Alemania: recaídas y aniversarios

El copresidente de AfD Alexander Gaulan, durante una convención de la formación ultraderechista de cara a las elecciones europeas, en Riesa, Alemania. FILIP SINGER / EFE

El auge de la extrema derecha en Alemania, que ayer conmemoraba una negra efeméride, tiene resonancias distintas de las que emanan de otros países que también padecen esta infección. Y a muchos nos ha producido consternación comprobar que en las elecciones del domingo en los länder de Sajonia y Brandenburgo, dos estados federados alemanes que pertenecieron a la antigua RDA y que padecieron por tanto la dictadura del ‘socialismo real’, han escalado puestos, hasta el segundo lugar en ambos estados, los ultraderechistas de Alternativa para Alemania, una emanación de la CDU que, aunque trata de desmarcarse de la extrema derecha, mantiene un discurso xenófobo, antieuropeísta y ultraconservador, y ahora trata de adueñarse de los ideales de los alemanes del Este que lucharon, y pagaron un alto precio por ello, por conquistar las libertades inherentes a sus posiciones democráticas y liberales.

Por fortuna, el drama no ha sido todo lo grave que amenazaba ser, ya que algunas encuestas había augurado que la AfD conseguiría la victoria en ambos länder, enlos que vive apenas apenas el 12 % de la población alemana (aunque con Turingia, que va a las urnas pronto, representan el sentimiento político oriental tras la reunificación). No ha sido así, y el SPD mantiene el liderazgo en Brandenburgo al igual que la CDU en Sajonia, pero en ambos los ultraderechistas han más que duplicado su  representación y forzarán seguramente la formación de una gran coalición CDU-SPD, lo que, aunque aisladamente no es nocivo, cuando se vuelve sistemático desvirtúa el pluralismo ya que deja de haber en los parlamentos dos opciones alternativas plenamente constitucionales. Una parte de la grandeza de la democracia estriba en la convicción de que los problemas políticas no tienen una única solución posible.

Cono es conocido, mientras en el Este de Alemania se producía esta inquietante deriva este domingo, se cumplía el octogésimo aniversario del desencadenamiento de la Segunda Guerra Mundial, con la invasión de Polonia por los tanques de Hitler el 1 de septiembre de 1939, cinco meses después de la victoria de Franco en la guerra civil española. El futuro Alto Reprensentante para la Política Exterior y la Seguridad, Josep Borrell, asistió a los actos en memoria de aquel terrible suceso, en los que el presidente de Alemania pidió perdón al de Polonia por aquella flagrante agresión. Y nos encontramos a menos de dos meses del trigésimo aniversario de la caída del Muro de Berlín.

Por ello, a la hora de los balances políticos en Alemania, a caballo de la Historia y del presente, el auge de la extrema derecha produce zozobra e inquietud, y nos interroga sobre la memoria que debería ser el gran aliado de la cordura en el presente y el futuro de Europa. Además, la superior y creciente implantación de AfD en el Este con respecto al Oeste demuestra que sigue existiendo una fractura sin soldar entre las dos Alemanias, lo que produce también intranquilidad porque la UE necesita la “locomotora” saludable y sin complejos internos que la debiliten

Porque en definitiva, cuando todos estos acontecimientos —la Segunda Gran Guerra, la caída del Muro y la guerra civil española— parecían haberse quedado en los anaqueles polvorientos de la historia, rebullen en Europa movimientos antiinmigratorios, algunos organizados por los propios gobiernos —como en los países del Grupo de Visegrado y en la Italia de Salvini, que felizmente periclita—, y otros postulados por nuevos y no tan nuevos partidos radicales y xenófobos, que inevitablemente evocan aquel odioso supremacismo que llevó al mundo al delirio y a la gran inmolación. Ojalá los presagios no se confirmen y la cordura se mantenga, a pesar de las divagaciones que recrean aquellas penosas experiencias.

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Jean-Marc Alma

    Muy buen articulo, como lo digo siempre, tomar como ejemplo la GROKO (Große Koallition) alemana es lo bastante peligroso ya que no hay alternativas y no hay oposición. De hecho los alemanes ya no quieren esa GROKO. Soy residente aleman y veo diariamente en los diarios que la gente esta harta de esta Groko, de hecho el auge de la AFD viene de la Groko

    02 septiembre 2019 | 12:18 pm

  2. Dice ser Santiago

    AFD una emanacion del CDU? Mas bien del CSU, diria yo.

    02 septiembre 2019 | 4:48 pm

  3. Dice ser Antonio

    Buenos dias,

    Todo el mundo se “sorprende” del auge de la extrema derecha, miran los sintomas, pero no las causas de la “infeccion”.

    Si acaso se usan palabra maniqueas del plan, “populismos”, les dicen a la gente lo que quieren oir, les engañan, acusan falsamente a otros, son gente debil y manipulable….etcetc

    Ninguno valora que se ha hecho mal para que de repente tanta gente les vote, si acaso se da la vuelta y manipula las causas reales, se intenta tachar a todos como racistas, machistas, homofobos y demas, y para “evitar” su crecimiento, mientras se sigue manteniendo y acrecentando las mismas causas se siguen algunos preguntando…..oh dios mio! Siguen creciendo!! Hay que hacer algo!! Prohibamoslos!! Cordon Sanitario!!!!

    En dinamarca se han dado cuenta como se “derrota” a la ultraderecha. Sino que le pregunten a los socialdemocratas.

    En resumen, la gente vota para que les gobiernen buscando lo mejor para sus ciudadanos, no lo mejor para otros, sean paises, personas o ideologias.

    Un saludo.

    03 septiembre 2019 | 10:00 am

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.