BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Archivo de la categoría ‘Noticias’

Tener un animal de compañía no es obligatorio, pero sí lo es asumir la responsabilidad hasta el final si se da ese paso

(MAPAMA)

Lo decía Carlos Rodríguez, veterinario y comunicador en Onda Cero, y lo comparto: puede que el plan de actuación y la campaña de tenencia responsable que este jueves ha lanzado el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medicinas Ambiente (MAPAMA) sepa a poco a muchos de los implicados en protección animal, pero es un pequeño paso importante en la buena dirección, hay que alegrarse de que se haya llevado a cabo y también del hecho de que se ha hecho entre todos, de que se haya contando con todos los actores implicados de un modo u otro en el bienestar de los animales de compañía: veterinarios, fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, asociaciones protectoras, el sector de la alimentación…

Igual que comparto el discurso del juez Fernando Grande Marlaska, que ha alabado la iniciativa del Gobierno que hoy ha visto la luz pero que también ha recordado la necesidad de contar con una ley nacional de mínimos de protección animal, “porque hay unos mínimos que deberían estar claros” pese a la derivación de competencias. Y si alguien sabe de legislaciones, es precisamente un magistrado.

Un buen paso en la dirección correcta en el que ha ahondado la ministra Isabel García Tejerina. Un paso que pone de manifiesto algo que he podido constatar desde que hace más de quince años me adentré en esto de informar sobre la protección y el bienestar animal: vamos a mejor en muchos sentidos.

Hace quince años un acto como el de hoy hubiera sido impensable; en la agenda política de los partidos la defensa de los animales no tenía cabida (o la tenía de modo anecdótico), no preocupaba legislar a su favor; la sensibilidad de gobernantes, pero también de la población en general era mucho menor, y los medios de comunicación también lo consideraban un asunto menor.

Hace quince años los perros que no son guías, que solo (nada más y nada menos) son nuestros compañeros, nuestra familia, no hubieran podido pisar, como lo han hecho hoy por vez primera, el lucernario del Ministerio de Agricultura. No habrían acudido tantos medios a cubrirlo.

Vamos a mejor, pero no se pasa del todo a la nada en una noche. Hay que valorar los esfuerzos que se hacen aunque quisiéramos más, aunque tengamos más que presente que el tiempo se mide (dolorosamente) en vidas y que hay numerosas problemáticas pendientes de resolución.

Que se avanza porque hay votos detrás, que se retrocede a veces, que aún debería haber más voluntad política… Estamos de acuerdo. Pero hay que ser optimistas, porque si se echa la vista atrás es innegable que se ha recorrido mucho camino, pasito a pasito. Hay que buscar también los encuentros más que los desencuentros si se comparte el mismo fin último, que ya debería haber madurez de sobra para ello. Me parece la opción más inteligente, la única posible de hecho.

Y al mismo tiempo seguir exigiendo aquello que es justo y necesario.

Me quedo, para terminar, con el lícito objetivo que tiene la guía de concienciación ciudadana que ha lanzado el Gobierno: tener un animal de compañía no es obligatorio, pero sí lo es asumir la responsabilidad hasta el final si se da ese paso.


Si queréis saber más sobre esta guía y el plan de actuación
presentado que se desarrollará a lo largo de este año y el próximo, podéis acudir a este contenido, a la página web Eresresponable.es y a lo que se dice tras el hashtag #eresresponsable.

¿Homeopatía para tratar las enfermedades de nuestros animales de compañía? No, por favor

Hoy es el Día Internacional de la Homeopatía. Eso que muchos creen erróneamente que una alternativa natural y que en realidad no es más que un timo. No hay ningún estudio llevado a cabo de manera rigurosa, no hay ninguna sociedad científica seria, que avale la homeopatía.

Aquí un vídeo de James Randi que explica bien clarito lo que es, divulgativo e incluso divertido. Y aquí una serie de enlaces por si aún quedan dudas:

¿Y qué hago hablando de homeopatía en este blog dedicado a los animales de compañía? Pues lo traigo a colación porque se extendió (desafortunadamente) en el panorama veterinario y se aplica a perros, gatos y demás animales para tratar sus dolencias.

Para muestra, algún botón:

Me vais a permitir un post rápido para recordar que la homeopatía no sirve para nada más que para perder tiempo y dinero. En personas y también en animales. DE hecho, ni siquiera está claro que tomarlos sea seguro o inocuo, y no solo porque se dejen de tomar tratamientos realmente efectivos. No lo digo yo, lo dice, por ejemplo, Harvey Locke, presidente de la Asociación de Veterinarios Británica.

Como veterinarios confiamos en el uso de medicamentos seguros, efectivos y de calidad para la salud y el bienestar de los animales bajo nuestro cuidado, y siempre tiene que haber evidencia científica que sostenga los reclamos hechos por los fabricantes de cualquier producto.

Algunos de estos productos no autorizados puede ser, como poco, inefectivos, y en el peor de los casos pueden causar daño o poner en serio riesgo la vida de los animales. Nosotros urgimos a los propietarios de animales a acudir a su veterinario antes de dar cualquier remedio o suplemento.

Y aquí más lectura, por si queréis profundizar:

(GTRES)

¿Cómo sería un mundo sin veterinarios? (y siete retos de la profesión veterinaria)

Os confieso que hace unas semanas que quería mostraros este vídeo que llegó con el arranque del nuevo año, pero casi se me traspapela. Aún tiene todo el sentido verlo, así que aquí os lo traigo.

Parte del Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña
, que plantea cómo sería un mundo sin veterinarios en para intentar poner de manifiesto la importancia de la profesión ante toda la sociedad. Algo que no debería ser preciso hacer, pero que es cierto que resulta necesario.

El vídeo, realizado con entrevistas a varias personas que están con sus mascotas en la calle, pretende promover la reflexión en torno a la necesidad de la profesión veterinaria, así como fomentar el debate sobre la atención a los animales de compañía, pero, también, sobre la salud y la seguridad alimentaria.

Ya os he dicho con frecuencia en el pasado que los veterinarios son nuestros aliados para mantener sanos y felices a nuestros animales, también para mejorar la salud de toda la población por relación directa. Como en todos los oficios hay cosas a mejorar, algunas que están en sus manos y otras que no. Como en todos los oficios hay también garbanzos negros y grises. Pero en cualquier caso eso no debe ensombrecer su valor, lo necesarios que nos resultan.

(GTRES)

La iniciativa me gustó porque no se limitaba al vídeo. Los veterinarios catalanes también crearon una serie de retos que ellos debían afrontar. Siempre es bueno hacer autocrítica e intentar mejorar. Son los siguientes:

  • Promover un uso racional de los antibióticos para el control de enfermedades. Los veterinarios afrontan el nuevo año con la necesidad de la adopción de medidas de control más estrictas ante las resistencias antimicrobianas ya detectadas y de las nuevas que se detectarán.
  • Vigilar el incremento de las enfermedades infecciosas. El incremento de la incidencia de enfermedades parasitarias, infecciosas y de zoonosis transmisibles está relacionado con el fenómeno del cambio climático, pero, también, al incremento de la movilidad global de animales y personas.
  • Motivar una mayor colaboración entre profesionales de la salud. Se impone la necesidad de una colaboración más estrecha con todos los colectivos profesionales de la salud, para generar sinergias y trabajar de una manera más eficaz en la prevención y el control de enfermedades, y para una promoción de una mejor salud global.
  • Potenciar el apoyo a las facultades de veterinaria. Ofrecer una visión más amplia de las oportunidades profesionales para los estudiantes de veterinaria y mejorar el apoyo para los veterinarios tras superar la licenciatura para garantizar el ejercicio profesional en todos los ámbitos y con las mejores condiciones posibles.
  • Ampliar el apoyo a los profesionales de veterinaria. Hacer un seguimiento profesional del sector veterinario para evaluar las dificultades del ejercicio de la profesión, establecer un seguimiento de las condiciones de trabajo y crear una “ventanilla única” para asesorar y promover oportunidades profesionales.
  • Revisar el marco regulador de las empresas veterinarias. Para garantizar la coexistencia de diferentes modelos comerciales, pero, también, para garantizar la profesionalidad en estos entornos comerciales y, al mismo tiempo, explorar las implicaciones para la regulación de nuevas tecnologías, como la telemedicina.
  • Mejorar la percepción de la sociedad y la incidencia pública. Especialmente para promover el valor de la atención veterinaria y la comprensión de los usuarios sobre los costes y las tarifas veterinarios. También, con el objetivo de desarrollar una agenda local y global de actuaciones lideradas por los veterinarios en temas o ámbitos la salud pública, la educación y la regulació

El Gobierno asegura que AENA aplicará el método CES a las colonias de gatos abandonados de los aeropuertos y que colaborará con protectoras

No sé si recordáis la polémica reciente respecto a los animales, mayoritariamente gatos, abandonados en las instalaciones del Aeropuerto de Madrid: Aena prohíbe alimentar a los 400 animales abandonados, la mayoría gatos, del Adolfo Suárez.

GFAM

La Gestión Felina Aeroportuaria Madrid (GFAM), una asociación sin ánimo de lucro formada por trabajadores del aeropuerto y que “lleva años gestionando las colonias según estos protocolos de Madrid Salud, aplicando CES”, se dedica a “reubicar gatos de zonas conflictivas a zonas de la periferia del recinto aeroportuario donde no puedan causar ningún problema” y a “sacar decenas de gatos para adopción o acogidas”, destaca que “la mayoría de los animales que habitan o entran en el recinto aeroportuario son perdidos por los pasajeros a la hora de coger un vuelo debido a la caida de un transportín roto o mal anclado, o abandonados por estos mismos pasajeros o incluso abandonados por trabajadores del mismo aeropuerto“. Precisamente el pasado año hubo dos casos de gatos perdidos al escapar de sus transportines para los que se pusieron en marcha campañas solicitando la colaboración de Aena, que se negó a permitir a los propietarios a buscarlos o a colocar jaulas trampas.

Ha habido algunas novedades y quería traerlas aquí.  Novedades que vienen de la mano de la pregunta parlamentaria partió en enero de Carles Mulet, senador por Compromís y miembro de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales, integrada por representantes de todo tipo de fuerzas políticas y sobre la que ya os hablé en el pasado. Mulet ya había interpelado el pasado verano al Gobierno solicitando la implantación del método CES (Captura, Esterilización y Suelta).

Según publica hoy la prensa, este martes, 9 de enero, entra en vigor una modificación de la Normativa de Seguridad en Plataforma por la que se prohíbe dar de comer a los animales dentro del recinto aeroportuario.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha rechazado la amenaza de Aena, que pretende expedientar a los trabajadores de esta empresa pública que den de comer a animales abandonados en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, y tacha la prohibición de alimentarlos de “maltrato animal”.

Este sindicato ha pedido en cambio un mayor esfuerzo de gestión a Aena para solucionar el problema que supone para el aeródromo madrileño la amplia colonia de animales abandonados, en su mayoría gatos.

Desde el sindicato reconocen que los animales son un peligro y no deben estar en el recinto aeroportuario. “Es un peligro para aeronaves, personas y por descontado para ellos mismos”, indican. No obstante, señalan que cuando esos animales están ya asentados, o llegan y no se controlan como se debería, no se puede sacar una nueva Normativa de Seguridad de Plataforma (NSP) que impida alimentarles, “porque eso está tipificado por ley como maltrato animal”.

El censo de animales abandonados en el aeropuerto madrileño anualmente es de unos 400. En un escenario así, el sindicato demanda que, por encima de prohibiciones, es necesario. hablar de las medidas constructivas para luchar contra esa corriente de animales abandonados.

Las críticas no solo se han producido desde el CSIF, también se han elevado desde el colectivo animalista.
Lee el resto de la entrada »

Arganda del Rey entrega el servicio de recogida animal sin avisar a la protectora de la ciudad

Coli, un macho de galgo joven y tranquilo, de tamaño grande.

Me escriben desde ACURN, una sociedad protectora madrileña (suyos son los animales que aparecen en ese post) que está contemplando como el primer concurso para entregar el servicio de recogida animal (el servicio de perrera municipal, para entendernos clarito) de Arganda del Rey, está siendo entregado  a una empresa en la que es dudoso que el bienestar animal sea una prioridad.

Una empresa sin instalaciones propias (con un acuerdo para tener unas instalaciones que la protectora considera insuficientes); un concurso  que no comunicaron  a ACURN, por lo que no pudieron presentarse; un concurso cuyo encargado está siendo investigado; un concurso que fue repetido ya en una ocasión y que repetidamente recayó en la misma empresa.

Lo mínimo que deberían hacer  desde ese ayuntamiento es repetirlo para que no haya la menor duda sobre el procedimiento empleado.

Antes de proseguir con el caso de Arganda, os voy a pedir que leáis este post que publiqué hace dos años, ¿Sabes cómo funciona la perrera de tu municipio? ¿Quién tiene la gestión? ¿Si se esfuerzan en salvar vidas?, del que os voy a dejar un extracto:

Las perreras, aunque por temas de imagen se las llame con muchos otros nombres, son un servicio de recogida de animales que es obligatorio que los ayuntamientos tengan. Están obligados a recoger a todos los perros y gatos de su municipio, así que no pueden poner límites a las entradas de animales. Pocas veces están gestionadas por entidades protectoras (que sería lo ideal), con demasiada frecuencia están en manos de empresas con poco o ningún ánimo de ayudar a los animales que gestionan, gente que tenía un terrenito en las afueras y buenos contactos en el ayuntamiento, empresas que llevan otras tareas como el servicio de limpieza o recogida de residuos, personas más interesadas en el dinero, la influencia o un conjunto de contratos que puedan obtener con esa gestión.

Blaki, una hembra jjoven y sociable con otros gatos.

Dinero de todos, dinero público que debería destinarse a salvar vidas, a lograr el mayor número posible de adopciones, de segundas oportunidades para los perros y gatos que albergan. Dinero en grandes cantidades ya que estamos hablando de multitud de ayuntamientos, dinero que nadie se ha molestado en controlar, en elaborar un informe preciso de cuánto supone.

Tampoco los ciudadanos de a pie, incluso los que aman a los animales, se molestan en informarse de cómo funciona ese servicio de recogida de animales en su ayuntamiento, de cómo se gestiona y quién tiene la concesión. Y deberían, deberíamos. Deberíamos saberlo y pedir que se rindan cuentas. Los ayuntamientos deberían ser transparentes dando números sobre cuántos animales entran en sus instalaciones cada año, cuántos son sacrificados y cuántos encuentran un nuevo hogar. Deberían… vamos a dejarlo ahí.

Y ahora prefiero que sea ACURN la que hable. Os copio prácticamente íntegro el texto que aparece en la petición de Change.

Durante casi un año, desde la Asociación ACUNR, hemos venido prestando el servicio de recogida de animales en el municipio de Arganda del Rey. Exactamente desde el 6 de marzo de 2017 al 12 de marzo de 2018 con contratos menores. En este periodo hemos recogido 156 animales, entre los que había tanto animales identificados que fueron devueltos a sus dueños, como animales sin identificar que pasaron a formar parte de la familia ACUNR. Muchos de ellos han encontrado familia pero otros siguen esperando, y mientras tanto les ayudamos a curar sus heridas tanto físicas como del alma.

El Ayuntamiento de Arganda del Rey, hace cerca de 6 meses, sacó un primer concurso para el servicio de recogida animal, presentándose tanto esta Asociación, como la empresa Recolte,S.A. El concurso fue adjudicado a la empresa Recolte, S.A., si bien con la pequeña “irregularidad” de que esta empresa carecía de un centro legalizado donde llevar a los animales recogidos. Tras el recurso presentado por esta Asociación, el Ayuntamiento no tuvo más remedio que dejar desierto el concurso, y repetirlo. Queremos insistir en la idea de que si no llega a interponer recurso la Asociación, se hubiera concedido la recogida animal a una empresa que no tenía ni donde llevar a los animales, salvo curiosamente un centro que poseen en Toledo, donde el sacrificio está permitido. Este es el interés del Ayuntamiento de Arganda del Rey en los animales de su municipio.
Lee el resto de la entrada »

Un petardo, un niño con autismo, un perro, otro ejemplo de animales que curan #AnimalesQueCuran

Antes de nada, os voy a pedir que leáis a esta madre, a la que conozco hace bastante por redes sociales, y que veáis el vídeo:

A continuación voy a hacer un inciso sobre algo que os he comentado muchas veces: los petardos no son sólo estresantes e incluso peligrosos para los animales domésticos y fauna silvestre, también pueden resultar terroríficos para personas con discapacidad, ancianos y convalecientes. La diversión de unos no vale más que el malestar de otros. Por eso hay cada vez más ciudades que los prohíben en su término municipal, más reglamentación y más peticiones de civismo en su uso.

Volvamos al vídeo. Emocionante, ¿verdad? Tampoco nos sorprende. Lo hemos visto más veces en distintas manifestaciones.

Este vídeo de Belén es otra pequeña muestra de que los animales nos curan, que entre todo lo que hacen por nosotros también se encuentra el mejorar nuestro bienestar.

Nos acompañan incondicionalmente; son un apoyo emocional, una compañía que de nada depende; nos impulsan a movernos, a salir a la calle, a no permanecer encerrados entre cuatro paredes; acariciarlos reduce la tensión arterial, reduce el estrés en general; cuidarlos nos hacer sentirnos útiles, necesarios, algo vital para seguir avanzando, porque ningún ser humano puede vivir como una isla.

Y pagamos esa devoción, con frecuencia cotidiana, con abandono y malos tratos. Aunque ese sea otro tema, el que asoma casi cada día en este blog.

(GTRES)

Precisamente este año la Fundación Affinity se está dedicando a concienciar sobre los #AnimalesQueCuran, centrándose en las Terapias Asistidas con Animales (TAA). Intervenciones en aumento que no pueden convertirse en una nueva vía de instrumentalización de los animales, de maltrato.

Lee el resto de la entrada »

En diez años la venta de animales de compañía en tiendas ha pasado del 25% al 15%

Es el resultado de un estudio que ha llevado a cabo la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía, AMVAC. Son datos relevantes, el porcentaje es importante. Hace diez años uno de cada cuatro animales de compañía se adquirían en tiendas, ahora es uno y medio  de cada diez.

Los autores lo relacionan con un aumento de la opción de la adopción sobre la compra. Lo hacen aportando que el incremento de adopciones en ese tiempo ha sido similar. Puede ser, algo de eso habrá, pero yo no acabo de tenerlo claro.

Como bien explicaba mi compañero Javi Yanes en su blog Ciencias Mixtas, correlación no es casualidad. No se ha establecido en este caso que la causa sea claramente esa. Y además hay otros muchos factores que pueden influir en este descenso y que pueden indicar que lo que realmente sucede es que está cambiando el modo en el que se adquieren.

La venta por internet puede estar simplemente eliminando la figura de la tienda como intermediaria.  Tiendas que además son conscientes de la mala imagen creciente de exponer animales vivos en cristaleras, por lo que muchas van renunciando voluntariamente a esas ventas (con los perros y gafos como punta de lanza).

Muchas compras se están llevando a cabo mediante el contacto directo con criadores buenos, malos, regulares y pésimos o con particulares que también venden. Antes, no hace tanto, todos estos vendedores de animales sólo disponían de los anuncios en revistas especializadas, los clasificados de los periódicos impresos, tablones de anuncios varios y las tiendas.

En AMVC es algo que deslizan, aunque pongan el foco en el contrapeso de las adopciones. Ojo a la negrita.

Comprar un animal de compañía en una tienda ya no es siempre la primera opción para los propietarios de mascotas. Cada vez más españoles se decantan por la adopción y los acuerdos entre particulares a la hora de sumar un animal al hogar, según los últimos datos de AMVAC, que dibuja una evolución hacia una “adquisición emocional”, sin transacciones comerciales de por medio. “La mayor visibilidad del maltrato animal y los abandonos en los medios de comunicación ha sido determinante en esta tendencia hacia una creciente concienciación de la sociedad española”, asegura Jaime Díaz, Gerente de AMVAC.

En 2007, solo un 4,9 por ciento de los animales de compañía procedían de centros de acogida; en 2017, la proporción ya es del 14,9 por ciento. Asimismo, los acuerdos entre particulares suponen un 15,4 por ciento de las adquisiciones, un 5,6 por ciento más que hace una década.

Entre la información recogida por las clínicas veterinarias madrileñas también se encuentran los motivos por los que sumamos un animal a nuestra familia. 

Las principales motivaciones son el gusto por los animales (48,4%) y la compañía para paliar la soledad (18,7%). Que “los niños querían uno” o era un “regalo para los niños” sigue siendo el tercer motivo de adquisición con el 9,6%. La “adopción ante abandono o sacrificio” se sitúa en cuarto lugar con un 6,2%. Estoy pendiente de comprobar la muestra sobre la que se sostiene la encuesta, algo siempre relevante en estos casos.


 
Cascabel es una gatita de seis años que necesita un hogar.

Su mamá humana está pasando un problema muy grave de salud, y es por esto que se ha tenido que llevar a Cascabel a una casa de acogida. Cascabel es un amor de gatita, buenísima, tranquila y mega cariñosa, no entiende nada de lo que está pasando, echa de menos su hogar, allí ha dejado a la que era su mejor amiga (la niña pequeña de la casa) y está muy triste.

En su casa de acogida convive con otra gata con la que se lleva fenomenal aunque aún no sabemos cómo convivirá con perros. Cascabel necesita urgentemente una familia que le devuelva la alegría y a quién poder amasar durante laaaaargos ratos.

Se encuentra en Murcia, pero se puede enviar a otras provincias. Se entrega con chip, cartilla, vacunas, desparasitada y castrada.
Contacto: www.equipobastet.com/contacto

Recoge los restos del botellón y no tires colillas al suelo. Los perros no llevan calzado

Tres veces se ha cortado mi perra las almohadillas. Cortes con cristales de botellas que obligaron a llevarla en brazos y sangrando al veterinario, para que cosiera de urgencias los cortes. Y luego vinieron días, en algún caso semanas, curando los puntos, evitando que se los arrancara y crease una herida aún peor y más lenta de sanar. Troya siempre tuvo una flexibilidad y un ingenio asombrosos para defenestrarse los puntos de sutura.

Dos de esos cortes se produjeron por restos de botellones adolescentes. En el tercero la cosa fue, a mi parecer, más sangrante. Ese corte vino porque todos los años, en el Cerro de los Ángeles de Getafe, se celebra un rocío que deja aquel pinar hecho unos zorros. Y ahí no son chavales, ahí son asociaciones rocieras y simpatizantes de todas las edades que bien podrían organizarse para recoger su mierda igual que se organizan para preparar sus festejos a su Blanca Paloma.

Ellos y todos (porque no es un problema generado solo por los jóvenes, sino por incívicos de todas las edades) deberían retirar lo que ensucian, que no me cabe en la cabeza que sea tan difícil meter los restos de la fiesta en una bolsa y acercarla hasta algún contenedor. Pero es que hay veces que parece que se lo han pasado bien a costa de romper vidrios en plan vaqueros del viejo oeste practicando su puntería y dejar los peligrosos restos afilados por el suelo.

Peligrosos para los perros, que van ‘descalzos’ y experimentan cortes con demasiada frecuencia. Peligrosos también para otros seres humanos y el medio ambiente.

Por eso la universidad Complutense ha iniciado este mismo martes una campaña para proteger a los perros guía de las consecuencias del botellón en el campus, porque cuando el dueño no ve y el perro es el piloto, los riesgos se multiplican.

“Acondicionarán una zona con cristales, colillas y latas y pedirán a los estudiantes que pisen por encima de los restos. La iniciativa parte de la UCM para sensibilizar al alumnado sobre las consecuencias del botellón y demás acciones que pueden lesionar a los perros y dejar a las personas ciegas sin poder asistir a sus habituales clases en la facultad”, me explican desde la Fundación Once del Perro Guía.

Valga esta iniciativa como ejemplo de lo que os contaba y de la necesidad de ampliar ese civismo a todos los lugares y circunstancias. No solo por los perros, que quede claro.

Y me adelanto a los comentarios que puedan llegar: sí, también hay que recoger los excrementos de los perros, también hay zonas que son una vergüenza en ese sentido, ya he contado varias veces en el pasado en este mismo blog que los que no recogen las cacas son unos guarros, que si las estrellas de Hollywood pueden agacharse, ellos también. Lo cortés no quita lo valiente. Y probablemente ese espíritu incívico esté relacionado.

La Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha iniciado una campaña para proteger a los perros guía que acuden a las facultades con sus dueños y con el objetivo de concienciar a los estudiantes de las consecuencias que tiene la no recogida de residuos en el campus tras la celebración de los ‘botellones’.

En concreto, la Unidad de apoyo a la Diversidad e Inclusión de la Complutense, con la colaboración de la Asociación de Amigos y Usuarios de Perros Guía de Madrid y la Fundación ONCE del Perro Guía, ha puesto en marcha ‘Ellos no llevan calzado’, por el peligro que supone para los animales la acumulación en el suelo de residuos generados por las fiestas estudiantiles y por las colillas que los fumadores no depositan en los ceniceros.

Este martes, 13 de febrero, de 11 a 15 horas, se instalará un stand informativo a la salida del Metro Ciudad Universitaria en el que varios usuarios de perros guía hablarán sobre las consecuencias que acarrea para ellos la no recogida de residuos tras el botellón.

Se acondicionará una zona con cristales, colillas, latas, vasos y botellas con sangre artificial para que se visualice las consecuencias de estas conductas y se pedirá a los estudiantes que pisen por encima de los restos.

Un 5% del total de perros guía (incluidos los que están en fase de socialización con familias) de la Comunidad de Madrid están entre los usuarios que acceden a la Universidad Complutense. A estos hay que sumar los perros de asistencia y aquellos que están con familias. En la actualidad hay cerca de 250 perros guía en activo en la Comunidad de Madrid.

La campaña cuenta con la presencia y apoyo de la Asociación de Amigos y Usuarios de Perros Guía de Madrid y la Fundación ONCE del Perro Guía, los Servicios Bibliotecarios de la UCM, la Delegación del Rector para Campus y Medio Ambiente, Ecoembes y Ecovidrio.

El trabajo sucio

Hoy me voy a meter en un tupido jardín, soy consciente.

Vaya por delante que soy vegetariana, no vegana. Hace ya unos cuantos años que no como carne, sí huevos y leche, y procuro comprar huevos del 0 o el 1 (mejor aún si son de las gallinas de mi tía) y busco cuando es posible lácteos de pequeños productores ecológicos.

Mi pareja come carne, la mayoría de los que me rodean lo hacen. Les he explicado las distintas ventajas y consideraciones en torno a reducir el consumo de proteína animal y los motivos que me han llevado a mi opción (que son muy personales y no vienen hoy a cuento), pero nunca he intentado imponer nada. Tal vez por eso, tal vez simplemente porque he tenido suerte con los amigos que he elegido y la familia que me ha tocado, nunca me he encontrado con burlas, incomprensión o insensibilidad en mi entorno.

Mi vida ahora transcurre en un entorno urbano, pero lo rural no me es en absoluto ajeno. Lo mejor de mi infancia transcurrió en la Asturias ganadera, entre fabes, manzanas y tomates. También entre vacas, gallinas y conejos que vivían bien atendidos y morían para alimentar al ser humano, en un modelo de producción propio de antaño que ya hace treinta años se veía que iba a durar poco o que, como poco, iba a tenerlo muy difícil para sobrevivir. Un modelo que no era en absoluto perfecto en cuanto a bienestar animal y sí susceptible de mejorar. Como absolutamente todo en este mundo.

No voy a entrar tampoco hoy sobre la ética de comer o no animales, sobre las ventajas para la salud de reducir la proteína animal en la dieta o sobre la distintas implicaciones del incremento global en la producción de carne que estamos experimentando.

Voy a conformarme con quedarme a ras de suelo, y espero que lo entendáis y perdonéis por ello, lanzando algunas reflexiones que ojalá abran un debate constructivo. Reflexiones muy personales, escritas con humildad y sabiendo que no tengo porqué estar en posesión de la verdad absoluta.

La mayoría de la población no va a elegir la opción vegetariana o vegana de la noche a la mañana, por mucho que vegetarianismo y veganismo haya experimentando un aumento exponencial en los últimos años. Y no me atrevo a afirmar que no estén en su derecho ni que sean peores personas que los que ya no consumen productos animales. La bondad o la maldad es algo más mucho más complejo.

Se van a seguir produciendo (palabra con connotaciones no muy agradables, lo sé) animales
para satisfacer el consumo humano en un número elevadísimo y es algo que creo que convendría reducir pero que va a ser imposible detener. No se puede parar de golpe a un tren que viene a toda velocidad poniéndote en medio de la vía. Tampoco, siendo realista, creo que sea un tren que jamás se vaya a detener del todo.

Por tanto, apelando al realismo de nuevo (sí, eso que impide a veces volar, bien lo sé), es una prioridad que esos animales estén en las mejores condiciones posibles durante su cría y sacrificio. Es algo que hay que exigir a los productores, que podrían ser más proactivos y menos opacos. También a los consumidores, que tienen en su mano apoyar con su compra a los ganaderos con mejores prácticas y exigir un etiquetado más claro. Una mayoría de la población ya se ha mostrado partidaria en distintas encuestas a comprar productos en los que el bienestar animal prime, incluso pagando más por ello. Por supuesto, también hay que demandar que se ponga las pilas en este sentido a la administración pública, además de a los distribuidores y comercializadores.

Eso no quita que, apoyados por expertos independientes y estudios rigurosos, divulguemos en paralelo la importancia de una dieta equilibrada en la que haya mayor peso de los productos vegetales. Es una cuestión de salud pública. Tampoco que denunciemos los desmanes que se puedan producir (que se producen y producirán) en el trato a los animales.

Volvamos a los que producen animales, leche y huevos que una mayoría de la población devora. Incluso aquellos que mejor lo están intentando hacer, se sienten con frecuencia en el punto de mira, blanco de ataques contra un modelo de negocio que, aunque pueda doler, es legítimo y están en su derecho de ejercer. Que tu modo de vida esté vinculado con la muerte de los animales no es bonito se mire cómo se mire, pero lo que están haciendo es el trabajo sucio de los que agarran el brick de leche, la caja de huevos, la bandeja de carne del súper o las alitas del mercado sin pensar más allá, o lo que es peor, pensando pero apartando la conciencia en un rincón.

Por supuesto que hay mierda debajo de todas las alfombras. No soy una ingenua. Y los primeros interesados en limpiarla deberían ser los que viven en la casa en la que esa alfombra se encuentra.

Pero hoy me quedo con otra conclusión. Creo que por el bien de los animales, por su bienestar, sus defensores y los sectores ganaderos deberíamos hacer un esfuerzo por entendernos.

Un esfuerzo como el que hoy anuncian la Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA) y Avialter. Un acuerdo pionero por el que cederán su marca en aquellos huevos procedentes de gallinas que tienen mejores condiciones incluso que lo que marca el dígito 0 para que el consumidor pueda comprar mejor informado.

Los perros enormes pueden vivir perfectamente en pisos pequeños (pero son más caros de mantener y es más difícil viajar con ellos)

Fredi, todo lo que tiene de grande lo tiene de cariñoso. Un gran saco de mimos de tres años.

La creencia errónea al respecto de los perros que más veces me he encontrado intentado erradicar de viva voz es esa de que un perro de gran tamaño necesita una casa enorme para vivir, incluso un chalet con terreno.

El mito más relacionado con los gatos es aquel que dice que saben apañárselas perfectamente en la calle, pero ese es otro tema del que ya os he hablado en el pasado.

Un perro puede ser enorme, que si tiene sus necesidades de ejercicio cubiertas y está bien atendido, en un piso de cincuenta metros vivirá felizmente. Yo conocí a un mastín similar a los perrazos asturianos que ilustran este post que vivió en un hogar de un dormitorio, en el centro urbano. De hecho, puedes tener una casa de trescientos metros, que es muy probable que el perro decida estar tumbado a tus pies o en aquel rincón en el que está su cama y se siente a gusto.

Más que pensar en el tamaño hay que mirar el nivel de actividad que necesita cada animal. Los hay muy pequeños que son terremotos y precisan mucho ejercicio y juego y otros que con pasear tranquilamente media hora tres veces al día tienen bastante. Pero en ambos casos es una necesidad salir al exterior.

Aunque tengamos un jardín es muy poco probable que el perro decida hacer ejercicio y jugar solo. Tendremos que jugar nosotros con él. Y tener patio o jardín es algo fantástico, que abre muchas posibilidades, pero no puede convertirse en el espacio vital del perro. da igual su tamaño. Todos los perros son animales sociales que buscan y necesitan nuestra compañía. Es cierto que los hay más independientes que otros, pero eso no tiene que ver con los kilos que pesen. Y ninguno merece una vida de semiabandono, casi del todo ignorado en el exterior de un chalet, ladrando a los que pasan al otro lado de la reja y apartado cuando intenta saludar a sus amos por aquello de que les puede manchar. Ya os hablé en el pasado sobre los perros de jardín, de patio, de parcela para correr… que no entran en las casas

No obstante, un perro gigante puede tener algunos inconvenientes frente a los perros mas pequeños, no es mi intención engañar a nadie. Si se añade un miembro XL a la familia hay que hacerlo de manera responsable y consciente.

Lo primero que hay que valorar es que son animales cuyo mantenimiento es potencialmente mas caro. Es de lógica: necesitan una mayor cantidad de pienso, rociarlos para evitar el ataque de insectos requerirá más producto, los tratamientos veterinarios supondrán un mayor número de pastillas o jarabe y la peluquería canina costará mas dinero.

Y el otro gran inconveniente es la dificultad de viajar con él. En el coche necesitará más espacio, en el tren no lo admitirán en media o larga distancia, tampoco en el autobús y en el avión requerirá de bastante intendencia. Hay locales en los que permiten entrar perros lo mismo tuercen el gesto con perros gigantes, e igual pasara en algunos hoteles o casas rurales que publicitan acoger mascotas.