BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Archivo de la categoría ‘Noticias’

Recoge los restos del botellón y no tires colillas al suelo. Los perros no llevan calzado

Tres veces se ha cortado mi perra las almohadillas. Cortes con cristales de botellas que obligaron a llevarla en brazos y sangrando al veterinario, para que cosiera de urgencias los cortes. Y luego vinieron días, en algún caso semanas, curando los puntos, evitando que se los arrancara y crease una herida aún peor y más lenta de sanar. Troya siempre tuvo una flexibilidad y un ingenio asombrosos para defenestrarse los puntos de sutura.

Dos de esos cortes se produjeron por restos de botellones adolescentes. En el tercero la cosa fue, a mi parecer, más sangrante. Ese corte vino porque todos los años, en el Cerro de los Ángeles de Getafe, se celebra un rocío que deja aquel pinar hecho unos zorros. Y ahí no son chavales, ahí son asociaciones rocieras y simpatizantes de todas las edades que bien podrían organizarse para recoger su mierda igual que se organizan para preparar sus festejos a su Blanca Paloma.

Ellos y todos (porque no es un problema generado solo por los jóvenes, sino por incívicos de todas las edades) deberían retirar lo que ensucian, que no me cabe en la cabeza que sea tan difícil meter los restos de la fiesta en una bolsa y acercarla hasta algún contenedor. Pero es que hay veces que parece que se lo han pasado bien a costa de romper vidrios en plan vaqueros del viejo oeste practicando su puntería y dejar los peligrosos restos afilados por el suelo.

Peligrosos para los perros, que van ‘descalzos’ y experimentan cortes con demasiada frecuencia. Peligrosos también para otros seres humanos y el medio ambiente.

Por eso la universidad Complutense ha iniciado este mismo martes una campaña para proteger a los perros guía de las consecuencias del botellón en el campus, porque cuando el dueño no ve y el perro es el piloto, los riesgos se multiplican.

“Acondicionarán una zona con cristales, colillas y latas y pedirán a los estudiantes que pisen por encima de los restos. La iniciativa parte de la UCM para sensibilizar al alumnado sobre las consecuencias del botellón y demás acciones que pueden lesionar a los perros y dejar a las personas ciegas sin poder asistir a sus habituales clases en la facultad”, me explican desde la Fundación Once del Perro Guía.

Valga esta iniciativa como ejemplo de lo que os contaba y de la necesidad de ampliar ese civismo a todos los lugares y circunstancias. No solo por los perros, que quede claro.

Y me adelanto a los comentarios que puedan llegar: sí, también hay que recoger los excrementos de los perros, también hay zonas que son una vergüenza en ese sentido, ya he contado varias veces en el pasado en este mismo blog que los que no recogen las cacas son unos guarros, que si las estrellas de Hollywood pueden agacharse, ellos también. Lo cortés no quita lo valiente. Y probablemente ese espíritu incívico esté relacionado.

La Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha iniciado una campaña para proteger a los perros guía que acuden a las facultades con sus dueños y con el objetivo de concienciar a los estudiantes de las consecuencias que tiene la no recogida de residuos en el campus tras la celebración de los ‘botellones’.

En concreto, la Unidad de apoyo a la Diversidad e Inclusión de la Complutense, con la colaboración de la Asociación de Amigos y Usuarios de Perros Guía de Madrid y la Fundación ONCE del Perro Guía, ha puesto en marcha ‘Ellos no llevan calzado’, por el peligro que supone para los animales la acumulación en el suelo de residuos generados por las fiestas estudiantiles y por las colillas que los fumadores no depositan en los ceniceros.

Este martes, 13 de febrero, de 11 a 15 horas, se instalará un stand informativo a la salida del Metro Ciudad Universitaria en el que varios usuarios de perros guía hablarán sobre las consecuencias que acarrea para ellos la no recogida de residuos tras el botellón.

Se acondicionará una zona con cristales, colillas, latas, vasos y botellas con sangre artificial para que se visualice las consecuencias de estas conductas y se pedirá a los estudiantes que pisen por encima de los restos.

Un 5% del total de perros guía (incluidos los que están en fase de socialización con familias) de la Comunidad de Madrid están entre los usuarios que acceden a la Universidad Complutense. A estos hay que sumar los perros de asistencia y aquellos que están con familias. En la actualidad hay cerca de 250 perros guía en activo en la Comunidad de Madrid.

La campaña cuenta con la presencia y apoyo de la Asociación de Amigos y Usuarios de Perros Guía de Madrid y la Fundación ONCE del Perro Guía, los Servicios Bibliotecarios de la UCM, la Delegación del Rector para Campus y Medio Ambiente, Ecoembes y Ecovidrio.

El trabajo sucio

Hoy me voy a meter en un tupido jardín, soy consciente.

Vaya por delante que soy vegetariana, no vegana. Hace ya unos cuantos años que no como carne, sí huevos y leche, y procuro comprar huevos del 0 o el 1 (mejor aún si son de las gallinas de mi tía) y busco cuando es posible lácteos de pequeños productores ecológicos.

Mi pareja come carne, la mayoría de los que me rodean lo hacen. Les he explicado las distintas ventajas y consideraciones en torno a reducir el consumo de proteína animal y los motivos que me han llevado a mi opción (que son muy personales y no vienen hoy a cuento), pero nunca he intentado imponer nada. Tal vez por eso, tal vez simplemente porque he tenido suerte con los amigos que he elegido y la familia que me ha tocado, nunca me he encontrado con burlas, incomprensión o insensibilidad en mi entorno.

Mi vida ahora transcurre en un entorno urbano, pero lo rural no me es en absoluto ajeno. Lo mejor de mi infancia transcurrió en la Asturias ganadera, entre fabes, manzanas y tomates. También entre vacas, gallinas y conejos que vivían bien atendidos y morían para alimentar al ser humano, en un modelo de producción propio de antaño que ya hace treinta años se veía que iba a durar poco o que, como poco, iba a tenerlo muy difícil para sobrevivir. Un modelo que no era en absoluto perfecto en cuanto a bienestar animal y sí susceptible de mejorar. Como absolutamente todo en este mundo.

No voy a entrar tampoco hoy sobre la ética de comer o no animales, sobre las ventajas para la salud de reducir la proteína animal en la dieta o sobre la distintas implicaciones del incremento global en la producción de carne que estamos experimentando.

Voy a conformarme con quedarme a ras de suelo, y espero que lo entendáis y perdonéis por ello, lanzando algunas reflexiones que ojalá abran un debate constructivo. Reflexiones muy personales, escritas con humildad y sabiendo que no tengo porqué estar en posesión de la verdad absoluta.

La mayoría de la población no va a elegir la opción vegetariana o vegana de la noche a la mañana, por mucho que vegetarianismo y veganismo haya experimentando un aumento exponencial en los últimos años. Y no me atrevo a afirmar que no estén en su derecho ni que sean peores personas que los que ya no consumen productos animales. La bondad o la maldad es algo más mucho más complejo.

Se van a seguir produciendo (palabra con connotaciones no muy agradables, lo sé) animales
para satisfacer el consumo humano en un número elevadísimo y es algo que creo que convendría reducir pero que va a ser imposible detener. No se puede parar de golpe a un tren que viene a toda velocidad poniéndote en medio de la vía. Tampoco, siendo realista, creo que sea un tren que jamás se vaya a detener del todo.

Por tanto, apelando al realismo de nuevo (sí, eso que impide a veces volar, bien lo sé), es una prioridad que esos animales estén en las mejores condiciones posibles durante su cría y sacrificio. Es algo que hay que exigir a los productores, que podrían ser más proactivos y menos opacos. También a los consumidores, que tienen en su mano apoyar con su compra a los ganaderos con mejores prácticas y exigir un etiquetado más claro. Una mayoría de la población ya se ha mostrado partidaria en distintas encuestas a comprar productos en los que el bienestar animal prime, incluso pagando más por ello. Por supuesto, también hay que demandar que se ponga las pilas en este sentido a la administración pública, además de a los distribuidores y comercializadores.

Eso no quita que, apoyados por expertos independientes y estudios rigurosos, divulguemos en paralelo la importancia de una dieta equilibrada en la que haya mayor peso de los productos vegetales. Es una cuestión de salud pública. Tampoco que denunciemos los desmanes que se puedan producir (que se producen y producirán) en el trato a los animales.

Volvamos a los que producen animales, leche y huevos que una mayoría de la población devora. Incluso aquellos que mejor lo están intentando hacer, se sienten con frecuencia en el punto de mira, blanco de ataques contra un modelo de negocio que, aunque pueda doler, es legítimo y están en su derecho de ejercer. Que tu modo de vida esté vinculado con la muerte de los animales no es bonito se mire cómo se mire, pero lo que están haciendo es el trabajo sucio de los que agarran el brick de leche, la caja de huevos, la bandeja de carne del súper o las alitas del mercado sin pensar más allá, o lo que es peor, pensando pero apartando la conciencia en un rincón.

Por supuesto que hay mierda debajo de todas las alfombras. No soy una ingenua. Y los primeros interesados en limpiarla deberían ser los que viven en la casa en la que esa alfombra se encuentra.

Pero hoy me quedo con otra conclusión. Creo que por el bien de los animales, por su bienestar, sus defensores y los sectores ganaderos deberíamos hacer un esfuerzo por entendernos.

Un esfuerzo como el que hoy anuncian la Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA) y Avialter. Un acuerdo pionero por el que cederán su marca en aquellos huevos procedentes de gallinas que tienen mejores condiciones incluso que lo que marca el dígito 0 para que el consumidor pueda comprar mejor informado.

Los perros enormes pueden vivir perfectamente en pisos pequeños (pero son más caros de mantener y es más difícil viajar con ellos)

Fredi, todo lo que tiene de grande lo tiene de cariñoso. Un gran saco de mimos de tres años.

La creencia errónea al respecto de los perros que más veces me he encontrado intentado erradicar de viva voz es esa de que un perro de gran tamaño necesita una casa enorme para vivir, incluso un chalet con terreno.

El mito más relacionado con los gatos es aquel que dice que saben apañárselas perfectamente en la calle, pero ese es otro tema del que ya os he hablado en el pasado.

Un perro puede ser enorme, que si tiene sus necesidades de ejercicio cubiertas y está bien atendido, en un piso de cincuenta metros vivirá felizmente. Yo conocí a un mastín similar a los perrazos asturianos que ilustran este post que vivió en un hogar de un dormitorio, en el centro urbano. De hecho, puedes tener una casa de trescientos metros, que es muy probable que el perro decida estar tumbado a tus pies o en aquel rincón en el que está su cama y se siente a gusto.

Más que pensar en el tamaño hay que mirar el nivel de actividad que necesita cada animal. Los hay muy pequeños que son terremotos y precisan mucho ejercicio y juego y otros que con pasear tranquilamente media hora tres veces al día tienen bastante. Pero en ambos casos es una necesidad salir al exterior.

Aunque tengamos un jardín es muy poco probable que el perro decida hacer ejercicio y jugar solo. Tendremos que jugar nosotros con él. Y tener patio o jardín es algo fantástico, que abre muchas posibilidades, pero no puede convertirse en el espacio vital del perro. da igual su tamaño. Todos los perros son animales sociales que buscan y necesitan nuestra compañía. Es cierto que los hay más independientes que otros, pero eso no tiene que ver con los kilos que pesen. Y ninguno merece una vida de semiabandono, casi del todo ignorado en el exterior de un chalet, ladrando a los que pasan al otro lado de la reja y apartado cuando intenta saludar a sus amos por aquello de que les puede manchar. Ya os hablé en el pasado sobre los perros de jardín, de patio, de parcela para correr… que no entran en las casas

No obstante, un perro gigante puede tener algunos inconvenientes frente a los perros mas pequeños, no es mi intención engañar a nadie. Si se añade un miembro XL a la familia hay que hacerlo de manera responsable y consciente.

Lo primero que hay que valorar es que son animales cuyo mantenimiento es potencialmente mas caro. Es de lógica: necesitan una mayor cantidad de pienso, rociarlos para evitar el ataque de insectos requerirá más producto, los tratamientos veterinarios supondrán un mayor número de pastillas o jarabe y la peluquería canina costará mas dinero.

Y el otro gran inconveniente es la dificultad de viajar con él. En el coche necesitará más espacio, en el tren no lo admitirán en media o larga distancia, tampoco en el autobús y en el avión requerirá de bastante intendencia. Hay locales en los que permiten entrar perros lo mismo tuercen el gesto con perros gigantes, e igual pasara en algunos hoteles o casas rurales que publicitan acoger mascotas.

Cómo es el perro de rescate en avalanchas de nieve

Hace un frío que pela y la nieve cubre bastantes zonas de España. O al menos está al alcance de una excursión sin mucho esfuerzo. Y la nieve tiene algo que invita al juego y la aventura, en niños por supuesto, en adultos que no han olvidado cómo pasarlo bien y también en los perros.

No todos, claro, pero muchos canes disfrutan corriendo sobre la nieve. Saltando y mordiéndola. Ya hace un par de años por estas fechas os hablé de lo que había que tener en cuenta para poder ir con nuestro perro a la nieve, este año me apetece recordar, aprovechando las estampas nevadas que nos regalan medios y ventanas, a los perros de rescate en avalanchas de nieve, presentes sobre todo en estaciones de esquí.

Otro ejemplo de hasta qué punto los perros pueden contribuir a nuestro bienestar, y de lo pobremente que se lo pagamos con frecuencia, aunque ese sea otro tema distinto, el habitual de este blog. Que no son únicamente instrumentos es algo que deberíamos tener siempre presente en lo que respecta a los perros de trabajo. Eso y asegurarnos que tengan una vida larga y satisfactoria, incluso cuando ya no puedan desempeñar la labor para la que fueron adiestrados.


A finales de enero celebraron en Sierra Nevada las primeras Jornadas de guías y perros detectores de víctimas vivas sepultadas en aludes, un evento patrocinado por Tiendanimal, Royal Canin y Cetursa, y participaron miembros de protección civil, guardia civil, bomberos, ejército de tierra y guías de montaña.

Participaron 18 perros de rescate en montaña y tres cachorros en el simulacro, cuyo objetivo era hacer prácticas reales con los perros. Las fotos que veis, facilitadas por Tiendanimal, pertenecen a ese día.

¿Y cómo es el perro de rescate en montaña? Olvidad la imagen del San Bernardo con barrilete. Estos perros de trabajo son de tamaño mediano y ágil, deseosos del juego, porque eso es para ellos salvar vidas.

Termino con unos párrafos en los que los organizadores del campeonato explican cómo son:

Cuando hoy hablamos de rescate en accidentes por avalanchas de nieve se hace mucho hincapié en la tecnología y en los nuevos avances respecto a los Detectores de Víctimas por Aludes (DVA), entre los que se utilizan sistemas analógicos, digitales, de una y de cuatro antenas, de nuevos protocolos de búsqueda, etc. Aunque se está avanzando constantemente para mejorar esos sistemas, también existe otra ‘herramienta’ de localización complementaria cuyo trabajo, en la mayoría de las ocasiones, pasa desapercibida pero que es fundamental dentro de un equipo de rescate organizado. Dicha ‘herramienta’ es el perro entrenado para detectar víctimas vivas sepultadas por un alud.

La historia de los perros de rescate en aludes se remonta a 1937, año en el que tuvo lugar el primer rescate del que se tiene constancia documental. Un perro no adiestrado marcó, por iniciativa propia, la posición de un niño sepultado bajo la nieve. Gracias a ello, el niño pudo ser localizado y rescatado.

El perro debe presentar una morfología y unas condiciones físicas óptimas para realizar labores de rescate. Han de ser perros fuertes, ágiles y de tamaño medio. Junto a todas estas consideraciones, el animal ha de reunir unas cualidades específicas como la inclinación por la presa (ganas de liberar su ansiedad de persecución con la mordida), la inclinación por la caza (ganas de perseguir una presa), e intensidad en la búsqueda (interés y perseverancia en encontrar una presa) y, al mismo tiempo, contar con un carácter social y equilibrado.

Movilización en redes sociales en contra de la caza del zorro este sábado en Galicia #yonodisparo

En la zona de la Asturias rural de mi infancia y mi adolescencia no había que temer al lobo. El depredador que amenazaba la hegemonía ganadera del ser humano era el zorro, inteligente y esquivo y sospechoso habitual de cualquier descalabro en gallineros y conejeras. El único otro potencial culpable era alguna rapaz, así las llamaba mi abuelo daba igual lo que fueran: “rapaces”.

Raposas y rapaces. Supervivientes en un entorno cada vez más hostil. Seres sintientes, con el mismo derecho a pisar este mundo que cualquier otro.

Asturias no es Galicia, pero los raposos son los mismos y se les llama igual. Hermosos mamíferos, parientes de los perros con los que compartimos cotidianidad, inteligentes, solitarios pese a ser cánidos. Capaces de demostrar afecto hacia los seres humanos:

En un programa de reproducción selectiva realizado durante varias décadas en Rusia, un grupo de científicos rusos liderado por los hermanos Nikolai y Dmitri Belyaev, luego dirigido por Lyudmila Trut, tras algunas décadas de selección artificial logró producir ejemplares de gran afabilidad hacia las personas, capaces de menear la cola, responder a las caricias, expresar su cariño gimiendo o lamiendo a sus amos, así como seguirlos y responder a sus llamadas.​ A partir de la novena generación, además de los cambios conductuales, se registraron cambios morfológicos como orejas péndulas hasta los tres meses de vida, pelaje moteado y colas enroscadas.

Es curioso cómo en todas las culturas, da igual lo lejanas y exóticas que sean, el zorro es sinónimo de astucia, de ingenio. Por desgracia para muchos incapaces de ver más allá es sólo es una alimaña a erradicar.

También son hermosos. Este pasado verano, en Francia, un zorro se cruzó en mi camino. O yo en el suyo, mejor dicho. Se detuvo un instante mirándome, todo belleza, antes de salir corriendo. Rojo sobre verde. Magnífico.

Me temía y con razón. El ser humano no ha sido amable con los suyos. No podía saber que lo único que yo haría sería admirarle y que nuestro encuentro jamás se borrará de mi memoria.

(GTRES)

Le recuerdo especialmente estos días, que la caza del zorro en Galicia ha cobrado protagonismo por la campaña de PACMA intentando detenerla. Una campaña que está cosechando gran eco en redes sociales y que precisamente este viernes a partir de las 18 y durante todo el día de mañana se espera que arrecie con el hashtag #Yonodisparo.

Así lo explica PACMA:

Tras el número indeterminado de zorros que habrán muerto en los incendios del pasado mes de octubre, la masacre ha continuado durante los meses posteriores. Han sido abatidos en los días hábiles de caza y en el Campeonato Galego de Caza do Raposo, que se celebró el pasado fin de semana en Dozón. A este hay que sumar los cuatro campeonatos provinciales durante las semanas anteriores y el campeonato de España que se desarrollará este próximo sábado en varios municipios de Pontevedra.

Además de la presión que queremos hacer en redes sociales, estamos trabajando intensamente y contrarreloj para conseguir que la Xunta de Galicia ordene la paralización de la IX Copa de España de Caza del Zorro, que se celebrará este próximo sábado en varios municipios de Pontevedra.

Hemos pedido que nos faciliten los estudios y planes en los que se han basado para autorizarlo, ya que estos campeonatos son una excepción a los días hábiles de caza recogidos en la resolución del 19 de mayo de 2017, por lo que debe estar avalada por informes que prueben que la población de zorros requiere estas batidas.

Estos campeonatos se han convertido en concursos sin límite, donde el objetivo es matar cuantos más ejemplares mejor. De esta forma, no solo se atenta contra la vida de los animales, sino contra la biodiversidad y el medio ambiente.

¡Vamos a intentar pararlo!

Este domingo habrá manifestaciones en toda España en contra de la caza con perros

Permitidme que hoy ejerza de abogada del diablo.
En mi anterior post os hablaba de un galgo cordobés que ejemplificaba el uso que se da a muchos perros de caza, no sólo a los de su raza. Pasó por tres manos que le usaron como mero instrumento y le esperaba la muerte con apenas cinco años. Por suerte y gracias a una protectora ahora está buscando un buen hogar.

Es un ejemplo, pero hay demasiados. Con galgos, elegantes embajadores de esta realidad, y con muchas más razas de caza: podencos, bretones, grifones, setters…

Solo puede negar este frecuente y continuo uso de los animales sin consideración alguna, incurriendo en el maltrato, aquel que elija permanecer ciego y defender lo suyo, su diversión y/o su negocio cazando animales. Basta con pisar mínimamente un par de protectoras para abrir los ojos. De hecho, ni siquiera es preciso tanto. Basta con permanecer un instante en el mundo de la caza, sobre todo el de las rehalas y galgueros, y abrir mínimamente el corazón ante como se transportan, tratan y almacenan los perros, ante la inexistencia de perros viejos o lesionados.

Ojalá fueran los cazadores que aseguran amar a sus perros, tenerles bien atendidos hasta su vejez, los primeros que denunciaran las malas prácticas de sus compañeros de afición. Yo sé que los hay, porque algunos he conocido. Me han contado, porque había cariño y confianza, anécdotas terribles de otros cazadores insensibles que ellos han presenciado. Pero nunca denuncian a los suyos, siempre miran hacia otro lado por no complicarse la existencia, por no meterse en follones y buscarse enfrentamientos. Y eso no puede ser, eso les hace cómplices y parte del problema, por mucho que sus perros estén igual de bien atendidos y tan felices como los míos.

La solución para defender la caza no es atacar a los defensores de los animales, la solución pasa porque sean los mismos cazadores los que limpien su propia mierda. El trabajo es ingente, pero es el único abordaje  humano e inteligente. Los insensibles usos y costumbres que mantenían tradicionalmente no son sostenibles.

Este domingo hay convocadas en ciudades de toda España manifestaciones en contra de la caza con perros, del uso de instrumentos que sienten y padecen y que se descartan constantemente contribuyendo a empeorar el enorme problema de protección animal que hay en España, que cuesta demasiado dinero y esfuerzo público privado intentar solventar (y que no se está logrando, aunque estemos mejorando). Muchos de los actores de esas manifestaciones claman en contra de la caza en general, aunque os confieso que eso, siendo realista, me parece mucho pedir.

Volvemos a las calles. Será el próximo cuatro de febrero en 32 ciudades que se unen para reclamar un rotundo NO A LA CAZA. Porque ni las consideradas presas, ni los seres sintientes empleados como arma (galgos, podencos o cualquier otro animal, con independencia de raza o especie), merecen sufrir por simple diversión humana, pulsa en el enlace de tu localidad, accede al cartel con toda la información de los actos y únete a nosotras. Te esperamos.

Apelo hoy a los cazadores que contemplen estas protestas, que cada año ganan en volumen y seguimiento, para que hagan un esfuerzo real por limpiar su casa, que falta hace y ellos bien lo saben.

La tolerancia cero con el maltrato a los animales debería partir de ellos. El rechazo social es creciente y el cambio generacional juega en su contra, también en la clase política y económica.


Lee el resto de la entrada »

Una petición internacional para evitar la masacre de perros callejeros por la celebración del Mundial en Rusia #bloodyFifa2018

Ha pasado más veces, llega un evento deportivo relevante a una ciudad en la que abundan los perros callejeros y en los meses previos se produce una limpia sistemática. Y por limpieza quiero decir matanza.

Da mala imagen, por lo visto, tanto animal deambulando sin dueño; pero hasta que no está encima el Mundial o los Juegos Olímpicos de turno no parece preocupar demasiado a las autoridades poner remedio. Y cuando toca ‘meter mano al problema’ con prisas, la solución es drástica, por la vía fácil y poco compasiva.

Recuerdo especialmente el caso de Atenas cuando llegaron los Juegos Olímpicos, lo recuerdo porque estuve allí antes, cuando era una recién casada de 26 años.  Los perros, con y sin dueño, deambulaban por las calles, tranquilos y sociables, esperando a cruzar las carreteras cuando lo hacían los humanos. Toda la semana en estuvimos allí cargué con una bolsa azul con comida  para ellos. En dos ocasiones acudimos al pie de la acrópolis, a un rincón del parque que hay al pie en el que habitaba una perra con su camada, para alimentarles.

Poco después llegaron las protestas internacionales por la manera en la que estaban desalojando las calles de perro. Que no digo yo que no sea una situación que es preciso controlar, pero no capturando y matando.

Si lo que pretende es evitar dar una mala imagen, deberían ir entendiendo que no es la manera.

Ahora está sucediendo de nuevo en Rusia por culpa de la celebración del Mundial este verano. por eso está en marcha una petición internacional en Change, que acaba de ser traducida al español y publicada en nuestro país, para intentar evitar que suceda lo mismo.

De cara al Mundial 2018 organizado en Rusia para finales de junio, queremos conseguir el apoyo de todas aquellas personas que se preocupan por los derechos de los animales para parar los planes de eliminación de todos los perros que viven en las calles de cara a este evento deportivo internacional.

A los funcionarios de Rusia les han pedido que los maten “para dar seguridad y una estancia agradable dando una buena imagen” a los visitantes de los países que participan en el evento.

Esta terrible “tradición” debe cambiar. En Rusia no tenemos buenos estándares en lo que se refiere a protectoras y refugios de animales. Tampoco en cuanto a comida o soporte médico para perros y gatos que habitualmente viven en las calles.

Al mismo tiempo, una gran cantidad de dinero va a ser utilizado para exterminar a esos animales – que en ocasiones son asesinados directamente con pistolas.

Se han firmado licitaciones por un valor de 1,57 millones de euros en aquellas ciudades anfitrionas para desplegar escuadrones de la muerte, como si fueran una “KGB canina”. 11 ciudades de Rusia se van a llenar de la sangre de miles de animales sin hogar. A miles de perros, gatos e incluso pájaros se les va a suministrar incluso veneno para que mueran de una forma horriblemente cruel.

Estamos pidiendo a los responsables políticos que reconsideren esta decisión de dar fondos del estado a este proyecto para capturar y eliminar a estos animales. Creemos que hay formas más civilizadas de enfrentar esta situación que con el sacrificio de los animales.

Pedimos al Gobierno que reasigne esos fondos para crear refugios y que se redirija esos esfuerzos a cooperar con ONG y voluntarios que aman a estos animales y de verdad quieren ayudarles.

Quienes firmamos esta petición pedimos a los gobiernos de los estados que participan en este Mundial y a los equipos que allí van a jugar que pidan al Gobierno de Rusia que pare el asesinato de miles de perros y gatos que viven en las calles y que legislen para poder dar una mayor protección a estos animales.

Firma para pedir que se traslade la celebración de este Mundial a otro lugar donde los animales tienen más derechos, aunque sólo sea el derecho a la vida.

Teñir a los perros o a los gatos es maltrato (esta perrita casi muere por querer que fuera violeta)

En junio del año pasado escribía un post titulado ¿Es malo mimar demasiado a nuestros perros? ¿Les despoja eso de su identidad?. Es un tema al que volveré pronto, porque quiero hablar largo y tendido de los disfraces de carnaval que les ponemos. Pero si en los disfraces puede haber dudas o matices, hay un aspecto vinculado a considerar a perros y gatos casi como complementos o muñecos con los que jugar sin respetar su naturaleza animal, que no admite discusión y que es el tinte.

Teñirlos es algo que no se debe hacer en ningún caso por los problemas de salud que les puede causar y que se puede (se debe) considerar maltrato.

Es una tendencia al alza vinculada al uso de las redes sociales y la absurda lucha por obtener resonancia, que se lleva a cabo sobre todo en perros de pequeño tamaño y color blanco, en los que los tintes quedan fijados con colores brillantes.


Una tendencia que perjudica su pelo, su piel, que puede quemar e intoxicar y también dañar su psique.
Una práctica, que algunos llevan a cabo por su cuenta y riesgo empleando productos pensados para humanos en casa y que implica no entender lo que es un perro o un gato.

Ya en aquel post de hace un año comentaba que:

Teñir a los perros es maltrato. Igual que lo es pintarles las uñas, tatuarles, hacerles piercings… Es maltrato y les despoja de su dignidad. Tal vez el ejemplo más conocido sea el de los chow-chow convertidos en pandas, pero por desgracia estas prácticas están extendiéndose. En mi barrio hay un bichón maltés teñido de rosa y azul pastel. Ahí estoy con Carmen Castro y también con lo que contaban Micaela de la Maza y Barkibu (que cada vez recibe más consultas sobre si pueden hacer estas cosas con sus perros) en Sr.Perro: disfruta de la belleza natural de tu perro y déjate de tonterías.

(Pinellas County Animal Services)

Pero quiero dejarlo del todo claro tras la reciente noticia de esta pequeña cruce de bichón maltés, que casi muere por las quemaduras producidas por un tinte. Ha sucedido en Florida, la perrita se llamaba Violet y sus propietarios tuvieron la ocurrencia de ponerla del color de su nombre.

Ha tardado tres meses en recuperarse de los daños sufridos
, y la asociación que la ha atendido ha querido hacer público el caso para concienciar sobre el peligro de teñir a los animales de compañía, para explicar que es algo totalmente desaconsejable. Un empeño que quiero secundar.

Lo repetiré de nuevo. Teñir a perros y gatos, enteros o en parte, incluso usando productos que se venden como específicos para ellos, es maltrato, por mucho que no haya leyes específicas que lo contemplen.

“Protegiendo a los animales protegemos a las personas”, algo que el FBI ha asumido como cierto

En Estados Unidos nos llevan ventaja en haberse dado cuenta de que el maltrato a los animales puede estar relacionado con otros comportamientos delictivos, de que “protegiendo a las personas protegemos a los animales y, protegiendo a los animales protegemos a las personas, como decimos en el grupo de trabajo de la NSA/FBI”, como asegura la Dra. Núria Querol, profesora e investigadora de la Unidad de Perfilación y Análisis de la Conducta Criminal (UB) y Miembro del Grupo de Trabajo de NSA/FBI sobre maltrato animal.

Por eso ya fue noticia que FBI actualizó sus políticas para incluir ya en 2016 la crueldad hacia los animales como una categoría delictiva específica, de modo que las agencias de policía deberían incluirla al presentar las estadísticas delictivas al FBI.

Consideran por tanto que la crueldad hacia los animales es un crimen grave no solo contra los animales, sino también contra la sociedad en general. Tiempo atrás ya constataron en un estudio que las cifras de maltrato animal en el contexto de la violencia de género llegan a un 93%.

Recientemente el FBI ha publicado el informe sobre más de 6 millones de delitos que se presentaron al Sistema de Informes Nacionales de Incidentes (NIBRS) del Uniform Crime Reporting (UCR) en 2016, y por primera vez, desde el 2016, el informe anual ha incluido datos sobre maltrato hacia los animales.

Para evaluar el impacto de la inclusión de los animales en el UCR y el NBRIS (National Incident- Based Reporting System) del FBI, se creó un grupo de expertos para realizar el seguimiento y la evaluación, donde participa la científica catalana experta y consultora en violencia Dra. Núria Querol, quien también forma parte del grupo de expertos de la Asociación Nacional de Sheriffs, quien afirma: “Aún es muy temprano para evaluar las consecuencias del cambio de clasificación del maltrato a animales a delito contra la sociedad, y tenemos que trabajar duro para que las 18000 agencias y departamentos de policía participen de manera más activa y las cifras de maltrato a animales no estén infrarrepresentadas en las estadísticas policiales, como hemos ido constatando a lo largo del año y con el informe final del 2016. Sólo se han reportado 1,126 casos en todo Estados Unidos. En el análisis de casos, encontramos un 51% maltrato simple/negligencia, maltrato intencional y tortura en un 45.29%, maltrato organizado (peleas de perros y gallos) en un 0.71% y abuso sexual 0.80%“.

Tanto Querol como John Thompson, Director Ejecutivo de la National Sheriffs’ Association coinciden en que “desde la comisión de seguimiento, trabajaremos la NSA y el FBI para mejorar la implementación y realizar el seguimiento. Este es un paso histórico y estamos muy satisfechos de que el maltrato a los animales sea considerado con la importancia que merece”.