Entradas etiquetadas como ‘20 minutos’

En ’20 minutos’ se bebe mucho

No alcohol, pero se bebe más que se come. Tengo datos muy fiables.Cuando Juanma me lo propuso no pude negarme. De hecho, como soy un tío escasito de ideas, no sé qué haría sin mis compañeros.

El caso es que este redactor es un tipo al que, después de leerle informaciones como la del calzado chungo, la venta de droga a pequeña escala o los radares, no puedes decir que no. Como que le respetas tanto que cuando te da una idea para el becario te la tomas como un regalo divino.

“¿Por qué no le preguntas a Ángel cómo nos alimentamos en el periódico?”, me dijo. “Bueno, pero me da palo decírselo, a ver si se va a mosquear“, contesté. Entonces Juanma, que no es de los que se esconden, se acercó a él, se lo propuso y descubrimos que detrás del hombre que repone las máquinas de comida y bebida hay alguien enormemente simpático y sencillo.

La entrevista con Ángel (secuestré a Juanma para que viniese conmigo porque seguía dándome cosa) fue coser y cantar. Descubrí un señor de los pies a la cabeza, un tío afable, con un humor increíble y dispuesto a echarme un cable desinteresadamente. Me quito el sombrero ante la persona, pues el trabajo, quizá debido a que en el pasado trabajé en algo parecido, ya lo respetaba.

PD: Gracias a Juanma, por ser el autor intelectual de este post, y a Ángel, por aceptar ser el actor protagonista de este post sin cobrar un duro.

Envía el post:

’20 minutos’ se queda a oscuras

Apagón en la redacción. Así, sin avisar. Todos menos yo estaban trabajando y perdieron lo que ya tenían hecho. Menuda faena. Juro que esta vez no fui yo el que le dio al interruptor, y por eso, porque no tenía la culpa, me puse a hacer fotos (serían más bonitas si las hubiese hecho Jorge).

Así de gris se presentaba la mañana. A ’20 minutos’ (y al resto del edificio) se le fundían los plomos y los redactores se miraban impotentes. Sólo desde un pequeño portátil se podía actualizar la última hora. El ambiente era raro porque, aunque no había mucho que hacer, yo no era objeto de bromas, y eso me preocupó.

Por no haber no había ni calefacción, y claro, los que vienen de tierras más cálidas, lo notan. Es el caso de Juancar, el viñetista mexicano que da imagen a este blog, quien tuvo que abrigarse al máximo para no causar baja. Además, no tuvo reparo en posar de nuevo para El Becario. ¿Os acordáis de que en su adolescencia fue chambelán? El vídeo, con ese grito mariachi, es antológico.

PD: Yo propuse entusiasmado jugar a tinieblas, pero nadie quiso.

PD2: En este momento no tengo mucho más que decir, la verdad. Tengo hambre.

‘Juancar’, ese gran chambelán

Hoy os presento a otro de mis compañeros, bueno, prácticamente un hermano, ya que me apadrinó cuando llegué al periódico. Juan Carlos, o ‘Mexican’, como yo le llamo, es una de esas personas que no te puedes morir sin conocer. Como Adri, es todo corazón, un cacho de pan y un profesional como la copa de un pino.

Además, me demostró cuánto me quiere al dibujar la viñeta que da imagen al becario… y sin cobrar un duro. Pero bueno, mejor que os lo cuente él:

–> Puedes copiar el vídeo y hacer con él lo que te dé la gana

Me gustaría destacar el valor que ha tenido al dar la cara para este post, y todo por hacerme un favor. Jamás lo olvidaré. Aunque también es cierto que el tío se hace publicidad de su blog, que por cierto es ‘Monosherrera’ (dadle unas cuantas visitas, por favor, que se lo ha currado).

Sobre él la verdad es que no puedo contaros mucho más porque ya lo ha dicho todo él. Bueno, esperad. No ha dicho nada de su título universitario (el que le dieron en México), que pesa medio kilo y mide metro y medio por lo menos. Vamos, que les faltó esculpirlo en una piedra.

PD: Mil gracias ‘Mexican’. Ese grito mariachi ha cambiado mi vida para siempre. Te quiero.

PD2: Ah, y lo de ser chambelán… a mí también me cambiaría la vida. Qué suerte que tus hermanas no tuvieran novio en ese momento.

Envía el post:

El periodista más carismático de ’20 minutos’: Adri y el cuaderno maldito

Ya que os gustó tanto la historia de Guirodi, os traigo otra personal. Hoy quiero presentaros a uno de los tipos más carismáticos y peculiares de la redacción de ’20 minutos’: Adri, más conocido como ‘Nostronichus’.

La verdad es que el tío, además de un crack a nivel humano y periodístico, es un trivial con ojos. Cualquier cosa que preguntes en voz alta ahí esta él para darte una respuesta. Jamás te da un “no lo sé”. Es una máquina, lo juro.

El problema es que su inteligencia se ha convertido en obsesión, en un perfeccionismo enfermizo que le obliga a controlar absolutamente todo lo que hace. Y claro, a mi eso me viene fatal, porque si un día la cago no puedo echarle la culpa. En décimas de segundo saca su cuaderno maldito en el que lo apunta todo, absolutamente todo, y desmonta mi vulgar acusación. Mirad, mirad, que yo no miento. Él mismo lo explica todo:

–> Puedes copiar el vídeo y hacer con él lo que te dé la gana.

Dada mi admiración por el bueno de Adri, decidí investigar para ver dónde viene su pasión por los datos. Y efectivamente, detrás de esa retahila de números y titulares hay un motivo que se remonta a su niñez:

“No era un as en los dictados, de hecho tenía muchas faltas. Así que de tanto practicar acabé cogiendo afición a escribirlo todo. Y mira ahora, me gano la vida escribiendo”

Por lo que sí no que va a pasar es porque alguien le diga que está loco. La precisión y el orden ningún estuvieron emparentados con las camisas de fuerza (por mucho que se ría como ‘Patán’, el perro de Pierre Nodoyuna):

“Loco no, cuando eres profe (lo fui durante cuatro años), tienes que tener todo muy ordenado y claro para que no se te coman los alumnos. Por eso tomé la costumbre de llevar todo controlado. Y como soy chapado a la antigua, confío más en el papel. Una base de datos siempre se puede colgar”.

Pero esta bonita historia de superación personal, como todas, tiene un punto negro, un amargo recuerdo al que nunca pudo hacer frente.

“Me encantaba el baloncesto, pero como pegué el estirón (aunque no mucho) un poco tarde, tuve que dejar el equipo del colegio antes de tiempo. ‘No tienes suficiente físico’, me decía el entrenador”.

PD: Gracias Adri por prestarte a salir en el peor blog del periódico.

PD2: ¿Queréis saber más de alguno de mis compañeros? Pues convéncelos.