BLOGS
El blog del Becario El blog del Becario

Se presenta el encargado de moderar los comentarios, el personaje más odiado de 20minutos.es

Se gana la vida haciendo cola

¿Quién no ha esparado alguna vez una larga cola? ¿Quién no se ha impacientado tras horas y horas de pie en una fila interminable? Seguro que en muchos de esos momentos has pensado que podrías haber estado haciendo algo mejor (por ejemplo: estar tirado tranquilamente en el sofá de casa o practicando deporte en el parque). Pues no desesperes porque ha llegado la solución: se llama Robert Samuel y está dispuesto a ocupar tu puesto en cualquier cola siempre que pagues en efectivo. El único inconveniente es que sólo trabaja en Nueva York. ¡Mecachis! No iba a ser todo tan idílico.

Robert Samuel. (Foto: SOLD Inc / Twitter)

Robert Samuel. (Foto: SOLD Inc / Twitter)

Mr. Samuel, tras perder su empleo en una empresa de telefonía, tuvo la brillante idea de ganar algo de dinerillo aguantando pacientemente las colas que se producen a las puertas de muchas tiendas neoyorquinas cada vez que se lanza un nuevo ‘juguetito tecnológico’ o el último modelo de zapatillas de una rutilante estrella de la NBA. Y parece que el negocio no le va mal ya que saca lo suficiente para pagar el alquiler de su casa y para darse algún capricho.

De momento tiene tres clientes fijos, a los que parece no importarles mucho el dinero. Uno de ellos ha llegado a pagar más de 300 dólares (unos 200 euros) para que Robert estuviera estratégicamente colocado en la fila que se formó para adquirir los primeros iPhone 5 que salieron al mercado. La fiebre consumista nunca dejará de sorprenderme.

Tal es su afán por dar a conocer su negocio, que incluso tiene folletos publicitarios con las tarifas, tarjetas de visita que promocionan su actividad y una perfil en la red social Twitter. El señor Samuel cobra 25 dólares (17 euros) la primera hora, y cada franja de 30 minutos siguientes: 10 dólares (7 euros). Vamos, si este hombre pilla la hilera que se forma cada primer viernes de mes ante la basílica del Cristo de Medinaceli, se le ponen los ojos como al Tío Gilito.

PD. Cuando la necesidad aprieta, el ingenio aparece sin invitación.

4 comentarios

  1. Dice ser El fisgón

    Bueno, me parece un idea interesante. Lo que pasa es que la mayor cola se produce, al menos en España, en la puerta del Inem, donde dudo que alguien tenga recursos para pagarle su colaboración. En la puertas de las tiendas tampoco, porque se forma cola justamente para entrar el primero en las rebajas y así ahorrarse algo de pasta.
    http://goo.gl/yZ5Aqe

    08 abril 2014 | 12:53

  2. Dice ser Esteban

    En las puertas del registro central de Madrid todos los días había una cola larguísima 3 horas antes de que abrieran las puertas ya que solo dan 100 numeros y había profesionales de esperar cola que tras conseguir número lo vendían a los que se quedaban sin él a 30 euros.

    08 abril 2014 | 13:00

  3. Dice ser Montse

    En madrid yo ya he conocido gente que hace cola para los conciertos para que algunas chicas no pierdan el puesto

    08 abril 2014 | 14:08

  4. Dice ser Show TV

    A pocas ideas se le ocurren grandes ideas sobre necesidades de otros, Excelente articulo …

    30 abril 2014 | 0:06

Los comentarios están cerrados.