En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Archivo de la categoría ‘Sin categoría’

Un perro agonizando durante días, otro alimentándose del cadáver de un compañero… denuncian y documentan graves casos de maltrato en Murcia

Equalia ha publicado una nueva investigación en una finca de Murcia donde muestra “un terrible caso de crueldad por maltrato animal y por dejación de la Administración Pública en el debido control“. En el vídeo que acompaña la denuncia se puede ver cómo los animales se mantienen en unas condiciones terribles.

También a un perro alimentándose de los restos de otro y a un pastor alemán agonizando sin agua bajo altas temperaturas.


“Advertimos a la Policía de Murcia de la presencia de animales en malas condiciones de salud, incluso los acompañamos hasta en dos ocasiones. Sin embargo, a día de hoy, los propietarios siguen acumulando más perros“, explica la asociación en el comunicado que han publicado hoy y que os comparto integro bajo el vídeo, que os animo a ver pero sobre todo a difundir, porque como bien dicen es preciso sacar estos casos a la luz y que se caiga la cara de vergüenza a aquellos que permiten que situaciones así se perpetúen.

Y ya os dejo con su comunicado, porque poco más puedo yo añadir:

Nuestra organización ha documentado un caso de maltrato animal continuado en una finca de la pedanía de Javalí Nuevo (Murcia). El equipo de investigación de Equalia ha obtenido imágenes tan duras e impactantes como las condiciones deplorables en las que se encuentran los animales; entre ellas: un perro encerrado en una jaula ed pájaros o un can alimentándose de otro que había muerto.

Equalia, conjuntamente con la Asociación Abrazo Animal, hemos denunciado por maltrato animal y solicitado la inhabilitación y convivencia para la tenencia de animales domésticos y animales de granja. Durante el año que se ha realizado la investigación, se ha grabado la situación real de cómo se encontraban algunos animales, contraviniendo la ley de Protección y Defensa de los Animales de Compañía de la Región de Murcia con irregularidades graves como negarles la alimentación necesaria para su normal desarrollo, mantener animales enfermos o heridos sin la asistencia adecuada, además de otras infracciones adicionales como:
– Perros conviviendo entre restos óseos, barro, orines y deyecciones.
– Animales permanentemente encadenados, lo que les ocasiona lesiones. Algunos de ellos incluso sin acceso a agua potable.
– Las personas denunciadas mantienen animales enfermos o heridos sin la asistencia adecuada (animales con leishmania, con pulgas y garrapatas), por lo que fallecen. Esta situación pone en grave riesgo de salud al resto de los animales que tienen en su finca, además de a los que residen en los alrededores y al resto de las personas.
– Los responsables depositan cadáveres de animales en terrenos colindantes o los eliminan incinerándolos dentro de su propia parcela o en la vía pública.
– Además, se han grabado imágenes donde se puede observar cómo realizan una hoguera en la vía pública y, en varias ocasiones, documentamos los vestigios de otra realizada dentro de la finca con restos óseos de animales. La ley 6/2017, de 8 de noviembre de Protección y Defensa de los Animales de Compañía de la Región de Murcia, recoge como infracción grave “la recogida y eliminación de cadáveres de animales de compañía incumpliendo lo establecido en la presente ley”

Como comenta la portavoz de Equalia, Silvia Mayorga: “El maltrato continuado a los animales en esa finca es evidente en la investigación que hemos realizado. La administración de la Región de Murcia conocía este caso desde hace, al menos, cuatro años, porque esta situación ya fue denunciada en repetidas ocasiones y no se han realizado las acciones necesarias para evitar la repetición de esta situación. Por este motivo, hemos denunciado a los propietarios de estos animales por maltrato animal y solicitamos la inhabilitación para la tenencia y la convivencia de animales domésticos y animales de granja. También, solicitamos a la Administración de la Junta de Murcia y a las autoridades competentes que actúen de inmediato”.

¿Son efectivas las terapias con animales?

Últimamente recomiendo mucho el blog Etología Canina. Lo hago porque merece la pena, es un espacio que debería ser de cabecera para todos aquellos interesados en los perros en particular y los animales de compañía en general.

La pasada semana concluyó con un artículo de Juan Luis Castellví sobre la terapia con animales que pretende (y consigue) responder a la pregunta de si estas terapias son realmente efectivas. Es extenso y documentado y recuerda la escasa regulación existente en el sector, Cada vez más necesaria siempre y cuando se encare bien.

Os haré un spoiler. Sí, son efectivas, pero tienen que hacerse bien. Un animal, por si solo, no hace magia.

La terapia no es el animal. O no solamente al menos. La terapia la deciden entre muchos especialistas que tienen alguna responsabilidad sobre el tratamiento del paciente: médicos, psicólogos, fisioterapeutas, etc. Cada paciente puede tener unas necesidades diferentes, y hay que programar ejercicios en los que los animales pueden ser una poderosa ayuda. Por ejemplo, tenemos a una persona mayor, con alzheimer, que empieza a aislarse y no quiere moverse del sillón. Se pueden programar ejercicios con el perro que le “obligan” a moverse con un objetivo. Tiene una recompensa en el juego en si mismo, siempre que le gusten los perros y haya “conectado” con el que estamos usando, y se mantiene en forma teniendo que levantarse un rato del sofá. El beneficio no tiene que derivarse exclusivamente de la presencia del perro, se trata de una herramienta para que el paciente trabaje. Pero el mero hecho de poder interactuar con los perros ha probado tener un efecto positivo en el bienestar, la ansiedad y el humor. Pero insisto en que la terapia la han decidido los profesionales sanitarios implicados, en colaboración con el guía del perro y la familia del paciente, y/o el propio paciente. En España hay pocas organizaciones que hagan un trabajo regulado por organizaciones públicas, siendo una de ellas CTAC, que además tiene dos manuales editados con ejercicios que se pueden llevar a cabo con ayuda de los perros, más que recomendables (y no, no tenemos ninguna relación o comisión, simplemente considero que es un material muy bueno).

Bea una perras de lectura del proyecto READ. (David Sirvent)

Es el único párrafo que os voy a dejar de ese texto, que os invito a que leáis entero si os interesa el tema.

Igual que os invito a que os informéis bien antes de embarcar a un familiar o hacerlo vosotros mismos en una terapia asistida por animales. Da igual que sean perros o caballos. No es oro todo lo que reluce y no es la primera vez que os lo cuento.

Hay personas que no cuidan el bienestar de los animales que participan en ellas. Y también hay terapias en las que no hay objetivos definidos ni profesionales preparados por lo que son poco más que una pérdida de dinero y tiempo.

Y termino, como siempre, con un animal que necesita un hogar.

Si hay gatos en casa, mejor que no entren flores de Pascua

Lo advertía el pasado fin de semana desde mis redes sociales. Las flores de Pascua (ponsettias o estrellas de Navidad) serán preciosas, pero si tenemos gatos es mejor que no entren en casa.

Es la planta estrella estos días, presente en todas las tiendas especializadas, supermercados y grandes superficies. Se compra y se regala tanto durante las fiestas navideñas, que siempre es una de las diez plantas de maceta más vendidas del año en Europa y Estados Unidos. El problema es que a muchos gatos les gusta mordisquear las hojas, y las de estas plantas son tóxicas para ellos. Vamos a ver, que no es que necesariamente sea cicuta y vayan a morderlas y morir, pero sí que su savia es dañina (también para otros animales) y mejor evitarlas.

Los síntomas que más probablemente tendrán si deciden comerla es irritación en la boca y el estómago y también vómitos. Pero ojo, que hay más plantas habituales en nuestros hogares y peligrosas para ellos, como el acebo o el muérdago. También otras menos navideñas como las begonias o azaleas. Ya hablaremos de ese tema en un futuro.

Yo llevo quince años en casa sin tener estas flores y no pasa nada. Además así nos ahorramos verlas languidecer y luego morir, que es lo que suele pasar por desgracia. No debería ser así. Deberían poder sobrevivir al invierno, pero no nos engañemos, no es lo habitual. La Navidad es época de masacre para estas plantas originarias de México.

Sin pretender convertir este blog en uno dedicado al cuidado de las flores y las plantas de interior, pero por si ya las tenéis en casa (y lejos del acceso de los gatos), debéis saber que no deben estar expuestas a temperaturas superiores a los 25 grados o inferiores a los 10 ni a corrientes de aire y deben recibir la máxima luz posible cuando están en floración si queremos evitar que las hojas se desprendan. Salvo en verano y antes de la floración no conviene regarlas demasiado y, en caso de transplantarlas, habrá que optar por un estrato muy suelto. No menos importante es que, una vez se haya desprendido la flor, se lleve a cabo una buena poda y se riegue muy poco.


Termino presentando a una gatita cordobesa que busca hogar. Se llama Jade, está esterilizada y no tiene ni inmunodeficiencia ni leucemia felina. En estos momentos se encuentra en una acogida muy temporal.

Por su carácter no podía volver a la calle, es demasiado mansa y confiada para sobrevivir por sus propios medios. Pero el problema es que es una gata más, no es nada especial, ya no es una cachorrita adorable… es atigrada como tantísimos gatos que hay en la calle, nada a su favor.

Pedimos un hogar para JADE, ya ha dejado de ser anónima, pero no dejemos que sea invisible.

Jade se entrega en adopción con seguimientos, contrato, pasaporte europeo, microchip, vacunas, desparasitaciones, analíticas, esterilización y revisión veterinaria. Está en Córdoba pero puede viajar a cualquier punto de España. Todo esto será a coste cero para el adoptante, nuestra Asociación asume tantos los gastos veterinarios como el traslado del animal.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

PACMA pasa de de 31.958 a 69.669 votos en las elecciones andaluzas

No ha tenido ningún escaño, pero PACMA ha duplicado sobradamente sus anteriores resultados en las elecciones andaluzas de este domingo y creo que merece la pena destacarse.

La formación política ha denunciado además numerosas incidencias en el proceso que sería de recibo aclarar.

Andalucía no es precisamente la comunidad autónoma en la que van a recabar más apoyo. Allí las cosas están más difíciles que en otras regiones, por el arraigo de la caza, la afición por los toros y de festividades que emplean animales y a las que PACMA ha puesto en el punto de mira.

Málaga ha sido la provincia en la que mayor éxito han tenido. Nada que sorprenda a los que estamos pendientes de la sensibilidad hacia los animales de unos y otros territorios.

En mayo habrá una nueva cita en las urnas, con unas elecciones municipales y autonómicas que coinciden con las elecciones al Parlamento Europeo. Y el año próximo, si no es antes, también habrá elecciones generales. 2019 va a traer bastante trajín democrático.

Todos tendremos el foco puesto para ver lo que pasa con los grandes partidos y también con Vox (no sé vosotros, pero yo hubiera preferido que esa explosión de votos la hubiera recibido PACMA), pero será interesante también ver qué sucede con este partido que defiende a los animales a partir de primavera. Yo creo posible que logren algún escaño. ¿Y vosotros?

(EFE/Carlos Barba)

Una tienda de Ikea en Italia abre sus puertas a perros callejeros, ¿seguro?

La última noticia viral por lo emotiva que resulta relacionada con perros tiene como protagonistas un centro de Ikea en Catania, Italia, y un número indeterminado de perros abandonados. Por lo visto los primeros que se hicieron eco fueron The Dodo, y su popularidad explotó tras recogerlo Time.com.

Parece ser que fue una clienta la que se dio cuenta de que había perros durmiendo dentro de Ikea a través de los cristales, hizo fotos que subió a sus redes sociales y así se destapó el pastel: esta tienda había decidido acoger a los animales callejeros para protegerlos del frío y la lluvia.

No solo eso, también los alimentan y los clientes les dan cariño e incluso suben esas fotos a sus redes sociales.

Todo según los testimonios de unos clientes. Que yo haya visto, los responsables de ese Ikea no han dicho ni mú.

Todo muy bonito, ¿verdad? Tanto que cuesta creerlo.

Lo mismo es cierto, así tal cual lo cuentan, pero me cuesta creer que se expongan a llenar un establecimiento comercial de animales cuyo carácter y estado de salud es una incógnita y que no se sabe tampoco si dañarán la exposición.

Llamadme escéptica si queréis. Ya os digo yo que acertaréis.

No suelo traer a este blog este tipo de historias, porque desconozco cuánto hay de verdadera bondad, cuánto de marketing y cuanto de medios buscando visitas. Igual que no sé, en este caso en concreto, hasta qué punto deambulan perros abandonados por las calles italianas, tantos y tan sociables como para que un establecimiento de Ikea abra sus puertas y dormiten dentro.

Lo hago, como excepción, para invitaros a que también pongáis este tipo de contenidos en duda. No creáis a pies juntillas aquellos demasiado bonito para ser verdad sustentado solo en actualizaciones de redes sociales.

También, ya que estamos, para dar ideas a Ikea o a otras empresas en disposición de recogerlas.

Otra cosa sería si Ikea hubiera alcanzado un acuerdo de colaboración con una protectora cercana para albergar allí, no necesariamente todos los días y por todos sus metros, varios perros que se sabe que tienen buen carácter y están educados y así de paso visibilizar la necesidad de adoptar, de no abandonar y buscar hogares a esos animales en concreto.

Eso me parece más factible y también creíble; la firma sueca ha colaborado en otras ocasiones con protectoras en EE UU y Singapur colocando imágenes de perros en adopción y cultivan una imagen moderna que me encaja con iniciativas así, al menos en algún centro a modo de tanteo. Además, justo acaban de lanzar en España su línea de productos para mascotas.

Ahí dejo la sugerencia a los señores de Ikea en España. Si quieren probarlo y promocionarse sumando titulares en los que nadie sospeche de su verosimilitud, yo encantada de ponerles en contacto con alguna protectora seria y cercana.

De momento en España ya nos iríamos conformando con que sus tiendas fueran dogfriendly y pudiéramos acudir a sus exposiciones interminables acompañados por nuestros perros, como sí es posible en Italia (salvo en la zona de restauración). En eso los directivos de Inditex, que ya nos dejan, son mucho más avanzados que ellos.

Termino con otra recomendación, si os gustan los perros leed al medio especializad (y guía de animales urbanos) SrPerro, que hace un tiempo contaba en IKEA y los perros: prohibido hasta en Suecia:

Nos han llegado varios mails de personas quejándose del trato recibido en IKEA al intentar entrar con perro en tiendas de la marca en diferentes puntos de España. Malos modos y contestaciones un poco extrañas del tipo: “No, no puede entrar porque no lleva al perro en un transportín homologado”.

Así que decidimos escribir a IKEA Suecia para aclarar la cuestión. Y esta ha sido su (sorprendente) contestación: No permitimos a nuestros clientes que entren con animales en nuestras tiendas de IKEA. La razón es, entre otras cuestiones, reducir los riesgos de alergia. La única excepción son las personas que necesitan un perro guía.

Pues eso, que si no permiten la entrada de canes en Suecia alegando una razón tan peculiar, en España es dudoso que se muestren más simpáticos con los SrsPerros.

Después de leer esto, ¿de verdad no os huele a albóndiga encerrada?

Si los dueños tienen sobrepeso, es más probable que también lo tengan sus perros y gatos

No parece demasiado sorprendente. Los malos hábitos alimentándose o el sedentarismo de las personas puede acabar afectando a los animales que están a su cuidado.

Fue una de las conclusiones de la última jornada Pet Talks organizadas por Advance, cuyo objetivo es “acercar a los amantes de perros y gatos los últimos descubrimientos científicos que les ayudarán a cuidar mejor del bienestar y la salud de sus  perros y gatos” y a la que acudieron Ignacio López-Goñi, doctor en Biología y Catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra; Angela González Martínez, veterinaria y una de las siete diplomadas europeas en etología clínica y Miguel Ángel Díaz, veterinario y coach.

No pude acudir, pero he querido traer algunas de las cosas que allí se dijeron, que me parecen interesantes y que pueden ayudar a mejorar cómo cuidamos a nuestros animales.

En los últimos años ha avanzado la colaboración entre la medicina humana y veterinaria, creando el concepto de One health: el vínculo entre salud y bienestar humano y animal. Según explica la Dra. Ángela González, una de las expertas europeas en etología clínica, esta relación adquiere mayor relevancia en patologías como el sobrepeso y la obesidad, que tanto en humanos como en perros y gatos incrementa el riesgo a padecer diabetes o problemas cardiovasculares, que afectan a la calidad y esperanza de vida.

La obesidad en perros y gatos puede tener muchas causas pero la ciencia ha demostrado que las características y el comportamiento del dueño también influyen: “En propietarios de perros, se ha demostrado que el hecho de que tuvieran sobrepeso es un factor de riesgo para que sus perros también sufrieran exceso de peso u obesidad; explica González, que añade que algunos estudios relacionan la provisión excesiva de comida en forma de premios con una mayor tendencia a la obesidad. “Algunos dueños emplean la comida para comunicarse con su mascota, interpretando su búsqueda de atención como una demanda de comida o como elemento de distracción o recompensa; provocando una ingesta excesiva de alimentos” explica González.

Nuestras necesidades nutricionales y las suyas son muy distintas y las pequeñas decisiones que tomamos diariamente pueden tener un impacto brutal en su salud: “Cuando nosotros comemos una patata frita, implica un 5% extra de calorías pero si le das a tu perro de 10 kg se amplía a un 35% y un 46% para un gato de 4,5Kg”. La información es clave para conocer y fomentar una buena relación con la mascota: “Informarse sobre su alimentación es clave para su salud y evitar entender las muestras de afecto con un exceso de calorías; el amor no se aprende, pero la forma de administrarlo sí” concluye Díaz.

Alú es un macho joven que ha aparecido abandonado. Necesita acogida urgente  por Murcia o alrededores o una adopción a cualquier provincia. adopcionesbastet@gmail.com

Pero no fue lo único interesante que se comentó, también contaron que “la microbiota del perro es la más parecida a la del ser humano, desde un punto de vista fisiológico y funcional: llegamos a compartir hasta un 63%1 del microbioma (los genes de los microbios)”.

La microbiota, el conjunto de microbios que reside en el organismo, es esencial para la salud y acompaña a los seres vivos desde su nacimiento, tal y como explica López Goñi: “Heredamos las bacterias de nuestra madre, por cada célula humana hay una bacteria y dependemos de ellas para nuestro correcto desarrollo y mantenimiento de la salud. Las comunidades de microbios que forman parte de la microbiota se encuentran principalmente en el intestino y también en la piel, en la boca y en los órganos genitales. Su función es la de activar las defensas, mantener a raya a microorganismos patógenos y proporcionar nutrientes esenciales. Nuestra salud depende de los microbios”.

La convivencia entre las personas y las mascotas tiene efecto en la microbiota según explica López-Goñi: “Las personas que viven juntas tienen una microbiota más parecida, pero si además tienen perro, comparten entre ellas más microbios. Es como si la mascota favoreciera que compartieran microbios entre ellos”. La microbiota intestinal afecta al metabolismo de humanos, perros y gatos se empieza a considerar como un órgano más del cuerpo: su buen estado es clave para ayudar a prevenir el sobrepeso y obesidad: “Igual que sucede en humanos, una alteración de la microbiota de perros y gatos contribuye a desórdenes intestinales y puede afectar al metabolismo del animal”.

Los cambios en la alimentación son los causantes de la mayor parte de los cambios de la microbiota. También existe una relación entre la diversidad de la microbiota y algunas funciones cerebrales. Un estrés mayor repercute en una menor diversidad bacteriana intestinal y con los cambios en la alimentación se observa mejora en el sistema nervioso.

Romina pesa unos 20 kilos y tiene ocho años. Tiene muy buen carácter, está educada y necesita acogida o adopción en Madrid. acunrmadrid@gmail.com

Y ojo, que las semejanzas con nuestros animales no acaban ahí. También para ellos la ansiedad, el dolor o el estrés puede ser un factor que afecte a su alimentación:

La similitud fisiológica entre humanos, perros y gatos hace suponer que también podrían padecer “alimentación emocional o inducida por estrés”. Un estudio4 muestra que el 87,1% de los propietarios encuestados asegura que su perro sí la tiene y que ésta se relaciona con factores como estrés crónico o que al propietario le parezca que su perro no es feliz.

Por eso la doctora Ángela González recomienda una interacción adecuada entre mascota y propietario: “Las necesidades sociales y emocionales de perros y gatos van más allá del acto de darles de comer, debemos integrarlos en nuestra familia y actividades y pasar tiempo de calidad con ellos. El uso de comida en forma de premio debería restringirse a los entrenamientos en educación y para favorecer conductas deseables”.

Carta de un veterinario a un asesino

Lo escuchábamos ayer por la mañana en un parque de otra ciudad distinta a la nuestra. Un hombre con un perro avisaba a una mujer que también llevaba a una perrilla desde lejos: “¡no lo sueltes, que aquí cada año muere algún perro porque ponen carne envenenada!”.

No era la primera vez que he oído avisos así ni muchos menos. En demasiadas ocasiones me he encontrado con que me advertían de lo mismo otros propietarios de perros. “Ojito, que por aquí a veces dejan carne con clavos”, “cuidado, que en este parque ponen veneno”.

Lo recordaba de nuevo porque, casualidades de las redes sociales, esa misma tarde me encontraba con el texto que compartía la asociación protectora Salvando Vidas. Es el siguiente:

Hoy he tenido que ver cómo un niño de 10 años lloraba sin cesar y salía de la clínica totalmente destrozado porque su perra había ingerido carne con clavos en el parque, mientras él mismo la paseaba. Hoy la operan de urgencias y no sabemos si sobrevivirá, lamentablemente los clavos han perforado el intestino. A todos aquellos que odian tanto a los perros cómo para hacer algo así, y están acostumbrados a estos actos infames. No matas a un perro, matas a ese niño que lo quiere como a un hermano, matas a toda la familia que tiene detrás, a sus conocidos que ven cómo sufren, y a los veterinarios que no han podido hacer nada para salvarlo.

No conoces a ese perro al que has matado, quizá era el más bueno del mundo, igual nunca hizo daño a nadie o ayudaba a sus amos a seguir viviendo; no conoces a ese niño ni la vida de mierda que ha tenido, ni las dificultades por las que esta pasando esa madre soltera que lo está criando sola. Ese perro era su único apoyo. No los conoces de nada y les has destrozado la vida a todos. Tú que tanto odias a los animales, y te crees mejor que ellos, una vez más demuestras lo miserable que puede ser un ser humano, hasta donde alcanza el odio y la locura.

Tú, que envenenas a los perros. No eres una persona, eres un monstruo, y ni siquiera puedo desearte un castigo y que pagues por lo que has hecho, porque tú ya estás “muerto en vida”.


Poco más se puede añadir a lo que apuntó este veterinario anónimo. Es un acto de maldad sin justificación y con unas consecuencias cuyo alcance es imposible valorar. Nadie decente, con un min8mo de bondad en el cuerpo, haría algo así.

Pero no solo eso. Es un delito que deberíamos denunciar siempre y tendrían que perseguirse muy en serio. No podemos permitir que comportamientos así se sigan produciendo y queden impunes.

Necesitamos policías y guardias civiles que se tomen muy en serio la protección animal

Hay muchos desalmados que maltratan animales. Hay muchos desalmados que maltratan personas. Con frecuencia son los mismos. Demasiado a menudo el que empieza dañando sin que le duela la conciencia a un perro o un gato, termina haciendo lo mismo con una persona.

Por eso hay que tomarse muy en serio el maltrato hacia los animales, por eso hay que frenarlo. Por eso y por otros motivos: porque es de ley, porque es de recibo, porque es lo que un buen corazón exige.

Por eso necesitamos que nuestros cuerpos y fuerzas de seguridad del estado se tomen en serio la protección animal. Todos ellos. Siempre. Son los garantes de la ley y hay leyes que defienden a los animales. Poco más deberíamos decir.

Me consta los muchos magníficos profesionales que hay en la Policía (nacional, autonómicas y municipales) y en la Guardia Civil. Creen en su trabajo y se entregan a él, pese a distintos problemas, falta de recursos, de formación específica incluso.

Conozco y he traído aquí a los que son punta de lanza en este cometido, como Héroes de Cuatro Patas, APDA o la Policía de Logroño, con Eduardo Justa en cabeza, que forma a sus compañeros a este respecto.

Todos hemos visto a las redes sociales de nuestras distintas policías y Guardia Civil denunciar el maltrato y promover una tenencia responsable de animales de compañía con frecuencia y está muy bien. Lo hacen porque creen en ello, porque hay que hacerlo, pero también porque les funciona. Lógico. Los animales nos conmueven a muchos.

No obstante, hay aún mucho trabajo por hacer en el día a día, a pie de calle y de campo.Insisto. Necesitamos que todos los policías y guardias estén formados e implicados en la protección animal. Siempre. Sin mirar a otro lado. Sabiendo cómo actuar en cada caso y siendo conscientes de lo que os contaba al arrancar este contenido, que el maltrato animal suele estar ligado a otros comportamientos delictivos. Y las distintas administraciones públicas tienen gran parte de la responsabilidad en esto.

Reflexionaba sobre todo esto al ver el buen proceder de la Policía de Granada, que ha llegado incluso a la BBC inglesa.

Ahora están buscándole nombre desde Twitter.

Es genial, claro que sí. Solo espero que a partir de ahora ese mirar o recordar a ese nuevo compañero que han rescatado se traduzca en que nunca pasen por alto, disculpen o miren a otro lado ante otros casos de animales sufriendo.

Y gracias por ese proceder ejemplar.

En huelga de hambre por los animales de Vícar, Almería

El texto de hoy no es mío, pertenece a Miguel Ángel Reinoso, que está ya en su séptimo día en huelga de hambre. Le ofrecí mi blog para contarlo porque este espacio lo concebí desde el primer momento precisamente como un altavoz para aquel que lo necesitase.

Os dejo con su escrito, con un grito des depredo pidiendo lo que es de ley, que la administración se involucre, que asuma su responsabilidad.

Me llamo Miguel Ángel Reinoso Hidalgo, soy el presidente de Vícar Can Felina Red Solidaria, una pequeña asociación protectora de animales de Vícar, Almería.

En primer lugar quiero darle las gracias por el interés mostrado. Hoy es mi quinto día en huelga de hambre (solo estoy ingiriendo suero) y las fuerzas ya flaquean.

He comenzado esta huelga porque llevo demasiado tiempo exigiendo a la Administración (en mi caso al ayuntamiento de Vícar) que cumpla con la que es su obligación: luchar contra el maltrato animal y el abandono en uno de los municipios de España con la mayor tasa de abandono. En estos años de lucha sólo he obtenido la callada por respuesta o que se me niegue la palabra en los plenos, entre otras cosas. Y ahí sigo junto a mis compañeros, haciendo una labor que deberían hacer las administraciones, rescatando animales como los que voy a mencionar:

Luz, pitbull abandonada y atada en la puerta de la guardería de Las Cabañuelas de Vicar, su cuerpo envuelto en una manta de garrapatas. Desde las siete de la mañana se estuvo llamando al Ayuntamiento. No daban señales de nada, y las madres pasando con sus hijos a la guardería.

Theo, galgo de la asociación que estaba a escasos metros de la persona que lo llevaba, con chapa y chip y se lo llevan a un sitio que no cumple requisitos para tener animales. Nadie del Ayuntamiento avisó a Vicar can felina de que lo tenían ellos. Se recuperó por una persona que vio donde lo encerraron.

Coco, border collie de diez años, encerrado en una jaula al lado del zulo donde el Ayuntamiento ha estado metiendo a los perros, con chip, pero sin vacunas y en estado lamentable: uñas largas y retorcidas ya que no lo sacaban a pasear, y no se gastaban, con trozos de pan con moho de comida. La piel en malas condiciones. Nadie del Ayuntamiento hace nada por Coco.

Dana, podenca canaria a la que habían atropellado hacía un año y partida la pata, la tenía su dueño en una de las tantas construcciones de madera y chapa donde se tienen animales en malas condiciones. Dana estaba al lado de la Nacional 340, a la salida de la Puebla de Vicar. Sin vacunas, delgada hasta extremos lamentables. Tampoco el Ayuntamiento hace nada. Son solo algunos de los perros que la Asociación Vicar can felina ha recogido. Luz vive con una familia en Vicar.

Theo fue adoptado en Bélgica. Coco está de acogida en una casa de acogida de Vicar can felina. Dana en Madrid. Cada caso que atendemos lleva detrás una inactividad de la Administración de la que estamos muy cansados. Camadas en contenedores, animales en la calle, en las carreteras, animales en zulos las veinticuatro horas del día atados o en malas condiciones, en terrazas o patios todo el día, cría y venta ilegal –en el mercadillo de los domingos particulares venden perros cuyas madres las tienen pariendo-, veinte años presentando propuestas, alegaciones a los presupuestos, mociones al Ayuntamiento de Vicar para intentar al menos bajar este número tan vergonzoso de animales abandonados y maltratados, y esto no cambia nunca.

Salvamos animales en concreto, pero no se lucha contra la raíz, que sigue generando casos y casos cada día. Estamos esterilizando gatos callejeros con el método CES y voluntarios que dan de comer a las colonias, con jaulas trampa que compramos, pero esto es como si un médico intentase curar solo a todos los enfermos de todo un país como Etiopía.

En comparación con todo lo que hay en el municipio, llegamos a un tanto por ciento muy pequeño. Llegamos a donde nuestros escasos recursos y esfuerzo humano puede llegar.

Todos los días recibimos mensajes en nuestro página de facebook, mensajes que muchos de ellos no tenemos tiempo de contestar, de animales abandonados, de que nadie hace nada por ellos a pesar de haber dado aviso.

Somos unas pocas personas con nuestras familias, trabajo, compromisos. A pesar de eso decidimos voluntariamente “donar” parte de nuestras vidas a esta causa.

Quien legalmente debe hacerlo no nos escucha, y veinte años sin escuchar ya duele. No podemos cada cuatro años salir en la foto, prometer, hacer un folleto y desaparecer.

Hace tiempo que vamos tarde con este problema. Hace tiempo que demasiados animales sufren y mueren. Hace tiempo que es demasiado tiempo. Esto lo vivimos cada día en Vicar, pero por desgracia Vicar no tiene la exclusividad.

Cientos de personas viven lo mismo en cada municipio de esta provincia, en cada provincia de una Andalucía que nunca despierta. Tienen cientos y cientos de voluntarios haciendo el trabajo de ellos. Pero nosotros no tenemos autoridad, no podemos poner sanciones, no tenemos potestad. Solo tenemos la autoridad y la potestad de nuestros corazones. ¡Basta ya!

Si ha sido capaz de llegar hasta aquí, le agradezco profundamente que haya gastado su tiempo en leerme, ya ha mostrado muchísimo más interés que los políticos de mi ayuntamiento en veinte años.

Le agradezco enormemente su atención, reciba un saludo muy afectuoso de todos los miembros de Vícar Can Felina.

No nos merecemos a los perros

Un día cualquiera, sin pensarlo demasiado, cuentas algo cotidiano en una red social. Y, sin esperarlo, aquello se hace viral que se dice ahora.

Esa escena cotidiana era mi perra, Troya, tumbada ante la puerta, el lugar que ahora prefiere para no perderse nuestras idas y venidas.

Uno de los comentarios que más se ha repetido es que verla ha llevado a las lágrimas. Entiendo la emoción, pero espero que no venga de la pena. Troya es y ha sido feliz. Y me aseguraré de que lo siga siendo el tiempo que le quede a mi lado.

También mucha gente ha expresado de distintas formas que “no nos merecemos a los perros”. Tengo que estar de acuerdo. Su devoción, tantas veces poco valorada, además es pagada con demasiada frecuencia con abandono y maltrato. No es raro que lo sea al final de sus vidas, cuando necesitan más cuidados, cuando las facturas veterinarias suben. Este blog lleva tantos años como de vida tiene Troya narrando la crueldad con la que el hombre trata al animal que más y mejor le ha servido.

En cualquier caso no puedo por menos que alegrarme, porque tantos comentarios acumulados de gente empática, capaz de apreciar la entrega de nuestros perros hasta el final de sus días, conforta y ofrece algo de esperanza sobre la calidad de la especie humana.

Demuestra que somos muchos los que valoramos sus bienvenidas.

Nosotros ahora tenemos que tener cuidado al abrir la puerta, con frecuencia está tumbada tan cerca que la empujamos y se despierta sobresaltada.

Cuando llegamos se levanta con esfuerzo, ignorando esas patas traseras que a veces no quieren incorporarla tan rápido como ella querría, y se acerca a saludarnos como siempre ha hecho desde que llegara a nuestro hogar hace catorce años. Una perra usada y descartada para cazar, con hambre, miedo y perdigones en el cuerpo.

Estoy convencida de que ya no recuerda nada de todo aquello. Las malas experiencias han quedado sepultadas por años de juegos, caricias y cuidados.

Las bienvenidas de nuestros perros. Algo capaz de mejorar cualquier mal día si somos capaces de pararnos a valorarlas en lo que merecen. Lo que más extrañamos de ellos cuando nos faltan.

No, no nos los merecemos. Igual que ellos no se merecen lo que les hacemos.