BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Archivo de la categoría ‘Sin categoría’

Un perro en la redacción de un periódico

Hoy es un día especial para mí, un día que voy a ir con una ilusión distinta a la habitual al trabajo. ¿El motivo? He acudido acompañada de una de mis perras gracias a que este viernes, como cada 22 de junio, se celebra el Día Mundial de Llevar tu Mascota al Trabajo (#TakeYourDogToWorkDay #DíadelPerroenelTrabajo) y a que mi directora, Encarna Samitier, ha tenido bien aceptar mi propuesta peregrina de venir así de bien acompañada.

20minutos se ha convertido así en un periódico dogfriendly. No sé a ciencia cierta si es el primero o si hoy es el único, pero no me extrañaría que haya sido de nuevo pionero, en esto como en otros aspectos: ser creative commons, retirar los anuncios de prostitución, tener una mujer como directora…

De hecho, no es la primera vez que un perro (sin ser lazarillo) se pasea por esta redacción, ya hace un par de años por el día del perro sin raza tuvimos por aquí a Colega, inspiración de la web Sr.Perro.

Mis perras han sido, gracias a mi labor como periodista y al frente de este blog, pioneras en muchos sentidos. Han entrado en una clase de la Universidad Rey Juan Carlos, pisado el tren y el metro de Madrid antes que nadie, asistido a un colegio a explicar a los niños cómo comportarse en presencia de perros desconocidos e incluso han participado en una boda.

La profesora Nuria Máximo Bocanegra en el aula con sus alumnos de cuarto de Terapia Ocupacional en la URJC. (JORGE PARÍS)

Sobre todo Troya, que con dieciocho años ha recorrido mucho mundo. ¿La última aventura? Ella tuvo el privilegio de ser el primer perro, no de asistencia, en entrar en el Ministerio de Agricultura esta primavera.

No a todos, pero sí para bastantes, los animales son nuestra familia, nuestra válvula para liberar estrés, para valorar lo importante, para sentirnos necesarios. Su compañía nos hace más felices, nos equilibra. No poder compartir vida con un animal por incompatibilidad de horarios con el trabajo nos hace sentirnos un poco incompletos.

Sé que muchos no entenderán que algo así nos pase, que un día como hoy me emocione tanto. Yo puedo entender que no lo entiendan. Aunque deberían saber que somos muchos los que querríamos tener la opción de acudir en ocasiones acompañados de nuestros animales. En mayo os contaba en este mismo blog que el 74% de los empleados españoles con perro los llevaría al trabajo si pudiera. Otro estudio independiente realizado por IPSOS en ocho países de Europa dice que el 83% de los millenials españoles llevarían a sus mascotas al trabajo si pudieran, convencidos de que les ayudaría a reducir el estrés y a crear una atmósfera más relajada.

Y va a ser verdad:

También los habrá a los que no les haga gracia, esos que auguraban crisis alérgicas la primera vez que los perros entraron en Cercanías, en el Metro de Barcelona o el de Madrid, aunque no haya pasado luego nada. Aún recuerdo a la directora de Cercanías, dónde se admiten perros desde hace muchos años, explicando en los II Premios de Bienestar Animal organizados por el Colegio de Veterinarios de Madrid cómo abrir los torniquetes a los animales parecía que iba a ser el fin del mundo y luego nunca pasó nada.

Nunca pasa nada cuando un perro, educado y con un dueño responsable por supuesto, entra por primera vez en alguna parte. Lo contaba en un congreso organizado el pasado año en Londres por Purina Germano Calvi, Director de Investigación y Ciencia de Datos en la compañía italiana Publicis Communication, que admite animales desde junio de este año y es el primer miembro de la Pets at Work Alliance  impulsada por Purina con el objetivo de lograr que doscientas empresas europeas sean dogfriendly para 2020. En esa web tenéis materiales para poder proponerlo y hacerlo realidad, incluyendo normas de conducta canina y un compromiso del empleado para garantizar la seguridad de las mascotas y de las personas.

Calvi, con grandes dosis de humor, explicó el largo proceso que llevó poder admitir animales, el distinto tipo de personas que se opusieron, cómo se negoció y trató con ellos, y recalcó cómo la presencia de un perro es capaz de cambiar completamente, y para bien, la atmósfera de una empresa.

Efectivamente, porque nunca pasa nada malo, pero bueno sí sucede. Lo he comprobado de primera mano cuando he entrado con mis perras en entornos nuevos. Quien quiere ignorarlos no se ve importunado, pero el ambiente general mejora rápidamente. Aún recuerdo las sonrisas sorprendidas de un buen número de estudiantes en la Rey Juan Carlos cuando entraron en clase y vieron a Tula y a Troya. Tal vez ellas aún recuerden sus caricias.

Os animo a proponer en vuestras empresas que, al menos un día al año, os acompañen vuestros animales. Por algo se empieza. Tal vez temáis que os tomen por locos, las chanzas que generan o las negativas airadas, pero si no se intenta es imposible que se consiga, que se avance.

Lo mismo os lleváis una agradable sorpresa, igual que yo. Igual que muchos de mis compañeros que hoy se han encontrado con Tula por la redacción, dormitando en su camita y ajena a lo que es hacer periodismo.

Sí, estaba trabajando. De verdad de la buena.

 

El adiós a una perra “que no servía para nada”

Hay hilos que se hacen virales, que llegan a miles, a millones. Otros apenas los lee nadie, aunque merezcan la pena, aunque condensen toda una vida, aunque rezumen amor. Hoy os traigo uno así.

La escritora e ilustradora Jessica Gómez, autora del blog de 20minutos ¿Qué fue de todos los demás? y de otro con su propio nombre que también os recomiendo y que ganó hace un par de ediciones la categoría personal de los Premios 20Blogs, ayer se despidió de su perra Circe, de un animal que a punto estuvo de acabar sus días antes aún de empezarlos, porque era una cachorra “que no servía para nada” en la Asturias rural.

Ayer se despidió de ella, poco antes lo contó en Twitter y en su blog. Y entiendo la necesidad de contarlo porque yo también la he experimentado. A mí escribir me sana, igual que a ella. Cuando uno de mis animales se ha ido, siempre he necesitado escribir recordándolo, un pequeño ritual que me ayuda a decirles adiós, a pasar por el obligatorio peaje de los que queremos compartir nuestra vida con animales, que viven menos que nosotros, que se irán.

Probablemente una necesidad que esté relacionada con la existencia de las esquelas en los periódicos, de los memoriales, los velatorios y las capillas ardientes. Es preciso decir adiós a los nuestros, hacerlo bien.

Espero que asomar a mi blog las memorias de Jessica le sirva Circe. Mejor dicho, le sirva a toda su familia, como parte de esa necesaria despedida.

Hace muchos años, a finales de una primavera calurosa, en la cuadra de una casa cualquiera, en un pueblo asturiano cualquiera, una pastora mestiza, quizás un poco mastina, parió un buen puñado de cachorros de padre desconocido aunque, a juzgar por las orejas, debía ser cazador.

En aquel pueblo mucha gente cazaba. El dueño de aquella cuadra, donde aquella mestiza había parido, no era cazador: era ganadero, y aquél montón de perritos aullantes eran un incordio.

Pasado un mes, y ante los probablemente atónitos ojos de la pobre mestiza recién parida, aquel hombre había conseguido deshacerse de casi todos los cachorros. Quedaba una, canija y feucha si se la comparaba con sus hermanos, que nadie había querido.

No tenía pinta de ir a ser muy grande, era nerviosa, incontrolable y asustadiza. No tenía pinta de servir para nada. Y en la práctica vida de aquel paraíso rural de un monte cualquiera de Asturias, si un animal no sirve para nada, molesta. No hay más.

“La gallina que no pone, para caldo antes de que sea vieja”.

Un domingo (bueno, en realidad no lo sé, pero yo me lo imagino en domingo), un ciclista pasó levantando polvo junto a la cuadra, con la mala suerte de que la cachorra le salió al paso y el ciclista cayó al suelo.

La cachorra huyó llorando, lo que alertó al ganadero, que apareció, palo en mano, a darle un buen par de palos a la cachorra, “por escandalosa”. El ciclista, alucinado con la escena, preguntó si le pasaba algo a aquella perra.

– ¡Que no vale pa’ na! Pero no te preocupes que luego pa’ cuando des la vuelta ya no está aquí, porque na’más termine de comer la quito de en medio.

¿Hablaba en serio? ¿Acababa aquel hombre de decirle que iba a matar a aquella cachorra?

La situación terminó con que, después de hablar un rato, el ciclista se llevó a aquella perra, de un mes, canija y feucha, metida en su chaqueta.

No sé si la pobre mestiza tuvo ocasión de despedirse de su último bebé.

El ciclista se llevó a la cachorra a su casa siendo consciente de que no podía quedársela. Pero al menos la había librado de morir aquella misma tarde siendo lanzada al río en una bolsa (método muy típico en algunas zonas, al parecer). Ahora “solo” tenía que buscarle un hogar.

Dos semanas después, una amiga del ciclista se enteró de esto y se lo contó a otra amiga. Así que la amiga de la amiga del ciclista, que acababa de irse (con su perro) a vivir con su novio, le contó a su novio la situación, y decidieron acogerla hasta que le encontraran un hogar.

La perra, sobra decirlo, nunca más se fue. La llamaron Circe.

Circe nunca fue una “gran perra”.

Cuando la llevaron a casa tenía un millón de miedos, lloraba, se tiraba al suelo, chillaba… Para hacer pis se iba lejos, lejísimos donde no la pudieras ver. Le asustaba cualquier ruido. Cualquier cosa fuera de sitio. Un coche aparcado en el camino.

Todo le daba miedo al nivel del pánico. Era incontrolable. Entonces aquella pareja novata buscó ayuda en un buen etólogo, trabajaron con disciplina durante unos meses y Circe, aunque no superó del todo todos sus miedos, ya pudo vivir en sociedad y ser feliz.

Con ellos conoció lo que es un hogar estable, tener una familia, ver llegar e irse cachorros perrunos y gatunos, ver llegar para quedarse a dos -casi tres- cachorros humanos. Conoció lo que es viajar, el campo, el sol, escarbar en la arena, correr por el mar.

También conoció lo que es que se enfade contigo alguien que te quiere, y así pudo saber que no todo el mundo se enfada igual.

Tranquila, solitaria y gruñona.

No suele interactuar más allá de olerte o apoyar su cabeza en tu pierna, pidiendo una caricia. No juega si no es a buscar palos o bolas de eucalipto. No le pidas que juegue con los niños: no le va demasiado jugar con niños, aunque sí le gusta que la acaricien.

Aún le asustan las tormentas y los voladores, y se mete bajo la cama los días de mucho viento.

No, Circe no ha sido una “gran perra”, pero ha sido nuestra perra durante más de once años. Nuestra compañera. Nos ha querido, lo sabemos, como no ha querido a nadie, y la hemos querido como nadie la quiso tampoco.

Tú, hombre de la cuadra, ibas a matarla. Nosotros le dimos un hogar

Y pienso todo esto porque ahora la tengo aquí, echada junto a mí, cuando la enfermedad ya ha hecho mella en ella.

Cuando sabemos que no responde a la medicación y hemos tenido que tomar la última decisión. La miro junto a mí y se me pone un nudo en la garganta al pensar que mañana, a estas horas, cuando mire no estará.

Así que sí: quiero pensar en todo esto, porque lo necesito. Me hace falta pensar que una perrita, canija, feucha y loca, a la que nadie quería y que iba a morir una tarde de domingo, acabó por casualidad en mi casa, y vivió once años siendo parte de una familia.

Porque así, pensando eso, me dolerá un poquito menos.

Algún día.

Aunque hoy no.

Se irán, lo harán. Se irán y nosotros lo veremos. Y así debe ser. Lo sabemos aunque no queramos saberlo, aunque no queramos pensarlo.

Se irán y nosotros lo veremos porque tienen unas vidas mucho más intensas y cortas que las nuestras, unas vidas en las que no desperdician ni un segundo en aquello que no merece la pena, en las que lo realmente valioso reina, unas vidas que siempre tienen sentido.

Algunos se irán antes de lo que teníamos previsto, aún jóvenes. Otros, más afortunados, se irán ya ancianos. Los habrá que necesiten de nuestra ayuda para irse dignamente, nuestro último regalo.

Se irán y se llevarán sus lametones, sus recibimientos entusiastas al abrir la puerta, sus siestas a nuestro lado, sus estallidos de pura alegría tras la pelota, al encontrar algún colega peludo o al descubrir el mar o la nieve.

Se irán, pero nos dejarán una vida entera de recuerdos. Nos dejarán muchos aprendizajes si somos capaces de interiorizarlos, no hay mejores maestros de la felicidad. Olvidad los manuales de autoayuda y observadles. Nos dejarán la devoción que nos tuvieron.

Antes o después pagaremos el peaje de verlos partir. Algo que para ellos es natural y no entraña frustraciones ni sufrimiento por lo que ya no vivirán.

Mientras estén aquí hay que ser conscientes de ello. Mientras estén aquí hay que disfrutar de ellos tanto como podamos.

Y os lo digo a vosotros, me lo digo a mí misma. Ellos ya lo saben, ellos no necesitan que nadie se lo recuerde.

Mientras pisemos el mundo hay que avanzar riendo, jugando, corriendo y gozando del calor del sol, de las palabras amigas, de las caricias, las flores y la música.

Para nosotros también son dos días.

Mikel y Oxana casi mueren aplastados por una máquina elevadora, ahora necesitan un hogar

Son dos cachorros de apenas dos meses y están vivos de milagro. Fueron aplastados por una máquina elevadora y sólo la rápida acción de la protectora cordobesa El arca de Noé evitó su muerte.

Ya os he contado en el pasado que la primavera es la época del año en la que más gatitos hay buscando adopción. No imagináis la cantidad de gatos adultos maravillosos que hay esperando su segunda oportunidad con escasas posibilidades de éxito. Por eso adoptar adultos es siempre mi primera opción. Al igual que sucede con los perros, un adulto tiene ya su carácter formado, si adoptamos un gato tranquilo y cariñoso, eso será lo que estaremos llevándonos a casa. Pero si queréis un cachorro, esta es la época de buscarlo.

También es en la que más cachorros mueren en la calle por distintos motivos; lo que me recuerda algo que también os he repetido que los gatos no saben apañárselas en la calle, que por espabilados que nos parezcan sólo malviven, expuestos a enfermedades, hambre y peligro. Poner un gato en la calle es condenarlo casi con toda seguridad al sufrimiento, a una muerte pronta.

Volvamos a Córdoba, para que los voluntarios de esa asociación nos cuenten lo que les pasó a Mikel y Oxana.

Hace un mes aproximadamente que recibimos un aviso de dos bebés de un mes, Mikel y Oxana, dos gatitos que habían nacido en un almacén donde fueron aplastados por una máquina elevadora.

Desde aquel día, han estado acudiendo diariamente a la clínica veterinaria para las curas que tanto necesitaban para las graves heridas de sus patitas. Hoy día, han mejorado mucho pero continúan recuperándose y acudiendo a las curas.

Mikel ya no necesita vendaje en una de sus patitas. Pronto estarán al 100% pero no sabemos por qué, nadie nos ha preguntado por ellos. Son muy cariñosos, sociables, muy juguetones y muy guapos y necesitan encontrar un hogar donde ser felices para siempre.

Y de nuevo voy a repetirme. Recordad que los gatos, mejor por parejas. No hay nada mejor que adoptar a dos hermanos de camada juntos. Dos cachorros que crecen unidos se llevarán bien, jugarán juntos, se harán compañía, nos harán espectadores de su relación y no supone apenas más trabajo que tener sólo uno.

Ojalá estos pequeños que han llegado al mundo conociendo en dolor puedan dar con una familia que no los separe.

Contacto: elarcadenoecordoba@gmail.com

Sire es el ejemplo de que no nos podemos dar por vencidos, de que los animales se recuperan de sus miedos

Es más que probable que no recordéis a Sire. Os hablé de ella en agosto de hace dos años y volví a hacerlo en noviembre.

Imagino que ha pasado demasiado tiempo para que dure en vuestra memoria,incluso habiéndolos leído, así que toca refrescarla un poco.

El título del segundo post era “esta cruce de chihuahua maltratada necesita ayuda para superar su terror a los seres humanos” y en él os contaba lo siguiente:

Sire tiene ocho años y ha pasado tres en una perrera. Con otros perros y gatos se lleva divinamente, pero tiene terror hacia los seres humanos.

Fijaos en su miedo. A saber lo que le habrán hecho a esta pequeña cruce de chihuahua, las personas que la están intentando ayudar no lo saben ni lo podrán saber nunca.

Ahora está en una residencia y va mejorando, pero demasiado despacio: “por ejemplo, ya se acerca dudosamente a coger una chuche y luego se vuelve a ir corriendo.

Esto en la residencia, en la calle nunca”. Me cuentan que nunca intenta morder, su reacción es intentar huir o quedarse paralizada, aterrada. Solo ha conocido monstruos y es nuestra responsabilidad intentar ayudarla para que vea que no todos los seres humanos somos como los que la han maltratado tanto.

Pues hoy, dos años después, me han escrito enviándome un nuevo vídeo que es la prueba de que no hay que dar a ningún animal por perdido, que el miedo puede superarse con paciencia, las indicaciones de buenos profesionales y mucho amor.

“Parece otra, es increíble verla así, hace un tiempo era muy difícil tan solo imaginarlo”, me cuentan. Y es cierto.

Os dejo con su alegría, que alumbra la esperanza.

Caballos y personas con esclerosis múltiple, perros y adolescentes tutelados. #AnimalesQueCuran y universidades españolas que lo investigan

Las terapias con animales están entrando en las universidades españolas, hay cátedras dedicadas a investigar su efectividad, a estudiar cómo se llevan a cabo, a establecer buenas prácticas para no incurrir en el maltrato o la explotación de los animales que nos ayudan a estar mejor, porque no es terapia con animales todo lo que reluce.

Es preciso investigar y comprobar con rigurosidad su efectividad y su abordaje. Y se está haciendo, cada vez más.

Hace pocos días la Cátedra Animales y Sociedad, ubicada en la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Rey Juan Carlos, con la dirección de Nuria Máximo y patrocinada por Dingonatura, publicaba los primeros resultados sobre el efecto de la terapia con caballos en personas con esclerosis múltiple. Un estudio para el que se siguió la intervención con caballos durante un periodo de seis meses y con grupo de control.

La fatiga, la espasticidad, la marcha, el suelo pélvico y como no, la depresión de las personas con Esclerosis Múltiple mejora con la hipoterapia. Como es obvio, todo ello redunda en una mejor calidad de vida.

Este es nuestro último trabajo de investigación recientemente publicado. Estamos muy contentos de poder daros este avance. Por ahora podéis ver la reseña en Medline Pubmed

Hicimos un gran equipo: Hospital Universitario de Torrejón, la Universidad Complutense y por supuesto y con mayúsculas a la Fundación MHG gracias especiales a su directora: Eva Guerrero.  Queremos agradecer expresamente desde aquí a todos los pacientes participantes y sus familias que rebosaban ilusión cada día. Y por supuesto a dos maravillosos seres, los Caballos de terapia Estrella y Chismito.

Estrella y Chismito, caballos de terapia. (Fundación MHG)

Ahora ha sido la Cátedra Animales y Salud de la Universitat Autònoma de Barcelona dirigida por Jaume Fatjó y sostenida por la Fundación Affinity la que ha constatado una mejora en aspectos emocionales, comunicativos y de convivencia en adolescentes tutelados por la Generalitat de Catalunya tras 14 semanas del programa Buddies, en el que han participado 67 adolescentes de entre 12 y 17 años, residentes en 12 Centros Residenciales de Acción Educativa (CRAE).

A lo largo de 14 semanas, se ha trabajado sobre diferentes objetivos marcados por el equipo de psicólogos y educadores sociales de la Fundación y de los centros donde viven los menores, como la mejora de la empatía, el aumento de la autoestima, el incremento de la tolerancia de la frustración o la reducción de las conductas agresivas. Además, por primera vez desde que el programa se inició en el año 2015, se ha incorporado un grupo de control para medir científicamente la eficacia del programa.

“Hay que tener en cuenta que en los CRAE conviven chicos y chicas que han vivido situaciones muy complejas y que requieren de una atención especial. Tras participar en el programa Buddies, los equipos educativos notaron un cambio muy positivo en ellos, ya que recuperaron un mayor control de sus emociones, especialmente por lo que respecta a la empatía y al sentido de la responsabilidad”, explica Georgina Oliva, directora de la DGAIA.

Los Investigadores de la Cátedra Fundación Affinity han constatado que existe una mejoría estadísticamente significativa en la puntuación global de conducta de los jóvenes.

Antes de iniciar el programa, los terapeutas seleccionaron y midieron durante un mes 3 conductas que era conveniente mejorar en cada uno de los adolescentes. La selección de una u otras conductas se llevó a cabo de forma totalmente personalizada, para adaptarse al máximo a la realidad de cada participante. Estas conductas se pueden dividir en tres grandes categorías: habilidades sociales (saber solicitar ayuda, respetar a los demás…) Auto-desarrollo (saber planificarse, aumentar la autoestima…) y Auto-control (aprender a tolerar la frustración, controlar la impulsividad verbal…).

Un total de 45 adolescentes llevaron a cabo 1 sesión semanal de terapia asistida con animales durante 14 semanas, que se sumó al resto de intervenciones propias del programa de apoyo de los centros CRAE. El grupo de control no realizó las intervenciones con animales, pero sí el resto de acciones impulsadas por los centros. El número total de horas de apoyo psicológico y educativo resultó el mismo para todos los participantes en el estudio.

Al medir los resultados del programa, los datos han indicado que la mejora observada en el grupo que ha participado en la terapia con perros es significativamente mayor al grupo de control. Por ello, los Investigadores sostienen que la incorporación de una intervención asistida con perros aporta valor añadido en la mejora de competencias y comportamientos, como complemento de un programa general de apoyo educativo y psicológico a adolescentes en situación de riesgo.


Y veréis que menciono empresas como Affinity y Dingonatura porque esa financiación privada es necesaria para la investigación. Y la investigación es necesaria per se, por el bien de todos, en estos campos y en otros muchos. Ojalá hubiera más responsabilidad corporativa que apoyase estas y otras investigaciones. Ojalá también más apoyo institucional.

Termino con las guías de buenas prácticas para elegir intervenciones asistidas con perros y caballos de Psicoanimal y Espacio Itaca.

Las intervenciones asistidas con animales están en aumento. Mirad lo que ha sido noticia justo hoy.

Son intervenciones complementarias a los abordajes recomendados por los profesionales de la salud o la enseñanza, que jamás deben sustituirlos. Y son intervenciones además que no son efectivas con todo el mundo. Incluso la mejor, con los profesionales mejor preparados, puede no servir a una persona en concreto. Pero están en aumento como os contaba, mucha gente quiere probar, a ver si de verdad traen algo bueno. Y mucha de esa gente no sabe realmente qué mirar a la hora de elegir una en concreto, porque los animales son seres que sienten, con derechos, y no meros instrumentos; y porque no es plan de perder tiempo y dinero.

Los perros sin raza, los que más abundan en perreras y protectoras, tienen una nueva plataforma para intentar encontrar un hogar

El próximo lunes, 28 de mayo, es el Día del perro sin raza. Es un día que nos inventamos en 20minutos en 2013 y que desde entonces ha ido sumando eco desde más medios, asociaciones y empresas. Un día que quiero dejar claro que no excluye a los perros con raza pero sí quiere poner en valor a los mestizos, que son los que más necesitan un hogar desde perreras y protectoras.

Justo el pasado viernes publicamos una carta de Maxim Huerta a su perra doña Leo que explica perfectamente ese concepto. Os recomiendo leerla completa, pero os dejo un fragmento:

Doña Leo se levanta con los pelos revueltos, se hace siestas en mitad del salón y agradece cualquier muestra de cariño. Ignoro las virtudes de los perros callejeros. Porque, sobre todo, esta no es una crítica a los perros de raza. Es simplemente un aplauso a los que deciden tener compañía y se van a la perrera a salvar uno del abandono, a los que optan por un chuchillo de pelo duro, a los que sacan de paseo al que nadie quiso, al que olvidaron en una gasolinera justo antes de vacaciones, o al que perdieron casualmente en el bosque.

Esta columna es un abrazo a todos esos que andáis orgullosos con vuestro perro callejero que es mezcla de vida y de otras andanzas. Perros que sobraron de las camadas, perros que dejaron perder y perros que dormían escondidos de los canallas. Benditos perros (y gatos).

Este martes, cuando aún queda casi una semana para esa celebración, a la que os invito a sumaros llenando las redes del orgullo que tenemos por nuestros preciosos y únicos mestizos con el hashtag #DíadelPerroSinRaza, os adelanto la noticia de que Kiwoko se quiere sumar al día del perro sin raza lanzando kiwokoadopta.org, “una plataforma que conecta a protectoras, asociaciones de animales y entidades colaboradoras con aquellas personas que quieren adoptar”.

Una plataforma que sobra decir que acoge también a gatos y perros con raza que necesiten una familia.

Una nueva plataforma, no la única existente en este sentido eso es cierto, que ya está activa activa y quiere ser un punto de encuentro que ayude a protectoras y familias, siempre desde la responsabilidad, de hecho piden  que sea  “una decisión meditada y consensuada entre toda la familia. Por eso, es imprescindible valorar antes de adoptar si tienes tiempo suficiente, si es un buen momento y si el espacio de tu hogar es adecuado”.

Termino mostrando algunos de los animales necesitados de una segunda oportunidad que ya podéis ver en esa web:

Sobre la gestión no ética de las palomas urbanas en la estación de Atocha

Hoy no seré yo la que hable, hoy cedo este espacio, desde el mismo título, a la asociación Mis Amigas Las Palomas, que lleva mucho tiempo luchando por una solución ética para las palomas de Atocha, esos animales a los que tantos llaman injustamente “ratas con alas”, como si no fueran animales sintientes (igual que las ratas, por otra parte).

Bueno, en realidad os dejo solo un fragmento muy resumido, porque todos sus intentos por lograr una solución ética (las capturas comenzaron el 10 de mayo) están explicados en detalle y actualizados a lo largo de ocho páginas que podéis descargar aquí en PDF.

Han lanzado una petición de firmas en Change que podéis apoyar si estáis de acuerdo con sus reivindicaciones.

Desde principios de año, MALP estaba trabajando junto ADIF para evacuar éticamente a las palomas residentes y atrapadas en la estación de Atocha. Se debían desalojar de su hogar pues iban a retirarse las tortugas y su estanque (traslado a otro estanque en centro de fauna en Comunidad de Madrid), y por tanto, las aves se quedan sin agua en la estación de Atocha y, además, que no se las desea en la misma.

Las palomas entraron hace años durante unas obras realizadas en la cúpula de la estación y desde entonces hay una población estable y que no puede salir al exterior. Durante los años anteriores, ADIF ha realizado varias acciones de control de palomas con la muerte consiguiente de los animales. Además MadridSalud niega la existencia de pollos, lo cual no es cierto, pues se ven paseando por la estación y se les oye piar en los nidos.

A través de los voluntarios, hemos ajustado el contaje a 45 palomas adultas, y estimamos que el censo es de un máximo de 60 palomas adultas y sus pichones, a parte de unos 4-6 gorriones (y sus posibles crías al estar en plena temporada).

Como parte interesada en la gestión ética de estas aves, nuestra voluntad en participar con el seguimiento de las acciones, ya que esta captura y suelta suscita el interés y preocupación de ciudadanos y de voluntarios de MALP, y de hecho, cuando nos reunimos por primera vez en Atocha, precisamente la gestión ética y la opinión pública que pudiera suscitar la evacuación de las palomas fue el motivo por el cual ADIF nos llamó.

La realidad es que no nos informan del número capturado ni si hay enfermos ingresados. No nos facilitan los puntos de suelta para que verifiquemos su idoneidad. No han dejado agua suficiente para las palomas que no han sido capturadas. Hay pichones que están quedando huérfanos y muriendo cada día.

Parece que ya falta la mitad de la población. Sobre el papel, todo es muy ético y colaborativo, sin embargo, en la realidad van por libre y lo hacen sin informarnos en tiempo real. Estar informados a posteriori no nos sirve de nada. La participación ciudadana debe ser en tiempo real.

Los ciudadanos nos reclaman información y que se tomen medidas urgentes:

  • Transparencia y participación ciudadana en la evacuación de las palomas de Atocha. Poner a conocimiento de MALP los puntos de suelta de todas y cada una de las palomas para valorar su idoneidad para verificar que el proceso no ponga en peligro su supervivencia o se estén donando a cinegética en segunda derivada.
  • Instalación de bebederos adecuados para las palomas que están bebiendo en riego como pueden o charco pútrido que queda del estanque. Se les ha dejado un táper de agua por Lokimica no adecuado para palomas ni localizable por ellas con 4cms de agua.
  • Revisión de los dos niveles de marquesinas donde las palomas están anidando y hay pichones. hay pichones puesto que se ven, se oyen y empieza a haber bajas de los que quedan huérfanos pues sus padres son capturados.

“Hay una asociación entre maltrato animal y criminología violenta, psicopatía y trastorno antisocial de personalidad”

No es algo que digan sin fundamento cuatros amantes de los animales, existe efectivamente un vínculo entre el maltrato animal y la violencia ejercida contra otras personas y otros delitos.

En la Universidad de Barcelona, el Máster en Perfilación y Análisis de la Conducta Criminal, celebró el pasado 3 de mayo la tercera edición de las Jornadas de Investigación Criminal. La temática era ‘La crueldad contra los animales. Relevancia en delitos violentos y la evaluación forense’ y no imagináis cuánto sentí perdérmelo.

Ojalá hubiera podido asistir para contar mis impresiones de primera mano, para resumir lo escuchado por los ponentes, de todos los ámbitos. No es posible, pero no quiero dejar la oportunidad de compartir las conclusiones que los organizadores me han hecho llegar, junto a algunas pinceladas extraídas de twitter.

Es un tema relevante, sobre el que merece la pena pararse a reflexionar y tomar medidas. El maltrato animal no puede ser infravalorado, ni por sí mismo ni por las extensiones que tiene.

El maltrato animal está infraestimado pese a las implicaciones que conlleva y su vinculación con la violencia interpersonal. Sin embargo, gracias a la mayor sensibilización social al respecto y al esfuerzo de profesionales e instituciones poco a poco va adquiriendo una mayor importancia tanto en la sociedad como en el ámbito profesional y académico.

El objetivo de las Jornadas fue dar a conocer el maltrato animal en la práctica penal en España, en el ámbito forense, en la investigación criminal y desde el análisis de la conducta, así como la colaboración del Observatorio de Violencia Hacia los Animales y el Equipo de Perfilación y Análisis de la Conducta Criminal de la Universidad de Barcelona con la NSA o el FBI. Asimismo, acudieron cuerpos policiales especializados en investigar el maltrato animal como la ACME de Mossos d’Esquadra o la UPA de la Guardia Urbana de Badalona.

La primera ponencia presencial corrió a cargo de Antonio Vercher, Fiscal coordinador de Medio Ambiente y Urbanismo. Según los últimos datos oficiales disponibles en la Memoria de la Fiscalía General del Estado de 2017 en 2016 se incoaron 774 causas penales por delitos de maltrato animal, de las cuales 123 acabaron con sentencia condenatoria. Esto supone un 15,9% de condenas por delitos de maltrato animal, un 5,7% más que el año anterior.

La Dra. Núria Querol Viñas profesora e investigadores de la Unidad de Perfilación y Análisis de la Conducta Criminal, Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona, y miembro del Grupo de Trabajo de la NSA/FBI sobre NIBRS y maltrato animal, presentó el primer informe del FBI sobre maltrato animal respecto a los datos del 2016. Y es que cabe destacar que El FBI actualizó sus políticas del Programa NIBRS de UCR, a partir del 1 de enero de 2016, para incluir específicamente la crueldad hacia los animales como una categoría delictiva específica de modo que las agencias de policía deberían incluirla al presentar las estadísticas delictivas al FBI. La crueldad hacia los animales es un crimen grave no solo contra los animales, sino también contra la sociedad en general. La Dra también explicó el vínculo entra la violencia de pareja y/o el ámbito familiar y la violencia hacia los animales. Estudios en EEUU han detectado que entre un 71-86% de las mujeres víctimas de violencia refieren maltrato también a sus animales de compañía. En un estudio en España, la cifra se eleva hasta el 94% porque se incluye el maltrato psicológico al animal. La Dra. Querol afirma: “como decimos en el grupo de trabajo de la NSA/FBI protegiendo a las personas protegemos a los animales y, protegiendo a los animales protegemos a las personas“.

Alfon Bañeres, veterinario especialista en anestesiología y peritajes, presidente de la ONG Veterinaria Basati, especializada en la atención a animales desamparados, sin propietario y peritajes forenses, explicó algunos de los casos que han peritado: desde animales muertos en contexto de violencia de género, el mayor caso de envenenamiento de aves salvajes en España. Bañeres hizo hincapié en el desinterés de la administración en casos tan extremos como el de “La Finca de los horrores de Cascante, en que centenares de animales están abandonados, desnutridos, rodeados por los cadáveres de sus ‘compañeros’ y llenos de pulgas”. Una situación terrible en la que sobreviven desde hace tres años en una finca situada en la localidad ribera de Cascante, donde concurren diversos delitos como atentado contra la autoridad.

El Dr. Àngel Cuquerella, del Institut de Medicina Legal de Catalunya y uno de los mayores expertos mundiales en psicopatía, habló de ‘Psicopatía y maltrato animal’, explicando que el maltrato hacia los animales es un indicador de una posible psicopatía y de trastorno antisocial de personalidad.

Juan José Piquer Descalzo, Jefe de la Policía Local de Polinyà relató su experiencia pionera en la implementación del Programa Viopet para acoger animales de víctimas de mujeres maltratadas. Un 59% de las mujeres víctimas de violencia retrasan o rechazan la entrada en una casa de acogida si no se ofrece un recurso para su animal de compañía. Sus avanzados protocolos encaminados a la protección de los animales como miembros de la comunidad han recibido la felicitación de ACCPOLC (Asociación de Jefes y Mandos de Policía Local de Catalunya, la más veterana de España).
Lee el resto de la entrada »

En el criadero de Tres Cantos en el que había un centenar de perros en malas condiciones, ahora solo hay 41

Tal vez recordéis el caso reciente del criadero de Tres Cantos en el que lograron entrar varios amantes de los animales y dejaron constancia de las terribles condiciones en las que mantenían a los perros con los que criaban y luego vendían, anunciando las camadas por Internet. Animales de razas pequeñas y de moda en su mayoría, como West Highland, Cairn o Yorkshire Terrier.

Os lo conté aquí, este mismo lunes, mostrando el vídeo:

Varios me habéis pedido estar al tanto de cómo evolucionaba el caso. Pues bien, hay novedades. El ayuntamiento de la ciudad madrileña y Seprona ya han realizado la inspección y desde el ayuntamiento de Tres Cantos han hecho llegar el siguiente comunicado:

La respuesta de la asociación Veggie for Animals es la siguiente:

El Ayuntamiento de Tres Cantos acaba de publicar un comunicado público sobre los resultados de la investigación en el Criadero Aguas Claras, situado en la mencionada localidad. Este comunicado llega tras un largo proceso. El día 17 de marzo, y de forma fortuita, una vecina de Tres Cantos accedió al recinto, horrorizada por lo que encontró y los chillidos de los perros decidió tomar imágenes y acudir inmediatamente a la Guardia Civil. En dichas fotografías se podía observar con claridad el cadáver de un perro calcinado en una chimenea.

La Guardia Civil mostró gran interés y de hecho se apresuraron al lugar. Pero sin orden no accedieron. La denuncia se formalizó el día 18. La denunciante, que acaba de fundar la asociación abajo firmante, insistió repetidamente en que se inspeccionase el lugar prontamente, puesto que (según un abogado) el encontrar cadáveres podía la inhabilitación a los responsables para tener animales. Además, aprovechó para denunciar múltiples regularidades administrativas del negocio (por ejemplo, la carencia de licencia de núcleo zoológico, etc.). La Guardia Civil de Tres Cantos remitió el caso al Seprona, por ser los especialistas. El Seprona Tres Cantos, también mostraron gran interés. No obstante el caso derivó al Seprona-Alcobendas con cuyo responsable hemos tenido la oportunidad de contactar en dos ocasiones. La primera de ellas ocurrió en torno al 25 de marzo. Preocupada por no saber los resultados de la investigación, la vecina, que asumía que ya se había realizado, contactó con el Sargento responsable, quien le dijo que no la habían hecho “porque llovía”. El agente le avisó de que le habían denunciado. Como consecuencia le harían una inspección en el futuro acompañados de veterinarios. Avisado por el propio agente del Seprona, F.R. y la copropietaria, A.L. su esposa, disponen de varias semanas para tener la inspección preparada.

El jueves 19 de abril la vecina se pone en contacto nuevamente con el responsable del caso (Seprona-Alcobendas), ha habido varias jornadas de lluvia y asume, equivocada, que finalmente se ha efectuado la inspección. A lo que el agente responde que no “porque hay mucho barro en la finca”. Ante la clara negativa de hacer una inspección la vecina decide hacer públicas las imágenes junto con otras imágenes de personas que han entrado a la finca con el objetivo de grabar un vídeo.

Las imágenes son publicadas el lunes 23 de abril, e inmediatamente después la Guardia Civil-Seprona ya, por fin, hace la inspección (el martes 24).

Transcurrido un mes desde que se le avisó de la inspección, los resultados eran más que previsibles: quienes grabaron el vídeo encontraron 93 perros, un mes después solo quedaban 41. Los animales estaban (según se muestra en el vídeo), sin identificar, ahora todos están debidamente identificados. En el vídeo se ve animales enfermos, ahora los animales enfermos ya no están.

Nuestra intención es dialogante, no queremos hacer acusaciones pero deseamos que este problema se solucione, y para ello hay que conocer los hechos y todas las partes implicadas deben analizar en qué se ha fallado y cómo solucionarlo. Por ahora hay 41 perros en el criadero. Un criadero que ha sido denunciado y / o sancionado ya con anterioridad, y del que el Seprona tenía conocimiento. Un criadero que en el año 1992 pidió permisos para construir, permisos que fueron denegados; y en 2002 solicitó la licencia de criadero, licencia que igualmente le fue denegada. Pese a carecer de los permisos pertinentes su actividad ha seguido adelante, sin que las autoridades responsables lo impidiesen.

Desde Veggie for Animals rogamos a las autoridades competentes que se cierre de manera inmediata el Criadero Aguas Claras. Aprovechamos para ofrecer nuestra ayuda y colaboración a la hora de realojar a los 41 perros que, a día de hoy, todavía siguen en el criadero.

Libros recomendables con perros y gatos en el #DíadelLibro

Internet es territorio de los gatitos, o eso asumimos, pero me da la impresión de que la literatura es terreno de perros y lobos. Al menos si nos ceñimos a la abundancia de historias. Lo digo basándome en los clásicos que recuerdo, con las obras de Virginia Woolf y (sobre todo) Jack London en cabeza. Por creaciones recientes de Auster o Murakami fuera o Pérez Reverte y Alejandro Palomas dentro.

También por los libros infantiles y juveniles que recuerdo. Del maravilloso cuento ‘Gran Lobo Salvaje’, de René Escudié os he hablado con frecuencia, ahí tenéis más libros de mi infancia adolescencia, con los que crecí y que aguardan a que mi hija crezca un poco más.

Tal vez algunos os suenen, tal vez recordéis unos cuantos.

Pero la memoria es injusta e imperfecta. Ojalá redondeéis este post con recomendaciones de libros y cuentos de perros y gatos que merezcan nuestro tiempo.

Libros que he recomendado en este blog:

Otros libros de los que no he hablado (aún):

Los perros duros no bailan de Arturo Pérez Reverte
Flush, de Virginia Woolf.
El Mundo Según Bob, James Bowen
Buen Perro, de Graham Chaffee
El perro guardián de las estrellas, de Takashi Murakami
Gatos sin fronteras y Alegatos de los gatos, de Antonio Burgos
Tombuctú, de Paul Auster.
El arte de conducir bajo la lluvia, de Garth Stein.
No lo mates… ¡Enséñale!: el arte de enseñar y adiestrar, Karen Pryor
Introducción a los derechos animales. ¿Tu hijo o el perro?. G. Francione.
La vida emocional de los animales. Marc Beckoff.