Arquitectación Arquitectación

Si la arquitectura te rodea, deberías empezar a fijarte en ella

Entradas etiquetadas como ‘Gotico’

¿Como surgió el gótico en España?

 

Durante mi juventud hice mi propio Gran Tour. Como los recursos disponibles no eran muchos y apenas llevaba  el dinero justo para el billete de vuelta, nunca llegué muy lejos. El Norte de España, un poco de Francia y algo de Portugal. Si bien ya me maravillaban aquellos edificios que veía y que se me antojaban lejanos y misteriosos, no se había despertado aún mi interés por la arquitectura. Como ya os dije, mi vocación fue tardía y no prevista.

A la vuelta de aquellos mini viajes devoraba la información que podía encontrar sobre lo que me había llamado la atención. No queridos. No había internet.

De entre todas aquellas historias yo soñaba con la de la fundación de la catedral de Burgos, primera gran obra del gótico en España.

Boceto de la catedral de Burgos. Dibujo propio 2009

Boceto de la catedral de Burgos. Dibujo propio 2009

Corre el siglo XIII cuando el obispo Don Mauricio viaja por lo que hoy es Francia y Alemania para concertar el matrimonio de Fernando III con Beatriz de Suavia. Nuestro personaje puede contemplar las primeras obras del gótico francés, -o así lo sospechamos -y tras ese fantástico periplo a caballo por tierras galas y teutonas que sin duda debió durar varios meses (ya tengo la piel de gallina),  convence al rey de construir un templo a la manera francesa, poniéndose la primera piedra en el 1221. Y lo hacen sobre las trazas de la antigua iglesia románica: como tantas veces en la historia, los nuevos estilos llegan para cubrir los antiguos.

El gótico, como derivación del románico tiene algunas características sociales y religiosas fundamentales que marcaran la arquitectura de los siglos siguientes, en primer lugar la elevación en altura de los edificios de culto como magnificación de la imagen de Dios. Si el románico trata de impresionar mediante la oscuridad y el recogimiento extremos (ausencia de ventanas, edificios más bajos, escaso margen a la imaginería), el gótico recibe al feligrés provocándole el asombro. Me explico: imaginad la entrada en una catedral (no llena de turistas) con las únicas luces de los velones y los rayos que desde gran altura llegan a iluminar esos interminables pozos de piedra que se elevan hacia el cielo y que son las catedrales góticas. Un grupo de monjes rezan junto al altar mayor y se oyen cantos en latín. Se convierte uno a lo que sea menester. Por si acaso.

A partir de aquí y entendido esto, ya nunca dudaremos de que la arquitectura influye y mucho en la vida social y cotidiana. No se trata solo de la ubicación de los edificios o de su función sino de las sensaciones que se producen en el usuario, en el visitante, en el espectador.

Para ello, la arquitectura precisa dotarse de nuevas herramientas. Los arcos, se elevan con el aumento de altura de la iglesia y surge el arco apuntado que deriva del románico de medio punto, la planta tiene necesariamente que crecer para arriostrar lateralmente esos enormes pilares de la nave central y mantener la estabilidad surgiendo los arbotantes y pináculos que apuntalan la estructura, mucho más abierta, con huecos más grandes y muros menos pesados visualmente. Caminamos sin saberlo hacia otras formas que llegarán siglos más tarde, pero cuyos esbozos ya se pueden vislumbrar.

Siempre que veo un edificio del gótico, pienso en qué fue antes, si el avance de la tecnología de la construcción que permitió  a los maestros de obras de la época elevar sus edificios hacia el cielo, o la intención de que así fuese, llegando la ciencia y la técnica después para permitirlo. Seguro que hubo un poco de todo.

Nota del arquitectador: En el futuro, espero al menos una vez a la semana postear una mínima referencia a la arquitectura histórica y/o un boceto. Esta semana ambos en el mismo post.