BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Archivo de la categoría ‘consejos’

Los gatos triunfan en Internet, pero no tanto cuando buscan un hogar (adopta a Olegario)

Los gatos adultos tienen muy difícil encontrar un hogar, una segunda oportunidad. Esa es la triste realidad.

Que aparezcan adoptantes para perros adultos es también difícil, sobre todo si hablamos de determinadas zonas calientes de la geografía española o de perros de razas potencialmente peligrosas, pero en general suelen tener más suerte que los gatos, por mucho que sean los reyes de Internet.

Cualquiera que gestione un centro de protección animal podrá confirmar lo que estoy diciendo.

La gente prefiere cachorros, y es demasiado fácil encontrarlos, sobre todo en primavera que abundan las camadas. Da igual que un cachorro de gato sea un pequeño (y adorable, eso sí) demonio de Tasmania y el adulto un caballero educado, cariñoso y dormilón. Cuesta horrores que alguien se fije en el mayor y le abra las puertas de su hogar habiendo tantos pequeños.

Ojo, no digo que encontrar casa para todos los cachorros de gato sea coser y cantar. En absoluto. En nuestro país hay miles de animales que nacen destinados a no tener jamás una familia que vele por ellos, y por eso es necesaria la esterilización y limitar la cría, pero ese es otro tema.

Si para un gato adulto es difícil, si ese gato arrastra algún inconveniente de cualquier tipo la cosa es aún más complicada.

Los inconvenientes más frecuentes suelen estar vinculados a las enfermedades que abundan entre los gatos de la calle, la inmunodeficiencia felina o la leucemia. A veces ambas simultáneamente. Cuando oigáis que un gato sabe buscarse la vida en la calle, una leyenda urbana peligrosamente extendida, pensad que lo que encontrará con más probabilidad es una muerte pronta por una de estas enfermedades o muchos otros posibles motivos. Pocos tienen la suerte de acabar en una colonia bien controlará y, aún así, si es un gato casero abandonado sufrirá en la mejor de esas colonias.

Así que Olegario lo tiene difícil. Es adulto, aunque por los pelos. Tiene en torno a un año, es poco más que un cachorro. Y es un gato cariñoso que gusta de la compañía humana, pero tiene inmunodeficiencia felina y eso hace que mucha gente se eche atrás, pese a que la inmuno no impide una vida larga y estupenda sin problemas si tiene un hogar en el que vivir cómodo. Conozco unos cuantos casos de primera mano.

Olegario está ya castrado y sano por todo lo demás. Necesita con urgencia adopción o acogida temporal hasta que se le encuentre un hogar definitivo.

Con otros gatos es algo desconfiado, pero es muy joven y se adaptaría. Con perros o se le ha testado. Se da en adopción a priori en toda España, en acogida por Madrid y provincias limítrofes.

Contacto: correo@juancarlosrivas.com

¿Cómo enseñar a nuestro gato a usar rascadores?

Esta misma semana os contaba que un gato vale más que cualquier mueble. En aquel post salió el tema de cómo enseñar a un gato a usar rascadores en lugar de sofás, sillas o librerías y varios me pedisteis que escribiera al respecto.

Pues allá vamos.

Lo primero que quiero destacar es que, por muy bien que hayamos enseñado a nuestro gato a rascar las uñas allí donde nosotros queremos, sigue siendo más que probable que encontremos enganchones en cortinas, tapicerías y maderas. Y debemos mentalizarnos de que no pasa nada. Si queremos compartir nuestra vida con uno de estos animales más nos vale asumir que las cosas son menos que un ser vivo y que ningún gato, por bien educado que esté, es un soldado prusiano.

Mi madre siempre decía que las casas estaban para vivirlas, no para exhibirlas. Se refería a dejar jugar a los niños, pero la filosofía viene a ser la misma. Y si no vamos a estar dispuestos a renunciar a vivir en una digna de revista de decoración, mejor no sumar un animal a la familia.

Ahora sí, vamos al lío: ¿Cómo enseñar a nuestro gato a usar los rascadores?. Pues la regla de oro es tener mucha paciencia y mucha constancia.

Es imprescindible  observar al gato porque:

  • Es recomendable ubicar los rascadores en los lugares que hayamos localizado que le gustan para afilarse las uñas, no en aquellos que nosotros creamos que quedan bien o estorban poco. Si le gusta un lateral del sofá, ahí debe ir.
  • Fijaos también en los materiales que prefiere para rascar. Si es de los que se pirrar por el sillón de cuero artificial, buscad un rascador de consistencia y material semejante.
  • Por último  hay que tomar nota de la postura. Muchos gatos gustan de superficies verticales, pero otros se las buscan en ángulo, y no pocos tiran de superficies horizontales.

Es decir. Mirad bien cómo se comporta y él mismo nos dirá lo que prefiere. Suelen preferir rascadores estables. Y elegir el mejor tipo de rascador, pese a toda la observación, es prueba y error. Pero hay todo tipo de rascadores muy baratos. Yo no gastaría un dineral en el súper  rascador a menos que tuviera clarísimo que es del tipo que a mi gato le encanta.

También podemos fabricarlos nosotros; el típico rascador casero es un cartón de los del papel de cocina envuelto en cuerda. Pero a poco que busquéis en Internet veréis muchas ideas, que además son manualidades divertidas de hacer con niños.

Y hay cosas que no son rascadores pero a muchos gatos les encantan a tal efecto, como los felpudos o determinados tipos de cajas, cestas, alfombras o esteras baratitas.

¿Cómo enseñarles? Siempre desde el refuerzo positivo y nunca con el castigo. Asociando el sitio del rascador al juego y a las golosinas. Estar ahí afilándose las uñas tiene que molar. Si me llevan desde el sofá que tanto me gusta en volandas y entre gritos al rascador es poco probable que le coja gusto.

Sí que es buena idea cuando le vemos rascándose en el sofá decirle que no, con calma, y llevarle al rascador, pero una vez allí tenemos que jugar con él, con las plumitas o cascabeles que cuelguen o hayamos añadido al chisme, y premiarle.

A veces funciona que nos vea a nosotros rascar con nuestras uñas, aunque os cueste creerlo, o frotarlo con algo que tenga el olor de nuestro gato o con hierba gatera.

Paciencia y constancia como os decía. Y también mucha calma y premiar el comportamiento que queremos.

Es cierto que es más difícil limitar hábitos adquiridos que enseñar de nuevas, pero los gatos adultos también pueden aprender. Y los más mayores tienden a ser menos rascadores que los que están en la infancia y la adolescencia. Otro punto a favor para adoptar un adulto.

¡Ah! Y si tenemos más de un gato es más que probable que cada uno necesite su propio rascador, incluso que se parezcan poco en sus gustos de rascado.

Si tenéis más trucos o consejos, son bienvenidos en  los comentarios.

Estos ocho pequeños fueron abandonados este jueves en una clínica veterinaria en Ocaña. Se necesita para ellos acogidas y adopciones urgentes en Madrid y Toledo.

Difusión por favor.

Contacto: 678462894 y 687085875

“Hoy día el animal con leishmaniosis tratado tiene una buena calidad de vida”

El pasado 1 de junio fue el Día de la Lucha contra la Leishmaniosis, una enfermedad que conozco de cerca.

Una de mis perras, Troya, la entrañable abuelita canina de unos dieciocho años que conoceréis si me seguís, tiene leishmania desde que la adopté. Lo mas que le ha causado ha sido pelarle un poco la punta de las orejitas, pero mediante análisis y tratamientos cuando correspondía, hemos logrado mantenerla bajo control. La mayoría de las analíticas eran las de un perro sano, con la leishmania negativizada.

Me hubiera gustado hablar en su día de la leishmania, pero me fue imposible. Lo hago ahora no obstante y en profundidad gracias a la doctora Federica Burgio, directora técnica de animales de compañía de MSD Animal Health (compañía responsable de los famosos collares Scalibor), que ha tenido la amabilidad de contestarme algunas preguntas.

Se trata de una enfermedad que se transmite mediante la picadura de un mosquito, que afecta a miles de perros y puede ser potencialmente mortal, aunque con control veterinario no tiene que impedir que el animal llegue a una vejez saludable, como es el caso de mi perra.

Una enfermedad que tiene incidencia en humanos, “los expertos estiman que en España en los últimos años se detectan anualmente unos 700 nuevos casos, aunque todos relacionados con personas que tienen deficiencia en su sistema inmunitario”.

Como informan desde MSD Animal Health, en España “las ciudades con una mayor tasa de incidencia de la enfermedad llegando casi al 35% son Málaga y Orense. Otras Comunidades Autónomas como Madrid, Barcelona, Valencia, Baleares y Extremadura tienen una incidencia de casi el 20%”.

¿Diría que la leishmania está aumentando su prevalencia y efectos adversos o estamos logrando controlarlo?
La leishmaniosis canina está en aumento. Anteriormente había dos picos claros de riesgo de infección a lo largo del año, junio y septiembre. Actualmente debido al cambio climático al que estamos asistiendo y a las altas temperaturas que estamos registrando en épocas de otoño o justo a principio de la primavera hacen que la actividad del flebótomo permanezca casi inalterada durante casi todo el año, suponiendo un riesgo de infección para la mascota en épocas en las que el propietario baja la guardia, dando por hecho que los parásitos externos son un problema de primavera y verano. Además estos cambios climatológicos hacen que se registren casos de leishmaniosis en áreas en las que previamente no estaba descrita la actividad del flebótomo, ampliando así la distribución geográfica del riesgo de infección. A pesar de todo, los propietarios que protegen su mascota con un antiparasitario indicado que reduce el riesgo de picaduras durante todo el año tiene menos riesgo de infección.

Si acabo de sumar un perro a mi familia, ¿qué pautas debería seguir para que no contraiga leishmania?
Una mascota en casa se convierte muy rápidamente en un miembro más de la familia, como comentas. Por ello es importante protegerle frente a los riesgos que suponen las enfermedades infecciosas. Exactamente igual que nos preocupamos de la vacunación frente a enfermedades graves y acudimos al veterinario para que diseñe un protocolo de prevención para estas enfermedades, es importante que escuchemos sus recomendaciones en cuanto al riesgo que suponen los parásitos externos: pulgas, garrapatas mosquitos y los flebótomos transmisores de la leishmaniosis. A parte de usar un buen antiparasitario externo para pulgas y garrapatas que sea cómodo de recordar y rápido en eliminar estos parásitos, hay que tenerlo también bien protegido frente a las picaduras del flebótomo. Como hemos comentado previamente, el riesgo existe siempre, por lo tanto esta protección hay que mantenerla durante todo el año. También es importante evitar salir al anochecer durante las épocas de más calor, ya que es el momento del día de mayor actividad del flebótomo, y dejar que el perro duerma en casa o protegido por una mosquitera de malla fina, ya que durante la noche, un perro al exterior puede sufrir centenares de picaduras.

¿Qué fiabilidad tiene la vacuna de leishmania? ¿Merece la pena? ¿Merece la pena por igual en todas las regiones de España?
Actualmente existen en el mercado dos vacunas para la protección frente a la leishmaniosis. La leishmaniosis canina es una enfermedad estrictamente ligada a la respuesta inmune del animal, y lo que hacen estas vacunas es estimular estas respuesta para disminuir el riesgo de desarrollo de enfermedad en un animal que haya sufrido picaduras infectantes y haya contraído este protozoo, llamado Leishmania que produce esta grave y potencialmente mortal enfermedad llamada leishmaniosis. Por ello aunque se vacune el animal no hay que dejar de usar antiparasitarios repelentes para reducir el riesgo de picadura de flebotomos. La vacuna no tiene efecto repelente, y por lo tanto no evitará el contacto entre el flebótomo y el perro. Una buena combinación de ambas herramientas profilácticas es una buena forma de reducir los riesgos. En cuanto a las áreas en las que es más necesario o menos, siempre es bueno que un propietario pregunte a su veterinario que es quién mejor conoce sus pacientes y podrá recomendar lo mejor para las mascotas.

Supongamos que tengo un perro que ya tiene leishmania, pero bajo control. ¿Cómo mantenerla de esa manera? ¿Qué pautas debemos seguir?
Antes de nada tenemos que estar tranquilos, hoy en día la leishmaniosis es una enfermedad que gracias a las opciones terapéutica al alcance del veterinario clínico, permite que el animal tratado tenga una buena calidad de vida. Sin embargo tenemos que considerar que en estos casos las recaídas pueden ser peligrosas, y tenemos que tener protegido a nuestro perro incluso más que antes. Una reinfección podría ser un problema y además tenemos que considerar que un perro infectado es fuente de enfermedad para otros perros sanos, ya que si un flebótomo sano ingiere la sangre de este perro infectado, adquirirá el parásitos causante de la leishmaniosis y lo podrá transmitir a otros perros sanos. Por lo tanto hay que seguir protegiendo la mascota durante todo el año con un antiparasitario indicado como repelente de la picadura del flebótomo, como el collar Scalibor.

¿Hasta qué punto puede resultar contagioso para otros perros que convivan con él o para seres humanos?
Un perro no contagia a otro perro o a una persona de forma directa. El responsable de la transmisión es el flebótomo a través de la picadura. Por lo tanto no nos tenemos que preocupar si convivimos con un animal seropositivo.

Mi perra tiene 17/18 años y leishmania desde que la adopté. Con análisis anuales y tratamientos puntuales de glucantime los primeros años llegó incluso a negativizarla en los análisis. ¿Hasta qué punto son fiables las analíticas de sangre? ¿Conviene repetirlas?
Las analíticas de sangre son muy fiables, sin embargo son la “foto” de una situación puntual. Por eso es recomendable repetirlas a lo largo del año, ¿Cuándo? Generalmente dos veces al año es lo más adecuado, pero el veterinario que se encargue de tu perra será quién mejor determinará con qué frecuencia y en qué meses es más oportuno, ya que depende del área en la que vives del tipo de actividad de tu mascota y otros factores individuales que hagan que se requiera una frecuencia mayor.

Hay perros en los que la leishmania es como con mi perra y no les impide llegar a una vejez saludable y otros en los que se activa y causa muchos problemas. ¿Por qué pasa esto? ¿Qué favorece que se active?
Como comenté anteriormente, el desarrollo de la enfermedad depende mucho del estado inmunológico del animal, de sus defensas, y de cómo estas defensas se ponen en marcha para vencer la batalla. Existen incluso razas de perros que genéticamente son más resistentes y que no desarrollan síntomas a pesar de estar infectados. Por ello hay que mantener bien protegidos a los animales infectados, no solo de otras picaduras de flebótomos infectantes que podrían producir una recaída, si no también hay que cuidar el estado de salud general, ya que son enfermos crónicos. Cualquier alteración que produzca una bajada de defensas puede llevar a una “reactivación “ de la enfermedad. Otras enfermedades como por ejemplo las transmitidas por pulgas y garrapatas a menudo se encuentran asociada con un cuadro de leishmaniosis y hacen que un perro con leishmaniosis no se recupere o que le cueste más recuperarse. Es necesario mantener una buena protección frente a todos los parásitos externos, no solo el flebótomo, también frente a pulgas y garrapatas que aparte de ser bichos repulsivos, son muy peligrosos y pueden transmitir enfermedades muy graves a nuestras mascotas.

Por último. No solo hay leishmania, también hay filaria, erlichia… ¿Algún consejo rápido para ponerlas también freno?
Exactamente lo que estaba comentando antes. Pulgas, garrapatas, mosquitos, flebótomos: todos son parásitos externos que están muy presente en España y durante todo el año. No es un tema exclusivamente higiénico, la protección de nuestras mascotas frente a estos parásitos en una necesidad de “salud”. Estos parásitos son vectores de enfermedades muy serias, que además son zoonosis, que quiere decir que compartimos personas y animales. Las garrapatas transmiten enfermedades como la ehrlichiosis o la enfermedad de Lyme, mientras que las pulgas, pueden transmitir la bartonellosis o también llamada enfermedad del arañazo del gato entre otras. La dirofilariosis canina, producida por el llamado “gusano del corazón” es otra grave enfermedad transmitida por mosquitos que son diferentes a los flebótomos. Los parásitos externos son una amenaza para nuestras mascotas, tenemos que mantenerlas protegidas durante todo el año y tenemos que acudir a nuestra clínica veterinaria para que nos recomiende lo más adecuado para nuestro amigo a cuatro patas. Y ojo, el perro no es el único animal que puede sufrir infestaciones por parásitos. Si tenemos un gato, también lo tenemos que proteger, aunque no salga de casa. Es un error pensar que si no sale no está en riesgo, cuantos gatos se quedan en el alfeizar de la ventana o en el balcón de nuestro apartamento? Por lo tanto el único consejo es proteger a nuestras mascotas durante TODO EL AÑO, el riesgo existe siempre, y frente a todos los parásitos, ya que todos son peligrosos a todas nuestras mascotas, aunque no salgan de casa. Para ello lo mejor es acudir a la clínica veterinaria que os recomendará las pautas que más se adecuan a las necesidades de nuestros amigos a cuatro patas.

Bombón fue abandonada en la perrera, estuvo allí ocho meses hasta que una voluntaria que la paseaba decidió sacarla.

“Es bellísima , tiene dos años, sociable con personas y perros. Vital y alegre. Está esterilizada y vacunada”.

Necesita acogía o adopción urgente. Es preciso tener la licencia de tenencia de perros potencialmente peligrosos. Se hará seguimiento.

Para acoger o adoptar a Bombón: Nuria 630776625 y Lorena 622880174

Un gato es más valioso que cualquier mueble

Miko fue adoptado y luego abandonado. ¿La culpa?. Una mudanza. Por suerte vieron a esa persona hacerlo y tuvieron suerte recuperándolo a tiempo.

Cambiar de casa suele ser uno de los motivos que llevan al abandono de gatos. Y no tanto por ir a un lugar en el que no cabe el animal o no es admitido, aunque yo jamás entenderé buscar un nuevo hogar en el que no puede acompañarme uno de los miembros de mi familia, la razón habitual es que no se desea que en el nuevo hogar las cortinas estén enganchadas, el sofá arañado, la alfombra estropeada y una esquina de la estantería convertida en rascador.

Por el mismo motivo, también las reformas desembocan a veces en abandono.

Esa gente que da más valor a un objeto que a un ser vivo se equivoca. Un sofá es sustituible, no tiene voluntad, no sufre. Un animal es único e irrepetible. Es mucho más valioso que una cosa que jamás podrá sentir nada por ti.

Pero pasa mucho, por eso cuando alguien me comenta que desea adoptar un gato suelo plantearle qué pasaría si ese gato destroza su mueble favorito en casa. Porque es algo que puede pasar perfectamente. Si no estás dispuesto a asumirlo, mejor no adoptar a ese animal.

Es más, si tú estás dispuesto a asumirlo pero no está claro que otros miembros de la familia lo sienten igual, también es preferible no adoptar a ese gato. Si un animal se convierte en fuente de disensiones entre varios miembros de esa familia también hay muchas papeletas de que acabe abandonado.

Claro que se les puede enseñar a usar sus rascadores (ya hablaremos de eso), claro que se pueden adoptar animales mayores, tranquilos y con menos gana de marcaje y juego, pero no hay ninguna garantía de que ese mueble favorito no acabe adornado con marcas de garras.

Y lo que tampoco se debe hacer jamás es desungular gatos para evitarlo.

Miko fue abandonado por su adoptante, después de haberlo adoptado en 2014 se muda de casa y ya no lo quiere.

Se presentó en la casa de acogida a “devolver” el gato, y como la acogida NO puede tener actualmente más animales de los que tiene, dijo que entonces se lo volvía a llevar.

La sorpresa ha sido que llaman a la acogida y le dicen que han visto a una mujer abrir un transportín y soltar un gato blanco y naranja en la calle, al lado de una carretera…

Estuvieron buscando a Miko, y por suerte lo han encontrado. Por supuesto se han tomado medidas legales.

No entendemos esto, ya que es súper mimoso, bueno y tranquilo, se adapta a cualquier casa. Ayúdanos a compartir su caso para que encuentre un hogar. Estamos muy tristes, no entendemos cómo pueden existir personas así. No es justo, es un gato 10, no se merece esto.

Miko necesita una casa de acogida por Ciudad Real con urgencia. Mejor aún un adoptante. Alguien responsable, que no merece un nuevo abandono.

Contacto: progatosCR@gmail.com

No traigáis más cachorros a un mundo en el que sobran, en el que no hay bastantes hogares para ellos

Hace algunas tardes paseaba con mis perras por un parque cercano a mi casa. En un banco había una pareja con un yorky que nos observó acercarnos sin inmutarse. De pie, a su lado, había una chica que no llegaría a los treinta años que tenía una mestiza simpática, jovencita y algo pelilarga, de unos cinco o seis kilos, que estaba suelta y vino corriendo a saludar a mis perras.

“Voy a juntarla con un yorkshire más pequeño que el tuyo”, decía su dueña, igual de jovial que la perrilla, a la chica sentada en el banco, “mi vecina quiere un cachorro, y Santi también. Tendrá como mucho unos cuatro, así que los otros dos no me costará darlos. Lo mismo me quedo uno. Me han dicho de todas maneras que cien o doscientos euros lo mismo puedo sacar. Si luego quieres en un año o así la junto con el tuyo”.

Estomagante.

Valoré por un momento intervenir, explicar de buen modo que no era buena idea traer más cachorros a un mundo en el que sobran, que asegurarse de que acaben en buenas manos no es tarea fácil, que no iba a beneficiar precisamente a su perra teniendo con ella camadas, que debía tener una bola de  cristal para saber que su perra tendría solo cuatro cachorros porque podían perfectamente ser muchos más.

No lo hice. En otras ocasiones sí he dejado caer la charla pensando en sembrar al menos la duda, pero no debía ser mi día de meterme en asuntos ajenos. O instintivamente supe que no serviría de nada. No sé el motivo. Simplemente continué el paseo bajo el sol acompañada del fantasma del desaliento.

Veo a diario muchos casos de perros y gatos, cachorros y adultos, que no logran jamás un hogar. Soy consciente de que hay muchos mas que ni siquiera asoman a mi correo o mis redes sociales. Sé bien que la cría profesional hay que regularla a conciencia para que solo críen buenos profesionales que antepongan el bienestar de los animales al beneficio económico y que hay que insistir en que la gente compre cachorros de raza viendo a la madre y el lugar en el que vive.

Pero es que luego están los particulares que se dedican a tener camadas porque se aburren, por sacarse unos eurillos en negro, porque les hace ilusión pasar por la experiencia, por quedarse con un cachorro de su perro sin pensar en el resto, por descuido, porque no tienen conciencia de la problemática existente, porque les da igual todo.


Son necesarias buenas campañas de esterilización acompañadas de campañas informativas sobre la conveniencia de llevar a cabo estas intervenciones, pensando en el bienestar de nuestros animales pero también en el bienestar animal en general.

Respecto a la protección animal, podemos ser parte del problema o de la solución. Tener camadas al tuntún nos hace formar parte del problema, por mucho que amemos a los animales y cuidemos a los que tenemos.

Chula fue abandonada por un cazador en la calle, ahora espera en una casa de acogida que sus once cachorros tengan la oportunidad que no tuvo ella al nacer, ser felices con una familia.

Contacto: cpa.torrejon@hoope.org

“Cachorros de galgos”, “Venta de galgos”, “Milanuncios galgos”

Valdi, hembra de galgo joven y sociable, también en adopción en ACUNR.

Cachorros de galgos. Mejor dicho “cachorros galgos”. Parece ser que eso es lo que más teclea la gente en Google relacionado con estos perros. Me lo contó una compañera (gracias Bea) que es experta en esto de rastrear lo que la gente busca en redes comentándome “los galgos se han puesto muy de moda, ¿no?”. Lo afirmaba mirando esas gráficas que indican el incremento en las búsquedas y que se han disparado en pocos años.

Pues sí, es muy probable que se hayan puesto de moda. La exposición mediática al problema real de su abandono ha sido mucha en los últimos tiempos; todos tenemos presentes imágenes de famosos posando con ellos, calendarios solidarios que protagonizan, reportajes en medios (como el de ayer noche sobre perros de caza en Punto de mira) y una mayor presencia de estos elegantes animales paseando bien cuidados por nuestros entornos urbanos, algo que ahora es frecuente pero que era muy difícil de ver cuando yo era niña.

Pero que lo que más busque la gente vinculado a esta moda sea cachorros de galgos es desolador. La gran mayoría de los galgos que han sufrido y necesitan un hogar son adultos. Adultos con marcas por dentro y por fuera de su pasado en malas manos. Hay cachorros en adopción, claro que sí, pero la mayoría son cruces o no se sabe a ciencia cierta si serán galgos españoles puros hasta que crezcan. Eso sin contar que este interés fomenta el auge de la cría de otras razas de galgos: italianos, whippets, afganos… Incluso de galgos españoles; hubo un pequeño escándalo hace pocos años por una cadena de tiendas de las que tienen cachorros en cristaleras que empezó a vender cachorros de galgos.

Triste paradoja, criar galgos (ya ya os he hablado de lo mal que se suele criar en España) porque se han puesto de moda al visibilizar que hay miles sin hogar.

Y ese “cachorros galgos” no es la única búsqueda en Google frecuente y desarbolante. La gente también busca en gran número “galgos venta”, e imagino que lo harán tanto aquellos que los quieren como instrumentos de caza como otros que los desean como animal de compañía.

Y, peor aún, abunda la búsqueda de “milanuncios galgos”. La venta por Internet de animales sin control alguno como está sucediendo ahora en páginas como (sobre todo), Milanuncios debería ser legislado ya, a ser posible para erradicarlo. Es un coladero para todo tipo de aprovechados que lo único que buscan es su lucro personal sin preocuparse en absoluto del bienestar animal. De hecho ya ha habido varias solicitudes en Change con miles de firmas solicitando a Milanuncios que deje de vender seres vivos como si fueran cualquier otro objeto.

Esta moda de los galgos debería traer de la mano en primer lugar una mayor concienciación de la necesidad de adoptar a los galgos, adultos y con un triste pasado de maltrato y abandono, que busca su segunda oportunidad. Debería traer también una mayor visibilización de los podencos, esos invisibles tan o más damnificados que los galgos por ser herramientas de caza descartadas y que tienen menos posibilidades de lograr un hogar.

¿Cómo es un podenco? Me comentó esa compañera de la que os hablaba. Es frecuente que la gente no conozca a estos grandes olvidados, cuyo tamaño y aspecto varía bastante pero que muchos suelen tomar por “simples chuchos” cuando los ven por la calle (también hay cada vez más viviendo felices con buenas familias, por suerte). Todos estos son podencos, todos esperando una adopción en la protectora madrileña Animales con un nuevo rumbo (ACUNR) igual que los galgos que aparecen al final:

 

Lo que jamás debería traer de la mano es una moda superficial que medra en milanuncios, que propicia que se críen galgos para vender cachorros.

Otras entradas que te pueden interesar:

“Soy cazador y amo a mi perro”

No estuve nada rápida el otro día, pasamos junto a un coche que llevaba en la luna trasera una pegatina que ponía “soy cazador y amo a mi perro” pero no me dio tiempo a hacer una foto. No era exactamente como la que se ve en este post, pero el mensaje era el mismo.

Os voy a decir una cosa. Me alegra encontrarme pegatinas así, me reconforta este discreto fenómeno en auge: el de los cazadores que proclaman a los cuatro vientos que aman a sus perros.

Jamás entenderé que se disfrute disparando a un animal con algo que no sea una cámara de fotos, pero quiero creer que son sinceros y que tienen a sus perros como yo tengo a los míos, viviendo con ellos en su casa, formando parte de la familia; recibiendo solo buen trato y educación en positivo; atendidos correctamente hasta el final de sus días, cuando ya lleven muchos años siendo perros viejos, incapaces de cazar.

Me alegra que haya cazadores así y puedo creer que son sinceros, porque alguno he conocido que amaba tiernamente a su perro. Algún hombre sé que lloró como un niño la muerte de su compañero, algún otro he visto mimando en la vejez a la perra que le acompañó en sus paseos cinegéticos.

También es cierto que son pocos comparados con los que he visto usar a los perros como herramientas de usar y tirar, ajenos a sus necesidades, a su sufrimiento. Las perreras y protectoras está llenas de ejemplos que sienten y padecen.

Por eso voy a pedir algo a esos cazadores que sí aman a sus perros: amad también a los perros del resto de cazadores.

Si de verdad habéis hecho un hueco en vuestro corazón a un animal, no permitáis que prosiga el maltrato a otros semejantes a él. No hagáis la vista gorda, denunciad, divulgad, no caigáis en el proselitismo.

Cazadores que tienen a los perros almacenados en chamizos, alimentados pobremente, recibiendo palos, descartados de diferentes maneras a la primera que no cumplan… Si cazáis con perros lo habéis visto con toda seguridad en vecinos, compañeros de cacerías, amigos, familiares y conocidos.

No lo permitáis, luchad contra ello por las buenas y por las legales. De no ser así, llevar esa pegatina no deja de ser un escudo individual un tanto hipócrita.

Por favor, si amáis a vuestro perro, amad también al resto.

¿Es maravilloso tener perro?

¿Es maravilloso tener perro? Os confieso que me preocupa que la proliferación de vídeos entrañables, imágenes monas y noticias positivas transmitan esa impresión general, porque no es cierto.

Entendedme, tener perro puede ser maravilloso para determinadas personas entre las que me encuentro. Para mí vivir responsabilizándome de un perro es algo muy positivo en muchos sentidos, me costaría considerar hogar a mi casa si no hubiera animales dentro y estoy dispuesta a asumir los retos que suponga en dedicación, tiempo, cambio de planes o dinero.

Pero eso soy yo y unos cuantos más. Para una mayoría tener perro no es maravilloso, o lo es solo puntualmente, cuando la novedad aún entusiasma, los ratitos en los que le encaja. El resto del tiempo hay indiferencia o incluso les resulta un incordio. Y hay otros tantos para los que tener un perro puede ser directamente una pesadilla.

Hay gente que no me conoce bien y cree que les voy a convencer para tener perro o gato si me sacan el tema. Nada más lejos de la realidad. Jamás querré convencer a alguien, porque un perro debe ser una decisión meditada a la que llega convencido uno mismo para evitar fracasos que nos hagan sufrir a nosotros y, sobre todo, al animal.

Incluso para los que disfrutamos de la vida en compañía de los perros, para los que nos compensa, tener uno puede suponer todo lo siguiente:

  • Volver a casa muy tarde y hecho polvo, tal vez sin sentir los pies por culpa de los tacones, y tener que bajarle a pasear y hacer sus cosas por las calles desiertas.
  • Interrumpir sobremesas agradables e interminables o noches divertidas para regresar a cumplir con nuestras obligaciones (a veces también son una magnífica excusa si esas veladas nos pesan por el motivo que sea, también hay que reconocerlo).
  • Madrugar más de lo que nos tocaría de no tener perro.
  • Asumir el valor relativo de los objetos cuando el cachorro haya roído todas las patas días sillas o el adulto juguetón haya sometido a una intensa cacería a los cojines del sofá o los peluches de los niños.
  • Asumir también la responsabilidad diaria de alimentarle a su hora, tener siempre agua fresca a su disposición, jugar con él, educarle y atenderle en lo que necesite.
  • Dejar de mirar ese alquiler de vacaciones que nos parecía perfecto salvo por el hecho dar no admitía perros para buscar otro o encontrar un buen (y probablemente caro) cuidador esa semana que nos vamos y no podemos llevarle.
  • Apañarnos, aunque nos acaben de operar de la rodilla, para recoger sus deposiciones y tener un comportamiento cívico hacia los demás en todos los sentidos.
  • Manejar problemas de incompatibilidades familiares o de amistades por alergias, miedos o poca afinidad con los animales.
  • Hacer acopio de fuerzas y salir con él a la calle aunque nos duela la barriga, la cabeza o el corazón.
  • Hacer acopio de ahorros y pagar ese tratamiento veterinario o etológico que ha resultado necesitar.

Podría seguir.

¿Es maravilloso tener perro? Para mí sí pese a todo,  pero todos aquellos que lean todo lo anterior  y no estén dispuestos a encararlo con buen ánimo, mejor que se abstengan de averiguarlo. Si obraran así el problema de abandono animal existente en nuestro país sería notablemente más manejable.

No, no va en mí intentar convencer a nadie para que tenga un perro. Tener perro, por suerte, no es algo obligatorio.

Y ya hablaremos de tener gato otro día.

Si se está dispuesto a adoptar con corazón y con cabeza, hay perros como Harry buscando su segunda oportunidad desde la protectora sevillana El buen amigo.

Harry es un perrito que se ha criado callejero en la calle, algunos vecinos lo alimentaban y él, como era lo único que había conocido, pues era feliz así, pero ha sido atropellado por segunda vez así que ha acabado en el refugio.

Harry no quiere estar allí encerrado y no para de llorar. No es un perro bonito ni atractivo para la gente, por lo que lo tiene muy complicado pero no perdemos la esperanza de encontrar un familia que mire más alla de su apariencia.

Es un perro joven (tres año se) muy cariñoso, que acepta a otros perros y adora la compañía humana.

Contacto: protectoraelbuenamigo@gmail.com

La importancia de la esterilización de nuestros perros y gatos

Estos días he estado hablando con distintas personas con peso y experiencia en el universo, complejo y amplio, de la protección animal. Todas esas personas me han hablado de la importancia de una ley nacional de mínimos, algo que no está claro que el Gobierno esté por la labor de encarar si miramos la respuesta parlamentaria que facilitó la pasada semana defendiendo que eran competencias autonómicas y locales.

¿Qué creen que debería tener esa ley de mínimos? De nuevo el acuerdo es unánime, tanto que extrañaría no encontrar esas peticiones si esa ley llega a tener lugar. El fomento la adopción con campañas efectivas, el control del comercio de animales, prohibiendo la venta en tiendas e Internet, una identificación y censo eficaz de todo animal y regulación de la cría, limitándola a profesionales e impulsando la esterilización.

Si me preguntasen a mí cuál de estas medidas sería la más importante, lo cierto es que me costaría elegir, pero creo que ese último aspecto sería vital de abordar lo antes posible. Gran parte del problema de las decenas de miles de abandono (130.000 al año según Fundación Affinity, y en realidad hay mucho más, puede que un 50% por encima), parte de que nacen demasiados gatos y perros cada año, muchos más que hogares que puedan tenerlos como un miembro de la familia hasta el final de sus días.

No solo nacen por la codicia de muchos que crían explotando, en Europa del Este y también en España, sin conocimientos, siguiendo las cambiantes modas caninas y sin preocuparse de que progenitores estén bien atendidos y de que los cachorros acaben en buenas manos. Nacen también de particulares que crían porque les hace ilusión vivir la experiencia, por quedarse un cachorro que sea hijo del suyo (y ya se verá qué se hace con los demás), porque les han informado erróneamente que es bueno que tengan al menos una camada, por intentar hacer un poco de negocio a medias con el amigo del parque que tiene un macho de la raza de su hembra, por pura desidia, por abandonar animales no esterilizados, por no importarles lo más mínimo lo que pasará con esos animales o importarles menos de lo que cuesta la intervención de la esterilización

Y así siguen llegando cachorros a un mundo al que sobran.

Datos del último estudio de Fundación Affinity, correspondientes a 2015.

Que la mayoría de los perros y gatos que nos hacen compañía estén esterilizados es vital. No solo por luchar contra el abrumador problema de abandono animal existente en nuestro país, también por el bien de esos animales, cuya salud se verá beneficiada y cuya esperanza de vida aumentará.

Por eso hacen falta campañas como las que promueve la protectora El amigo fiel de Córdoba estos días, la sexta que lanza en colaboración con la clínica veterinaria VETA. Muchas protectoras lo hacen, pero esas campañas deberían ser constantes en el tiempo e impulsadas por los ayuntamientos, porque de nuevo están las asociaciones con pocos recursos solucionando la papeleta de las administraciones públicas, porque esa debería ser su responsabilidad.

“Mi gato marca con la orina toda la casa”, “mi gata vuelve preñada cada dos por tres”, “mi perro monta a todos los perros en el parque”, “mi perra tiene embarazos psicológicos”, “no puedo hacerme cargo de los crías que ha tenido mi perra”, “mi perra tiene tumores y no puedo operarla”, “no tengo dinero para castrar a mi gata”… ¿Sabes cuantas veces escuchamos estas frases y muchas más? En el 80% de estos casos, los animales son abandonados, regalados, llevados a la perrera, sacrificados…

Miles de animales en Córdoba acaban de la peor de las maneras y la realidad es que no hay adoptantes para tan elevado número de abandonos. No todo para una protectora en defensa de los animales ha de ser rescatar, porque no es la solución, matemáticamente es imposible. La solución: ESTERILIZAR. Las charlas, las campañas de concienciación, promover las adopciones, mercadillos solidarios, etc… pero si no se ataja el problema desde la raíz, ESTERILIZANDO, jamás se resolverá el problema.

Nuestras campañas de esterilización han sido y son pioneras en Córdoba. Decidimos hace tiempo enfocarlas para los particulares propietarios de animales de compañía, porque ellos son, los que llegado el momento, decidirán el futuro de su animal. Hay que recordar que todo animal abandonado ha tenido en algún momento de su vida un “dueño”, un “propietario”, directa o indirectamente todos, incluso los cachorros abandonados, han tenido una madre que fue propiedad de alguien…

Por esa razón, con nuestras Campañas abaratamos el coste de las cirugías para que el mayor número de propietarios puedan esterilizar a sus animales y no sea una excusa el no hacerlo por motivos económicos.

Los cachorros que hoy os traigo, hermanos mestizos de unos cinco meses, están en Madrid y son fruto de una camada no deseada. Son macho (algo más tímido) y hembra (más confiada) y están acostumbrados a vivir con gatos.

Mirad lo que me cuenta una de las personas que está buscando una segunda oportunidad para ellos:

Estos casos de cachorros en adopción me hacen pensar que es como si los abandonaran desde su primer día de vida. Una vez más me da la sensación de que nos movemos para solucionar la irresponsabilidad, la falta de empatía, de compasión y el desinterés de algunos que piensan “una camada que no quiero, ¿para qué me voy a molestar? me deshago de ella y punto”.

Urge para ellos una casa de acogida o adopción. Los adoptantes contarán con asesoramiento de un educador canino para su adaptación al nuevo hogar y pautas sobre como tener cachorros.

Contacto: 646444555 iasg1602@gmail.com

Sobre dar sedantes a nuestros perros o gatos durante un viaje

Hace ya tiempo que me hicieron esta pregunta, una buena pregunta que no estoy capacitada para responder pero que me parecía interesante contestar. Por eso pedí ayuda a dos profesionales, Cristina García y Ángel J. Rodríguez, del Hospital Vetersalud Segovia, que han respondido amablemente a mis cuestiones.

Cada vez más nos gusta viajar con nuestros animales, compartir con ellos nuestras vacaciones. En otros casos esos viajes son obligados. Pueden ser largos viajes en coche, en autobús, tren o avión (en trasportín con nosotros o en bodega. ¿En qué casos es recomendable una sedación?
Debemos preparar a nuestras mascotas (principalmente nos referimos perros y gatos) para dichos traslados. En estos casos podemos diferenciar entre perros y gatos y entre coche y el resto de medios de transporte. Los gatos, cuyo hogar está principalmente dentro de casa, a veces no aceptan muy bien el salir de este hogar. Para ello deberemos acostumbrarlos desde pequeños al trasportín. Nuestro objetivo es conseguir que entren y salgan sin problemas y toleren pasar ciertos ratos encerrados dentro, como parte de un juego de tiempo desconocido.

De esta manera podremos sacarlos de casa y subirlos a cualquier medio de transporte sin muchos problemas. Por supuesto el trasportín irá siempre cubierto para brindar una mayor sensación de seguridad al gato. Superada esta barrera deberemos sólo afrontar los problemas asociados al mareo principalmente. Para ello existen productos especializados en el mercado que carecen de efecto sedante, pero controlan muy bien las náuseas del mareo.

En el caso de los perros, podemos diferenciar entre el coche y el resto de medios de transporte porque el coche es un elemento cercano al que le podemos acostumbrar, igual que hicimos con el trasportín y el gato. Existen múltiples técnicas en positivo para convencer al perro del lugar tan seguro e interesante que es el coche de forma que finalmente, sólo tengamos que lidiar con las náuseas del mareo, nuevamente con productos específicos no sedantes. En el caso de viajar en otro medio de transporte, dependerá de la reacción de nuestras mascotas a los viajes, si viaja con nosotros o en un habitáculo diferente, acceso o no a la mascota durante el viaje, etc. Es en estos casos cuando podríamos plantear el uso de ciertos sedantes/tranquilizantes.

¿Cuál es el tipo de sedación, o los tipos de sedaciones más frecuentes?
Como sedación entendemos la obtención de relajación o calma por medio de productos químicos. Podemos hablar de tratamientos médicos y nutracéuticos/alternativos. Dentro del primer grupo los más usados son las fenotiacinas (siendo la acepromacina el más habitual) y las benzodiacepinas (diacepam, alprazolam). Las primeras consiguen que el animal esté más quieto, pero no calmado realmente, sólo que no puede expresarlo. Es decir, el animal es totalmente consciente pero no puede moverse, con lo que la experiencia puede ser más cómoda para el propietario pero aterradora para el animal. ¿Te imaginas como te sentirías tú si te ponen en contacto con algo que te aterroriza y no pudieras moverte?.
Lee el resto de la entrada »