Entradas etiquetadas como ‘Austin Michael Symonds’

Arrestan a un pizzero por restregar sus genitales por la comida de un cliente

austin-michael-symondsHaciendo gala de mi pretendida ignorancia en el asunto, siempre pensé que la leyenda de los cocineros o repartidores de comida que echan sustancias asquerosas en el pedido de sus clientes era mito y no realidad. Y quiero seguir pensándolo, que soy un ceporro en la cocina y recurro con frecuencia a la telecomida, a pesar de la pésima experiencia de Brent Bradley, un cliente de una cadena de pizzerías que vio con sus propios ojos cómo un empleado del restaurante posaba sus testículos sobre su pizza hawaiana antes de intentar servírsela. ¡Qué tío cerdo!

Brent llegó a la pizzería Papa Murphy de Georgetown, Texas, minutos antes de la hora de cierre del local y pidió su hawaiana. Mientras esperaba que le sirvieran su comida, se asomó al otro lado de la barra y vio cómo Austin Michael Symonds, su camarero, se pasaba la comida por el forro. ¡Literalmente! Por el forro o la bolsa escrotal, llamadlo como más os plazca. Indignado, Brent increpó al muchacho, que no tuvo reparos en reconocer su responsabilidad al tiempo que se disculpaba con un escueto “I’m really sorry!” (¡lo siento mucho!) y reconocía que lo que había hecho era “algo estúpido”.

Tras las disculpas, el cliente le preguntó su edad a Symonds, que le dijo tener 18 años. “Por tanto, eres lo suficientemente mayor como para saber lo que has hecho”, le respondió y llamó a la policía para denunciar el asunto. El joven pizzero admitió los hechos sin mayor resistencia y los agentes del orden se lo llevaron arrestado, acusado de alterar un producto de consumo. Tras pagar una fianza de 10.000 dólares (7.000 euros), el muchacho fue puesto en libertad y, por supuesto, despedido de su trabajo en la pizzería.

En su honor cabe decir que el tipo, aunque cochino, es bastante honrado. Al gerente de Papa Murphy le confesó que se restregó la pizza por los testículos en venganza porque el cliente hizo su pedido cuando estaban a punto de cerrar y también admitió que si no le hubiera pillado, muy probablemente, le habría entregado la pizza. La pena, Austin Michael es que la masa no estuviera a una temperatura lo suficientemente alta como para que te chamuscaras las pelotas -o como se diga-, castigo que me parece proporcionado, ¿no?
Fuente: NY Daily News.