Arquitectación Arquitectación

Si la arquitectura te rodea, deberías empezar a fijarte en ella

Entradas etiquetadas como ‘ladrillo’

Bricktopía, nuevos espacios con viejos sistemas

A menudo existe una gran distancia entre aquello que decimos y lo que finalmente acabamos haciendo. Esta circunstancia también sucede en la arquitectura.

Es notorio como durante las últimas décadas se ha extendido por mesas de debate y conferencias de postín, el discurso sobre la prefabricación, la estandarización y los cánones de calidad basados en la similitud y la repetición. Bien al contrario de lo que sucede en la calle, donde es prácticamente imposible hacer dos viviendas iguales (1) , ni siquiera parecidas y donde un solo cambio influye en tantas partidas y tajos de la obra que un cambio de posición de un tabique se convierte por arte de birlibirloque -¡que ganas tenía de soltar esto!- en un completo lifting del proyecto que lo modifica por completo.

Por todo ello, las intervenciones puntuales, no enfocadas a estandarizar la edificación, me parecen una apuesta valiente y arriesgada digna de mención. Si además, están basadas en los sistemas constructivos, más que en la espectacularización -¡toma!- gratuita de las formas, es cuando es preciso detenerse a observar y a aprender.

Imagen gentileza de : Paula López Barba y Manuel de Lózar

Imagen gentileza de : Paula López Barba y Manuel de Lózar

“Bricktopia”, de los arquitectos del colectivo internacional Map13 (www.map13.net), es el proyecto ganador en la categoría “Build-it” del Festival Internacional de Arquitectura Eme3 que se celebró del 27 al 30 de Junio en Barcelona. Se puede visitar durante todo este verano en la plaza del recinto de la antigua fábrica de hilaturas Fabra i Coats del barrio de Sant Andreu.

 

Esta intervención configura una nueva plaza en la que se pueden realizar diferentes actividades, tanto bajo la bóveda como alrededor de ella. Espacios públicos de baño, sol, bar y escenario para disfrutar del verano 2013.

Se trata de una estructura abovedada de ladrillo que emplea el tradicional sistema constructivo de la bóveda tabicada (o “volta catalana”) calculada con nuevas herramientas digitales de optimización estructural a través de la geometría. La propuesta es el resultado de la investigación académica que llevan actualmente a cabo Marta Domènech Rodríguez, David López López y Mariana Palumbo Fernández, cofundadores del colectivo Map13, con la ayuda de distintos profesores de campos diversos y varias escuelas de arquitectura.

Imagen gentileza de: Paula López Barba y Manuel de Lózar

Imagen gentileza de: Paula López Barba y Manuel de Lózar

Al tratarse de un proyecto experimental que hace trabajar este sistema tradicional al límite, ha sido necesario realizar mucho esfuerzo por parte del festival Eme3 que lo promociona y se define por el apoyo que da a los jóvenes a llevar a cabo su proyecto, por parte de las empresas que han aportado material y mano de obra y por parte de los trabajadores, los voluntarios y los estudiantes de arquitectura que lo han levantado.

 

(1) Excepto en bloques de viviendas o promociones de “chaletes” y otros adobados, donde el usuario final no participa en los requerimientos iniciales del proyecto.

 Nota del arquitectador: Es verdaderamente satisfactorio, ver como mediante innovadoras propuestas nuestros jóvenes recuperan y pretenden mantener y actualizar sistemas constructivos tradicionales.

 

 

Aún se pueden inventar cosas con el ladrillo

En nuestro país, el ladrillo, el aparejo, ha sido el centro de la construcción durante muchos años. El ladrillo ha dado nombre incluso al sector de la construcción y así se denomina hoy a esa burbuja cuyo estallido nos ha dejado el cuerpo lleno de metralla en forma de deudas, las industrias al igual que los muros se llaman fábricas e incluso hay una profesión, que toma su nombre de la forma de colocar ladrillos, el aparejador o arquitecto técnico.

Parece mentira, que después de unos cuantos miles de años, nos hayamos anclado en la abundancia de arcilla en las tierras patrias para no innovar más allá de cambiar colores, texturas o tamaños a esas piezas que imitan hasta los juegos infantiles. Por eso me encanta leer esta noticia en la que un jubilado, uno de esos personajes de la urbe que parecen  gozar desde el otro lado de las vallas apuntando todo aquello que se hace mal a este lado, dentro de las obras, ha ido más allá y tras años de dibujos, pruebas, prototipos y el tedioso y desesperanzador proceso de conseguir una patente (1) ha inventado un ladrillo autocentrable que tiene como característica principal el encaje de unas piezas en otras para su mejor y más rápida colocación.

Andrés Villamarín, el inventor de los ladrillos. Foto de Elena Villamarín.

Andrés Villamarín, el inventor de los ladrillos. Foto de Elena Villamarín.

 

Después de analizarlo y buscarle todas las pegas posibles, he de reconocer que tiene una lógica aplastante y que a falta de probarlo y ver su evolución y comportamiento en el tiempo, la cosa tiene esa sencillez de las cosas geniales, mejorable seguramente, pero llena de promesas. Lástima que no haya en este momento obras donde probarlo debidamente.

Dice su inventor, que además son antisísmicos, cosa que habría que ver mediante pruebas, y que espera la llamada de aquél que lo quiera fabricar. Desde luego si a este país le falta algo es inversión, porque inventiva y materia gris tenemos tanta como arcilla. Lástima que le hayamos sacado más partido a ésta última.

Foto de los ladrillos patentados, gentileza de ladrilloantisísmico.com

Foto de los ladrillos patentados, gentileza de ladrilloantisísmico.com

(1) Nota del arquitectador : Me encanta esta historia por dos razones, primero por ser una innovación en un sector, el de la albañilería, con una tradición inmovilista que data de antes de que las murallas de Jericó se edificasen y segundo porque yo mismo estoy incurso en un proceso de patente y no puedo sino solidarizarme con cualquier español con una idea que tenga los bemoles suficientes como para llegar a buen puerto con ella. Que infierno señores, que infierno….