BLOGS
Arquitectación Arquitectación

Si la arquitectura te rodea, deberías empezar a fijarte en ella

Arquitectura y lenguaje: un matrimonio sin sexo

Escuchar y sobre todo leer a un arquitecto es sin duda un ejercicio de paciencia y de sorpresa permanente. La capacidad para utilizar términos no asociados a nuestra materia y reconvertirlos en arquitectónicos parece ser infinita y cuando tras dos párrafos sin esdrújulas de dudosa significación pensamos haber alcanzado la normalidad, el autor suele sorprendernos con alguna palabra inventada que ningún diccionario recoge ni la RAE tiene entre sus tareas pendientes.

Suelo echar pestes de los libros de arquitectura que abundan en farragosos textos y eruditas disertaciones. Aborrezco de los manifiestos, de las odas y sobre todo de aquellos que comienzan por “carta a los estudiantes de…” Puede que hayan cambiado la historia de la arquitectura para arquitectos, pero tienen capacidad cero de transmitir nada a aquellos a los que debe ir dirigida la arquitectura.

No estoy en contra de la investigación arquitectónica, -sobre todo porque no tengo la menor idea de lo que es eso por mucho que lo lea a menudo en artículos y declaraciones bientencionadas- pero sí estoy en contra de explicar sólo con palabras aquello que inevitablemente termina por ser un trabajo gráfico, visual y finalmente volumétrico y material. Espacial.

Al menos en la portada tiene sus dibujos

Al menos en la portada tiene sus dibujos

Y es que no creo que se pueda explicar el espacio apenas con unos montones de palabras y lo demuestra el hecho de que sea necesario escribir tomos y tomos de texto para intentar describir y contar lo que una sola imagen puede resumir y sobre todo transmitir sin necesidad de buscarle epítetos y etiquetas, que únicamente pueden dejar a medias el significado de una fachada, un edificio o un proyecto.

En esta unión de arquitectura y lenguaje hay entendimiento, comprensión, cariño, pero solo cuando va acompañada con una lujuriosa imagen, un impúdico croquis o un arrebatador y aclaratorio dibujo puede llevarnos a la pasión de una noche de sexo sucio y pegajoso. Esas que da vergüenza contar pero que son las que más y mejor recuerdas.

Nota del arquitectador: De entre todos los textos de arquitectura plagados de plurisílabos (?!) empiezan a proliferar aquellos que critican los textos de arquitectura, lo cual me hace pensar si no habré iniciado la vía personal de la investigación arquitectónica. Uf. Que sudor frío tan incómodo. Será mejor dejarlo.

 

6 comentarios

  1. Dice ser Alejandro Chataing

    Que artículo tan soso y lleno de tonterías. Si pensáramos así, cómo podríamos escuchar a un médico, o a un abogado, o a un poeta hablando de métrica, o a un sociólogo, o un economista, o cualquiera que hable de su experticia en las diferentes áreas de su profesión.

    Vamos hombre, cuando no se tiene nada que decir, es mejor quedarse callado… te ves más guapo….

    “arquitectador”…???

    Saludos,
    un colega arquitecto

    11 Diciembre 2013 | 12:00

  2. Dice ser San Cemento

    Le aconsejaría a usted leer más libros de arquitectura antes de opinar de forma tan, cómo decirlo, elocuente. Si bien Le Corbusier no es el más indicado para una lectura facil y comprensible, otros grandes arquitectos como Frampton (“historia crítica de la arquitectura moderna”) han hecho más por la arquitectura actual escribiendo, teorizando y poniendo por escrito ideas, que muchos de esos grandes arquitectos con numerosos y bonitos dibujos, que al final acaban llevando a un simple y superficial formalismo. Otro libro que me gustaría recomendarle, “Complejidad y contradicción en la arquitectura”, de Robert Venturi. No es un libro de leer en el metro, sino de una lenta asimilación de contenidos, que nos llevan a entender el pasado más proximo de la arquitectura, y así poder dirigirnos por un camino correcto. Y no me gustaría terminar mi replica sin recomendarle que escuche o asista a una de las charlas de un arquitecto de nuestra tierra, Campo Baeza, del cual he tenido el placer de ser alumno, y quien únicamente con palabras y sus gestos es capaz de hacernos enterder concepto sin necesidad de un lápiz, cosa que me parece de tremenda admiración.
    Y esque, y volviendo al tema de Le Corbusier, nos facilitaron sus escritos sobre su propia arquitectura, darnos cuenta de esos cinco puntos básicos de la arquitectura moderna, no cree?

    Un saludo

    11 Diciembre 2013 | 13:02

  3. Dice ser ANTONIO LARROSA

    ¿Que son los arquitectos? Me parece recordar que eran unos ingenieros técnicos que diseñaban casas en aquellos tiempos en que se hacían para que la gente tuviera viviendas dignas y que ahora ya empiezan a estar vacias porque muchas personas dicen los politicos que prefieren vivir al raso.

    Clica sobre mi nombre

    11 Diciembre 2013 | 14:00

  4. arquitectacion

    Un buen libro el de Venturi, no me cabe duda, aunque tengo que disentir: yo sí que lo leí en el metro.
    Estoy de acuerdo en que es un gusto escuchar a Campo Baeza. Lo tuve en una obra mía durante una chuletada y pude comprobarlo en primera persona. Ya sé que no es lo más cool, pero a veces la vida nos lleva por surcos que no habríamos arado. Coincido en que es un placer escucharle.

    11 Diciembre 2013 | 16:20

  5. Dice ser ya esta bien

    De verdad Sr. Morea, todo esto es necesario? Esta usted llegando a un nivel de barra de bar cada día más sorprendente. Generalizaciones, topicazos, lugares comunes..y no me venga con que esto es un blog “cercano e irónico” para todos los públicos. Debería pensar que “20 minutos” pese a su nivel informativo es un diario muy leído y usted tiene la responsabilidad de dignificar en lo posible esta materia que supuestamente le apasiona.
    Le ruego que se esfuerce un poco más en lo publicado o sencillamente no publique cualquier cosa.

    Gracias

    11 Diciembre 2013 | 19:15

  6. Dice ser Dark Shadow

    Es un verdadero placer confirmar que los informáticos no somos los únicos frikis sobre la tierra

    http://www.lunaenpapel.blogspot.com

    12 Diciembre 2013 | 04:55

Los comentarios están cerrados.