¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

La invención de Castilla

En agosto de 2008, pasé unos días de vacaciones en Creta y me llevé, entre otros libros, la Historia de los griegos, de Indro Montanelli, que ya había leído muchos años atrás, cuando estudiaba periodismo. Fue un redescubrimiento emocionante. Por la mañana visitaba Knossos, y por la tarde leía en la playa el capítulo sobre la civilización minoica escrito por Montanelli.

A mi vuelta a Madrid, releí otro Montanelli, la Historia de Roma, y le propuse a mi hijo Ignacio, burgalés y periodista como yo, que hiciéramos juntos con la historia de Castilla algo parecido a lo que había hecho el gran periodista italiano con su historia y con la griega: contar el pasado remoto para el gran público, sin aire profesoral, con afán divulgador, con anécdotas, de modo a ser posible nada plúmbeo y con técnicas más periodísticas que de historiador. Contar la Castilla medieval como un conjunto de grandes reportajes, y aplicando aquel consejo que al propio Montanelli le dio el director de un diario de Estados Unidos en el que se inició el joven Indro en el oficio: “Hacer que cada artículo pueda ser leído y entendido por cualquiera, incluso por un lechero de Ohio”.

El proyecto nos motivaba a ambos, era la primera vez que íbamos a trabajar juntos, pero requería un gran esfuerzo. Había que documentarse mucho, leerse o releerse muchos textos antes de ponerse a escribir una sola línea, visitar algunos lugares relevantes de la historia castellana, buscarle un tono al relato… y ambos disponíamos de tan poco tiempo que la idea languidecía y llevaba camino de convertirse sólo en un tema de conversación recurrente en nuestras reuniones familiares. Pero un día, inopinadamente, nos llamó un editor a quien no conocíamos proponiéndonos que hiciéramos para él ese libro sobre Castilla que había oído que estábamos maquinando. El editor era Manuel Fernández-Cuesta, de Península. Seguíamos ambos con mucho trabajo, pero no supimos negarnos.

Nos ha costado mucho más tiempo y esfuerzo del que preveíamos, hemos incumplido algunos plazos de entrega con Manuel… pero finalmente hemos escrito el libro y Manuel lo ha editado. Se titula La nación inventada. Una historia diferente de Castilla, y el próximo jueves, 30 de septiembre, estará ya en las librerías.

Aunque inspirado en origen en la Historia de Roma y la Historia de los griegos, nuestro libro es bastante diferente, bastante alejado de la fórmula ‘a lo Montanelli’ que barajamos al principio. Nos ha salido un mixto, un texto de divulgación en forma de gran reportaje que además es un ensayo, una tesis. Quizás la suma del Escolar más reportero que soy yo y el Escolar más columnista que es Ignacio. Pero no hay capítulos de un autor y capítulos de otro, ambos hemos intervenido en todos, a cuatro manos.

La tesis básica no es nuestra, es la de varios historiadores recientes que han demostrado que muchos de los mitos fundacionales castellanos (el origen y el momento de la independencia de Castilla, los jueces Laín Calvo y Nuño Rasura, Fernán González, el Cid…) son falsos o fueron manipulados o recreados. Se los inventaron, por razones políticas y económicas muy concretas, una serie de cronistas y de poetas de finales del siglo XII y de la primera mitad del siglo XIII.

Os reproduzco aquí un extracto del libro, del capítulo titulado Los creadores de los mitos.

Los años le dieron mucho de sí a Alfonso X. Los sesenta y dos y medio de vida y los casi treinta y dos de reinado. Hizo de todo, le pasó de todo. Tomó, como sobre él dijo el Papa InocencioIV, «el signo de la cruz contra los sarracenos» y continuó las campañas de conquista militar de Al-Andalus. Afrontó una rebelión mudéjar y otra de sus propios nobles, y un descomunal lío sucesorio entre uno de sus hijos y algunos de sus nietos. Ordenó ajusticiar a su hermano Fadrique y quitó a su hermano Enrique los donadíos que le había dejado el padre de ambos, Fernando III. Repobló no sólo zonas del sur peninsular, sino también gallegas, asturianas y vascas. Intentó, sin éxito, ser emperador. Limitó mucho la autonomía de las ciudades. Legisló sobre las más variadas materias: la Mesta, los precios y los salarios, los pesos y las medidas… Creó nuevos impuestos, lanzó monedas nuevas, saneó la hacienda real. Autorizó la creación de nuevas ferias en veinticinco villas y ciudades. Celebró Cortes con gran frecuencia. Impulsó el uso del castellano, creó poesía en gallego. Fue un mecenas cultural, pero también un autor: escribió sobre las más variadas materias, desde el derecho y la historia hasta la astronomía, desde la medicina hasta el ajedrez o los dados…

Fue «un precedente de la modernidad», el rey que forja la España moderna, dice sobre Alfonso X el historiador Julio Valdeón. Y el que contribuye a la forja de la leyenda de Castilla, podría perfectamente añadirse: fue el último responsable de que toda una serie de invenciones y tergiversaciones sobre los orígenes de Castilla y sus mitos fundacionales entraran como hechos ciertos y contrastados en los libros de historia, en algunos casos hasta hoy mismo.

Desde finales del siglo XII y hasta mediados del siglo XIII, como hemos ido viendo a lo largo de este libro, un puñado de historiadores y de poetas se inventan una patria, una nación, que en realidad nunca había sido exactamente así. Crean una serie de mitos sobre los orígenes de Castilla y rodean de tintes legendarios falsos a algunos personajes reales del pasado. Se inventan las figuras de los jueces de Castilla. Presentan al pueblo castellano originario con un grado mayor de singularidad del que probablemente tuvo. Falsean la antigüedad de la independencia castellana, hasta el punto de que, de hacer caso a alguno de ellos, Castilla existiría como entidad política casi al mismo tiempo que la Asturias de don Pelayo. Nos cuentan la guerra que en los siglos X y XI se libraba contra los musulmanes como si fuera únicamente una guerra de religión, una cruzada, pese aque realmente no fue así hasta finales del siglo XII. A Fernán González, un dirigente político y militar que durante varios siglos después de muerto no fue considerado estelar, lo convierten los panegiristas castellanos en el padre de aquella patria soñada, en el líder carismático que sublima el afán de identidad y de libertad de todo un pueblo, y además lo hacen nieto de Nuño Rasura, uno de los inventados jueces de Castilla. Adjudican a Fernán González la creación del gran condado de Castilla, cuando verdaderamente se creó por iniciativa del rey leonés Ramiro II. Cuentan incluso que Fernán González venció en el campo de batalla al temible Almanzor, el principal caudillo militar del islam peninsular en toda la Edad Media, pese a que cuando Almanzor realizó su primera incursión de guerra en tierras castellanas el conde Fernán González llevaba ya nueve años muerto. Y, en fin, convierten al Cid, que en realidad fue un señor de la guerra lleno de claroscuros, en el ejemplo de la nobleza caballeresca, del vasallo leal, del hombre honrado, del buen cristiano, casi un santo. En la sublimación de todas las virtudes castellanas, en el héroe nacional por antonomasia, casi en un dios. En alguien capaz de pedir explicaciones al rey Alfonso sobre la muerte violenta del anterior rey, Sancho, y capaz también de ganar batallas después de muerto. Y en descendiente, por si todo fuera poco, del otro juez mítico, Laín Calvo.

Los creadores de esa Castilla mítica no fueron muchos, aunque de la mayoría de ellos se desconocen sus nombres. El edificio mítico castellano probablemente comenzaron a levantarlo los juglares del siglo XII y lo remataron los anónimos autores de los romances del XIV y el XV. Es muy posible que los primeros bebieran de los anónimos autores de los cantares de gesta, y especialmente del Cantar de Mío Cid. Pero tanto éstos como los posteriores pusieron ya en el edificio muchas piedras de su cosecha, muchos adornos de su invención: los autores, de nombre desconocido, de la Historia Roderici, del Liber Regum, de Linage de Rodrigo o de las Crónicas Navarras; el monje que escribe la Crónica Najerense; los obispos Lucas deTuy con su Chronicon Mundi y, sobre todo, Jiménez de Rada con su De Rebus Hispaniae; Gonzalo de Berceo y sus hagiografías en verso de distintos santos castellanos; el monje que trazó el Poema de Fernán González y el que hizo la Leyenda de Cardeña…

¿Por qué lo hicieron? ¿Por qué en muy pocos años, desde finales del siglo XII y hasta la mitad del XIII, un grupo disperso de autores reescribe la historia de Castilla? En resumen, por dos motivos muy simples: la política y el dinero. Las razones económicas son las que de modo prioritario mueven a quienes escriben en un monasterio. Berceo y el monje de San Pedro de Arlanza que crea el Poema de Fernán González, y el de San Pedro de Cardeña que pergeña la Leyenda de Cardeña para vincular su cenobio a la historia del Cid, tienen algo en común: hacen propaganda de sus respectivos monasterios, que han entrado en decadencia y necesitan nuevos estímulos que atraigan peregrinos y generen dinero. Pero a otro monje, el de la Crónica Najerense, probablemente no lo lleva a las invenciones el mismo motivo económico, sino otro político.

Navarra había desaparecido como reino independiente en 1076, tras el asesinato en el precipicio de Peñalén del rey Sancho Garcés IV. Una parte de la zona occidental se la quedó Alfonso VI de Castilla, y la mayoría del territorio y el propio trono fueron para el rey de Aragón, Sancho Ramírez. Unos años después, en 1134, tras la muerte sin descendencia de Alfonso I el Batallador, Navarra vuelve a ser independiente con un monarca de una nueva dinastía, García Ramírez el Restaurador. Pues bien: este rey era nieto del Cid, su madre era Cristina, una de las dos hijas de Rodrigo Díaz de Vivar. Quizás es ésta la razón por la que unos cuantos escritores navarros y riojanos (los de Crónica Najerense, Linage de Rodrigo, Crónicas Navarras y Liber Regum e incluso la Historia Roderici, que probablemente se escribió en Nájera) son los primeros que hablan de los primitivos jueces de Castilla y de que uno de ellos, Laín Calvo, era antepasado del Cid, y el otro, Nuño Rasura, era abuelo de Fernán González. Los navarros estaban dándole pedigrí y pasado histórico a su nueva dinastía, la del Restaurador, y trataban de exhibir un pasado glorioso lo más antiguo posible. Si la sangre del rey García Ramírez proviene, por vía del Cid, del juez castellano Laín Calvo, Navarra tiene tanta legitimidad histórica como Castilla, que desciende del otro juez, y mucha más que Aragón, que en aquellos tiempos remotos de los jueces castellanos ni siquiera existía. De ese modo, Navarra busca su propia supervivencia política: inventa argumentos para reforzar su independencia y su legitimidad frente a sus dos grandes vecinos peninsulares. Adorna el pasado castellano para, de ese modo, reivindicar su propio presente y asegurar su futuro.

En Castilla, las cosas son muy diferentes. A los creadores castellanos de los mitos les van a venir muy bien los avances en la invención que han promovido los navarros, pero los fines aquí son otros. En el siglo XIII, con la victoria en Las Navas de Tolosa de Alfonso VIII y las conquistas en el sur de Fernando III, Castilla era ya la potencia hegemónica peninsular, incluso una de las potencias europeas, pero su pasado no estaba a la altura de su presente. Los primeros héroes de la luego llamada reconquista eran asturianos, no castellanos. Asturias existía desde tres siglos antes que Castilla. León también había entrado en la historia más de un siglo antes. Hasta el reino original de Pamplona-Navarra podía presumir de un pasado más antiguo. “La consigna es clara: a Castilla, potencia hegemónica peninsular incuestionable, ha de corresponderle también un pasado no menos glorioso”, escribe el historiador F. Javier Peña Pérez, uno de los que más ha estudiado la creación y divulgación de los mitos fundacionales castellanos.

Peña Pérez habla de “la consigna” porque apunta que hubo un plan, que nada fue casual. Que a Fernando III no le habría gustado el Chronicon mundi, la historia escrita en 1236 por el leonés Lucas de Tuy por encargo de Berenguela, la madre del rey; un libro en el que se toma de los autores navarros y riojanos lo de los jueces de Castilla, pero se cuenta como una rebelión tiránica contra un poder legítimo, el de León. Y que, para darle réplica al de Tuy, al Tudense, el rey Fernando decide encargar otra historia donde las cosas se relaten como él las ve y las ha vivido. “Fernando III se pone manos a la obra con esa intención y comienza el proyecto repasando la lista de candidatos a la autoría de la nueva historia de España que él tenía perfectamente diseñada en su mente -escribe Peña Pérez-. “Repara en Rodrigo Jiménez de Rada, flamante arzobispo de Toledo, titulado en Bolonia y en París. Es un hábil diplomático y hombre de consenso, bien relacionado con la Santa Sede y asiduo acompañante de los monarcas castellanos en las campañas militares desde la batalla de Las Navas. Su perfil personal parece adecuado para plasmar en el pergamino las difusas impresiones del monarca”.

Así habría nacido en 1243, como un encargo del rey Fernando III, el De Rebus Hispaniae de Jiménez de Rada. La obra da la vuelta a la versión de los jueces de Lucas de Tuy: la tiranía era la que ejercía León, ante la que los castellanos responden de forma prudente con sus dos jueces. Y va más allá el obispo toledano: además incluye muchos de los otros mitos fundacionales castellanos que se habían ido generando de modo disperso en las décadas anteriores. El último paso lo da el hijo de Fernando III, el rey Alfonso X, al incluir esos materiales averiados, recopilados por Jiménez de Rada, en su Primera Crónica General, también conocida como Estoria de España, de la que se han nutrido docenas de generaciones de historiadores hasta casi hoy mismo. (…)

Espero que os interese el libro, incluso que os guste. En unos días podremos hablar aquí sobre él.

148 comentarios

  1. Dice ser un idiota en la moncloa

    No se porque quieren inventarse otra historia de Castilla si ya está estudiada y escrita. Por eso no me gusta la novela histórica que está de moda, porque es reinventarse la historia o dicho de otra forma, falsearla.
    Hay que leer a historiadores profesionales como Sánchez Albornoz, Menéndez Pelayo y otros muchos.

    26 septiembre 2010 | 13:03

  2. Dice ser Fer

    Lo único que habla es sobre las muchas mentiras sobre la creación de Castilla.
    Por ejemplo, Fernando I, normalmente se le llama Fernando I de Castilla cuando no existe ningún documento de la época que recoja ese título. Fernando I fue Conde de Castilla y más tarde Rey de León por matrimonio pero nunca Rey de Castilla. El primer Rey de Castilla será su hijo cuando se produce verdaderamente la separación de León y Castilla.
    Claro que Ramiro II fue un gran rey. Pero para su desgracia fue un Rey de León, por lo tanto se debe ocultar su persona.
    En este pais, repito, durante una época, todo lo que no fuera Castilla era dejado a un lado.Y decir que la nación más antigua de Europa se creo en 1492 es una estupidez.
    Primero porque no se puede hablar de naciones en 1492. Segundo porque en Europa ya existían naciones o estados anteriores.
    Si no tenéis ni puñetera idea de la Historia dejarla en manos de titulados.

    26 septiembre 2010 | 13:11

  3. Dice ser Fer

    ¿Sánchez Albornoz?
    ¿Menéndez Pelayo?
    Te quedastes en los 60
    María, Elena, cuánto ser hablando de lo que no tiene idea.
    Qué pensar de un pais que celebra más el centenario de una calle que los 1100 años de un gran Reino medieval que fué clave en la formación de España y en poner las bases parlamentarias en Europa con sus Cortes de 1188.
    ¿El Cid?, un traidor, un mercenario que iba a donde más se le daba sin importar el bando.
    Vellido Dolfos sin embargo lleva siglos considerado como un traidor cuando reamente fue un héroelo que defendió su ciudad de un rey traidor.

    26 septiembre 2010 | 13:19

  4. Dice ser Anónimo

    Con tantísima experiencia (que igual está tan adulterada como la historia castellana, quién sabe?) se comete el mismo error de siempre: analizar al pasado con los ojos del presente.

    26 septiembre 2010 | 13:24

  5. Dice ser Blutorm

    Deben tener algo razón en su libro cuando la caverna se solivianta tanto. Pero es que es verdad que nuestra historia (la de todos los paises) esta llena de mitos que nos encanta creer. Un ejemplo: dice un comentarista que “Os fastidia que Pizarro, uno de vuestros compatriotas, junto con tan sólo 30 de vuestros hombres, arrasase un imperio 7 veces mayor que España.” los aliados indigenas y el estado de guerra civil que vivia el imperio inca entre Huascar y Atahualpa no tuvieron nada que ver, lo unico quue importa es la visión de España como conquistadora que algunos se han forjado. Y es que os jode que se os acaben los mitos…..

    Y otra cosa que me parece curiosa, cuando el aficionado es de su cuerda (vease Moa) todo son elogios, cuando no lo es, bueno, solo hay que leer buena parte de los comentarios….

    A ver cuanto tardan en llamarme traidor y demas lindezas…

    26 septiembre 2010 | 13:27

  6. Dice ser RT

    ¿Estará el libro disponible en formato electrónico para el “Kindle”? Si no fuese así, ¿podrían considerar la idea de publicarlo en Amazon? [version .uk, por favor]

    A ver si va habiendo más libros electrónicos en español en Amazon …

    26 septiembre 2010 | 13:29

  7. Dice ser Daswulfe

    Me he leído tanto el artículo y todos los comentarios, y aunque no podía dejar de leer, todo lo que leía me hacía sentir mal.
    Qué pena no ser habitante de una nación donde las políticas no usan la Historia para sus propios intereses.
    Y me ha dado asco tanto leer a los de derechas sobre fenotipos, genotipos, razas y religiones como a los de izquierdas escupiendo en la tierra que les alumbró.

    Todas estas cosas las veo más claras desde fuera de España.

    26 septiembre 2010 | 13:51

  8. Dice ser desde el Reino

    LEON SIN CASTILLA
    SERIA,UNA MARAVILLA

    AUTONOMIA LEONESA.

    26 septiembre 2010 | 13:52

  9. Dice ser gomez

    Parece que los verdaderos castellanos no han entendido la genialidad de la obra:

    “Resulta que los señores Escolar anuncian en sus respectivos medios, la edición de un libro sobre Castilla, pero no un libro sobre los problemas que aquejan hoy al pueblo castellano condenado a la emigración, a la despoblación y al subdesarrollo. Que va. Tampoco un libro dedicado al declive histórico de una tierra que ha llegado al reparto de las migajas autonómicas cuando ya no quedaba nada. No. Nos anuncian un libro contra los mitos fundacionales de Castilla, donde según ha trascendido se va a vapulear la historia de Castilla y de sus principales figuras desde Fernán González a Alfonso X el sabio, pasando por el Cid, para abrirnos los ojos y sustituir la sedicente historia de Castilla contada por historiadores franquisas como Sánchez Albornoz, para reescribir la verdadera; que es la suya. Periodistas de fama coyuntural, metidos a historiadores. Lo que nos faltaba.

    Como la historia de Castilla no va a salir muy bien parada, en la medida en que lo que se anuncia no permite separar lo político de lo histórico, no serán muchos los castellanos que compren el libro. Como para los demás pueblos del Estado Español poco o ningún interés tiene la historia de Castilla salvo para esgrimir todo tipo de rentables agravios, podemos colegir que el librillo en cuestión no va a ser un superventas. Ken Follet puede dormir tranquilo.”

    No hay peor cuña que la de la propia madera. Je, je, je…

    26 septiembre 2010 | 14:27

  10. Dice ser NobTetsujin

    Gente que no sabe ni leer “Escolar” y pone “Escobar” dando lecciones de historia y crítica literaria: los supergenios.

    26 septiembre 2010 | 14:38

  11. Dice ser JMG.

    Como revela el lenguaje castellano en su creación, Castilla inicialmente no se forjó en mitos, sino en la sencillez rústica, que logró prevalecer sobre la nobleza visigoda asturiana.

    Con el condado de Castilla nace una fuerza unificada nueva, que acoge en su seno el impulso mas joven, popular y significativo de la época. Mientras los navarros se consolidan y extienden independientes, los cántabros y astures permanecen unidos en el reino asturleonés, aunque la convivencia entre los visigodos romanizados y los rudos cántabros nunca debió ser fácil, hasta que las diferencias surgidas van a cristalizar en la figura del conde Fernán González, que en el 931 reúne en su persona varios condados menores y constituye el gran condado de Castilla, el mas grande de la España cristiana de entonces, que se consolida en el 951 tras la muerte del monarca asturleonés Ramiro II. El conde va a aglutinar toda una nueva fuerza innovadora de abierta raíz popular que operará en todos los órdenes de la vida. Ya el propio nombre de Castilla es un neologismo para el monarca asturiano Alfonso III: ‘Vardulies qui nunc vocitatur Castellae’. (Vardulies que ahora llaman Castilla). Se extiende desde Cantabria hasta mas al sur de León, marca fronteriza, de terrenos repoblados y protegidos por los castillos. Desde la colonización de estas tierras al sur de la cordillera cantabroastur, ‘tierras de fuera’, se había transmitido a la zona esa singular estructura social dinámica de propietarios libres (los ingenui de los documentos), agrupados en pequeñas comunidades rurales también libres, algunos acogidos al patrocinio de un señor que podían abandonar a su albedrío, o dependiendo sólo del rey o del conde. Abandonan el viejo código visigodo toledano, el Fuero Juzgo, que regía a todos los pueblos cristianos de la península incluyendo a los mozárabes, para regirse según usos y costumbres de tradición local que se remontan a influencias ibéricogermanas, que abundan en formas de tomarse la justicia por propia mano. También abandonan claramente la cultura romana o romanismo que había sido adoptada por los visigodos, y mientras éstos gustan de crónicas en latín escritas para la clase culta por clérigos y monjes, Castilla se libera de ese cultismo trasnochado para iniciar una nueva forma histórica, escrita por juglares en lengua romance destinada a las gentes que ignoran el latín. Mientras que en otras partes se advierte que la lengua materna y familiar es objeto de un empleo vacilante desprestigiada frente al latín oficial, por el contrario Castilla se reafirma en su lengua popular y maneja con seguridad formas que otros tardan aún en asimilar (ej. muller –> muyer –> mujer; muitio –> mucho; facer –> hacer; poblo –> pueblo; certo –> cierto). Mientras que aún en todas partes los diptongos no terminan de adoptar su forma definitiva empleándose con gran vacilación unas u otras formas, Castilla adopta con seguridad neologismos que a los demás les parecen vulgarismos pero que triunfarían en todo lugar. En palabras de Menéndez Pidal, ‘Sólo Castilla, esquivando esas perplejidades, comienza a asentar una norma del decir claramente perfilada’ (*187). El rústico hablar del conde Fernán González, murmurado por los cortesanos de León, terminaría imponiéndose. Su hijo y sucesor, Garci Fernández, gran organizador y legislador, continuaría esa corriente de innovación democrática, destacando la importante medida de duplicar el número de caballeros hijosdalgo, que fortalecería a Castilla en la guerra. ‘En suma, la Castilla primitiva en su lenguaje, lo mismo que en la política y la guerra, lo mismo que en el derecho, se adelanta a cumplir una evolución que estaba destinada a triunfar'(*188).
    Desde el siglo V al VIII en todo el Occidente el latín ha ido fermentando en los localismos particulares convirtiéndose en distintos latines germanizados, hasta que en el siglo IX ya se ha diferenciado claramente en verdaderas lenguas, aunque aún muy latinizadas (lenguas romanas rústicas, románicas). En francés y alemán románico se escribe ya el pacto tras la batalla de Fonteny del 841 que precede al tratado de Verdun del 843. Pero la evolución idiomática continúa, en un proceso de rustificación, simplificación y cambio, de modo que las vocales acentuadas se resuelven en diptongos (bene –> bien), caen las no acentuadas (dormitorium –> dortoir) y las consonantes fuertes pierden su matiz y cambian (sacramentum –> sagrament –> sairement –> serment). Se llegara así en el siglo XI a unos idiomas rudos y sinceros, de campesino, pero que aún conservan cierta flexibilidad latina. (Por ej. ‘el hijo ve al padre’, que en latín clásico se decía: Ilum patrem videt ille filius, en el francés rudo del s. X-XI se dice: lo pedre veit li filz). En el siglo XII el mejor nivel cultural suavizará estas lenguas, hasta que hacia el s. XV se constituyen en los idiomas modernos actuales. Pero la evolución de la lengua en los tiempos de que nos estamos ocupando, s. X, ocurre con una gran inseguridad, manejándose formas diversas para una misma expresión, y ahí, en ese contexto, está el mérito precursor de Castilla, que supo sacar a lo popular del descrédito para aceptarlo decididamente.

    26 septiembre 2010 | 14:41

  12. Dice ser Thor desde el Valhalla

    Se empieza por esto y se acaba diciendo que no existieron ni el Rey Arturo ni el Mago Melín, ni Sir Lancelot, ni Tristán, ni Roland, ni Beowulf, ni los Nibelungos, al final se dirá que no existen los dragones ni San Jorge, que ya no es ni santo, camino que debería seguir el inexistente Santiago matamoros. Como si las historias medievales de los orígenes mitológicos de los reinos de Europa fueran historia en algún caso.

    26 septiembre 2010 | 14:51

  13. Dice ser Asturias es España, y lo demás, tierra conquistada

    Castilla no existiría sin el pequeño reino de Asturias que fue la cuna de toda la España cristiana, si no hoy seríamos una prolongación de Marruecos. Ahora bien:

    Todos los asturianos que conozco son asturianos antes que españoles, pero la diferencia con el resto de nacionalismos es que no son sentimientos independientes ni encontrados. Somos asturianos y españoles.

    Asturias tiene una cultura propia, un sentimiento arraigado de pueblo, una lengua o dialecto, una historia que se remonta mucho más atrás de lo que otros pretenden para si mismos. Pero a diferencia de ellos creemos en la unidad del país. Intentamos no irnos de Asturias por nada del mundo y volver en caso de que estemos fuera, pero eso no marca una oposición al concepto de estar integrados en algo mayor que, de una forma u otra, ayudamos a crear.

    Por eso cuando alguien de otra parte intenta mirarnos por encima del hombro, entre culín y culín de sidra y un tono socarrón seguro que se nos escapa un “Asturias es España y lo demás tierra conquistada”

    26 septiembre 2010 | 15:16

  14. Dice ser Fuera de los Picos de Europa, na de na

    Fuera de los Picos, todo es morisma. Si es que no se puede bajar de las montañas a la meseta que ya sabemos lo que hay desde hace más de mil años.

    26 septiembre 2010 | 15:22

  15. Dice ser lugón

    Chaval, no digas chorradas, que a Asturias llegó mucha gente de fuera, andaluces, gallegos, castellanos, leoneses, extremeños, a trabajar primero en la minería y en los años 60 en la industria del acero.
    Lo que se dice asturianos originarios somos cuatro, el resto proviene de otros pueblos de España, de la misma forma en el Pais Vasco y Cataluña, por eso no entiendo el desprecio a España de los que se denominan nacionalistas, que miren de dónde vienen sus orígenes.

    26 septiembre 2010 | 15:32

  16. Dice ser Mosquita muerta

    Y que también tuvisteis Reino propio, mis reyes, cosa de la que otros no pueden presumir, ni de Reino, ni de País, ni de Principado.

    PUXA ASTURIES. Y MIÁ QUE YE GUAPA LA JODÍA, COJONA.

    26 septiembre 2010 | 15:34

  17. Dice ser Mullah Nasrudin bin Isa - Barcelona - España

    ¿Desde cuándo los periodistas tienen técnicas,títulos,y sobre todo, experiencia como historiadores?Me hace recordar al Equipo Argentin de Antropología Forense que por allí anda alegremente,jugando a expertos,pero integrado originalmente por cualquier cosa menos forenses o patólogos,y cuyos reconocimientos tenían el mismo valor que los que puede hacer una persona que sepa leer un acta de cementerio(otra que CSI;luego subieron un montón de parientes,al estilo español,con título,después de supuestamente terminado el trabajo).Pero como eran rojos, todo vale.Aquí debo oponer las ideas,por que eso son,de dos tíos de cut&paste,al trabajo de historiadores de peso y fuste.Otra que la Desmemoria Histórica.Stalin se reiría como loco.Llamar a ideas u opiniones,por demás, respetables,por que cada uno puede pensar lo que quiera,verdades,es de risa.Más aún por el nivel científico de los que las sostienen.

    26 septiembre 2010 | 16:19

  18. Dice ser VIDENTE MALAGUEÑA

    Hacer que cada artículo pueda ser leído y entendido por cualquiera, incluso por un lechero de Ohio

    os ayudo 676366135

    26 septiembre 2010 | 16:24

  19. Dice ser Mullah Nasrudin bin Isa - Barcelona - España

    Ah,y dejais pequeñitos a los Sabino Arana,y la sarta de tonterías que se inventan cada día entre ERC y CiU en Cataluña,que todos sabemos que Adán era catalán,y que somos el Ombligo del Mundo,etc.Me recuerda a ese alemán que está inventando una lengua escrita para un pueblo menor,unos 20.000,en el norte de Turquía,una tribu,vamos,y ahora han surgido nacionalistas furiosos(antes no tenían pálida idea de que eran otra nación,como se estila por estas tierras decir).Los romanticistas debieran haber empleado el tiempo en cosas más útiles,que en inventar gestas,grandezas no existentes,y genealogías falsas,amén de historia al estilo del Padrecito José.Como se nota que no tenían que trabajar,y que en esa época la María no se conocía…

    26 septiembre 2010 | 16:25

  20. Dice ser abantu

    Me va ud. a perdonar pero prefiero la visión de un historiador…

    26 septiembre 2010 | 17:02

  21. Dice ser AlonsoQ

    Pero esta historia que contais ahora no tiene fuentes fidedignas, y solamente parece estar basada en vuestras teorias, no como otros libros, cuna de la civilizacion de occidente, que sin son fuente de credibilidad e historia, como por ejemplo la biblia……………….

    Enhorabuena a ambos por este nuevo trabajo.

    26 septiembre 2010 | 17:28

  22. Dice ser vuelos baratos

    Lo que sospechábamos: Castilla no es España y sí lo son País Vasco, Andalucía, País Valenciano, Catalunya, Asturias, Galicia, …

    26 septiembre 2010 | 17:59

  23. Dice ser miguel

    Con todos mis respetos hacia el trabajo de investigación, síntesis y redacción de esta obra, me parece que a estas alturas hablar sobre estos temas es tratar de redescubrir la rueda. Con releerse la bibliografía básica de Menéndez Pidal o Sánchez-Albornoz de hace más de 50 años. La Historia como disciplina científica surge en el siglo XIX, de lo que se dispone antes es de fuentes más o menos veraces o útiles. Prácticamente toda la producción literaria medieval persigue unos fines que no son los de enseñar a los hombres del futuro como vivían en aquella época. Tratarlo de otra forma es como pensar que en la época del Cid intentaron ocultarnos información de su cultura material por no enterrar a sus muertos con todo su ajuar completo, como hacían unos siglos antes.
    Todas las identidades nacionales, ya sea la castellana, española, francesa o la rusa, se construyen en torno a mitos historiográficos, magnificando el pasado y buscando unos nexos de unión mucho más grandes de los que existen en realidad. Por supuesto que todos los autores que escribieron en esta época perseguían unos objetivos económicos, políticos e incluso estéticos en sentido amplio, pero este debate está cerrado hace mucho tiempo, por mucho que en ciertos ambientes nacionalistas se nieguen a aceptar la bibliografía surgida en el último siglo.

    En lo que no estoy de acuerdo es en atribuir la creación de la “España moderna” a Alfonso X. Dejando de un lado el hecho de que nuestro concepto de nación moderna (tal y como la podemos entender hoy en día) surge en el siglo XVIII y que fue Roma la que primero dotó a la Península Ibérica de una serie de estructuras comunes, hay que tener en cuenta que los estados de los que se compone hoy en día Europa, España incluida, surgen entre los años 500 y mil, aproximadamente. Y esto no es una casualidad, es la resultante del contacto entre los pueblos mediterráneo (el Bajo Imperio romano), germánico y eslavo. En el caso de la Península Ibérica, es en el siglo VI cuando los visigodos sientan las bases de España, creando el “Regnum Hispaniae”, dotándolo de una unidad territorial política, cultural y religiosa. Sin caer en los burdos tópicos de época franquista, esta mentalidad de hecho tiene mucho peso en la Edad Media española y en la unificación de sus territorios, a pesar de la fragmentación en diferentes reinos.

    un saludo

    26 septiembre 2010 | 18:10

  24. Dice ser Tracio

    Arsenio, tienes el blog lleno de sonados. ¡Castilla aria! ¿Pero os habéis mirado al espejo? Nenes, sois morenitos, como los conguitos casi todos. Mezcla de morería y lo que hubiese antes, y bien está. Y si os parece mal, id a que os miren el problema identitario un psiquiatra.

    PD. Por si no os quitais el complejo, recordad que siguen vendiendo Farmatint y, si vais mál del bolsillo, agua oxigenada.

    26 septiembre 2010 | 18:19

  25. Dice ser Oskar

    Que pregunten en León si Castilla fue una invención o no. de hecho tal mentira sigue vigente, cuando el Antiguo Reino de León, o lo que queda de él está sometido a la hegemonía de Valladolid, una ciudad con tanta historia que les entra en un bolsillo… Una comunidad autónoma hecha en contra de la mitad de su población

    26 septiembre 2010 | 18:27

  26. Dice ser Frances

    Os recuerdo que la historia siempre ha sido manipulada por los vencedores. Y cuando han existido documentos acreditando una realidad que no interesaba se han incluso traducido o quemado. La historia de Catalunya lo ha sufrido con creces. Es una prueba viviente de ello. De manera que leed el libro, asimiláis su contenido, lo analizáis, lo digerís, y después criticadlo i tiradlo si queréis. Hacerlo sin haberlo leído demuestra una terrible incultura y un adoctrinamiento extremista que ligera e irresponsablemente da la espalda a las fuentes de información. Ningún historiador se ha puesto de acuerdo hasta la fecha en cuanto al momento en que se conformó España como el país que hoy conocemos. Con Carlos I?… Con los Reyes Católicos?… Con la primera Constitución en el siglo XIX?. Lo que si es cierto es que Catalunya es considerada nación desde el siglo XII cuando constituyó el primer Parlamento europeo. Tenia sus instituciones, fronteras, lengua, moneda propia. Buscad la verdad de la historia. No os quedéis con lo que os han adocenado. Demuestra la realidad de un país crónicamente inculto.

    26 septiembre 2010 | 19:24

  27. Dice ser xy

    Los leoneses somos los únicos que podemos quejarnos amargamente de aguantar a los castellanos. Malvivimos con ellos todos los días.
    Con sus insultos, robos, engaños, traiciones, olvidos. Todo buen leonés debe odiar a Castilla y a Valladolid. Nos quitaron lo más importante, nuestro pasado.
    SOMOS LEONESES, NO CASTELLANOS.
    Ningún leonés fué preguntado por la unión con Castilla.
    El Estatuto no fue votado.
    Imposición sin democracia. Por estas tierras 1975 aún no ha pasado, seguimos bajo un régimen que nadie quiere.

    26 septiembre 2010 | 19:30

  28. Dice ser Cansada

    La entrada es interesante pero lo mejor el comentario de Tracio… a por el agua oxigenada!!!

    26 septiembre 2010 | 19:35

  29. Dice ser Abigail

    El que escribe la historia cuenta lo que le interesa.
    Por ejemplo: la historia de los campos de extermionio según los judíos o según los nazis.
    Toda historia tiene siempre mas de una versión.

    26 septiembre 2010 | 19:57

  30. Dice ser jojojo

    No soy ni Castellano ni Español. A mi. Lo que mas me gusta, es los reyes visigóticos. Eran Arios. Germanos. Tenían leyes de pureza de sangre para no mezclarse con los hispanoromanos.

    Y después dicen que los Germanos eran “bárbaros”. Si lo hubiesen sido, hubiesen sido como los negros que, inconscientemente, saben de su propia inferioridad y tratan de mezclarse con los blancos a la menor oportunidad, todo mientras de quejan de lo insufribles que son, jaja.

    26 septiembre 2010 | 20:14

  31. Dice ser pedro perez

    yo estoy de acuerdo en que en aquella época el concepto de “España” no existía, y que por tanto, todo lo que puedan contar en este nuevo libro pueda tener parte de cierta.

    Pero lo que no termino de comprender es por qué tanto intelectual de izquierda quieran negar que los árabes entraron a la fuerza en ‘hispania’, conquistaron, colonizaron, hubieron en muchos casos enfrentamientos bélicos, y por tanto, como siempre ocurre en las conquistas colonizadoras, provocaron un genocidio. Fueron expansionistas, y eso no lo puede negar nadie.

    Pero sin embargo gozan de todas las simpatías de la intelectualidad de izquierdas.

    es increible.

    26 septiembre 2010 | 20:15

  32. Dice ser juan

    Que fea es la envidia…..

    Pues bueno. Lo cierto es que ….. Castilla es España. Para cualquiera que tenga algo de cultura, claro. Pero el inculto, será el flamenco y los toros.

    Lo cierto es: al principio, habían muchos condados y reinos en disputa. Castilla era solo uno más. Pero fué la mas inteligente y la mas valiente: peleó las batallas adecuadas, y sangró con nobleza por el botín. Y tomó las decisiónes adecuadas, y las estategias, y tuvo algo de suerte.

    Que lástima que los Castellanos unificaron España. El idioma oficial de España podía haber sido perfectamente el Catalán, el Vasco, o el Gallego-Portugués.

    Y, sin embargo, fue de la tierra más modesta y menos rica, la meseta.

    Es un fenómeno conocido desde la antigüedad que el clima puede llegar a moldear el carácter. La meseta, de clima rudo y árido, solo podía dar a luz a hombres rudos y estoicos, que son los que suelen ganar siempre, por lo general.

    Saludos, desde algún lugar de América.

    26 septiembre 2010 | 20:24

  33. Dice ser digo yo.

    entonces,la conclusion es que nos han estado engañando y que castilla no es españa.
    independencia para castilla ya.

    26 septiembre 2010 | 20:32

  34. Dice ser juan

    “La historia la escribe el vencedor”.

    Es cierto. Y aveces se recurre a eso para sacarle méritos al vencedor, en lo que suele ser un intento burdo de hacerlo.

    Pero hay un mérito que no se le puede poner en duda al vencedor: que vencieron.

    Es cierto que Roma escribió la historia de Cártago. Pero, si pudo hacerlo, es porque le ganaron 3 guerras, de las mas sangrientas de la antigüedad. Así que algún mérito deberían tener los Romanos.

    Se entiende a lo que quiero llegar?. El que vence, no es por casualidad. Suele ser el mas fuerte, inteligente y astuto (o avanzado tecnológicamente, lo cual es todo un mérito en sí)

    26 septiembre 2010 | 20:37

  35. Dice ser digo yo.

    Frances

    Os recuerdo que la historia siempre ha sido manipulada por los vencedores. Y cuando han existido documentos acreditando una realidad que no interesaba se han incluso traducido o quemado. La historia de Catalunya lo ha sufrido con creces. Es una prueba viviente de ello. De manera que leed el libro, asimiláis su contenido, lo analizáis, lo digerís, y después criticadlo i tiradlo si queréis. Hacerlo sin haberlo leído demuestra una terrible incultura y un adoctrinamiento extremista que ligera e irresponsablemente da la espalda a las fuentes de información. Ningún historiador se ha puesto de acuerdo hasta la fecha en cuanto al momento en que se conformó España como el país que hoy conocemos. Con Carlos I?… Con los Reyes Católicos?… Con la primera Constitución en el siglo XIX?. Lo que si es cierto es que Catalunya es considerada nación desde el siglo XII cuando constituyó el primer Parlamento europeo. Tenia sus instituciones, fronteras, lengua, moneda propia. Buscad la verdad de la historia. No os quedéis con lo que os han adocenado. Demuestra la realidad de un país crónicamente inculto.

    si ,claro,la verdadera historia es la que te han contado a ti ,en las escolas,ignorante.
    aqui no hay mas verdad que españa nacio con la herencia de los visigodos y con capital en barcelona,trasladada despues a toledo porque era ciudad mas centrica,lo de los musulmanes simplemente fue una invasion que en vez de durar 7 años como la francesa,duro 8 siglos ,(solo en granada , en sitios como asturias ni siquiera llego y del duero para arriba apenas un siglo).
    entonces,si nadie considera que cuando los visigodos ya era españa,¿que era?,¿visigolandia?,aaaaah.hispania,vale ,entonces ya no es lo mismo,para que cojones me harian a mi aprender los nombres de reyes de otra nacion.

    26 septiembre 2010 | 20:44

  36. Dice ser pim

    Espero que hayas comentado en tu libro la invención de Castilla y León como comunidad quitando todo al Reino de León, con una historia mucho mayor.

    26 septiembre 2010 | 20:45

  37. Dice ser Sas

    Vamos, que el trabajo de arqueologos, cronisytas, documentos escritos y conservados, noi solo de la peninsula sino de otros reinos de la epoca, todo el tranajo de historiadores nacionales e internacionales, todo es mentira, solo vosotros dos, periodistas ( a los qu ese les enseña a mentir y tergiversar ) teneis la verdad abosulta y rotunda de todo, todo para que.. para intentar humillar degradar y undir la historia de una region del pais y por lo tanto la historia en general.. a que eso no lo haces con cataluña verdad?

    26 septiembre 2010 | 20:47

  38. Dice ser Felipe G.

    digo yo.

    La tropa de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, se empleó sin problema moral alguno tanto a favor de cristianos como de musulmanes. Y el reino que conquistó el Cid fue para sí mismo, no lo entregó a Castilla. Pero eso es ya sabido desde hace mucho tiempo. Como que en los Tercios de Flandes no había sólo españoles aunque éstos fueran su núcleo…

    26 septiembre 2010 | 21:00

  39. Dice ser en españa no cabe un tonto mas.

    pim

    Espero que hayas comentado en tu libro la invención de Castilla y León como comunidad quitando todo al Reino de León, con una historia mucho mayor.

    ¿estais los de leon peor que soria,palencia,avila,burgos o segovia,por ejemplo?,entonces ¿de que te quejas gilipollas?,deja de mirar a valladolid con tanta envidia y mira el resto de provincias a ver si estan mejor que tú.

    26 septiembre 2010 | 21:00

  40. Dice ser es asi

    Felipe G.

    digo yo.

    La tropa de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, se empleó sin problema moral alguno tanto a favor de cristianos como de musulmanes. Y el reino que conquistó el Cid fue para sí mismo, no lo entregó a Castilla. Pero eso es ya sabido desde hace mucho tiempo. Como que en los Tercios de Flandes no había sólo españoles aunque éstos fueran su núcleo…

    es asi.
    normal,ni en sudamerica eran todos españoles,gran parte eran indios y los primeros los tlascaltecas,un imperio tan extenso nunca podria tener españa hombres suficientes para defenderlo y menos aún que los catalanes y aragoneses no aportaron hombres hasta 1714.

    26 septiembre 2010 | 21:06

  41. Dice ser Felipe G.

    es asi.

    Pues eso digo. Mi postura es que este libro no dice sandeces. Pero que sí es un refrito de cosas ya sabidas aunque, por lo que veo, no por todo el mundo. Ahora bien: no me parece de recibo atribuirse en el siglo XXI el descubrimiento de la pólvora.

    26 septiembre 2010 | 21:09

  42. Dice ser yorton

    Vaya recital, evidentemente el reino de castilla no fue el primero, antes estuvo el reino de asturias del que despues se dividiria y diera lugar al reino de leon. Etc etc….
    Pero si nos ponemos asi tambien podemos decir que previamente al reino de navarra estaba el reino de pamplona o Nájera.

    Historias, fabulas y todo eso, quizas si pero que pasa, ¿que acaso no las tienen los ingleses o los franceses? ¿Todavia nos pensamos que Rómulo y Remo crearon Roma?

    Para la p´róxima vez que haga un libro sobre ingleses o franceses y ponga a bien a España

    26 septiembre 2010 | 21:25

  43. Dice ser roger

    Impresentable elk comentario de “hoplita” no entiendo que se le publique.. a éste no le ha gustado el artículo, sea bueno o no, sea ciero o no hay que respetarlo, pero ese “hoplita” insulta…sin argumentos.. lo que demuestra que en esta ESPAÑA que también es inventada..hay mucho hp… y..nazistas,,,,,aún escondido….

    26 septiembre 2010 | 21:54

  44. Dice ser Runaway

    Machado, tan enemorado de las tierras castellanas, no sólo plasmó en sus versos toda su belleza y admiración, sino que también plasmó en ellos muchas críticas:
    “Castilla miserable, ayer dominadora;
    envuelta en sus harapos, desprecia cuanto ignora”

    Yo soy un hombre del sur…pero vivo en Asturias, geográfica e históricamente unida a Cantabria. He oido a más de un paisano asturiano decir que los cántabros son unos garrulos o cazurros, por la zerrazón y los cerrao de su carácter. Todo ello, me dicen, contaminado por los castellanos (Cantabria pertenecía antes a Castilla)

    En una ocasión leí en el suplemento dominical de un periódico una encuesta por la cual, contra toda creencia, un alto porcentaje de hombres (en torno al 70%) lo primero en lo que se fijaba cuando conocían a una mujer eran los ojos. Después en todo lo demás, pero primero en los ojos. Esto se lo comenté a una compañera de trabajo, natural de un pueblo de Valladolid. Y la chica toda incrédula me dijo: “sí, eso porque no hicieron la encuesta en mi pueblo, que si la llegan a hacer ese porcentaje no llega al 5% , si es que llega”

    Yo no he conocido personalmente a muchos castellanos; sopongo que habrá de todo como en todas partes de españa y del mundo: malos, buenos, bajos, altos, ignorantes, cultos, de tez morena o de raza aria como dice un comentario de un admirador de hilter y de Autchwitz… pero entre las referencias que tengo; lo orgullosos que se sienten en Valladolid y Torresillas de maltratar y torturar a un toro, que lo tienen protegido como parte de su “cultura”; y la mayoría de los comentarios que he leído aquí; no hacen más que confirmarme la opinión que tenía ya de ellos.

    Pero como no está bien ni es correcto generalizar; también sé que hay personas íntegras, inteligentes y cultas. Desde hace tiempo sigo el blog de Ignacio Escolar. De su padre, el autor de este, no lo he seguido mucho pero sí lo he oido y visto en foros de debate y tertulia. De lo que va el contenido del libro, yo ya lo sabía, aunque lo compraré tan sólo por la valentía que habeis tenido. Todas las naciones y sus banderas son inventadas por la ambición y las ansias de poder y dominación de los canallas. Y España se formó artificialmente por matrimonios de conveniencia entre reyes de diferentes reinos, entre ellos Castilla.

    26 septiembre 2010 | 22:08

  45. Dice ser juan

    Es como estereotipar a los Ingleses por los borrachos que vacacionan en España. Vamos. Un pueblo que pudo dar al mundo a gente como Newton o Darwin, debe tener algún mérito.

    Nadie vence por casualidad. Ni los Ingleses, ni los Castellanos.

    26 septiembre 2010 | 22:41

  46. Dice ser Hai quien lluche???

    Para quien pregunta y responde

    “¿estais los de leon peor que soria,palencia,avila,burgos o segovia,por ejemplo?,entonces ¿de que te quejas gilipollas?,deja de mirar a valladolid con tanta envidia y mira el resto de provincias a ver si estan mejor que tú.”

    Pues sí, “bieneducado” no tienes más que mirar las estadísticas.

    Mientras Valladolid y Burgos tienen el 111% de la renta media europea (al mismo nivel que Barcelona y superando a las otras tres provincias catalanas) y el resto de las provincias castellanoviejas, excepto Ávila, superan el 100% de dicha renta media, las provincias leonesas no llegan al 80% de dicha renta media europea, ya que León tiene el 79%, Salamanca el 76% y Zamora un escuálido 72%.

    ¿Hay quien se atreva a llamar “comunidad” a una división administrativa en la que la diferencia de renta entre zamoranos por un lado y burgaleses y pucelanos por otro sea del 39%, habiéndose incrementado exponencialmente desde la invención de dicha división autonómica?

    Y yo desde luego, no miro a Valladolid con ninguna envidia, la Junta roba a manos llenas y nunca me dieron envidia los ladrones.

    26 septiembre 2010 | 22:43

  47. Dice ser Runaway

    Quisiera ser un inciso.
    Estos ignorantes fascistas orgullosos de sus patrias, sus banderas y su sangre aria, ignoran también que el hombre es una evolución del mono y que el antepasado de TODOS (andaluces, castellanos, franceses, alemanes…) proviene de Africa, más o menos por donde hoy está Etiopía, otro país inventado como todos?

    Por inventarse hasta se inventaron el lanceado del Toro en Torrecillas, y encima orgullosos hasta que lo declararon “cultura”. Un chimpancé está más evolucionado que una cazurro de éstos.

    Y éstos que destilan su odio por los comentarios que desprecian el libro diciendo que vosotros tan sólo sois periodistas y no historiadores ¿Dicen lo mismo de César Vidal, Pío Moa, Federico Jimenez Losantos o Jose María Aznar, alias Jose Mari I de quintanilla de onésimo, castilla y ¡¡ESPAÑA COÑO¡¡¡?
    Sería interesante ver qué tienen estos cazurros los libros que tienen (si es que tienen) en las estanterías del salón de sus casas. El toro de osborne, la bandera de españa y una foto de millán astray (otro intelectual ¡¡viva la muerte¡¡ ¡¡muera la inteligencia¡¡) seguro que sí

    26 septiembre 2010 | 22:46

  48. Dice ser digo yo

    Hai quien lluche???
    Para quien pregunta y responde
    “¿estais los de leon peor que soria,palencia,avila,burgos o segovia,por ejemplo?,entonces ¿de que te quejas gilipollas?,deja de mirar a valladolid con tanta envidia y mira el resto de provincias a ver si estan mejor que tú.”
    Pues sí, “bieneducado” no tienes más que mirar las estadísticas.
    Mientras Valladolid y Burgos tienen el 111% de la renta media europea (al mismo nivel que Barcelona y superando a las otras tres provincias catalanas) y el resto de las provincias castellanoviejas, excepto Ávila, superan el 100% de dicha renta media, las provincias leonesas no llegan al 80% de dicha renta media europea, ya que León tiene el 79%, Salamanca el 76% y Zamora un escuálido 72%.
    ¿Hay quien se atreva a llamar “comunidad” a una división administrativa en la que la diferencia de renta entre zamoranos por un lado y burgaleses y pucelanos por otro sea del 39%, habiéndose incrementado exponencialmente desde la invención de dicha división autonómica?
    Y yo desde luego, no miro a Valladolid con ninguna envidia, la Junta roba a manos llenas y nunca me dieron envidia los ladrones.

    en eso de robar estoy de acuerdo contigo,son politicos,pero ,¿nos robaran a todos?,o¿solo a los de leon?.
    en cuanto a la renta ,si me dices que provincias como palencia,soria etc,tienen mas renta que leon,¿no sera que se lo ganan?,que yo sepa estas no son capital de nada,no creo que valladolid se lo de por su cara bonita,o,¿es que a los de leon os tienen mania?.

    26 septiembre 2010 | 23:34

  49. Dice ser tito

    Veo que la manipulacion viene de lejos y lo que es peor sigue en la actualidad y no nos enteramos o no queremos enterarnos

    27 septiembre 2010 | 00:12

  50. Dice ser Peritemis

    Soy licenciado en Historia y estoy haciendouna Tesis Doctoral de las de verdad. Me indigna que estos libros salgan a la luz. Estos autores en general, y los periodistas en particular, utilzan el término divulgativo para hablar sin rigor. Es como si un astrólogo (el que tira las cartas según las estrellas) tuviera los mismos conocimientos que un astrófísico. No tiene ninguna base científica y lo que propone o es una teoría ya arcaica o son cuestiones que ya el mundo academico lo da por descontado.
    Por favor, como en todo, quien quiera conocer el pasado para entender el presente, acuda a libros de verdaderos profesionales que no se encuentran en la sección de Novela Histórica sino en la propia de Historia, incluso hay editoriales específicas con publicaciones amenas y rigurosas.

    27 septiembre 2010 | 00:19

Los comentarios están cerrados.