BLOGS
Arquitectación Arquitectación

Si la arquitectura te rodea, deberías empezar a fijarte en ella

El hombre que pudo construir ciudades

Un político cualquiera encarga a un arquitecto que realice la remodelación de una gran ciudad, una ciudad majestuosa, llena de grandes avenidas y hermosos edificios, que sea una gran manifestación del poder de aquel que el pueblo eligió para gobernarlo. El arquitecto -que no se ha visto en otra- se pega al político como una lapa. El tipo es bajito y con un genio de mil demonios, pero deposita su confianza en ese diseñador de ciudades que empieza a soñar con pasar a la posteridad como un prohombre, un constructor de mundos, posiblemente piensa en secreto que su obra generará más admiración en las futuras generaciones que el resto de medidas políticas que el vociferante canciller se empeña en gritar a los cuatro vientos.

Durante su interesado periodo de entendimiento el arquitecto es nombrado ministro. Puede que la finalidad de la cartera escogida no tenga mucho que ver con su formación, pero ¿quien rechaza un ministerio?. Además el político, no admite muy bien las negativas y es más práctico agradecer que oponerse, pues sus impostadas maneras y sus mitines multitudinarios van acompañados de constantes demostraciones de su poder y de su falta de comprensión hacia otras posturas u opiniones divergentes.

En algún lugar del camino, el arquitecto debió comprender que su trabajo se desviaba y en él nacerían algunas dudas y puede que incluso estuviese tentado de abandonar. O puede que no, puede que cuando Albert Speer, el arquitecto de Hitler, accediese al ministerio de armamento, ya supiese en que jardín se estaba metiendo y corriese el riesgo de hundirse en el pozo de la historia con toda la conciencia y la ambición de llegar a una imaginada gloria. En todo caso, setenta años más tarde, es difícil comprender las motivaciones de aquellos personajes que fueron juzgados en Nuremberg.

Speer, diseñador en gran medida de la escenografía wagneriana de los multitudinarios mítines del fuhrer, fue condenado a 20 años de cárcel, pues aunque negó su conocimiento del holocausto, una foto en una visita al campo de Matthausen le inculpaba, así como el testimonio de algunos supervivientes. Aún a su salida en 1966, escribió un par de libros sobre su relación con Adolf Hitler, pero por encima de su vida, de sus motivaciones, de su final apacible en Londres uno se pregunta como debió de sentirse cuando en pleno apogeo, tuvo en sus manos la posibilidad de rediseñar un gran Berlín o como años más tarde se vería a si mismo. Parece que nadie, ni sus más allegados llegaron a saberlo y que su impresiones se fueron con él a la tumba. Un hombre que vivió una gran contradicción, la de construir mientras se  destruía, la de crear mientras otros morían.

La arquitectura, es difícil de explicar. El hombre es imposible de comprender.

 

6 comentarios

  1. Errata:

    …posiblemente piensa en secreto que su obra será generará más admiración en las futuras generaciones que el resto de medidas políticas que el vociferante canciller se empeña en gritar a los cuatro vientos.

    sobra el será

    22 Abril 2013 | 18:21

  2. Dice ser Nop

    Un personaje totalmente ambiguo. Jugó tan inteligentemente su ambiguidad que consiguió escapar a la horca en Nurember convenciendo al tribunal de que el Ministro de Armamento del Reich, que al final básicamente era el único ministerio de Alemania, no tenía ni idea de donde salía la mano de obra de sus fábricas ni que pasaba con ella después.

    En fin. Tan brillante como despreciable.

    22 Abril 2013 | 19:13

  3. Dice ser Lola

    ¿Fue este individuo, no puedo llamarle señor, el que diseñó El Nido del Águila?

    22 Abril 2013 | 19:34

  4. Dice ser Hola

    Este arquitecto sólo hacía planos para las majaderías de un loco, la mayoría de sus edificios o no eran viables en el plano económico o eran imposibles de mantener por ser estructuras gigantescas que no aguantarían su propio peso como sucedió al intento alemán de construir un arco del triunfo como el francés el cual se hundió en el suelo.

    22 Abril 2013 | 20:02

  5. Dice ser Yo no sabía

    Menudo K-brón con pintas Speer : aparte de criminal, un cobarde contra el que se tardó en encontrar prueba documental de sus crímenes.

    22 Abril 2013 | 20:20

  6. arquitectacion

    Petiso Carambanal: Gracias, tienes razón, lo corrijo. 😉

    22 Abril 2013 | 22:00

Los comentarios están cerrados.