Archivo de mayo, 2019

Debemos recoger siempre las cacas de nuestros perros, sin excusas y mejor si es con bolsitas biodegradables

He perdido la cuenta de las veces que he insistido en este blog en la necesidad de que seamos dueños responsables, que recojamos las heces que nuestros perros depositan en la vía pública; pero no solo eso, debemos respetar todas las normas de convivencia impuestas, aunque no nos guste, y tener perros educados capaces de convivir en sociedad.

Para exigir hay que demostrar que somos capaces de cumplir con nuestras obligaciones. Aquellos propietarios que no siguen las reglas de juego perjudican a todos los demás, los que sí lo hacemos y queremos que a nuestros animales les permitan acompañarnos cada vez a más sitios.

Al final es una cuestión de civismo que se aprecia en muchas otras parcelas. El que es cívico lo es en todos y la mayoría de aspectos que le atañen. El que no, ya podría ponerse las pilas.

Volviendo al tema de las cacas justo este viernes la Fundación Mascoteros, cuyo rostro visible es el veterinario y comunicador Carlos Rodríguez, ha lanzado un videoclip para intentar concienciar a la ciudadanía sobre la importancia de higiénico sanitario de sacar la bolsita y recoger lo que el perro haga, que tampoco es tanto esfuerzo. Un vídeo musical que vendrá acompañado de otros informativos.

Además de concienciar es una vía para que la fundación recabe fondos, porque el dinero que generen los visionados y compras de la canción de Carlos Rodríguez y Javier Ruíz Taboada será para ir puedan ayudar a más animales.

Pero el punto que más destacaría es que las bolsas que aparecen en la canción, bolsas con las que se han elaborado las marionetas que aparecen en el videoclip, son biodegradables.

Los dueños de mascotas debemos dar un paso más y no solo recoger deposiciones, debemos hacerlo progresivamente en mayor medida con bolsas que no perjudiquen al medio ambiente, cuya composición no sean esos plásticos de un solo uso y que acaban contaminando la naturaleza.

Tengo claro que voy a escribir a mi ayuntamiento, que nos facilita bolsitas en abundancia, para solicitarles que esas bolsas pasen a ser respetuosas con el entorno. Os animo a hacer lo mismo en vuestros consistorios. Y cuando me toque comprar bolsas buscaré que así sean, como ya lo he procurado en el pasado.

Los realojos de la Cañada Real no contemplan a los animales, los dejan abandonados a su suerte

Cuando el mes pasado recorrí en compañía de otra compañera del periódico, María Toro, y el fotógrafo Eduardo G. Cuasimodo, las instalaciones de la protectora madrileña ACUNR para el reportaje que ayer publicamos en el periódico con motivo del día del perro sin raza, vimos varios perros que procedían de la Cañada Real.

Eva, la persona que nos acompañaba, nos comentó que la situación allí era infernal para los animales, que los voluntarios que acudían a esa zona de asentamientos ilegales a rescatarlos eran unos valientes.

Pues bien, ayer mismo Eva me pasaba una petición en Change que varias protectoras, entre ellas ACUNR, han lanzado para exigir a la administración que se haga responsable de los animales que el realojo del sector 6 ha dejado desamparados.

“Se confirma la falta de humanidad y respeto hacia el mundo animal por parte de la Administración”, cuentan desde ACUNR, porque al desarrollar el plan para realojar a 150 familias “se les ha prohibido llevar sus animales a sus nuevas viviendas, por tanto serán allí abandonados, sumados a los que ya viven allí, vagando o encadenados, muriendo día a día”.

Pero es que no es una cuestión sólo de humanidad y respeto por la vida. Esos animales y su bienestar son responsabilidad de las administraciones públicas.

Las protectoras están asumiendo una tarea que es en realidad ajena. Y hay que empezar a dejar bien claro que esto es así, que los gestores públicos están incurriendo en una dejación de su responsabilidad, que el bienestar de esos animales es cosa suya.

Es muy bonito aprobar leyes de sacrificio cero y bienestar animal, empezando la casa por el tejado, para luego no dedicar recursos y mirar a otro lado cuando hay animales abandonados o necesitados de ayuda. Total, si no entran en el sistema, no existen, ¿verdad?

Las Asociaciones y Protectoras Proyecto Cañada, Adopciones PPPeludos Toledo, Animalejos, Apa La Luz Animal, Acunr, Baby-Face, Chuchos con Clase, Chuchos sin Casa, El Arca de Zeus, ERA Equipo Rescate Animal, Juan Gancedo + Erika, Life4Pitbulls, Luchando por los PPPs, Profesionales VS LeyPPP, TAO Centro Canino,Terrican Adopta y Trapitos LaPi han creado piden desde Change a Pedro Navarrete, comisionado municipal de la Cañada Real, para “divulgar la situación” y para reclamar una solución.

Os invito a pulsar sobre la imagen y conocer la labor de Proyecto Cañada.

Puedes ayudar firmando, difundiendo y, por supuesto, adoptando y apoyando la labor de estas asociaciones.

Os dejo con el texto que acompaña la petición de firmas que explica la situación.

El Pacto Regional por la Cañada Real Galiana fue firmado el 17 de mayo de 2017 por cuatro Administraciones Públicas: la Administración General del Estado, los Ayuntamientos de Madrid, Coslada y Rivas Vaciamadrid, y los grupos políticos con representación en la Asamblea de Madrid. Se trata de un pacto que contiene las medidas necesarias para favorecer su transformación urbanística y la integración social de sus vecinos.

El pasado 11 de mayo de 2018, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid, subscribieron el convenio de colaboración para el realojo de un máximo de 150 familias que viven en el sector 6 de la Cañada Real en pisos adquiridos para tal efecto, financiado con 18 millones de euros a aportar por la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid.

Dentro de este Pacto Regional, que se lleva urdiendo desde el 2015, NO hay ni un solo punto que refleje la situación de los animales dentro de la Cañada Real, ni actual, ni futura.

Ante la inexistencia de estas medidas, necesarias y urgentes, la situación ya de por sí muy difícil, cruel en algunas ocasiones, se agrava de forma intensa ante el inminente y masivo abandono de animales, hecho que ya se está produciendo a día de hoy.

Con los primeros desalojos que se están llevando a cabo desde diciembre del 2018, cientos de animales (perros, gatos, gallinas, cabras, ovejas, cerdos, caballos, etc) están siendo abandonados, dejados en unas condiciones de salud deplorables y totalmente desprotegidos y todo esto ante la pasividad de los responsables de este plan de realojo. Como ya hemos dicho, estas cifras sufrirán un aumento significativo a medida que estas familias dejen su vivienda actual para partir hacia las nuevas fuera de La Cañada.

Un grupo de Asociaciones y Protectoras de animales, por supuesto sin ánimo de lucro, estamos recogiendo y ayudando a título particular a estos primeros animales que quedan abandonados a su suerte, pero NO tememos la capacidad ni los recursos suficientes para asumir este cometido ya que no contamos con ningún tipo de ayudas ni subvenciones que nos permitan proteger y salvarles a todos.

Pedimos al señor Pedro Navarrete, Comisionado Municipal de la Cañada Real, y al resto de Administraciones Públicas implicadas en la firma de este Pacto Regional por la Cañada Real:
-La implicación y los medios necesarios para garantizar un realojo DIGNO de todos los animales afectados, atendiendo a su etología y características especiales y garantizando un futuro seguro para todos ellos.
Permitir la tenencia de animales domésticos en los pisos de reinserción, siempre cumpliendo con las condiciones de bienestar animal reflejadas en la Ley 4/2016 de protección animal.
-Realojar a los animales susceptibles de ello en Santuarios evitando en todo momento el sacrificio o su entrada en perreras.
-Proporcionar ayudas económicas y recursos suficientes a las Asociaciones, Santuarios y Protectoras que de una manera particular y sin apenas recursos, están recogiendo a algunos de estos animales abandonados y castigados, proporcionándoles refugio, higiene, alimento
y atenciones veterinarias, y todo lo que precise su bienestar y protección.

Imagen aérea de la Cañada Real a su paso por Rivas Vaciamadrid. Al fondo, el vertedero de Valdemingómez. (JORGE PARÍS)

Hoy es el día para reivindicar el valor de nuestros perros sin raza

Hoy es 28 de mayo, es el sexto año que celebramos el día del perro sin raza, impulsado por 20minutos para poner en valor a los mestizos. Un día que ya se celebra en todo el mundo, que tiene vida propia.

Mis perros jamás han tenido raza, han sido claramente cruces inclasificables. Aun así la pregunta que más he recibido de los desconocidos que se acercaban a saludarles, niños y mayores, es: “¿De qué raza es?”. Pues de ninguna, como la mayoría de los perros que nos acompañan en nuestros hogares.

Pero el de hoy es un día que no quiere, ni mucho menos, hacer de menos a los perros con raza. Que nadie se llame a confusión. Reivindicar el #orgullochucho no implica atacar a los que tienen pedigrí. Todos son animales merecedores de respeto y derechos.

Los chuchos merecen que los celebremos al menos un día al año. Bastante mal se lo hacemos pasar con demasiada frecuencia. A ellos y también a sus congéneres de pura raza.

Este año en 20minutos podréis leer varios contenidos en su honor.

Hemos acudido a una protectora, ACUNR, para intentar acercar a la gente su labor y mostrar algunos de los tipos de perros que más difícil tienen encontrar su segunda oportunidad, así como algunas recomendaciones para dar la bienvenida a un perro recién adoptado.

Hemos hablado con expertos de Elite Veterinaria para entender y afrontar la etapa en la que nuestros perros de hacen mayores. Se habla mucho menos de esta etapa, es mucho más desconocida, que de la de cachorros.

Hemos entrevistado a Héroes de 4 patas, para visibilizar la labor de esta asociación que busca hogar a nuestros héroes jubilados.

Hemos recuperado la hermosa relación que hay entre perros y literatura, con la recomendación de varios títulos que se pueden buscar en la próxima feria del libro de Madrid.

Y hemos visto el enorme desconocimiento que hay respecto a los distintos perros de asistencia, que ayudan a personas sordas, con discapacidad física, autismo o enfermedades crónicas. Un desconocimiento que lleva a que sus derechos de accesibilidad se vean vulnerados.

Espero que disfrutéis con su lectura.

Cuando tu perro o gato han muerto, ¿es necesario esperar antes de adoptar otro?

Ver al pequeño Hinata por casa me retrotrae a la llegada a la familia de nuestro querido y maravilloso Flash, hace dieciocho años. Es un hermoso gato rubio, de gran tamaño. También lo era Flash.

Se parecen, pero no se parecen.

Cada gato, cada perro, es único y no debe venir a nuestro hogar a sustituir a otro que hayamos perdido. Son individuos a descubrir, con su personalidad, gustos y manías propios.

Yotsuba y Hinata llegaron a casa apenas unos días después de la muerte de Maya, nuestra gata, la última que quedaba de los animales que adopté siendo veinteañera.

Una amiga me comentaba, con toda la razón y buena intención, que puede ser peligroso que haya quien asuma que es buena idea adoptar un animal cuando apenas hemos acabado de despedirnos del anterior.

Ella cree que conviene dejar pasar un tiempo de duelo por el animal perdido antes de abrir nuestro corazón a otro.

Yo creo que depende. Podemos abrir pronto las puertas a otro o esperar, tenemos que escuchar lo que sentimos y reflexionar.

Es cierto que puede haber personas que lo que busquen sea su compañero perdido y eso haga que el vínculo con el animal recién llegado se resienta, porque no es como el otro, porque las expectativas depositadas en su llegada eran muchas y equivocadas.

Pero me da la impresión de que ese error puede darse igualmente aunque se haya esperado un tiempo prudencial.

Al final la norma es la de siempre. Dar la bienvenida a nuestra familia a un nuevo animal tiene que ser algo muy deseado, informado y llevado a cabo con responsabilidad.

Siempre que sea una decisión meditada y seamos conscientes de que el recién llegado es otro y no reemplaza nada más que las rutinas de cuidados, no debería haber el menor problema.

Todos los gatos que veis están en adopción. Es época de mucho cachorro, que necesitan casas de acogida, nodrizas y hogares definitivos. Una necesidad que se suma a la de los adultos que siguen necesitando adopción.

En Madrid Felina están desbordados. Si quieres adoptar u ofrecer tu ayuda, el contacto es contacta@madridfelina.org

Una campaña para evitar que casi doscientos perros vuelvan a un criador que los maltrataba

La Asociación Nacional de los Animales (ANAA) y la Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid (FAPAM) están embarcadas en una lucha judicial y han iniciado una campaña informativa llamada No quiero morir en Altanería y una recogida de firmas para evitar que 192 perros regresen a las manos del criadero en el que se les maltrataba.

Casi doscientas vidas no pueden estar por debajo de un error de procedimiento, porque es eso lo que puede acabar impulsando la devolución.

Fueron la Comunidad de Madrid y SEPRONA los que retiraron los perros el 31 de mayo de 2018 “con motivo de la ausencia completa de garantías por parte del titular y responsable del Centro donde se encuentran acogidos dichos animales de su protección y bienestar, con el consiguiente riesgo que para su salud y bienestar supone ser mantenidos en dichas condiciones” y entregaron su custodia a asociaciones de Protección Animal y familias que forman parte de la red de casas de acogida adscritas a las mismas asociaciones.

Un año después, cuando esos perros ya recuperados y sanando de sus traumas, preparados para encontrar buenos hogares definitivos, ANAA y FAPAM informan que la Comunidad de Madrid ha tomado “la inadmisible y cruel decisión de devolverlos a un presunto maltratador, el criadero Altanería, por un error de forma en el procedimiento”.

Aseguran también que responde a una “falta de voluntad política” y que se ha hecho “caso omiso a los múltiples informes veterinarios que demuestran la terrible situación en la que rescatamos a los animales y sin buscar una solución para los animales después de su gravísimo error”.

Os dejo el comunicado completo, que explica toda la situación. Y os pido otra vez por favor, y ya he perdido la cuenta de las veces que lo he hecho, que no compréis animales, que adoptéis, pero que si estáis empeñados en comprar lo hagáis sin contribuir al sufrimiento animal, acudiendo al lugar en el que los crían, viendo en qué condiciones tienen a los animales y huyendo de los criaderos masivos o multiraza en los que los progenitores no levan buenas vidas sino que son tratados como objetos productores de cachorros.

Todos esos perros fueron retirados el 31 de mayo de 2018 por parte de la Comunidad de Madrid y SEPRONA, que iniciaron un procedimiento sancionador y actuaron ante la presión ejercida por parte de las Asociaciones de Protección Animal para que se diese cumplimiento a la legislación vigente, y que llevaban años denunciando esta situación ya que cientos de perros han malvivido en unas instalaciones ilegales, donde han sido hacinados y explotados al menos desde 2012, año en que se presentó la primera denuncia.

Previamente a esa retirada y del mismo centro habían salido otros 31 perros (29 en enero y 2 a principios de mayo de 2018) respecto a los que la Comunidad de Madrid consideró que “nos encontramos ante un presunto caso de maltrato continuado en los animales referenciados, por considerar que de acuerdo a los hechos constatados, el responsable/s del cuidado de los animales ha ejercido una conducta, tanto por acción como por omisión, que ha ocasionado a los animales un dolor, sufrimiento y estrés, graves, inútiles y evitables”. Respecto a esos 31 perros los hechos fueron judicializados en los Juzgados de Torrejón de Ardoz dando origen a un procedimiento que se encuentra actualmente sobreseído y recurrido.

Ahora, casi un año después, ante los recursos presentados por la empresa ALTANERÍA, S.L., la Viceconsejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid ha resuelto que existió por su parte un error de forma, que determina la nulidad de la retirada de los animales y resuelve que los 192 perros deben volver a ALTANERÍA, S.L., un presunto maltratador, para lo que dará inicio a un procedimiento de devolución. Es decir, ante un supuesto error suyo de forma y en vez de optar por asumir su error y plantear una alternativa acorde con el bienestar de los animales, opta por revictimizar a las víctimas.

ANAA Y FAPAM declaran que “estos 192 perros no son un número, sino individuos con capacidad de sentir física y emocionalmente que llevan cerca de un año en casas de acogida suscritas a las Asociaciones de Protección Animal, donde les hemos ido curando y donde han estado recibiendo los cuidados, atención y tratamientos veterinarios y etológicos necesarios para garantizar su bienestar físico y psíquico. Los animales presentaban falta de socialización y miedo extremo, además de infecciones graves en aparato reproductor, boca, oídos, etc., así como hernias, anemia, desnutrición, debiendo ser algunos hospitalizados y operados de urgencia, incluso con fetos momificados en su interior”.

ALTANERÍA, S.L. se dedica desde hace más de diez años a realizar una actividad de cría indiscriminada y venta de perros de manera ilegal en Paracuellos de Jarama (Comunidad de Madrid) sin contar con los permisos correspondientes, manteniendo hacinados a cerca de 200 perros junto a aves rapaces y jaulas de ratas criadas para alimentar a las aves.

Además, todo esto afecta a muchas familias, desconocedoras de que están adquiriendo un animal en un centro que carece de licencias, donde se cría con animales enfermos, muchos de ellos con enfermedades incluso genéticas y hereditarias, sin vacunar, con enfermedades y parásitos como leishmaniosis, giardias, trichuris y garrapatas, con el impacto y riesgo que ello supone para la salud de los animales y de las personas. Esta actividad se ha venido practicando de manera pública y notoria, ante la inactividad de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Paracuellos de Jarama.

La Comunidad de Madrid, máximo organismo encargado de velar por el bienestar y la protección de los animales de compañía está provocando indefensión, y en consecuencia sufrimiento a cientos de animales, por su inacción, por su inoperatividad, por su falta de control y seguimiento, y por haber cometido errores de forma en el procedimiento.

ALTANERÍA, S.L. es lo que suele definirse como una “Fábrica de cachorros”, ya que en sus instalaciones, deficientes higiénica y etológicamente se hacinan cientos de perros de muchas razas, algunas de las hembras son sometidas a varias cesáreas, “reventando” sus cuerpos a criar. Además, no contaba con el libro de registro actualizado y debidamente cumplimentado de entradas, salidas, y partos; sin un programa de cría responsable que implica la selección de los perros para favorecer que se mantengan las características positivas y evitar problemas hereditarios; sin protocolos higiénico-sanitarios ni veterinarios responsables que dieran un trato individualizado a los animales; sin un plan de vacunaciones, entre otras muchas deficiencias y sin un trato y condiciones que favorecieran la correcta socialización de los cientos de cachorros que vende. ALTANERÍA, S.L. dispone además de otra fábrica de cachorros en Pastrana, Guadalajara donde mantiene otros tantos perros, esclavos de la cría irresponsable que practica y en la que se maximizan los beneficios a costa de una tenencia deficiente de los mismos.

De la fábrica de Guadalajara entre 2017 y 2018 salieron 75 perros y dadas las condiciones que presentaban los mismos se abrieron diligencias previas en los juzgados de Guadalajara.

ANAA y FAPAM piden a la Comunidad de Madrid “una verdadera política pública de protección y responsabilidad animal, que implica asumir efectivamente el papel como máximo garante de la protección de los animales a través de actuaciones acordes al bienestar de los animales y a su condición de seres con capacidad de sentir; no puede quedarse en la promulgación de una ley de Protección Animal sin dar aplicación efectiva y eficaz a la misma”.

Sisuka espera en un circo un hogar de acogida o definitiva

Sí, sí, habéis leído bien el titular. Sisuka está en un circo. Ha acabado allí tras perder dos veces a su familia.

La primera vez porque su amo falleció. La segunda porque la adoptó una persona procedente de Lituania que ha vuelto a su país sin ella.

La cuestión es que está en Murcia en un circo, uno muy humilde, de manera muy temporal.El día 24 de mayo ese circo se vuelve a poner en marcha y ella necesita con urgencia un hogar de acogida temporal o, mejor aún, una familia definitiva. Donde sea dentro de la península.

Sisuka tiene unos nueve o diez años y me cuentan que tiene muy buen carácter y que es compatible con niños.

Está atada y su estado y aspecto es francamente mejorable. Y mejorará a poco que reciba un mínimo de atenciones.

Es la asociación perrigatossinfronteras la que está intentando cambiar su suerte.

Para más información: perrigatossinfronteras@gmail.com 670959688

 

Cómo mantener a los parásitos lejos de nuestros animales de compañía

Tenemos el calor encima. Con vaivenes claro, que para eso es primavera, pero ya está aquí. Con el calor hay que extremar el cuidado con los parásitos. Es importante mantenerlos a raya durante todo el año, pero es especialmente importante ahora.

Nuestro aliado para establecer las pautas y productos que mejor pueden ayudar a nuestro animal de compañía (no solo a los perros) es el veterinario. Debemos contar con él y seguir sus indicaciones para evitar tanto parásitos internos como externos.

Es conveniente además hacerle partícipe de si viajamos a otras zonas con nuestro animal. Es posible que moviéndonos con nuestro perro por un entorno urbano madrileño no nos preocupen las garrapatas especialmente, pero si nos vamos a una casa rural en Asturias las cosas cambian.

Rody es una perrita muy cariñosa y dulce que ya tiene 13 años y se merece una buena jubilación en un hogar después de muchos años en la jaula. Está en el albergue municipal de Gijón 684607160.


Sobra decir que también es preciso mantener una higiene adecuada de nuestros animales y de los juguetes, camas, areneros o comederos y bebederos que emplean. Cepillarles y acariciarles con frecuencia nos permitirá darnos cuenta pronto de cualquier problema que se pueda presentar (no solo parásitos). Y una alimentación equilibrada y apropiada le mantendrá sano y fuerte para enfrentarse a lo que venga.

Mosquitos, pulgas o garrapatas no solo son molestas y antihigiénicas, también pueden traer de la mano enfermedades como la erliquia, la filaria o la leishmania, por lo que es algo que conviene tomarse muy en serio.

Insisto en que es a nuestro veterinario de cabecera al que hay que hacer caso, pero hoy os traigo un cuadro elaborado por los expertos de Tiendanimal para distinguir los distintos collares y pipetas, sus propiedades y modos de empleo.

Antes de dejaros con el gráfico, va una breve explicación de los distintos tipos de sistemas antiparasitarios.

  • Pastillas orales: se trata de una opción bastante efectiva, y su efecto dura de uno a tres meses.
  • Pipetas: contienen un líquido que es absorbido por la piel y que se aplica en la nuca del perro y a lo largo de su dorso (espalda) una vez al mes.
  • Collares: el principio activo es liberado progresivamente y se distribuye por todo el cuerpo del animal. Tiene una duración de 3 a 12 meses según el collar.
  • Sprays: suelen utilizarse para eliminar en poco tiempo los parásitos cuando ya hay una infestación importante. Una vez eliminados, se debe elegir uno de los productos de larga duración para proteger al animal de una nueva infestación.

Los ocho compromisos que todos deberíamos asumir al adoptar un gato

“Lo mejor que podemos hacer en recuerdo de Flash y Maya es dar un hogar a otros dos gatitos que no tienen casa. Seguro que es lo que ellos querrían si pudieran razonar como nosotros”. Así se lo dije a mi hija de diez años, que lloraba por la muerte de nuestra gata el pasado martes.

El llanto se ha convertido, a lo largo de estos días, en ilusión. La de dar la bienvenida a dos nuevos miembros a la familia.

No vienen a sustituir a los dos gatos que adopté siendo veinteañera y a los que la edad se llevó. En absoluto. Flash y Maya son y siempre serán parte de nuestra pequeña historia, de nosotros. Pero sí que van a llenar el vacío que habían dejado en nuestra casa.

Así que ayer por la tarde dimos la bienvenida a dos nuevos miembros a la familia, dos cachorritos que aparecieron abandonados junto a un tercer gatito que se quedará en su casa de acogida y a los que la asociación Madrid Felina había recogido.

Precisamente ahora es época de que nazcan cachorros de gatos, más que casas hay para ellos.

Uno es un machito naranja, como era Flash, gordito, rabicorto y aparentemente tranquilo. Al menos más que su hermana; una carey exploradora y sin vergüenza.

Mi hija los ha bautizado como Hinata y Yotsuba respectivamente. Personajes de una serie de animación y de unos libros que le gustan mucho.

Son dos hermanos bien avenidos, que podrán seguir jugando juntos, se harán compañía y confío en que envejezcan también unidos.

Ahora los tengo durmiendo uno encima de otro, pegados a mi hija, mientras escribo estas líneas desde las que la prometo que procuraremos que su vida sea todo lo larga y feliz posible. Con más ahínco y conocimientos aún que con sus predecesores.

Tengo con ellos, con vosotros como testigos, un compromiso para toda la vida. Ocho en realidad, que debería asumir todo aquel que adopte un gato.

  1. Prometo cuidaros hasta el fin de vuestros días, asumo la responsabilidad de ser la guardiana de vuestras vida y procurar que nunca os pase nada malo y envejezcáis  felices a nuestro lado.
  2. Prometo que nunca tendréis para mí la consideración de un objeto que se posee, sino que seréis  parte de nuestra familia.
  3. Prometo que tendréis todas las atenciones veterinarias que necesitéis y una alimentación y ejercicio que os permita cumplir años de forma saludable.
  4. Prometo no usar jamás con vosotros la violencia en ninguna de sus formas. No se educa a gritos, mucho menos a golpes.
  5. Prometo respetar vuestros gustos, entender vuestros miedos y no querer cambiar vuestro carácter.
  6. Prometo entender que sois gatos, conocer vuestra manera de comunicarte y las necesidades de vuestra especie.
  7. Prometo ser capaz de daros el último regalo de dejar de sufrir cuando llegue el momento, que espero que sea lejano.
  8. Prometo hacer saber a los míos que si yo falto repentinamente es mi deseo y su compromiso con mi memoria que os procuren un buen hogar.

Maya ha muerto esta noche

Entre mis veinticuatro y veinticinco años, cuando me independicé, llené mi vida de animales. Compartí todos mis días, sin contar acogidas y visitas temporales, con un perro y dos gatos.

Ahora tengo 43 años y no queda ninguno de aquellos primeros compañeros.

El primero en dejarme fue Flash, hace dos años. Mi hermoso gato dorado, enorme por dentro y por fuera, murió de manera repentina tras fallar su gran corazón.

Nada más arrancar este año la edad pudo con Troya, mi perra.

Durante la noche ha muerto la pequeña Maya. Sus ojos verdes tímidos y su ronroneo suave ya no asomarán más por casa.

Ya están de nuevo los tres juntos de nuevo, los cuatro con Mina, en mis recuerdos.

La presencia más discreta de la casa, la que se escondía cuando había visitas, la que nos buscaba a cabezazos en el sofá, se ha ido en paz, sin dolores, estando adormilada a mi lado sobre el calor de una manta eléctrica.

Era una gata anciana, aunque no nos lo pareciera. En marzo cumplió diecisiete años. Los gatos no parecen envejecer de manera tan obvia como lo hacemos nosotros o los perros. Llevaba cuatro años peleando con una insuficiencia renal que ayer se agudizó y la tuvo toda la tarde ingresada en la clínica veterinaria.

Tuvo suerte al final, puedo morir tranquila, en su casa y en nuestra compañía. Se marchó tan discretamente como vivió.

Escribo con ella aun a mi lado, esperando a que mi veterinario abra para despedirnos del todo por última vez.

Y con su muerte, con esta última muerte, me despido de todos mis compañeros de juventud. En cierto modo, de mi juventud también.

Se han ido además haciéndome ver la suerte que tenemos de vivir unas vidas tan largas comparadas con las suyas, de la obligación que tenemos de vivirla bien, aportando y no restando, disfrutando cada momento.

Duele decirles adiós, claro que sí. Pero es el peaje a pagar para los que queremos vivir junto a animales, para los que deseamos darles un buen hogar y compartir nuestro camino con ellos.

Un aprendizaje que, en breve, tendré que transmitir a mi hija, que despertará queriendo saludar a Maya y se encontrará teniendo que despedirse para siempre de ella.

Así que, con vuestro permiso, me retiro a centrarme en ambas.

Las gatas son unas madres excelentes y necesitan buenos hogares para sus cachorros

Sobre los gatos pesan muchas leyendas negras, muchas falsas creencias, muchos mitos erróneos que les perjudican. Que si son interesados y egoístas, que si solo van a lo suyo, que no te puedes fiar de ellos, que se las pueden apañar solos perfectamente en la calle (el más peligroso, la esperanza de vida de un gato sin hogar es muy breve) y también que las gatas son malas madres.

Se usa el término gata con frecuencia para referirse a esas mujeres que no cuidan debidamente a su prole, que miran antes por su bien que por el de sus hijos, que los desatienden o los quieren poco, con frialdad.

Nada más lejos de la verdad. Las gatas son unas madres excelentes y precisamente todas aquellas que pelean por sacar adelante sus camadas en la calle lo demuestran constantemente. Especialmente en primavera, que es cuando se acumulan los nacimientos de gatitos que no tienen un hogar.

Justo ahora, en torno al domingo que celebramos el día de la madre.

Se desviven por ellos, les enseñan tan bien que los gatos que han estado el tiempo suficiente (unas doce semanas sería el mínimo ideal) en compañía de su madre y sus hermanos suelen ser más equilibrados y seguros. Lo hacen con entrega hasta que llega el momento de invitarles a volar por su cuenta, a ser independientes. Y eso también es ser una buena madre.

Acabemos de una vez con los prejuicios que pesan sobre estos hermosos animales y que les cierran demasiadas puertas. Puertas cuya apertura es cuestión de vida o muerte para ellos.

Los gatos que aparecen en este post buscan hogares definitivos y acogidas en Madrid. Como muchos otros están bajo el cuidado de la asociación Madrid Felina.

Contacto: adopciones@madridfelina.com 628111239