Entradas etiquetadas como ‘aborto’

Karmele, un cáncer televisivo

Karmele Marchante (problema social)

“Así abortaba, así, así. Así abortaba, así, así. Así abortaba que yo la vi”.

Hace mucho que lo pienso, pero no me atrevía a decirlo. Karmele Marchante no sólo es un lastre televisivo, sino lo peor que ha podido pasarle al feminismo (aunque ella se empeñe en proclamarse abanderado de este movimiento).

Ayer haciendo zapping antes de irme a dar una vuelta me encontré con un espectáculo lamentable, como no, en Sálvame. Mira que a Jorge Javier le he cogido hasta cariño con el paso del tiempo, pero con esta mujer no puedo. Ofende, provoca y dice tonterías porque es la única forma de seguir viviendo del cuento.

Resulta que cogió el micro y se puso a cantar lo arriba mencionado (entre otras muchas estupideces de cosecha propia) con una mofa y un mal gusto alucinantes… ¡y con total libertad! Sí señor. Libertad de expresión ante todo, ¿no? Pues con todos mis respetos, si la libertad es esto… menuda porquería. Me encantaría que colgaran el vídeo para que vieseis de qué estoy hablando.

Vaya por delante que lo dice uno que criticó a los curas por su famosa campaña del lince, pero es que precisamente me fastidia por eso. Me fastidia porque una persona así daña tremendamente a las mujeres. Una cosa es estar favor de la ley del aborto y otra muy distinta es frivolizar, reírse de algo tan serio. Abortar, dentro de los plazos establecidos, es un derecho, pero no un chiste.

Señora Karmele, para las mujeres abortar puede ser muy traumático. La mayoría no se descojonan como usted cuando deciden hacerlo, independientemente del motivo. Y muchas lloran, aunque usted no lo crea. Y sepa también que por su culpa, cuando los curas y sus amigos se echan a la calle a protestar contra el aborto, pueden escudarse en comentarios y actitudes de gente como usted. Aprovechan eso para extrapolar su imagen a la del resto de mujeres.

PD: ¿Y usted es feminismo? Venga… Más bien antifeminismo. Muestre un poco de responsabilidad, por favor, que Telecinco, me guste o no, lo ve mucha gente.

– Envía el post:

Bookmark and Share

Un cura está más protegido que un niño y un lince juntos

Lejos de posicionarme sobre la reforma de la Ley del Aborto, que no es mi papel, voy a demostrar que aquí los que realmente están protegidos son los curas. Ellos pueden meterse en todo, convocar manifestaciones y hasta confundir linces ibéricos con euroasiáticos. “Qué más da uno que otro, es un gato igual, cojones”, pensarían algunos. Lo importante era meter baza.

O sea, que los gatos viven mejor que los bebés… pero peor que los curas. ¿Por qué? Pues imitando el estilo que utilizan, podríamos decir lo siguiente:

– La Iglesia pide comida para África pero vive en la opulencia. No vende sus riquezas a pesar de que Jesucristo nunca habló de acumular fortunas.

– La Iglesia Católica permitió que el cardenal de Boston, que ayudó a curas que habían cometido abusos sexuales a no ser expulsados, oficiase una misa conmemorativa por el Papa.

– Un cura acusado de pederastia puede presentarse a un juicio como víctima.

– El Papa Benedicto XVI puede permitirse el lujo de atentar contra la salud pública al pedir en Camerún que no se use el preservativo, y lo hace bajo el argumento falso de que éste “no frena el Sida”.

– El Papa puede rehabilitar a un obispo que niega el Holocausto nazi (por mucho que luego intentasen arreglarlo dando marcha atrás).

– En cambio, el Papa puede criminalizar públicamente la investigación con células madre, que puede salvarnos la vida a muchos en un futuro.

– Un sacerdote puede llegar a tener 55.000 fotografías de pornografía infantil o ponerse de acuerdo con seis compañeros más para violar a una joven durante años. ¿Y si alguien denuncia algo? Nosotros no hemos visto nada.

¿Por qué todos estos datos? Lo único que pretendo es demostrarle a la Iglesia que los demás también podemos hacer cosas oportunistas y dañinas, contando sólo aquellos datos que nos interesan. De hecho, si nos quedásemos sólo con esto, concluiríamos que nadie vive tan bien como ellos, ¿no? Y sería injusto.

PD: Personalmente, no comparto algunos puntos de la reforma de la ley, pero no me gusta opinar porque creo que hay que verse en la situación. Juzgar es lo más fácil. Lo que no se puede es agitar desde la demagogia, utilizar siempre el mismo estilo podrido y desempeñar un papel que no te corresponde. El dinero que vale hacer una de tantas campañas, en mi opinión, podría aprovecharse mejor.

–> FOTO: Fede.

Envía el post: