En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

Por favor, no hagáis el juego a los malos criadores de animales estas Navidades

Estamos a un mes de las navidades, una época que muchos consideran propicia para llevar al hogar a un perro, un gato o un hámster, ya sea como presentes para un niño o un adulto. Da igual las veces que repitamos que un animal no es un regalo, que es una responsabilidad por mucho tiempo.

Voy a asumir que lo que se desea regalar es un perro o un gato y que el destinatario es un niño. Voy a asumir también que todos los adultos en ese hogar lo han meditado bien, son conscientes de todo lo que va a suponer tenerlo y serán responsables ante las dificultades. Así debería ser siempre.

Voy a obviar además algo en lo que he insistido con frecuencia en este blog, que lo mejor una vez tomada esa decisión es acudir a una buena protectora, explicar nuestro modo de vida y rutinas y pedir un animal ya adulto que sea en primer lugar bueno, que tenga un carácter dulce y sea compatible con niños. Si primamos eso sobre su aspecto físico, acertaremos seguro.

Voy a suponer que esos padres ya saben que los perros tamaño toy no son, a priori, los mejores compañeros de juegos para niños pequeños. A partir de diez kilos es lo ideal para que el animal no tema a ese pequeño al que le cuesta medir sus fuerzas o ser delicado con él.

Voy a querer creer que esos adultos se han informado sobre cómo se comunican los perros y cómo hay que educarlos y que sabrán transmitir eso a sus hijos, explicarles que tienen que respetar al animal porque no es un peluche.

Voy a quedarme con que esos padres responsables quieren un cachorro para su hijo y quieren comprarlo. ¡Qué se le va a hacer! Por mucho que recomiende la adopción voy a quedarme con eso y a pedirles que ya que todo lo demás lo están haciendo bien, sean también responsables en no fomentar el maltrato en la cría.

En España se cría muy mal. Así de mal:

Para evitarlo, para no ser cómplices, tienen que ir recoger el cachorro a las instalaciones del criador, tienen que conocer a la madre y llevarse a ese animal sólo si tienen claro que no le están haciendo el juego a gente sin escrúpulos a la que sólo le preocupa lucrarse y que crían sin preocuparse de que sus animales transmitan problemas de carácter o enfermedades genéticas.

No se puede comprar por Internet ni en tiendas, tampoco recibir al animal por mensajería desde el otro extremo de España.

Por favor, no hagáis el juego a los malos criadores estas Navidades. Y recapacitad sobre la opción de adoptar en lugar de comprar. Puede ser una gran enseñanza para vuestros hijos.

Los cachorros que ilustran este texto están en adopción en la protectora Asturias Amigos del Perro

Contacto: adopciones@amigosdelperro.org

11 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Cuanto lio...

    No hace falta complicarse tanto la vida.
    Si le quiero regalar un cachorro a un crío, compro el que me parezca más bonito (de raza, si, es mi derecho) y dónde me convenga, se lo regalo y listo.
    A ver si primero vamos a tener que ir los padres y el crío un mes a un curso de un etólogo por ejemplo….
    No se trata de adoptar a un ser humano se trata de comprar un animal.
    Cuántas exageraciones!
    Y… si lo que le regalo es un ratoncito o un periquito ¿ también hay que hacer todo lo que dice el artículo? Ah, entonces no?
    Cuanta incongruencia!

    26 noviembre 2018 | 9:18

  2. Dice ser lucky

    “cuanto lio”. Por cierto el que tu tienes en la calota. Por favor tu no adoptes ni compres ni una ameba, no sabrias que hacer con ella. Que mania de entrar en este blog a poner verde a los amantes de los animales que no te hacen nada.

    26 noviembre 2018 | 10:33

  3. Dice ser Oceano

    Cuanto lio, si eres como, parece,una persona sin conciencia en estos asuntos, de esas que tanto abundan y tanto daño hacen, por lo menos ahórrate el sermón.

    26 noviembre 2018 | 11:29

  4. Dice ser Sí que me hacen, sí

    Para Océano:
    Los amantes de los animales no me hacen nada, Es verdad. De hecho, soy uno de ellos.
    Pero los “Animalistas”, esos que pretenden equiparar al animal y al ser humano, sí que me hacen. Un montón de cosas malas.
    -Degradan la familia.
    -Pretenden hacer de los espacios comunes lugares donde oos animales tengan los mismos derechos que nosostros.
    -Intentan que el dinero público se malgaste en sus asociaciones de pirados.
    -Se meten en lo que como o dejo de comer.
    -Sustituyen los hijos por perrhijos o gathijos (aparte de muy muy ridículo, el problema es que eso aumenta la crisis demográfica ).
    En suma: atacan la dignidad del ser humano, haciendo de él una bestia.
    Por eso me opongo al animalismo.

    26 noviembre 2018 | 11:35

  5. Dice ser CRB

    Oye, Cuanto lío, no sé qué pintas opinando en este blog, cuando es obvio que te importan un bledo los animales. Tu criterio es totalmente estúpido e irresponsable. Vete a opinar a otro sitio, o mejor cállate de una vez. Porque qué cantidad de tonterías dices, en tu otro comentario como Sí me hacen, sí. ADIÓS

    26 noviembre 2018 | 11:51

  6. Dice ser Pep

    Cuanto lío, pasas de blanco a negro sin pudor.

    Ni todos los animalistas tratan igual a humanos y animales, ni todos los no animalistas maltratan a los animales.

    Regalar un animal es una responsabilidad porque se trata de un ser vivo con sistema nervioso que sufre, se frustra y enferma. Si no estás preparado para recibir ese regalo se trata de una clara irresponsabilidad, actualmente penada judicialmente (y a mi gusto con sanciones muy leves).

    Tú puedes regalar un animal porque la ley así lo permite aún, pero si ese regalo acaba en una protectora debes plantearte si realmente estás haciendo las cosas bien con el entorno en el que vives y si éticamente estás haciendo lo correcto.

    El tema de que las asociaciones pidan subvenciones es algo tan lógico y tan aceptable como que los equipos de fútbol las pidan y se las otorguen. Unas ayudan a la vida de seres vivos y las otras entretienen a seres humanos.

    26 noviembre 2018 | 12:33

  7. Dice ser A Pep

    Con que un animal que siente y todas esas cosas…
    ¿ acaso no sienten el pollo o el boquerón que tú te comes?
    Y te da exactamente igual.
    Ni un euro de dinero público para el animalismo!

    26 noviembre 2018 | 13:53

  8. Dice ser Ara

    Este blog siempre se llena de comentarios de trolls. Es un poco penoso…

    De todas formas, un pequeño apunte sobre la gente que prefiere comprar ‘por que tiene más posibilidad de elección’ que adoptando: están en todo su derecho. Intentar hacer a la gente sentirse mal por preferir una raza específica (cosa que he visto hacer a MUCHOS animalistas modernos) es de ser mala persona, cada uno tiene sus circunstancias. Dos ejemplos:
    1 Hay gente que, por ejemplo, tiene alergia a los gatos y hay ciertas razas de gato que no dan tanta alergia, o a penas dan alergia. Este tipo de gatos son IMPOSIBLES de encontrar en protectoras.
    2 El preferir una raza a otra es completamente correcto. Si yo tengo un piso estoy en todo derecho de preferir una raza de perro pequeña específica o viceversa. O si tengo poco tiempo libre una raza que no necesite gastar tanta energía a diario, o si por el contrario tengo mucho tiempo y me gusta correr, una raza que necesite más actividad física.

    Estoy completamente a favor de adoptar sobre comprar pero tenemos que entender que cada persona es un mundo y tiene sus circunstancias.
    Eso si, cuidado con dónde se compra. A veces los animales de algunos criaderos portan enfermedades o defectos genéticos (esto se da mucho en las tiendas de animales locales, ya que cualquiera puede venderles crías sin ningún tipo de control).

    26 noviembre 2018 | 14:59

  9. Dice ser Perrito

    Venga ahora toca regalar peluches vivos. Es que sois lo peor.

    26 noviembre 2018 | 15:01

  10. Dice ser La libertad

    Es la gran diosa de nuestros días.
    Yo con mi cuerpo hago lo que quiero.
    Yo con mi feto hago lo que quiero.
    Yo con mis cosas hago lo que quiero.
    Pues lógicamente también…
    ¡¡Yo con mis mascotas hago lo que quiero!!

    26 noviembre 2018 | 15:10

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.