¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Entradas etiquetadas como ‘corridas toros’

El fin de las corridas de toros

El Parlament catalán va a debatir mañana sobre las corridas de toros. Le obliga una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que han avalado 180.000 firmas pese a que sólo necesitaban 50.000 para que se tuviera en cuenta. Como explica hoy en El País Leonardo Anselmi, el promotor de esta ILP, mañana no se vota la continuidad o no de las corridas en Cataluña sino si el tema ha de ser debatido o no por el Parlament. Pese a que los protaurinos son una clara minoría tanto en la sociedad catalana como en la española (una encuesta de Gallup de 2006 decía que el 27% de los españoles se mostraban interesados en las corridas de toros, mientras que un 72,3% no mostraba ningún interés) lo cierto es que disponen de muchos y potentes altavoces, y han activado todos para combatir y desacreditar la ILP. No quieren que se comience hablando de la tauromaquia en una institución parlamentaria autonómica y se acabe hablando y votando la prohibición de las corridas en otros parlamentos autonómicos o en el propio Congreso de los Diputados. Temen, en fin, ver en el horizonte la abolición de las corridas.

Una de las líneas de ataque de los taurinos contra la ILP ha sido tildarla como una acción más del nacionalismo catalán contra España. “Van contra la Fiesta Nacional -dicen, y le ponen mayúsculas- por lo que t¡ene de nacional, de española”. Pues no: en toda España, en todos los ámbitos ideológicos y sociales, señores protaurinos, hay cada vez más gente que rechaza las corridas de toros, y evidentemente no es por lo que tenga o no tenga de fiesta o de nacional (española) sino por lo que tiene de tortura y de maltrato a los animales.

Aquí, como sabéis los que frecuentáis este blog, lo debatimos mucho hace casi cuatro años y decidí que 20 minutos y 20minutos.es no promocionarían ni apoyarían las corridas de toros, ni admitiríamos publicidad de esa actividad.