Entradas etiquetadas como ‘begona alonso’

El tiempo pone a cada uno en su sitio

Es de las primeras frases que recuerdo de mi padre consolándome cuando algún compañero de colegio me había hecho una guarrada. “No te preocupes, que el tiempo pone a cada uno en su sitio; tú, con la cabeza siempre alta, que nadie pueda dar nunca una queja de ti”, me decía. Y es una frase que a mí también me gusta decir, porque aunque a menudo no se cumple, otras veces sí.

Un claro ejemplo es de la no famosa (aunque a ella le duela) Aída Nízar, quien desde su participación en GH creyó que se iba a comer el mundo bajo la triste teoría de que cayendo mal se haría un hueco en la televisión. Ella pensaba que su papel era original, mientras que el resto del mundo lo veía como algo mediocre. Al final es cierto que ha encontrado su hueco en la televisión, pero lo bueno es que tiene el espacio que se merecía:

Es el sino de los que quieren ser reyes sin dar un palo al agua, de los que se ríen de nosotros y encima pretenden que les idolatremos. Antes los teleconcursos estaban llenos de ‘becarios’ sin experiencia que, con ilusión y a pesar de presentar algo cutre, aspiraban a que su cara empezase a ser conocida. Pero ya no pueden, y en parte me alegro. Metiendo a los que en mi opinión son despojos televisivos en su lugar les han hecho un favor. Dan el perfil mucho mejor, y si no cambiad de canal y tendréis a otras joyas como Dinio o Begoña Alonso, de cuyos atentados ligüísticos ya nos hemos reído alguna vez.

PD: Aún así, no me doy por satisfecho. Que conste que pienso que hasta este tipo de programas les quedan grandes. ¿Por qué los directivos de las cadenas de televisión se empeñan en sacar de su hábitat natural a estos personajes? Pienso que jamás debieron salir ahí, de sus discotecas, etc. Ahí no molestan a nadie.

Envía el post

Bookmark and Share

No fue una mala noche, es que Begoña Alonso no sabe escribir

Después de crujir a Begoña Alonso por escribir “canjuro” en vez de “canguro”, admito que me sentí mal durante unos segundos. Seis o siete, no más, pero bueno, el detalle es lo que cuenta.

En mi defensa he de decir que sentí compasión antes de leer el comentario de Fran, tras el cual adjuntaba una dirección de YouTube:

No se le da bien esto.

Por lo visto tampoco sabe escribir pingüino.

Resulta que Begoña era reincidente. Que su problema no es dislexia ni analfabetismo. Su gran problema es que ella debe pensar en arameo o esperanto, y le cuesta un mundo traducir sus ideas al castellano.

Es ahí donde nos topamos con el famoso “pingüino”. Pero bueno, nos ponemos en antecedentes, para los no iniciados:

Begoña Alonso, conocida por ser modelo de ropa interior en Noche de Fiesta, salir con Bustamante y denunciarle por malos tratos (él quedó absuelto), ser portada de Interviú y eliminada a las primeras de cambio en Supervivientes… Begoña Alonso, decíamos, presenta un concurso de llama y gana, un rollo de éstos de la tele.

Antes de la anécdota del “canguro” pedía animales cuyo nombre empezara por la “p” y acabaran por la “o”. En esta lista tendríamos “perro”, “pollo”, “puerco”, “perezoso”… pero claro, el televidente dijo “PINGÜINO” y lo que pasó fue esto:

El realizador, por vergüenza torera, tuvo que cambiar el plano cuando ella se trababa. Ella, que no se cortó un pelo, se echó a reír después de ver la zapatiesta que había liado (¿¿¿¿¿PINGUENEO??????).

No es para menos. Pese a este tipo de proezas y gracias al curriculum bien cimentado que posee, ha conseguido engancharse a la televisión y de ahí no hay quien la baje.

Parece un koala enganchado a una hoja de eucalipto. Con perdón para los koalas.

Envía el post:

http://www.wikio.es

La peor noche de Begoña Alonso

Sabéis que una de mis debilidades son los programas de “llama y gana”. Son sencillísimos, es fácil ganar y hasta un mono puede participar y llevarse unos euros.

Tan fáciles son que se han convertido en el acomodo de muchos personajes televisivos a los que no se sabía dónde ubicar. Uno de ellos es Begoña Alonso, que se moría de ganas por quedarse enganchada a la televisión desde Noche de Fiesta y ahora hace el ridi presenta uno de estos programas.

La otra noche, cuando presentaba su programa, pedía a los telespectadores que le dijeran animales cuyo nombre empezara por “C” y acabara por “O”.

Todo iba bien hasta que alguien le dijo canguro. A Begoña se le hizo la noche el día y creyó que llegaba el apocalipsis. De sus manos, sin que nadie pudiera hacer nada para evitarlo, salió lo siguiente…

Efectivamente, “canJuro”. Es como “conjuro”, pero en animal, supongo.

Como el vídeo tiene muchas papeletas para que lo retiren, he hecho dos pantallazos para que no quede en el olvido esta proeza que hoy compartimos gracias al gran Gus, de reality-blog-show, que me lo chivó.

Envía el post:

http://www.wikio.es