Archivo de julio, 2019

La pasta de malta, una aliada para nuestros gatos

No a todos les gusta, aunque por mí experiencia sí (en mayor o menor medida) a una mayoría. Pocos son los gatos que se niegan a tomarla, e incluso esos acceden si se les mezcla con una deliciosa latita de comida húmeda o se les unta en la pata (no soportan estar sucios y la lamerán para quitarla).

¿Por qué es tan necesario dar pasta de malta a nuestros gatos?
Pues porque es una buena manera de asegurarse que no tendrán bolas de pelo.

Los gatos se lamen para acicalarse (ya os comenté que no soportan no tener su pelaje impecable) y con su lengua rugosa ingieren pelo. Si expulsan esas bolas de pelo, pues perfecto, no pasa nada.

via GIPHY

Si no logran hacerlo, puede ser un gran problema. Pueden experimentar vómitos, estreñimiento, pérdida de apetito, de peso… En función de dónde haya quedado atascada los síntomas y el pronóstico pueden variar. Con frecuencia es preciso una intervención de urgencia para solventarlo.

Hay pienso y chuches especial para mantenerlas a control, pero nada como proporcionarles malta de manera regular. ¿Cada cuánto es de manera regular? En gatos de pelo corto un par de bolitas de pasta, del tamaño de una avellana, a la semana es lo recomendable. En las razas de pelo largo, es más fácil que se produzcan estos peligrosos atascos y conviene duplicar la dosis. También conviene incrementarla en época de muda y con gatos que sabemos propensos a tenerlas.

¿Y qué tiene eso que le damos a nuestros gatos?
Las composiciones varían dependiendo del fabricante, pero en esencia es extracto de malta con aceites vegetales, fibra, levadura y derivados lácteos.

Por cierto, una vez abierta, es buena idea guardar la malta en la nevera.

Dulce es una gata preciosa, lista y súper sociable que un día apareció en el jardín de una casa. Estaba preñada y faltaba muy poco para que tuviera sus cachorros.

¡Tuvo mucha suerte!. La familia que vivía en esa casa quiso ayudarla, aunque eran conscientes que no podían quedársela. La llevaron al vete para comprobar que estuviera bien.

Pronto conseguimos una casa de acogida. Dulce se adaptó muy bien… Y llegaron los gatetes. Ahora están, madre y gatitos,muy bien. Nos falta el final o finales felices para esta historia… Porque tanto Dulce como sus gatitos están en adopción. Buscamos para ellos familias responsables, que quieran darle un hogar para siempre. ¿Quieres llenar tu vida de purrrro amor gatuno?

Contacto: AGERAA, Asociación para la Gestión Ética y Responsable de Animales Abandonados. ageraaproyectohogar@gmail.com 670959688

Hasta los cuatro meses, un cachorro debe estar con su madre y sus hermanos

No hay experto que no lo asevere. Lo ideal para un cachorro es estar con su madre y sus hermanos de camada hasta esa edad. Los perros que tienen al menos esas semanas de aprendizaje junto a su progenitora y sus iguales tienen más papeletas para ser animales equilibrados y bien socializados.

Ese es el ideal. Un ideal contemplado en las leyes de protección animal. Siempre que esté en nuestra mano, hay que intentar respetar esas dieciséis semanas. Por monísima que sea una bolita de pelo de dos meses, por mucho que nos digan que no pasa nada si nos llevamos a ese cachorro tan pronto, hay que procurar esperar.

La paciencia es una virtud poco ponderada, que viene muy bien muchas veces a lo largo de la vida.

Pero como pasa con todos los ideales, por desgracia, no siempre los podemos cumplir. Hay cachorros que son abandonados antes, por lo que esa separación es forzosa. Algunos tan pronto que tienen que ser criados a biberón. Animales con los que hay que extremar el cariño y la socialización.

Así ha sido por ejemplo en el caso de Lima, una cachorra que acabó con apenas dos meses y medio en el CECA (centro de control animal), la perrera municipal de Córdoba, en plena ola de calor.

Ella como tantos que hay, sobreviven en cheniles a la espera de la compasión de la gente. En este caso, la pequeña se encontraba con otros que no eran de la misma camada, entre diarreas.

La sacamos de allí el otro día, ojalá pudiéramos haber sacado otros tantos, pero nuestros medios son limitados y nos es imposible. Lima al tratarse de una raza castigada, sabíamos que sus oportunidades de salir eran muy escasas. Es un cruce de podenquita y su futuro en la perrera no era muy esperanzador.

Lima ha ido directamente de un chenil a otro, está ahora mismo en residencia. No tenemos una casa que ofrecerle, por muy diminuta que sea esta cachorra.

Por eso pedimos para ella desesperadamente un hogar, ya sea acogida o adopción. No es justo que crezca en una jaula.

Lima se entrega en acogida y/ó adopción con seguimientos, contrato, pasaporte europeo, microchip, vacunas, analíticas, desparasitaciones, esterilización (con compromiso) y revisión veterinaria. Está en Córdoba pero puede viajar a cualquier punto de España. Todo esto será a coste cero para el adoptante, nuestra Asociación asume tantos los gastos veterinarios como el traslado del animal.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

En la protectora Apamag necesitan casas de acogida con urgencia para perros y gatos

Apamag es una asociación protectora que opera en la zona de Madrid y Guadalajara. Me piden ayuda porque en estos momentos necesitan con urgencias casas de acogida, como ellos plantean “sin casas de acogidas no podemos seguir ayudando a todos los peludos que lo necesitan. En vacaciones las necesitamos más que nunca”.

Una casa de acogida tiene todos los gastos cubiertos
, únicamente tiene que dar cariño y atender a los animales necesitados, perros y gatos.

A comienzos de mes precisamente os contaba lo importantes que son las casas de acogida para las protectoras y os animaba a vivir esta experiencia.

El contacto para ser casa de acogida es acogidas@apamag.org

Y la necesidad de contar con casas de acogida no quita que también sea preciso encontrar adoptantes, personas que asuman de por vida la responsabilidad de sumar unos de estos animales a su familias.

El contacto en este caso es adopciones@apamag.org o 644490072 (preferiblemente Whatssap)

Termino dejándoos aquí algunos de los animales de Apamag que necesitan hogares temporales o definitivos y solicitando, igual que ellos lo hicieron conmigo, vuestra ayuda para difundir esta petición de auxilio:

BOWIE: lleva mucho tiempo en residencia, no dejemos que pase otro verano más allí. Es un mimosón de mucho cuidado y ha mejorado mucho en las presentaciones con otros machos.

NILO: se encuenta en residencia solidaria en el proyecto @sweetandrescue. Fanny trabaja para que Nilo progrese cada día. Y así lo ha hecho, ha demostrado ser un perro muy noble y gracioso.


GABRIELA y SUS CACHORROS:
lo ideal es que vayan los cuatro juntos pero también pueden ir de dos en dos. No podrás evitar enamorarte de todos ellos.


DENVER y RIO:
se prefiere que vayan a una acogida los dos juntitos, se complementan muy bien y les encanta pasar tiempo juntos. Son un amor y muy cariñosos, y también un poco locuelos, como cachorros que son.

DIANA y WATSON: también se prefiere que vayan los dos juntos en acogida. Al principio son un poco tímidos pero una vez que entran en confianza los ronroneos se seguirán uno detrás de otro.


BEAUTY: necesitamos desde ya una acogida. Después de ser adoptada ha vuelto a nosotros. Es cariñosa, juguetona y activa.


NANAO y HARU
: Son buenos, cariñosos y juguetones. Su acogida se acaba ya y no tenemos donde llevarles.

GUERNIKA: es un jovenzuelo activo, juguetón y super sociable. Con él no te aburrirás.

POLI: necesita acogida desde el 10 al 19 de Agosto sin otros gatos. Muy sociable y cariñoso.

NIVA: acogida a partir del dos de Agosto. Es una gatita que necesita que le ayudes a confiar en las personas, es sorda y ve poco, tienes que tener paciencia para que poco a poco se de cuenta que no vamos a hacerla daño.

La novela solidaria con los animales ‘Mastín y la chica del galgo’ ya está a la venta online

Buenas noticias para aquellos que quisisteis un ejemplar de Mastín y la chica del galgo y no pudisteis conseguirlo siendo mecenas de este proyecto solidario en Verkami.

Esta novela, solidaria al 100% con los animales abandonados, ya está a la venta en la web de la Fundación Amigos del Perro, la entidad de protección animal asturiana beneficiaria.

Hay mil ejemplares disponibles, una vez se acaben, ya no habrá ninguna oportunidad de contar con este libro en su edición impresa.

Argumento: Martín tiene diecisiete años y un pitbull, un perro viejo y bueno pero que hace que muchos se cambien de acera cuando los ven paseando juntos. Anda un poco perdido sobre qué hacer con su vida. Y conocer a una nueva vecina, una chica de veintiséis años con un galgo, le conducirá a ser voluntario en una protectora y le ayudará a encontrar su norte. Los perros protagonistas son un pitbull y un galgo. No es casualidad. Embajadores de los conocidos como perros potencialmente peligrosos cuya adopción es más difícil y sobre los que pesan muchos prejuicios injustos y de los perros de caza que llenan perreras y protectoras con un futuro incierto.


Mastín y la chica del galgo es una novela juvenil (para chavales a partir de unos catorce años) de 400 páginas, interesante también para adultos.

Es un libro que puede contribuir cambiar un poquito el mundo a mejor de diferentes maneras, despertando una mayor sensibilidad y respeto por los animales, que se traduce también en bondad y empatía hacia otros seres humanos. De hecho, en el libro también se recogen más valores relacionados con la tolerancia y la convivencia vinculadas a situaciones de acoso escolar o igualdad LGTBi.

Absolutamente todos los beneficios que genere serán donados a Fundación Amigos del Perro.

Termino compartiendo el vídeo de la presentación que tuvo lugar en el Centro Asturiano de Madrid, al que agradezco mucho que nos acogiera.

Allí charlé largo rato en compañía de Alfonso Estébanez, nuestro anfitrión; María José Rodríguez, científica, defensora de los animales, impulsora del evento solidario Jugando por ellos y autora de cuentos con vertiente animalista como Galgui o Elefante y Miguel; y Núria Máximo, responsable de la Cátedra Animales y Sociedad de la Universidad Rey Juan Carlos.

Es largo, pero creo sinceramente que también es interesante el universo de la protección animal.

¿Sabes lo que es el peligroso síndrome de “voy a ir al gimnasio” aplicado a los animales?

Nos prometemos que vamos a ir al gimnasio cada dos días, que correremos al menos tres por semana o que el lunes comenzará la dieta. Y nos lo creemos. Estamos convencidos de que así será. Incluso comenzamos con un entusiasmo exagerado que nos deja baldados los primeros días o con la nevera tan llena de productos bajos en calorías que seremos incapaces de comerlos todos antes de que caduquen.

Poco tiempo después empezamos a flaquear, el propósito que nos planteamos ya no parece hacernos tanta ilusión. Vamos espaciando las visitas al gimnasio, las salidas en zapatillas y nos decimos que no pasa nada por cenar pizza con todos esa noche.

Pasa mucho, es muy humano.
Y es aplicable a muchas otras realidades, más allá de las típicas de hacer ejercicio, iniciar un régimen o dejar de fumar.

El problema es cuando esa falta de voluntad, ese exceso de entusiasmo inicial, ese engañarnos a nosotros mismos, redunda en el sufrimiento de otros.

En el caso que nos ocupa, esos otros pueden ser los animales que decidimos integrar en nuestra familia.

Nos entusiasma la idea de la adopción o la compra, nos volvemos locos los primeros días que tenemos al perro (o al gato, el conejo o el loro) en casa. Gastamos más de lo necesario en chuches y juguetes para él, nos quedamos embobados mirándoles, bajamos con ganas al paseo aunque haya que madrugar o abandonar la fiesta los primeros.

Pero pasado un tiempo, que puede ser más corto o más largo, llega el desinterés, el desamor, la pérdida de ilusión.

Ya no nos compensa dejar la juerga los primeros porque el perro nos esté esperando en casa. Cuando llegamos, de madrugada, ha hecho sus cosas, hay que bajarlo. ¡Qué pereza! Y además las vacaciones se complican con él. Hay que pagar para que esté atendido o hacer otros planes.

El problema es que con el gimnasio basta con dejar de pagar la cuota y si fuera un novio se iría por su pie, pero aquí hay un ser vivo que depende completamente de nosotros. ¿Qué hacemos con él? Un marrón.

Según el último estudio de Fundación Affinity sobre el abandono, el mejor que tenemos en este país para hacernos una imagen de esta problemática, el 10% de los abandonos se deben a una pérdida de interés por el animal.

Es inasumible. Por eso hay que seguir insistiendo en la necesidad de pensarlo a fondo antes de abrir las puertas de nuestro hogar a un animal. Si tenemos dudas, si no lo tenemos claro, por mucha ilusión que haga hay que frenar esos deseos.

Tenemos que ser responsables.

Para contar la historia de Ness, hay que remontarnos un poco antes de su nacimiento. Apareció un día una perra, estaba delgada y no tenía chip. La familia que la acogió intentó buscar al propietario, pero nunca nadie la reclamó.

Después de unas semanas de su acogida, se dieron cuenta que estaba preñada. Tuvo nueve cachorros. Les buscaron familias entre familiares, amigos, conocidos y amigos de amigos…
Todo parecía que había acabado bien. Finales felices para todos, incluida la madre. Pero no fue así Devolvieron a Ness.

A veces los humanos somos muy ligeros para tomar algunas decisiones.
No nos cansaremos de decir que la decisión de adoptar un animal debe ser algo pensado, meditado, y no un “quiero y luego ya no quiero”

Ahora Ness necesita una nueva familia. Buscamos una adopción responsable para este cachorrete guapetón.

Contacto: AGERAA, Asociación para la Gestión Ética y Responsable de Animales Abandonados. ageraaproyectohogar@gmail.com 670959688

¿Quieres adoptar un gato? ¿Y por qué no dos?

El nidito de amor de los dos hermanos. Más allá de que es otra muestra más de lo irresistibles que son las cajas para los gatos, sirve para mostrar lo que llevo recomendando desde hace años en el blog. Mejor adoptar una pareja de gatos bien avenida que uno solo.

Siempre que viene alguien diciéndome que quiere adoptar un gato le comento, ¿y por qué no dos?. Dos hermanos de camada o simplemente colegas, cachorros o adultos. Gatos con buena relación, que si estás ausente se harán compañía y podrás disfrutar observando…

Mis anteriores compañeros felinos, Flash y Maya que en la imagen ya están viejecitos y a los que no olvidaré jamás, no eran hermanos. Llegaron a casa con varios meses de diferencia. Eso no impidió que tuvieran una estupenda relación.

Pero es cierto que, como con nosotros, no todos los gatos se entienden igual de bien, los hay que incluso son incompatibles. Buscar desde el principio en una buena protectora una pareja (insisto, pueden ser adultos) que se lleve bien o que sean hermanos es garantía de éxito.

Es fascinante, hipnótico, observar a dos gatos bien avenidos, dos gatos que se buscan, juegan y dan cariño.

Los gatos pueden estar bien solos, mejor que los perros, pero no son animales solitarios. Gustan del contacto con seres humanos y otros animales (no solo otros gatos), establecen relaciones complejas y enriquecedoras para ellos.

Hay muchas falsas creencias en torno a esos animales, que ni son egoístas, ni traicioneros, ni interesados. Deberíamos mirarnos a nosotros mismos como especie antes de pronunciar esas palabras referidas a un gato.

Y que quede claro que esto en lo que os insisto de tener gatos a pares no tiene nada que ver con querer “colocar” dos gatos. Jamás pretenderé algo así, sino lograr adopciones responsables, conscientes, felices y duraderas.

¿Te animas a ser casa de acogida de un animal necesitado este verano?

Así eran Hinata y Yotsuba no hace tanto.

Y así están ahora:

Los gatitos crecen muy deprisa. Muy pronto parecen adultos y eso tiene el inconveniente de que dificulta su adopción.

Esa pequeña pareja de hermanos puede ahora disfrutar de la vida (y del cubo de la fregona) en mi casa gracias a que hubo una familia que se prestó a ser casa de acogida para ellos, a cuidarles y darles el biberón hasta que tuvieron la edad suficiente para ser adoptados.

‪Los cachorros, los animales convalecientes, los ancianos, aquellos para los que no hay hueco… necesitan hogares así, que generosamente cuiden de manera temporal a estos perros y gatos hasta que puedan ir a las protectoras o encontrar un hogar definitivo. ‬

En estas fechas, en verano, es con frecuencia aún más difícil gestionar esta red de acogidas. Hay mucha gente que se ausenta, que no puede comprometerse a prestar estos cuidados, por lo que hacen falta especialmente.

Si podéis hacer un hueco durante un tiempo a uno de estos animales necesitados, no lo dudéis. Es una experiencia muy gratificante.

Hay animales que requieren mucha supervisión, pero también otros que con unos mínimos cuidados y un rincón tranquilo tienen bastante. En todos los casos las asociaciones corren con los gastos (a menos que optemos por ayudarles también ahorrándoselos).

Contactad con una protectora cercana y ofreced vuestra ayuda, os aseguro que la necesitan.

A veces he escuchado a mucha gente decir que no se anima a hacerlo por la pena de dejarlos luego marchar, por la posibilidad también de acabar encariñándose de ese animal definitivamente.

Es cierto que puede apenarnos, pero es un pena dulce. Una suerte de morriña gallega que hace sonreír suave y engrandece el corazón.

Y también es verdad que es posible que uno de esos animales nos enamore y acabe formando parte de nuestra familia para siempre. Eso me pasó a mí con actual, mi actual perra. Pero si finalmente adoptamos a uno de esos animales, por qué se abre paso en nuestro corazón, poco hay que lamentar. Simplemente disfrutemos de encontrar un compañero con el que compartir nuestros pasos.

Termino dejándoos las explicaciones de Madrid Felina, una de esas asociaciones que os contaba que son altamente dependientes de las casas de acogida. Además, al centrarse en gatos que suelen nacer en primavera, precisan especialmente de nodrizas en estos tiempos.

Ver esta publicación en Instagram

#NoAlAbandono bajo ninguna excusa, pretexto o circunstancia. Esto es lo único que hemos podido ofrecer a Nilar, una jaula. Ningún animal debería verse en un hogar y luego en una jaula. Nilar, necesita acogida o adopción, si puedes escribe a adopciones@madridfelina.com #Madridfelinerosnecesitadosdeayuda #MadridfelinerosPochos #MadridfelinerosNecesitadosDeAcogida #MadridfelinerosSolidarios #NuestrosMadridfelinerosIngresados #Madridfelineros #Madridfelineras #Ayúdanos #adoptame #adopta #adoptadosgatos #adoptaungato #ponungatonegroentuvidalapintarádecolores #ponungatoentuvida #catsofinstagrams #cats #gatosnecesitadosdehogar #adopciónresponsable #adoptaungatosincasa #daunhogaraungato #salvavidas #haztecasacogida

Una publicación compartida de Madrid Felina (@madridfelina) el 5 Jul, 2019 a las 6:24 PDT

Hay casos en los que los que por diversos motivos, no podemos adoptar un gato y darle todos los cuidados que merece. Pero si queremos ayudar, podemos ofrecer una alternativa a los gatos abandonados.

En estos casos tú puedes acoger temporalmente en tu casa un gato, hasta que encontremos un hogar definitivo y estable para él.

Al igual que si adoptaras un animal, el acogerlo temporalmente debe ser una decisión meditada y consensuada con el resto de la familia, ya que es una gran responsabilidad. igualmente se debes valorar el tiempo, espacio y dedicación que puedes proporcionarle.

El acogimiento es por un tiempo indeterminado, por lo que se llevará cierto control y seguimiento de tu nuevo amiguito. La duración depende de la dificultad que tengamos para encontrarle un hogar definitivo, pero en caso de que no se pudiera seguir atendiendo al gato, podrá ser devuelto a la Asociación Madrid Felina.

Las casas de acogida son la parte más necesaria para nuestra asociación.

No disponemos de un refugio donde tener los gatos por lo que sin casas de acogida es imposible seguir con nuestra labor.

Contacto: adopciones@madridfelina.org 673 645 789 (solo mensajes de WhatsApp)

Ver esta publicación en Instagram

Tren y Via, y los dos cachorros mas adorables y tiernos del universo. Cariñosos, pizpiretos, juguetones. Ella es mas lista y traviesa, el más tomtorrín y tranquilo. Hay para todos los gustos, no te lo pienses y ven a conocerlos. Escribe a adopciones@madridfelina.com #Madridfelinerosnecesitadosdeayuda #MadridfelinerosPochos #MadridfelinerosNecesitadosDeAcogida #MadridfelinerosSolidarios #NuestrosMadridfelinerosIngresados #Madridfelineros #Madridfelineras #Ayúdanos #adoptame #adopta #adoptadosgatos #adoptaungato #ponungatonegroentuvidalapintarádecolores #ponungatoentuvida #catsofinstagrams #cats #gatosnecesitadosdehogar #adopciónresponsable #adoptaungatosincasa #daunhogaraungato #salvavidas #haztecasacogida

Una publicación compartida de Madrid Felina (@madridfelina) el 6 Jul, 2019 a las 1:48 PDT

¿Debemos los dueños de los perros eliminar con agua los orines de nuestros perros?

Una de las noticias que más lectores tuvieron ayer en este periódico fue la decisión del Ayuntamiento de Almería de imponer la obligación a los dueños de perros de limpiar los pises de sus animales con una mezcla de agua y vinagre. Las multas por no hacerlo pueden llegar a los 750 euros, aunque habrá un plazo de adaptación.

Reconozco que tanto éxito me sorprendió, porque no es una iniciativa novedosa. Para nada. En los últimos años se han ido sucediendo multitud de ordenanzas municipales en este sentido. Palma, Mataró, Alboraya, Benalmádena…

Sería interesante saber cuántas multas ha puesto Mataró en estos dos años. Este tipo de normativas son de difícil gestión a la hora de multar. De hecho hay otras normativas importantísimas, como la obligatoriedad del chip de identificación o la vacuna, que mayoritariamente se incumplen y tampoco se persiguen desde la Administración.

Es este país somos expertos en poner normas que luego quedan en papel mojado o que solo se aplican de Pascuas a Ramos.

La cosa es que ir durante el paseo con una botella (una par de ellas de dos litros si se tiene un perro grande o más de uno) a cuestas para ir regando el asfalto es un tanto ridículo, la verdad. El orín de los perros no transmite enfermedades, se evapora o se lo lleva la lluvia, sin más.

Eso, si los perros lo han hecho dónde deben, claro. Y ahí está el meollo del asunto.

La cuestión es que estas medidas llegan porque los dueños de los perros lo hacemos con frecuencia entre mal y muy mal. No podemos exigir nuestros derechos como dueños de animales si no cumplimos con la parte que nos toca.

No podemos permitir que nuestros perros orinen en cualquier sitio.
Deberíamos impedir siempre que lo hagan en los escalones o laterales de los portales, en los cierres de las tiendas, en los sacos de obras que unos trabajadores tendrán luego que manejar, en los contenedores u otro tipo de mobiliario urbano.

Es comprensible que el señor que tiene que abrir a diario una tienda cuyo cierre está lleno de meados, el que puso un restaurante con una fachada decorada que ha quedado deslucida por los pises o la comunidad que tiene una esquina del mármol del portal hecha unos zorros, estén hasta el gorro y eleven sus quejas. Tienen todo el derecho a que sus propiedades sean respetadas.

Sobre todo con los machos, más dados a ir marcando, es algo que hay que controlar. No pasa nada por regar un poco un árbol o un parterre o por arrimarse a los setos de los parques, pero no todo vale.

Sobra decir que esa actitud es extrapolable a muchos otros aspectos de la tenencia de perros, que ha de ser responsable siempre. Hay que recoger siempre los excrementos, harta estoy de contarlo en este blog. Si la norma o las circunstancias indican que el perro debe ir atado, pues atado. Y si toca bozal, pues ajo y agua.

Respondiendo a la pregunta que planteo. Pues me temo que si la ordenanza municipal lo obliga, no nos queda más remedio que cumplir el mandato de la ley, por mucho que no comulguemos con él.

Pero para evitar que aquellos municipios en los que aún no está así estipulado decidan repetir la jugada, tenemos que ponernos las pilas y tener un comportamiento ejemplar para demostrar a todo el mundo, incluso a los más reacios, que podemos convivir cívicamente todos en sociedad.

Perla es una cruce de mastín de apenas tres años. La rescataron hace dos años.

Por casualidades de la vida (aunque yo creo más en la causalidad que en la casualidad), esta perrita que vagaba por las calles de un pueblo de Jaén, fue a parar a un sitio donde se impartía un curso de Protección Animal”.

Cuando llegó el momento del descanso, se acercó a la gente a pedir comida. Evidentemente le dieron de comer y pasó ese rato rodeada de humanos amables que le daban comida y caricias. No mostró miedo, al contrario, era muy sociable.

Al final, terminó echándose una siesta en el salón de actos donde se daba la conferencia.

Y como era de esperarse, los humanos que organizaron el evento la rescataron. No consiguieron casa de acogida, por lo que tuvieron que llevarla a una residencia. Y aunque han hecho muchos esfuerzos para encontrarle un hogar, nadie se ha interesado en ella, nadie ha querido adoptarla. Lleva ya dos años esperando ese final feliz.

Es muy sociable y cariñosa. Se lleva bien con otros perros y gatos.

Contacto: ageraaproyectohogar@gmail.com y 670959688