BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Archivo de la categoría ‘consejos’

Los riesgos a los que se enfrenta nuestro gato doméstico si dejamos que vagabundee fuera de casa

Demasiada gente aún permite que sus gatos realicen excursiones fuera del hogar, dejan que salgan libremente de pisos o chalets para pasearse por entornos rurales o urbanos y que regresen a casa cuando quieran.

No es buena idea. Y no lo es por distintos motivos. Uno relativamente poco conocido es que es una práctica que atenta contra la biodiversidad, tanto en el campo como en las ciudades (sí, también hay biodiversidad que proteger en nuestros entornos urbanos). Los gatos son pequeños y capaces depredadores que cazan incluso aquello que no deben.

La otra es que es muy probable que el gato no regrese a casa o lo haga en malas condiciones, enfermo o herido.

Vagabundeando pueden contraer desde parásitos hasta enfermedades muy presentes en las colonias de gatos como la inmunodeficiencia felina o la leucemia. Pueden meterse en peleas con otros gatos de las que saldrá herido y existe el riesgo, si no está esterilizado, de posibles preñeces. De hecho dejar vagabundear a un gato sin esterilizar es una doble irresponsabilidad. Y, de hecho, los que más interesan tienen en salir de casa son los que no lo están, otro motivo para afrontar esta intervención en nuestros gatos domésticos.

Además pueden ser envenenados, que hay mucho desaprensivo por ahí dejando veneno. O quedar atrapados en un cepo, otra práctica prohibida igual que el veneno que debe denunciarse al Seprona.

Está la opción de que se extravíen, de ser atropellados o quedar atrapados en algún sitio del que no puedan salir. También de acabar siendo el objetivo de algún gamberro, que también hay demasiados dispuestos a divertirse sádicamente con los gatos que aparentemente andan sin dueño.


Drogo no andaba libre y con amo, Drogo fue abandonado. Los gatos que sufren en abandono son un buen ejemplo de las desgracias que le pueden suceder a un gato en la calle, que se mire como se mire es un entorno hostil para ellos. Los gatos de la calle no llegan a viejos, no es cierto que sepan apañárselas tras un abandono.

Ahora apenas se aprecia la grave lesión que tuvo, probablemente por el ataque de un perro. Afortunadamente, ya se ha recuperado totalmente tras la cirugía que se le tuvo que practicar.

Ahora puede llevar una vida completamente normal. Y precisamente ahora, necesita un hogar donde le quieran y le den el futuro que se merece.

Drogo es un gato tranquilo y cariñoso. Es positivo en inmunodeficiencia felina, pero esto no es un problema si es adoptado en una hogar con otros gatos, siempre y cuando todos estén esterilizados y el proceso de adaptación sea el adecuado.

La protectora El amigo Fiel de Córdoba realiza el método C.E.S (Captura, Esterilización y Suelta) en seis colonias felinas de Córdoba. Está claro que no es labor nuestra, pero no podemos esperar a que lo hagan quienes deberían, porque mientras, los animales mueren.

Estas imágenes son un ejemplo de por qué lo hacemos. Los gatos sin control en las colonias padecen, crían, enferman, en definitiva, su sufrimiento es invisible.

Si estás interesado en adoptar a este precioso gato tipo siamés, escribe a informacion@elamigofielcordoba.org

Y precisamente estos días andan impulsando una campaña de esterilización dirigida a particulares con precios reducidos.

La diabetes en los gatos

En mi último post, sobre cómo saber si nuestro gato está enfermo, os comentaba lo siguiente:

La pérdida de peso es otro motivo de alerta, que muchas veces está asociado a los tan comunes problemas renales que desarrollan con la edad. Beber demasiado, orinar mucho o muy poco también son signos a tener en cuenta.

No os especifiqué que todo eso puede ser indicativo de que el gato tiene diabetes. La gente se sorprende con frecuencia cuando descubren que nuestros animales pueden tener enfermedades tan frecuentes en los seres humanos como la diabetes, pero es así.

Resumiéndolo mucho, la razón es la misma: un deficiente funcionamiento del páncreas. Una enfermedad que no se cura pero se puede tener controlada y permitir que el animal viva muchos años con buena salud y que es fácil de detectar, basta con un análisis de sangre.

Y la diabetes en los animales se trata igual que en las personas: controlando el nivel de azúcar en sangre mediante pruebas con un glucómetro, inyectando insulina y controlando bien la dieta. Eso sí, sin los avances tecnológicos que tienen los seres humanos, en forma de bombas inyectoras de insulina o sensores.

Al igual que las personas, ese control debe ser diario y sistemático. Hay que tomarse muy en serio tener controlada una enfermedad crónica, que, aunque no duela, si se descuida puede derivar en graves problemas de salud.

Seguir las indicaciones del veterinario de confianza es primordial. De nuevo, como os comentaba ayer, ellos son los expertos en salud animal y nuestros aliados.

Chata es una gata extremeña, ya algo mayor, tiene unos 10 años. La abandonaron en la calle y una pequeña asociación madrileña decidió hacerse cargo de ella. Llegó a sus manos en unas condiciones terribles, en los huesos, toda nudos, y teniendo que ser ingresada.

Esta preciosa gata ha resultado ser diabética, es un caso muy especial por tanto. Su condición ha hecho que varias posibles casas de acogida se echaran para atrás por tener que hacer pruebas de glucemia y ponerle insulina.

Sin rendirse, desde La Estrella Animal siguen buscando un hogar de acogida para ella. Uno con la sensibilidad y dedicación suficiente. Si hay alguien buen conocedor de los entresijos de la diabetes en ese hogar, será todo más fácil.

Pagamos todos los gastos que ocasione, como comida, medicinas, arena y lo que haga falta… pero necesitamos que quien la acoja pueda llevarla a su veterinario en Alcorcón. Necesitamos tenerla vigilada y hay que ir subiendo o bajando la insulina según su cuerpo se vaya habituando.

Se lleva bien con todos los animales y es muy mimosa, solo quiere que la estés hablando.

Contacto: 692482573 la-estrella-animal@outlook.com

Por otro lado, esta pequeña protectora marfileña celebra el día 21 de este mes una cena benéfica. Os dejo información sobre este evento solidario, al que os animo a sumaros si os encaja.

¿Cómo saber si nuestro gato está enfermo?

No es nada sencillo darse cuenta de que nuestro gato está enfermo, resulta demasiado frecuente que no nos percatemos de que algo pasa hasta que está bastante grave. Los gatos son animales que suelen guardarse sus dolencias, que no muestran síntomas demasiado visibles de que algo les pasa. Son duros y sufridos en su mayoría, por decirlo de una manera coloquial y no demasiado exacta.

Además, no pisan el veterinario con la asiduidad que sería recomendable. Para muchos de ellos el viaje a la consulta es muy estresante, incluso el simple hecho de introducirles en el trasportín puede ser una guerra (de cómo acostumbrarles a entrar en él ya hablaremos otro día), se pasa por alto la vacunación y el obligatorio chipado con mucha más frecuencia de lo que sería recomendable.

Otro factor que no ayuda precisamente a localizar sus enfermedades en sus primeros estadios. Por eso es especialmente importante que sus propietarios (compañeros de piso desde el punto de vista de los felinos) estemos especialmente atentos. Hay determinados comportamientos que no debemos pasar por alto y que son motivo siempre de una visita al veterinario.

Un ejemplo es ver que el animal se limpia en exceso o deja de acicalarse. Los cambios en esos patrones de conducta de aseado deben alertarnos.

Los gatos duermen muchas horas, pero si nos parece que duerme aún más de lo habitual no está de más observarlo. Igual que si le notamos más apático o con más tendencia a esconderse, también si torna a ser irascible.


La pérdida de peso es otro motivo de alerta, que muchas veces está asociado a los tan comunes problemas renales que desarrollan con la edad. Beber demasiado, orinar mucho o muy poco también son signos de alerta.

Obviamente los estornudos, toses que no se van o respiración con dificultad, los vómitos, diarreas, estreñimiento o sangre en las heces también deben alertarnos.

Es obligado acariciarles con frecuencia por todo el cuerpo.
Dedicarles tiempo y mimos nos cuidará a distinguir bultos en el cuerpo, perdida de lustre en el pelaje, heridas, uñas que crecen erróneamente causando dolor, problemas en los ojos u oídos…

Los veterinarios son nuestros aliados
para que nuestros animales gocen de buena salud. Es una obviedad, pero resulta preciso recordarlo. Eso de que el tiempo lo cura todo, tal vez sea cierto con el mal de amores, pero no con muchos problemas de salud, que pueden complicarse, cronificarse o tener consecuencias fatales.

Por eso tampoco sobra recordar que el IVA que se aplica a los animales de compañía es el de los artículos del lujo, algo inconcebible cuando hablamos de un servicio de salud que tiene implicaciones con la salud humana. Sobre todo cuando se da el agravio comparativo de que el IVA de los animales destinados al consumo humano es el reducido.



La belleza que acompaña al texto se llama Olivia
y fue rescatada mientras vagaba por la calle por la que actualmente es su familia de acogida.

Tiene alrededor de un año y medio y parece tratarse de un abandono: mansa, cariñosa, buenaza como ella sola y muy confiada con la gente, busca tu mano todo el rato para que la acaricies, y es increíblemente tranquila. Como ves, es un bellezón con un pelaje único. Urge su adopción ya que su acogida no puede hacerse cargo de ella durante mucho tiempo. Se merece un hogar donde vivir tranquila y feliz, repartiendo amor a esa familia que la elija para siempre.

Se encuentra en Murcia, pero se puede enviar a otras provincias. Se entrega con chip, cartilla, vacunas, desparasitada y castrada.

Contacto: www.equipobastet.com/contacto

Cómo se manifiesta el celo en las gatas (y lo mejor que podemos hacer por ellas)

Si el refranero popular ha recogido el celo de las gatas, es por algo. Se trata de un ciclo hormonal muy particular, altamente irregular y dependiente de condicionantes externos (presencia de otros gatos, estación del año…). Las gatas pueden incluso tener varios celos seguidos, si no consiguen su propósito: ser fecundadas por un macho.

El primer celo sucede normalmente entre los seis y los doce meses de edad, y cualquier dueño de una gatita notará inmediatamente que lo está teniendo a poco que se fije en su comportamiento, ya que se verá alterado notablemente. Aunque cada animal tiene sus particularidades, generalmente percibirá que:

  • Se muestra insistentemente cariñosa, frotándose y adoptando la postura típica de la monta (alzando la parte posterior del dorso y la cola) cuando la acariciamos.
  • Come y duerme menos.
  • Está más inquieta, se revuelca y retuerce y recorre constantemente la casa.
  • Emite unos maullidos muy particulares, incluso cierto tipo de chillidos. Puede parecer incluso que está experimentando dolor, aunque no sea así.

Precisamente por todas estas manifestaciones, el celo de las gatas suele ser considerado especialmente molesto. En Google es fácil encontrar consultas sobre cómo calmar a una gata que está en plena posesión hormonal. Pero si lo es para nosotros, más lo es para ellas.

La mejor solución, la más responsable tanto con la salud del animal como con el control de la población felina, es la castración, un término con connotaciones negativas, por lo que se suele hablar de esterilización, pero que tiene muchas ventajas. Es una operación sencilla y barata que eliminará los molestos celos, mejorará la calidad de vida y eliminará el riesgo a padecer ciertas enfermedades. Si se suceden los celos continuos que nunca son satisfechos durante años, la gata puede acabar mostrando comportamientos agresivos o sufriendo alteraciones mamarias, quistes ováricos, tumores… Y los tratamientos hormonales que inhiben el celo tienen efectos secundarios, no son recomendables a largo plazo.

En el Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid tiene bastantes textos cuya lectura recomiendo, pero voy a traer aquí algunos extractos de uno que vienen muy a cuento:

A estas alturas creo que está fuera de lugar plantearnos si el control de la natalidad es algo necesario; pues uno de los grandes problemas de nuestra convivencia con los animales, especialmente en las ciudades, es el abandono de los mismos. Independientemente de que esto refleje una enorme falta de cultura y respeto por el mundo animal, incluso constituyendo una falta sancionable, debemos entre todos intentar evitar la existencia de una sobrepoblación de animales sin dueño. Está demostrado que las camadas de animales no deseados, tienen muchas más posibilidades de resultar abandonados el día de mañana, engrosando el elevado número de perros en las protectoras de animales, en las perreras municipales en espera de una difícil adopción o destinados a una más que probable eutanasia.

Como datos interesantes que enriquecen el debate, nos encontramos ante curiosas “costumbres culturales” y así, mientras en el mundo anglosajón (principalmente EE UU y Reino Unido) es casi inaudito la posesión de animales sin castrar entre los particulares no criadores, en nuestra cultura la esterilización posee connotaciones muy negativas de “mutilación”, “sentimiento de que algo le falta” o incluso “crueldad” hacia los perros; algo que demostraremos ilógico. Otro aspecto interesante es que mientras la gran mayoría de los felinos son esterilizados (más de un 90%), los perros lo son en porcentajes mucho más reducidos (menos de un 30%) en nuestro país. Bien es cierto que los gatos plantean algunos problemas de conducta (marcaje territorial, vagabundeo, molestias por los celos, etc.) que desaparecen con la castración; si bien deberíamos valorar los efectos beneficiosos que también se producen en los perros. El factor económico, tantas veces indicado por algunos sectores como factor contrario entre los propietarios hacia la esterilización, queda con estos argumentos claramente invalidado, si tenemos en cuenta que por ejemplo, el precio de la esterilización de una gata o de una perra pequeña es el mismo; aun cuando en general los propietarios de perros suelen gastar más dinero que los de gatos.

Un aspecto que siempre resulta confuso es la diferencia entre “esterilización” y “castración”. La castración consiste en la extirpación quirúrgica de las “gónadas” o “glándulas sexuales “, testículos en los machos y ovarios en las hembras; lo cual conllevará, además de la esterilidad del individuo, la ausencia de actividad sexual (desaparición del celo, el macho no montará, etc.) y desaparición de conductas sexuales secundarias (no se produce el marcaje territorial, disminución de la agresividad, etc.). La esterilización sólo pretenderá evitar la fertilidad del animal de forma quirúrgica, pudiendo si se desea, conservar los testículos u ovarios y mantener una conducta sexual normal. “Toda castración conlleva la esterilización del animal, pero para esterilizar no se tiene que necesariamente castrar.

El controvertido aspecto de la obesidad merece ser un poco más explicado. Es cierto que la castración y los consiguientes cambios hormonales conllevan una cierta mayor tendencia al sobrepeso, debido a que el metabolismo disminuye algo y aumenta el apetito. No debería ser un problema, pues reduciendo mínimamente la cantidad de comida o utilizando alimentos menos calóricos, se previene perfectamente. Además existen estudios que afirman que los animales obesos castrados, con seguridad hubieran sido también obesos aunque no hubieran sido operados, debido a sus hábitos alimenticios y cuidados de sus propietarios. En definitiva, el animal castrado, con una dieta correcta y un mínimo de ejercicio, no tiene porqué engordar.

Otro mito que considero importante eliminar es aquel que afirma que es necesario cruzar a las hembras para prevenir determinadas patologías. Al igual que las ventajas de la castración para la salud están claras como hemos explicado anteriormente, no existen estudios que demuestren que la gestación actúe como preventivo de ninguna patología. La decisión de que nuestra perra tenga cachorros debe ser muy meditada y tener antes la seguridad plena de que todos los cachorros serán fácilmente vendidos o regalados, y que irán a buenas manos, que disponemos del sitio idóneo para ello y que nos ilusione pasar por esta experiencia, por otro lado tan bella. De no cumplirse todas estas premisas, no tiene ningún sentido que nuestra hembra tenga una camada.

A modo de conclusión diremos que la esterilización de nuestros animales tiene una gran importancia social y que, especialmente la castración, reportará grandes beneficios para su salud. Es preciso cambiar la mentalidad negativa ante estas intervenciones y, al igual que en otras sociedades, admitirlo como algo normal y deseable para nuestro perro. Nuestro veterinario podrá aclarar las dudas que nos surjan y aconsejarnos sobre la técnica más idónea. Es muy importante evitar reparos “antropomórficos” pensando que nuestro animal pueda en alguna forma “sentirse disminuido”; nada más lejos de la realidad.

Mimi ha acabado en un refugio tras haber conocido un hogar a lo largo del último año, y lo está pasando muy mal. “No entiende qué ha pasado y su adaptación con el resto de compañeros gatunos está siendo muy complicada y estresante. Es una gatita de sofá, de esas que amasan y ronronean todo el rato, increíblemente cariñosa, que busca tu atención y tu amor constantemente”.

Necesita un hogar definitivo o acogida urgente “donde evitemos que tenga que adaptarse a otros animales, donde ella sea la reina del hogar”.

Está en Murcia, pero se puede enviar a otras provincias. Se entrega con chip, cartilla, vacunada, desparasitada y, por supuesto, ya castrada.

Contacto: www.equipobastet.com/contacto

Se acercan las Fallas, ¿qué podemos hacer por los perros y gatos que tienen miedo a los petardos?

Me doy cuenta de que este año no he escrito sobre los petardos en torno a Nochevieja, que es cuando suelo hacerlo porque es época propicia para las explosiones que aterran a muchos animales, domésticos y silvestres, y también a bastantes seres humanos.

Caigo en la cuenta de que no lo he hecho al llegar a mis manos el teletipo que recoge la recomendación en forma de comunicado del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Valencia (ICOVV), que aconseja iniciar cuanto antes los tratamientos en aquellos animales que lo pasan mal en las Fallas.

Más de 3.500 kilos en la mascletá aérea en el Jardín del Turia de Valencia. (EFE)

Como explica Marina Miralles, etóloga colegiada del ICOVV, “los animales no pueden entender que no hay peligro en los petardos, es como si una persona oye caer bombas“. La reacción fisiológica que se desencadena en las mascotas “activa el sistema nervioso simpático y provoca que se liberen grandes cantidades de neurotransmisores, como la adrenalina, u hormonas de estrés, como el cortisol”.

Puedo asegurarlo, mi perra era así, temblaba como una hoja, tiraba desesperada si escuchaba petardos, aunque fueran tímidas bombetas, sufría terriblemente en definitiva, sin posibilidad de consuelo. Solo la pérdida de oído por su avanzada edad la ha liberado de ese terror ineludible.

Son demasiados como ella.

El comunicado de los veterinarios valencianos viene porque los tratamientos farmacológicos para intentar mitigarlo son efectivos si se toman con antelación. No vale darles la pastilla o el jarabe el mismo día que arrancan las fallas. Y tampoco es un medicamento que podamos gestionar por nuestra cuenta, hay que contar con un veterinario de cabecera.

Según el ICOVV, el veterinario pautará, en función del nivel de ansiedad, la medicación adecuada que debe administrarse, en algunos casos, “varias semanas antes de que comiencen los ruidos fuertes, ya que pueden tardar hasta tres semanas en hacer efecto”.

La prescripción médica para casos de miedo moderado puede ser a base de nutracéuticos (tranquilizantes naturales). Para casos graves es necesario utilizar psicofármacos. Ambos tratamientos pueden combinarse con feromonas sintéticas, tanto para perros como para gatos, “que disminuyen la intensidad de los síntomas y carecen de efectos secundarios”.

Pero los fármacos no son la única solución posible ni mucho menos. Lo más fácil es alejarse del origen del conflicto. Es decir, carretera y manta. Conozco algún caso de propietarios de animales que viajan fuera de Valencia en Fallas o que llevan a sus animales temporalmente a algún lugar alejado del follón.

Según ha informado la entidad colegial, antes de la administración de fármacos es “recomendable tomar medidas que incidan sobre el entorno para atenuar el miedo en nuestras mascotas”. La más eficaz es alejar al perro o gato del ambiente que le provoca la fobia.

Cuando no hay opción de irse, una solución es reducir los paseos al mínimo y a las horas y lugares más tranquilos en el caso de los perros y procurar que la casa sea el mejor refugio posible.

Si no es posible trasladar al animal a un entorno seguro, libre de petardos, recomienda crear barreras sonoras en casa (cerrar ventanas y bajar persianas, poner radio o TV) y espacios en los que la mascota se sienta segura; permitir que el animal se proteja donde él elija, sin forzarlo a permanecer en un sitio determinado; procurar no dejar solas a las mascotas, especialmente en momentos de alta intensidad de petardos; no sujetar o bloquear al animal cuando intente evitar el estímulo fóbico y no castigarlo or sus síntomas ni intentar calmarle mientras evidencie malestar.

Mascletá en Alicante, que no solo en Valencia gustan del ruido de la pólvora por fallas. (Manuel Lorenzo/EFE)


Más cosas que podemos hacer: socializar al animal desde bien pequeño (aunque nunca es tarde para trabajar la socialización) para intentar prevenir estos miedos.

“Lo idóneo sería centrar los esfuerzos en la prevención”, ha explicado María Vitoria, vocal del ICOVV y veterinaria clínica, que aconseja exponer al cachorro “a una variedad de sonidos durante el periodo de socialización, que abarca desde las tres semanas a los tres meses, asegurándonos de que es una experiencia positiva que le permite familiarizarse con ellos”.

Pero que nadie se equivoque, socializar no es exponer al perro a los petardos a lo bruto, alegremente y sin paños calientes.

Los veterinarios advierten que una exposición “intensa” a los petardos y la falta de tratamiento puede provocar que el animal, lejos de habituarse, “se sensibilice más, aumentando su fobia año tras año”. Fisiológicamente este estrés puede deprimir el sistema inmunológico, la capacidad de aprendizaje, la memoria y el ciclo sueño-vigilia. Así como otros signos que comprometen el bienestar animal, como anorexia o estereotipias.

Y es exigible el civismo en aquellos que se quieren divertir haciendo ruido. Deben respetar los horarios y las zonas establecidas y tener en cuenta los animales y gentes que les rodean cuando van a lanzar petardos.

Hay demasiado gañán, de todas las edades, que se lo pasa bien asustando al prójimo con petardos, esperando a lanzarlos por sorpresa para reírse del sobresalto ajeno. No tiene ninguna gracia y puede incluso ser peligroso.

Incluso antes de lanzar esas inofensivas bomberas que manejan niños que son poco más que bebés, es buena idea mirar alrededor y esperar un poquito o alejarnos si hay algún perro cerca.


Perla esta en la protectora valenciana Felcan, necesita un hogar definitivo, por supuesto, pero ahora urge encontrar para ella una acogida temporal porque es de las que lo pasa mal en fallas.

Necesitamos casa de acogida temporal para nuestra pequeña Perla. Del día 9 al 20 de Marzo. ¿Te animas? Es muy miedosa a las Fallas debido a los petardos, así que necesitamos que esté lo más alejada de zonas repletas de ambiente fallero. Es muy buena y se lleva genial con otros perros.

Cómo llevar el gato al veterinario (y la importancia de que los veterinarios se animen a divulgar)

Cuando hace un par de semanas os hablaba de cómo cepillar a nuestros gatos, los motivos por los que conviene hacerlo y de qué manera lograr que los animales se presten a ello con gusto, decidí añadir al texto un vídeo de Eva, autora del blog En el nombre del gato, para ver una demostración práctica.

Es cierto que a veces una imagen, un pequeño vídeo, es preferible a un texto largo.

Buscando el vídeo de Eva me encontré con una grata sorpresa: el canal de YouTube de Igor y María, veterinarios de la Clínica Veterinaria AnimaLur, que están haciendo el esfuerzo (porque grabar vídeos dignos, editarlos y subirlos a YouTube puede parecer fácil, pero no lo es) de divulgar en pro de una tenencia responsable de nuestros animales de compañía.

Así lo explican ellos:

En nuestro canal podrás encontrar vídeos sobre animales, y más concretamente sobre cuidados, consejos, alimentación, información, tutoriales y mucho más. Los años de dedicación y la pasión por los animales nos ha llevado a querer compartir nuestro conocimiento con vosotros de manera fácil, divertida y amena.


Es algo que suelo recordar cuando estoy entre veterinarios de animales de compañía. Es importante que aquellos que sientan la inclinación de informar y puedan hacerlo, se animen y lo hagan. Hay muchos falsos mitos circulando por ahí, mucha información des actualizada y errónea a pie de calle sobre el cuidado de nuestros animales, y nadie mejor que un veterinario al día y libre de intereses para contrarrestarlo.

Os ánimo a visitar el canal de Igor y María. Y como muestra os dejo con uno de sus vídeos, en el que explican cómo llevar al gato al veterinario. Algo que no siempre es fácil.

Nube y Cohen necesitan un hogar en el que tengan paciencia para que terminen de confiar en el ser humano. Son dos hermanos de seis meses y medio que fueron rescatados de un chalet abandonado.

Son muy guapos, tranquilos, y al mismo tiempo juguetones, divertidos y alegres. Se llevan bien con otros gatos y a pesar de que no les gusta ser tocados si les gusta vivir en un entorno doméstico, les agrada estar en compañía de humanos. Por timidez aún sienten temor a las manos. Un trabajador nos dijo que intentaron acorralarlos aquel día cuando la madre gata nerviosa, viéndose atrapada, quería sacarlos del recinto con apenas dos meses. Es muy urgente encontrarles hogar, se van a quedar muy pronto, prácticamente ya… sin el que han tenido como casa de acogida.

Se entregan con la cartilla al día, testados, vacunados, esterilizados y con chip. En Madrid.

Contacto: 663 033 676 progatos@telefonica.net

¿Cómo acostumbrar a nuestros gatos al cepillado?

Los gatos son animales muy limpios. Tienen esa fama y es merecida. Les gusta estar limpios, herencia de su naturaleza de depredador solitario y silencioso, y precisamente por eso algunos medicamentos o el jarabe de malta, que contribuye a evitar la formación de bolas de pelo, se les suministran manchándoles una pata, para que se limpien lamiéndose.

Pero que sean tan limpios, que se acicalen tanto y con una flexibilidad envidiable, no quiere decir que no necesiten nuestros cuidados. Obviamente los gatos de pelo largo requieren muchos más que los de pelo corto. Con un gato así conviene tomarse muy en serio los cepillados a menos que queramos tener una bola de nudos andante y nos veamos obligados a llevarlo al veterinario para que le someta a un corte de pelo drástico, tal vez con anestesia.

Con los gatos de pelo corto la cosa es muy distinta. Su mantenimiento es menos exigente y ellos se suelen bastar para tener el pelaje en buenas condiciones, aunque nunca está de más eliminar también con ellos el pelo muerto mediante cepillados, que además servirán para evitar que ingiera demasiado pelo.

Los cepillados, además, pueden contribuir a mejorar la relación que tenemos con ellos. No obstante es cierto que hay gatos que disfrutan de los cepillados, que incluso acuden cuando nos ven coger el cepillo, y otros que lo detestan. Con paciencia y constancia, podemos lograr que se acostumbren, que incluso lo disfruten.

Conviene aprovechar los momentos en los que el gato está tranquilo y viene a buscar nuestro contacto. El típico momento de sofá y manta en el que viene buscando nuestra compañía por ejemplo. El primer objetivo es que la experiencia sea placentera para el animal, mas que lograr un cepillado eficaz. Por eso mejor empezar con cepillos flexibles, suaves, cuya función casi es más proporcionar un agradable masaje y eliminar el pelo muerto más que aquellos más rígidos y que profundizan y eliminan enredos. Todo llegará…

También viene bien que se acostumbre al cepillo, dejarle inspeccionarlo si tiene curiosidad (que es probable que la tenga), no insistir en cuanto se muestre mínimamente incómodo, y repetir e insistir.

La regla de oro, incluso con aquellos para los que el cepillado es un placer, es respetar al animal. Nuestro gato siempre tiene la razón. Si se cansa, hay que dejarlo; si en ese momento no le apetece, también.

Os recomiendo el visionado de este vídeo de la periodista especializada en gatos Eva San Martín si os interesa profundizar en este tema. Igual que os aconsejo su web, En el nombre del gato, si queréis saber más sobre estos animales.

Por último, los baños son algo que plantearse sólo en caso de extrema necesidad. Muchos gatos jamás pasan por el agua, y bien está que así sea. Pero si, por el motivo que sea, toca un baño, deben emplearse productos específicos para gatos de buena calidad.

Cepillados aparte, también hay que vigilar con frecuencia y limpiar si es necesario orejas y ojos. En este caso las razas más chatas, como persas y exóticos y sus cruces, tienden a lagrimear y mancharse con más frecuencia. Un paño limpio y ligeramente húmedo es la mejor opción.

Tampoco es mala idea acostumbrar a nuestros gatos desde pequeños a dejarse examinar las uñas con cierta frecuencia. A veces creen como no deben produciendo dolor al animal.

Estos dos hermanos nacieron en la calle pero desde pequeños se acostumbraron a vivir en una tienda y al cariño humano, pero su destino se torció, la tienda cerró y los dejaron en la calle sin amparo ni refugio.

Necesitan adopción o acogida urgente, un hogar en el que puedan vivir juntos. Tienen un año y están esterilizados. Están en Madrid.

Contacto: prensa@spap.net

Teñir a los perros o a los gatos es maltrato (esta perrita casi muere por querer que fuera violeta)

En junio del año pasado escribía un post titulado ¿Es malo mimar demasiado a nuestros perros? ¿Les despoja eso de su identidad?. Es un tema al que volveré pronto, porque quiero hablar largo y tendido de los disfraces de carnaval que les ponemos. Pero si en los disfraces puede haber dudas o matices, hay un aspecto vinculado a considerar a perros y gatos casi como complementos o muñecos con los que jugar sin respetar su naturaleza animal, que no admite discusión y que es el tinte.

Teñirlos es algo que no se debe hacer en ningún caso por los problemas de salud que les puede causar y que se puede (se debe) considerar maltrato.

Es una tendencia al alza vinculada al uso de las redes sociales y la absurda lucha por obtener resonancia, que se lleva a cabo sobre todo en perros de pequeño tamaño y color blanco, en los que los tintes quedan fijados con colores brillantes.


Una tendencia que perjudica su pelo, su piel, que puede quemar e intoxicar y también dañar su psique.
Una práctica, que algunos llevan a cabo por su cuenta y riesgo empleando productos pensados para humanos en casa y que implica no entender lo que es un perro o un gato.

Ya en aquel post de hace un año comentaba que:

Teñir a los perros es maltrato. Igual que lo es pintarles las uñas, tatuarles, hacerles piercings… Es maltrato y les despoja de su dignidad. Tal vez el ejemplo más conocido sea el de los chow-chow convertidos en pandas, pero por desgracia estas prácticas están extendiéndose. En mi barrio hay un bichón maltés teñido de rosa y azul pastel. Ahí estoy con Carmen Castro y también con lo que contaban Micaela de la Maza y Barkibu (que cada vez recibe más consultas sobre si pueden hacer estas cosas con sus perros) en Sr.Perro: disfruta de la belleza natural de tu perro y déjate de tonterías.

(Pinellas County Animal Services)

Pero quiero dejarlo del todo claro tras la reciente noticia de esta pequeña cruce de bichón maltés, que casi muere por las quemaduras producidas por un tinte. Ha sucedido en Florida, la perrita se llamaba Violet y sus propietarios tuvieron la ocurrencia de ponerla del color de su nombre.

Ha tardado tres meses en recuperarse de los daños sufridos
, y la asociación que la ha atendido ha querido hacer público el caso para concienciar sobre el peligro de teñir a los animales de compañía, para explicar que es algo totalmente desaconsejable. Un empeño que quiero secundar.

Lo repetiré de nuevo. Teñir a perros y gatos, enteros o en parte, incluso usando productos que se venden como específicos para ellos, es maltrato, por mucho que no haya leyes específicas que lo contemplen.

La diabetes en los perros y en los gatos (Cecil necesita una familia especial)

Los perros pueden tener diabetes, claro que sí. También los gatos. Hay gente que se sorprende cuando lo escucha, como si fuera una enfermedad exclusiva de los humanos. Una enfermedad que hace no tanto era una sentencia de muerte prematura y que a día de hoy es perfectamente controlable y no impide hacer una vida normal, incluso extraordinaria siendo atleta de élite.

Lo importante es conocer cuanto antes esta condición y tratarla según las indicaciones que nos de los profesionales de la salud. Exactamente igual que los animales.

¿Cuándo debemos sospechar que nuestro perro o gato tiene diabetes? Los síntomas más obvios son una sed desmedida y orinar en exceso, incluso no aguantándose y haciéndolo dentro de casa en el caso de los perros o fuera de su caja de arena en los gatos. También pueden adelgazar sin motivo aparente.

Ante cualquier sospecha lo que hay que hacer es acudir al veterinario. Es sencillo diagnosticar una diabetes y el tratamiento para tener bajo control la enfermedad también es sobradamente conocido. Requiere un control de la dieta, del ejercicio, controles de glucosa, inyecciones de insulina y revisiones veterinarias periódicas.

Para más información sobre lo que implica la diabetes en un perro, extrapolable a los gatos, os recomiendo leer este tema de SrPerro. Y si se quiere profundizar aun mas está diabetes-perros.com.

No es nada que no sea manejable, pero implica complicarse algo más la vida de lo esperado cuando tienes un animal de compañía. También eleva los gastos de mantenimiento de un animal. Cuando está enfermedad llega a un perro o gago que ya es un miembro de la familia, muchos serían los que asumirían la responsabilidad y el coste sin dudarlo (no todos ni mucho menos, hay demasiados casos de gente que da la espalda a sus animales cuando enferman). ¿Pero quién abriría de entrada las puertas de su casa a un animal que ya se sabe enfermo?

Es muy difícil, encontrar un adoptante con esa generosidad no es tarea sencilla. Por eso Cecil necesita toda nuestra ayuda para encontrar ese hogar especial, ese que valore su preciosa sonrisa perruna, su alegría de cachorra y la devoción que está deseando entregar por encima de su diabetes.

Cecil tiene ahora unos cinco meses y me cuentan que es una cachorra tranquila y muy buena.

Se porta genial en su casa de acogida y se lleva muy bien con niños y otros perros. Cecil es diabética lo que implica llevar un control de su azúcar y para ello, además de comer un pienso especial, necesita pinchazos de insulina dos o tres veces al día, dependiendo de como estén sus niveles de azúcar. Cecil necesita una familia que comprenda sus necesidades y se comprometa a cuidarla.

Su adopción la está gestionando la protectora valenciana Spasav.

Para más información sobre Cecil el contacto es anadelacruz3001@hotmail.com

En el refugio que Spasav tiene en Picassent hay otros 120 animales esperando su segunda oportunidad. Os animo a visitar su web para conocerlos.