BLOGS
El blog del Becario El blog del Becario

Se presenta el encargado de moderar los comentarios, el personaje más odiado de 20minutos.es

Una empresa obliga a usar pañales a sus empleados para que no vayan al servicio

Pensaba que ya lo había visto todo en el afán desmedido de algunas compañías por reducir costes en tiempo de crisis, me equivoqué. Siempre hay algo que puede ser peor.

Este parece ser el caso de la firma surcoreana Lear (Electrical Distribution Systems-Kyungshin-Lear), que en su fábrica de San Pedro Sula (Honduras) ha obligado a sus cerca de 4.000 empleados a acudir con pañal a su puesto de trabajo (sobre todo mujeres), según consta en una denuncia presentada en la Central General de Trabajadores (CGT) hondureña. La razón: ahorrar el tiempo que pierden los operarios en ir al servicio, y así lo pueden dedicar a producir más arneses, que es la principal actividad de la factoría. WTF!!!

(Foto: Wikimedia Commons)

(Foto de recurso: Wikimedia Commons)

El secretario general de la CGT, Daniel Durón reveló a un periódico local, que tras varios meses de investigación y muchos esfuerzos a nivel diplomático, lograron que Lear permitiera la entrada de las autoridades competentes del Ministerio de Trabajo. Como ya imaginaréis, los funcionarios no encontraron los indicios que denunciaban los trabajadores. ¿Dónde metieron tal cantidad de pañales? Todo un misterio.

El dirigente obrero también indicó que tienen suficientes pruebas de esta práctica dentro de la maquiladora, y que no van a parar hasta que los empleados pueden desarrollar su trabajo con dignidad. No me quiero imaginar el olor dentro de la factoría cuando todos los obreros hagan sus necesidades fisiológicas, peor que una guardería en hora punta.

La última medida que están estudiando es hablar incluso con el presidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, para que medie en el conflicto, porque es algo que puede afectar a la imagen del país en el exterior, ya que casi toda la producción de San Pedro de Sula se exporta a EE UU.

38 comentarios

  1. Dice ser Lola

    Becario deja de poner este tipo de noticias, que le estás dando idea a los de aquí.

    13 Agosto 2013 | 10:59

  2. Dice ser Sicoloco del casting de Foolyou

    Aqui el PP va retrasando la edad de jubilación hasta que te cagues encima de viejo senil para no tener que pagar pensiones.maldito PP cagón.

    13 Agosto 2013 | 11:42

  3. Dice ser guillermo

    Ya solo les falta que les den de latigazos y les prohiban comer para volver a la época de los romanos y los esclavos.

    13 Agosto 2013 | 11:52

  4. Dice ser Anónimo

    La empresa por definición es amoral; esto es de esperar. Las empresas irán tan lejos como el gobierno les deje, y cuando gobiernan los que les son favorables, como el PSOE y el PP, ya podemos ir temblando. Estoy seguro que más de un empresario habrá intentado vender los órganos de sus trabajadores, y la única razón por la que no ha podido es que todavía es ilegal, pero dejad a Rajoy hacer…

    13 Agosto 2013 | 11:53

  5. Dice ser Elemental querido Watson

    Pues van a perder más dinero comprando pañales (que valen una pasta) que permitiendo que vayan al lavabo, además del residuo que genera para el medio ambiente…
    Yo le ponia mierda a los arneses y ya veras que rápido se acaba la tonteria.

    13 Agosto 2013 | 11:53

  6. Dice ser Warp

    Qué suerte no vivir en Honduras.

    13 Agosto 2013 | 12:04

  7. Dice ser josua

    Con el pp y los empresarios deste p…pais por ese camnino vamos.

    13 Agosto 2013 | 12:09

  8. Dice ser Casandra

    Neoliberalismo es estado puro

    13 Agosto 2013 | 12:16

  9. Dice ser Casandra

    Sorry

    Neoliberalismo en estado puro

    13 Agosto 2013 | 12:18

  10. Dice ser Iosup

    Déjenme entender una cosa. Esta fabrica estaba en Honduras y las autoridades hondureñas tuvieron que hacer ¨esfuerzos diplomáticos¨ para entrar??? Que esta fabrica de esclavos era un estado dentro de un estado? Poco a poco vamos a llegar que los regímenes de las empresas sustituiran al estado…

    13 Agosto 2013 | 12:25

  11. Dice ser casandra

    Experimento de Milgram

    El experimento de Milgram fue una serie de experimentos de psicología social llevada a cabo por Stanley Milgram, psicólogo en la Universidad de Yale, y descrita en un artículo publicado en 1963 en la revista Journal of Abnormal and Social Psychology bajo el título Behavioral Study of Obedience (Estudio del comportamiento de la obediencia) y resumida en 1974 en su libro Obedience to authority. An experimental view (Obediencia a la autoridad. Un punto de vista experimental). El fin de la prueba era medir la disposición de un participante para obedecer las órdenes de una autoridad aun cuando éstas pudieran entrar en conflicto con su conciencia personal.

    El investigador (V) persuade al participante (L) para que dé lo que éste cree son descargas eléctricas dolorosas a otro sujeto (S), el cual es un actor que simula recibirlas. Muchos participantes continuaron dando descargas a pesar de las súplicas del actor para que no lo hiciesen.

    Los experimentos comenzaron en julio de 1961, tres meses después de que Adolf Eichmann fuera juzgado y sentenciado a muerte en Jerusalén por crímenes contra la humanidad durante el régimen nazi en Alemania. Milgram ideó estos experimentos para responder a la pregunta: ¿Podría ser que Eichmann y su millón de cómplices en el Holocausto sólo estuvieran siguiendo órdenes? ¿Podríamos llamarlos a todos cómplices?
    Milgram resumiría el experimento en su artículo “Los peligros de la obediencia” en 1974 escribiendo:
    Los aspectos legales y filosóficos de la obediencia son de enorme importancia, pero dicen muy poco sobre cómo la mayoría de la gente se comporta en situaciones concretas. Monté un simple experimento en la Universidad de Yale para probar cuánto dolor infligiría un ciudadano corriente a otra persona simplemente porque se lo pedían para un experimento científico. La férrea autoridad se impuso a los fuertes imperativos morales de los sujetos (participantes) de lastimar a otros y, con los gritos de las víctimas sonando en los oídos de los sujetos (participantes), la autoridad subyugaba con mayor frecuencia. La extrema buena voluntad de los adultos de aceptar casi cualquier requerimiento ordenado por la autoridad constituye el principal descubrimiento del estudio.
    Stanley Milgram. The Perils of Obedience (Los peligros de la obediencia. 1974)

    13 Agosto 2013 | 12:26

  12. Dice ser Daniel L.

    tú eres tu propio jefe. no te obligues a aceptar esta mierda. muévete.

    13 Agosto 2013 | 12:45

  13. Dice ser Sicoloco del casting de Foolyou

    Tienen las honduras del calzón cagadas.

    13 Agosto 2013 | 12:46

  14. Dice ser Un ciudadano más

    Qué equivocados están quienes piensan que esto es cosa que sucede a los demás. Semejantes prácticas se extienden por el planeta sin respeto alguno. Es la vuelta de la edad media, pero con señores rodeados de sofisticadas tecnologías. Lucha de clases y revoluciones para restaurar derechos fundamentales, parece ser el futuro.

    13 Agosto 2013 | 13:06

  15. Sobre el libro “LA CORROSION DEL CARÁCTER Las consecuencias personales del trabajo en el nuevo capitalismo”por Richard Sennett. Editorial Anagrama, Colección Argumentos, Barcelona, 2000. 188 páginas.

    Richard Sennett es inglés, sociólogo y profesor de la renombrada London School of Economics y otras sedes universitarias. Académico de dilatada trayectoria en el estudio del trabajo, la familia y las clases sociales, goza del reconocimiento de importantes intelectuales y colegas de renombre internacional. Entre ellos, el historiador inglés Eric Hosbawn, que lo considera como uno de “nuestros mejores sociólogos”. Vale aclarar a lectores desprevenidos que Sennett no se ubica en el terreno del marxismo revolucionario. Él mismo nos dice que se siente, aunque incómodo, formando parte de “esa nebulosa situada justo a la izquierda del centro, en donde las palabras ampulosas son más importantes que los hechos”, a la que llegó luego de algunos desencantos. Eso sí, con la misma honestidad con que nos aclara su posicionamiento político, se sumerge en la problemática a estudiar.

    No espere el lector encontrar aquí un crudo alegato anticapitalista contra las actuales formas de la organización del trabajo. Tampoco, a pesar de lo que podría sugerir su titulo, algo así como un estudio de los estragos psicológicos causados en los trabajadores por el neocapitalismo. Nada de eso es el presente ensayo.

    El lector, interesado o no en la temática del trabajo, encontrará aquí un intento por desnudar las consecuencias, a veces evidentes y brutales, otras aparentemente inofensivas, provocadas por la flexibilidad laboral en la subjetividad de los trabajadores. Ese es el tema de este libro: el impacto de los cambios laborales en los sentimientos, en los viejos valores aceptados socialmente, en la relación entre las personas.
    Sennett encara este ensayo sin hacer distingos originados por el lugar de procedencia en la pirámide salarial. Estudia, entrevista y analiza a obreros panaderos de Boston, también a programadores altamente especializados pero despedidos de IBM, e incluso a un joven y exitoso ejecutivo norteamericano, hijo de un portero y a quien muchos no dudarían en rotularlo como un “triunfador” (el encomillado es mío). Y en todos ellos encuentra las profundas huellas dejadas por el nuevo capitalismo.

    El autor pone bajo su lupa de sociólogo los grandes cambios operados, fundamentalmente en los Estados Unidos y parcialmente en Gran Bretaña: la veloz extensión del trabajo flexible, el ataque a los males de la rutina y los horarios rígidos, la organización empresarial en red como oposición a la vieja pirámide burocrática, el nuevo lugar de la autoridad en el mundo laboral, el trabajo en grupo, etc. Sennett muestra lo que está cambiando y que esto nuevo viene cargado de incertidumbre, pérdida de confianza en uno mismo y en los demás, y de una sensación de estar a la deriva y de vivir en riesgo permanente. El capitalismo impaciente de nuestros días proclama, por boca de sus líderes “Nada a largo plazo”, lo que significa que de poco vale la experiencia y que nada está asegurado; que todo proyecto debe ser a corto plazo y que en cualquier momento uno es prescindible, independientemente del esfuerzo realizado. Asistimos al fin de la “carrera” laboral, lo que se impone es el trabajo fragmentado Para los trabajadores eso tiene una angustiante lectura: sólo se puede pensar en el presente. ¿Cómo imaginar un futuro en estas condiciones? A lo largo de una vida sólo se harán fragmentos de distintos trabajos. ¿Cómo saber entonces lo que somos, si no terminamos de saber lo que hacemos?

    Para evitar juicios apresurados, aclaremos que Sennett no hace nada parecido a una apología de las pasadas formas de organización laboral ni de la rutina estupidizante del viejo capitalismo. Él mismo lo aclara sobre el final, luego de pasar revista a los cambios “Al pintar este cuadro soy muy consciente de que, a pesar de todas las reservas, corre el peligro de parecer un contraste con un antes que era mejor y un ahora peor… El problema que nos enfrentamos ahora es cómo organizar nuestra vida personal ahora, en un capitalismo que dispone de nosotros y nos deja a la deriva”. Y más allá de los términos y categorías que se utilicen para describirlo, este ensayo logra mostrar cómo, detrás de formas aparentemente más flexibles y menos autoritarias, más grupales y menos rutinarias, se esconden los viejos y conocidos objetivos del capitalismo: más productividad, más trabajo con menos gente, más poder patronal al interior de los lugares de trabajos, más debilitamiento de las organizaciones sindicales.“Pensaba que este lugar sería diferente con su concepto de equipo y todas esas bonitas palabras, pero la dirección sólo está tratando de que la gente trabaje hasta reventar “ testimonia un desilusionado operario en la cadena de montaje del complejo Subaru-Isuzu. Siempre el mismo objetivo: la ganancia.

    El lector se encontrará con un libro de lectura ágil, con un ritmo ajeno a los textos técnicos o especializados, que invita a la reflexión desapasionada. Sennett arrastra al lector a una gira conceptual donde desfilan clásicos de la Antigüedad, pensadores de la modernidad e investigadores contemporáneos. Podrá el lector discrepar con pocas o muchas de sus afirmaciones o análisis, pero terminada la lectura queda la sensación de que este ensayo es un aporte valioso para comprender los cambios vertiginosos que se están operando en el mundo del trabajo y la sociedad. Cambios que hacen que las certezas de ayer no sean para muchos hoy tan evidentes. Tiene razón Sennett cuando afirma que “El nuevo capitalismo es con frecuencia, un régimen de poder ilegible”. Libros como este, más allá aun de las intenciones de sus autores, ayudan a “leer” mejor al capitalismo de nuestros días; son un aporte para denunciarlo y combatirlo más eficazmente. Y eso ya es un mérito ¿verdad?

    Mozzo, Enrique.
    Herramienta debate y crítica marxista

    13 Agosto 2013 | 13:18

  16. Dice ser javiar mata

    no sera una accion de tena lady?? ahora que va a sacar producto masculino?
    yo prefiero una via que los pañales

    13 Agosto 2013 | 13:30

  17. Dice ser Juan Angel

    Este artículo refleja fielmente las intenciones de la mayoría de los empresarios de muchos países “democráticos” y que realmente lo que buscan es obtener beneficio de cualquier modo, manera e utilizando cualquier medio ético, no ético, y me atrevo a decir que rayando con la esclavitud.

    En nuestro país “aún” no hemos visto este tipo de acciones, pero ¡ojo! he dicho que “aún no” no he dicho nada de que en un futuro no veamos este tipo de actuaciones propias de “negreros” que de “empresarios” serios que buscan ganancias y por supuesto tener contentos a los empleados, concepto que parece olvidado hoy en día. Los trabajadores han pasado de ser recursos humanos útiles para lograr los objetivos empresariales a base de motivación y alentando su competitividad con remuneraciones adecuadas y dignas, a ser meros instrumentos o recursos materiales con los que puedo hacer lo que me da la gana y suerte tienen si les pago un sueldo, porque son unos vagos.

    Vergüenza da este tipo de actuaciones en pleno siglo XXI.

    13 Agosto 2013 | 14:22

  18. Dice ser Cyrux03

    Es mentira! Averiguan bien antes de publicar algo

    13 Agosto 2013 | 14:52

  19. Dice ser acerswap

    Creo que en algun pais asiatico lo habian hecho ya.

    13 Agosto 2013 | 15:38

  20. Dice ser caquita

    Me cago en los pañales y se los restriego al jefe primero por su despacho y después por su cara.

    13 Agosto 2013 | 16:21

  21. Dice ser Al Sur de Gomaranto

    Esto que casi sería
    para morirse de risa.
    Si no fuese porque es.
    para cagarse de miedo
    (ya que esto es lo que nos espera)
    Pobre de aquel pobre obrero
    que para ganarse la vida
    tenga que ponerse pañales
    y tenerse que mear
    y también cagarse encima,
    para no perder el tiempo
    en hacerlo en las letrinas.
    Justicia Humana no hay
    Pero ¡Y la Justicia Divina?
    Dónde está, por qué no actúa,
    y envía del cielo fuego,
    que abrase a esos bastardos?
    A esos cabritos empresarios,
    de arneses ¿O de grilletes?
    A esos jefes, a esos mandos
    y a esos gobernantes y gobierno
    que permiten todo eso.

    13 Agosto 2013 | 16:45

  22. Dice ser Al Sur de Gomaranto

    Esto que casi sería
    para morirse de risa.
    Si no fuese porque es.
    para cagarse de miedo
    (ya que esto es lo que nos espera)
    Pobre de aquel pobre obrero
    que para ganarse la vida
    tenga que ponerse pañales
    y tenerse que mear
    y también cagarse encima,
    para no perder el tiempo
    en hacerlo en las letrinas.
    Justicia Humana no hay
    Pero ¡Y la Justicia Divina?
    Dónde está, por qué no actúa,
    y envía del cielo fuego,
    que abrase a esos bastardos?
    A esos cabritos empresarios,
    de arneses ¿O de grilletes?
    A esos jefes, a esos mandos
    y a esos gobernantes y gobiernos
    que permiten todo eso.

    13 Agosto 2013 | 16:49

  23. Dice ser marya

    Y quien los cambia, los jefes? Esto podían aplicarlo a muchos politcos, gobernantes, oposición ncluida, asi como a banqueros ya que están de mierda hasta las cejas.El resto del mundo no se, pero en España….Vaya que si.

    13 Agosto 2013 | 18:48

  24. Dice ser Carlos

    Que cosa mas cochina, inmunda e inmoral, todo por hacer mas dinero. Deberian cerrar la basura de empresa y sumergir a los dueños y la gerencia en un pozo septico por lo menos un año y al que publico esta noticia lo deberian obligar a evacuar en Pampers por lo menos 6 meses, por estar incitando ideas de mal gusto.

    13 Agosto 2013 | 19:18

  25. Dice ser Lara

    Una forma más de manchar la dignidad humana.

    Eso es intolerable, no se debe consentir y mientras existan personas pasivas seguirán ocurriendo hechos como estos y muchos otros.

    13 Agosto 2013 | 20:03

  26. Dice ser Bezudo

    Dice la noticia: “Como ya imaginaréis, los funcionarios no encontraron los indicios que denunciaban los trabajadores. ¿Dónde metieron tal cantidad de pañales? Todo un misterio.”
    No hay que creerse todo lo que publican en internet

    13 Agosto 2013 | 20:16

  27. Dice ser Lara

    ¿Por qué censuras mi comentario? ¿Que tenía de onfensivo, si puedo saberlo? Es obvio que no me vas a contestar, solo son preguntas lanzadas al…. “aire”.

    Acaso lo que están haciendo con esos empleados no es ( humillar) “manchar” su dignidad como personas?

    Ya puedes borrar este otro comentario. Tranquílo, que no volveré a comentar más en este blog. Así no contribuiré a hacerte trabajar más, pulsando teclas para borrar.

    Suerte con tu Blog!

    13 Agosto 2013 | 20:42

  28. Dice ser Danny

    Lo más raro o curioso de esta noticia ,es el nombre del presidente de Honduras . Porfirio ? Ese nombré no lo había oído nunca.

    13 Agosto 2013 | 23:59

  29. Dice ser Dlm

    Si es cierto me parece algo lamentable y que no se debe consentir bajo ningún concepto, pero bueno yo prefiero quedarme con las cosas bonitas de la vida como, por ejemplo: http://xurl.es/nu51w

    14 Agosto 2013 | 1:32

  30. Dice ser vicente

    NO DAR IDEAS, JODER !!

    14 Agosto 2013 | 17:32

  31. Dice ser Solo muladas

    Que muladas hace la gente solo para ganar m{as dinero se imaginan si tengo mal de orin, que rayos voy hacer si tengo la necesidad de ir al baño 3 a 4 veces, un pañal no es tan absorvente, esa mara se pela.

    14 Agosto 2013 | 18:55

  32. Dice ser Pedro

    Esta critica debe dirigirse directamente al Presidente del País.
    Y los estados o las demás Naciones deben cerrar el negocio, dejar de comprar.
    Los obreros a una hora convenida deben descargar ahí en el mismo puesto de trabajo todo el contenido de
    lo depositado.
    Que limpie el patrón. Que limpie el limpiador. Que limpie el vigilante.
    O que se limpie al día siguiente.
    Empresa coreana tiene que ser.

    15 Agosto 2013 | 3:11

  33. Dice ser Cristian

    Yo diria que esos trbajadores son unos perros. Porque, porque segun el reportaje q yo vi en la tv uno de ellos decia que ella lo hacia por voluntad propia para avanzar mas en su trabajo.asi que que aquellos trabajadores que hacen cosas tan estupidas como esas para avanzar en sus trabajos son PERROS LANBONES. Por puercos estan asi..

    16 Agosto 2013 | 1:07

  34. Dice ser julio

    Hijos de puta.politicos…que..Dan conceciones.una..buena.demanda..a..dicha..emmpresa..como.para.el estado.de honduras…en veneficio..delos..trabajadores…errs siudadano..de..honduras…no..pude ser..Aki..en USA. sedan..cosas..igual..se aprobechan..de..los sin..papeles..pero..en tu propia..casa..dios..me libre

    17 Agosto 2013 | 13:35

  35. Dice ser Maria Cristina

    Si esto es lo que ha sembrado Rajoy, en un MERCADONA de palma de mallorca cito en Avenida Argentina, no se las obliga las 8 horas a estar de pie, y se les ha dicho que tienen que acudir a sus puestos de trabajo, y lo digo literalmente,,, por parte de una ” encargada ” que deben acudir meadas y cagadas, perdón por la frase pero lo dijo tal cual, acaso esta ” encargada ” no sabe que esto es muy perjudicial para la salud, ¿ como una empresa como MERCADONA consientes estos abusos a estas criaturas que están trabajando,, eso si, ella puede ir las veces que le de la gana, se puede sentar, y como no, salir a fumar,, es lo que hay,, yo les he dicho que a la primera infección de orina la denuncien y acudan a sus médicos de cabecera y lo pongan en su conocimiento,,,, hay mucha fracasada andando por la vida

    17 Agosto 2013 | 16:50

  36. Dice ser Jo

    Poder cagar en tu puesto de trabajo es un lujo!!!!!!

    19 Agosto 2013 | 8:46

  37. Dice ser Ivan

    Que no contraten mujeres. Punto.

    19 Agosto 2013 | 12:18

  38. Dice ser YINA

    QUE MAL LE ESTÁN HACIENDO A ESAS PERSONAS Y DE HECHO AL MUNDO, LA PEOR CONTAMINACIÓN POR EL AHORRO DE TIEMPO EN PRODUCCIÓN, OJALA LOS DIRECTIVOS DE LA EMPRESA TENGAN ESA MISMA OBLIGACIÓN DE ORINAR O DEFECAR EN SU PUESTO DE TRABAJO; ¿ASÍ DE BAJO VEN A SUS EMPLEADOS?.NO PIENSA NI SIQUIERA EN LA INCOMODIDAD DE UNA MUJER QUE TENGA EL PERIODO?……….. .l.

    23 Agosto 2013 | 22:02

Los comentarios están cerrados.