Entradas etiquetadas como ‘ancianos’

Los cachorros no son para las personas mayores

La dueña de Aarón se va a una residencia y se queda solo, nadie puede hacerse cargo de él. Es un cruce de pequinés de doce años con buen estado de salud y de tamaño pequeño. Cuentan que es muy tranquilo y cariñoso. Sería ideal para hacer compañía a alguna persona mayor.

Por cierto, que estoy cansada de contar que para una persona mayor es siempre mejor adoptar un perro madurito y no un cachorro, pero volveré a recordarlo.

Pasa demasiado a menudo. Abuelos que pasan a una residencia (ojalá hubiera más residencias que permitieran animales de compañía), a vivir con sus hijos o mueren dejando atrás perros y gatos que han sido su principal ancla y compañía al final de su vida pero que ahora nadie quiere o puede quedarse.

Por eso siempre recomiendo que si se está buscando un animal de compañía a una edad avanzada o para alguien de edad avanzada, no se adopten ni compren cachorros. Es mucho mejor buscar algún animal ya maduro. Será más tranquilo y manejable que un cachorro y su esperanza de vida menor.

Tal vez sea ser muy frío, pero regalar un cachorro de raza pequeña que puede vivir entre quince o veinte años a una persona de ochenta es ser poco realista.

Aarón está acogido por El hogar de Luci, Me pasan su caso contado en primera persona. Aquí os lo dejo:

Mi nombre es Aarón. No sé muy bien cómo contar mi historia, porque ni yo mismo entiendo lo que pasa…

He pasado mis largos 12 años haciendo compañía a mi dueña. Siempre le he dado todo lo que he podido. Todo mi cariño, todo mi amor, y toda mi fidelidad. Ella siempre ha sido lo más grande para mí. Y así se lo he demostrado.

Pero ahora, sin saber por qué, me quieren llevar a otro sitio. Me quieren sacar de mi casa y no sé a dónde me llevarán…

Mi compañera se marcha a vivir a un lugar llamado “residencia para ancianos”, pero me dicen que yo no puedo ir allí… ¿Por qué no? ¿A caso no soy yo un anciano? ¿No merezco que me cuiden y atiendan como lo van a hacer con ella?

La verdad es que tengo mucho miedo. He oído historias de otros abuelitos como yo que, tras pasar toda una vida con sus queridos compañeros, han terminado vagando por las calles… ¡Y yo no quiero terminar en la calle! Yo quiero estar en un hogar. Quiero volver a tener una familia y poder darles todo el amor que me queda. Soy consciente de que no me queda mucho por vivir, por eso quiero aprovechar al máximo el tiempo que me queda, quiero volver a ser feliz, y sobre todo, hacer feliz a la maravillosa persona o familia que decida darme la oportunidad de compartir con él los últimos días de mi vida.

Contacto: 687 70 41 92 olgacriado@hotmail.com

Para las personas mayores, mejor perros maduros

Pasa demasiado a menudo. Abuelos que pasan a una residencia (ojalá hubiera más residencias que permitieran animales de compañía), a vivir con sus hijos o mueren dejando atrás perros y gatos que han sido su principal ancla y compañía al final de su vida pero que ahora nadie quiere o puede quedarse.

Por eso siempre recomiendo que si se está buscando un animal de compañía a una edad avanzada o para alguien de edad avanzada, no se adopten ni compren cachorros. Es mucho mejor buscar algún animal ya maduro. Será más tranquilo y manejable que un cachorro y su esperanza de vida menor.

Tal vez sea ser muy frío, pero regalar un cachorro de raza pequeña que puede vivir entre quince o veinte años a una persona de ochenta es ser poco realista.

Polca es un caso muy triste, difícil, y urgente. No se trata de un abandono voluntario, no hay un desprecio hacia el animal, sino mucho amor.

Me cuentan que el dueño de esta perrita llora por ella a diario y Polca llora a diario por él pero jamás volverán a verse.

Este señor es muy mayor y está imposibilitado ya en una cama. Ha sido ingresado vida en una residencia de ancianos de la que ya jamás saldrá.

Polca, mientras tanto, espera a que su amo vuelva. Está encerrada en su casa sola día y noche desde hace cuatro meses. Recibe dos visitas diarias que la pasean, le dan algo de mimos, comida y agua. Pero no es una situación sostenible.

Este hombre no tiene más familia que Polca y por eso llora por ella preocupado y me pide ayuda para su perrita para que le encuentre un hogar donde reciba los cuidados y tanto amor como él le daba…(Realmente es estremecedor oírle llorar por su perrita).

Polca tiene ya casi 12 años de edad y además apenas ha salido a la calle en toda su vida. Su dueño la adoptó siendo él ya mayor y no tenía fuerzas para tirar de ella. Incluso el veterinario la visitaba en casa. La única luz del día la veía en el patio de la casa.

Por tanto a Polca la calle le asusta, no sabe caminar bien con correa, Por lo cual, encima de tener la edad en su contra necesitaría a alguien que tuviera paciencia con ella y la enseñara a pasear o alguien que viviera en una casa con patio o jardín.

Y es un caso urgente porque apenas cuento con un mes de plazo para encontrarle un hogar o una casa de acogida a esta pobre perrita. La vivienda de este hombre la ponen en venta en cuanto pase el verano y Polca tiene que salir de ahí.

Polca es una perrita maravillosa, cariñosísima, muy dulce, muy juguetona para la edad que tiene, muy noble, sociable con las personas y que está muy bien para su edad. Es de tamaño mediano, de unos 15 kg de peso.

Polca está en Sevilla, y debido a su miedo no la enviaría nunca por Mrw a otras provincias, pero en caso de salirle una buena familia fuera de Sevilla yo haría lo imposible por conseguir algún medio seguro para hacerla llegar.

Por favor, ruego máxima y urgente difusión de su caso, a ver si entre todos encontramos una solución para ella.

Se entrega con contrato de adopción, con vacunas, con chip, esterilizada y seguimiento.

Contacto: Nuria Sanz NSanz76@gmail.com 635 109 317

Los gatos, una buena compañía para los ancianos

Está más que comprobado. Para los ancianos resulta muy beneficioso compartir su vida y asumir la responsabilidad de atender a un animal: se sienten útiles, establecen una relación de cariño diaria y reciben compañía, sobre todo en aquellos casos en los que vivan solos.

Además favorecen los pensamientos positivos y mejoran las condiciones de salud (son estupendos niveladores de la tensión arterial).

Los gatos son animales muy poco exigentes comparados con un perro y capaces de proporcionar mucho cariño. Las ventajas de los félidos como mascotas para personas de la tercera edad son muchas.
-Son la mejor opción para ancianos aquejados de problemas de movilidad, incapaces de afrontar los tres paseos diarios y la escapada campestre de vez en cuando que cualquier can necesita para vivir equilibrado.
-Todos los hábitos de los felinos son caseros, pueden quedarse solos durante varios días simplemente si alguien pasa a asegurarse de que tienen comida, agua y arena limpia.
-Son animales extremadamente limpios. Gracias a sus hábitos de higiene ellos mismos se cuidarán de estar aseados y no mancharán prácticamente la casa, algo que sí sucedería con un perro.
Son más baratos de mantener que un perro, un saco de pienso seco (el alimento más saludable) puede durarle muchos meses.
-Cada vez más residencias de ancianos permiten que sus ocupantes lleven con ellos a sus gatos. Ojalá acaben permitiéndolo todas. Con los perros la cosa está aún más difícil.

Un consejo, que no sea un cachorrito. Durante sus primeros meses de vida los gatitos son unos auténticos trastos, que revolucionarán su dueño metiéndose por todas partes, jugando con todo lo que encuentren y empujando las cosas sólo para comprobar como caen.

En las protectoras hay muchos gatos adultos, perfectamente socializados, cariñosos y tranquilos, que son la opción ideal en estos casos.

Además hay otro motivo para elegir un animal de cierta edad: un gato puede vivir sin problemas 20 años, si se adquiere un cachorrito habría que plantearse que pasará con él si llega el momento en que su amo no pueda cuidarle.

————————-

La gatita de la primera foto se llama Ada. Fue recogida de la calle abandonada, como tantas otras. Ada es muy cariñosa y necesita una familia que la cuide y la mime.

Muñeco es un gatito de tres añitos que se ha quedado sin hogar, su dueña era una anciana que ya murió, su hija se ha hecho cargo del gato mientras le encontramos un hogar, pero no quiere tenerlo por mucho más tiempo. Es urgente encontrarle una casa donde ser feliz, ya que perdió su dueña que tanto le quisor

Leti es una preciosa gatita de tres años. Es cruce de siamés y es encantadora y cariñosa. Está sana de todo. Su dueña tiene urgencia por darla ya que su hija ha desarrollado una alergia asmática

Es urgente encontrarles una casa de acogida o adoptantes.

Están en Sevilla pero se envían a cualquier ciudad de España.

Contacto: rosario@defensafelina.org