investigación de la que hablamos no se refiere a eso, precisamente.

Dice el célebre genetista británico Stephen Jones, del University College de Londres, que la bicicleta revolucionó las relaciones sexuales y que fue clave en la evolución de la especie humana. Hasta tal punto está convencido Jones de que la bici ha sido fundamental para el hombre (y la mujer), que asegura que es el invento más importante de los últimos 100.000 años. Ni más, ni menos. La razón es que los hombres ampliaron su radio de cortejo gracias a este medio de transporte. Esto es, si antes sólo podían aspirar a aparearse con hembras de su entorno cercano, al entrar en escena la bicicleta, el campo de acción aumentó considerablemente. Ya no sólo se copulaba en el pajar del pueblo, sino que, en palabras del científico, “pudieron trasladarse a aldeas vecinas y mantener relaciones sexuales con la chica del pueblo de al lado”.

Tal fue la revolución ciclista que, según medios de la época, por su culpa (o gracias a ella, según se vea), disminuyó la asistencia a las iglesias e, incluso, provocó un declive en el uso del piano, que era el hobby preferido por los británicos pudientes en el siglo XIX. Las tediosas homilías y la paz musical dejaron paso al furor amatorio.

Además, esta influencia de la bicicleta en la ‘revolución sexual’ trajo consigo otros beneficios para la especie humana. Según Jones, fue el instrumento que propició la diversidad genética, base de la evolución y clave en el desarrollo de nuestro sistema inmune.

Moraleja: tira más una bicicleta que dos carretas.

Lo más raro que ha pasado durante la semana (20-26 agosto)

La decadencia del frikismo ha llegado al fin en la segunda quincena de agosto, más o menos como todos los años. El problema es que este año ha sido un poco como el calor, ha tardado en apretar, pero cuando ha apretado por poco nos deja sin respiración. Dicho todo esto, supongo que imagináis que hay cosas raras que han pasado y no hemos comentado. No os equivocáis, aquí va la selección de esta semana.

1. Le pide matrimonio mientras les detienen

¿Estáis hartos de esas peticiones de matrimonio que parecen estar sacadas de una película? Seguro que os gusta entonces esta historia, que podríamos titular “A la fuerza ahorcan”. Sean Foxx tiene 27 años. Treila Woods, 24. Ambos entraron a robar una tienda en Estados Unidos, pero la cosa salió mal y al final terminaron detenidos. Quizás viéndose en esa situación límite, pensando en la cárcel y rezando por un vis a vis, Sean decidió que ése era el momento más adecuado para pedirle matrimonio a Treila. No sé qué es más sorpendente: que él le pidiera ahí que se casaran… ¡¡¡o que ella aceptara!!!

2. Una sonámbula en el río

Hace unos días rescataron a una mujer en una de las situaciones más extrañas que he visto hasta ahora (y son muchas las que he contado). Su marido llamó a las autoridades para denunciar su desaparición de madrugada y alertó de que sufría episodios de sonambulismo. En pijama y sin zapatos, esta mujer estadounidense de 31 años fue localizada nadando en el río completamente dormida, con hipotermia. Afortunadamente fue trasladada a un hospital y ya se encuentra mucho mejor.

3. Hizo un vuelo ida y vuelta porque se durmió en el avión

He intentado ser conciso, pero con este tema es difícil. Resulta que la francesa Patrice Christine Ahmed volaba de Pakistán a Francia y aprovechó el vuelo para dar una cabezadita. Desgraciadamente para ella, debe de tener un sueño muy profundo; tanto, que al aterrizar en París no se dio cuenta. Ni ella, ni los empleados del avión, que pensarían que era muy divertido dejarla dormir a ver qué pasaba. Así es cómo Patrice Christine durmió durante las dos horas que duró la parada y después, cuando se despertó, flipó al descubrir que el avión la llevaba de vuelta a Lahore, en Pakistán. Cuando llegó a Lahore cogió otro vuelo a París y esta vez parece que no se durmió. ¡Y me reía yo porque un amigo mío se quedó dormido en la línea Circular del metro de Madrid!

FOTO: simiant

4. Culpó del robo a su “hermana gemela” inexistente

Hay gente que ve las cosas en la televisión y se cree que los demás somos tontos. Solo así me explico que Jennifer Brown, una estadounidense de 31 años, culpara a su hermana gemela de los robos en un hotel… ¡¡¡TENIENDO EN CUENTA QUE ESA HERMANA NO EXISTE!!! Yo que a lo largo de los años me he convertido en un experto en excusas, equipararía ésta a la de “el perro se ha comido mis apuntes”, “se lo estoy guardando un amigo” y “te juro que es la primera vez que me pasa”. Las que no cuelan, vamos. Jennifer había sustraído dos edredones, dos mantas, cuatro almohadas, una cafetera, un reloj despertador, una cesta y un secador de pelo y cuando le pidieron que lo devolviera dijo que su hermana la había llamado y le había dicho que lo iba a llevar de vuelta. Entonces subieron a la habitación y encontraron todos los productos en una bolsa de basura tras la puerta. “Mientras estábamos hablando los ha traído”, decía Jennifer. Y supongo que iría montada en un unicornio.

5. El ciclista más habilidoso

Imagino que muchos de vosotros os habéis reunido para leer en grupo el post y, llegado este punto, estáis pidiendo a voces el vídeo chorra de cada semana. No os defraudaré. ¿Recordáis el capítulo de Los Simpsons en el que Homer quería hacerse payaso? Tenían que montar en unas bicicletas minúsculas y todos dábamos por hecho que sería imposible imitar algo así en la vida real. Pues nos equivocábamos: hay un tipo capaz de montar una bicicleta que no es que parezca de juguete, es que parece sacada de la colección de un miniaturista.

PD: Luego no queréis que me dé miedo dormir, sabiendo que cuando despierte puedo estar nadando en un río… o en Pakistán.

Intentó robar una bici usando como arma salchichas congeladas

Einstein, Nietzsche, Alejandro Magno, Miguel Hernández… vayan haciendo hueco porque un nuevo genio pide paso. Sí, sí, me refiero a Michael A. Baker, ese muchacho de Massachusetts (ese lugar que nunca sé dónde lleva la “ss”), ese tipo con un ingenio inigualable (a pesar de sus 22 años) que creyó que podía robar la bici a un muchacho usando unas salchichas congeladas.

El tema está en que Michael (Miki, para los amigos, que supongo que también los tendrá) es un tipo talentoso pero tiene tanta paciencia como Bosnia eurocopas: ninguna. Por eso, al ver que el ciclista resistía a su mirada desafiante y a sus salchichas congeladas, sacó una llave inglesa, le aporreó y se llevó el vehículo. Finalmente consiguió el objetivo, sí pero tuvo que cambiar de táctica, según la prensa local.

“Qué mentiroso eres, becariucho, qué vergüenza de tipo, cómo te gusta mentir: ¡NO INTENTÓ ROBAR LA BICI, SINO QUE SE LA LLEVÓ!“, me diréis algunos. Pues bueno, quizás a vosotros la noticia os parezca que está en que un tipo con peinado raro aporreó a otro con una llave inglesa y así le quitó la bici. Os lo respeto. No obstante, para mí lo noticioso es que ese mismo tipo, con ese mismo pelo, tuviera como primera idea robar una bici usando como arma intimidatoria salchichas congeladas que, para más inri, también eran robadas.

Ya, ya sé que yo me quedo en el detalle y me pierdo la historia, que cojo la parte de la realidad que más me interesa, todo eso lo sé, pero pensad que en el mundo becario funcionamos a una velocidad distinta que en el mundo real. Es más, poneos en situación: estás con un amigo contándole que la otra noche llegaste a casa con más alcohol del previsto en el cuerpo y en lugar de abrir la puerta con la llave de casa la intentaste abrir con un pan de pita. Atónito por esa estupidez, al final te das cuenta, sacas las llaves y entras a casa. ¿Cómo lo contarías? ¿Dirías “oye, que al final la otra noche entré en casa”? No, tu titular sería: intenté abrir mi casa con un pan de pita y no funcionó. Luego si queda tiempo cuentas lo otro, pero es completamente secundario.

Volviendo al tema de Michael (me resisto a llamarle Miki ante el temor de que no tenga ningún amigo), el caso es que el pobre diablo terminó siendo detenido poco después de llevarse la bicicleta del otro muchacho, que fue atendido de las heridas en un hospital cercano a la zona en la que se produjeron los hechos.

Por cierto, dice el pobre Michael que los hechos no ocurrieron así. Según su versión,  él iba en bici a ver a su abuela cuando el agredido le paró y le sacó un cuchillo. Entonces, gracias a que llevaba una llave inglesa a mano (¿quién no la lleva cuando sale a montar en bicicleta?) pudo defenderse. Ah, y que de las salchichas no sabe nada. Supongo que si va a la cárcel quiere evitar que le relacionen con ese tipo de productos, por lo que pueda pasar.

PD: Por cierto, una chorrada. Si la “llave inglesa” se escribe así, ¿la “yave griega” es así?

Una mujer encuentra una bicicleta que perdió hace 42 años

¿Cuál era vuestro objeto favorito en vuestra infancia? A mí me cuesta quedarme con uno solo, pero si tengo que elegir me quedo con una peonza que decoré yo mismo con rotuladores y chinchetas y que se me cayó por un agujero haciendo imposible que la recuperara. Supongo que seguirá allí… lo cierto es que hace unos 20 años que no me paso a comprobarlo.

Pues bien, el objeto más preciado de Lisa Brown era una bicicleta, que perdió hace 42 años cuando cayó de un puente al río Herring de Wellfleet, Massachusetts (Estados Unidos) que más que agua arrastraba fango. Con todo el arrojo y la temeridad de una niña de 11 años, Lisa se llenó de barro para intentar recuperar su bici, pero no hubo manera. La había tragado la tierra.

Era 1970, Dana ganaba Eurovisión con su All Kinds of Everything y el Brasil de Jairzinho, Tostão, Pelé y Rivellino se proclamaba campeón en el Mundial ante Italia (sí, esto lo he escrito a propósito para que pareciera un vídeo en blanco y negro). Mucho ha cambiado el río Herring desde entonces, desde aquella época en la que Lisa montaba en bici. Tanto, que el vehículo ha subido a la superficie, según la prensa estadounidense.

Por eso un día saltó la sorpresa cuando la esposa de Lisa, Deirdre Olinger (¿a través de qué proceso deciden unos padres llamar Deirdre a su hija?) vio un amasijo de hierros enredado entre la maleza que hay actualmente bajo el puente del río Herring. “Qué extraño…”, debió pensar Deirdre. “Juraría que esto no pertenece a la fauna autóctona”, pudo haber dicho si esto no fuera una recreación novelada de los hechos acaecidos.

Repentinamente, algo llamó su atención. ¡Era el famoso asiento banana del que tanto le había hablado su mujer! Corrió como alma que lleva el diablo a avisar a Lisa, que no daba crédito a lo que veían sus ojos. “Es como encontrar a un viejo amigo perdido hace mucho tiempo”, dice la propietaria de la bici, que suponemos ya no la reclamará.

¿Habéis visto cómo he convertido un hecho anecdótico e insulso, como que una señora estadounidense encuentre su primera bicicleta, en un relato trepidante en el que todos nos moríamos de ganas de leer el siguiente párrafo para saber como terminaba? No, yo tampoco lo he visto. Al menos me he permitido el lujo de escribir palabras como “autóctona”, “trepidante”, “amasijo” y “acaecidos”, que siempre quise ponerlas en un post pero nunca encontraba el momento.

Todo esto que os he contado es lo que pasa en el siguiente vídeo (que está en inglés)

PD: El otro día, mi compañero @juancmarti me dijo que no podría presentar nunca unos informativos, porque cada vez que hablara la prima de riesgo la gente se partiría de risa de mí. Otra puerta que se me cierra.

Y un perro en bicicleta…

¿A quién no le han dicho alguna vez en plan de broma “mira, un burro volando”, “una vaca en el tejado”, “un mono con calculadora” o “un perro en bicicleta”? Pues bien, si os lo vuelven a decir, podéis decirles de mi parte que no vayan de listos, porque al menos el último es cierto, que lo he visto yo.

Eso sí, lo del sillín, sobre todo para los machos, lo veo un pelín tortura, pero bueno, como todo en la vida, es cuestión de aprendizaje y ganas.

PD: Hoy más que nunca apoyo al escritor alemán Carl Zuckmayer, quien dijo que “una vida sin perro es un error”. Qué animal tan maravilloso.

PD2: Este post es para desengrasar un pelín, que hoy el día ha sido de reflexión.

Envía el post:

Bookmark and Share

“Bájese los pantalones, aquí mandamos nosotras”

Muchos conocéis de sobra mi afición por las bicicletas. Alunizajes, ciclistas piripis, bicisexuales… noticias insólitas que se quedan en nada al lado de ésta.

Por supuesto que el titular me lo he inventado, pero es una forma de contextualizar la posible conversación (quizá la única) que se puede tener cuando un grupo de mujeres te dan el alto en mitad de la carretera para tocarte los huevos, literalmente.

Gracias a Menéame llegué hasta esta exclusiva (qué palabra tan ridícula) de The Local, que cuenta una historia digna de Benny Hill. Resulta que el otro día en Suecia iba un hombre de 50 años tranquilamente con su bici… cuando, de repente, fue asaltado por una banda formada por cinco mujeres, quienes le obligaron a desnudarse para molestarle sexualmente, haciéndole algunos tocamientos. Se rieron de él, le humillaron y salieron corriendo despavoridas, según cuentan las autoridades a los medios locales.

La policía está buscando a las abusonas, pero hasta el momento tiene muy pocas pistas. Sólo se sabe que una de ellas tenía tenía los dos antebrazos tatuados y que era bastante alta (1,75, más o menos). ¿Estaremos ante una banda de crimen organizado o será algo como la banda del bate de Al Salir de Clase, pero en femenino y con desviaciones sexuales enfermizas? Hay que esperar.

PD: Me estoy imaginando la cara del señor, ahí con su bici en la cuneta y pensando: “Tenía que haberme puesto una muda limpia”. Que espabile.

Envía el post:

http://www.wikio.es

Alunizar con una bicicleta Orbea

Frank me avisó de que en Terra habían publicado (aún está) esta noticia

… ¡Que era más falsa que todo lo que yo publico! Al principio no me lo creía, porque los datos eran totalmente creíbles, y a las pruebas me remito:

Resultó herido grave tras intentar ‘alunizar’ con una bicicleta en una joyería.

Intentó varias veces romper el escaparate estampándose sobre la superficie con una bicicleta Orbea, sin éxito, hasta que perdió el conocimiento.

Explicó a la policía que tenía previsto robar la joyería con un coche robado, pero que al final le dio pereza ponerse a forzar una cerradura.

Varios transeúntes acudieron en su auxilio pues parecía que había sido un accidente, sin embargo el ladrón rechazó la ayuda, volvió a subirse a la bici, tomó carrerilla y se empotró otra vez contra el cristal.

La ‘información’ es de los geniales autores de El Garrofer, quienes no suelen dar demasiadas pistas sobre la falsedad de sus contenidos.

Esta semana han llevado en portada titulares como ‘Un estudio revela que los estudios no revelan nada’, ‘Zumosol retira su zumo de pescado por baja demanda’, ‘Florentino pagará 120 millones de euros por Kaká o por quien sea’, ‘Un afilador de Elche se fusiona con otro de Santa Pola’ o ‘El 73 % de los españoles vería “bien” que Zapatero cometiera un asesinato’. Nadie diría que son falsos.

PD: Lo que más me fastidia de todo esto, siendo sincero, es no haberlo hecho yo.

PD2: Gracias Frank por tu ayuda y… ¡mucha suerte con No me lo puedo creer!

PD3: Por último, y para no perder la costumbre cada vez que hablo de errores, os dejo con otro mío: el día que se me fue la mano con el titular de ‘Las gominolas’. Reconozco que estuve desafortunado y pido mil disculpas a Kira Miró y todas las mujeres del planeta por haber sido tan machista.

Envía el post:

http://www.wikio.es

¿Borracho yo? Pero si es la bicicleta…

Cuando algo tiene que salir mal, por mucho que te empeñes en arreglarlo, termina saliendo mal. Y más si hay una bicicleta de por medio. Todo el mundo sabe que estos trastos aprovechan cualquier momento, como puede ser perder una zapatilla, para jugártela. Las bicis son traicioneras por naturaleza.

No le juzguéis tan rápido, que seguro que no bebió. Sólo intenta poner en pie una bici rebelde que se ha cruzado en su camino. Probablemente ni es suya y, para que no se la robasen al dueño, decidió cuidarla. ¿Qué culpa tiene de que no pare de moverse para todos los lados? Y encima le detienen. ¡Cómo está el mundo!

PD: El tío, para la castaña que lleva, tiene un tesón digno de alabanza.

Envía el post:

http://www.wikio.es

El salto no salió según lo previsto

‘Pa habernos matao’. He encontrado un vídeo bastante reciente en Liveleak que, como se dice vulgarmente, me los ha puesto de corbata.

La voz de los amigos que estaban grabando lo dice todo. Ese “¿estás bien?” tembloroso demuestra que no es la típica frikada preparada para colgar en Internet. Por lo que se ve, el chico llevaba tiempo ensayando con tan mala suerte que, justo el día en que le van a grabar, se pega el ‘rijostio’ padre.

PD: La verdad es que no le guardo mucho cariño a las bicicletas. Una vez, cuando era pequeño, me tiré por una cuesta sin darme cuenta de que los frenos estaban rotos y la cosa no acabó demasiado bien, pero es una larga historia que merece un post aparte. Un día de estos os la cuento.

PD2: Os dejo con algunos de mis favoritos (más antiguos) en la Red relacionados con la bicicleta. El último es mi debilidad.

Envía el post:

http://www.wikio.es