¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

La invención de Castilla

En agosto de 2008, pasé unos días de vacaciones en Creta y me llevé, entre otros libros, la Historia de los griegos, de Indro Montanelli, que ya había leído muchos años atrás, cuando estudiaba periodismo. Fue un redescubrimiento emocionante. Por la mañana visitaba Knossos, y por la tarde leía en la playa el capítulo sobre la civilización minoica escrito por Montanelli.

A mi vuelta a Madrid, releí otro Montanelli, la Historia de Roma, y le propuse a mi hijo Ignacio, burgalés y periodista como yo, que hiciéramos juntos con la historia de Castilla algo parecido a lo que había hecho el gran periodista italiano con su historia y con la griega: contar el pasado remoto para el gran público, sin aire profesoral, con afán divulgador, con anécdotas, de modo a ser posible nada plúmbeo y con técnicas más periodísticas que de historiador. Contar la Castilla medieval como un conjunto de grandes reportajes, y aplicando aquel consejo que al propio Montanelli le dio el director de un diario de Estados Unidos en el que se inició el joven Indro en el oficio: “Hacer que cada artículo pueda ser leído y entendido por cualquiera, incluso por un lechero de Ohio”.

El proyecto nos motivaba a ambos, era la primera vez que íbamos a trabajar juntos, pero requería un gran esfuerzo. Había que documentarse mucho, leerse o releerse muchos textos antes de ponerse a escribir una sola línea, visitar algunos lugares relevantes de la historia castellana, buscarle un tono al relato… y ambos disponíamos de tan poco tiempo que la idea languidecía y llevaba camino de convertirse sólo en un tema de conversación recurrente en nuestras reuniones familiares. Pero un día, inopinadamente, nos llamó un editor a quien no conocíamos proponiéndonos que hiciéramos para él ese libro sobre Castilla que había oído que estábamos maquinando. El editor era Manuel Fernández-Cuesta, de Península. Seguíamos ambos con mucho trabajo, pero no supimos negarnos.

Nos ha costado mucho más tiempo y esfuerzo del que preveíamos, hemos incumplido algunos plazos de entrega con Manuel… pero finalmente hemos escrito el libro y Manuel lo ha editado. Se titula La nación inventada. Una historia diferente de Castilla, y el próximo jueves, 30 de septiembre, estará ya en las librerías.

Aunque inspirado en origen en la Historia de Roma y la Historia de los griegos, nuestro libro es bastante diferente, bastante alejado de la fórmula ‘a lo Montanelli’ que barajamos al principio. Nos ha salido un mixto, un texto de divulgación en forma de gran reportaje que además es un ensayo, una tesis. Quizás la suma del Escolar más reportero que soy yo y el Escolar más columnista que es Ignacio. Pero no hay capítulos de un autor y capítulos de otro, ambos hemos intervenido en todos, a cuatro manos.

La tesis básica no es nuestra, es la de varios historiadores recientes que han demostrado que muchos de los mitos fundacionales castellanos (el origen y el momento de la independencia de Castilla, los jueces Laín Calvo y Nuño Rasura, Fernán González, el Cid…) son falsos o fueron manipulados o recreados. Se los inventaron, por razones políticas y económicas muy concretas, una serie de cronistas y de poetas de finales del siglo XII y de la primera mitad del siglo XIII.

Os reproduzco aquí un extracto del libro, del capítulo titulado Los creadores de los mitos.

Los años le dieron mucho de sí a Alfonso X. Los sesenta y dos y medio de vida y los casi treinta y dos de reinado. Hizo de todo, le pasó de todo. Tomó, como sobre él dijo el Papa InocencioIV, «el signo de la cruz contra los sarracenos» y continuó las campañas de conquista militar de Al-Andalus. Afrontó una rebelión mudéjar y otra de sus propios nobles, y un descomunal lío sucesorio entre uno de sus hijos y algunos de sus nietos. Ordenó ajusticiar a su hermano Fadrique y quitó a su hermano Enrique los donadíos que le había dejado el padre de ambos, Fernando III. Repobló no sólo zonas del sur peninsular, sino también gallegas, asturianas y vascas. Intentó, sin éxito, ser emperador. Limitó mucho la autonomía de las ciudades. Legisló sobre las más variadas materias: la Mesta, los precios y los salarios, los pesos y las medidas… Creó nuevos impuestos, lanzó monedas nuevas, saneó la hacienda real. Autorizó la creación de nuevas ferias en veinticinco villas y ciudades. Celebró Cortes con gran frecuencia. Impulsó el uso del castellano, creó poesía en gallego. Fue un mecenas cultural, pero también un autor: escribió sobre las más variadas materias, desde el derecho y la historia hasta la astronomía, desde la medicina hasta el ajedrez o los dados…

Fue «un precedente de la modernidad», el rey que forja la España moderna, dice sobre Alfonso X el historiador Julio Valdeón. Y el que contribuye a la forja de la leyenda de Castilla, podría perfectamente añadirse: fue el último responsable de que toda una serie de invenciones y tergiversaciones sobre los orígenes de Castilla y sus mitos fundacionales entraran como hechos ciertos y contrastados en los libros de historia, en algunos casos hasta hoy mismo.

Desde finales del siglo XII y hasta mediados del siglo XIII, como hemos ido viendo a lo largo de este libro, un puñado de historiadores y de poetas se inventan una patria, una nación, que en realidad nunca había sido exactamente así. Crean una serie de mitos sobre los orígenes de Castilla y rodean de tintes legendarios falsos a algunos personajes reales del pasado. Se inventan las figuras de los jueces de Castilla. Presentan al pueblo castellano originario con un grado mayor de singularidad del que probablemente tuvo. Falsean la antigüedad de la independencia castellana, hasta el punto de que, de hacer caso a alguno de ellos, Castilla existiría como entidad política casi al mismo tiempo que la Asturias de don Pelayo. Nos cuentan la guerra que en los siglos X y XI se libraba contra los musulmanes como si fuera únicamente una guerra de religión, una cruzada, pese aque realmente no fue así hasta finales del siglo XII. A Fernán González, un dirigente político y militar que durante varios siglos después de muerto no fue considerado estelar, lo convierten los panegiristas castellanos en el padre de aquella patria soñada, en el líder carismático que sublima el afán de identidad y de libertad de todo un pueblo, y además lo hacen nieto de Nuño Rasura, uno de los inventados jueces de Castilla. Adjudican a Fernán González la creación del gran condado de Castilla, cuando verdaderamente se creó por iniciativa del rey leonés Ramiro II. Cuentan incluso que Fernán González venció en el campo de batalla al temible Almanzor, el principal caudillo militar del islam peninsular en toda la Edad Media, pese a que cuando Almanzor realizó su primera incursión de guerra en tierras castellanas el conde Fernán González llevaba ya nueve años muerto. Y, en fin, convierten al Cid, que en realidad fue un señor de la guerra lleno de claroscuros, en el ejemplo de la nobleza caballeresca, del vasallo leal, del hombre honrado, del buen cristiano, casi un santo. En la sublimación de todas las virtudes castellanas, en el héroe nacional por antonomasia, casi en un dios. En alguien capaz de pedir explicaciones al rey Alfonso sobre la muerte violenta del anterior rey, Sancho, y capaz también de ganar batallas después de muerto. Y en descendiente, por si todo fuera poco, del otro juez mítico, Laín Calvo.

Los creadores de esa Castilla mítica no fueron muchos, aunque de la mayoría de ellos se desconocen sus nombres. El edificio mítico castellano probablemente comenzaron a levantarlo los juglares del siglo XII y lo remataron los anónimos autores de los romances del XIV y el XV. Es muy posible que los primeros bebieran de los anónimos autores de los cantares de gesta, y especialmente del Cantar de Mío Cid. Pero tanto éstos como los posteriores pusieron ya en el edificio muchas piedras de su cosecha, muchos adornos de su invención: los autores, de nombre desconocido, de la Historia Roderici, del Liber Regum, de Linage de Rodrigo o de las Crónicas Navarras; el monje que escribe la Crónica Najerense; los obispos Lucas deTuy con su Chronicon Mundi y, sobre todo, Jiménez de Rada con su De Rebus Hispaniae; Gonzalo de Berceo y sus hagiografías en verso de distintos santos castellanos; el monje que trazó el Poema de Fernán González y el que hizo la Leyenda de Cardeña…

¿Por qué lo hicieron? ¿Por qué en muy pocos años, desde finales del siglo XII y hasta la mitad del XIII, un grupo disperso de autores reescribe la historia de Castilla? En resumen, por dos motivos muy simples: la política y el dinero. Las razones económicas son las que de modo prioritario mueven a quienes escriben en un monasterio. Berceo y el monje de San Pedro de Arlanza que crea el Poema de Fernán González, y el de San Pedro de Cardeña que pergeña la Leyenda de Cardeña para vincular su cenobio a la historia del Cid, tienen algo en común: hacen propaganda de sus respectivos monasterios, que han entrado en decadencia y necesitan nuevos estímulos que atraigan peregrinos y generen dinero. Pero a otro monje, el de la Crónica Najerense, probablemente no lo lleva a las invenciones el mismo motivo económico, sino otro político.

Navarra había desaparecido como reino independiente en 1076, tras el asesinato en el precipicio de Peñalén del rey Sancho Garcés IV. Una parte de la zona occidental se la quedó Alfonso VI de Castilla, y la mayoría del territorio y el propio trono fueron para el rey de Aragón, Sancho Ramírez. Unos años después, en 1134, tras la muerte sin descendencia de Alfonso I el Batallador, Navarra vuelve a ser independiente con un monarca de una nueva dinastía, García Ramírez el Restaurador. Pues bien: este rey era nieto del Cid, su madre era Cristina, una de las dos hijas de Rodrigo Díaz de Vivar. Quizás es ésta la razón por la que unos cuantos escritores navarros y riojanos (los de Crónica Najerense, Linage de Rodrigo, Crónicas Navarras y Liber Regum e incluso la Historia Roderici, que probablemente se escribió en Nájera) son los primeros que hablan de los primitivos jueces de Castilla y de que uno de ellos, Laín Calvo, era antepasado del Cid, y el otro, Nuño Rasura, era abuelo de Fernán González. Los navarros estaban dándole pedigrí y pasado histórico a su nueva dinastía, la del Restaurador, y trataban de exhibir un pasado glorioso lo más antiguo posible. Si la sangre del rey García Ramírez proviene, por vía del Cid, del juez castellano Laín Calvo, Navarra tiene tanta legitimidad histórica como Castilla, que desciende del otro juez, y mucha más que Aragón, que en aquellos tiempos remotos de los jueces castellanos ni siquiera existía. De ese modo, Navarra busca su propia supervivencia política: inventa argumentos para reforzar su independencia y su legitimidad frente a sus dos grandes vecinos peninsulares. Adorna el pasado castellano para, de ese modo, reivindicar su propio presente y asegurar su futuro.

En Castilla, las cosas son muy diferentes. A los creadores castellanos de los mitos les van a venir muy bien los avances en la invención que han promovido los navarros, pero los fines aquí son otros. En el siglo XIII, con la victoria en Las Navas de Tolosa de Alfonso VIII y las conquistas en el sur de Fernando III, Castilla era ya la potencia hegemónica peninsular, incluso una de las potencias europeas, pero su pasado no estaba a la altura de su presente. Los primeros héroes de la luego llamada reconquista eran asturianos, no castellanos. Asturias existía desde tres siglos antes que Castilla. León también había entrado en la historia más de un siglo antes. Hasta el reino original de Pamplona-Navarra podía presumir de un pasado más antiguo. “La consigna es clara: a Castilla, potencia hegemónica peninsular incuestionable, ha de corresponderle también un pasado no menos glorioso”, escribe el historiador F. Javier Peña Pérez, uno de los que más ha estudiado la creación y divulgación de los mitos fundacionales castellanos.

Peña Pérez habla de “la consigna” porque apunta que hubo un plan, que nada fue casual. Que a Fernando III no le habría gustado el Chronicon mundi, la historia escrita en 1236 por el leonés Lucas de Tuy por encargo de Berenguela, la madre del rey; un libro en el que se toma de los autores navarros y riojanos lo de los jueces de Castilla, pero se cuenta como una rebelión tiránica contra un poder legítimo, el de León. Y que, para darle réplica al de Tuy, al Tudense, el rey Fernando decide encargar otra historia donde las cosas se relaten como él las ve y las ha vivido. “Fernando III se pone manos a la obra con esa intención y comienza el proyecto repasando la lista de candidatos a la autoría de la nueva historia de España que él tenía perfectamente diseñada en su mente -escribe Peña Pérez-. “Repara en Rodrigo Jiménez de Rada, flamante arzobispo de Toledo, titulado en Bolonia y en París. Es un hábil diplomático y hombre de consenso, bien relacionado con la Santa Sede y asiduo acompañante de los monarcas castellanos en las campañas militares desde la batalla de Las Navas. Su perfil personal parece adecuado para plasmar en el pergamino las difusas impresiones del monarca”.

Así habría nacido en 1243, como un encargo del rey Fernando III, el De Rebus Hispaniae de Jiménez de Rada. La obra da la vuelta a la versión de los jueces de Lucas de Tuy: la tiranía era la que ejercía León, ante la que los castellanos responden de forma prudente con sus dos jueces. Y va más allá el obispo toledano: además incluye muchos de los otros mitos fundacionales castellanos que se habían ido generando de modo disperso en las décadas anteriores. El último paso lo da el hijo de Fernando III, el rey Alfonso X, al incluir esos materiales averiados, recopilados por Jiménez de Rada, en su Primera Crónica General, también conocida como Estoria de España, de la que se han nutrido docenas de generaciones de historiadores hasta casi hoy mismo. (…)

Espero que os interese el libro, incluso que os guste. En unos días podremos hablar aquí sobre él.

148 comentarios

  1. Dice ser Alfredo Ferreiro

    Sin duda alguna compraré el libro para leerlo enseguida. Fantástica la óptica de cuestionarse tantas afirmaciones labradas en piedra por un nacionalismo español multisecular que ahoga la verdadera riqueza de la Iberia.
    Felicidades por el trabajo y por la intención de mostrar la verdad, aunque os advierto de que en algunos detalles la invención histórica provablemente llega áun más lejos.

    27 septiembre 2010 | 00:26

  2. Dice ser al que dice que está haciendo una tesis de las de verdad

    “Soy licenciado en Historia y estoy haciendouna Tesis Doctoral de las de verdad”.

    A ver, licenciado de tesis de verdad de las de verdad: primero, LEER, después, OPINAR.
    ¿Ya te has leído el libro?…, ¿de verdad de las de verdad?

    ¡Cuánto opinólogo suelto! De los de verdad.

    27 septiembre 2010 | 00:36

  3. Dice ser VIVA VALDEON

    No me puedo creer que este hombre hable como lo hace de Don Julio Valdeon. Un respeto, por favor.

    Su literatura en la vida podrá asemejarse ni de lejos a la HISTORIA que Don Julio nos supo reunir y explicar.

    Haga el favor de seguir dedicándose a la política y a sus cosas pero no manche el nombre de un hombre de bien. Aprenda de lo que es (era) un CASTELLANO. A usted y a su vástago no sé donde ponerlos …

    Como dijo un español: “Poderoso caballero es Don Dinero”.

    27 septiembre 2010 | 00:41

  4. Dice ser Peritemis

    Los de verdad no damos titulares, ni damos una sentencia concluyente con una frase, ni cortamos un pedazo de texto para defender toda una teoría, ni citamos únicamente a dos escritores. Es que por decir este autor, no dice ni la metodolgía, ni la perspectiva, ni la tendencia historiográfica en la que se enmarca…ni las fuentes (que no es lo mismo que libros)!.
    Claro que se puede leer, por desgracia más vale esto que nada. Pero tiene la misma veracidad que una película de ciencia-ficción.
    Por ejemplo, para gente interesada en Historia de España que se cuente de manera amena y realizada por un historiador profesional para todo el público, los libros de García de Cortazar. Con muchas críticas, pero con una base científica.
    Si este periodista se dedicase a operar, a ver quién es el primero en apuntarse. Tiene la misma preparación.

    27 septiembre 2010 | 00:52

  5. Dice ser Cerac

    Si partimos de la base que la historia la escriben los ganadores en guerras y batallas…. es fácil deducir que se engrandecen, abrillantan y embellecen los hechos, ya que ganan siempre “los buenos”.

    A “los malos”, es decir a los perdedores, se les encarcela, se les persigue, hasta extinguirlos, por lo que no tienen oportunidad de contar su versión.

    Así no sería nada extraño encontrar “otra historia” que quizás fue la más probable…

    27 septiembre 2010 | 01:12

  6. Dice ser digo yo

    Fuera de los Picos de Europa, na de na
    Fuera de los Picos, todo es morisma. Si es que no se puede bajar de las montañas a la meseta que ya sabemos lo que hay desde hace más de mil años.
    26 Septiembre 2010 | 15:22

    tu,¿te has mirado al espejo?,ja,ja,porque esta mas al norte se cree celta,ja,ja,espabilado,hay mas rubios en andalucia que en el norte,date una vuelta por alli ,anda,fijate en los niños,porque sino para consolarte diras que son de bote,ja,ja.

    27 septiembre 2010 | 01:20

  7. Dice ser digo yo

    al que dice que está haciendo una tesis de las de verdad
    “Soy licenciado en Historia y estoy haciendouna Tesis Doctoral de las de verdad”.
    A ver, licenciado de tesis de verdad de las de verdad: primero, LEER, después, OPINAR.
    ¿Ya te has leído el libro?…, ¿de verdad de las de verdad?
    ¡Cuánto opinólogo suelto! De los de verdad.
    27 Septiembre 2010 | 00:36

    digo yo
    pero a ver,¿hace falta leer el libro para saber que se trata de sacar el dinero a los tontos como tú?,son periodistas y tratandose de ellos ,como si fuesen politicos,son engañabobos y sacadineros.

    si te interesa la historia de verdad,lee a historiadores ,pero claro,es mejor a estos progres,sobre todo si dicen lo que tu quieres oir.

    27 septiembre 2010 | 01:27

  8. Dice ser ex-socialista

    estoy empezando a comprender a aquel que dijo,que cierto personaje con la pluma habia hecho mas daño,que otros con una pistola.

    27 septiembre 2010 | 01:29

  9. Dice ser es lo que hay

    Cerac
    Si partimos de la base que la historia la escriben los ganadores en guerras y batallas…. es fácil deducir que se engrandecen, abrillantan y embellecen los hechos, ya que ganan siempre “los buenos”.
    A “los malos”, es decir a los perdedores, se les encarcela, se les persigue, hasta extinguirlos, por lo que no tienen oportunidad de contar su versión.
    Así no sería nada extraño encontrar “otra historia” que quizás fue la más probable…
    27 Septiembre 2010 | 01:12

    ahora revisamos la historia y ponemos lo que favorezca a los buenos,es decir,mentira la una y mentira la otra historia,al menos los que ganaron tuvieron mas huevos y no se puede negar que en la naturaleza gana el mas fuerte,esa es la unica verdad.
    por mucho que querais cambiar la historia a vuestro favor,esa es una realidad que no se puede borrar.

    27 septiembre 2010 | 01:38

  10. Dice ser El pupas

    KOKE gustosamente te dire a que se refiere esa frase. en 712 o 722 segun autores pelayo y un bastion de refugiados astures e hispanovisigodos convatieron en covadonga contra tropas musulmanas a las cuales frenaron en lo que hoy en dia es Cangas de Onis. De esta forma los musulmanes nunca pasaron mas al norte y por eso se dice que Asturias es la unica tierra no conquistada. Despues de eso los monarcas castellanos y los leoneses siguieron con esfuerzo lo iniciado en cangas es decir la reconquista de la parte occidental de la peninsula iberica. Un saludo espero haber sido de ayuda.

    27 septiembre 2010 | 01:43

  11. Dice ser VALDEON GRANDE

    Julio Valdeon no solo era uno de los mejores medievalistas castellanos de la historia sino que era una buena persona y un gran profesor que prefirio impartir clases en una de las 10 universidades mas antiguas de europa ( valladolid ) a irse a eeuu por dinero. Demuestra asi que tenia valores y no como ustedes 2 que no sabeis de historia mas que lo leido en unos meses para hacer un libro. Tal vez una persona que se dedico por mas de 60 años a la historia de ese periodo concreto sepa mas que ustedes, se me ocurre a mi.

    27 septiembre 2010 | 01:47

  12. Dice ser es lo que hay

    anom
    Danivk
    La polemica la crea el autor del libro.
    En el pasado no fuimos ninguna mierda, sino el imperio mas grande del mundo conocido (por encima de los romanos y Gengis kan)
    En el futuro lo seremos, pero dale las gracias a la gentuza que nos representa (de todos los colores)
    26 Septiembre 2010 | 11:43
    anónimo

    incluyendo a este hijo de puta moro danivk.

    27 septiembre 2010 | 02:18

  13. Dice ser desm0dus

    Con ZP inventandose la Historia ya tenemos bastante….

    27 septiembre 2010 | 03:07

  14. Dice ser reo

    bueno por partes, lo que dicen en este libro no es mas que su teoria . si su teoria es cierta ………lo unico que dice es que castilla se invento unos mitos…..no dice que castilla sea un invento ni le quita merito a su hegemonia como reino de la peninsula . es mas le da un plus de bravura a sus gentes y lo que lograron . Respecto a otros temas españa como cualquier pais es una union de gentes y punto tanto respeto merece un pais de 500 años como uno de 20 . o 200 . la verdad es que castilla y despues españa fueron en su momento potencias mundiales, da igual su pasado , EEUUes la actual potencia mundial y tiene 200 años mas o menos.puede que españa sea de los mas antiguos de europa 1492 , mas que francia o reino unido , pero mas que nada por que su territorio coincide con el territorio actual , el mas antiguo de europa es el vaticano.por si hay alguna duda . el otro tema gracioso es de las razas ARIOS? esa raza no existe la raza predominante en la peninsula iberica es la de origen hispano romano , osea la union de los pueblos iberos con los romanos que por cierto no eran todos latinos , pero eso es otro tema , las invasiones germanicas y arbes no trajeron muchos pobladores a la peninsula , los arabes convitieron a la poblacion autoctona al islan y las migraciones arabes y bereberes no fueron tan numerosas como para influir en toda la poblacion , si en zonas determinadas pero no en la general . de todas formas yo no se que tiene de atractivo ser rubio y de piel demasiado clara en un liugar con mucho sol ……yo lo soy y lo padezco….cualquiera que compare la poblacion de norte de africa y la de iberia notara claras diferencias , y claro que hay en españa gente de piel muy morena , pero tambien de piel muy clara , asi que a los descerebrados que hablan sin conocimiento o por tocar las narices con lo de las razas dais risa , o sois miopes llevo 25 años viviendo entre argelia marruecos y tunez y decir que españa tiene la misma poblacion que el norte de africa es de imbeciles o tocapelotas . lo que no es decir que unas sean mejor que otras , la genetica no es cultura …y ahi si que no hay dudas y el islam es un atraso cultural y social tal y como es ” entendido hoy por hoy en los paises arabes o musulmanes”

    27 septiembre 2010 | 04:25

  15. Dice ser tkl

    Leete la invencion de cataluña un sitio lleno de sectarios e independentitas nazis donde las personas normales son pisoteadas por la checa politica montada por erc y psc

    27 septiembre 2010 | 07:13

  16. Dice ser Pepito Grillo

    La Logia es lo que tiene.

    Puestos a “desenmascarar” mitos… me quedo con “El mito de la izquierda” de Gustavo Bueno.

    27 septiembre 2010 | 07:17

  17. Dice ser Tramponso KO Hamilton OK

    Lo que escriben los Escolar ya se sabía,solo que ahora vendrá una ola de recuperación de la historia sin complejos.Se sabrá que este país está lleno de desendientes moriscos,judíos,cartaginenses,fenicios,visigodos(los emnos por que no se solían mezclar),celtas,pero sobre todo morisco.Que el Cid era un mercenario lo sabían hasta los fascistas,no hay nada nuevo y si León,es la base con Asturias de lo que es hoy España.

    27 septiembre 2010 | 09:12

  18. Dice ser Bagatela

    El origen de todo pueblo se pierde en la nebulosa de mitos y leyendas. Hablemos, por ejemplo, de los fundadores de Roma, Rómulo y Remo, hijos de Rea Silvia y el dios Marte o de Manco Capaz y Mama Ocllo o…

    Las leyendas contribuyen a explicar el carácter de un pueblo, porque las figuras que aparecen en ellas, son la personificación de las pautas de comportamiento que ese pueblo considera deseables.

    27 septiembre 2010 | 09:26

  19. Dice ser currucú

    España será inventada, pero el sábado me pareció ver a Pilar Rahola en La Noria peinada con permanente. Incluso la oí referirse a “este país” y juraría que se refería a España.

    Cosas veredes amigo Sancho.
    Eso es una conversión y no la de San Pablo.
    ¿que tendrá España que todo el mundo la denosta pero ni dios la suelta?

    27 septiembre 2010 | 09:44

  20. Dice ser asisoy

    que lugar habra que,no se haya inventado, lo que no era?que facil resulta en el tiempo que;cada generacion, comulgue con los intereses de otros.que opinaran politicos y otros, de su supuesta imaginacion, de “inventar mundos”.en fin!

    27 septiembre 2010 | 09:53

  21. Dice ser Miguel Angel Ruiz Jiménez

    Todos los que habláis de la mayor o menor antigüedad de España, Portugal, lo hacéis de manera incorrecta. Lo correcto es decir que España es el estado moderno más antiguo de Europa, porque como estado, el más antiguo de todos es el que ninguno os imagináis: El Vaticano.

    27 septiembre 2010 | 10:09

  22. Dice ser Alatriste

    O sea que padre e hijo se han puesto a escribir un libro. Y para poder venderlo, se cargan mas de 8 siglos de historia contrastada por verdaderos historiadores y publican una serie de conjeturas, sin ningún tipo de pruebas. Veasé alguna argumentación científica sobre la que se basan para escribir el libro: “El edificio mítico castellano probablemente comenzaron a levantarlo los juglares del siglo XII y lo remataron los anónimos autores de los romances del XIV y el XV”. Ahí es nada.
    La cuestión es que si escriben un libro de historia “con la misma historia” de cientos de libros anteriores (posiblemente mejor escritos) pues su libro se convierte en uno mas. Sin embargo pretenden vendernos un libro con una “Historia original” totalmente alejada de la realidad para tener un abanico de compradores distinto del resto de libros de Historia.
    Señores la Historia es la que es y no se puede cambiar, el resto son novelas de ficción.

    27 septiembre 2010 | 10:11

  23. Dice ser currucú

    ¿El Vaticano?

    ¿No será China?

    Me dirás que ha habido muchos cambios de régimen en China, pero si admitimos que hay continuidad entre la España de los Reyes Católicos y la de hoy; no veo por qué no se puede admitir la misma continuidad en China. Y, en ese caso, desde luego el estado chino se remonta bastante más atrás que el Vaticano.

    27 septiembre 2010 | 10:15

  24. Dice ser Jilgueru

    Los blogs no tienen tanto texto.

    27 septiembre 2010 | 10:19

  25. Dice ser currucú

    En realidad sólo yo sé la verdadera historia de Castilla. Me la contó Carlos Jesús. Pues bien: en el año 875 llegaron de Alfa centauri miles de naves… fiuuuu, fiuuuuu, fiuuuuu…. e inventaron Castilla, coronando reina a un lagarto disfrazado de humano que se llamaba Diana I.

    27 septiembre 2010 | 10:22

  26. Dice ser Ya me suponía que el Cid no había resucitado XDDD

    Nada nuevo bajo el Sol… En el sentido que la historia de TODAS las naciones tiene una gran parte de “novelismo”… Sobretodo en el caso de naciones viejas como las europeas.

    27 septiembre 2010 | 11:05

  27. Dice ser zos

    Libro patrocinado por el nacionalismo periférico. Te has cubierto de gloria. ¿A que no tienes lo que hay que tener para decir eso de Cataluña?

    27 septiembre 2010 | 11:38

  28. Dice ser Alberto

    La historia se manipula para dar legitimidad a las ambiciones actuales.
    Hoy día lo estamos viendo con al invención por parte de Sabino Arana y sus seguidores de toda una historia y mitología supuestamente vascas, incluida la invención de nombres “autenticamente vascos” que nunca existieron antes de que Arana los idease.

    27 septiembre 2010 | 11:42

  29. Dice ser Abogado Malaga

    Pues mi más sincera enhorabuena. Por contar esa historia tan interesante y por haber podido realizar un trabajo tan completo, para nada fácil, y a la vez, estupendo mano a mano con tu hijo.

    27 septiembre 2010 | 12:13

  30. Dice ser engañabobos

    La Historia siempre ha sido contada por los que tienen el poder según sus intereses y nunca sabremos la verdad de lo que sucedió hace 1000 años ni de lo que sucedió ayer, Como ejemplo más próximo tendremos el 30-S, donde cada uno contará su historia según le convenga y los historiadores del futuro tendrá que romperse la cabeza para saber lo que de verdad ocurrió, porque estará todo tan manipulado que contarán la historia según le convenga al poder en ese momento. No hay nada más que ver la historia que se está enseñando en las escuelas del País Vasco, Cataluña, Galicia y algún sitio más; barbaridades y falsedades que nunca mejor dicho, quedarán para la historia futura según quien ostente el poder en ese momento.

    27 septiembre 2010 | 13:14

  31. Dice ser Al final España tiene 20 años de historia y Castilla se la inventó Franco.

    Aunque el sistema educacional español es de risa, explican perfectamente la realidad histórica de Castilla. Salvo por Franco que elevo al Cid a “héroe nacional”, la época que me ha tocado vivir a mí, en la democracia, se me ha explicado muy claramente que el Cid no era más que un mercenario que ponía sus armas y su posterior ejército al que más le pagara, no obstante también combatió por Castilla y hizo que se diera un nuevo impulso a la reconquista. Héroes nacionales inmaculados no hay en ninguna nación. Roger de Flor siendo extranjero, pirata, delincuente, ladrón, asesino…, es héroe catalán.

    Por otro lado, creo que todo el mundo sabe que antes de Castilla ya estaba el reino de Asturias, el de León o Navarra…, bien, perfecto. Pero Castilla se impuso hegemónicamente sobre las demás y no deja de ser una nación que se inicio a la muerte de Fernando I en 1065. Portugal se formo más tarde que Castilla, en 1131 y nadie dice, “la invención de Portugal”. De hacer un libro, hágalo de la “invención del País Vasco y su copia de la bandera británica cambiando los colores”, o que es eso de “Países Catalanes”.

    27 septiembre 2010 | 13:22

  32. Dice ser el mejor postor

    Cada día salen nuevas versiones de hechos históricos según el que la cuente de más importancia a lo que cuentan unos o lo que cuentan otros, creando versiones contradictorias. ¿En el futuro que nos contará la historia? Que el atentado de las Torres Gemelas lo hizo Al-Qaeda, que fueron los propios americanos los que se hicieron el atentado asi mismos. Pues si en el futuro el mundo está dominado por el Islam, pues ya sabemos lo que dirán los libros de Historia

    27 septiembre 2010 | 13:23

  33. Dice ser emigrante

    Me ha llamado la atención el paralelismo entre la leyenda fundacional del estado castellano y la del Israel de la Bilia. Los jueces como precusores de los reyes y con su Sansón Campeador y todo. Dicen que la Historia siempre se repite, a lo mejor sólo se copia.

    27 septiembre 2010 | 13:55

  34. Dice ser Robin

    Cucurrucucú : “¿que tendrá España que todo el mundo la denosta pero ni dios la suelta?”

    Yo invertiría la pregunta: ¿qué tendran Vasconia, Cataluña y Galicia que todos los españoles las denostan pero ni dios las suelta?

    Con respecto al libro, varias consideraciones generales:

    1.- La Historia NO es una ciencia, es un constructo social elaborado a partir de datos recogidos SELECTIVAMENTE en función de una determinada ideología, consciente o inconsciente. Tan risibles son las pretensiones de cientifismo de Menéndez Pidal o de García (de) Cortazar (dos nacionalistas españoles como la copa de un pino) como la de los Escolar (que, dicho sea en su descargo, se presentan a sí mismos como periodistas, no como científicos. Esa honestidad es mucho más de lo que nos tiene acostumbrado su gremio). Erudición no es sinónimo de verdad, pues hasta la cita más erudita puede ser manipulada presentándola descontextualizada o, siendo el autor conocedora de ella, omitiéndola deliberadamente por contradecir no la verdad, sino su ideología.
    2:- Toda tentativa de relativizar el carácter sacrosanto de algunas narrativas históricas revelando sus múltiples contradicciones es una contribución al progreso de la humanidad. Una persona que prefiera el consuelo doctrinal de una fábula histórica a la penosa incertidumbre de una historia dinámica, fluida, interpretable y permanentemente cuestionada, aún no ha superado la fase Cromagnon. Pero feliz, seguro que es más feliz que un pollino ante un saco de cebada.
    3.- Las respuestas airadas de muchos individuos aquí delatan una intransigencia preocupante. Están los que rebaten cosas que los autores no dicen (p. e., que Castilla o españa sean una invención; los autores sin por asomo sugieren semejante sanded, pero el furor de quienes les rabaten en ese punto denota su temor inconsciente de que sea cierto aquello que innecesariamente impugnan. Un asunto digno de estudio psicoanalítico.); están los que se lanzan a degüello con imprecaciones racistas; están los que se indignan por la osadía de tocarle el cabello al tótem sagrado de la mitología castellanista sobre la que se sustenta y nutre el nacionalismo español más letal y ultramontano; están los que simplemente excretan exabruptos sin más motivo que el placer de lanzarlos; están los petulantes que dicen encontrarse redactando tesis “de verdad”, como si una tesis fuera garantía de algo, salvo, esgrimida de esa forma, de la fatuidad del propio doctorando (me pregunto cuántas tesis “de verdad” fueron aprobadas “cum laude” en las universidades nazis, mussolinianas o franquistas. Aviados estábamos si lo fiáramos todo a las tesis universitarias), etc., etc.. En medio de esta marabunta de detractores tan solo media docena de personas lúcidas y sosegadas acogen con sana simpatía la llegada de este libro y tienen la prudencia de reservarse su juicio hasta completar su lectura. Para ellos, el libro es simplemente un punto de referencia más que puede servir como acicate para el contraste y a la reflexión. No son esclavos de mitos nacionalistas ni víctimas de sagrados arrebatos patrios. Son gentes normales que prefieren catar la mercancía antes de juzgarla. Oh, menguada y luminosa cofradía, mes semblables, mes frères.

    27 septiembre 2010 | 14:01

  35. Dice ser Santi Yago

    Alberto: “La historia se manipula para dar legitimidad a las ambiciones actuales.
    Hoy día lo estamos viendo con al invención por parte de Sabino Arana y sus seguidores de toda una historia y mitología supuestamente vascas, incluida la invención de nombres “autenticamente vascos” que nunca existieron antes de que Arana los idease.”

    Querido Alberto, los nacionalistas españoles tenéis con el pobre Sabino una fijación verdaderamente preocupante. Comparado con las eminencias políticas e intelectuales de la españa finisecular, las teorías de Sabino apenas son unos cuentos de hadas. Mientras que él elucubraba en su limbo teórico sobre cuestiones léxicas y sintácticas, la totalidad del stablishment político y cultural español se dedicaba a internar y masacrar a, o a exigir y justificar el internamiento y ejecución de, millares de rebeldes cubanos y filipinos en nombre de la superioridad racial española (y de los beneficios dinerarios que semejante histriónica teoría les reportaba). Comparado con esos genocidas Sabino Arana fue un auténtico boy scout (el pobre hasta padeció prisión por felicitar al presidente yanki por la independencia de Cuba).
    Por lo que respecta al asunto de los nombres, lo único que Sabino hizo fue elaborar una serie de patronímicos aplicando las leyes fonéticas del euskera al santoral tradicional cristiano europeo. No pretendió engañar a nadie, simplemente propuso un nomeclator alternativo al santoral españolizado e invitó a los vascos a que lo utilizaran. Aquellofue el típico acto de rebelión del colonizado que toma conciencia de su alienación culturasl y decide sacudirse el signo más visible de su condición subordinada. Más de un siglo después, un insigne estadounidense llamado Malcom Little tomó conciencia de su propia alienación y decidió obrar igual que Sabino, inventándose su apellido. Desde entonces se llamó a sí mismo Malcom X, cosa que nadie le reprocha, que se sepa.
    Por último, el hecho de que una gran parte del nomenclator urdido por Arana sea al día de hoy moneda de curso corriente en la población vasca indica claramente que su iniciativa no fue el exabrupto de un lunático sino que respondía a una necesidad social sentida por muchos en aquella época y desde entonces. Lo más gracioso de todo es que actualmente hasta los más rábidos ultraespañolistas que habitan en Vasconia portan en su patronímico las invenciones del maestro Arana. ¿También ellos estarán obnubilados por el espíritu del de Abando?

    27 septiembre 2010 | 14:36

  36. Dice ser buffffq

    Si la Historia fuera una ciencia exacta…

    27 septiembre 2010 | 18:38

  37. Dice ser al "digo yo", al que dice que está haciendo una tesis de las de verdad

    “Soy licenciado en Historia y estoy haciendouna Tesis Doctoral de las de verdad”.

    A ver, licenciado de tesis de verdad de las de verdad: primero, LEER, después, OPINAR.

    ¿Ya te has leído el libro?…, ¿de verdad de las de verdad?

    “digo yo”
    si te interesa la historia de verdad,lee a historiadores ,pero claro,es mejor a estos progres,sobre todo si dicen lo que tu quieres oir

    ——-
    Sí, hijo sí… Mire, vuesa merded, que se lo tengo dicho, que antes de opinar, hay que leer, y que antes de escribir, hay que saber poner las tildes. Hale, licenciado Vidriera, ¡a la escuela!

    27 septiembre 2010 | 19:57

  38. Dice ser CARBONERO

    Cuando un autor quiere acercarse a la historia de manera científica choca siempre con mitos y prejuicios de mucha gente que, desde una emotividad a flor de piel, hacen que descalifiquen o idealicen a priori lo que en esa obra se pueda exponer.

    En mi opinión, esta nueva historia promete ser interesante y, desde luego, muy amena. Lo que de cierto o incierto haya en ella se debe de afirmar o negar desde las pruebas documentales y no desde reacciones viscerales.

    Gracias, Arsenio e Ignacio, por el trabajo que habéis realizado. Lo leeremos con atención.

    27 septiembre 2010 | 21:04

  39. Dice ser Alex

    Estoy harto ya de leer falacias pancastellanistas. Lo que cuentan estos señores es totalmente cierto, y lo dice un futuro historiador. ¿ Desde cuando un apellido medieval es un apodo ? Calvo ? Rasura ? Eso son motes físicos, no apellidos. El padre de Fernan Gonzalez se llamaría Gonzalo ( fernandez posiblemente). Respecto a los que se indignan por desmontar los mitos castellanos, recordar que en León, en Galicia o Asturias no nos cuesta reconocer que Santiago no está en la Catedral de Compostela, y no por ello tenemos menos historia o se destruye. Castilla tiene su nacimiento porque a un rey le salió dividirlo entre sus hijos para que no hubiese problemas, y no hay más.

    27 septiembre 2010 | 21:11

  40. Dice ser el del otro lado

    Y digo yo, ¿lo de mirar continuamente al pasado es por no encontrar un futuro?

    28 septiembre 2010 | 07:32

  41. Dice ser Mercedes Alvarez;isabel alvarez

    Hay que repasar la historia que nos han colado muchos mitos……….

    01 octubre 2010 | 00:14

  42. Dice ser Dani

    Los andalusíes que en aquella época nos daba sopas con ondas a los ‘católicos’ tanto en cultura como en educación recogen en miles de manuscritos lo ocurrido y en ningun momentos describen a sus rivales como ‘católicos’ o ‘castellanos’ los describen como godos por algo sera, encaja perfectamente con esta teoría de invención posterior de Castilla,con esto no quiero juzgar si para bien o para mal pero como es conocido los ganadores escriben la historia

    06 octubre 2010 | 11:37

  43. Dice ser J.MORIARTY

    Creo que casi todo es cuestionable y discutible, pero el abordaje histórico político, sirve de poco si no se contextualiza sociológimanente.

    “Castilla”, los “reinos” o simples condados de la época, en realidad seguían siendo la Hispania romana pero sin romanos y con sus leyes reinterpretadas, era un vasto territorio poco poblado, desestructurado e inconexo que estaba merced al moro invasor, más avanzado social y tecnológicamente. Los únicos nexos interterritoriales son lo que había creado el imperio romano, lengua, viales, sistema de justicia.

    La estructura social, salvando las distancias era tan plural como puede ser ahora nuestra sociedad, la despoblación en términos relativos, no es muy distinta a la actual en las zonas rurales. Pero sí se creo que la base común hizo inevitable aunque paulatino el entendimiento y la formación de una sociedad distinta a la del invasor.

    No hubo un Cid campeador, hubo muchos, que por distintos motivos, económicos, sociales religiosos, políticos o simplemente personales, decidieron ser ellos dueños de su destino, y que pese a su tosco, retrógado y poco abierto pensamiento, si tenían en su esencia el germen de una nación de naciones que no quería vivir sometida al moro invasor.

    Esto último y pese a toda nuestra historia más negra, es de agradecer a la vista de cómo se vive hoy en día en los países árabes, que practicamente viven anclados socialmente en aquella época, mientras nosotros hemos evolucionado, lenta pero progresivamente.

    Por supuesto que todas las naciones y países tienen sus leyendas y mitos, nosotros no somos los únicos, ni los que más nos hemos separado de la realidad.

    Castilla no fue una invención, pues no se creó de la nada. Los españoles siempre nos perdemos en discusiones sobre los colores y nomenclaturas. La religión, la política y la economía simepre han sido excusas para nuestro beligerante carácter que viene de mucho más atrás.

    Se llamó Castilla como se podía haber llamado León, Asturias, Aragón o incluso Navarra, el contenido hubiera sido el mismo, ser más fuertes y derrotar al invasor.

    07 octubre 2010 | 10:45

  44. Dice ser Castellanos de Castilla que no habeis visto la mar......

    Porque lo mejor del mundo es España y
    España es Castilla, y ancha es Castilla…..

    07 octubre 2010 | 12:25

  45. Dice ser Castellanos de Castilla que no habeis visto la mar......

    Porque lo mejor del mundo es España y
    España es Castilla, y ancha es Castilla…….

    07 octubre 2010 | 12:29

  46. Dice ser Madrileño y castellano

    Como nos decíais en el encuentro digital os sugiero:

    ya que se habla tan abiertamente de las naciones catalana, vasca, gallega, andaluza… a ver si los medios hacéis lo porpio con la castellana. No hay nada más radical que ésto en los días que corren para la triste, desigual y fracasada España de las autonomías.

    Saludos desde la castellana Madrid.

    08 octubre 2010 | 10:49

  47. Dice ser adolfo

    Qué clase de Blog no tiene RSS?!

    10 octubre 2010 | 18:03

  48. Dice ser Xavier

    Felicidades por el libro, sumamente interesante y prometedor, que espero leer en breve. El post me ha recordado otra obra que les recomiendo vivamente, porque enlaza directamente con el contenido de esta entrada. Su autor es el periodista Miguel A. Murado, y el libro “Otra historia de Galicia”. Quizás de su lectura y del análisis histórico que han realizado ustedes podamos empezar a explicar con más rigor fenómenos como la lírica medieval gallego-portuguesa (las Cantigas de Santa María, de Afonso X, están en gallego medieval) o el motivo por el cual los reyes castellanos frecuentemente eran criados en Monforte de Lemos, por la dinastía de los Castro.
    Saludos cordiales!

    26 octubre 2010 | 01:40

Los comentarios están cerrados.