Archivo de septiembre, 2019

La protección de los animales no es de derechas ni de izquierdas

Hoy voy a recordar una obviedad, dado que en mi anterior post recordaba que la ley nacional de protección animal que estaba en los programas electorales de PSOE, Ciudadanos y Podemos y que seguro que el partido de Errejón también la incluirá.

La protección animal no es de derechas ni de izquierdas. Es una cuestión de sensibilidad y justicia.

Llevo veinte años vinculada al mundo de la protección animal. He coincidido con muchos activistas y voluntarios en este campo y os aseguro que tenían ideas políticas de todos los colores. El que piense otra cosa, se equivoca.

Entre las personas implicadas en que nuestra sociedad mejore en este sentido, hay votantes de todos los partidos. Sí, seguro que también de Vox. 

El deseo de evitar el sufrimiento animal es transversal, compatible con otras concepciones de cómo debe ser una sociedad o qué camino debe seguir España en materia impositiva, educativa o de otros derechos sociales.

Y siempre he pensado que hay algo muy bonito en ello, en ese entenderse pese a todo, ese arremangarse juntos para montar el mercadillo con el que recaudar fondos para mejorar las vidas de los perros y gatos de la protectora que sea dejando de lado otras diferencias.

Encontrar puntos de unión, que todos tenemos, para avanzar haciendo gala de respeto mutuo. Muchos gobernantes podrían aprender de ellos.

Estos veinte años también me han servido para ver cómo el interés social por esta problemática ha ido aumentando considerablemente. Y eso ha tenido su reflejo en los partidos políticos.

Si hablamos de partidos es más frecuente encontrar esa sensibilidad en aquellos de izquierdas que de derechas, no nos vamos a engañar. Pero hay más de lo que parece.

Durante muchos años fue una cuestión inexistente en los programas tanto del PP como del PSOE, que pese a ser la izquierda del bipartidismo que ha imperado tantos años en España, ha tenido grandes caladeros de votos en zonas donde los aficionados a la caza y la tauromaquia abundan y no ha querido meterse en jardines que le pudieran perjudicar.

De hecho, el PSOE en un plano autonómico tradicionalmente no solo no ha contemplado con frecuencia la protección animal, sino que ha frenado sus avances.

En los últimos años, las cosas han cambiado mucho. Al menos a nivel nacional. Un cambio que viene dado por la percepción de que la sociedad lo pedía en mayor medida, algo que se puede traducir en votos, la llegada de los nuevos partidos y el ascenso de Pacma.

En los programas electorales de 2016, el PSOE apenas recogía un par de puntos, pero por primera vez proponía una ley marco de protección nacional, aunque sin entrar en detalles. Los que más propuestas hacían eran Podemos y Ciudadanos, y era el partido naranja el que, a mi parecer, mejor las ajustaba.

En los de 2019 el salto era importante, con PSOE, Ciudadanos y Podemos proponiendo una ley nacional de protección de los animales de compañía como ya he mencionado al comienzo de este texto. Aunque para mí, lo más llamativo es que el PP por vez primera vez hacía un guiño medio decente a la protección animal, aunque con un texto escueto y poco concreto y foto de lindo gatito incluida.

No creo que de cara al 10 de noviembre vayamos a ver demasiadas novedades.

¿Serán capaces de entenderse y formar un gobierno por el bien del país en esta ocasión? Tal vez haya que enviarles como ejemplo al Congreso a esos voluntarios que son capaces de anteponer un bien mayor a sus intereses personales.


Nano, Chía y Winnie son tres gatitos rescatados tras el paso de la DANA en Murcia de los que se ha hecho cargo Equipo Bastet.

Tienen apenas dos meses y medio y se encuentran en Murcia, pero pueden enviarse a otras provincias. Se entregan con chip, vacunas, cartilla, desparasitado y con compromiso de castración.

Contacto: adopcionesbastet@gmail.com

¿Necesitamos en España inspectores de bienestar animal como en Australia?

Esta semana ha sido noticia la nueva normativa de protección animal aprobada en Australia.

Hay muchas medidas, todas ellas resultan envidiables desde esta España de los abandonos, las compras impulsivas, los criadores de medio (y de ningún) pelo, las camadas indeseadas y el maltrato.

Entre ellas se encuentra que implantarán la figura de los “inspectores de bienestar animal”. Y es algo que no me parece ninguna tontería.

De hecho, por lo que he visto estos inspectores ya existían y lo que la modificación de la ley hará será actualizar y ampliar sus funciones.

En cualquier caso la ley aprobada en las antípodas es sin duda mejor y más completa que las que tenemos en España. Claro que en la pirámide de Maslow del bienestar social Australia está varios peldaños por encima. En un país sin apenas paro, por ejemplo, es normal que se arremanguen en estas cuestiones.

No obstante, aquí también tenemos bastantes normas. Leyes para castigar el abandono no nos faltan. Unas mejores que otras. ¡Será por leyes! Las tenemos autonómicas y locales de todos los pelajes.

Lo que no se hace es procurar su cumplimiento.
Por eso mi pregunta. ¿Necesitaríamos en España esos inspectores de bienestar animal? Personas que indagaran en los anuncios clasificados en internet que venden o regalan cachorros y que esconden con frecuencia irresponsabilidad, maltrato y fraude fiscal. Gente que recorriera criaderos, las instalaciones en las que albergan perros destinados a la caza, protectoras, zonas industriales y rurales.

Tendrían que hacerlo dotados de autoridad y contando con la colaboración de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y de los diferentes estamentos judiciales.

No parece mala idea. Se me ocurre que podrían ser veterinarios formados en la legislación vigente. Es la profesión de la rama sanitaria con más paro. Y es un colectivo al que se presupone el interés por el bienestar animal.

Tal vez ni eso sería necesario si contásemos con que todos los policías y guardias civiles estuvieran bien formados en materia de protección animal, en las leyes que deben aplicarse, y fueran proactivos en la persecución de los infractores.

Pero no nos engañemos, aunque cada vez hacen más y están más sensibilizados, estamos lejos de lograr esa preparación e interés y, sobre todo, están desbordados de responsabilidades. No pueden ser paragüas de todos los chaparrones con sus actuales medios y estructuras.

Por otro lado, aunque es cierto que existen numerosas normativas y solo con su cumplimiento ya habríamos avanzado pasos de gigante, seguimos necesitando esa ley nacional de protección animal que estaba en los programas electorales de PSOE, Ciudadanos y Podemos (convencida estoy que el partido de Errejón, cuando termine de pulir el programa, también incluirá esta promesa).

Una ley de protección nacional que nos dé seguridad jurídica cuando viajamos por todo el territorio, que complete los agujeros de aquellas comunidades autónomas que han sido menos diligentes en la aprobación de medidas acordes con los tiempos que corren.

No puede ser más cierto, por muy gastado que suene, que el grado de civilización de una sociedad se mide por el trato a sus animales.


El perro que acompaña este texto se llama Teo, tiene apenas cuatro años y está buscando un hogar.

Teo vivía en el jardín de una casa desde cachorrito, no se preocuparon mucho de él, le consideraban poco más que un objeto, por lo que recibió poco cariño. Finalmente se aburrieron de él y le trajeron a la protectora.

Es un perrete activo. Vive con dos hembritas jóvenes sin problema. Es muy sociable con humanos y está esperando un verdadero hogar donde entiendan que el lugar de un perro es siempre cerca de los humanos.

Todos los perros de Proa se entregan vacunados, desparasitados, esterilizados, con chip y con contrato de adopción. Solo en Madrid.

Cordelia y sus cuatro cachorros necesitan con urgencia una casa de acogida

A Cordelia la abandonaron en una perrera municipal de Córdoba a punto de parir. La dejaron allí siendo ya mayor junto a otras tres perritas, todas ellas mayores, alguna con problemas de salud.

Han tenido un primer golpe de buena suerte, porque las ha recogido la protectora El amigo fiel, pero Cordelia traía una compañía inesperada.

El otro día llevamos a Cordelia de nuevo al veterinario, porque nos estaba resultando extraño la barriga que tenía. Le hicimos una ecografía y ya nos llevamos el chasco que nos temíamos: embarazada.

Por supuesto, nuestra primera opción fue pensar en interrumpir el embarazo pero por desgracia nuestros veterinarios nos informaron, que por el avanzado estado de gestación, iba a resultar imposible, por el riesgo que suponía para el animal.

Nos dieron un plazo muy cercano para el parto, y así fue, justo esa misma noche, estaba dando a luz a sus cuatro bebés.

Y así estamos, con Cordelia que ha tenido a sus bebés en el chenil de la residencia porque no tenemos una acogida donde tenerla.

Tuvo a tres machos y una hembra, que serán preciosos mestizos de tamaño pequeño. Pero los cinco siguen en una residencia, y no es el mejor lugar para ellos, “las noches son frías y deberían de estar todos en un hogar”.

Necesitan con urgencia un hogar de acogida responsable y comprometido donde puedan estar juntos hasta que tenga edad suficiente para ser adoptados.

Una habitación, un pequeño rincón en el que estar tranquilos y seguros, el que que crecer. No precisan mucho espacio.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

¿Deberíamos los dueños de perros pagar impuestos por tenerlos? ¿Qué habría que exigir a cambio?

Zamora va a cobrar a los propietarios de perros. Serán 9 euros al año, poquito dinero, pero teniendo en cuenta que tienen unos 10.000 perros censados en el municipio se traduce en un piquito.

Dicen que dedican 200.000 euros al año en bienestar animal: censo, bolsas, zonas de esparcimientos, limpiezas y campañas de sensibilización. A sufragar eso irá destinado ese impuesto. La noticia tuvo mucho recorrido, aunque es de ley decir que no es ni mucho menos el primer municipio que propone o impone un impuesto así.

“En Barcelona se paga impuestos por tener perro de toda la vida… Es un impuesto anual… Pero como censarlo depende del dueño, la inmensa mayoría no lo paga… A mí me parece bien que se paguen esos impuestos, pero también estaría bien que se viera que sirven para algo”, me contaba Anna. “En Puertollano se cobraba hasta el año pasado 8 euros. Al principio no nos parecia mal si se acondicionaban zonas para ellos, ponian bolsas, fuentes o era destinado a la protectora. Dinero que cogían se lo gastaban en otra cosa. Para los animales no iba nada. Este año ya no lo pagamos por tantas quejas que hubo”, explicaba Rosana.

También que en otros países es la norma, Maike Bosselmann me explicaba que “en Alemania se pagan entre 40€ y 120€ anuales de impuestos por perro dependiendo de cada localidad. Un segundo o tercer perro sale más caro aun, he visto tarifas anuales de 160€ para un segundi perro y 180€ para un tercero”.

Luca es un cruce de pastor alemán de ocho años que busca hogar. ageraaproyectohogar@gmail.com


Tener que pagar un impuesto puede no ser mala idea, si a cambio permite exigir que efectivamente se dispensen bolsas (siempre mejor biodegradables, hay que ir poniéndose las pilas, yo la primera), que haya espacios perrunos en condiciones, y sobre todo que efectivamente haya campañas que promuevan la adopción, la necesidad de esterilización y de tener en buenas condiciones a nuestros animales y un control humanitario de las colonias felinas urbanas.

Yo no estaría en contra de pagar impuestos por tener animales. El problema es que me veo ya escéptica respecto a que revirtiera en lo que aseguran. La confianza en la buena gestión por parte de las distintas administraciones públicas.

Y me da la impresión de que es una percepción generalizada. Cuando salió la noticia, hace un par de semanas, pregunté por redes sociales por esta medida y muchos propietarios de animales se manifestaban de semejante manera.

“Para nada de acuerdo, no se verán más zonas para ellos, pipicanes, zonas de juego, más ayudas a protectoras… Sólo es para que alguien se llene los bolsillos”, decía Ana. Otra Ana añadía: “Para mí está claro. No puedo decidir si es bueno o malo sin tener claros los mecanismos de control del gasto de ese dinero, y a qué partidas se va a aplicar realmente. Sí me parece que la cantidad es asumible, no creo que nadie abandone a su animal por no pagar nueve euros al año…”.

La confianza en nuestros políticos y las personas que designan no pasa precisamente por su mejor momento.

También muchos decían algo que yo también creo, que sería un impuesto que iría a recaer en la minoría que hace las cosas bien, en esos que tienen a sus animales chipados, vacunados y cansados en el ayuntamiento. La mayoría de los perros y gatos que llegan a las protectoras procedentes del abandono no lo están. Esos dueños irresponsables, esos maltratadores, no van a pagar impuestos.

“Creo que se recaudaría mucho, muchísimo más dinero si se multase a toda esa gente que maltrata a los animales, que mata camadas porque se niega a esterilizar, que deja morir de hambre o sed a los animales a su cargo, que les condenan a cadena o encerrados en zulos de por vida… ahí se sacarían miles de millones de euros y acabaría el abandono y maltrato animal”, apuntaba Elsa.

Por supuesto, también los hay en contra. “Si es para limpiar las calles NO. El servicio de limpieza municipal es ilegal cobrarlo. Otro debate sería que estuviesen exentos los que han adoptado animales en protectoras municipales. Han realizado una labor que ahorra dinero a las arcas”.

Termino con la aportación de Perfe Arias, que va en una línea semejante y muy razonada:

La pregunta sería otra distinta. Yo no utilizó polideportivos ni zonas deportivas municipales ¿Por que tengo que pagarlas? Yo no utilizo ninguna zona de ocio joven ni de tercera edad ¿Por que tengo que pagarlas? Podría poner ejemplos y no acabar, y tener un animal como miembro de la familia no es un capricho, mal vamos entrando en el juego de justificar una a tasa, por pequeña que sea, a cambio de que las administraciones hagan las cosas a las que ya están obligadas.

En un país que esta a la cabeza en cifras de abandono me parece contraproducente.

Voy a ceñirme a la Comunidad de Madrid, en la que existe Sacrificio Cero y, por tanto la obligación de la administración de mantener a los animales que son recogidos en óptimas condiciones de bienestar a todos los niveles. Eso supone un coste obligado para las administraciones.

Un coste que todas y cada una de las personas que adoptamos hacemos nuestro y ahorramos a la administración.

En concreto, la tasa diaria por mantenimiento de animal con propietario (recogido porque se ha escapado u otras causas) gira en torno a los Seis Euros, tasa que no debe suponer beneficio alguno a la administración. Multipliquen por 365 y verán en cuanto se cifra el ahorro que suponemos cada adoptantes a la administración.

Creo que la aportación que realizamos los adoptantes ya supone unos cuantos miles de euros por persona/animal/año.

Creo que la pregunta no debe ser si lo vemos o no acertado este impuesto sino si vemos acertado que eso se extienda y se cobre impuestos también por el uso de zonas infantiles en los parques, por el uso de aparatos de gimnasia para mayores, etcétera.

Sinceramente, creo que no todo se solventa vía impositiva para los usuarios específicos sino que hay cuestiones de interés general que deben ser sostenidas por todos l@s ciudadan@s.

Creo que los propietarios de animales aportamos con creces muchísimo más de lo que recibimos a cambio, y no valen argumentos sobre la limpieza, mantenimientos de Sanecan, etc., porque el civismo es cosa de tod@s y va mucho más allá de las cacas y micciónes, hay papeles, plásticos, y residuos que hacen que dicho problema solo se solvente con medidas preventivas, educativas, y en último lugar, coercitivas.

Este sábado tiene lugar la feria de adopción AiBaAnimalia en el sur de Madrid

Hay muchos eventos, de distinto tipo, organizados por protectoras de animales en toda España. Los hacen para recaudar fondos, para sumar conciencia, para dar visibilidad a los invisibles. Para mi gusto, uno de los más bonitos es el que impulsa cada año por estas fechas en Madrid AiBa.

Se llama AiBaAnimalia y tiene lugar en el parque Tierno Galván de Valdemoro, al sur de Madrid. Se trata de un plan estupendo para ir en familia, con columpios y agradables zonas para pasear, en el que poder conocer animales an adopción, la labor de distintas asociaciones proteccionistas y disfrutar de distintas actividades de todo tipo.

Esta feria de adopciones, amadrinada por la actriz Nathalie Seseña desde hace muchos años, tendrá lugar precisamente este sábado.

Os dejo el texto que me envían desde la entidad animándoos a acercaros y apoyar esta iniciativa.

AibaAnimalia es nuestra fiesta, un punto de encuentro para protectoras, reencuentros con peludos que fueron adoptados hace tiempo y te llenan de lametones, un espacio de emociones, de amor por los animales, de ese voluntariado que supone dejarse el pellejo, de amistad, de COMPROMISO con mayúsculas, de reivindicación (seguimos esperando la renovación del Convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Valdemoro para la gestión Ética del Centro de Protección Animal y la dotación presupuestaria para las colonias felinas controlodas mediante método CER).

Porque esa es la esencia de la Asociación de Iniciativas para el Bienestar de los Animales. Iniciativas que no sólo tratan de dar en adopción animales sino mucho más: Control de Colonias Felinas mediante método CER, concienciación de la ciudadanía sobre tenencia responsable, promover y apoyar la lucha en cualquier ámbito a favor de los Derechos Animales.

Es un día de fiesta para adoptantes, socios, acogidas, padrinos y madrinas.

Las miles de personas que acuden al evento, la difusión que conseguimos tener en los medios de comunicación, la positiva repercusión que la realización de la feria siempre ha tenido posteriormente promoviendo acogidas y adopciones, así como el hecho de ser la primera feria de gran magnitud que se ha realizado al margen de grandes marcas comerciales, financiándose exclusivamente con donativos y medios especiales de financiación, consiguiendo en todas las ediciones la autofinanciación haciendo frente a todos los gastos de publicidad, seguro de responsabilidad civil y otros materiales necesarios), y haciendo uso de los medios existentes en las distintas concejalías, consiguiendo que la feria sea una actividad transversal que asegura la participación y el protagonismo, tanto de vecinos y entidades, como de las distintas concejalías que se quieran implicar en éste gran evento ético.

Todo lo expuesto se suma a las solicitudes de participación de las entidades protectoras que ya nos vienen realizando desde meses antes de la convocatoria oficial, igualmente ocurre con distintos profesionales de reconocido prestigio que encuentran en aiBaAnimalia un lugar excelente donde dar a conocer sus trabajo.

Nuestro reconocimiento lleno de cariño para NATHALIE Seseña por estar siempre a nuestro lado y apoyarnos. Gracias a todas las protectoras que SIEMPRE aunque exhaustas siguen dando voz a los animales que no tienen a nadie, gracias por vuestro esfuerzo y lucha. Gracias a los colaboradores, adiestradores, peluqueros caninos, etólogos, etc, que hacen que nuestra Feria sea tan atractiva.

Por supuesto una mención especial para el Servicio Cinológico de la Guardia Civil, que año tras año, nos acompaña con sus grandes profesionales, humanos y caninos. Demostrando que el perro es el mejor amigo del hombre, siempre a nuestro lado, trabajando con nosotros.

Y para acabar nombrar al equipo veterinario, Yolanda Cobo y su gran equipo de Clínica Veterinaria Huellas (veterinaria titular del CPA de Valdemoro) por estar a nuestro lado, atendiendo durante toda la jornada a los animales que lo necesiten y realizando el control veterinario; demostrando una vez más su altruismo y amor hacia los animales.

Las protectoras de animales de las zonas devastadas por la DANA necesitan ayuda

Han sido varios días en los que el agua se ha rebelado, causando graves daños materiales y pérdidas humanas. También muchas vidas de animales. No hay números, pero sí muertes. Demasiados animales domésticos han padecido los efectos de la gota fría. Perros encadenados que se han ahogado, corrales anegados con todos sus ocupantes, colonias de gatos arrasadas…

También hay protectoras anegadas, necesitadas de casas de acogida, de recuperar las instalaciones dañadas, de hacer hueco a los animales encontrados sin hogar tras el desastre. Gracias a los que así lo han hecho.

Necesitan nuestra ayuda para recomponerse.

Y una última petición: si en una situación de catástrofe como la que nos ha traído la DANA veis un animal necesitado, acogedlo. Salvad su vida, porque toda vida tiene valor.

Un vecino de la población alicantina de La Daya Vieja junto a su perro tras las inundaciones. (EFE/ Manuel Lorenzo)

#MásEducaciónMenosDiscriminación, una campaña en favor de los denominados perros de razas potencialmente peligrosas

Con el inicio del curso quiero sumarme a una iniciativa que arrancó durante el verano. Emplea el lema hecho hashtag #MásEducaciónMenosDiscriminación y pretende “concienciar y hacer reflexionar sobre cómo se juzga a ciertos perros por su aspecto, sin más”.

Se refieren, por supuesto, a aquellos de razas denominadas potencialmente peligrosas. Perros que por su físico poderoso, aunque tengan un carácter y educación inmejorables, tienen mucho más difícil su día a día. La gente se cambia de acera, incluso aquellos que tienen también perro, ven su acceso vetado a lugares en los que otros perros son bienvenidos y, si son abandonados, tienen mucho más difícil encontrar un hogar.

Deberíamos ser capaces de mirar a estos animales y ver más allá de su raza. Tendríamos que tratarles según su personalidad y comportamiento, sin dejar que el temor nos domine. Son simplemente perros, ni más ni menos. El tamaño y potencia de su mandíbula no debería ser su condena en vida.

Apoyo esta campaña porque cualquier iniciativa que contribuya a eliminar prejuicios. Unos prejuicios que son parte del problema que experimentan estos animales, que llegan a perreras y protectoras de toda España en gran número y con muy pocas opciones de tener un final feliz.

(Fotos: Eduardo G. Cuasimodo)

Y me sumo acompañada de Sambo, un pitbull de diez años con un carácter excelente, doy fe de que es juguetón y cariñoso, y que espera un hogar en la protectora ACNR. pppacunr@gmail.com

La campaña ha sido impulsada por Micaela de la Maza (SrPerro) y Loli Alcarria del estudio de fotografía Baby-Face y propietaria de la American Staffordshire instagramera Thai, que lleva tiempo rompiendo prejuicios con el proyecto Estoy con Thai.

Como explica Micaela:

Apostamos por la (buena) educación de humanos y perros como medida clave para que los canes, todos los canes, puedan acceder a cada vez más lugares públicos con normalidad.

Los que convivimos con un perro debemos ser siempre cívicos y también respetuosos con aquellos que puedan no querer compartir su espacio con nuestros animales.

Sea de la raza que sea nuestro can, resulta muy útil contar con el apoyo de un educador canino profesional -que utilice métodos respetuosos- para ayudarnos a conseguir que nuestro perro sepa relacionarse tranquilamente y en infinidad de situaciones con todo tipo de personas y con sus congéneres.

Parte de la campaña consiste en compartir una serie de recomendaciones “para que todos ayudemos a que haya más locales/opciones dog friendly en general”. Son seis puntos llenos de sentido común, como cuidad a los establecimientos dogfriendly, respetar a aquellos a los que no les gustan los perros o tener a nuestros animales limpios, bien socializados y educados. Tras el enlace hay más información.

Ya hay negocios que se han sumado como Lush España, Tiendanimal o Campus perruno, en los que todos los perros, de cualquier raza, son bienvenidos.

¿Cómo afrontan nuestros perros y gatos la vuelta a la rutina?

Vuelta al cole, vuelta al trabajo, fin del periodo vacacional de desconexión. Todo eso ya está aquí y cada persona lo afronta de distinta manera. Somos tan diferentes y también lo son nuestras circunstancias que no hay una respuesta única si planteásemos esa cuestión centrada en los seres humanos.

Con nuestros animales de compañía es una realidad muy semejante. No solo ellos son individuos distintos, sino que también sus circunstancias varían mucho. No es lo mismo el perro que ha estado esperando en una residencia canina que aquel que lo ha hecho bajo los cuidados de un familiar o un canguro o el que nos ha acompañado durante nuestras vacaciones.

Para una mayoría, no obstante, el retorno a la rutina, a su entorno conocido, a las idas y venidas de siempre, es algo que agradecen porque les aporta seguridad. Eso no quita que no haya animales que puedan resentirse a su manera de su particular ‘vuelta al cole’.

En el caso de los perros puede pasar que, si han estado con nosotros durante el verano, casi continuamente acompañados, dando largos paseos y excursiones, y se encuentran de forma brusca mucho más tiempo solos y teniendo pocos paseos rápidos, puedan tener algo semejante a una depresión o estrés postvacacional. Hay que procurar hacerles la transición lo más gradual posible, al tiempo que cuidamos que no se genere una indeseable ansiedad por separación en aquellos animales más dependientes e inseguros. Evitar saludarles al llegar a casa y despedirse con excesivas muestras de afecto es una de las recomendaciones para mantenerla a raya.

Rush es un gos d’atura de cinco años que busca hogar. Es muy cariñoso y se lleva bien con otros perros pero también muy activo. Le gusta trabajar, aprende con facilidad. Adecuado para personas que estén acostumbradas al manejo de perros con carácter. adopciones@amigosdelperro.org.

Los gatos suelen quedarse solos en casa mientras nosotros exploramos otras tierras. Solos y con las visitas y cuidados esporádicos de amigos, familiares o cuidadores remunerados. También ellos pueden experimentar desajustes al volver a verse envueltos en nuestras rutinas tras mucho tiempo en soledad. Se manifiestan de muchas maneras. Puede cambiar la manera en la que se relacionan con nosotros, dejar de usar su caja de arena e incluso perder el apetito. Que vuelvan a la normalidad requiere paciencia y respeto. También que nos replanteemos cómo hemos gestionado nuestra ausencia para ver de qué manera podemos mejorar su experiencia la próxima vez, tal vez procurándoles más compañía, más estímulos, llevándoles a un hogar de algún amigo o familiar que les cuide…

Ver esta publicación en Instagram

Lane y Beatle buscan familia. Lane, es tímida pero muy cariñosa, y Beatle, es pizpireto y travieso pero muy tierno. Tienen 3 meses y unas ganas locas de encontrar su propia familia,¿ cómo no resistirse a esa ternura del video?. ¡Son fabulosamente tiernos!. ¡Ven a conocerlos y saldrás enamorado!. Escribe a adopciones@madridfelina.com #Madridfelinerosnecesitadosdeayuda #MadridfelinerosPochos #MadridfelinerosNecesitadosDeAcogida #MadridfelinerosSolidarios #NuestrosMadridfelinerosIngresados #Madridfelineros #Madridfelineras #Ayúdanos #adoptame #adopta #adoptadosgatos #adoptaungato #ponungatonegroentuvidalapintarádecolores #ponungatoentuvida #catsofinstagrams #cats #gatosnecesitadosdehogar #adopciónresponsable #adoptaungatosincasa #daunhogaraungato #salvavidas #haztecasacogida

Una publicación compartida de Madrid Felina (@madridfelina) el

Tener al menos dos gatos bien avenidos, que se acompañen mutuamente, suele regatear estos problemas. Por eso suelo recomendar que se adopten de dos en dos, idealmente hermanos de camada o adultos que ya sepamos que se llevan bien.

Mucho ánimo a todos con el retorno a la normalidad.