BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Archivo de la categoría ‘Noticias’

Los mensajes pidiendo hogar para cachorros de raza en riesgo de sacrificio, casi con toda seguridad son mentira

Me pasa con bastante frecuencia desde hace muchos años. Alguien en mi entorno recibe un whatsapp en el que se ve una preciosa camada de dálmatas, cockers, golden retrievers o huskies, y ese alguien me lo envía o me lo muestra. Algunos lo hacen con dudas, “¿esto es verdad?”, otros asumiendo que es cierto: “¿Puedes ayudar?”.

Y las imágenes que veo casi siempre son las mismas, cachorros que ya deberían ser perros de siete u ocho años, incluso más. Viejos conocidos que no necesitan ninguna ayuda, cuya difusión sólo contribuye a perpetuar cadenas inútiles.

Siempre contesto mas o menos lo mismo: no es cierto, esos perros no necesitan un hogar. Los cachorros de raza valen dinero y la gente no mata lo que es rentable, lo vende. Avisa a la gente que te lo mandó y a la que tú ya se lo hayas mandado a ver si podemos parar estas cadenas. Si se quiere ayudar difundiendo casos reales, mirad las redes sociales de las protectoras.

“¿Por qué lo hacen?”, me preguntan a veces. Pues sinceramente, no lo sé, por fastidiarle a alguien el teléfono, tal vez por ver lo lejos que llega una broma digital con la gasolina de unos perritos monos. Lo importante es evitarlo.

Ante cualquier mensaje que recibamos con cachorros monos buscando hogar, hay que pensarlo dos veces antes de difundir.

Si son cachorros de raza, probablemente sea falso. Si el texto es alarmista y breve y no da información sobre el lugar en el que se encuentran o la protectora o la persona que les busca hogar, también. A veces fue un caso real, pero ya resuelto.

Comprobarlo es fácil y se debería hacer siempre. Se puede buscar el teléfono que aparezca en Google o la imagen en la opción de busques de imágenes del buscador. Probablemente saldrán resultados de varios años atrás. Otra opción sería llamar o mandar un mensaje al teléfono que aparece. Probablemente nos encontremos que no responde o que el número no existe.

Ya en un texto de 2009 en este blog os hablaba de estas cadenas. Algunos de esos casos que recogía todavía se reactivan. Entonces se enviaban por correo, que cuando escribí el post eso del whatsapp no se estilaba.

La gente, con buena intención, reenvía esos mensajes a sus contactos sin comprobar antes si son verdad. En algún caso fueron verídicos hace bastante tiempo, pero ha pasado tanto que esos cachorros ya son perros hechos y derechos.

Hay algún otro, como el famosísimo de la camada de golden retrievers que son directamente mentira: nadie sacrifica valiosos cachorros de pura raza que en las tiendas valen bastante dinero por cabeza.

Yo conozco al menos cuatro que no paran de recorrer Internet. Aquí os los dejo, a ver si así logro frenar un poco su circulación.

Camada de golden que sacrificarán inminentemente. Creo que es el más antiguo. No siempre lleva el mismo contacto.

Otro caso como el de los golden, pero con cockers negros.

Uno habla de una perrera a punto de cerrar. Como contacto dice que se llame al 629-27-82-38 y se pregunte por Mónica y apenas da más datos. Viene acompañado de varias fotos en collage como la que os pongo.

Camada cruce de beagle y cockers con el contacto de carolina@elrefugioescuela.com. Es un anuncio real, yo lo saqué hace tiempo. Pero sigue rodando y es viejo.

Doce años recordando en puertas de la Navidad que un animal no es un juguete #nosoyunjuguete17

Hace pocos días di por casualidad con un contenido que escribí y salió publicado en la edición impresa de 20minutos y también en su versión online hace doce años. Un contenido que sigue vigente.

Se titulaba Antes de adoptar o comprar un animal de compañía y arrancaba así:

Cleopatra, en adopción en Madrid. Tímida, lleva toda su vida entre rejas. amigoscipamadrid@outlook.es 608134457

Piénsalo  antes de regalarme es el lema escogido por la asociación El Refugio para evitar que en esta Navidad se compren animales de forma irresponsable. Según una estimación  de la organización, cerca de 37.000 mascotas se entregarán como regalo estas Navidades tan sólo en Madrid, una cifra similar a la de años anteriores. «Muchos de estos animales se abandonarán a lo largo del año próximo», explicó Nacho Paunero, presidente de El Refugio.

Del total de animales que se regalarán, el 52% serán perros y el 48% restante gatos, cobayas, conejos y ratones. Los que tienen más predisposición a regalar son los hombres mayores de 25 años.

Trasgos es un bull terrier de 7 años y 6 meses que no puede ser más bueno. amigoscipamadrid@outlook.es 608134457

Si estás pensando en tener un perro o un gato, adóptalo. Hay miles de animales estupendos esperando en protectoras, perreras y bolsas de adopción. Muchas accesibles desde Internet.

Si aún así deseas comprar un perro de una raza determinada, infórmate bien y acude a un buen criador. No adoptes sólo porque no tienes bastante dinero para comprar la raza de tus sueños: un animal cuesta dinero tanto en alimentación como en veterinario o juguetes.

No adoptes o compres un animal de compañía por un capricho repentino. Tampoco pensando que un niño se hará cargo de su cuidado (los niños no son capaces de asumir esa responsabilidad) o por que en un momento concreto de tu vida tienes tiempo libre o necesidad de compañía (los perros y gatos viven muchos años y tus circunstancias personales cambiarán).

Han pasado doce años, yo soy optimista y creo que la situación tiende a ir mejorando, pero sigue siendo preciso invitar a reflexionar a fondo antes de añadir un animal a la familia. Estas fechas prenavideñas, días de comprar regalos, de intentar lograr la ilusión de los que queremos, son propicias para que cedamos a un impulso irreflexivo.

No hablamos de un juguete, un bolso o un libro que ignorar en un rincón de la casa si no nos gusta del todo o nos cansamos pronto de él. Hablamos de seres vivos con necesidades diarias de atención y con capacidad de sentir placer o sufrir.

Y no me refiero solo a perros y gatos, también a todas esas otras pequeñas mascotas (hámsters, peces, aves, conejos, tortugas…) que por desgracia entran con frecuencia en casa como ‘regalo de consolación’.

El hashtag que se está utilizando este año para hacer campaña en redes sociales es #nosoyunjuguete17. Todos estáis invitados a sumaros.

Aprovecho para sugerir otro posible regalo que en ningún caso supondrá sufrimiento, sino todo lo contrario. Este viernes 15 de diciembre a las 19:00 presentaré el cuento Elefante y Miguel en la librería madrileña El Mono Araña. Un cuento del que os hable hace poco porque promulga el amor bien entendido a los animales (a todos los demás por tanto), un amor que implica respeto y no posesión. Un libro que os podéis llevar firmado por los autores.

Estáis todos invitados.

¿Son más inteligentes los perros o los gatos?

La vieja historia: ¿son los perros más listos que los gatos o viceversa? A mí me parece una discusión estéril, en gran medida porque soy consciente de que la inteligencia es algo complejo y muy difícil de cuantificar. También porque el comportamiento influye mucho en estas percepciones y mediciones y porque es mas sencillo que los perros pongan su inteligencia, sea mucha o poca, a nuestro servicio.

Pero siguen produciéndose esas discusiones, al mismo tiempo que se suceden los esfuerzos por parte de los científicos por entender el órgano más importante de nuestro cuerpo, el que no hace ser nosotros. El último estudio procede de la Universidad de Vanderbilt y ha sido publicado en Frontiers in Neuroanatomy. La doctora Suzana Herculano-Houzel ha estado a cargo de la investigación, que ha calculado por vez primera el número de neuronas corticales en el cerebro de gatos y perros, y que ha encontrado que los segundos tienen cerca del doble. Es una diferencia similar a la que tenemos los seres humanos respecto a los gorilas.

Más concretamente, los perros tienen unas 530 millones de neuronas en su córtex cerebral, mientras que los gatos tienen unos 250 millones.

Perros y gatos no han sido los únicos animales estudiados. Los cerebros de ardillas, leones, mapaches y osos también han estado bajo la lupa de los científicos. Y los perros no son los más dotados de neuronas corticales, un oso pardo, por ejemplo, tiene tres veces más que un golden retriever.

¿Por qué son tan importantes las neuronas del córtex? Según lo explica Herculano-Houzel “el córtex es la parte del cerebro que combina la información de diferentes fuentes y crea nuevas asociaciones, reconoce patrones, toma decisiones, hace actuar de manera diferente basándose en la experiencia pasada y lleva a cabo predicciones. Las especies que tienen más neuronas en el córtex se espera que sean capaces de comportamientos más complejos y flexibles”.

¿Se puede deducir entonces que este estudio afirma que los perros son más inteligentes que los gatos? Eso parece. al menos en lo que se refiere a capacidad potencial.

Esperaremos al siguiente.

En la primera imagen está Sultán. Es un macho de solo siete meses, mestizo de azul ruso, muy cariñoso y juguetón. Fue abandonado y ahora busca un hogar.

en las otras dos están Thais y Zeus, que tienen mes y medio. “Fueron rescatados de una casa abandonada donde estuvieron un día entero llorando. Estaban muy fríos, delgados y los ojos malitos. Ahora están preciosos y con unos ojazos que enamoran. Conviven con perros y gatos con los que se llevan genial”.

Están en Murcia pero se puede enviar a otras provincias. Se entregan con chip, vacunas, cartillas, desparasitados y castrados o con compromiso de hacerlo.

Contacto: www.equipobastet.com

Financiación, cantidad de animales acogidos y sobrecarga de trabajo son los grandes retos de las protectoras en España

A finales de la pasada semana se hizo público un nuevo estudio sobre los animales de compañía en España que aspira a ser de largo recorrido. Su artífice es la cadena de tiendas TiendaAnimal y así explican el esfuerzo de llevarlo a cabo:

Ante el papel social que las mascotas han adoptado hoy en día en España y ante el vacío de datos referido a cómo los españoles nos relacionamos con nuestras mascotas, surgió la necesidad de organizar una investigación sobre ello cuyo resultado se ha recogido en lo que se ha llamado Estudio Anual sobre Mascotas en España, que tendrá periodicidad anual y que ahora presenta su primera edición.

Se agradece la iniciativa. Es cierto que no hay demasiados informes hechos con una metodología y un muestreo fiables que reflejen los distintos aspectos relacionados con la convivencia con animales y con la protección animal.

De hecho, en ese último apartado únicamente contamos con el veterano estudio que lleva a cabo anualmente con profesionalidad Fundación Affinity.

Decía que se agradece la iniciativa, espero que efectivamente se mantenga año tras año y vaya ganando en riqueza y profundidad, porque es una pena que el muestreo sea pequeño, ya que el informe está bien planteado.

Los datos se han logrado mediante un cuestionario enviado a contactos de Tiendanimal (eso ya es un sesgo estadístico, llamadas aleatorias sería una representación más fidedigna). Han participado:
• Particulares (2.290 respuestas obtenidas)
• Protectoras (27 respuestas obtenidas)
• Profesionales (25 respuestas obtenidas)

En el apartado de las respuestas de particulares, se habla de de tratamientos de higiene, alimentación, número de paseos, si se le pone ropa, presupuesto dedicado… Resulta curioso que el 85% de los particulares que han contestado a todas estas preguntas sean mujeres.

De todo ese extenso apartado me quedo con el dato de cómo llegaron los animales al hogar: los adoptados y recogidos la calle parecen ser mayoría. Pero hay un numero elevado que proceden de compras a particulares, a tiendas, regalos o de criar con los que ya se tenía, que son puertas abiertas a incrementar la problemática existente de abandonos y de que haya miles de animales sin futuro en perreras y protectoras.

Cambiar la presentación de resultados para que los porcentajes sean limpios, aunque haya que facilitar para ello varias tablas, creo que ayudaría a reflejar mejor la procedencia de nuestros animales.

Pero me parece más relevante el apartado de protectoras. Han contestado 27 entidades protectoras y eso sí me parece más representativo, aunque echo en falta saber cuáles.

Financiación, cantidad de animales acogidos, sobrecarga de trabajo y adecuación de las instalaciones son, por ese orden y muy igualados, los principales problemas (tal vez deberíamos llamaros retos) de las protectoras españolas.

También se facilitan números del mantenimiento mensual de cada animal.

habrá a quien le parezca mucho, pero hay que tener en cuenta que además de la alimentación, a todo animal que entra en una protectora hay que pasarlo por el veterinario para revisar, vacunar, desparasitar, con frecuencia chipar y esterilizar. En ocasiones también atender sus heridas o enfermedades. Y mantener las instalaciones también tiene un gasto que la verdad es que no sé si también se ha repercutido.

¿De dónde procede ese dinero? Casi siempre de las aportaciones de los integrantes de las asociaciones de las protectoras y de los socios y donaciones particulares.

Y pese a que debería ser una responsabilidad de las administraciones públicas, de ahí apenas salen fondos.  Cada vez tengo más claro que las protectoras, que son entidades privadas, están solucionando una papeleta que correspondería afrontar  por todos

Respecto a si se abandonan más perros o gatos, no hay demasiado consenso, aunque parece apuntarse que a perros. Para esta respuesta vendría bien saber qué entidades han contestado, porque mi impresión es que los abandonos de gatos son mucho más invisibles.

Esa errónea creencia de que apañan solos es en parte culpable de que muchos gatos domésticos se vean en la calle. Y un perro abandonado llama mucho más la atención que un gato en la misma situación.

En lo que sí hay una mayoría clara, que coincide con lo que he hablado con protectoras a lo largo de los últimos años, es en que la adopción de perros es más elevada que la de gatos.

Propongo  desde aquí a los autores del estudio  que pregunten en el futuro por adopciones de animales adultos y cachorros por separado, porque la adopción de gatos adultos es dificilísima. Apenas hay gente  dispuesta a abrir su hogar a un gato que ya no sea un cachorro.

Cuatro retos relacionados con el bienestar animal: promover la adopción, educar a los niños, frenar la obesidad y lograr empresas ‘dogfriendly’

Viene bien, en alguna ocasión, levantar la vista de los problemas que nos rodean (y uso rodear en el mismo sentido que los orcos rodeaban Minas Tirith), y enterarse de cómo son las cosas en otros sitios, por si se puede aprender algo.  En este caso hablo de protección y bienestar animal, pero realmente es aplicable a muchos otros campos.

El pasado viernes pude asistir a un evento, organizado por Purina, en el que escuché y conocí a gente muy interesante de otros países, personas que están empujando en distintos sentidos para hacer de este mundo (de la parcela que a ellos les corresponde) un lugar mejor para los animales de compañía. Por tanto, también un lugar mejor para los seres humanos, porque el vínculo es innegable para cualquiera que no se obceque en negarlo.

Este evento vino de la mano de un compromiso de la compañía (bienvenida sea la responsabilidad corporativa bien entendida, por mucho que venga en gran medida sustentada de intereses empresariales), que hace poco algo más de un año, en Bruselas, decidió apostar por diez líneas de acción, entre las que destacan cuatro que estuvieron especialmente presentes en esa jornada: promover la adopción mediante colaboraciones y asociaciones, promover programas de tenencia responsable  dirigidos a niños, promover la presencia de las mascotas en el lugar de trabajo y ayudar a reducir el riesgo de obesidad mediante programas de prevención.  Todas ellas con objetivos definidos para 2023. Si tenéis curiosidad por conocer esos compromisos adquiridos y esos retos a obtener, aquí los tenéis.

Hoy os voy a resumir mucho las principales charlas de esa jornada, en la que encontré experiencias, contactos y planteamientos que iré desarrollando con el tiempo. Y, pese a ser un resumen, veréis que se trata de un post bastante largo.

Os decía que promover la adopción es uno de los compromisos asumidos el pasado año por la compañía anfitriona, que me enteré de que en España colabora con las asociaciones Help Guau, Las Nieves y Amigos del Perro. Colaboraciones que deberían ir en aumento.

En otros países son otras, y en el Reino Unido esa colaboración es ya veterana con Cats Protection, una asociación cuyo tamaño, veteranía, profesionalidad y capacidad te hace darte cuenta que en España estamos a años luz en muchos aspectos relativos a la protección animal, sobre todo en lo que a los gatos se refiere, que tienen un panorama mucho más negro que el de los perros.

Lewis Coghlin, cuyo cargo en Cats Protection es de Director de Recaudación de Fondos, habló de su labor y destacó la importancia de unos premios nacionales National Cat Awards (NCA), que define como fundamentales para dar visibilidad y crear conciencia. No existe en este país ninguna organización que se asemeje siquiera mínimamente a Cats Protection. Hay embriones de ellas, diseminados por todo el territorio nacional, que en todo caso podrían aprender del camino recorrido desde hace tres décadas por la organización inglesa.

Tuve la oportunidad de charlar media hora en privado con Coghlin, espero poder compartir con vosotros pronto esa conversación.

Hay otro aspecto esencial a tener en cuenta para cambiar las cosas a mejor, y es educar a las próximas generaciones en el respeto a los animales. El futuro, que yo soy optimista y creo que va a mejor, descansa sobre los aún pequeños hombros de nuestros niños.

La segunda charla de la que os voy a hablar estuvo protagonizada precisamente por ese objetivo. La impartió Chantal Hazard, graduada en Comportamiento del Perro y Zooterapia en Francia. Esta experta en comportamiento canino y terapia con animales explicó los beneficios que supone para los niños la cercanía de los animales, pero sobre todo habló del programa que está llevando a cabo, que incluye visitas a centros escolares, pero también llevar a los niños a las protectoras. Un programa que recoge desde aspectos como saber acercarse y tratar a un perro para evitar mordiscos, hasta información sobre la realidad de abandono existente, en mayor o menos medida, en todos los países.

En 2016, 7 países ya habían adoptado estos programas: Francia, Italia, Alemania, Países Bajos, Suiza, Rusia y España. En España, Purina lleva dos años trabajando con escolares en el marco del programa “Aprender Juntos es Mejor”. El proyecto está dirigido por el Centro de Terapias Asistidas con Canes (CTAC) que, con la ayuda de perros preparados, desarrolla jornadas de educación asistida dirigidas a estudiantes de Primaria y profesores. “Aprender Juntos es mejor” arrancó el curso escolar 2015-2016 en Barcelona y desde entonces ha visitado más de 50 colegios de Cataluña, la Comunidad de Madrid, Islas Baleares, el País Vasco, Andalucía, la Comunidad Valenciana y Aragón con el objetivo de llegar a 5.000 niños en 2018.

 

Y otro compromiso: promover que nuestros perros nos puedan acompañar a nuestro lugar de trabajo. La compañía, cuyas oficinas en diez países europeos, incluyendo la de España, ya admiten perros, persigue alcanzar  alianzas para que doscientas empresas europeas sean dogfriendly para 2020

Para tratar este tema contamos con Germano Calvi, Director de Investigación y Ciencia de Datos en la compañía italiana Publicis Communication, que admite animales desde junio de este año y es el primer miembro de la Pets at Work Alliance.

Calvi, con grandes dosis de humor, explicó el largo proceso que llevó poder admitir animales, el distinto tipo de personas que se opusieron, cómo se negoció y trató con ellos, y recalcó cómo la presencia de un perro es capaz de cambiar completamente, y para bien, la atmósfera de una empresa. Dio consejos concreto que espero también desarrollar pronto en un post.

Los que me leéis con frecuencia sabéis que tengo una perra que ya tiene 17 años. Muchos años, sí, y bien llevados. Estoy convencida de que esa buena vejez se debe en gran medida a que siempre ha mantenido un peso saludable.

Me resultó curioso escuchar al doctor Thomas Webb, del Departamento de Psicología de la Universidad de Sheffield, contando que los veterinarios estiman que el 45% de los perros y el 40% de los gatos tienen sobrepeso u obesidad, pero con frecuencia los dueños no son conscientes de esa realidad. Dueños que también son, casi siempre, los responsables de ese sobrepeso que pone en riesgo la salud de nuestros animales. Es algo a tomarse muy en serio.

Por cierto, no os he contado que empezamos escuchando al conocido escritor, divulgador y tecnólogo Gerd Leonard, sobre la relación entre el incremento exponencial de la tecnología en nuestras vidas y qué implica eso en el universo de los animales de compañía. Más que el repaso que hizo a los gadgets que van apareciendo pensados para nuestros perros y gatos, algo que ya os conté en el pasado que me hace cortocircuitar un tanto, me parecieron interesantes los apuntes que dio y que invitan a reflexionar sobre qué vínculo podemos acabar desarrollando con determinadas tecnologías que se convierten en compañeras, en mascotas… También sobre las relaciones que pueden acabar desarrollando los niños con una tecnología que cada vez ejerce más de acompañante, incluso podríamos decir “niñera”, para ellos.

Me dejo algo especialmente interesante para el final. Nos contaron en primicia, aunque sin dar demasiados detalles, que en marzo se pondrá en marcha en la plataforma OpenIDEO un premio dotado con algo mas de 100.000 euros a “iniciativas que aprovechan el poder mutuo positivo del vínculo humano-animal para la salud y el bienestar de la sociedad”. Una convocatoria abierta a “empresas sin ánimo de lucro, sociales y comerciales” de la que os recomiendo que estéis pendientes. Si tenéis ideas innovadoras, acompañadas de un plan financiero viable, lo mismo tenéis suerte para obtener financiación de cara a sacarlas adelante.

¿Debería haber anuncios clasificados de Internet vendiendo animales?

Las webs de clasificados que permiten la venta de animales son un coladero para malas prácticas. Ver un anuncio de un perro que es barato, valorar únicamente cercanía y precio, cerrar el trato, quedar en algún punto para la venta o enviar al animal por mensajería, obviando con frecuencia contratos de compraventa, facturas, certificados… es un sumidero ideal para la economía sumergida que ojalá se investigase más, para los que explotan criando, para los que crían sin conocimiento, para los que quieren su producto rápido sin complicarse la vida con la ética.

En ellas hay una mezcolanza de ofertas de criadores que se autodenominan profesionales (habría que verlo), de otros que se ve a la legua que no lo son de particulares que buscan un hogar al que fue su animal (tal vez adquirido por Internet), también de algunas asociaciones protectoras que difunden ahí a sus animales, un modo fácil de encontrar animales con fines ilícitos o simplemente por impulsos poco meditados.

Tal y como se están manejando ahora, yo creo que no, no deberían anunciarse seres vivos en este tipo de pequeños anuncios. Una decisión que, a día de hoy con la legislación que tenemos, solo puede partir de la autorregulación de las empresas. Ya hay muchas webs de comercio electrónico que han cerrado la puerta a este tipo de ventas. Mirad Amazon sin ir más lejos, que es el sitio más grande y que más tiene de todo. Ellos han decidido, a conciencia, no favorecer este tipo de comercio.

Ojalá fuera así en todos los sitios, porque por mucho que lo animales tengan consideración de bienes que se pueden comprar y vender, lo cierto es que los animales no son cosas. Y si lo permiten, que al menos hubiera ciertas garantías, como exigir a los criadores que demuestren que lo son y hacen bien las cosas antes de publicar el primer anuncio.

Lee el resto de la entrada »

40 perros de trabajo retirados lograron un hogar en 2017 gracias a ‘Héroes de 4 patas’ #adoptaunjubilado

Desde enero a octubre de 2017, a través de Héroes de 4 Patas han sido adoptados 40 perros que prestaban servicio en unidades caninas del Cuerpo Nacional de Policía (20), Fuerzas Armadas (14), Guardia Civil (2), empresas de seguridad privada (1) y centros especializados (1). Perros como Brus, un perro policía especializado en la búsqueda de restos humanos y biológicos que, entre otros operativos, trabajó en el accidente del tren Alvia en Santiago de Compostela o en la búsqueda de Marta del Castillo; o Lucho y Miki, de las Fuerzas Armadas y que sirvieron en Afganistán, el primero especializado en rastreo de explosivos y el segundo en rescate en grandes catástrofes y búsqueda de rehenes vivos.

Rosa Chamorro, presidenta de Héroes de 4 Patas, explica que “desde su creación en enero de 2015, la asociación ha facilitado la adopción de 125 perros retirados del servicio por edad, enfermedad o pérdida de facultades, el cien por cien de los que han necesitado durante este tiempo encontrar un hogar”.

Son números facilitados por la ONG con motivo de la presentación de su segundo calendario solidario. Una organización cuya labor es imprescindible y que merece todo el apoyo que podamos darles. Los números que manejan en su corta existencia y la forma en la que gestionan su voluntariado son buena prueba, y motivo de que hayan sido galardonados recientemente con el premio TravelGuau. Más premios han tenido ya y más vendrán detrás, seguro y merecidos.

Y además de hacer balance y presentar su segundo calendario, recuerdan que arranca la segunda campaña #AdoptaunJubilado en breve.

Si estáis planteándoos sumar un animal a la familia, tal vez podría ser uno de esos perros de Servicio, que insisto en que creo que deberían tener una jubilación dorada asegurada por la Administración y no dependiente del trabajo de una ONG, por excelente que sea su labor. También una seguridad social. Se lo han ganado.

El nuevo calendario solidario vuelve a tener a Jubi, el perro creado por Forges que les sirve de logo, y en él participan distintos periodistas, músicos, deportistas y artistas:

José Manuel Calderón, Chema Martínez, Borja Carrascosa, David Meca y Joana Pastrana; los periodistas Julia Otero, Matías Prats, Mónica Carrillo y Alfonso Egea; los humoristas Paco Mir y Faemino y Cansado; Pancho Varona y los integrantes de Los Secretos y Hombres G, del mundo de la música; Álvaro Bautista y Toni Albacete del motor; la bailaora Sara Baras, los presentadores Jacob Petrus y Raquel Sánchez Silva; los actores Jesús Olmedo y Jordi Sánchez; el chef Chicote; La Vecina Rubia y Mario Vaquerizo.

Han posado con los perros jubilados de la Policía Nacional, Misa, Vakat, Mago, Yako, Gino (fallecido), Jacob, Casper, Randy y Tony, especializados en detección de explosivos; Momo, Thor y Llinda, especializados en búsqueda de estupefacientes y billetes de curso legal, Brita, localización de personas ocultas, y Pity. De la Guardia Civil, Kuns, especializado en salvamento y rescate, Beny, drogas y estupefacientes y Blacky, rastreo de explosivos. De las Fuerzas Armadas, Numa, Wanda, Yako, Lili y Tata, especializados en defensa y seguridad, Lucho y Ringo, rastreo de explosivos, Miki, rescate en grandes catástrofes y búsqueda de rehenes vivos, y Cote, detección de drogas y estupefacientes.

En la ONG están además solicitando a la ONU la creación del Día Mundial del Perro de Trabajo para dar visibilidad a la labor, necesaria y con frecuencia invisible, de estos animales. Una campaña que emplea el hashtag #DileAlMundoLoQueValgo.

A lo largo de 2017 Héroes de 4 Patas ha conseguido el respaldo institucional de los ministros de Interior y Defensa (los dos ministerios que emplean perros de trabajo), los directores generales de la Policía y Protección Civil y Emergencias, la presidenta de la Comunidad de Madrid, así como el propio representante de la ONU en España. Como colofón, Casa Real también respalda esta iniciativa que busca ahora proyección internacional.

“Si prospera la iniciativa, la declaración del Día Mundial supondrá el reconocimiento a la labor de los perros de trabajo empleados en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y otras entidades y será una invitación para que, al menos una vez al año, la sociedad pueda reflexionar sobre el inestimable servicio que prestan estos canes”, argumenta Chamorro.

Os invito a entrar en su web, a ver todo lo que hacen, los animales que buscan una segunda oportunidad bajo su cargo y los requisitos necesarios para adoptar uno de estos jubilados.

Cinco países de la UE piden a la Comisión Europea que acabe con el tráfico ilegal de cachorros

Esta semana ha habido una pequeña gran noticia en Europa relacionada con la protección y el bienestar de nuestros animales de compañía.

Cinco países miembros de la Unión Europea, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Holanda y Suecia, se han dirigido en una declaración conjunta a la Comisión Europea solicitando que se tomen medidas para acabar con el tráfico ilegal de cachorros de perros en la UE.

Aplaudo esta iniciativa, igual que han hecho las asociaciones proteccionistas ANDA (Madrid) y FAADA (Barcelona). Asociaciones que explican que sta declaración se produce justo antes de la próxima reunión de la Plataforma Europea sobre Bienestar Animal que tendrá lugar el próximo día 10 en Bruselas (no solo de Puigdemont vive la actualidad relacionada con Bélgica) y en la que “se reunirán los Estados Miembros, las instituciones comunitarias, el sector privado y las ONG para debatir diversos aspectos relacionados con la protección de los animales”.

La declaración se hace eco de una Resolución del Parlamento Europeo que se aprobó el año pasado tras la campaña “Protect Our Pets” iniciada por el Eurogroup for Animals y desarrollada en España por ANDA y FAADA. La Resolución del Parlamento Europeo instaba a la Comisión a tomar cartas en el asunto e instaurar una política activa de control del tráfico ilegal de cachorros de perros que se produce en el seno de la UE.

Los cachorros son criados en países del Este de Europa, en unas condiciones pésimas tanto sanitarias como de bienestar, utilizando a unas perras madres convertidas en auténticas “fábricas de cachorros” y ofertando los animales en los mercados consumidores del Oeste a unos precios muy bajos. El comercio ilegal es fruto de una demanda creciente en los países de destino de perros de unas razas muy concretas, a precios bajos, junto a un sistema de pasaporte oficial que no ha funcionado ni evitado que se disparara el tréfico ilegal. En consecuencia nos encontramos con un sistema que provoca un enorme sufrimiento a los animales tanto por los sistemas de cría en origen como por las condiciones de los larguísimos transportes a los que son sometidos los cachorros, sin ningún control sanitario, lo que nos ha llevado a una falta de garantías también en las condiciones de salud de los animales que llegan.

ANDA y FAADA confían en que el próximo día 10, en la Plataforma Europea de Bienestar Animal, se cree un subgrupo específico para intentar resolver este problema que, respetando la libertad comercial entre Países Miembros de la UE logre un sistema coordinado en toda la UE de registro e identificación tanto de animales como de centros de cría que suponga el principio del fin del tráfico de cachorros en la UE.

Contenidos relacionados con esta noticia:


La perra de las imágenes, cruce de bóxer, tiene cinco años y se llama Kira. Llegó hace cuatro años con sarna a la protectora Terracan Ferrol, pero aunque se recuperó pronto no ha logrado aún enamorar a ninguna familia.

Es la compañera ideal para una persona que le guste la naturaleza y el deporte, es muy activa, le encanta el agua, los paseos, jugar. Puede vivir en piso porque es muy limpia y no destroza nada. Se lleva muy bien con la gente y con los niños. Con gatos y otros perros pequeños no es apta.

Se entrega con contrato de adopción y obligación de cambio de titularidad de chip. Se envía a toda España.

Contacto: 662578656 adopciones.terracan@gmail.com

Un perro que sufrió grave maltrato ayuda a las víctimas de violencia de género en la Audiencia Provincial de Tarragona

No es la primera iniciativa de un perro acudiendo a un juzgado para aliviar la tensión y el sufrimiento de una situación dura, dolorosa, que requiere ser aligerada. Los casos que yo conozco, tanto en España como en el extranjero, implican a los niños.

Para los menores que han sufrido malos tratos, abusos, el ambiente frío y adulto de un juzgado al que además van a revivir todo aquello no es plato de gusto. Ser recibidos por un perro, jugar tranquilos con él mientras esperan su momento, declarar acariciándolo, hace la experiencia menos traumática, incluso llevable sin demasiados problemas, además mejora las declaraciones de los niños.

Obviamente no vale con todos los niños, aquellos con miedo a los animales o poca afinidad con ellos no pueden beneficiarse de estas iniciativas, pero son los menos.

Ahora es noticia que la Fundación Affinity y el Departament de Justícia la Generalitat de Catalunya en colaboración con la Universidad Autónoma de Barcelona que tiene una cátedra llamada Animales y Dalud, han llevado a cabo un programa pionero en nuestro país con víctimas de violencia de género y / o delitos contra la libertad sexual.

La prueba piloto se ha desarrollado en la Audiencia Provincial de Tarragona con la participación de 20 mujeres voluntarias, 10 han sido acompañadas por el perro y las otras 10 formaban parte del grupo de control.

El Perro de Asistencia Judicial es un programa en el que perros, adiestrados específicamente para esta tarea, se incorporan al servicio judicial para ayudar a las mujeres durante el proceso de declaración. El objetivo de la prueba piloto era comprobar si la presencia del animal ayuda a reducir la ansiedad y el estrés de la víctima antes de entrar en la sala de juicios donde, probablemente, se encontrará con su presunto agresor.

Los primeros resultados, basados en los test Escala analógica visual de ansiedad y Escala Hamilton de medida de ansiedad (Harsin), han demostrado que los niveles de ansiedad son más bajos en las mujeres que han tenido la compañía del perro, y más altos en el resto de mujeres del grupo de control.

Las intervenciones han consistido en la incorporación del perro, un golden retriever llamado Bob, en el momento en que la víctima accedía a los juzgados y hasta que empezaba a declarar. La mujer podía interactuar con el animal durante unos 30 minutos en la sala de espera, siempre acompañado por el psicólogo de la Oficina de Atención a la Víctima del Delito. A la salida, el perro la acompañaba también hasta la calle.

Maribel Vila, encargada del área de Terapias Asistidas con Animales de Compañía de la Fundación Affinity, afirma que “lo que hace que los perros sean ideales para llevar a cabo este tipo de intervención es que no juzgan, que aceptan a la persona tal como es y sobretodo que ofrecen a la víctima confort a nivel emocional, la tranquilizan y le dan seguridad”.

Esta iniciativa loable, porque todo lo que sea facilitar las cosas a las víctimas es buena idea, tiene otro aspecto especial. El perro de asistencia judicial que ha participado, un Golden Retriever llamado Bob, fue recogido por la protectora de Tarragona.

Bob presentaba síntomas de maltrato grave, tenía perdigones en la cabeza y mostraba fobia y rechazo por las figuras masculinas.

Pese a esos antecedentes de maltrato, ahora “es un perro totalmente recuperado, especializado en las intervenciones con colectivos vulnerables como personas mayores con enfermedades neurodegenerativas, niños y adultos con enfermedades de desarrollo y víctimas de violencia de género. Por estos colectivos muestra una gran sensibilidad”.

Gracias por seguir confiando en nosotros Bob. Ojalá transmitas a las personas que acompañas que merece la pena volver a empezar de nuevo.

(JORGE PARÍS)

Para terminar, os dejo un fragmento de un reportaje sobre perros de asistencia judicial elaborado por mi compañera Verónica Vicente que cuenta los inicios de estas prácticas.

Año 2003, Estados Unidos. Un niño bloqueado se niega a hablar con el fiscal sobre los abusos que ha sufrido a manos de su madre. Dos gemelas de siete años aguardan aterrorizadas ante la idea de testificar contra su padre frente a un juez en un caso de abuso sexual. Por los pasillos de las oficinas de la fiscalía del Condado de King (Seattle) corretea Jeeter, un precioso labrador rubio y sociable. Entonces un fiscal algo frustrado y atascado ante el silencio de los menores tiene una idea: presentar al perro a los traumatizados pequeños y dejarles pasar un tiempo con él.

Los menores juegan con Jeeter media hora en una sala. Mimos, risas, amistad. El experimento surte efecto, el estrés remite. Junto al animal, las víctimas se abren, hablan y proporcionan al fiscal suficiente información para presentar cargos contra los acusados.

Durante el testimonio de los niños, Jeeter no hace más que estar presente, les acompaña en su declaración, se sienta junto a ellos y a veces pone la cabeza en su regazo mientras los pequeños le acarician. El uso de perros en el sistema penal ocurría por primera vez de manera no oficial.

¿Qué hacía el labrador allí? Jeeter era el perro de asistencia de Sean, el hijo mayor de Ellen O’Neill-Stephens, que fue diagnosticado al nacer con parálisis cerebral. Es incapaz de caminar, usar las manos o hablar, pero Jeeter, un profesional entrenado para asistir a personas con discapacidad, cambió su vida. Una vez a la semana, Ellen se llevaba al perro al trabajo mientras su hijo permanecía con un cuidador social. Por aquel entonces ella era la fiscal del Tribunal de Drogas Juvenil del Condado de King.

Ellen no tardó en darse cuenta de las capacidades de aquel labrador (neutralidad y energía positiva) para reducir la tensión en la atmósfera hostil de un tribunal, y enseguida sintió la necesidad de poner el concepto en marcha de forma organizada.

En 2008 la ex fiscal de Seattle se asoció con la veterinaria Celeste Walsen y juntas crearon la Courthouse Dogs Foundation. Desde entonces esta organización sin ánimo de lucro capacita a todo tipo de profesionales inmersos en el sistema legal acerca de cómo los perros de asistencia judicial (courthouse dogs) pueden ayudarles en la investigación y enjuiciamiento de delitos u otros procesos legales, acompañando a los menores durante el complejo trago de testificar ante un juez.

La fundadora de Courthouse Dogs Foundation aporta cifras que avalan el éxito de su programa en el primer país que lo puso en marcha. “En Estados Unidos ya tenemos un total de 114 perros de asistencia judicial que trabajan en 33 estados ayudando a miles de personas. Hasta la fecha, cuatro estados del país han aprobado incluso leyes propias que apoyan el uso de estos animales profesionales para asistir a menores que deben testificar contra sus presuntos agresores”.

El peligro de las fotos y vídeos de animales que se viralizan (o la perra gallega que resultó ser perro)

Pasó tras los incendios de la semana pasada. Una foto del profesional de EFE Salvador Sas que mostraba una supuesta perra llevando su supuesto cachorro en la boca se hizo viral y llegó a asomar en prácticamente todos los medios de comunicación nacionales y en muchos extranjeros.

Y yo la miraba y no acababa de creerme nada. Scaramouche nació con el don la risa y con la única intuición de que el mundo estaba loco (leed a Sabatini, si no lo habéis hecho ya), yo nací con el del escepticismo y el de la prudencia.

“No lo veo claro. He buscado en Efe y no hay secuencia de la foto, ni siquiera se ve si es macho o hembra. Es raro que una perra cargue así con un cachorro calcinado. ¿Para qué? Más me parece que es cualquier otro animal del que aún queda algo jugoso dentro o simplemente le olía bien”.

Lo comenté con un par de amigos que saben de comportamiento animal y también les mosqueaba la imagen. Y lo que teníamos todos claro es que de una imagen se pueden extraer muchas conclusiones erróneas, si no tenemos más información. Y aquí no la teníamos.

“Me da que medio mundo se está montando una película a partir de una foto sin saber si es cierta”, comenté también en alto.

Menos mal que tengo testigos de mis muchas dudas respecto a esa imagen.

Ahora El País ha averiguado que no era perra, que era un macho que se llamaba Jacki y que iba recogiendo animales carbonizados y enterrándolos. Jacki es un perro de aldea, de esos que viven sueltos y vagan a su manera, a la vieja usanza, que crían sin control trayendo más cachorros a un mundo en el que sobran porque no hay suficientes buenos hogares para ellos, aunque ese sea otro tema. Lo cuenta el periódico en un texto que no renuncia a lo conmovedor y sí a los expertos en comportamiento animal; un texto que da algo de luz, aunque no apunta algo que es obvio y rompería la magia, que los animales no entierran cadáveres porque quieran darles sepultura, porque crean en una vida posterior, sino para hacer despensa.

Algo después, en La voz de Galicia, averiguaron que el perro en cuestión tiene quince años, está medio ciego y, según su dueña que no está demasiado contenta con la repercusión de la foto, “nos hemos convertido en el cachondeo de todo el mundo”.

Siempre me acuerdo en estos casos de aquellos cisnes supuestamente alimentando peces en un ejemplo (según miles) de la solidaridad entre especies distintas de animales. Hay varios vídeos y llevan años ‘triunfando’ en redes.

Mentira todo. Los cisnes únicamente querían humedecer su comida y los peces, oportunistas ellos, aprovechan para zampar las migas que se escapan.

Que lo racional no impere, olvidemos las dudas razonables, no pidamos evidencias, no consultemos a especialistas. Creamos como en un acto de fe y difundamos. Así, a lo loco… Incluso si somos medios de comunicación con la responsabilidad que se nos presupone.

El comportamiento de los animales es maravilloso, no hace falta adornarlo ni malinterpretarlo.

Más ejemplos: los “adorables” vídeos de cachorros de bulldogs roncando o quedándose como congelados a pleno paso. Vídeos que en realidad muestran a perros con graves problemas de salud por haber jugado al doctor Frankenstein forzando hasta extremos insalubres la morfología de un animal. El pasado año el Royal Veterinary College de Londres lanzó un comunicado advirtiendo que la mayoría de los dueños no estaban preparados para atender las necesidades especiales de las razas braquicéfalas y denunciaban que muchos de ellos interpretaban como normal, incluso mono, signos de problemas crónicos que entrañan sufrimiento.

Por cierto, la pasada semana hubo otra foto de un perro que también se difundió mucho, no tanto como la de Jacki. Se trataba de la supuesta imagen del podenco que acompañó durante una noche a una niña de dos años perdida en Ávila. Otra foto sin historia, sin explicación, sin garantía de ser fidedigna.

De una foto en la que se ve al perro atado muchos dedujeron que tenían carta blanca para lapidar a la familia propietaria por maltratadora, por tratar miserablemente a un héroe canino. Y miren, pues no. No seré yo quién entre en ese juego de ajusticiar digitalmente al vuelo. Y no soy precisamente sospechosa de defender el encadenamiento canino, pero no se puede juzgar a la ligera. Hay que ser un poco serios, no todo vale.

Debe ser maravilloso vivir en un mundo en el que casi todo es blanco y negro, en el que no hay lugar para la duda o para contemplar la posible complejidad de las distintas situaciones.

A veces una foto vale más que mil palabras decían mucho cuando estudiaba periodismo. En estos días de redes sociales y publicaciones instantáneas, muchas veces una foto no vale nada sin esas mil palabras, incluso puede ser un peligro manifiesto.