Arquitectación Arquitectación

Si la arquitectura te rodea, deberías empezar a fijarte en ella

Entradas etiquetadas como ‘arquitectura a la mierda’

Diez razones para mandar la arquitectura a la mierda

Tengo muchas más, pero por empezar por algunas:

  1. Porque a nadie le interesa pagar por un dibujito que todo el mundo sabe que hacemos con un botón del ordenador. El puto botón. El día menos pensado doy con él.
  2. Porque pertenecemos a la escoria que generó la burbuja inmobiliaria y estamos podridos de dinero. Muhahahaah. Ah, no, espera, que no tengo un duro.
  3. Porque después de todo, los arquitectos no tenemos ni flores de nuestro trabajo. A ver  a quien le explico yo que me calculo mis estructuras, me hago mis mediciones y pongo el inodoro en su sitio con la tubería del diámetro adecuado.
  4. Porque el ladrillo está maldito. Aunque nadie en este país de ilustrados haya pensado en un solo sector alternativo y todos vomiten sobre el nuestro, que por cierto nos ha dado de comer a los del sector y a los demás.
  5. Porque los pocos clientes potenciales que tenemos no tienen un duro del que les hemos dado a los bancos, porque los bancos ya tienen mucho ladrillo que también hicieron con nuestro dinero, ese que tienen más agarrado que los calzoncillos de Walter White. Si es que no estamos forrados porque no queremos.
  6. Porque no puedo explicarles a mis clientes que ayer me llegó el seguro de responsabilidad civil (obligatorio) y me ha subido al doble, 1500 euros al año de vellón, sin empezar a trabajar, cada vez que hago un trabajo tengo que pagar prima complementaria. Ole. Arsa. Viva.
  7. Porque aún me tiene que llegar el otro seguro de responsabilidad civil y las dos colegiaciones, que no son mancas.
  8. Porque ayer fue día de pagar el IVA trimestral.
  9. Porque a nadie le interesa ya un buen trabajo, hecho con interés y profesionalidad si tiene que pagar por ello.
  10. Porque lo suyo no es mandarla a la mierda sino a otro sitio, pero en este blog circula gente decente que no tiene necesidad de leer culo.

Y sin embargo, aunque hoy no tengo cuerpo para nada, mañana seguiremos.

Nota del arquitectador: Todo ésto, muy bien dicho y muy bien contado, con palabras de gente sensata, menos visceral que este desquiciado que escribe aquí hoy, lo podéis leer en el post de StepienyBarno, con el que me levanté esta mañana y no he podido quitárme de la cabeza en todo el día.