Archivo de octubre, 2019

Cómo presentar a un perro y un gato adultos

Son especies distintas, se comunican de diferente manera y tienen fama de no entenderse demasiado bien. “Se llevan como el perro y el gato” decimos de dos personas que andan tarifando con frecuencia.

Hay que entender y respetar que es cierto que no todos los gatos pueden convivir con perros y viceversa. Algunos gatos se estresan en exceso en presencia de perros. Y hay perros que ven a los gatos como unas presas de lo más interesante.

Pero no tiene porqué ser así. En mi casa siempre ha habido perros y gatos entendiéndose divinamente.

Ver esta publicación en Instagram

#buenasnoches con #perrosygatos

Una publicación compartida de Melisa Tuya (@melisatuya) el 10 Oct, 2019 a las 1:17 PDT

Es un tema que da para mucho, pero hoy me voy a centrar en cómo hacer las presentaciones para que un gato y un perro que ya son adultos, empiecen con buen pie.


Conviene primero que ambos se hayan familiarizado con el olor del otro. Puede ser habiendo dejado objetos (camitas, collares, rascadores) a su alcance o manteniendo al gato encerrado en una habitación, desde la que el perro podrá olisquearle.

Cuando vayamos a presentarles hay distintas opciones, en función de las circunstancias o de la reacción de los animales. Puede ser buena idea permitir que se conozcan con seguridad manteniendo al gato en su transportin y al perro sujeto con la correa.

Sujeto, pero de manera relajada. Nunca transmitiendo tensión. Conviene que identifiquen la situación de manera positiva, con chuches y caricias.

Si la cosa va bien (aunque haya algún bufido es normal) podemos soltar al gato manteniendo al perro sujeto y distraído de manera positiva, con mimos. Lo ideal es que sea una estancia en la que el gato tenga opción de huir a alguna zona elevada.

Debemos intentar estar tranquilos, no forzar los acercamientos y observar con detenimiento las reacciones de los animales.

Si el perro muestra una sana curiosidad o indiferencia es buena señal. Si el gato obra de la misma manera, incluso si muestra recelo y bufa un poco, la buena convivencia es cosa hecha.

En los casos en los que esta primera presentación no transcurra tan bien, no quiere decir que sea imposible. Hay profesionales de la etología canina y felina que pueden darnos pautas para lograr esa convivencia.

Una convivencia más habitual de lo que parece, aunque no siempre es posible y hay que respetarlo.


Xena es la perrita atigrada “tiene tres añitos, es muy educada y amorosa. Está en la perrera desde hace dos años. Su carácter es muy bueno, pero esta muy deprimida y ha bajado mucho de peso”.

Daddy es el macho negro, “tiene dos añitos y va a tener más de un año en perrera. Llegó hermoso y cada vez va a peor, muchas veces no come y está apático, tiene un buen carácter”.

Ambos son cruces de American Stanford que se entregan con cuestionario de preadopción y seguimiento.

Contacto: gladysriverof@gmail.com

El secreto para que todo vaya bien al ir a adoptar un perro a una protectora

Hace un par de semanas tuve el honor de ser firma invitada en la web (que os recomiendo fichar porque semanalmente publican contenidos sobre animales de interés) de la Cátedra Animales y Sociedad de la Universidad Rey Juan Carlos I con un texto bastante extenso que se titula Es muy díficil adoptar un perro en una protectora.

Tras el enlace tenéis el contenido completo, pero hoy he querido compartir aquí un fragmento, ese en el que explico el secreto para que una adopción vaya rodada, porque he oído con demasiada frecuencia esa queja. No es difícil, os lo aseguro.

Lo primero es verdaderamente haber pensado en si podemos asumir la responsabilidad de un animal durante muchos años. No acudir por impulso. Y hacerlo estando de acuerdo toda la familia y presentes en el proceso. Un animal no puede ser un regalo sorpresa a un tercero. Es un mensaje que se repite hasta el hartazgo, pero que no parece calar. Pensar, valorar si estamos dispuestos a responsabilizarnos del coste en tiempo, dinero, organización… que implica.

Lo segundo es acudir a la protectora sabiendo de antemano que tendrán que ‘examinarnos’ para ver si somos aptos. Es su obligación, es lo que deben hacer. Otra cosa diría muy poco de su quehacer salvando seres vivos. Acudir sabiendo también ese coste existente y que la mayoría de los perros que habrá allí serán mestizos, perros de caza o sus cruces, PPPs, perros de tamaño mediano sobre todo, aunque también grandes y pequeños, pero rara vez diminutos.

Y lo tercero es ir a adoptar con el corazón abierto y una actitud asertiva. Si al voluntario que sale a atender le decimos, en lugar de “quiero un cachorro que vaya a ser pequeño”, “algún adulto de tamaño toy” o “un border collie” o “un galgo”, cómo es nuestro estilo de vida, lo que nos gusta hacer, el tiempo que podemos dedicar al animal, si tenemos experiencia previa con perros, si tendrá que convivir con niños o con gatos… entraremos con buen pie.

Por supuesto, podemos añadir si nos gustan con pelo largo o corto; medianos, pequeños o grandes; juguetones o tranquilos. Pero lo que debe primar siempre es el carácter y las necesidades de ejercicio del animal. Si en esos dos aspectos son compatibles con nosotros, la adopción será un éxito y tendremos un nuevo miembro de la familia al que querremos con todo nuestro corazón.

El perro más bonito del mundo, si no casa con nosotros, es muy probable que nos parezca horroroso al poco tiempo. La belleza está en el interior, y todo eso que tampoco termina de calar.

Yo a los novios de mis hijos los quiero buenos, no guapos. Con mis perros, igual.

“Quiero un perro que se adapte a mí, acabo de irme a vivir solo con mi novia, nos encanta hacer deporte y tenemos bastante tiempo libre por las tardes” o “quiero un perro para mi familia, somos bastante sedentarios, nos gusta vivir tranquilos y tenemos niños” o “nos hemos jubilado, queremos un perrito al que atender, pero tengo problemas de movilidad y viajamos mucho al piso de la playa”…. Ese tipo de cosas hay que empezar diciendo.

Y luego tenemos que dejarnos asesorar. Ellos conocen a sus animales mejor que nosotros. Quieren conocernos para acertar. Si nos recomiendan determinados perros no es porque quieran colocarnos los que nadie quiere; lo que quieren es que todos salgamos de allí con un futuro feliz por delante.

El empeño por el cachorro es comprensible. Nada tan lindo como una bolita de pelo. Pero esa bolita no sabemos qué carácter y necesidades tendrá y la fase de cachorro/bolita dura muy poco para dar paso luego a la adolescencia canina. Educar a un cachorro y luego a un perro joven requiere mucha energía y tiempo, más desde luego que abrir las puertas de nuestro hogar a un animal adulto. Aunque bastante bien salen los pobres por ellos solitos en la mayoría de los casos.

A nuestras parejas es raro que las conociéramos cuando fueron adorables bebés. De hecho, haber elegido a nuestra pareja de bebé hubiera sido más arriesgado que jugar con los trileros de la plaza Mayor. No queremos la incógnita de cómo puedan salir de mayores, queremos conocer cómo son ya de adultos antes de meterlos en nuestra vida. ¿Por qué no con los perros?

De hecho, el tercer motivo de abandono de un animal es su comportamiento (último estudio de Fundación Affinity).

 

Todo eso en buenas protectoras, claro, en aquellas que se toman su labor en serio e intentan, contra viento y marea, trabajar de la manera más profesional posible. Aunque de la necesaria profesionalización de las asociaciones protectoras ya hablaremos en un futuro, porque da para mucho. Hay demasiado voluntarismo, unas dosis considerables de caos y diferencias notables entre las distintas zonas de España.

A veces se equivocan, por supuesto. A veces niegan un animal a una familia que podría haber sido excelente. A veces se pasan de frenada, claro que sí. Son humanos. Humanos escarmentados, que han visto demasiado.

Creo sinceramente que la labor de recibir y valorar a los potenciales adoptantes es la más compleja en una protectora. Eso sí que es difícil. Y lo hace gente a la que no necesariamente se ha preparado para ello. Tenedlo presente, porque ese sería el cuarto y último consejo. 

La perrita de un blanco inmaculado que acompaña este post apenas tiene año y medio y se llama Chasca. Es una mestiza de tamaño mediano que fue rescatada de una perrera de Albacete.

En la protectora madrileña Animales con un Nuevo Ritmo cuentan que “es muy dulce y tranquila, un amor de perrita. Con otros perros tiene muy buena relación”.

Está sana y se entrega desparasitada, vacunada, chipada, esterilizada y con contrato de adopción.

Para apadrinar o adoptar a Chaska: acunrmadrid@gmail.com o acunrmadrid1@hotmail.com

Estados Unidos aprueba una ley federal que protege a los animales, lo mismo que España necesita

Se llama PACT Act (Preventing Animal Cruelty and Torture Act), y acaba de ser aprobada por unanimidad por la Cámara de Representantes de EE UU, una de las dos cámaras, junto con el Senado, que conforman el Congreso de ese país.


Se trata de una ley federal que legisla el maltrato animal y que prohíbe aplastar, quemar, ahogar, sofocar, empalar o ejercer cualquier otro tipo de violencia intencionada que “cause lesiones corporales graves” a los animales. Y las penas van desde simples multas hasta siete años de prisión.

No hay controversia en la aplicación de esta ley. Por eso la unanimidad en su aprobación y por eso la confianza de distintas asociaciones en defensa de los animales en que el Senado la ratifique. La población en general está en contra de causar sufrimiento a los animales. Allí no hay supuestas tradiciones que dividan y polemicen y hagan que estos necesarios avances se retrasen.

No es una ley perfecta, ninguna lo es. Pero es un gran avance y así se está celebrando en ese país. Su principal virtud es que permitirá perseguir todos esos delitos en los distintos estados, sin problemas de jurisdicciones y de diferencias en las legislaciones de los distintos estados.

Eso necesitamos en España, eso llevamos clamando muchos desde hace muchos años. Aquí hay legislaciones autonómicas, incluso municipales, y ninguna ley nacional, lo que redunda en el desamparo de los animales y la impotencia de aquellos que quieren luchar contra su maltrato.

Necesitamos una ley nacional de protección animal, una legislación que unifique y dé seguridad respecto a lo que es denunciable y perseguible y las penas a aplicar.

Debería llegar. Al igual que en los programas electorales de cara a las pasadas e infructuosas elecciones de primavera, de cara al próximo 10 de noviembre PSOE, Podemos y Ciudadanos han prometido impulsar una ley nacional de protección/bienestar animal. Más País no estaba, pero es lógico que lo incluyan.

Debería llegar, pero que nadie espere que se toque a la tauromaquia. Los primeros avances en protección animal, no nos engañemos, llegarán de la mano de los animales de compañía. Los perros y los gatos son los embajadores de todos los demás, los que abrirán camino al resto. No es la primera vez que lo afirmo y lo mantengo.

De momento habrá que alegrarse por el avance en proceso de ser alcanzado en Estados Unidos y esperar que ese país también sea embajador, sirva de ejemplo para el resto.


Aretha fue abandonada y rescatada hace seis meses en un severo estado de desnutrición y preñada. Acaba de cumplir el año y medio.

Con los humanos es un amor de gata, se deshace en mimos y ronroneos, super tranquila y cariñosa, siempre pidiendo amor. Es una gata a la que le cuesta adaptarse en casas donde convive con más animales, está asustada y no sale de debajo de la cama. ES urgente encontrar para ella una casa de acogida (por Murcia o alrededores) o adopción (en cualquier parte de España) que no tenga más animales, o que sólo tenga un gato o un perro.

Se entrega con chip, vacunas, cartilla, desparasitada y castrada.

Contacto: adopcionesbastet@gmail.com

‘Sentimos igual’ que los animales y es triste que sea necesario que nos lo recuerden

Es preciso concienciar, hacen falta campañas que abran los ojos a la realidad de sufrimiento animal existente en este país. En lo que respecta al tema que ocupa este blog, es imperativo transmitir la necesidad de adoptar, hacer ver que hay cientos de miles de perros, gatos y otras pequeñas mascotas abandonados y que si queremos sumar un animal a nuestra familia es necesario plantearse la adopción como la opción más solidaria y responsable.

Por eso es de agradecer que haya asomado a las calles de Madrid la campaña ‘Sentimos Igual’, con ilustraciones del artista Luiso García y que ha financiado la agencia de publicidad La Pasión de Mozart, que destina todos los años parte de su presupuesto a causas sociales y en esta ocasión han decidido “hacernos reflexionar sobre el trato que les damos a los otros animales”.

La campaña se puede ver en redes sociales con el hashtag #sentimosigual y hasta el día 29 de octubre en soportes publicitarios digitales de varias zonas de Madrid:

  • Pº de Múñoz Grandes, 44 (esq. C/Halcón), 28025 Madrid
  • C/Emigrantes, 24 (esq. C/Arequipa), 28043 Madrid
  • C/ Alcalá, 277, Dir. Pza. Cibeles (esq. C/Alcalde), 28017 Madrid
  • Avda. De Guadalajara (esq. C/Capri), 28032 Madrid
  • Avda. Pablo Neruda, 89 (C/El Padrino), 28018 Madrid
  • Avda. De la Albufera, 33, Dir. M-30 (esq. Felipe), 28018 Madrid
  • Pza. Gral. Maroto, Dir. Gta. Pirámides (esq. Jaime Conquistador), 28045 Madrid


Así explican la campaña sus creadores:

‘Sentimos Igual’ pretende dar un golpe de atención a aquellas personas que nos crucemos con ella por la calle, para que nos detengamos un momento a reflexionar sobre las consecuencias de nuestras decisiones de compra: “hemos buscado crear una serie de ilustraciones que a primera vista causen un fuerte impacto, haciendo que el centro de la composición sean las miradas de los animales, sus protagonistas, y creando una escena que refleje la crudeza del maltrato y explotación a que los sometemos”, explica el artista.

Todos los implicados en la campaña llevan muchos años haciendo activismo por los derechos de los animales. “Nosotros, a diferencia del resto de animales, sí tenemos voz. Ellos no cuentan ni siquiera, en esta sociedad, con una identidad. Son tratados como cosas, moda, juegos, deporte, arte o entretenimiento“, declara Desirée Toraño, de la agencia de la que parte la idea, “sin embargo, a estas alturas ya sabemos que todos y cada uno de los animales tienen la capacidad de sentir y de vivir experiencias enriquecedoras”. Así lo ratificaron cientos de científicos en la Declaración sobre la Consciencia de Cambridge en 2012: los otros animales no solo pueden sentir, sino que son capaces de percibir su propia existencia y el mundo a su alrededor. Son conscientes de lo que les hacemos.

Manuel Gómez, de La Pasión de Mozart, está seguro de que las ilustraciones y los textos que las acompañan conseguirán concienciar a aquellas personas que saben que pueden marcar una gran diferencia siendo más selectivas en sus hábitos de consumo. “Animamos a todas aquellas que la vean a hacerse una foto con la misma y a usar el hashtag #sentimosigual, que nos recuerda, desde las miradas de los animales explotados, que todos estamos en el mismo barco, que todos sufrimos y disfrutamos, y que todos tenemos derecho a ser respetados”.

Fotografías: Thomas Jacob Bedwin

Perros que buscan un hogar desde los yogures “para que dejen de ser invisibles”

Existe algo llamado responsabilidad social corporativa que algunas empresas tienen muy presente y otras nada en absoluto. También las hay que lo entienden asociado al marketing, que es lógico y legítimo; y algunas, las menos, que asumen esa necesidad de empujar para hacer del mundo un lugar mejor de manera anónima, sin buscar rédito alguno, de forma aún más meritoria.

En cualquier caso, sean como sean, las iniciativas sociales y solidarias de las empresas es algo de agradecer, sobre todo cuando se hacen de corazón.


Hace un tiempo llegaron a mis manos unos yogures de una granja que presume de tener a sus vacas con una buena calidad de vida que apostaban por crear conciencia y lograr adopciones. Unos yogures forrados por dentro y por fuera de perros de protectoras gallegas que necesitan un hogar.


Me pareció una iniciativa estupenda, así que me puse en contacto con la empresa para indagar un poco más sobre su origen.

Tuvo la amabilidad de atenderme Andrea Maseda, portavoz Casa Grande de Xanceda y descubrí una compañía que recorre los colegios gallegos educando a los niños en tenencia responsable, que ha adoptado todo tipo de animales, convive con el lobo gracias a mastines y burros, apoya el orgullo desde sus redes sociales, y colabora con otras empresas que emplean a personas con discapacidad intelectual.

¿De dónde nace este interés por ayudar a los perros sin hogar?
Nuestra responsabilidad social corporativa es importante para nosotros a todos los niveles y desde nuestros comienzos asumimos un importante compromiso medioambiental, de desarrollo sostenible y bienestar animal. Es por ello que en 2016 empezamos a realizar proyectos sociales como EduCANdo con Malibú, donde una perrita llamada Malibú recorre los colegios de Galicia de forma gratuita enseñando a los niños tenencia responsable de animales y fomentando la adopción como la mejor opción a la hora de incorporar un compañero peludo a la familia.

Malibú sufrió en sus propias carnes el abandono, puesto que deambuló abandonada cerca de nuestra granja unos días, hasta que una compañera la vio y la recogió. En unos días Malibú ya era una más de la familia y se quedó con nosotros. Ahora lucha por que ningún otro peludo tenga que pasar por lo mismo que ella, y de ahí surgieron las clases de educación animal.

En ese mismo año vimos la necesidad de hacer algo más, y ayudar a los perros abandonados que normalmente son invisibles para la sociedad en general, y surgió la idea de incorporarlos en nuestro packaging para que por un tiempo esos perros dejaran de ser invisibles y llegaran a miles de hogares que consumen nuestros productos con la esperanza de encontrar ahí a su familia. Los perros de las dos ediciones anteriores podemos decir llenos de felicidad que todos ¡fueron adoptados! En esta 3ª edición trabajamos por conseguir el mismo objetivo: encontrarles un hogar a estos ocho peludos y concienciar sobre la necesidad de adoptar a la sociedad en general.

¿Tenéis más perros adoptados?
Sí, ¡por supuesto! Nuestra patrulla peluda está formada por perros adoptados. Actualmente tenemos ocho mastines, tres de ellos son hermanos y fueron adoptados hace unas semanas (unos cachorros altamente adorables^^) y otra peluda adolescente llamada Avellana estuvo primero en acogida para ayudarle a mejorar de un grave problema en sus patitas debido a estar creciendo en una perrera y su pánico a la gente, y ahora ya ha sido oficialmente adoptada por nosotros y seguiremos ayudándola a perder esos miedos. Además también tenemos a un pastor adoptado:,ñ Rex, y a la perrita profesora de la que te hablé: Malibú. Intentamos adoptar siempre que tenemos posibilidad. Hemos adoptado a dos cerditas vietnamietas, dos conejos…

¿Esos mastines tan guapos que veo, son eficaces contra el lobo?
Sí, el mastín es un perro que protege instintivamente a las vacas de los lobos, no son infalibles por supuesto, pero minimizan mucho posibles ataques. Además la unión de nuestros mastines y nuestros dos burritos, Junior y Valentina, es altamente eficaz puesto que los burros hacen su labor de alerta (escuchando ruidos con esas grandes orejotas) y los mastines después de estar prevenidos hacen su labor de protección de ganado. Es un método alternativo para evitar los ataques, pero a la vez tener una convivencia pacífica con los lobos. De esta forma no sólo se protege al ganado sino que también se le da una nueva utilidad a los burros que se encuentran al borde de la extinción en nuestro país. Aquí puedes ver más al detalle sobre como trabaja esta patrulla guardavacas.

Yo vengo de la Asturias ganadera y conozco el destino de los terneros de leche que nacen machos. ¿Qué hacéis vosotros con ellos?
Cuando nace un ternerito está con la madre los primeros seis días de vida, mamando directamente de esta. Luego, la madre vuelve a salir a los prados y entra dos veces al día a la sala de ordeño y el ternerito pasa a nuestro miniestablo, donde comparte espacio con el resto de peques de la granja. Los terneritos siguen tomando leche natural, pero ya combinada con cereales ecológicos y heno. Los terneros macho, permanecen con nosotros hasta los tres o cuatro meses. Luego los donamos a una granja llamada PRODEME, con la que colaboramos. Esta es una Asociación sin ánimo de lucro que ayuda dándole empleo a personas con discapacidad intelectual. De momento es la mejor opción que hemos encontrado, pero aceptamos todo tipo de sugerencias y propuestas al respecto.

Los animales pueden mejorar nuestra salud mental, pero no siempre, no esperemos que hagan milagros

Ayer iba en coche escuchando cómo hablaban en la radio dos mujeres que habían intentado suicidarse. El colofón, afortunadamente sin éxito, a sus problemas de salud mental. Las estaban entrevistando porque este jueves es el Día Mundial de la Salud Mental.

Al final de la charla una de ellas contaba como ahora estaba mucho mejor y nombraba como una de las causas de su recuperación a su perro. La otra intervino inmediatamente para recordar a su gato. Ambos animales se habían convertido en un sostén muy positivo, sin efectos negativos secundarios .


Efectivamente, los animales nos ayudan a estar mejor por dentro y por fuera. Hoy nos lo recuerda el portal Wamiz, que nos ha hecho el favor de recopilar (enlazando, como debe ser) varios estudios científicos que redundan en ello y lo ha adornado con una infografía. Al final de este texto os los dejo.

Es cierto. Claro que sí. Más allá de estudios científicos más o menos rigurosos somos legión los que nos sentimos más acompañados, más felices, más estables, más estructurados, compartiendo nuestra vida con un animal.

Pero ojo, que esta explosión de cifras positivas no nos lleve a confusión. Un animal no es una muleta emocional, un animal puede suponer muchos retos, costes en tiempo, paciencia y dinero, no siempre es la mejor opción añadir a tu vida la responsabilidad que supone si no estás bien.

Un animal no es un medicamento que funcione en todos los organismos más o menos de la misma manera. No es una cura, es en todo caso un apoyo, y no sirve para todo el mundo. Solo es eficaz en esas personas predispuestas a amar y dejarse amar por él. Hay mucha gente a la que los animales les resultan indiferentes o incluso una presencia indeseable. También para los que son algo agradable pero que no compensa el trabajo que dan. Evitemos entregar animales a personas que no los deseen de corazón y estén dispuestos a responsabilizarse de ellos.

Un animal no hace milagros. Un animal puede traer más estrés y sufrimiento en una situación ya complicada.

El corazón debe guiar nuestros pasos por la vida, pero siempre de la mano de la reflexión.

Un estudio realizado en Francia asegura que el 40% de los propietarios encuestados tienen un animal porque se sienten menos estresados.

Las mascotas nos ayudan también a aumentar la autoestima. Nos hace sentir acompañados y queridos. Su efecto en nuestra salud mental es obvio: nos dan afecto y nos brindan consuelo. Con todo el cariño y los beneficios que nos procuran, no es de extrañar que el 62% de los propietarios aseguran haber decidido tener un animal porque los hace más felices.
Tener una mascota también es beneficioso para la salud de toda la familia. Entre los adultos, los perros proporcionan una forma alternativa de apoyo social y aumento de la actividad física. Esto reduce el riesgo a padecer enfermedades cardiovasculares en un 11% y el riesgo de padecer muerte prematura en un 33%. La presencia de un animal de compañía en casa, y especialmente de un perro, nos hace más activos y, como resultado, nuestra salud mejora. Los propietarios hacen más ejercicio: pasean a su perro, juegan con él y algunos incluso participan en las cada vez más populares en España: las canicross.

De acuerdo con la información recopilada por Wamiz, entre las personas mayores, la actividad física entre los propietarios de mascotas mayores de 65 años aumenta un 12%.Los dueños de los perros caminan un promedio de 30 minutos más a la semana que los que no tienen perro. Esta actividad es suficiente para cumplir con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para obtener importantes beneficios.

En el caso de mujeres mayores se asocia el tener un perro con una mayor probabilidad de caminar al menos 2,5 horas a la semana. Los investigadores también encontraron que los dueños de perros tenían menos períodos continuos de permanecer sentados en comparación con los demás. Su forma física sería, por tanto, la equivalente a la de una persona 10 años más joven. Es decir, reduce las posibilidades de sufrir enfermedades cardíacas y menos problemas óseos y musculares.


La cachorra que acompaña este texto se llama Tundra y tiene cuatro meses. Necesita un hogar con urgencia. Fue rescatada con dos de una perrera municipal pero nadie se ha interesado por ella. Si sigue creciendo en un chenil acabará siendo invisible, sus opciones de ser adoptada se reducirán drásticamente.

Tundra se entrega en acogida ó adopción con seguimientos, contrato, pasaporte europeo, microchip, vacunas, analíticas, desparasitaciones, esterilización (con compromiso) y revisión veterinaria. Está en Córdoba pero puede viajar a cualquier punto de España. Todo esto será a coste cero para el adoptante.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

La Uned, junto a Fundación Mascoteros, facilitará dos cursos sobre bienestar animal en 2020


La semana pasada tuvimos una muy buena noticia. En España es preciso que haya mucha más formación sobre lo que es bienestar animal, sobre tenencia responsable, maltrato y legislación relacionada.

Hace falta en la sociedad, empezando por los propietarios de animales. Con frecuencia también entre los profesionales que tratan con ellos. Por supuesto, entre los garantes de que se cumpla la ley y se respeten sus derechos y dentro del mundo de la protección animal.

Por eso es una buena noticia que la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y la Fundación Mascoteros vayan a programar dos cursos sobre bienestar animal, inscritos en el programa de Formación Permanente de la universidad.

Uno, bautizado como Capacitación social en educación canina, tenencia responsable y gestión del bienestar animal, se centrará en el cuidado, educación canina y tenencia responsable. El otro Cualificación para profesionales de centros de atención animal, gestión, salud y bienestar, en atención animal, gestión y salud para los profesionales del sector.

“Somos la primera universidad pública que adquiere un compromiso real y diseña este programa doble de bienestar animal; uno destinado a los particulares que tienen inquietud por cuidar y conocer a los animales, y otro para aumentar la cualificación de las personas que trabajan en centros de atención animal, clínicas veterinarias, tiendas, refugios y centros municipales, donde hay mucha carencia de formación”, aseguran desde la universidad.

Como explican en el comunicado que lo ha hecho público, “supone la primera opción de formación superior para un sector de escasa regulación normativa y cuyo desarrollo depende en gran medida, según los responsables de la Fundación, del voluntarismo y la intuición de quienes se ocupan del cuidado de los animales”.

En ambos casos hablamos de 75 horas lectivas, están adscritos al programa de Desarrollo Profesional y Personal de la UNED y dotan a quienes los sigan del Certificado de Enseñanza Abierta. Los estudiantes obtendrán tres créditos ECT que pueden sumarse, tras la pertinente convalidación, a cualquier título oficial europeo. Los precios son de 180 y 201 euros, respectivamente. Se han planificado tres convocatorias, a partir de enero, que se realizarán a lo largo del 2020. La metodología es totalmente online, incluidas las pruebas finales que darán derecho al título final.

Macario y Alina, la pareja de rubios que acompaña este texto, están en la protectora madrileña PROA esperando un hogar.

Macario, el más peque, “es joven, alegre, se lleva bien con otros perros. Tiene un tamaño y peso ideales para una casa, viajar con él, compañero para todo”.

Alina es “muy sociable con todo el mundo, se lleva bien con perros. Es joven, activa y muy alegre”.

Todos los perros de Proa se entregan vacunados, desparasitados, esterilizados, con chip y con contrato de adopción. Solo en Madrid.

En las fichas de su página web se puede acceder al formulario de adopción.

El abandono de Julieta es un ejemplo de porqué necesitamos un Día Mundial de los Animales

Este viernes, cuatro de octubre, es el Día Mundial de los Animales. Lo es desde 1929 gracias a la Organización Mundial de Protección Animal, que lo instauró en congreso celebrado en Viena.

Es un día para reivindicar sus derechos, que los tienen por mucho que haya gente que crea que no, que son poco más que objetos que respiran. Un día para concienciar, para luchar contra el maltrato y la crueldad a la que se ven expuestos con demasiada frecuencia.

Es, por tanto, un buen día para que pongamos este tema encima de la mesa. En colegios, en la cafetería de la empresa, en la sobremesa familiar, en los medios de comunicación.

Los avances desde 1929 han sido notables. Circos, hogares, granjas o zoológicos han dado un paso de gigante en bienestar animal, en respeto a sus derechos y necesidades. También ha avanzado mucho nuestro conocimiento sobre ellos y la sensibilización de la sociedad.

Hay que mirarse respecto a años previos para no perder la esperanza, para valorar que las cosas van cambiando a mejor para los animales, lo que nos convierte a nosotros en mejores seres humanos, en una sociedad más civilizada.

Pero sobre todo hay que mirar al futuro, porque aún queda mucho por hacer. Sin desesperar, sin desfallecer.

En el plano de los animales domésticos, de los perros y gatos, de los que serán embajadores de los derechos del resto de animales, Julieta es un perfecto ejemplo de porqué necesitamos un día así, porqué necesitamos que todos los días sigamos trabajando por ellos.

Es una perrita ya mayor, extremadamente cariñosa, sociable y muy dulce. En la protectora El amigo Fiel de Córdoba cuentan que con tal de recibir una caricia “se pone a dos patitas y no para de moverla. Se puede pasar minutos sobre dos patas, cual suricata o perrito de las praderas”.

Julieta ha acabado, a su edad, en el chenil de una residencia esperando una segunda oportunidad que es muy difícil que llegue, porque aunque esté sana, es ya viejita.

Y ha tenido suerte de estar allí, porque inicialmente fue abandonada junto a otras tres perritas, también mayores, en una perrera municipal.

Imposible saber cómo acabaron abandonadas allí. Tal vez pertenecían a una persona también mayor que enfermó o falleció. No es raro que los familiares se deshagan de mala manera de los animales que hicieron compañía a nuestros abuelos.

Julieta se entrega en adopción con seguimientos, contrato, pasaporte europeo, microchip, vacunas, analíticas, desparasitaciones, esterilización y revisión veterinaria. Está en Córdoba pero puede viajar a cualquier punto de España. Todo esto será a coste cero para el adoptante, la protectora asume tantos los gastos veterinarios como el traslado del animal.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

Este sábado tendrá lugar en Madrid la segunda feria por la sensibilidad animal

Este sábado en Madrid, que hará un tiempo muy agradable, la asociación protectora ASA (Asociación por la Sensibilidad Animal) celebra su segunda feria solidaria.

Una jornada estupenda para acercarnos en familia, disfrutar y también echar una mano a los animales sin hogar. Mucho mejor que ir al zoo con los niños.

Tendrá lugar en el parque Liana de Móstoles desde de 10 de la mañana hasta las 21 de la noche. Además de ASA, la entidad organizadora, se han sumado otras cincuenta protectoras.

¿Qué veremos allí? Pues animales, por supuesto, que incluso desfilarán para que los conozcamos mejor y tal vez encuentren un hogar. También rifas, magia y distintas actividades infantiles.

Más en concreto, a las doce actuará el Mago Torpedete; a las 17 los peques podrán disfrutar de El Duende de los Títeres; a las 18 toca la Fanvención; y el broche final la actuación del grupo musical Corner 11 a las 19.30.

Os animo a ir para conocer y ayudar a animales como los que acompañan este texto, dos perros de las denominadas razas potencialmente peligrosas, para cuya adopción es preciso tener una licencia específica, y dos gatos adultos. Todos ellos rescatados de una perrera. Los animales que más difícil tienen encontrar su segunda oportunidad.

Contacto para adoptar: asa.sensibilidadanimal@gmail.com

Kurt es un macho de dos años, “entró de cachorro en la perrera, le llevaron a una residencia y cuando querían devolverlo ASA le adoptó. Es un perro diez, sociable con perros, niños y adultos.

Zoe es una hembra de dos años. “Es una perra maravillosa, sociable con perros, niños y adultos”.

Arya también tiene unos dos añitos. “La sacamos de la perrera y al principio era muy desconfiada y poco sociable. Poco a poco va cogiendo confianza”.

Diana tiene tres años, y “es muy mimosa y sociable con personas y gatos bebés, menos con perros y gatos pero con el tiempo se va acostumbrando”.

¿Sabías que los gatos tricolor y carey casi siempre son hembras?


Me ha pasado bastantes veces. Estoy con alguien que no se ha adentrado en profundidad en el universo de los gatos domésticos y se nos cruza o acerca una preciosa gata tricolor o carey y señalo a mi acompañante: “mira qué gata más bonita”. Entonces la otra persona me comenta: “¿cómo sabes que es una gata?”.

No, no es que tenga rayos x en los ojos. Es que el pelaje tricolor y carey es propio de las hembras. También lo es la menos frecuente combinación de azul y crema. Ya no me sorprende que les sorprenda. Solo unos pocos machos, realmente muy pocos, nacen con estos colores y son además estériles.

Una de las muchas curiosidades que rodean a esófago animales, habituales compañeros en nuestros hogares.

¿Por qué es sus? ¿Por qué hay colores exclusivos de la gatas? Pues porque el manto está sujeto a condicionantes genéticos alojados en los cromosomas X e Y. Lo explican muy bien en la web de Royal Canin:

En los mamíferos, los machos tienen un cromosoma sexual X y otro Y (XY); en cambio, las hembras tienen dos cromosomas X (XX).

Por otra parte, existen dos grupos de pigmentos presentes en el manto de los gatos, las eumelaninas, las responsables de los pigmentos de color negro, y las feomelaninas, que proporcionan los pigmentos de color rojo o anaranjado), cuya acción está determinada por un gen simple que se aloja en el cromosoma sexual X.

Según esta teoría, los machos solo pueden tener un gen que determine el tipo de pigmento que se fija en el pelo, por lo que solo pueden mostrar uno de estos colores, el negro o el rojo. En cambio, las hembras pueden tener los dos genes a la vez, uno en cada cromosoma X, razón que permite que muestren una combinación jaspeada del rojo con el negro.

¿Y esos pocos machos que sí podían tener esa combinación de colores? Pues en realidad sus cromosomas son XXY. Al tener dos X pueden aparecer esas combinaciones de pelajes.

Gatas tricolores como Penny, la gata cuyas fotos acompañan este texto y que fue encontrada abandonada en una calle de Murcia hace cuatro meses. Una gatita muy muy tranquila y mimosa que busca un buen hogar en cualquier rincón de España. El contacto para adoptarla es: adopcionesbastet@gmail.com

Gatas de color carey como Cloe (adopción desde este formulario), una cachorrita asturiana que pronto crecerá y sus papeletas para ese una familia se fije en ella se reducirán notablemente.

Además, el color carey hace que se adopten menos. Incomprensiblemente a mucha gente esa mezcla de tonalidades que recuerda a las conchas de las tortugas les resulta poco atractiva y dificultan que tengan un buen futuro.