Esos amigos que se hacen paseando al perro

Este 2021 se cumplen exactamente veinte años que paseaba con mi perra Mina, una cruce de pitbull que adopté en la protectora madrileña PROA en cuanto me fui de casa con 24 años, cuando vi un mastín enorme suelto dentro de un descampado vallado que, no mucho tiempo después, sería un bloque de pisos y entonces hacía las funciones de parque de perros improvisado. Lo supervisaba una chica de más o menos mi edad y pensé, “no es mala idea entrar y soltar a Mina para que jueguen”. Cuando me dispuse a abrir la valla y meterme también, vino corriendo y diciendo: “¡No, espera!”. Me contó que su perro, que se llamaba Caín, era incompatible con todos los machos y con muchas hembras (también era peliagudo de manejar por humanos). Pero yo sabía que Mina podría haber sido una perra de terapia para sus congéneres, manejaba a la perfección todas las señales de calma, así que pasé y pasaron un rato estupendo, algo que Caín agradecía y no tenía con frecuencia. Esa chica, Encani, a día de hoy es una gran amiga, igual que su marido, Miguel, con el que luego compartí larguísimos paseos mañaneros por los campos y parques cercanos.

Nuestros perros han ido cambiando con los años. Si primero fueron Mina y Caín, luego llegaron Ron y Troya, y más tarde Tula y Valentina. Han pasado muchas cosas a lo largo de estás dos décadas de amistad. Hemos estado en su boda (con perros), he tenido hijos, hemos rescatado y adoptado animales juntos, hemos ido de vacaciones, llorado unidos por los perros y gatos que hemos tenido que ver marchar y reído siempre que hemos podido.

Sabe, porque se lo he dicho, que espero que sigamos envejeciendo mientras paseamos juntos a nuestros futuros perros, sentándonos cuando nos fallen las fuerzas por la edad en algún banco urbano con los perros que tengamos entonces, porque siempre tendremos perros. Y siempre tendremos que agradecer el habernos encontrado a Caín y a Mina.

Cierto que también hay sabios de parque, insoportables con su erudición a veces equivocada; algunos con los que simplemente no encajamos y de los que procuramos huir; irresponsables que no cuidan el entorno, a sus perros o a los de los demás; gente a la que ves dando una vida solo regular a sus animales; y, lo peor, esos que llegan con cachorros para, un tiempo después, desaparecer y hacerse los despistados cuando te los encuentras, con las manos vacías de correas, al pasear por el barrio.

Todo eso es verdad, pero también abundan las buenas relaciones, forjadas con el común denominador del amor por los animales. Intercambios breves pero que te dejan una sonrisa, interacciones ocasionales pero agradables con gente que no tiene nombre porque para ti son el dueño de Pitu o de Goliath, y amistades imperecederas e incluso amor del de verdad.

Otro regalo que nos dan los perros. Otro más…

Alina entró en la protectora El amigo fiel de Córdoba con dos meses, tras ser rescatada en un asentamiento, y pronto cumplirá dos años. Es un cruce de pastor belga que no ha tenido aún la oportunidad de conocer un hogar. “Su único disfrute es poder salir al campo a pasear cuando sacamos tiempo de donde no tenemos. Y esto queda reducido a un día del fin de semana. Por desgracia no es la única para salir y tenemos que hacer turnos con el resto de perros. La mirada de Alina cuando la dejamos en la residencia nos destroza el alma. No queremos esta vida para ella”, cuentan desde la protectora.

Alina se entrega en adopción con seguimientos, contrato, pasaporte europeo, microchip, vacunas, analíticas, desparasitaciones, esterilización y revisión veterinaria. Está en Córdoba pero puede viajar a cualquier punto de España. Todo esto será a coste cero para el adoptante, nuestra Asociación asume tantos los gastos veterinarios como el traslado del animal.

Contacto para más información: informacion@elamigofielcordoba.org

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser eldelfondo

    El que no falta en los parques es el que utiliza el perro para acercarse a alguna muchacha con ánimo libidinoso, que utilizan a las mascotas para intentar pillar cacho. Qué penoso!

    19 febrero 2021 | 14:38

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.