¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Entradas etiquetadas como ‘gil de biedma’

El blog de poesía será colectivo

El blog de poesía del que venimos hablando desde hace unos días va a nacer en breve. Será finalmente un blog colectivo. Escribí a todos los blogueros de 20minutos.es y varios de ellos se han brindado a colaborar en la nueva bitácora, lo que nos dará una gran variedad de registros y de sensibilidades a la hora de seleccionar los poemas. Publicaremos un poema al día, como proponía el impulsor de la idea, Manuel Saco. Y también recogeremos algunos de los que queráis sugerirnos los lectores.

Mientras ese blog llega, hoy os traigo un poema insólito en el que el poeta escribe con humor, ironía y desesperanza contra sí mismo. Es de Jaime Gil de Biedma y se titula Contra Jaime Gil de Biedma. Dice así:

Contra Jaime Gil de Biedma

De qué sirve, quisiera yo saber, cambiar de piso,

dejar atrás un sótano más negro

que mi reputación —y ya es decir—,

poner visillos blancos

y tomar criada,

renunciar a la vida de bohemio,

si vienes luego tú, pelmazo,

embarazoso huésped, memo vestido con mis trajes,

zángano de colmena, inútil, cacaseno,

con tus manos lavadas,

a comer en mi plato y a ensuciar la casa?

Te acompañan las barras de los bares

últimos de la noche, los chulos, las floristas,

las calles muertas de la madrugada

y los ascensores de luz amarilla

cuando llegas, borracho,

y te paras a verte en el espejo

la cara destruida,

con ojos todavía violentos

que no quieres cerrar. Y si te increpo,

te ríes, me recuerdas el pasado

y dices que envejezco.

Podría recordarte que ya no tienes gracia.

Que tu estilo casual y que tu desenfado

resultan truculentos

cuando se tienen más de treinta años,

y que tu encantadora

sonrisa de muchacho soñoliento

—seguro de gustar— es un resto penoso,

un intento patético.

Mientras que tú me miras con tus ojos

de verdadero huérfano, y me lloras

y me prometes ya no hacerlo.

Si no fueses tan puta!

Y si yo supiese, hace ya tiempo,

que tú eres fuerte cuando yo soy débil

y que eres débil cuando me enfurezco…

De tus regresos guardo una impresión confusa

de pánico, de pena y descontento,

y la desesperanza

y la impaciencia y el resentimiento

de volver a sufrir, otra vez más,

la humillación imperdonable

de la excesiva intimidad.

A duras penas te llevaré a la cama,

como quien va al infierno

para dormir contigo.

Muriendo a cada paso de impotencia,

tropezando con muebles

a tientas, cruzaremos el piso

torpemente abrazados, vacilando

de alcohol y de sollozos reprimidos.

Oh innoble servidumbre de amar seres humanos,

y la más innoble

que es amarse a sí mismo!”.

Encontré el poema en el mismo cd donde estaba el de Gabriel Celaya que tanto os gustó. He buscado en la Red y también he encontrado el de Gil de Biedma recitado por él mismo. Está aquí.