BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Archivo de la categoría ‘Noticias’

¿Deberíamos tener derecho a un día de permiso en el trabajo si muere nuestro perro o nuestro gato?

Pasó una vez, hace casi catorce años. A primera hora de la mañana del 20 de abril de 2004 la vida de Mina llegó a su fin tras una leucemia fulminante. El veterinario vino a casa, ella estaba en su cama, tranquila, el veterinario le puso una inyección mientras yo la acariciaba y se apagaron su vida y sus sufrimientos.

Yo tenía que entrar a trabajar al periódico a media mañana. Un suplemento tenía que salir impreso al día siguiente y pensé (o tal vez no pensé demasiado, porque no estaba demasiado lúcida en ese momento), que no podía dejarles en la estacada y acudí a la redacción. Mi jefe notó nada más verme que algo me pasaba, según me preguntó me puse a llorar allí mismo, en medio de la recepción. Y yo no soy de llorar fácil, os lo aseguro.

Ese día trabajé. Lloré y trabajé. Me tragué las lágrimas y trabajé. El suplemento salió con todas sus páginas y me volví a casa ya de noche para seguir llorando.

Este año volvió a suceder. Mi gato Flash, tras quince años a mi lado, murió en una clínica veterinaria la tarde del 15 de marzo. Al día siguiente fui a trabajar. En esta ocasión lloré a un par de compañeros en la cocina. Otros tantos me preguntaron el motivo de mi mala cara.

Ahora vivo con dos perras y una gata. Una de mis perras, Troya, tiene diecisiete años. Maya, la gata, tiene quince. La lógica dice que en cualquier momento tendré que despedirme para siempre de ellas.

No sé cómo será. No sé si iré a trabajar o no. No sé qué compañero me verá llorar esta vez si acudo a la redacción.

Lo que sí sé es que si faltara alguno de esos días y dijera que lo hago porque ha muerto mi perra o mi gata y estoy rota, y quiero llorarla tranquila en la casa que hemos compartido tantos años, mucha gente me entendería y otra tanta no sería capaz de hacerlo. “Es solo un perro”, “es solo un gato” pensarían. Tal vez incluso lo dirían en alto. Una amiga tuvo que escucharlo el día siguiente a la muerte de su perro, al que amaba tiernamente y aún hoy llora de vez en cuando.  Insensibilidad en estado puro. Puede que tú nunca hayas amado a un animal más que a muchos miembros de tu familia, los que los lloramos sí.

También sé que si faltara un par de días porque ha muerto algún tío al que llevo media vida sin ver y con el que apenas me unen lazos, nadie se extrañaría, nadie lo vería raro, nadie diría “es solo tu tío, con el que ya no tratabas”.

No supone equiparar en términos objetivos y abstractos la vida de un animal con la de un ser humano. Supone sencillamente sentir, supone ser un humano empático.

Lo de cómo gestionar en términos de recursos humanos esas ausencias es otra historia y depende más de la voluntad y sensibilidad del jefe que te toque en suerte. Los habrá que lo consideren un permiso justificado, los habrá que obliguen a gastar un día de vacaciones y también los que prohíban directamente esa ausencia. Algún caso conozco de enfermedad fingida para sobrellevar el trance. “Estoy enfermo, con gastroenteritis, mañana estaré bien”, dijo cuando en realidad estaba en pleno duelo e incapaz de salir de la cama.

Yo creo que tiene todo el sentido que los animales con los que convivimos sean considerados nuestra familia, en términos de permisos por fallecimientos o intervenciones quirúrgicas o enfermedades graves. Creo que tiene sentido que cuando en esos permisos se habla de “familiares en primer y segundo grado de consanguinidad”, también se contemplen los animales con los que compartimos el día a día. Si un trabajador es responsable, si obra con ética sólo lo aplicará cuando lo necesite. Ese permiso, como todos los demás.

No sé si soy minoría, la verdad.

* Este post viene a colación de la sentencia pionera que ha permitido a una trabajadora italiana logrra un permiso retribuido de dos días para cuidar a su perra enferma.

El convenio europeo de protección de animales domésticos entrará en vigor en febrero, pero seguimos necesitando nuestra propia ley nacional

Ayer hubo mucha noticia, entre un buen puñado de muchas malas. Al fin apareció publicada BOE la ratificación del Convenio Europeo para la Protección de los Animales de Compañía. LLega con treinta años de retraso, que no es poco, pero es que hasta hace diez no se solicitó formalmente en España su adhesión.

Este convenio es un marco mínimo de protección animal que, a partir de febrero, obligará en todo el territorio nacional a la prohibición de amputaciones estéticas. ¿Recordáis la vergonzante defensa de este corte en el Senado por aquello del efecto látigo del diputado Francisco Martín Bernabé?

“No se trata sólo de defender a los perros. También se trata de proteger a las personas que los tienen, que los cuidan y que los quieren. El efecto látigo existe: perros fuertes y poderosos, perros de caza que no controlan el movimiento de su rabo y que, movidos por sus insultos, dañan con asiduidad a sus cuidadores”.

Aquí tenéis al señor en cuestión:

En fin. Mejor pasar página. La cuestión es que este convenio de mínimos, que también regula cría, sacrificios o comercio, que promueve el fomento de la esterilización y de la realización de campañas sobre tenencia responsable, pronto entrará en vigor y comunidades autónomas y ayuntamientos no deberían tener normas o procederes contrarios a lo que sostiene.

Ya veremos si su ejecución es efectiva y realmente tenemos este marco de mínimos operativo. Pero seguimos necesitando una ley nacional de protección animal propia, una que sabemos que no será perfecta pero que se imponga al desbarajuste existente.

Una ley que pudo ser realidad hace tres años en un proyecto impulsado por el PP que al final quedó en nada. Una ley que en mayo de este año Ciudadanos pidió en el Congreso que se promulgara incluyendo, entre otras medidas, el sacrificio cero, justo un mes después de que el Gobierno respondiera respecto a elaborar una norma así que “la Administración del Estado no debe interferir en las competencias autonómicas y locales”, una ley tan necesaria que fue la protagonista de casi todas las intervenciones (incluyendo la del juez Grande Marlaska) de los II Premios Bienestar Animal el pasado año, una ley cuya necesidad de creación se recogía de forma explícita en los programas electorales de PSOE, Ciudadanos e Izquierda Unida.

 

“Se difundió por primera vez cuando apenas tenía tres meses y nadie ha preguntado por ella. Nos sorprende mucho con lo bonita y cariñosa que es. Se lleva genial con perros y gatos”.

Está en Murcia pero se puede enviar a otras provincias. Se entrega con chip, vacuna, cartilla, desparasitada y castrada.

Contacto: www.equipobastet.com/contacto

Perros robados para lanzarlos contra los jabalíes

Cada poco tiempo llegan actuaciones de la Guardia Civil relacionadas con el robo de animales. No se titulan así, se titulan por desmantelamiento de instalaciones de cría indignas o de animales mantenidos para caza o peleas, entre los que hay animales que habían sido sustraídos.

Un ejemplo en el que el robo no era un par de líneas en un comunicado sino el grueso de la noticia  llegó hace pocos días.

Agentes de la Guardia Civil detuvieron a cinco personas, dos de ellos veterinarios, implicados en una trama de robos de perros en la provincia de Cáceres. Perros destinados a integrar rehalas.

Agentes del Puesto de San Martín de Trevejo observaron en la travesía de Hoyos a un vehículo que transportaban varios animales de rehalas en su maletero.

Al examinar la documentación de los canes y consultar el Registro de Identificación de Animales de Compañía de Extremadura (RIACE), los agentes comprobaron que uno de los animales se encuentra denunciado por sustracción, hecho que se les traslada a los dos ocupantes del vehículo, y se les cita para una inspección del núcleo zoológico donde residen los animales.

En la inspección de la perrera, agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de Coria provistos de lector de microchip, detectaron que “otros dos perros que no se correspondían con los titulares de la explotación y que habían sido sustraídos en la comarca de Gata”.

Así, vieron cómo en tres de las cartillas de los animales, los profesionales encargados de su expedición o cumplimentación, “habían alterado algunos datos referentes a fecha de implantación del microchip, fecha de vacunación y desparasitación”, e incluso se observaban algunas “enmiendas manuscritas” en los datos relativos al nombre, sexo y fechas de alta.

¿Qué es eso de las rehalas? Pues el empleo de grupos de perros en caza mayor. La gente a la que el tema no le pilla de cerca, cuando piensa en cazadores y maltratos a perros suele pensar en los galgos cruelmente descartados (que también se roban), pero hay muchas otras modalidades de caza con perro que abren la puerta a desmanes.

Lee el resto de la entrada »

Por un mayor control en la importación de perros y gatos, pero también de su cría dentro de España

En 2016 se importaron en España 28.273 perros y gatos. De las partidas recibidas de Europa del Este, poco más de mil animales (1.077 en concreto), solo se realizaron 131 controles, un 12% del total. En el 22% de las partidas que fueron analizadas se detectaron “incumplimiento se en materia de sanidad animal”, la mayoría relacionadas con que los cachorros tenían menos de doce semanas.

Son datos facilitados por el partido ecologista Equo, que destaca que estos datos se refieren a las “importaciones controladas” mientras que se desconoce cuántos pueden entrar en el país de forma ilegal.

El portavoz de la formación, López de Uralde, lamentaba en el comunicado que “entre un 15 y un 20% de los animales importados mueren en el destino, y durante el viaje se desconoce cuántos mueren”.

Equo ha reclamado que se realice “un mayor control a la importación de perros y gatos en España”. Y sí que es algo necesario, pero no podemos quedarnos únicamente en eso. También es imprescindible controlar la cría dentro de nuestras fronteras, que es donde realmente radica el grueso de la problemática.

Aprovechados criando profesionalmente sin conocimientos ni garantías, ventas opacas por internet, particulares criando también sin saber ocasional o regularmente por sacarse un dinerillo, por diversión o descuido, dinero negro moviéndose en todas direcciones, perros de razas de caza criados también para ser instrumentos que luego se descartarán…

La problemática es amplia y más compleja, controlar las importaciones de animales es únicamente una faceta más.

Hace ya tres años que el actual gobierno amagó una ley nacional de protección animal que estableciera unos mínimos en toro el territorio. En el fondo de algún cajón se quedó, pero eso es lo que necesitaríamos, una buena ley que contemple esos y otros aspectos. No contentará del todo a nadie, será tibia, no será perfecta (¿qué lo es?), pero es cada vez más necesaria.

¿La acabaremos viendo algún año?

Chiwi tiene poco más de un año y es de tamaño pequeño. Fue rescatado de una perrera y ahora está en ACUNR esperando un hogar.

Chiwi es un perrito encantador. Es cariñoso, divertido, alegre, simpático y muy juguetón. Busca constantemente atenciones y caricias y te provoca dándote con su patita para que juegues con él. Hace muy poco tiempo que está en el albergue y ya corre feliz de un lado a otro siguiendo a los voluntarios que conoce. Con otros perros es sociable y convive perfectamente.

Se entrega desparasitado, vacunado, chipado, con las pruebas de enfermedades hechas, castrado y con contrato de adopción.

Si quieres apadrinar, acoger o adoptar a Chiwi: acunrmadrid@gmail.com o acunrmadrid1@hotmail.com

La Guardia Civil pide ayuda para encontrar al que disparó en la cabeza a este perro en Ávila

Ahí lo tenéis, aún estaba con vida entre las espesas zarzas cuando el Seprona lo encontró, en la vía de servicio de la AV-804, en el punto kilométrico 3 en el término municipal de Cardeñosa. Sucedió el pasado 18 de agosto.

Acudieron porque el personal de carreteras había escuchado los gemidos de un animal. Aún vivía pese a tener un disparo en la cabeza, no quiero ni imaginar el sufrimiento de ese pobre animal.

Lo trasladaron a una clínica  veterinaria de Ávila capital “donde, tras observar la herida y realizar varias pruebas, se comprobó que tenía heridas incompatibles con la vida por tener alojados en la cabeza varios perdigones, por lo que fue sacrificado”.

Era un perro robado. Tenía chip y su dueño denunció su robo en 2015. En mala hora. No pudo acabar en peores manos.

Al menos ahora ya descansa, pero nosotros no deberíamos hacerlo sabiendo que un monstruo camina libre entre nosotros, porque alguien que hace eso a un animal es potencialmente peligroso para sus semejantes.

Y el Seprona lo sabe y quiere dar con él, por eso ha pedido “la colaboración ciudadana para la localización del responsable un delito de maltrato animal”.

Nos piden ahora que lo difundamos, “por si alguien hubiera visto a este perro en compañía de alguna persona los días anteriores al hallazgo por la zona de Ávila capital, Cardeñosa, Narrillos de San Leonardo y alrededores, para así poder determinar la autoría de los hechos”.

Son demasiados con los que nos cruzamos que han abandonado y maltratados y han salido impunes. Ojalá la Guardia Civil encuentre al responsable de robar, disparar, cubrir con zarzas y abandonar aún con vida a este perro, por mucho que el castigo que pueda recibir por lo que ha hecho sea irrisorio según las leyes que tenemos.

SrPerro.com, SOS Pitbull y la iniciativa Dogspital entre los premiados por la Fundación Amigos del Perro

Por tercer año consecutivo, la Fundación Amigos del Perro ha fallado sus premios, premios que reconocen la labor de personas e instituciones en la defensa de los animales en diferentes categorías. Unos premios que aplaudo porque ayudan a cambiar las cosas a mejor desde un punto de vista positivo.

Os dejo con los galardonados de este año, que recibirán sus premios en el hotel Reconquista de Oviedo el 22 de septiembre, y la presentación que de ellos hace la asociación asturiana:

    • Voluntariado: MARIA JOSE SUAREZ DIAZ (MARIA ASTURIAS); voluntaria polivalente en todo tipo de actividades con animales, destacando también su compromiso y esfuerzo y su solidaridad con las personas, mejorando la sociedad en su conjunto.
    • Empresa o Particular: AREA DE SALUD DE IBIZA Y FORMENTERA, por su proyecto DOGSPITAL, pionero en la Sanidad Pública, que constituye un reconocimiento a la capacidad de los perros de colaborar en las terapias y mejora de la salud de los humanos, respetando el derecho del paciente de ver a sus seres queridos, en la esperanza que dicha iniciativa se extienda al resto del área sanitaria.

(CAIB)

    • Asociación o Entidad: SOS PITBULL, por hacer frente a los prejuicios salvando a los denominados perros potencialmente peligrosos; rescatándolos y curándolos de sus heridas físicas y psíquicas y reinsertándolos de nuevo en la sociedad a través de la adopción. SOS PITBULL es la prueba de que “no hay perros peligrosos, si no dueños inconscientes”.

    • Medio de comunicación o Periodista: SRPERRO.COM, GUÍA PARA ANIMALES URBANOS desarrollado por Micaela de la Maza, por ser un referente nacional para saber a dónde ir con tu perro, con información sumamente útil y contrastada, que facilita la vida social de los propietarios de perros.
    • Animal Solidario: DANKO, por su trabajo en el Cuerpo Nacional de Policía, siendo uno de los tres primeros perros en formar parte de la Unidad Canina del Grupo Especial de Operaciones (GEO) destinado a intervenir en casos de secuestro, terrorismo, etc., para continuar hasta su retiro, su servicio en la especialidad LOPO (Localización de Personas Ocultas). Danko ha destacado en todas sus responsabilidades y tareas por su capacidad de trabajo y de adaptación a los diferentes guías que ha tenido en su vida de servicio, su inteligencia y su dedicación a ganarse el corazón de todos aquellos con los que ha trabajado.

Hay además una mención especial del jurado a los trabajadores del depósito de animales abandonados de Serín ( Pilar García, Patricia Granda, Alexander Goossens, Rafael Rodríguez y Gonzalo Estrada), “por sus grandes esfuerzos y el cuantioso tiempo que dedican a velar por el bienestar animal y la recuperación de aquellos animales abandonados de los que son responsables, más allá de sus obligaciones laborales. Porque todos ellos desarrollan un trabajo difícil, ingrato, mal considerado y con muchos sinsabores, con un gran desgaste físico y psíquico, y aún así, siguen luchando por los animales, sin cejar en su empeño de conseguir una mejor vida para los mismos”.

Micaela de la Maza junto a Colega (M.M.)

Enhorabuena a todos los premiados. Me alegra enormemente que estos premios ayuden a visibilizar la labor de los voluntarios que se dejan la piel; de una asociación que busca una segunda oportunidad a los llamados perros potencialmente peligrosos, que llenan perreras y protectoras cada vez en mayor número y con menos opciones de encontrar un hogar; de Micaela de la Maza, que tanto hace por sensibilizar desde su más que recomendable web protagonizada por perros; de un perro de la Policía Nacional que bien puede simbolizar lo que tantos perros de trabajo hacen por todos y el derecho que deberían tener a disfrutar de atención veterinaria de por vida y una buena jubilación asegurada; también  a esa iniciativa maravillosa que ojalá se extienda por toda España para encontrar el consuelo de nuestros animales estando hospitalizados.

Me encanta descubrir lo que tantos hacen en el buen sentido en unos premios que el pasado año tuve el honor de recibir y que el anterior ganó 20minutos.

El número de gatos censados en Madrid se triplica en los últimos tres años

Lo cuenta Natalia Lázaro en un tema de El Confidencial titulado ¿Moda o comodidad? Madrid duplica en tres años los gatos mascotas: ya son 73.400, que se apoya en el último censo de animales domésticos del Ayuntamiento de Madrid.

Un análisis que se para en cómo ha ido el censo felino por distritos y que encuentra que: “cerca de un 75% de las personas entre 16 y 64 años viven en el distrito Centro, el más gatuno este año con 6.752 felinos censados. Por distritos, le siguen Hortaleza –6.748 gatos– y Ciudad Lineal –6.273–. ¿En la cola? Villaverde –1.737–, Barajas –1.064– y Vicálvaro –1.009–”.

La autora del tema deduce que el motivo de ese incremento de gatos en esos distritos concretos podría responder a que los jóvenes prefieren a los gatos. Es posible, pero hay más explicaciones probables, como que hay distritos más inclinados a llevar a los gatos al veterinario para censarlos que otros, que se limitan a adoptar al animal y meterlo en casa sin pasar por el chipado (por mucho que sea obligatorio) y las vacunas.

De hecho, tal vez el incremento no sea tan espectacular como parece por el censo. Tal vez no se haya triplicado el número de gatos existentes como animales de compañía, como reza el título de la noticia de El confidencial, sino que lo que se haya triplicado es su identificación.

Natalia Lázaro también afirma que los gatos son “ariscos e independientes”. Algo en lo que no estoy de acuerdo en absoluto. Ya lo he contado aquí en el pasado, los gatos tienen su personalidad, su ‘gatonialidad’ si queréis, y los hay extremadamente cariñosos y dependientes de la atención de sus humanos.

Lo que sí arrastran los gatos es una fama inmerecida de ariscos, egoístas, interesados… Estoy harta de ver a gente que pensaba eso de ellos y que, una vez han podido compartir su vida con uno de estos animales, han cambiado de opinión completamente.

Es cierto que los gatos pueden resultar a priori más fáciles de mantener en las grandes ciudades para mucha gente dado que no necesitan bajar a la calle varias veces al día y a que pueden quedarse solos en el piso bastantes días, aunque siempre con supervisión regular de algún humano y mejor si están acompañados de otro felino con el que se lleven bien. En ese sentido sí que es cierto que son menos exigentes que los perros.

Se suele decir, cuando se habla de tener un gato frente a tener un perro, que son más baratos de mantener. También es cierto que su pequeño tamaño hace que su manutención sean potencialmente más económica que la de un perro de gran tamaño que ingiere muchos kilos de pienso, pero la diferencia no es tan sustancial respecto a un perro de tamaño pequeño o mediano si se le quiere tener bien atendido, con pienso y comida húmeda de calidad. Luego está el gasto en arena y areneros, que es poco pero los perros no tienen. Y en gasto veterinario están equiparados. De hecho cuando se suma al hogar un animal, sea perro o gato, hay que estar dispuesto a afrontar los cuidados veterinarios que necesite, que pueden ser imprevistos y elevados.

Y da igual lo cómodo que pueda resultar tener un gato, dado que en intendencia de paseos y viajes resulte más sencillo. Lo más relevante es que implica una enorme responsabilidad durante fácilmente un par de décadas.

Luara es una gatita preciosa que con tan sólo dos meses ya sabe lo que es el ser rechazada y el sufrimiento de malvivir en la calle y que está en la protectora Arca de Noé de Córdoba.

Luara sufre una infección en los ojitos de la que ya esté siendo tratada para tratar de salvar sus ojitos. Además, fue rescatada con una desnutrición y deshidratación severas, de las que también se esta recuperando.

Luara esta algo asustada, pues no es más que un bebé que ha sufrido muchísimo en su corta vida. Pero con todos los cuidados, mimos y palabras de amor que recibe de su casa de acogida Luara poco a poco va perdiendo sus miedos porque sabe que nadie más quiere hacerle daño. Es un peluchito blanquito que tiene muchas ganas de curiosear, y jugar. Es muy sociable y sumisa, y ya comienza a pedir caricias y mimitos.

Luara necesita una familia que la quiera muchísimo, para siempre.

Contacto: elarcadenoecordoba@gmail.com

Por un protocolo para atender a los animales implicados en accidentes de tráfico

En mayo os contaba en este mismo blog que nadie rescata a los animales implicados en un accidente, no existen protocolos para ayudarles.

Si tenemos la terrible suerte de tener un accidente de tráfico y vamos con nuestros animales, lo que pase con ellos va a depender de demasiadas variables: nuestro estado, el de los animales, la buena voluntad de los servicios de emergencias implicados, si el accidentes ha sido cerca o lejos de nuestra red de amigos y familiares…

Desde que lo escribí, en el marco de la campaña de Fundación Affinity y el Observatorio Justicia y Defensa Animal que pide que los animales no tengan consideración de objetos (la foto es suya), me han llegado algunos testimonios de personas que han pasado por esa situación. Personas que fueron ingresadas con la angustia de no saber que había pasado con su perro o su gato, que son miembros de su familia, que aún conmocionados tuvieron que disponer cómo hacerse cargo de residencias caninas cercanas, ingresos en hospitales veterinarios o contactar con amigos que echaran un cable, que nunca agradecerán lo suficiente al profesional que les atendió y además les ayudó por su cuenta y riesgo a ubicar a su animal.

Juan Luis Castellví trabaja para la UE y está especializado en seguridad y emergencias. También es un amante de los animales y tiene el blog Emergencias112 y otro sobre etología canina.

Tras mi post ha escrito recientemente otro titulado ¿quién atiende a tu perro si tienes un accidente?.

Yo os dejo aquí algunos fragmentos de ese contenido de Castellví, pero os recomiendo que leáis a fondo, visitando los enlaces que menciona, si el tema os interesa.

Yo había intentado generar un debate al respecto allá por el año 2013, cuando publiqué ¿Podemos atender a las mascotas de nuestros pacientes? en mi blog Emergencias112. Pero desde entonces nada, o poco, ha cambiado.
(…)
La competencias de tráfico son de la policía local en los cascos urbanos, y de la guardia civil en las vías interurbanas. Pues podrían localizar en sus respectivas áreas de influencia los medios disponibles para poder hacerse cargo de los animales en cada zona, horario y situación. Esto implica algo de trabajo de campo para saber qué refugios (públicos y privados), hay en su jurisdicción. Así mismo para saber qué vehículos hay disponibles para trasladar animales (los propios cuerpos policiales suelen tener unidades caninas, pero también se puede contar con otros recursos municipales, incluyendo la protección civil), o de centros veterinarios.

Hay dos casos que podemos encontrar, que alguien tenga un accidente y el animal esté ileso pero el vehículo haya quedado inutilizado, o el conductor vaya a ser trasladado a un centro sanitario. En este caso sólo habría que trasladar al perro a un sitio designado por el dueño, o a la dirección que figure en la documentación de la persona. O en el peor de los casos al albergue municipal o de la zona que corresponda, hasta que su dueño pueda hacerse cargo del mismo de nuevo.

El otro caso es que sea el animal el que está herido. Es entonces cuando sería necesario tener algún tipo de “ambulancia” para animales, ya que el traslado requerirá algo más de atención. De nuevo se pueden buscar conciertos con clínicas veterinarias de la zona, hablar con las aseguradoras para que empiecen a incluir esta posibilidad, o que el dueño acuerde hacerse cargo de los gastos derivados de la atención del animal, que quedará ingresado en un centro veterinario de la zona, para evitar problemas, puede haber una lista de clínicas de la zona, y cada caso se lleva a una diferente en un orden predeterminado.
(…)

Son cosas bastante fáciles de lograr, que sólo necesitan algo de buena voluntad, porque una vez aprobado un procedimiento, ya no dependemos de la opinión del profesional que esté de servicio ese día, de su sensibilidad hacia los animales, o de su empatía hacia los dueños accidentados. Simplemente hay que cumplir con lo regulado.

Los perros son amigables por naturaleza, está en sus genes

No lo digo yo, aunque podría. Lo dicen unos científicos estadounidenses de la Universidad de Princeton que han estado indagando en su genética y han llegado a la conclusión de que ser amistosos está en la naturaleza de los perros y que precisamente eso podría ser la clave de que acabaran siendo nuestros fieles compañeros desde entre 20.000 y 40.000 años.

El estudio, publicado en la revista especializada Science Advances y recogido por la BBC, asegura que ciertos genes que hacen a los perros más gregarios, más felices en compañía, han sido seleccionados y potenciados.

Pero no son genes presentes únicamente en los perros, también se han encontrado en los lobos, y los hallazgos sugieren que genes similares pueden estar implicados en la domesticación de otras especies (sí, también en los gatos).

Los investigadores también pudieron comprobar que tanto los perros domésticos como los lobos, lobos criados en cautividad, tienen capacidades similares a la hora de resolver problemas. Los problemas suelen consistir en trozos de salchicha de difícil acceso. Eso sí, es mucho más fácil lograr quitárselas a los perros que a los lobos, una vez conseguidas.

Resulta especialmente curioso que los análisis de ADN que encontraron relación entre esos cambios genéticos que permiten renunciar a la salchicha tan duramente conseguida y comportamientos más sociales, están asociados con cambios similares en un raro síndrome genético que se da en seres humanos y que hace a la gente altamente sociable.

Chilaba es poco más que una cachorra. Me cuentan que no llega al año de edad. La encontraron cruzando la carretera. “Tiene mucho miedo, desconfía de todo, aunque desde que la tenemos ha mejorado algo”.

Pesa 12 kg es mediana tirando a pequeña. La persona que está cuidando de que tenga un buen futuro es veterinario, así que la entrega en perfecto estado de revista y ayudaría a financiar su adiestramiento en positivo.

Se da en adopción en toda España.

Contacto:javiurg@gmail.com

En la defensa de los animales, el odio no es el camino

Recuerdo bien a Mel Capitán. La recuerdo apasionada, defendiendo su afición por la caza en vídeos que se sabían desde el principio controvertidos, convertida en icono y en diana con ellos.

La recuerdo en sus redes sociales, bien pobladas de seguidores, muy guapa, muy joven, muy sonriente. Posando con amigos, posando con armas, acompañada con frecuencia de unos perros a los que se la veía querer y en los que se adivina un pedigrí tan impoluto como su pelaje. Tenía un perro tatuado en su antebrazo. Le gustaba hacer deporte y leer al sol.

Mi pequeño gran bebe!!! 6 meses y parece todo un grandullón, no me puede tener más enamorada 😍

Una publicación compartida de Mel Capitan Hunter (@melct24) el 10 de Jul de 2017 a la(s) 11:14 PDT

Leo que ha muerto, que se ha quitado la vida. Y lo siento. No sé qué habría detrás de ese escaparate de sonrisas radiantes que haya acabado conduciendo a esto, pero no es una buena noticia. Nunca lo es que muera alguien tan joven. Me pongo en el lugar de aquellos que la querían e imagino su dolor. Ojalá pudiera aliviarlo.

Mi mejor medicina después de una semana de duro trabajo ❤️

Una publicación compartida de Mel Capitan Hunter (@melct24) el 27 de May de 2017 a la(s) 12:12 PDT

Leo que hay defensores de los animales que han llenado sus redes de insultos y vejaciones tras su muerte. Y me entristece enormemente. Igual que me entristece cuando ha pasado de maneras similares en el pasado.

No concibo el respeto a los animales sino como una parte de un todo mayor, del respeto a la vida.

No concibo la empatía por el sufrimiento animal sino como parte de un todo mayor, la empatía por el sufrimiento en general.

Se supone que las personas que amamos y defendemos a los animales lo hacemos porque tenemos la sensibilidad suficiente como para entender que hay que respetar al otro, que un niño enfermo, un hombre joven que muere dejando atrás a una familia que le llora o una chica que se quita la vida antes de los treinta años no son ocasiones en las que sacar la bilis.

Quiero creer que aquellos que se alegran e insultan cuando esas desgracias suceden son los menos, muy pocos que hacen mucho ruido. Estoy rodeada de personas que aman y defienden a los animales que sé que jamás se les ocurriría proceder así, que entienden que los seres humanos somos complejos, cambiantes, llenos de matices y contradicciones; que saben que destilar odio por otras personas hace un flaco favor a la causa de crear un mundo mejor para todos, hombres y animales.

He conocido la bondad de corazón en cazadores, en aficionados taurinos. El blanco y el negro no conforman nuestra realidad, nada es tan simple.

No seré yo quien diga a otros lo que deben sentir. Ni uno mismo puede obligarse a sentir aquello que la razón le dicta. Pero sí que el camino nunca es el insulto personal ni alegrarse cuando la muerte llega a destiempo.

Esto no debería ser una guerra, debería ser una evolución.

Y el odio no es el camino.