BLOGS
Arquitectación Arquitectación

Si la arquitectura te rodea, deberías empezar a fijarte en ella

La casa por el tejado, o al revés

Empezar la casa por el tejado es algo verdaderamente complejo, aunque algún día hablaremos (por ejemplo) de las torres de Colón, que se hicieron así más o menos.

Demoler un edificio comenzando por abajo en lugar de desde arriba tampoco es precisamente fácil. Que sí, que todo es ponerse, pero hay que darle mucho a la materia gris para que a uno se le ocurra la maldita idea de no dejar ni un solo pilar de la planta inferior, quedarte al lado del edificio y que tu esfínter no haga el vacío. Y no quiero ni pensar en lo que tiene que pasar después de que se te ocurra, para que alguien (el que tiene el parné, para costearlo) flete un barco y te ponga rumbo a Japón. Y es que si tan descabellada idea se le puede ocurrir a cualquiera, solo a estos nipones les puede salir bien.

Pues sí señor, estos señores serios y protocolarios, además de untarse el morro a base de bien en los programas de televisión, han puesto en práctica un sistema de demolición inversa de edificios que consiste en “bajar” el edificio mediante gatos hidráulicos demoliendo las plantas de abajo a arriba, sin montaje de andamios, sin peligrosas detonaciones, sin riesgos (?) para los operarios…

Hace aproximadamente unos 16 años, tuve la suerte de participar en la construcción del nuevo edificio politécnico de la universidad de Alcalá de Henares, donde construimos la bóveda circular del salón de actos en el suelo para subirla de una sola pieza a su lugar. La instalación de la grúa que se utilizó y que tuvo que venir de allende los Pirineos, tardó casi tres días completos. En el momento de la subida, yo andaba por allí, transmisor en mano, rezando para que no hiciese viento. Y en el momento en que la cúpula estaba sobre mí, llegando a su destino, de repente me pregunté: ¿Y si la hubiésemos subido con unos gatos aunque fuese más caro? En fin, la cúpula allí está, cubriendo algún que otro discurso.

Siempre he dicho que es un placer ver crecer los edificios, pero os diré que me causa verdadera desazón verlos mermar. Menuda metáfora macabra de nuestra propia existencia en la que nacemos, crecemos, nos reproducimos (algunos), decrecemos (esta parte siempre se la saltan) y morimos.

Sistema de demolición inverso. Esos japoneses son unos tipos de cuidado, ya lo dijo McArthur.

6 comentarios

  1. Dice ser Perroflauta

    Parece un ascensor de Lepe: en lugar de subir al personal, bajan el edificio.

    09 Enero 2013 | 08:16

  2. Dice ser Juan Carlos

    Si señor!!! Me quito el sombrero ante los japos!!!
    Son, probablemente, los que mas usan la materia gris en el planeta, aparte, claro está,
    de los españoles cuando se trata de defraudar…

    09 Enero 2013 | 09:14

  3. Dice ser Fernando

    Nunca lo hubiera imaginado. Es espectacular!.

    09 Enero 2013 | 09:32

  4. Dice ser FJ

    ¡Im-presionante!

    09 Enero 2013 | 13:04

  5. Dice ser Syl

    Soy poco de estos temas, pero a través de tus palabras, se hacen interesantes.

    09 Enero 2013 | 16:45

  6. Dice ser paleta

    Eso ya lo han dado en el Discovery Channel y esto otro de momento no: http://www.elsemanaldigital.com/movil/articulos.asp?idarticulo=105772

    09 Enero 2013 | 16:55

Los comentarios están cerrados.