BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Archivo de la categoría ‘consejos’

Las urgencias veterinarias más comunes en verano (y el botiquín que debemos llevar si viajamos con animales)

Ya os he hablado en otras ocasiones, desde este mismo blog, de EliteVeterinaria.org, un proyecto sin ánimo de lucro nacido del amor de varios veterinarios por los animales y cuyo objetivo es ayudarnos a encontrar especialistas, segundas opiniones, cuando es la salud de nuestros animales la que está en juego.

Ahora han lanzado un nuevo servicio para localizar hospitales veterinarios abiertos las 24 horas. Todos deberíamos tener ya estudiado qué hacer ante una urgencia en festivos o a horas intempestivas en nuestro lugar de residencia, pero no siempre es así. Y a todos nos puede pillar con el pie cambiado si estamos de vacaciones.

Con motivo del lanzamiento de este nuevo buscador, os traigo una entrevista que espero os resulte de interés y utilidad.

Es una entrevista en dos partes. En primer lugar el consultor en medicina interna para esta plataforma Pedro Pablo Mayo, del Hospital Nacho Menes de Gijón, explica las urgencias más habituales que podemos encontrarnos en vacaciones, cómo reaccionar y el botiquín que debe acompañarnos en nuestros viajes.

En segundo lugar Jorge López, portavoz de Élite Veterinaria, explica el origen del localizador de hospitales y cómo sumarse.

¿Cuáles pueden ser las urgencias más frecuentes que nos encontremos con nuestro perro o gato estando de vacaciones?
Con las vacaciones aumentan los desplazamientos y el tiempo que pasamos con nuestras mascotas al aire libre, es por ello que están más expuestos a traumatismos por accidentes, heridas, reacciones alérgicas, golpes de calor, gastroenteritis, intoxicaciones, afectaciones con espigas…etc.

¿Qué situaciones evitar o cómo prevenir estas urgencias?
Como siempre lo ideal es la prevención. Para evitar golpes de calor nuestro compañero siempre tiene que tener acceso a agua fresca y limpia, no debemos dejarle encerrado en el coche al sol y pasearle a las horas de menos calor (especialmente importante si es una raza braquicéfala). Respecto a los traumatismos si le soltamos mientras paseamos con él no le debemos de perder de vista especialmente si es una zona por la que circulan coches y si tenemos un gato y estamos en una casa que no es la nuestra habitual debemos de vigilar que no tenga acceso al exterior y se pueda caer. Para evitar problemas digestivos es bueno continuar con su dieta habitual y no darle de comer cosas que no tome habitualmente, y estar pendiente de que no ingiera ningún cuerpo extraño o tóxico.

¿Cómo debemos actuar en primer lugar en cada una de esas urgencias?
Golpes de calor: si tú perro jadea sin parar, respira con dificultad y ha estado expuesto al sol puede presentar un golpe de calor. Lo primero es colocarle en un lugar fresco y bien ventilado e intentar bajar su temperatura corporal mojando su cuerpo con agua que no esté muy fría, colocando compresas húmedas o enfriadores en las zonas de menos pelo como axilas, ingles o vientre y acudir a un veterinario.

Intoxicaciones: intentar identificar la sustancia que ha ingerido o con la que ha contactado puede ser muy útil para que el veterinario aplique un antídoto en el caso de que lo haya. Antes de acudir al veterinario si la intoxicación ha sido por contacto lavar con abundante agua y jabón el cuerpo de animal para impedir que siga ejerciendo su acción. Si el tóxico se ha ingerido, no han pasado más de dos horas y no es una sustancia ácida, caustica o alcalina podemos inducir el vómito con una solución saturada de agua con sal.

Gastroenteritis: en estos casos si son cuadros leves muchas veces con evitar durante 24 horas los alimentos sólidos y mantener eso sí, el acceso al agua será suficiente para que se recupere. Si tiene vómitos continuos o una diarrea muy profusa o no ingiere agua debemos acudir a un veterinario.

Traumatismos y heridas: si presenta alguna herida superficial podemos lavarla y curarla con un antiséptico como el betadine o la cristalmina. Si presenta una herida más profunda o un corte debemos lavar la herida bien, limpiarla con un antiséptico y vendarla para evitar que sangre y protegerla mientras acudimos a un veterinario. Si ha sido un traumatismo fuerte inmovilizar al animal en la medida de lo posible teniendo cuidado a la hora de hacerlo porque si tienen mucho dolor nos pueden morder a nosotros y acudir a un veterinario rápidamente.

Reacciones alérgicas: si notamos que nuestra mascota empieza a estar inquieta, se le hincha la cara y empieza a respirar con dificultad o le salen bultos por todo el cuerpo podemos estar ante una reacción alérgica. En este caso debemos de acudir rápidamente a un veterinario y si la situación es muy crítica y no podemos llegar de modo inmediato a una clínica veterinaria es útil que nosotros mismos administremos corticoides a nuestra mascota, que deberían de formar parte de nuestro botiquín básico.

¿Conviene viajar con algún tipo de botiquín?
Sí. Deberíamos de viajar con un botiquín básico que incluya algún antiséptico como betadine, suero fisiológico para lavar heridas, gasas, venda cohesiva, una manta, enfriadores para utilizar ante un golpe de calor (los hay específicos para perros, incluso chalecos con frío o collares con frío que se pueden utilizar como prevención) y urbason inyectable para tratar una reacción alérgica o un shock anafiláctico en caso de que no tengamos acceso rápido a un veterinario y la situación así lo requiera. En cualquier caso siempre es aconsejable contactar telefónicamente con un veterinario y seguir sus indicaciones. Y en todos los casos contrastar dosis y aplicación de los medicamentos que se incorporen al botiquín, con nuestro veterinario de familia. Si no conocemos ningún veterinario que nos pueda atender, en este buscador online podemos encontrar rápidamente uno con servicio de urgencias 24 horas.

¿Qué os impulso hacer este buscador de hospitales veterinarios 24h/365d?
El detonante de la iniciativa fue la fatalidad de un caso que nos llegó a la plataforma EliteVeterinaria.ORG un domingo de madrugada en la que la familia nos solicitaba ayuda urgente ya que su perro se iba por momentos y en cercanías no tenían ninguna capital de provincia donde les fuese más fácil encontrar un centro hospitalario 24h.

Movimos cuantos contactos teníamos al alcance esa madrugada para localizar un hospital en los alrededores a fin de que pudiesen estabilizar a un paciente con posible hemorragia interna…todo fue muy rápido y para cuando localizamos un centro el paciente falleció de camino al hospital. De haber tenido la familia un buscador de centros abiertos 24h, les hubiera permitido actuar de forma inmediata y quizás el desenlace podía haber sido otro.

Si bien con diferente funcionalidad que la plataforma EliteVeterinaria.ORG pero con el objetivo común en cuanto a salvar vidas se refiere. Decidimos que ese caso, debería ayudar a salvar otras vidas. Ya que nos demostró la necesidad de crear una herramienta ágil en esos momentos de desorientación y angustia que precisan de una información concreta e inmediata, para en caso críticos llegar cuanto antes a un hospital abierto 24h.

¿Cómo funciona el buscador de hospitales veterinarios 24h?
Su funcionamiento es extremadamente sencillo, se entra en urgenciasveterinarias.net y automáticamente localizará nuestra ubicación ofreciéndonos los hospitales 24h más cercanos y facilitándonos la ruta GPS más rápida para llegar hasta el centro. Pudiendo incluso llamar directamente al hospital para avanzar el caso. En todos los casos recomendamos contactar previamente con el veterinario de familia para informarle del caso y que él indique como proceder, ya que es quien mejor conoce las peculiaridades del paciente.

¿Qué tiene que hacer un hospital para aparecer en el buscador ?
La presencia en el buscador es totalmente gratuita. El único requisito que solicitamos es que sea un hospital 24h/365d presencial. Cualquier centro que cumpla ese criterio puede solicitar el alta desde el propio buscador. La incorporación a ese buscador no conlleva ningún tipo de coste, ni presente, ni futuro.


Las fotos de este post corresponden a Cani. “Es una perra labrador muy tranquila, tiene 12 años y ha vivido con niños, perros y gatos, pero su familia tuvo problemas y nos la cedió. Empieza a tener problemas de artrosis”.

Al día con todas sus vacunas y desparasitaciones.

Contacto: asociacioncorazonanimal@gmail.com

Demasiados animales de compañía en España carecen de la obligatoria identificación mediante un chip

En uno de mis últimos posts, sobre cómo viajar por Europa con nuestros perros, os contaba la necesidad de llevarlos identificados mediante chip y tatuaje.

El chip es la mejor opción, mucho más practica y eficaz que el tatuaje. Es un pequeño transpondedor electrónico del tamaño de un grano de arroz que un veterinario inserta bajo la piel del cuello del animal.

Identificar así a nuestros animales es la única forma de demostrar que ese animal es, efectivamente, el que decimos que es, el de esa cartilla de vacunación, y que nosotros somos sus propietarios.

Se suele asociar únicamente con perros, pero es igualmente recomendable (obligatorio en muchas CC AA) en gatos, hurones, conejos…

En la Reiac.es hay más información sobre el chip y también es dónde podemos comunicar nuestro cambio de móvil o de dirección. Si nos mudamos de comunidad autónoma también es ahí donde indicarlo para que nos dé de alta en la base de datos de nuestro nuevo destino, aunque bien vendría una base de datos compartidos y un registro único a nivel nacional eficaz.

Si nuestro animal se pierde o lo roban, es la herramienta para poder recuperarlo. Y si eso pasa es recomendable advertirlo en el registro de nuestra comunidad autónoma y en el de aquellas otras por las que pudiera estar desaparecido.

Y la chapa en los perros no es menos importante.  No todos aquellos que encuentran un animal perdido tienen un lector para comprobar si el animal perdido tiene chip, saben que algo así existe o quién puede leerlo, pero una chapita con un número de teléfono es visible para cualquiera. Es lo más rápido y eficaz. Y no sustituye al chip, es complementario.

Pese a la conveniencia y obligatoriedad de tener identificados por un método o por otro a nuestros animales, es habitual que haya demasiados sin identificar.

Cualquier voluntario o trabajador en una protectora o perrera municipal podrá refrendar lo que os cuento. Muchísimos perros y gatos aparecen sin chip. Ninguno de los que yo haya encontrado los tenía. Es imposible saber el número, pero a poco que se baje a la tierra de la protección animal, se puede constatar con que son demasiados, tal vez incluso mayoría.

Más excepcionalmente aparecen algunos con el cuello abierto, porque pertenecían a algún malnacido que sí les puso chip y quiso eliminar su vinculación con ese perro antes de abandonarlo. Porque el chip también puede señalar al maltratador, al que abandona.


Elsa es un cruce de labrador de 2,5 años y unos 25 kilos que busca un hogar desde la asociación Felycan.

Elsa nació en una casa de acogida, cuando recogimos a su mama de la calle a punto de dar a luz. Su mama, Elsa y todos sus hermanos fueron adoptados. Ahora después de dos años la familia que la adopto la ha devuelto diciendo que no puede hacerse cargo de ella. Es una perra que esta acostumbrada a vivir en una casa, es tranquila, sociable, equilibrada y muy cariñosa. Se lleva bien con otros perros, a veces se muestra algo dominante con otras hembras.

Se encuentra en Murcia, pero se envía fuera si fuera necesario. Está sana, se entrega con chip, vacunada, castrada y contrato de adopción.

Contacto: adopciones.amigosfelycan@gmail.com

La importancia de socializar bien a los perros desde cachorros

El sueño de cualquiera es tener un perro simpático y poco conflictivo; un can como esos que aparecen en las películas infantiles: afables con los niños, con sus congéneres y con los gatos. Uno que no se altere al ver bicicletas, motos, camiones de la basura u ovejas. Un animal siempre presto para una sesión de juego o caricias y al que no se le ocurra usar los dientes más que para triturar su pienso.

Lograrlo pasa obligatoriamente por una correcta socialización del cachorro, al que no conviene apartar demasiado pronto de su madre.

Lo ideal es no separarlos con menos de cuatro meses, aunque con demasiada frecuencia no se respeta ese tiempo. Las perras les enseñan, al igual que sus hermanos, a relacionarse con sus congéneres de manera apropiada.

Una vez tenemos al cachorro en casa, es importante que nos tomemos muy en serio el trabajo de exponerlos al mayor número de estímulos posibles. Ya vacunado y a partir de esa edad, no hay excusa para no mostrarle tanto como podamos el mundo que le rodea, los seres que lo habitan y los objetos que se encontrará en él.

Cuanto más de todo, mejor. Es vital en esos primeros meses llevarlo con nosotros a tantos sitios como podamos, que conozca a muchas personas, a otros perros y animales, distintos ambientes…

Y no solo hay que pasearle, conviene jugar mucho con él. Un cachorro sano que juegue con perros, niños, expuesto a ruidos o a lugares llenos de gente acabará siendo con toda probabilidad un adulto equilibrado y manejable.

No por nada a las familias que acogen perros guia mientras son cachorros se les pide que vayan con ellos a todas partes, que se les deje muy poco tiempo solos.

Y hay que evitar el miedo.

Tomar al tierno cachorrito en brazos a la primera de cambio por miedo a que le pase algo es un grave y extendido error. Protegerle en exceso por verle demasiado pequeño o tierno puede acabar convirtiéndolo en un perro tímido o agresivo, incapaz de relacionarse correctamente.

De todas formas nunca es tarde para trabajar la socialización del perro. Con un adulto, ya sea uno que acabamos de adoptar o nuestro perro con el que no supimos o pudimos hacerlo bien cuando era un cachorro, el juego y la exposición a nuevos estímulos sigue siendo beneficiosa.

Las imágenes corresponden a una mestiza de braco, nacida en marzo de 2018, que será de tamaño mediano de adulta.

Sina fue rescatada por una buena persona debido a que su anterior propietario quería deshacerse de ella.

Es un amor de cachorrita; cariñosa, juguetona, dulce, mimosa y alegre. Presenta el comportamiento propio de su edad. Con otros perros tiene muy buena relación.

Sina tiene una hernia de ombligo, de la que deberá ser operada en un futuro.

Se entrega en adopción en Madrid desparasitada, vacunada, chipada, con las pruebas de enfermedades hechas, con compromiso de esterilización y contrato de adopción.

Contacto: acunrmadrid@gmail.com

También puedes apadrinarla a partir de 10€ al mes y disfruta de pasar tiempo con ella: padrinosacunr@gmail.com

¿Qué necesito para viajar a otro país de la Unión Europea con mi animal de compañía?

Cómo viajar con nuestros animales es una pregunta frecuente en estas fechas. Más habitual cada año que pasa, porque cada vez somos más las personas que queremos pasar nuestras vacaciones en su compañía, sobre todo si se trata de perros. Los gatos también pueden viajar con nosotros, pero ya os comenté hace poco que para ellos lo mejor suele ser quedarse en casa, aunque sea solos, con visitas regulares.

Esos viajes pueden ser por Europa. Nosotros, de hecho, viajamos con una de nuestras perras, Tula, todos los años en coche por el centro y el norte de Francia. Un país mucho más amigable que el nuestro, todo hay que decirlo, para hacer turismo en compañía canina. Jamás hemos tenido el menor problema. A Troya, que tiene ya dieciocho años, preferimos dejarla en casa tranquila al cuidado a unos amigos, sería demasiado tute para ella.

Obvia decir que pueden acompañarnos o no, pero que el abandono o el regalo al primero que pase por delante no son una opción.

Con Tula viajamos siempre llevándola vacunada y desparasitada y con toda su documentación al día, sobre todo su pasaporte para animales de compañía que me facilitaron al adoptarla en la protectora madrileña ACUNR. Sobra decir que va ligado el chip, algo obligatorio en la Comunidad de Madrid. También con una chapa con nuestro teléfono en el que está incluido el prefijo español, algo que no es obligado pero sí recomendable. No todo el mundo tiene un lector para comprobar si un perro perdido tiene chip, pero una chapita con un número de teléfono es visible para cualquiera. Es lo más rápido y eficaz.

¿Cómo se consigue ese pasaporte europeo para animales de compañía? Desde diciembre de 2014, que cambió la legislación, es un documento obligatorio para perros, gatos y hurones que certifica que somos sus legítimos propietarios mediante chip o tatuaje y el correcto estado sanitario del animal. Solo lo pueden expedir veterinarios colegiados, así que conseguirlo es tan sencillo como tener a nuestro animal en regla y acudir a uno. No tiene un precio fijo, va a depender de dónde acudamos.

Por cierto, recordad que ya os hablé sobre cómo viajar con perro en el coche y dar sedantes a nuestros perros o gatos durante un viaje. Sobre el viaje en avión tengo que hablar en un futuro más despacio, aunque es una opción estresante para los animales que yo les evitaré a los míos a menos que no me quede más remedio.

(GTRES)

Para aquellos que se planteen viajar con perro por un estado miembro, en el Parlamento Europeo han tenido la amabilidad de facilitarme la información necesaria para hacerlo cumpliendo la legislación, sin toparse luego con ningún problema.

Para el movimiento de animales de compañía desde España a otro país de la Unión Europea, (sin cambio de titularidad), el propietario del animal deberá garantizar que se cumplen las siguientes condiciones:

1.- Que el animal esté correctamente identificado. La identificación del animal se realizará mediante tatuaje legible (válido hasta el 3 de julio de 2011) o bien mediante microchip. Los animales tatuados antes del 3 de julio de 2011 serán admitidos siempre que el tatuaje sea legible y se pueda demostrar que se realizó con anterioridad a esa fecha.
2.- Que el animal vaya acompañado de un pasaporte para animales de compañía.
3.- Que el animal haya sido vacunado contra la rabia y que la pauta de vacunación administrada por el veterinario se encuentre anotada en el pasaporte. Ningún animal menor de 3 meses + el periodo establecido para el inicio de la inmunidad de acuerdo a la ficha técnica de la vacuna utilizada (3-4 semanas), podrá viajar a otro país de la Unión Europea.

Aspectos adicionales a tener en cuenta antes de viajar desde España a Reino Unido, Irlanda, Malta y Finlandia con una mascota:
– En el caso de los perros, deben ser tratados contra cestodos entre 120 y 24 horas previas a su partida, de acuerdo al Reglamento (UE) Nº 1152/2011 de la Comisión4 de 14 de julio de 2011 por el que se completa el Reglamento (CE) Nº 998/2003. (Más información en PDF) del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que se refiere a las medidas sanitarias preventivas para controlar la infección de perros por Echinococcus multilocularis, dicho tratamiento será administrado por un veterinario, y constará en el pasaporte.

En caso de que el animal viaje a otro país tercero y posteriormente quiera volver a España, habrá de considerar las indicaciones de los apartados anteriores, en función del destino, para su reintroducción. Si se comprueba en cualquiera de estos controles realizados que el animal no cumple los requisitos de la normativa vigente arriba indicada, la autoridad competente, previa consulta con el veterinario oficial, podrá decidir: – Reexpedirlo al país de origen; – Aislarlo bajo control oficial durante el tiempo necesario para cumplir los requisitos sanitarios, corriendo los gastos a cargo del propietario o persona física que se responsabiliza del mismo; o – El sacrificio del animal, sin compensación financiera, cuando no sea posible proceder a su reexpedición o a su aislamiento en cuarentena.

Acompañando el texto está Lula, una preciosa mestiza de ocho meses que busca un buen hogar. “Lamentablemente ya ha conocido lo que es vivir en la calle y también ha tenido que pasar por varias casas de acogida. Con lo que nos ha demostrado su capacidad de adaptación. Es muy buena, juguetona y un poco miedosa. Ya no queremos que siga de un lado para otro, buscamos esa familia definitiva que la quiera y la cuide como se merece”.

Se entrega con contrato, chip, cartilla y vacunas al día.

Contacto: 670959688, perrigatossinfronteras@gmail.com

Qué hacer para evitar los embarazos psicológicos en perras y gatas

En perras y gatas sin esterilizar es relativamente frecuente la aparición de embarazos psicológicos, también conocidos como falsa preñez o pseudogestación.

Se trata de una alteración hormonal que suele acontecer tras producirse un celo en el que no ha habido fecundación y que reproduce las alteraciones típicas de una gestación: las mamas se hinchan e incluso segregan leche, el vientre se abulta, el comportamiento y la personalidad del animal se ve alterada, incluso puede adoptar otro animal o un juguete y tratarlo como si fuera un cachorro. Los síntomas varían en intensidad dependiendo de cada animal y no tienen porqué manifestarse todos.

Se trata de una alteración grave que no conviene tomarse a broma, ya que puede acabar causando serios daños físicos al animal: quistes, tumores mamarios, problemas renales…

Existe por ahí la creencia, muy extendida, de que eso se soluciona con una preñez. Pues bien, sí y no. Es cierto que el embarazo psicológico remite dando paso a una verdadero, pero es solo una solución temporal y nada asegura que en el futuro las pseudogestaciones se vuelvan a producir.

Voy a insistir, para que quede del todo claro: que la perra o la gata tenga una camada no supondrá más que un alivio momentáneo, en próximos celos pueden volver los embarazos psicológicos. Y ya aprovecho para recordar que tampoco es recomendable ni reporta más salud a una perro o a una gata tener al menos una camada en la vida, otra leyenda urbana fácil de escuchar y que no ayuda precisamente a controlar la sobrepoblación felina y canina existente en España.

Eso sin contar con la irresponsabilidad que supone traer una camada, fácilmente numerosa, de cachorros a un mundo en el que ya hay demasiados perros y gatos de todas las edades sin hogar.

En cuanto se perciban los primeros síntomas lo más recomendable es acudir al veterinario, ya que la única solución definitiva es la esterilización. Y la esterilización se puede llevar a cabo perfectamente antes del primer celo en la mayoría de los casos, aunque en cualquier caso lo más recomendable es consultar con un veterinario de confianza que se mantenga actualizado.

La esterilización sí que mejora la esperanza de vida de nuestros animales domésticos, no solo por los embarazos psicológicos.

La belleza de las imágenes, cruce de persa y joven, necesita un buen hogar. Me cuentan que “es muy buena, se lleva bien con perros, otros gatos y niños”.

La encontraron en la calle con dos meses. Está sana y en Córdoba, pero se puede adoptar en otras provincias.

Contacto: maricelibour@hotmail.com


Llegan las vacaciones, ¿qué hacer con los gatos?

El otro día nos preguntaba una amiga, preocupada por su gata, si debía llevársela un par de semanas al pueblo o si sería mejor dejarla en casa. La respuesta que varios le dimos fue la misma. Si puede asegurarse de que alguien pase cada dos o tres días por casa para asegurarse de que está bien, ponerle agua fresca, y tener controlada comida y arena, eso es preferible a arriesgarse a llevarla a un entorno desconocido, a una casa de la que tal vez pueda escapar y perderse.

Es cierto que es perfectamente viajar con el gato en vacaciones, siempre y cuando en el lugar de destino admitan su presencia y no entrañe riesgos para él. Pero también es cierto que los felinos son muy distintos a los perros y suele ser lo más aconsejable dejarlos tranquilos en casita.

Un perro, por muy territorial que sea, es muy dependiente de sus seres queridos por lo que será feliz (salvo muy raras excepciones) acompañando a su familia donde sea. En cambio un gato, es más de su territorio que de otra cosa. Aunque los gatos también desarrollan vínculos maravillosos con las persona, que ya hay que olvidar esa absurda leyenda negra de que son egoístas e interesados, es muy común que se adapte mejor a un cambio de dueños que a un cambio de casa.

Es decir, que menos que se le haya acostumbrado desde pequeño o a que tenga un carácter especialmente flexible a los cambios, la mejor opción en vacaciones es dejarle en casa y lograr que algún familiar, amigo o vecino pase a menudo. Si la ausencia no va a ser demasiado prolongada, ni siquiera es necesario que se moleste a nadie: bastará con que deje a su alcance suficiente alimento y agua (adquirir un bebedero automático no es mala idea), así como varias bandejas de arena. En cualquier caso, no hay que olvidar dejar todas las ventanas bien cerradas o selladas con telas metálicas si resulta necesario que circule el aire.

Por último, un buen consejo. En caso de que vayas a ausentarte muy a menudo, no lo dudes, ten dos gatos. Dan el mismo trabajo que uno (incluso menos, ya que jugarán entre ellos e incordiarán menos a su propietario, sobre todo cuando son cachorros incansables) y se acompañarán mutuamente. Lo ideal es adoptar a ambos al mismo tiempo para evitar pasar por periodos de adaptación, que en ocasiones pueden ser algo traumáticos con gatos adultos acostumbrados a ser los reyes de la casa.

Sobra decir que jamás, bajo ninguna circunstancia, es una opción el abandono. El abandono es maltrato animal y también es falsa aquella creencia tan extendida de que  si dejas un varo gato en la calle sabe apañárselas solo. Los gatos en la calle están expuestos a numerosos peligros y enfermedades, la gran mayoría mueren jóvenes tras haberlo pasado realmente mal. Más aún si venían de ser gatos caseros.

Morito y sus hermanos pertenecen a una de las colonias felinas que controlan en la protectora El amigo fiel de Córdoba. Va a hacer un año y sigue esperando ser adoptado, nadie se ha fijado en él ni en sus hermanos gemelos.

Hace un año que Morito luchaba entre la vida y la muerte, junto a sus dos hermanos gemelos. Con casi un mes de vida, solos y abandonados, se estaban ahogando por las lluvias, embarrados y mojados hasta los huesos.

Es un gato super cariñoso, con un carácter espectacular, es juguetón y muy bueno. Es apto con otros gatos y con perros. Adora a sus hermanos, aunque sabemos que es muy difícil una adopción conjunta.

Morito se entrega en adopción con contrato, seguimientos, pasaporte europeo, microchip, vacunas, esterilización, desparasitación y revisión veterinaria. Se puede trasladar a cualquier punto de España. Es negativo en inmunodeficiencia y leucemia felina, es decir, está sano como una pera.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

¿Cuánto cuesta anualmente mantener a un perro o un gato?

Cuando queremos añadir un animal a la familia hay que valorar si estamos dispuestos a asumir la responsabilidad de pasearle, educarle… atender todas sus necesidades en definitiva, en las duras y en las maduras, durante toda su vida. Una vida que puede durar muchos años, una de mis perras ya es mayor de edad (para que quede claro, tiene dieciocho años).

En esa valoración hay que tener en cuenta que supone un coste económico que hay también que asumir. Un coste que puede elevarse sobremanera si surgen problemas de salud que requieran alimentación especial, tratamientos o intervenciones. Los perros no tienen seguridad social y el IVA veterinario de los animales de compañía sigue en un incomprensible 21% propio de los artículos de lujo.

Costes que también pueden incrementarse si necesitamos recurrir de modo habitual o temporal y excepcional a cuidadores (mejor opción que las residencias caninas a mi parecer) o paseadores.

Por eso suelo advertir cuando alguien quiere adoptar que no debería elegirse esa opción por ser más barata que comprar un gato o un perro, sino por una cuestión ética. Incluso un animal que nos hayan regalado sin coste ninguno puede llegar a resultar muy caro.

Si la gente que no lo tiene claro no se lanzara a la piscina de meter un animal en casa, gran parte del problema de abandonos animales existentes desaparecería. Tener perro o gato (o cualquier otro animal de compañía) no es obligatorio, de hecho es solo para aquellos muy convencidos.

Dicho lo cual, vamos a intentar contestar a la pregunta. ¿Cuánto cuesta mantener a un perro o un gato?

En la web Idealo hicieron hace no mucho un cálculo aproximado, según el cual los costes iniciales para recibir a un animal en casa (hacerse con el ajuar del perro o el del gato que llega a la familia), supone 235,84 euros de media en el caso de un gato y 266,82 si es un perro, aunque en este caso la cosa puede variar mucho en función del tamaño del animal.

Por otro lado, el mantenimiento anual de un gato supone un gasto de 522,27 euros y el del perro oscila entre 217,72 y 733 euros. Gastos en los que se tiene en cuenta el gasto veterinario mínimo.

Sinceramente, se me hace poco.

En concreto, en cuanto a gastos relacionados con la higiene, los gatos precisan tanto de una caja de arena (11,96 €), como de un recogedor (4,27 €) y de un cepillo (3,04 €), mientras que para los perros se necesitaría un cepillo (6,99 €), champú (9,96 €) y un spray antiparasitario (13,50 €), lo que suma un coste medio de 19,27 € para los gatos y 30,45 € para los perros. En cuanto a temas de seguridad para las mascotas, en el caso de los gatos se recomienda contar con una gatera para la puerta con chip (14,97 €) y una red para el balcón (14,87 €), lo que supone un gasto de 29,84 € de media. En el caso de los perros, este gasto sería de unos 14,49 €, incluyendo un collar luminoso (9,04 €) y un bozal para aquellas razas que lo necesitan (5,45 €). No hay que olvidar las primeras vacunas que hay que poner a nuestras mascotas para asegurarnos de que están sanas y que cuestan una media de entre 100 y 105 € en total.

En estos gastos iniciales idealo también incluye el coste de comederos y bebederos, así como de camas y mantas para nuestros nuevos compañeros. En el caso de los gatos encontramos los comederos a un precio medio de 3,82 € mientras que en los perros ascendería a 4,49 €. Por parte del desembolso en camas y mantas, para un gato el coste medio es de 7,20 €, mientras que para un perro es de 27,98 €, debido especialmente al mayor tamaño de las camas. Para poder salir a la calle y realizar viajes también se deben incluir varios productos como un transportín (9,95 €), un collar antiparasitario (8,37 €) y unas pinzas para garrapatas (4,77 €) en el caso de los gatos, mientras que para los perros es necesario un collar (7,95 €), una correa (6,99 €), unas bolsitas higiénicas (15,58 € para todo un año), así como un transportín (41,99 €), de modo que el gasto medio en esta categoría es de 23,09 € para gatos y de 72,51 € para perros. Además, para asegurarnos de que nuestros compañeros se diviertan y hagan ejercicio, estos gastos incluirían un rascador de varios niveles (47,63 €) y una caña con plumas (4,99 €) para los gatos, mientras que para los perros el informe de idealo menciona un mordedor (11,90 €) y una pelota (7,39 €), lo que conlleva un gasto medio de 52,62 € para gatos y de 19,29 € para perros.

Además de estos costes iniciales, el mantenimiento de una mascota incluiría un gasto anual que hay que tener en cuenta. Por ejemplo, los gastos del veterinario suponen un mínimo de 50-55 € al año, incluyendo la visita y la vacuna de la rabia. Por supuesto, en caso de enfermedad el gasto puede ser mucho mayor. Además, en el caso de los felinos habría que tener en cuenta los gastos de la arena (72 € anuales) y alimentación (400,27 € de media). Por parte de nuestros compañeros caninos, el gasto en comida variaría entre los 162,72 y los 678 € anuales, dependiendo del tamaño de nuestra mascota. De este modo, el coste total de los gastos anuales para compartir nuestra vida con un gato es de 522,27 € de media, mientras que si lo que queremos es tener un perro como compañero fiel, el coste sería de entre 217,72 y 733 €, en función de su tamaño.

En Barkibú también hicieron el cálculo del mantenimiento anual en el caso de los perros y el resultado era superior.

El coste de un perro sano de entre 2 y 8 años y 29kgs de peso, nos supondrá un coste de entre 800 y 1.000€ al año. Si tu perro es un cachorro, el coste del primer año se incrementará notablemente. Lo mismo ocurrirá si tu perro es un abuelete. Coste de un cachorro o un abuelete: 1.300€ al año.

Obviamente cada familia es un mundo, son cálculos haciendo medias y pueden variar por arriba o por abajo, aunque mi impresión es que en un hogar en el que quieran tener bien atendido a su animal va a ser superior, porque el pienso siempre debería ser de calidad, porque hay que reponer el ajuar con cierta frecuencia, porque siempre puede haber caprichos e imprevistos.

En cualquier caso, viene bien ver estos números para hacerse una idea de que tener un animal no es una decisión que se pueda tomar a la ligera. Tampoco en lo económico.

El perro que acompaña este texto es Kovic,  “una víctima más de la irresponsabilidad humana”.

Fue adoptado cuando era cachorro. Adoptar un perro debe ser algo meditado. Deberíamos ser conscientes que es para toda la vida, y no solo hasta que se pase el capricho del perrito.

Cuando Kovic creció, ya no lo querían. Dicen que porque no podían hacerse con él. Que tiraba mucho, que era muy travieso… Vamos, lo normal cuando no le das lo que un perro necesita. Porque siempre es más fácil echarle la culpa al perro. Dieron a Kovic a otra persona que se lo llevó a una casa en un pueblo. Y ahora, más o menos un año después, esa persona se va de viaje y dice que no volverá, con lo que Kovic se queda desamparado.

Kovic acabó abandonado en una perrera. Tuvo que pasar ahí dos noches hasta que pudimos sacarlo. No hemos conseguido casa de acogida aún, así que lo hemos llevado a una residencia… Ahora empieza su nueva vida.

Buscamos para Kovic una casa de acogida o adopción responsable. Kovic está demostrando que es un perro buenísimo, cariñoso, sociable. Se lleva bien otros perros . Tiene casi 3 años. La familia que lo adopte contará con la ayuda de educador canino si hiciera falta.

Contacto: perrigatossinfronteras@gmail.com 670 95 96 88

¿Qué motivos puede tener un gato para no usar su caja de arena?

Según mi experiencia, no es difícil enseñar a un gatito a usar su caja de arena, en absoluto. Por naturaleza quieren hacer sus necesidades en arena o tierra y enterrar las deposiciones. Es decir, que aprenden solos. Normalmente basta con presentarles la caja, situada en algún lugar tranquilo, dejar ahí alguna deposición suya si es preciso. Y, por supuesto, que sea accesible para él. Hay que tener en cuenta que si es pequeñito necesitará temporalmente un recipiente al que le resulte fácil entrar.

Normalmente les gusta tener su arena lejos del agua y la comida. ¿Comprensible, verdad? En un restaurante tampoco nos gusta a nosotros que nos sienten junto a los baños.

Si el gatito no se anima a usarla, o un gato adulto que la empleaba sin problemas deja de hacerlo, es que pasa algo y nos toca averiguar qué puede ser, acudiendo al asesoramiento de un experto si es preciso.

Puede que el sitio en el que está ubicada no le guste. Puede que hayamos cogido un arenero cerrado y con puerta y no sea de su agrado (sobre todo a las puertas les cuesta acostumbrarse, suele tocar quitarlas, al menos al principio). También puede pasar que el tipo de arena no le encaje, las hay de muchos tipos y hay gatos a los que les valen todas pero algunos más escogidos.

Si es un gato grande, ojo a que pueda girar bien dentro del arenero. También hay que poner suficiente arena para que puedan enterrar a gusto. Y, por supuesto, hay que mantenerla limpia. También aquí hay gatos más tolerantes que otros a reutilizar más o menos veces la arena o esquivar sus propias minas.

Y si tenemos varios gatos puede que no les importe compartir arenero o puede que no lo soporten y necesite cada uno su bandeja. No va a ser posible obligarles a lo que nos venga bien, hay que aceptar sus gustos.

También puede responder a algún cambio que le ha estresado, de mobiliario, de habitantes en la casa, de horarios… Toca ser un poco Sherlock Holmes.

Si todo parece en orden y el problema persiste, es conveniente consultar con el veterinario. Que no use su arena puede ser síntoma de alguna enfermedad, incluso grave. Los gatos son unos animales duros, de buena salud, pero su punto más débil suelen ser el sistema urinario.


Las cachorritas carey que acompañan este texto está en adopción. Se entregan juntas, y no os voy a repetir que es muy buena idea tener dos hermanos de camada que jueguen y se hagan compañía en lugar de solo uno porque ya os lo he formado demasiadas veces. Están en Madrid, recogidas por la asociación Madrid Felina.

Estas niñas preciosas son Pezque y Pizca, parecen grandes en la foto pero son dos pulgitas de dos meses y medio, en busca de casa a la que llenar de ronroneos.

Sanas y vacunadas, te esperan con un millón de ronroneos. ¿Quieres adoptarlas juntas? Son inseparables.

Contacto: adopciones@madridfelina.com

A los que tenéis perro, no huyáis de entrada cuando veáis un pitbull

Todo perro necesita, para crecer equilibrado, siendo un buen ciudadano a cuatro patas, requiere ser expuesto a muchos estímulos y relacionarse con sus congéneres. Saludarles por la calle, jugar con ellos si le place, sin notar tensión y miedo desde el otro lado de la correa cuando esos encuentros ocurren. Lo necesita desde que es cachorro, pero sigue siendo preciso cuando crece. Son animales sociales.

Todo perro lo necesita, os decía. No se le deben escamotear esos encuentros a los de razas miniatura por miedo a que su pequeño tamaño les haga más frágiles; pero de eso ya hablaremos otro día. Hoy os quiero hablar de los perros de razas potencialmente peligrosas, que son perros como cualquier otro a los que su aspecto poderoso les está pasando demasiadas facturas.

Cada vez hay más de estos animales, lo que se traduce en que llegan en gran número a perreras y protectoras.

Llegan con pocas esperanzas de encontrar una segunda oportunidad. Las protectoras ven como el porcentaje de estos animales en sus instalaciones sube y las familias no los quieren. Les dan miedo, no se atreven a meter semejante perrazo en casa, y si no les tienen miedo ahí están los requisitos extra necesarios para adoptarlos (hay que tener un permiso especial para ello, que además cuesta dinero) y el intuir que llevar a un perro así por la calle supondrá más inconvenientes: gente que se cambia de acera, terrazas en las que no somos bienvenidos, hoteles y restaurantes supuestamente dogfriendly que pondrán mala cara ante nuestra presencia, la obligación del bozal y la correa corta, el no poder soltarles a que corran y jueguen con la despreocupación de otros dueños de perros de otras razas.

Por eso aún hay perreras en las que sacrifican a estas razas antes de lo que se tarda en decir treintaytres.

Pero insisto en que son perros, como cualquier otro, en gran número con un carácter bondadoso y las mismas necesidades de cualquier otro can.

Para crecer y vivir equilibrados nos necesitan a los dueños de otros perros, precisan que nos sacudamos de prejuicios, que miremos su comportamiento antes que su aspecto, que no evitemos de entrada que saluden y jueguen con nuestros perros. Los que tenemos perros y los amamos deberíamos ser los primeros en ayudar a que crezcan bien socializados, los que pongamos nuestro granito de arena para que por la calle les vean comportarse amigables aquellos con los que nos crucemos.

Los propios dueños de perros de razas consideradas potencialmente peligrosas son muchas veces los primeros que aprietan el paso, se cambian de acera, evitan aproximarse a otros perros por mucho que el animal que llevan con correa corta y bozal sea un bendito. No quieren líos, se saben juzgados, se ‘autocensuran’. Lo tengo más que comprobado. Solo ante una aproximación directa y cordial de la otra persona con perro se detienen.

Entiendo los motivos por los que lo hacen, perfectamente. Están hartos de malas caras, de expresiones de susto al doblar una esquina, de gente que huye, que no quiere acercarse.

A ellos también les animaría, si van con poca prisa, si intuyen que la situación es propicia, a hablar con los otros dueños de perros, a acercarse, a ser embajadores de las bondades de su perro y de otros como el suyo. No siempre saldrá bien, pero no pueden rendirse.

Los hay que lo hacen, me consta. Y me parece fantástico. Los primeros que deben tratar a su perro con toda la normalidad posible, que bastantes trabas supone ya cumplir la (injusta) ley, son ellos.

Normalidad. A eso es a lo que hay que aspirar, a normalizar en lo posible el hecho de llevar un perro así de la correa. A que se mire el carácter de cada animal más allá de su apariencia. Si ese enorme pitbull (o la raza ppp que sea) se acerca tranquilo o juguetón o sumiso, lo primero que deberíamos ver es ese comportamiento y no su amplio pecho o su poderosa mandíbula.

Claro que muchos dueños de perros son incapaces de interpretar las señales que emplean estos animales para comunicarse. Ahí hay mucho trabajo también por hacer. Más allá de combatir miedos e inseguridades, hay que construir conocimiento. Es una irresponsabilidad tener un perro y no esforzarse por leer un poco, por aprender sobre sus señales de calma, su lenguaje corporal, sus necesidades.

Por último, os recuerdo la iniciativa de llevar un lazo amarillo en la correa o el collar para avisar de que mejor dejes en paz a ese perro. Si veis que un animal va equipado con él, significa que, por el motivo que sea, mejor no acercarse. Puede ser que tenga miedo a los humanos, que esté superando algún trauma o que no se relaciona bien con otros perros.

Os animo a llevarlo si es vuestro caso.

La perra que acompaña este post se llama Happiness, tiene tres años, es una american bully y fue rescatada de una perrera de Córdoba. Está en la protectora madrileña Animales con Un nuevo Rumbo (ACUNR), y os animo a visitar su web para conocer a todos los perros potencialmente peligrosos que albergan y necesitan un hogar.

Es una perra alegre, divertida, simpática y activa. Le encantan las personas y que le den mimos. Disfruta mucho de los largos paseos olfateando. Con otros perros es sociable y se lleva bien con ellos. Está sana.

Se entrega desparasitada, vacunada, chipada, con las pruebas de enfermedades hechas, esterilizada y con contrato de adopción. Requiere licencia PPP.

Contacto: pppacunr@gmail.com

¿Cuando y cómo bañar a nuestro perro? ¿Conviene usar perfumes? ¿Cepillarlo?

Si estáis esperando una respuesta tipo, dos veces al mes o seis al año, me temo que os voy a decepcionar. La realidad es que depende. No es lo mismo un animal con el que salimos al campo a menudo y disfruta de cada charco de barro que se encuentra que uno que se pasea poco y por pulcras zonas urbanas. Tampoco es igual uno de pelo corto tipo pitbull o galgo, que un pelanas.

No obstante, lo recomendable para la mayoría  se acerca más a lo de las seis veces al año que a las dos al mes. En realidad un perro no solo no precisa baños con champú frecuentes, sino que además pueden ser dañinos para él. Ellos no sudan (bueno, un poco sí pero por pocos lugares como las almohadillas de las patas), el PH de su piel se altera fácilmente con exceso de lavados y el olor típico a perro se acentúa si les sometemos a una limpieza excesiva. Y demasiados baños eliminarán la protección natural del manto, provocando que pierda lustre y suavidad.

Solo si tenemos absolutamente claro que el animal lo necesita hay que meterlo a remojo. Y siempre con champús específicamente pensados para ellos, jamás con champús humanos. Lo mismo vale para las colonias, aunque no se yo amiga de recomendar que los perfumemos y, en todo caso, mejor que se empleen colonias que respeten su aroma natural y no que pretendan que un perro huela a fresas. En muchos casos el uso de perfumes va a conllevar que nuestro perro esté como loco por rebozarse en cualquier porquería que encuentren que contrarreste ese olor tan poco natural para ellos. Recordad que tienen un olfato muy sensible y les sirve para identificarse.

Si se le baña hay que secarlos muy bien y hacerlo teniendo consideración hacia el animal. Intenta que se acostumbre a que es un momento agradable, o por lo menos lo menos desagradable posible. Si tú no disfrutarías bajo un manguerazo sostenido de agua fría, no se lo hagas tampoco a él. Si en casa no te apañas para hacerlo, abundan los profesionales que lo dejarán como una patena. En los perros que agradecen cortes de pelo, esas visitas son obligadas en la práctica totalidad de los casos. Los experimentos caseros, por mucho que uno sea muy manitas cortando el pelo a toda la familia, suelen salir mal.

Cuando digo que solo hay que meterlo a remojo si lo tenemos bien claro y que mejor pocos baños y nada de perfumes, no quiero decir ni mucho menos que haya que descuidar su higiene. El cepillado frecuente es obligatorio con los perros que tengan pelo largo o semilargo. En este caso mejor proponerse un cepillado diario para que luego logremos al menos uno semanal.

Con los de pelo corto, siempre de más fácil mantenimiento, el mejor cepillado a mi parecer son las caricias a conciencia. En cualquier caso hay cepillados y peines para todos los tipos de pelo de perro. De nuevo, aquí lo suyo es dejarse asesorar por algún peluquero canino para adquirir aquellos que mejor resulten con nuestro animal.

Más vale que tengáis muy presente antes de sumar un perro a la familia también estas necesidades. Yo casi ni me peino a mí misma, como para buscar un perro con melenas que requieran muchos cuidados… Lo mismo vale con los gatos. Con pelo largo serán preciosos, pero desatendidos y con nudos ya no tanto y además pueden suponer un problema de salud para el animal.

Y es imprescindible vigilar y limpiar a menudo boca, oídos y uñas. Si estas últimas crecen en exceso por falta de ejercicio o el perro tiene espolones traseros, habrá que recortarlas regularmente con un cortador especial o acudir a alguien que sepa para que lo haga si no tenemos claro cómo hacerlo con bien. Para los perros con problemas de sarro hay cepillados y pastas específicos.


La belleza canina que acompaña este contenido (a la que sí miráis bien veréis que le vendría bien un baño y un cepillado y seguro que así aún se le vería más guapo) es un perro joven, apenas tres años, y tamaño mediano tirando a pequeño, unos 20 kilos. Lo sacaron de la perrera hace un par de años, siendo poco más que un cachorro, pero inexplicablemente aún no ha enamorado a ninguna familia.

Es un perro muy bueno que se lleva bien con perros, gatos y todo tipo de humanos. Buscamos desesperadas una familia que quiera darle a Tayson la vida que merece.

Su único problema es la ansiedad que tiene, desde hace unos meses, no lleva bien estar encerredado todo el día, ya que le gusta mucho el contacto humano y ha canalizado el estrés en coger pelotas y piedras. Tiene la piel sensible y no se le deben de poner collares antiparasitarios porque la piel se le irrita mucho.

Contacto: amigosfelycan@gmail.com