Archivo de mayo, 2012

Dani González: “Por suerte no hay recortes en nuestro sentido del humor”

Estaba el otro día desempolvando la sección de entrevistas y haciendo recuento: ¿sabéis que en total llevamos ya 42? (43 con la de hoy). Parece que fue ayer cuando recopilaba vuestras preguntas para hacérselas llegar a Veronika Nágrová y Marco Banderas, mis conejillos de indias a los que les estaré infinitamente agradecidos. Parece que fue ayer, pero corría el año 2009, ¿tan mayores nos hemos hecho?

En fin, dejándonos de melancolías vamos con nuestro protagonista de hoy, Dani González, que pertenece a esta nueva generación de entrevistados que se salen de las caras y respuestas habituales. Por si no sabéis quién es, Dani es el autor de TuitToons, una genialidad que consiste en representar tuiteos en viñetas. Yo lo conocí gracias a su homónimo, mi compañero @20hitcombo, y me quedé con ganas de saber más. Por eso pregunté y pregunté hasta que… hasta que quedó este resultado.

– ¿Por qué empezaste a dibujar los tuiteos?
Tengo que reconocer que Twitter no es de mis grandes pasiones, pero tiene algunas cosas muy buenas (también malas, por supuesto). Pensé que llevar algunos tuiteos a un formato distinto más visual podría funcionar y decidí ilustrar aquellos que más gracia me hacían.

– ¿Dibujas lo que te piden o rebuscas en tu ‘timeline’ las viñetas potenciales?
Nunca he dibujado lo que me piden, solo lo que creo que puede funcionar y que es dibujable. Los tuiteros son los primeros en sorprenderse al ver el toon y siempre terminan encantados y agradecidos. Qué bonicos…

– Ya llevas unas cuantas… ¿cuál es tu favorita de las que has hecho hasta ahora?
Quizás aquella de Batman cantando el “nananananananananana…yooo”. Es una tontería muy grande. Y genial.

– Muchos de los dibujos son políticamente incorrectos. ¿Te has metido en algún lío por las viñetas?
De momento no, y mira que hasta hay referencias a Mahoma. Con uno de los primeros, el de las monjitas enseñando chicha, mucha gente se impactaba. Al igual que con Jesucristo en El Señor de los Anillos. Siempre hay algunos temas que llaman más la atención que otros pero por suerte no hay recortes en nuestro sentido del humor.

– También tienes El microondas, un programa de radio de noticias frikis. ¿Te has planteado dibujar sobre eso?
Sí que me lo he planteado y ya caerá algo. El Microondas es sobre todo un programa de curiosidades perfecto para echarte unas risas. Si algún día te levantas con la necesidad de descubrir el origen de “poner los cuernos” échale una oreja al programa porque te lo vas a pasar bien y si no, pago yo las cañas.

– Te describes como un “filólogo inglés con resaca”. ¿Cómo termina alguien así presentando un programa de radio como ‘El Microondas’?
La universidad en general te da resaca de por vida. Ya durante la carrera hacía el mindango por televisiones locales y terminé conociendo la radio, un medio con el que me divierto muchísimo. Y aquí hemos venido a pasarlo bien.

– Bueno, vamos a pasarlo bien entonces. Dicen por ahí que eres un amante de los derechos de los velociraptores. ¿Por qué no aparcamos todo este rollo de la crisis y nos preocupamos de las cosas que realmente importan, como resucitar dinosaurios?
Es que los velociraptores son las mascotas del futuro. ¿Nunca has tenido un día de esos que te apetece salir al parque a pasear tu velociraptor?

– Como experto en cosas serias. ¿Qué crees que ha hecho más daño: el falso final de Doraemon en el que Nobita es un niño enfermo o aquella vez que el gato cósmico le dio las tijeras mágicas a Rajoy para que hiciera recortes?
Está claro que Doraemon hizo un gran daño dándole las tijeras mágicas a Rajoy. Como en todos los episodios, el presi terminará desbordado con el invento y pidiendo ayuda al bueno de Doraemon.

– Volvemos a las cosas serias, si te parece, para cerrar esto como si fuera una entrevista normal… ¿tienes algún proyecto nuevo entre manos?
Pues en breve verá la luz un libro con dibujos míos del gran Alberto Romero, un crack en Twitter, y en el que colaborará también Risto Mejide. Además, inauguro una exposición de mis dibus a la vuelta de la esquina. ¡Ah! Y para el finde mi madre me va a hacer un arroz a la leña buenísimo.

PD: Si no tenéis nada que hacer, nos vamos a comer arroz a la leña, que a mí me está entrando hambre.

Una petición de matrimonio con más de 8 millones de visitas

¿No os pasa que cuando preparáis una sorpresa para alguien a quien queréis  la disfrutáis tanto o más que la persona sorprendida? A ver, a ver, que os veo. Me refiero a sorpresas buenas. No vale que te estés acostando con otra y esperes a tu pareja para decirle: “¡Sorpresa!”. Aunque bueno, ahí también lo disfrutarías más tú que la persona sorprendida.

En fin, que me liáis. Me refiero a sorpresas positivas, como la que el estadounidense Isaac Lamb, un actor de Portland, dio a su novia (ahora prometida) Amy Frankel. Como no quiero destripar mucho la historia, os resumo que quedó con ella para cenar y, cuando llegó al lugar acordado (la casa de los padres del novio), el hermano de Isaac la recibió, la sentó en la parte de atrás de un coche y le puso unos cascos. Entonces… (vemos el vídeo y seguimos)

… Entonces Amy, coreógrafa y actriz, vio cómo un montón de gente bailaba y cantaba a ritmo del Marry You de Bruno Mars, creando un lipdub que quizás sirva para revitalizar el género, que últimamente anda más estancado que el Messenger. Isaac le estaba pidiendo matrimonio y ella, evidentemente, dijo que sí. Le llega a decir que no y termina en Guantánamo.

El vídeo fue grabado el día 23 de mayo, dos días después lo subieron a Internet y en menos de una semana ya supera los ocho millones de visitas. Una tierna genialidad que, en seis minutos y con 60 personas engañadas para participar, supone un éxito acojonante chachi piruli.

Sé que este tipo de vídeos nunca ha triunfado entre antiguas seguidoras del blog como Sara o Bloodymery, sé también que la petición de matrimonio de Matt, a través de un tráiler de cine, es difícilmente superable, y sé que os dije que en el periódico íbamos a hacer un lipdub, todo eso lo sé. Pero dado que la prima de riesgo sigue disparada, los políticos nos engañan y todo en general está más cerca de estropearse que de arreglarse… ¿no merece la pena que pasemos unos minutos divirtiéndonos con estas cosas?

Bueno, si os habéis quedado con ganas de más, os puedo contar que ni Isaac (de 31 años) ni Amy (de 33) se esperaban este éxito. El pobre muchacho, que termina el vídeo engalanado y de rodillas, dice que suponía que gustaría a su “familia y amigos, pero ahí acabaría todo”. Contaba también a la prensa local que quería que Amy no olvidara nunca su petición de matrimonio y que por eso pensó que la primera petición de mano en lipdub podría ser una buena idea.

Estas cosas pasan cuando se casan dos actores. Ya verás tú cuando Casillas le pida matrimonio a Sara Carbonero… lo mismo escribe un mensaje en un balón, lo tira desde el jardín y termina dándole un balonazo a la pobre presentadora.

PD: Se casan el año que viene (Isaac y Amy, no Iker y Sara), y con que se quieran la mitad de lo que parece probablemente les irá bien.

Entró a robar en una tienda y terminó dejando dinero de su bolsillo

El blog me ha dado cosas buenas, sí, pero una de las mejores ha sido la posibilidad de establecer una red de corresponsales becarios que ya querrían para sí CNN y The New York Times. Me dan chivatazos desde Nicaragua, Perú, Alemania, Francia… tengo todo un equipo de freelances (y amigos) que se preocupan por la comunidad becaria que sacan un rato de vez en cuando para mí y yo se lo agradezco. Pues bien, a la cabeza de esa lista de corresponsales (a la que puedes unirte cuando quieras, estés en España o en Eugowra) está Gaby (@pequeniag), una argentina encantadora con la que mantengo contacto casi diario y que es responsable de muchas de las frikadas que véis por aquí, como ocurre con la de hoy.

Resulta que un muchacho entró hace unos días en una tienda de ropa para bebés de La Plata, en Argentina, con la intención de robar. Vaya por delante que puestos a robar, una tienda de ropa de bebés no parece el lugar más oportuno, las cosas como son. Yo no soy experto en el comercio argentino, pero sospecho que este tipo de establecimientos, al igual que ocurre en España, se caracterizan por no tener unas grandes medidas de seguridad… y carecer de grandes sumas de dinero. En cualquier caso, hagamos la vista gorda con esto.

(FOTO: Guillermo Tomoyose)

El tipo, que muchas luces no debe tener, intentó disimular en un principio lo mejor que supo. Y lo mejor que se le ocurrió fue decirle a la dependienta, de entrada: “Tranquila, que no te voy a robar”, según recoge la prensa local, que ha hablado con la trabajadora, que tiene 19 años. “Sus palabras me provocaron desconfianza”, dice la jodía, que sorprendentemente se quedó la mar de tranquila cuando acto seguido, el ladronzuelo le pidió que le enseñara ropa para una niña recién nacida.

Entonces llega el momento más surrealista de la historia, cuando mientras ella le enseña la ropa el ladrón disimulado le dice, textualmente: “Mentira, sí te voy a robar”. Mira que os he hablado de pirados en el blog a lo largo de los años, pero jamás me había topado con un ladrón tan indeciso e inútil desconcertante. Imaginad la escena: la muchacha le está enseñando unos pantalones de bebé y el tipo, delincuente pero sincero, admite que lo que ha dicho es mentira. Una buena reacción de la dependienta habría sido responder: “Ahhh, se siente, carta en la mesa presa… no me puedes robar”, pero lo mismo con la tensión del momento no se le ocurrió nada ingenioso que decirle (con lo que jode eso… seguro que volviendo a casa tuvo algunas ideas geniales que ya no pudo compartir con nadie).

Mientras esto pasaba en el interior del establecimiento, un par de trabajadores comprobaron, desde fuera, que en la tienda Brillantina, en la calle 1 entre 69 y 70, a las 16.00 de la tarde, estaba pasando algo raro, de modo que entraron para comprobar que la guapa dependienta estaba bien.

Cuando el ladrón indeciso los vio entrar se puso nervioso (sí, más aún) y lanzó contra la trabajadora los 18 pesos (algo más de 3 euros) que llevaba en la mano, para intentar simular que iba a comprar la ropa. Después de hacer tres veces el ridículo en un mismo acto (desde que Drenthe estaba en el Madrid no se había visto nada igual) se fue de la tienda a toda prisa.

PD: Chicos, robar está mal, pero si queréis atracar bien atracado mejor os metéis a banqueros, que es más limpio que ladrón de tiendas de ropa para bebés.

Nunca encontrarás un barman más habilidoso que éste

En España hay muchos bares, pero tras la barra no suele haber genios de los malabares. Quizás porque no hizo falta, quizás porque el tipo de clientela ibérica es distinta, el barman typical spanish suele ser calvo y con bigote, y está especializado en tirar cañas y poner tapas. Si tiene que ponerte un cóctel te lo pone, ahora bien, con la velocidad del empleado de un resort en Cuba y el gracejo de un trabajador de una multinacional de cafés.

Por eso a nuestros programas de televisión rara vez va un barman. Aquí podemos optar al Guinness de poner cervezas, al de escupir el hueso de aceituna lo más lejos posible, al de esconder la botella de ron si viene la Policía y nos pilla haciendo botellón, pero… ¿un barman? Aquí no triunfa esa gente. Estoy convencido de que los semáforos están llenos de malabaristas que en su momento quisieron ganarse la vida como barman… y no pudo ser.

Afortunadamente eso no es así en todos lados y el ucraniano Alexander Shtifanov es prueba de ello. Alexander acudió a la versión de Tú sí que vales de su país (Ucrania, no confundir con Rusia, también conocido como ¿qué sabes de mi país, Rusia?) para demostrar sus dotes poniendo combinados (mezclados, no agitados). El vídeo en cuestión dura tres minutos, pero te deja boquiabierto de principio a fin, especialmente cuando lo ponen a cámara lenta.

Para comprender las habilidades de Alexander hay que tener en cuenta varias cosas que no quisiera que pasaran desapercibidas.

  1. En Ucrania hace frío y por eso la gente sale menos a la calle.
  2. En Ucrania hace frío y por eso la gente bebe más.
  3. En Ucrania la gente sale menos a la calle y por eso bebe más.
  4. En Ucrania la gente bebe más, por eso hace frío.

Esto ha facilitado que Alex se especialice en este ámbito de la hostelería, suponemos que gracias a horas de entrenamiento en los mejores locales de copas ucranianos, aquellos en los que lo mismo no te sirven el primer cacharro si no vas medio borracho.

Llegado este punto me veo en la obligación de hacer un inciso, antes de cerrar, para hablar de los miembros del jurado ucraniano que, en comparación con los del jurado español son una mezcla un poco rara. Bueno, tampoco rara del todo, el único que chirría es el tipo que parece Josema Yuste disfrazado de John Lennon. Ojo, que igual el tipo es una estrella en Ucrania y yo estoy demostrando (una vez más) mi ignorancia al ignorar su identidad, pero qué queréis que os diga… al lado de los dos tipos modernos me recuerda a la etapa de José Luis Moreno en la versión española del programa, cuando a todos los que eliminaba los fichaba para un espectáculo que iba a recorrer toda España.

En fin, que después de todo esto solo me queda preguntaros… ¿qué le habría dicho Risto a nuestro amigo el barman? Bueno, yo tengo dos teorías, la del Risto bonachón y la del Risto normal:

  • Risto normal: Supongo que te creerás muy original… pues que sepas que puedes cambiar las botellas por unos bolos y ponerte a pedir euritos en la calle.
  • Risto bonachón: Está muy bien esto que haces. Ya solo te falta encontrarle una utilidad práctica porque chico… ¿tú crees que alguien pagaría por verte hacer esto?

Efectivamente, no hay una gran diferencia entre uno y otro, jeje.

PD: Alexander lleva haciendo esto bastante tiempo (basta con hacer una búsqueda en YouTube para descubrirlo) pero yo no había oído hablar de él hasta ahora.

Lo más raro que ha pasado durante la semana (21-27 mayo)

Acaba una semana y empieza otra en la que volveremos a ver las mismas fotos, los mismos malos augurios… ¿seguro? No, amigos, aquí tenemos un resquicio de esperanza, ¡¡LA RESISTENCIA!! Y prueba de ello es este post que, semanalmente, recoge las noticias que nadie más quiere dar, obsesionados como están por la crisis y sus consecuencias. Sirva esto para la introducción de esas noticias (y otras cosas) raras, tan raras como un futbolista con bigote, que se nos han escapado y que aquí tienen su espacio.

1. Dejaron a su hijo en el coche para entrar a un club de ‘striptease’

Hoy vamos a empezar con dos historias en las que sus protagonistas compiten por ser el padre del año. Los protagonistas de la primera son Israel Rangel Ortiz y Edith Aguilar Cardona, pareja y residentes en Florida (Estados Unidos), que fueron detenidos hace unos días después de dejar a su hijo de cuatro años en su coche para entrar a un club de striptease.

En algún momento, por sus cabezas debió pasar que era una idea genial dejar a la criatura encerrada en el coche una horita mientras ellos metían billetes de dólar en biquinis, o tomaban unos copazos… o lo que sea que hicieran. Desgraciadamente para ellos (afortunadamente para su hijo), alguien encontró al muchacho y avisó a la Policía, que detuvo a estos padres (que jamás debieron serlo) de 25 años.

2. Metió la marihuana en la mochila de su hijo

Como habréis comprobado al leer el título, Israel y Edith lo van a tener difícil cuando quieran ganar el título del padre del año. Esta misma semana un mismo rival de su generación (tiene 25 años también) ha sido detenido por enviar a su hijo de seis años al colegio con marihuana en la mochila, también en Florida, donde hace 25 años alguna gente debió consumir cosas algo raras para degenerar en la flora y fauna que hay ahora por ahí (no todos, ¿eh? Cuando yo estuve por allí me trataron muy bien).

La situación en el colegio debió de ser cuanto menos curiosa. Según recoge la prensa local, el hijo de Larry Cornelius Stephens (así se llama el arrestado) sacó de su mochila la marihuana y se la enseñó a su profesor gritando: “¡Mira lo que tengo!”, consiguiendo que el maestro llamara, acto seguido, a las autoridades.

Poco después Larry llegó al colegio para recuperar la marihuana, pero ya era tarde. Finalmente fue puesto en libertad tras pagar una fianza que rondaba los 12.000 euros.

3. Cuando 550 gatos son causa de divorcio

A veces los matrimonios no funcionan porque hay una tercera persona; otras, porque hay 550 gatos. Esto es lo que ha ocurrido a un matrimonio de Jerusalén, en Israel (qué poquitas noticias he dado de Israel, ahora que pienso), donde un hombre ha pedido el divorcio porque su esposa no quiere desprenderse de sus 550 mininos.

El señor desea permanecer en el anonimato, pero sí sabemos (porque lo ha dicho él mismo) que no podía dormir en el dormitorio conyugal porque había cientos de gatos en su cama. Antes de rematar esta noticia, os hago la prueba de siempre. Imaginad un gato (pero de verdad, no me hagáis trampas). Ahora imaginad 5. Ahora 10. Ahora 50. Ahora 100. Ahora 550… ¡¡¡todos en una casa!!! Normal que el pobre hombre diga que no podía ni entrar al baño ni a la cocina y que le robaban la comida.

Ahora bien, aquí nace mi clásica duda. Supongo que esos cientos de gatos no aparecieron de repente… ¿no se dio cuenta de que meter gatos en casa como quien mete pelusas debajo del sofá no era una buena idea?

4. Devuelve un iPhone y el dueño le roba la recompensa

Siempre me planteo si debo contar estas cosas, porque por un cafre que haya suelto no sé si deben pagar  justos por pecadores y que los buenos samaritanos dejen de serlo (ays, qué bíblico me ha quedado esto). Resulta que una mujer encontró un iPhone perdido en Virginia, Estados Unidos, y a través de los contactos del teléfono localizó al dueño, con quien acordó verse en un restaurante cercano para devolverle el teléfono.

Al parecer, el hombre le dio una recompensa de 50 dólares (no llega a 40 euros) y cuando la muchacha se iba feliz y contenta por haber hecho una buena acción y, ya de paso, haber ganado unos dólares… el tipo se abalanzó sobre ella, le robó el dinero y huyó a toda prisa en su coche.

5. Cuidado con el ejercicio

Llegado este punto seguramente habrá quien se pregunte dónde demonios están los vídeos graciosos que
suelen dejarse caer por esta sección. Bueno, no ha sido una gran semana en lo que a vídeos cómicos se refiere, pero voy a intentar compensaros con un vídeo de cuatro segundos (sí, cuatro) en el que descubriréis que el ejercicio está bien, pero a veces puede resultar perjudicial. Más de 3 millones y medio de visualizaciones en YouTube lo atestiguan.

PD: Me imagino a la pobre muchacha del vídeo gritando eso de “Dame una M, Dame una Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa”… plof.

Una mujer encuentra una bicicleta que perdió hace 42 años

¿Cuál era vuestro objeto favorito en vuestra infancia? A mí me cuesta quedarme con uno solo, pero si tengo que elegir me quedo con una peonza que decoré yo mismo con rotuladores y chinchetas y que se me cayó por un agujero haciendo imposible que la recuperara. Supongo que seguirá allí… lo cierto es que hace unos 20 años que no me paso a comprobarlo.

Pues bien, el objeto más preciado de Lisa Brown era una bicicleta, que perdió hace 42 años cuando cayó de un puente al río Herring de Wellfleet, Massachusetts (Estados Unidos) que más que agua arrastraba fango. Con todo el arrojo y la temeridad de una niña de 11 años, Lisa se llenó de barro para intentar recuperar su bici, pero no hubo manera. La había tragado la tierra.

Era 1970, Dana ganaba Eurovisión con su All Kinds of Everything y el Brasil de Jairzinho, Tostão, Pelé y Rivellino se proclamaba campeón en el Mundial ante Italia (sí, esto lo he escrito a propósito para que pareciera un vídeo en blanco y negro). Mucho ha cambiado el río Herring desde entonces, desde aquella época en la que Lisa montaba en bici. Tanto, que el vehículo ha subido a la superficie, según la prensa estadounidense.

Por eso un día saltó la sorpresa cuando la esposa de Lisa, Deirdre Olinger (¿a través de qué proceso deciden unos padres llamar Deirdre a su hija?) vio un amasijo de hierros enredado entre la maleza que hay actualmente bajo el puente del río Herring. “Qué extraño…”, debió pensar Deirdre. “Juraría que esto no pertenece a la fauna autóctona”, pudo haber dicho si esto no fuera una recreación novelada de los hechos acaecidos.

Repentinamente, algo llamó su atención. ¡Era el famoso asiento banana del que tanto le había hablado su mujer! Corrió como alma que lleva el diablo a avisar a Lisa, que no daba crédito a lo que veían sus ojos. “Es como encontrar a un viejo amigo perdido hace mucho tiempo”, dice la propietaria de la bici, que suponemos ya no la reclamará.

¿Habéis visto cómo he convertido un hecho anecdótico e insulso, como que una señora estadounidense encuentre su primera bicicleta, en un relato trepidante en el que todos nos moríamos de ganas de leer el siguiente párrafo para saber como terminaba? No, yo tampoco lo he visto. Al menos me he permitido el lujo de escribir palabras como “autóctona”, “trepidante”, “amasijo” y “acaecidos”, que siempre quise ponerlas en un post pero nunca encontraba el momento.

Todo esto que os he contado es lo que pasa en el siguiente vídeo (que está en inglés)

PD: El otro día, mi compañero @juancmarti me dijo que no podría presentar nunca unos informativos, porque cada vez que hablara la prima de riesgo la gente se partiría de risa de mí. Otra puerta que se me cierra.

La genialidad de Will Smith nos vuelve a sorprender en ‘El Hormiguero’

Tenía muchas ganas de ver la nueva visita de Will Smith a El Hormiguero para presentar Men In Black 3. Primero porque empieza a ser un clásico: cada vez que viene a presentar algo a España se deja caer por el programa de Pablo Motos. Segundo porque es imposible no partirse de risa con este actor. Y tercero porque estaba convencido de que iba a demostrar que si le tratas bien, obtienes réditos… algo que deberían enseñarle al ¿periodista? maleducado que intentó besarle en la boca el otro día.

Evidentemente, la visita no fue tan genial como la primera vez, eso es imposible. Aquella vez nos sorprendió a todos cantando Torito Bravo. Tampoco fue tan espectacular como su segunda aparición, cuando nos hizo llorar de risa y levantó la entrevista a su hijo y a Jackie Chan. Aún así fue divertido, porque con este hombre parece imposible imaginar un escenario aburrido.

“Necesito practicar más, pero quiero hablar solo en español“, decía al principio del programa. Lógicamente no lo consiguió, pero el simple hecho de esforzarse para que le entiendan sin necesidad de traductor ya tiene mérito. Aunque claro, a mí me tiene ganado desde hace años y no soy el tipo más objetivo para juzgarlo.

Es un tipo especial, Will Smith. Cuanto más lo ves, más te das cuenta. Le preguntan que qué hizo los últimos cuatro años, en los que no rodó nada, y responde “estuve siendo padre y marido”. Le preguntan que qué cambiaría de su pasado y dice que estar ahí sentado, en ese momento, es el mejor momento de su vida. Le piden que se pelee con una pelota de goma y lo hace, poniendo (además) caras divertidas. Parece un tipo muy honesto y tiene un sentido del espectáculo envidiable.

Por eso, porque es consciente de que vive de su imagen, no pierde la sonrisa en un solo momento. Sugiere que Pablo Motos sea un alien en Men In Black 4, se enfrenta al presentador en un rap en directo (pídele a Shakira que te cante algo sin que lo haya preparado, verás qué sorpresa te llevas) y si tiene que levitar con El hombre de negro, levita, siempre y cuando Pablo Motos lo haya hecho antes, claro. “El que inventa experimenta”, que dirían en el cole.

El Hormiguero al que acude Will Smith suele ser divertido porque el programa lo es de por sí, pero además lo montan todo a lo grande. Son conscientes de que es el día estrella y cuanto más espectacular sea, mejor. Así se entiende que “Will Smith” y “Pablo Motos” llegaran a ser Trending Topic en Twitter, teniendo enganchados a un montón de fieles, entre los que hay también muchas caras conocidas.

Ah, por cierto… si pensáis que Will Smith no es así de genial en todas las entrevistas es porque no habéis visto su intervención en la BBC, donde rapea la canción de El príncipe de Bel-Air y cuenta cómo la elección del nombre para su personaje en la serie (Will Smith), fue acertada porque todo el mundo le terminó llamando así (y a Alfonso Ribeiro le llaman Carlton, claro).

PD: No solo me cae bien Will Smith, sino que además le tengo un gran cariño a todo el equipo que hace El Hormiguero. Sí, sé que se nota… ¿pero para qué me voy a esconder?

Llamó a la Policía asustado por los ruidos de su vecino en el baño

[Antes de nada, deja de comer. Si no puedes dejar de comer, deja de leer el post. No digáis que no os avisé…]

Si regulas bien tu reloj biológico, serás capaz de sentir la llamada de la naturaleza a primera hora de la mañana, de modo que el repartidor de periódicos no te dará en la cabeza cuando lo tire (como pasaba en aquel anuncio) y, además, el día te irá sobre ruedas porque no sentirás esas molestias estomacales que a muchos jefes de España les impiden ser agradables con los trabajadores. Bueno, a muchos jefes y a muchísimos compañeros.

Ahora bien, no hay que obsesionarse con esto. Si se puede, bien; si no, no fuerces. Porque puede que, por obcecarte con el asunto, en lugar de que suceda de forma natural, te obligas a forzar y al sentarte en el inodoro la llamada a la naturaleza la termines haciendo tú, como le ha pasado a un tipo de Canadá, cuyos alaridos en el cuarto de baño asustaron a un vecino que llamó a la Policía porque creyó que sus gritos eran porque pasaba algo grave y no solo porque estaba en pleno proceso de evacuación.

Lo contaba la Policía de Victoria (Canadá) en su blog oficial, llamado Stories Beyond The Beat: un hombre les había llamado porque su vecino, a las 5 de la mañana del pasado miércoles, llevaba un rato gritando en su cuarto de baño.

Las autoridades se trasladaron hasta el domicilio del señor, escucharon unos gemidos, tocaron insistentemente a la puerta y al final el hombre esfínter abrió desconcertado, sin saber qué estaba ocurriendo.

Los agentes le explicaron que un vecino había llamado alertado por sus gritos y le preguntaron que a qué obedecían esas voces. El hombre, ni corto ni perezoso (esta expresión seguro que hacía tiempo que no la leíais) les dijo que había sentido la llamada de la naturaleza y había ido al baño a reencontrarse consigo mismo. Vamos, que estaba haciendo caca.

Supongo que ahí la situación se volvió incómoda y los pobres agentes le pidieron que de ahí en adelante sus encuentros con su flora intestinal fueran algo más silenciosos, en la medida de lo posible. Después se fueron y no sabemos si el pobre hombre terminó lo que estaba haciendo o no.

PD: Si alguna vez queréis dar berridos mientras hacéis este tipo de esfuerzos, siempre podréis ir a un baño de 60.000 euros ubicado en una isla deshabitada

Intenta engañar a la Policía para librarse de la multa, pero al final le cazan

[Hoy hay varias formas de ver el post. Si tienes un nivel medio de inglés, salta el texto y mira solo el vídeo. Si no, puedes leer solo el texto. También puedes leer y luego ver el vídeo, o al revés. Y si nada de esto te convence puedes ir a los comentarios e insultarme o, mejor aún, cerrar la ventana y seguir navegando por 20 minutos]

“Tú hazte el loco, que seguro que cuela” es una de las frases que más daño han hecho a lo largo de la historia. El de hoy es solo un ejemplo más que viene a corroborar una teoría: tu plan A será siempre una basura si no tienes un buen plan B. Os cuento…

Una pareja de muchachos rusos viajaba en un coche por Ucrania y excedió el límite de velocidad. La Policía les pide que se paren y ellos deciden ejecutar su plan A: “Vamos a fingir que somos extranjeros y que el coche es alquilado. Seguro que no nos entienden y al final, en lugar de ponernos una multa, nos dejan en paz”.

De modo que llega el primer agente y les pide, en ruso, la documentación. Ellos, con un acento que tira para atrás, le preguntan que si no habla inglés, que son extranjeros y el coche es alquilado. “Do you speak English?” le dicen constantemente. Pero el policía no sabe ni inglés, ni japonés, ni catalán. Al final, medio apurado, el pobre hombre les dice: “Stop, one moment” (bueno, igual les ha dicho “Stop, один момент”, pero a mí me ha sonado “one moment”) y se va. ¿Victoria?

Ahí es cuando se produce el gran error. El protagonista de la secuencia, cuyo nombre ignoramos pero a quien llamaremos Dimitri, canta victoria antes de tiempo. Se viene arriba, sonríe, le falta sacar el champán y encender los aspersores para que la fiesta sea completa. Todo es jolgorio y alegría hasta que…

Efectivamente, hasta que llega un segundo agente y queda en evidencia que el plan B de Dimitri era una basura infame. Intenta seguir con la idea original y le dice que si habla inglés, a lo que el policía responde que sí, que por supuesto que lo habla. Entonces Dimitri le pregunta que por qué le han parado y el supermadero le explica, pacientemente, que ha excedido el límite de velocidad. El copiloto, amigo de Dimitri, pregunta que cuánto y, cuando este amable señor se lo dice, Dimitri dice que es un coche de alquiler y que son extranjeros… a lo que el supermadero responde, con toda la razón del mundo: “Eso no importa”.

Entonces Dimitri tira de recursos desesperados y cuando le piden la documentación él le dice que si puede probar que han excedido el límite de velocidad. Nuestro supermadero les confirma que sí, que sí lo puede probar y que le enseñen la documentación porque han incumplido la ley. Es el momento cumbre del vídeo, cuando el amigo de Dimitri, en un acto de locura, le dice al supermadero que en su país no tienen límite de velocidad lo que causa una sonrisilla del policía, que les dice: “Vamos, chavales, ¿de dónde sois?”… Y los muchachos terminan de meter la pata hasta el fondo cuando dicen…

“¡SUIZA!”.  No hombre no, Dimitri. Vamos… ¿Suiza? Haberte inventado un país en plan: “Somos de Itafe, una pequeña isla del Índico” o “Que no te engañe nuestro aspecto, somos del corazón de África, de un lugar donde aún no hay carreteras asfaltadas y no vive nadie”. Si vas a crear, hazlo a lo grande, porque de lo contrario te pasa lo que te pasó, Dimitri. Y lo que pasó fue que llegó el supermadero y les dijo: “En Suiza sí hay límite de velocidad, es de 50 km/h” (entendemos que para una carretera similar). Entonces les pide de nuevo la documentación y, a falta de más excusas…

A falta de más excusas le entrega su documentación, se resigna y el policía esboza una sonrisilla cuando comprueba que Dimitri y su colega tienen de suizos lo que yo de napolitana: absolutamente nada. Ahí llega el clímax del vídeo, cuando el supermadero descubre que son rusos y dice… “Ooohhh, Russian Federation. Welcome to Ukraine”. Absolutamente espectacular, ya sea real o una simple broma, me sirve para lo que quería, que era constatar los riesgos que conlleva el “hacerse el loco” y que sepáis que es importante tener siempre un BUEN plan B en la recámara. Y ahora sí que sí… el vídeo:

PD: Más de 290.000 personas han visto este vídeo. Ahí lo dejo.

Lo más raro que ha pasado durante la semana (14-20 mayo)

Vamos que nos vamos, antes de que se haga más tarde. Estas semanas sin fútbol se me hacen especialmente largas, por más que haya un Drogba que nos alegre el día, un Lorenzo que nos compense las caídas, una fase de ascenso que echarnos a la boca o un playoff de baloncesto que nos arregle lo que la lluvia aplaza en Roma, porque no todo en esta vida va a ser crisis. En fin, que entre tanto deporte también han pasado muchas cosas raras que hemos pasado por alto y que tengo que contaros porque me lo pide el cuerpo. ¿Sabías que…?

1. Una táctica para desconcentrar al rival

En la NBA hay un clásico que podríamos llamar: “Historias para despistar a quien lanza un tiro libre”. La estrella de la sección sería el gran Jack Blankenship, que se imprimió a tamaño gigante su cara con un gesto de desaprobación y la levanta cuando van a tirar. Jack es un clásico que se ha paseado por platós y ha sido portada en muchas webs, de modo que quizás lo conozcáis.

Ahora bien, confío, espero y deseo que no sepáis aún quién es el fan de Philadelphia 76ers que ha saltado a la fama de un día para otro después de intentar distraer a Kevin Garnett, de los Celtics, con el baile hipnotizador de su barriga. Suponemos que, o bien Kevin no lo vio, o está acostumbrado a estas historias. A mí me pasa algo tan perturbador y pido el cambio ipsofacto.

2. Huye un preso aprovechando que regaba las plantas

Una de mis debilidades son los presos fugados, ya lo sabéis. Pues bien, el argentino Luis Campos, de 23 años, ha entrado en el olimpo de las fugas ridículas después de escaparse aprovechando que le habían autorizado a regar las plantas.

De cómo un preso condenado por homicidio a 10 años de cárcel logró un permiso para regar las plantas podríamos escribir mucho, pero vamos a dejarlo en que parece que las autoridades policiales y judiciales consideraron que era un tipo muy apto para las labores de jardinería, dado su buen comportamiento.

3.  Una escolta de lujo

Para que veáis que no tengo nada contra el cuerpo policial, sino que me limito a contar las cosas graciosas que me llegan, os voy a enseñar un vídeo muy tierno en el que los policías, en lugar de allanar las fugas de jardineros homicidas con buen comportamiento, optan por escoltar a una familia de patos que van a cruzar la calle.

Los pobres (bueno, pobres es un decir, no he revisado sus cuentas bancarias e ignoro si tuvieron un funesto final, digo pobres porque me parece que queda bonito, en tono tierno, así a media voz…), los pobres patos, decía, iban a cruzar de forma inconsciente una carretera en Texas cuando llegaron los agentes y…

4. Un policía con doble vida

Sí, amigos, la Policía de todo el mundo ha dado mucho que hablar esta semana. Tenemos a un preso fugado, a una familia de patos escoltada… y a un agente de policía de Phoenix llamado Michael Zeller que conseguía unos ingresos extra con su doble vida como actor de cine para adultos (y no, cuando digo cine para adultos no me refiero a películas raras como las de Medem, sino a cine X).

Este hombre protagonizó dos películas porno y tenía una web de besos y caricias (por decirlo finamente) con su esposa, algo que no ha gustado mucho a sus superiores, quienes agradecen que dejara el empleo en diciembre, antes de ser descubierto, porque de lo contrario habría sido despedido. “No es ilegal, pero estas actividades minan la confianza que intentamos generar”, dicen desde su departamento.

PD: Hasta el próximo post, amiguitos. ¡Y no olviden supervitaminarse y mineralizarse!