BLOGS
Arquitectación Arquitectación

Si la arquitectura te rodea, deberías empezar a fijarte en ella

Pies fríos, zapatos sucios

Llego aquí tan de rebote, de manera tan inesperada, que me resulta muy difícil presentarme así, a lo vivo y sin anestesia de ningún tipo.

Y no me refiero solo al blog, sino a la arquitectura y a la construcción en general.

Servidor, que llevaba camino de habitar en un banco del parque (juro por Akhenaton, que en una ocasión suspendí  hasta gimnasia) terminó por estudiar, siquiera no fuese por no oír a su santa madre. Le fui sacando el gusto a aquello y al final he pasado más de la mitad de mi vida en un aula. La mayor parte de ella en el lado malo del pupitre y el resto en el lado bueno, como profesor, por aquello de que estás solo y todo el mundo te escucha (?).

La otra mitad la he vivido en la obra. Pisando barro, subiendo a forjados sin hormigonar y sufriendo por todo. Que si se ponga usted el casco, que si me pone usted un hierro más aquí, que si no le importa me vuelve a hacer ese tabique de allí, sí el tabique que está más torcido que la nariz de un boxeador, oiga que me da igual que su abuelo fuese de Pisa, que aquí somos así de caprichosos y nos gusta derecho.

Uno es lo que podéis leer ahí arriba, a la derecha. Y el espíritu de este blog es hablar de arquitectura y construcción,  de urbanismo y de ciudadanía  que al fin y al cabo todo ello, arquitectura, construcción y urbanismo son la misma cosa, formas de cubrir las necesidades de los ciudadanos y mejorar su vida. Y como se trata de ciudadanos, y no solo de arquitectos, procuraré huir de lenguajes académicos y de conceptos abstractos, pues creo que no son necesarios para descubrir la mejor arquitectura, ni siquiera para explicarla. Es más, os diré, y lo repetiré con frecuencia, que la buena arquitectura no se explica. Se hace comprender perfectamente ella solita

Plaza Mayor de Madrid. Dibujo a tinta de Miguel Morea

 

En definitiva, que he renunciado tras todos estos años a tener los zapatos limpios y los pies calientes, que me gusta salir a la calle, pisar las obras, que soy carne de jubileta apostado tras una valla, mirando ese hormigón que cae sobre la zanja y acabaré el día menos pensado con la nariz como un boxeador  al chocarme con un árbol por mirar de forma constante hacia arriba en lugar de donde pongo los pies. Pero mientras llega ese día, os espero por aquí descubriendo lugares.

Nota del arquitectador: Os decía más arriba que he llegado aquí por casualidad, y es que no estaba en mis planes ésto de la construcción. Porque no, no pretendía ser lo que soy cuando era un chaval. Yo lo que quería era ser cajero:

-¿Para manejar mucho dinero, hijo?– decía mi señora madre.

No, para hacer cajas, mamá.

Y despues de todo, quizá no iba tan desencaminado.

Pero ojo con las cajas, que aunque en estos días se habla despectivamente de ellas, no son poca cosa. La catedral de Reims, el museo Guggenheim o el panteón de Roma, también fueron y son cajas.

 

 

12 comentarios

  1. Dice ser Fernando

    Que buena pinta tiene este blog!, te seguiremos Arquitectador!. (Por cierto, este apodo viene de arquitecto-constructor o nada que ver?)

    08 Enero 2013 | 11:28

  2. Dice ser Arquitectador

    Arquitecto+Aparejador=Arquitectador

    08 Enero 2013 | 12:34

  3. Dice ser Fernando

    OK!, me queda claro 😉

    08 Enero 2013 | 12:53

  4. Dice ser Alfonso

    Enhorabuena, por tu blog, es muy original, te sigo. Por cierto fantastico el dibujo de la Plaza Mayor.

    08 Enero 2013 | 13:15

  5. Dice ser ELNITXI

    Enhorabuena a 20minutos. Muy buen blog.

    Saludos.

    08 Enero 2013 | 14:42

  6. Dice ser Carla

    Este blog tiene buena pinta, desde ya mismo te sigo.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    08 Enero 2013 | 15:00

  7. Dice ser paleta

    A mí me gusta la arquitectura buena, bonita y barata. Como arquitecto me gusta Willibald Mannes, es de los pocos arquitectos que saben de escaleras, en España los arquitectos no saben de escaleras, supongo que habrá alguna excepción. Jamás me fío de los arquitectos que no prestan atención a las escaleras, pienso que si algo tan importante lo pasan por alto, miedo da pensar que harán con el resto.

    08 Enero 2013 | 18:26

  8. Hola Compañero: espero tengas mucha suerte y continuidad. Mi blog es http://www.arquiterapiaa.blogspot.com donde intento lo mismo que tu. Demitificar nuestra profesión (a veces pienso si no es ya una ex-profesión!…) para llevarnos bien con nuestros clientes. Si lo deseas puedes hacer libre uso de sus temas, cuando las ideas no se presenten! Un cordial saludo. Fernando

    08 Enero 2013 | 19:08

  9. Dice ser Andrés

    Hola Miguel,

    siempre he pensado que explicar arquitectura a no arquitectos es una asignatura pendiente importante: así que me alegro de tu irrupción, y te deseo suerte en esta difícil tarea. A mí la manera de presentarte, de entrada, ya me ha gustado mucho. Un abrazo, Andrés.

    08 Enero 2013 | 20:31

  10. Dice ser David Agudo

    Arquitectador mucha suerte con el blog, ya te estoy siguiendo.
    Un abrazo

    09 Enero 2013 | 01:02

  11. Aplaudo la iniciativa de 20minutos. Seguiremos con atención este Blog.

    La nota final de hacer “cajitas” llena de sarcasmo me ha llegado especialmente 😉

    Un abrazo y muchos ánimos en esta aventura

    09 Enero 2013 | 09:30

  12. Dice ser Juan Antonio

    Pues sí, estoy de acuerdo en que las obras maestras de la arquitectura se explican casi solas como las buenas y estudiadas herramientas que son una extensión de nuestro cuerpo, con la forma precisa para realizar su función a la perfección, con el menor esfuerzo posible: su propia forma nos habla de cómo y para qué hay que utilizarla sin que nadie nos lo diga (una guadaña, un martillo, un cuchillo, … infinitos ejemplos). Pero claro, con el Guggenheim de NY esto es fácil (dudo que haya otra obra en la historia de la arquitectura –que no sea un puente- donde esto sea tan claro). Generalmente es necesario dar alguna explicación al que no sabe para que no se quede la cosa en me gusta o no me gusta. Esas explicaciones precisan por parte del que las recibe un mínimo esfuerzo e interés por entender e ir formando su mirada para la próxima vez que se cruce con un edificio que merezca de su atención. Y lo siento, esto es así. Ahora, hay truquillos para saber nada más ver un edificio si es bueno, si lo ha realizado un buen profesional o no. A partir de aquí me callo porque empiezo a ser demasiado extenso. El dibujo de la Plaza Mayor muy bueno.

    09 Enero 2013 | 19:19

Los comentarios están cerrados.