BLOGS
El blog del Becario El blog del Becario

Se presenta el encargado de moderar los comentarios, el personaje más odiado de 20minutos.es

¿Qué atemoriza a este presentador de televisión?

Brad_Willisp2¿Un ovni? ¿Un ser de otro mundo? ¿Un dron diminuto con ganas de incordiar? Por la cara de miedo que pone Brad Willis, un presentador del tiempo del canal estadounidense FOX 5, algo gordo tiene que ser. ¡¡¡Qué misterio¡¡¡

Si seguimos viendo las imágenes, un tremendo objeto no identificado se acercó a su cara y Willis, más asustado que un hipocondríaco viendo el resultado de unos análisis, no pudo evitar poner una mueca de pavor y soltar unos alaridos de película de Wes Craven.

Pasado el ‘peligroso’ trance (yo, siendo honesto, también me hubiera… de miedo), Willis preguntó al operador de cámara: “¿Estamos en directo?“. Él, en lo más profundo de su ser, hubiera deseado que la respuesta hubiera sido un no rotundo, pero para su desgracia toda la audiencia del cadena fue testigo del encuentro fatal.

El objeto, un insecto de proporciones bíblicas, me imagino que también tuvo sus segundos de desconcierto, y si hubiera podido hablar, algún improperio habría soltado.

PD. Como bonus track os dejo el caso de la araña gigante que casi se come a la chica del tiempo. 🙂 Otro clásico del terror online.

(Foto: FOX5 – YOUTUBE)

3 comentarios

  1. Dice ser al inspirar igual ahce embudo y zasca

    Casi se la come al coger aire para echar el bramido. Entonces sí que hubiera sido súper echando la papilla fuera. Ay… fofos, vaya gente para llegar a fin de mes con medio sueldo. Igual que al ver la factura la luz el berrido.

    04 Septiembre 2015 | 11:56

  2. Dice ser FUE UNA NOVATADA

    …Ni un ovni ni un ser de otro mundo ni un dron diminuto ni un insecto… de verdad. Se trata simplemente de un pedazo de corcho quemado colgando de una caña por un hilo. Es decir, de una broma gastada a Brad Willis, por sus compañeros de la FOX 5, en su primer día de trabajo en el canal estadounidense. Sabían, los muy sinvergüenzas, que Braddy tiene fobia a los insectos grandes voladores, como cucarachas, escarabajos, chicharrones, macucos…
    .
    …Sí, amigo Becario, una novatada de veteranos. Pero ¿a quién no le han gastado nunca una broma de bienvenida el primer día de trabajo? Por cierto que, en el sector público, son más habituales estas lindezas que en el privado. Los funcionarios gustan mucho más de hacer bromillas a los recién llegados, quizá, para emplear en algo la jornada laboral. En ellas participan todos los empleados públicos, sin distingos de rango, desde los funcionarios de 1ª y 2ª, hasta el personal laboral. Consumada la broma, las carcajadas de los nuevos amigachos llegan hasta la calle. El que más ríe y lo celebra suele ser el director del edificio público (Ayuntamiento, Diputación, Delegación provincial, instituto público, etc.).
    .
    …Y hablando de institutos públicos, un vecino mío me contó hace tiempo la novatada que le gastaron sus compañeros de departamento el primer día que llegó al instituto. Me dijo que no la olvidará en la vida. Resulta que Paco sacó la plaza un mes de junio y ya en septiembre tenía destino asignado: Peal de Becerro. Ya sabe usted que con los nuevos la Administración no tiene piedad ninguna y los envía al lugar más alejado de su residencia. Como mi vecino era de Jaén, allá que lo destinaron a Peal de Becerro, un pueblo lindando ya con Almería, a más de 250 km de su capital de provincia. Primera gran mordida al sueldo, primer gran inconveniente: hay que vivir allí de alquiler. Esta podría considerarse novatada suficiente como para no esperar más chuscadas en el lugar de destino. Pero no, aún quedaba romper la piñata.
    .
    …Llegó al instituto a mediados de septiembre, por supuesto, cuando sus horarios y cursos estaban decididos. La jefa de estudios le había endiñado los peores cursos, todos los primeros de la ESO, y las peores horas, las últimas. Eso sí, salvo los lunes, que entraba a las 8 en punto. Después de esta 2ª novatada, acudió al gimnasio –él es docente de Educación Física– a conocer a sus compañeros de departamento y, de paso, entrar en contacto con las instalaciones deportivas. El gimnasio, anejo al instituto, era, al igual que éste, de esos prefabricados que la Junta de Andalucía construye en pocos meses. Me contó mi vecino que le faltaba de todo: espalderas, potro, aros de entrenamiento, etc. Era además cancha de baloncesto y futbito, pero el parqué estaba muy rajado, las porterías no tenían mallas y a una canasta le faltaba el tablero de madera. Un desastre. Además apenas había balones, cronómetros, balizas, en el cuarto de materiales. Como vio que afuera, en el patio del recreo, estaban los profesores de departamento jugando al fútbol, salió a conocerlos.
    .
    …El patio del recreo era de cemento; tenía las dimensiones de un campo de balonmano, pero su uso se veía que era múltiple. A ambos extremos estaban las porterías y arriba las canastas de baloncesto. En fin, lo normal. Estos compañeros se encontraban cada uno en una portería y se pasaban a pelotazo limpio lo que parecía ser un balón de baloncesto. Como era septiembre, todavía no habían empezado las clases y, alrededor del campo, en unos bancos de madera, tomaban el sol y observaban ociosos el resto de profesores del centro. Sin embargo, este hecho no le resultó raro a mi vecino Paco, consciente del chollo de lo público. El caso es que uno de los jugadores, al percatarse de la llegada de mi vecino, le lanzó el balón con fuerza a una distancia de unos 30 m. Paco, al verse observado por tanta gente, quiso hacer un alarde de equilibrios y pararlo con la cabeza. Pero ¡ay, amigo Becario! Resultó que ahí estaba la novatada de bienvenida para mi vecino. ¡El balón no era de baloncesto, sino medicinal! ¡De esos que pesan 15 kilos! El impacto fue tremendo. Mi vecino cayó hacia atrás revoleando y durante algunos segundos, que a él le parecieron horas, quedó inconsciente en el suelo. Cuando despertó vio que todos los profesores del centro le ayudaban a levantarse mientras le cantaban ‘El muchacho excelente’. Las carcajadas duraron varios días. Perp él tuvo que acudir al médico por unas lesiones de cervicales, que aún le duran.
    .
    …Brad Willis al fin y al cabo tuvo suerte. Lo suyo sólo fue un pequeño corcho colgado de un hilo.

    05 Septiembre 2015 | 1:05

  3. Dice ser juan ramon

    En respuesta a FUE UNA NOVATADA.

    No se lo que te habra contao tu vecino, pero vamos, por lo que has escrito tu, parece que te ha engañado, y bien.

    Soy vecino de Peal de Becerro, tengo 27 años y me gustaria corregirte en un par de cosas:
    Peal de Becerro no se encuentra a 205 kms de la capital provincial, Jaen, esta a 80 kms, 45 m de viaje, no estamos cerca de Almeria, estamos en la sierra de Cazorla. El instituto, en el cual estudie desde 1ª de la ESO, hasta bachiller, no es para nada viejo ni el patio parece una pista de balonmalo. El IES tiene sobre 15 años, tiene tres plantas, el centro es amplio con una buena equipacion, gimnasio propio, sala de lenguas, clases especificas de cada asignatura, cafeteria, zonas ajardinadas con cesped, y una gran pista de actividades mixtas con equipamiento deportivo. All otro lado de la calle esta el pabellon polideportivo, del año 2003. totalmente nuevo y con toda clase de equipamiento,, voy alli al gimnasio municipal y ya te digo que el paballon no esta pra precintarlo, ironicamente, ni es prefafricado y el IES tampoco, todo es de obra. En el trato a tu vecino no te puedo correfgir, pero yo desde luego no he visto esa clase de cosas, pero en fin, saludos

    07 Septiembre 2015 | 12:49

Los comentarios están cerrados.