Archivo de mayo, 2018

No creo que la instalación del Guggenheim que alberga insectos y reptiles vivos sea maltrato animal

Imagino que muchos no vais a estar de acuerdo conmigo. Lo asumo. Es imposible coincidir siempre en todo, incluso entre dos que se quieren y comparten colchón todas las noches. Allá voy: no creo que las instalaciones con animales vivos que alberga el Guggenheim de Bilbao en una exposición que arranca este viernes, la mayor de arte contemporáneo chino y que se podrá visitar hasta el 23 de septiembre, sean maltrato animal.

Por poneros un poco en antecedentes, por si sois ajenos a este revuelo. El museo bilbaíno tiene como parte de esta exposición, entre otras 120 obras, una  instalación del artista Huang Yong Ping que, en dos grandes terrarios con forma de tortuga y serpiente, alberga en su interior diferentes insectos y reptiles vivos como metáfora de la globalización.

‘El teatro del Mundo’ (1993) del artista Huang Yong Ping y con animales e insectos vivos dentro. (EFE/MIGUEL TOÑA).

Las protestas hicieron que esta instalación no se exhibiera en el Guggenheim de Nueva York. También otras dos obras: un vídeo en el que se recoge una performance en la que dos cerdos pintados con caracteres ficticios orientales y occidentales copulan ante el público y otro en el que cuatro parejas de pitbulls atados por arneses en cintas de correr se enfrentaban queriendo pelearse sin poder hacerlo.

El vídeo de los cerdos que no se vio en Nueva York sí que se verá en Bilbao. En cambio el de los perros tampoco se mostrará. Y me alegro, porque es la única obra en la que sí que tengo claro que hubo sufrimiento animal (si no físico, desde luego sí psicológico) en su elaboración.  El estrés de esos animales a los que se colocó frente a frente, retándose, atados y ante el público, no puede justificarse en nombre del arte y sí supone maltrato.

Por supuesto, incluso en los otros casos en los que no veo maltrato, preferiría que los artistas se abstuvieran de incluir animales vivos en sus obras, me da igual que sea para grabarlos en vídeo fornicando o para tenerlos paseándose en unos terrarios, ajenos a las personas que los observan y al revuelo causado. El uso de animales para crear manifestaciones artíticas me parece innecesario, no está carente de riesgos, tiene distintas connotaciones éticas discutibles y seguro que hay alternativas que permiten expresarse de igual manera, aunque con menos polémica que, no nos engañemos, es con frecuencia lo que los artistas buscan.

Dicho lo cual, me reafirmo en que no creo que lo que vemos en el Guggenheim sea maltrato.

Este jueves tuve la oportunidad de hablar con Begoña Martínez Goyenaga, subdirectora de comunicación del museo, que me explicó con detalle que se ha contado con autoridades legales, expertos y veterinarios para la instalación El teatro del mundo. Los insectos y reptiles, criados en cautividad, tienen espacio más que de sobra para pasearse, todas sus necesidades ambientales están perfectamente cubiertas, a diario se les alimentará y limpiará fuera del horario de visitas y, cuando termine todo, volverán a manos de sus propietarios.

No dudo que estarán mejor cuidados que muchos congéneres suyos en otros terrarios, particulares y también abiertos al público, con los que no se ha montado este revuelo.

Se habla de libertad, de que deberían estar en libertad. Parece que olvidamos que dejar en libertad a gatos y perros domésticos es abandono y una forma de maltrato y que para otras muchas especies de animales es lo mismo. Criados en libertad, seleccionados para ser versiones más manejables y llamativas a nuestros ojos, esa libertad suele suponer su muerte. En otros casos, si logran adaptarse, que se conviertan en especies invasoras y desplacen a otras.

Puede no gustarnos que se exhiban animales vivos en ninguna parte, ni museos, ni ningún otro tipo de recinto. Puede no gustarnos o que no comprendamos este tipo de arte contemporáneo que invita a la reflexión  empleando mañas de lo más peregrinas. Es posible también que no entendamos la necesidad de albergar como animales de compañía especies que claramente son poco más que ornamentales y/o exóticas.  Comparto todo esto, que son otros debates legítimos que podemos y debemos abordar.

Para dejarlo claro del todo, me repito: no me gusta que haya arte que emplee animales, ojalá la gente no tuviera animales exóticos como mascotas, pero no, no creo que lo del Guggenheim pueda considerarse maltrato animal.

En este país nos sobran ejemplos de claro maltrato a diario que son denunciables, como para andar destinando energías a algo así, que lo que puede acabar resultando es en que se nos tome menos en serio cuando elevamos la voz contra aquellas prácticas que realmente son inasumibles.

No podemos pasarnos de frenada. O somos inteligentes decidiendo ante qué y cómo reaccionamos o para mucha gente seremos cada vez más “esos locos defensores de los animales que ponen el grito en el cielo por cualquier tontería”.

Mitra fue abandonada en un bar de la sierra cordobesa, solo una adopción evitaría un mal final

Seguro que alguna vez habéis visto algún animal así, sin dueño aparente, viviendo pegado a la terraza de algún bar o restaurante, sobre todo en zonas rurales o turísticas. Me temo que, sin algún ser humano que se preocupe de su bienestar, sus perspectivas de futuro no son buenas.

Lo cuenta la protectora El amigo fiel de Córdoba. Es esa protectora, que por cierto anda luchando a brazo partido por un control ético de las colonias felinas de la ciudad, la que cuenta hoy lo que podría esperar la cachorra abandonada en un bar que protagoniza hoy este blog. Nada bueno.

Cuantas veces esta imagen se repite y siempre acaban los animales con un mal final.La típica perrita abandonada en un bar, en la sierra de Córdoba, todo el mundo la ve y nadie la quiere, la estampa de la ignorancia hacia un animal que clama ayuda. Nos planteamos mirar hacia otro, hay tantos como ella en su misma situación… y no podemos ayudarlos a todos, pero visualizamos sus cuatro destinos más probables:

– Acabar atropellada en cualquiera de las carreteras colindantes.
– Terminar sus días con un tiro, en algún coto de caza.
– Morir tras el ataque de otros perros grandes de la zona que andan sueltos.
– Malvivir, teniendo camadas tras camadas y mendigando comida en los bares para alimentar a sus crías.

Cualquiera de la opciones encoje el alma, y sin poder asumir más, la hemos rescatado.

Es una cachorrita aún, cruce de podenco, no pesa más de 5-6 kilos y con una mirada de profunda tristeza. Desnutrida y llena de garrapatas. Como no teníamos donde meterla, hemos tenido que recurrir a una casa de acogida de pago. Pero con tantísimos gastos que tenemos, no es viable para mucho tiempo.

Necesitamos ayuda para esta pequeña: acogida o adopción.

Mitra se entrega en acogida o adopción con seguimientos, contrato, microchip, pasaporte europeo, vacunas, esterilización, analíticas, desparasitación y revisión veterinaria. Se puede trasladar a cualquier punto de España.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

Setters, sabuesos y grifones, los galgos del norte

Si hablamos de abandono de perros de caza en España, del descarte sin empatía de instrumentos que dejaron de ser útiles, lo que se nos viene a la cabeza es un galgo. La elegante silueta del perro veloz que vuela sobre las planicies castellano manchegas o andaluzas para atrapar a la liebre.

Los galgos se han convertido, involuntariamente, en los embajadores de los perros de caza.

Tal vez, también pensemos en podencos. Pequeños, grandes y medianos, de pelo corto o duro, los grandes olvidados a la sombra de los galgos y que son igualmente maltratados.

Hay más, por supuesto: bracos, teckels, spaniels… pero los galgos en primer lugar y los podencos en segundo, los perros que ya mencionara Cervantes, son en los que pensamos.

Pero en el norte de España no se produce el abandono de esas razas, o solo sucede de forma anecdótica. En el norte hay setters, sabuesos y grifones. En el norte no hay llanuras en las que hacer correr a una liebre perseguida ni se organizan rehalas. En Galicia, Cantabria, Asturias o el País Vasco se caza distinto y distintas son las razas que acaban siendo descartadas.

Y se está dando la paradoja de que en ese mismo norte vayan a adoptar galgos al sur mientras setters, sabuesos y grifones (y todo tipo de mestizos y perros de otras razas), que son igualmente estupendos y merecedores de un hogar, se pudren en perreras y protectoras sin futuro. Desafortunadamente las modas por determinadas razas, por llamar la atención con un perro distinto, también llegan a las adopciones.

A veces me pregunto si la solución no sería que también en el sur se optara por adoptar setters, sabuesos y grifones del norte. Un orejotas en Córdoba iba a llamar la atención. Y ya sé que no lo es.

Setters, sabuesos y grifones, los galgos del norte, grandes olvidados. Como Sancha, la más veterana de la protectora de Lugo.

Lleva en el chenil sobre 7 años y le calculamos que llegó con 3… asi que la pobre tiene 9 años y aún no ha sido feliz.

Por el centro y sur de España la raza mas castigada con la caza son los galgos, pero aquí en el norte usan más sabuesos y grifones, y Sancha es una mezcla de ambos y el claro reflejo de la realidad, lo invisibles que son.

Lleva 7 años allí y ni la mitad de los voluntarios la conocen, nadie se para en mirarla, en conocerla, en darle una oportunidad.

Sancha es todo alegría a pesar de su mísera vida, está llena de vitalidad y es muy sociable. Se ve tan delgada en las fotos porque lleva meses, años, con una diarrea imposible de tratar allí dentro. Deseamos que alguien por fin la mire la conozca, y le dé la oportunidad que se merece…..

Contacto: adopciones@protectoralugo.org

“Hay una asociación entre maltrato animal y criminología violenta, psicopatía y trastorno antisocial de personalidad”

No es algo que digan sin fundamento cuatros amantes de los animales, existe efectivamente un vínculo entre el maltrato animal y la violencia ejercida contra otras personas y otros delitos.

En la Universidad de Barcelona, el Máster en Perfilación y Análisis de la Conducta Criminal, celebró el pasado 3 de mayo la tercera edición de las Jornadas de Investigación Criminal. La temática era ‘La crueldad contra los animales. Relevancia en delitos violentos y la evaluación forense’ y no imagináis cuánto sentí perdérmelo.

Ojalá hubiera podido asistir para contar mis impresiones de primera mano, para resumir lo escuchado por los ponentes, de todos los ámbitos. No es posible, pero no quiero dejar la oportunidad de compartir las conclusiones que los organizadores me han hecho llegar, junto a algunas pinceladas extraídas de twitter.

Es un tema relevante, sobre el que merece la pena pararse a reflexionar y tomar medidas. El maltrato animal no puede ser infravalorado, ni por sí mismo ni por las extensiones que tiene.

El maltrato animal está infraestimado pese a las implicaciones que conlleva y su vinculación con la violencia interpersonal. Sin embargo, gracias a la mayor sensibilización social al respecto y al esfuerzo de profesionales e instituciones poco a poco va adquiriendo una mayor importancia tanto en la sociedad como en el ámbito profesional y académico.

El objetivo de las Jornadas fue dar a conocer el maltrato animal en la práctica penal en España, en el ámbito forense, en la investigación criminal y desde el análisis de la conducta, así como la colaboración del Observatorio de Violencia Hacia los Animales y el Equipo de Perfilación y Análisis de la Conducta Criminal de la Universidad de Barcelona con la NSA o el FBI. Asimismo, acudieron cuerpos policiales especializados en investigar el maltrato animal como la ACME de Mossos d’Esquadra o la UPA de la Guardia Urbana de Badalona.

La primera ponencia presencial corrió a cargo de Antonio Vercher, Fiscal coordinador de Medio Ambiente y Urbanismo. Según los últimos datos oficiales disponibles en la Memoria de la Fiscalía General del Estado de 2017 en 2016 se incoaron 774 causas penales por delitos de maltrato animal, de las cuales 123 acabaron con sentencia condenatoria. Esto supone un 15,9% de condenas por delitos de maltrato animal, un 5,7% más que el año anterior.

La Dra. Núria Querol Viñas profesora e investigadores de la Unidad de Perfilación y Análisis de la Conducta Criminal, Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona, y miembro del Grupo de Trabajo de la NSA/FBI sobre NIBRS y maltrato animal, presentó el primer informe del FBI sobre maltrato animal respecto a los datos del 2016. Y es que cabe destacar que El FBI actualizó sus políticas del Programa NIBRS de UCR, a partir del 1 de enero de 2016, para incluir específicamente la crueldad hacia los animales como una categoría delictiva específica de modo que las agencias de policía deberían incluirla al presentar las estadísticas delictivas al FBI. La crueldad hacia los animales es un crimen grave no solo contra los animales, sino también contra la sociedad en general. La Dra también explicó el vínculo entra la violencia de pareja y/o el ámbito familiar y la violencia hacia los animales. Estudios en EEUU han detectado que entre un 71-86% de las mujeres víctimas de violencia refieren maltrato también a sus animales de compañía. En un estudio en España, la cifra se eleva hasta el 94% porque se incluye el maltrato psicológico al animal. La Dra. Querol afirma: “como decimos en el grupo de trabajo de la NSA/FBI protegiendo a las personas protegemos a los animales y, protegiendo a los animales protegemos a las personas“.

Alfon Bañeres, veterinario especialista en anestesiología y peritajes, presidente de la ONG Veterinaria Basati, especializada en la atención a animales desamparados, sin propietario y peritajes forenses, explicó algunos de los casos que han peritado: desde animales muertos en contexto de violencia de género, el mayor caso de envenenamiento de aves salvajes en España. Bañeres hizo hincapié en el desinterés de la administración en casos tan extremos como el de “La Finca de los horrores de Cascante, en que centenares de animales están abandonados, desnutridos, rodeados por los cadáveres de sus ‘compañeros’ y llenos de pulgas”. Una situación terrible en la que sobreviven desde hace tres años en una finca situada en la localidad ribera de Cascante, donde concurren diversos delitos como atentado contra la autoridad.

El Dr. Àngel Cuquerella, del Institut de Medicina Legal de Catalunya y uno de los mayores expertos mundiales en psicopatía, habló de ‘Psicopatía y maltrato animal’, explicando que el maltrato hacia los animales es un indicador de una posible psicopatía y de trastorno antisocial de personalidad.

Juan José Piquer Descalzo, Jefe de la Policía Local de Polinyà relató su experiencia pionera en la implementación del Programa Viopet para acoger animales de víctimas de mujeres maltratadas. Un 59% de las mujeres víctimas de violencia retrasan o rechazan la entrada en una casa de acogida si no se ofrece un recurso para su animal de compañía. Sus avanzados protocolos encaminados a la protección de los animales como miembros de la comunidad han recibido la felicitación de ACCPOLC (Asociación de Jefes y Mandos de Policía Local de Catalunya, la más veterana de España).
Lee el resto de la entrada »

Mucho cuidado con ventanas y balcones si tenemos gatos en pisos altos

Cuando alguien pretende adoptar un gato, en cualquier asociación protectora seria es fácil que hagan bastantes preguntas sobre el sitio en el que vivimos y sobre si el gato podría tener acceso a ventanas o balcones, sobre todo si se trata de un piso elevado; puede que incluso quieran visitar nuestra casa.

No les preocupa porque no quiera dar a sus gatos en adopción o porque tiene tengan una malsana curiosidad, nada más lejos de su intención, lo que desean es asegurarse de que el gato (o los gatos, ya os he contado en el pasado que mejor adoptar una pareja bien avenida que se hará compañía) tendrá un entorno seguro.

Hay gatos más aéreos que otros, los hay que son felices sin subir a las alturas y otros que no saben vivir sin ellas, pero cualquier gato correr el riesgo de caer, sobre todo cuando son más jóvenes, temerarios e inexpertos. También son más proclives a sufrir caídas aquellos que no están esterilizados.

Aunque son agilísimos equilibristas, no son infalibles y no es nada raro que, por una distracción o un error de cálculo, acaben con sus huesos en el suelo.

De hecho no es que no sea raro, es que entre los accidentes que suelen sufrir los gatos domésticos, el más frecuente es la caída desde grandes alturas. Caídas que se pueden traducir en que se pierdan o/y que sufran lo que se denomina como el síndrome del gato paracaidista o volador, un cuadro clínico típico que suele incluir lesiones internas y rotura de mandíbula, o incluso que mueran.

No obstante hay un alto índice de supervivencia a estas caídas libres, debido a que adoptan instintivamente la mejor postura para amortiguar el golpe.

Debería sobrar decir que, si nuestro gato cae hay eje llevarlo inmediatamente al veterinario, aunque aparentemente no tenga nada. Los gatos apenas manifiestan dolor con demasiada frecuencia, incluso estando graves.
Lee el resto de la entrada »

Matar con saña a un animal, disfrutar de su sufrimiento, es dejar de ser humano

A mediados de marzo la Guardia Civil de Sevilla identificó a un vecino de la localidad de Olivares como supuesto autor de la muerte de casi una veintena de animales, a muchos de los cuales mató atándolos a las vías del ferrocarril.

¿Un sádico? ¿Un psicópata? Me da igual, alguien que supone un peligro potencial para otros seres humanos, no tengo la menor duda.

Ayer mismo detuvieron a una chica de 19 años en Ciudad Real que había subido un vídeo en el que mataba a un gato tras centrifugarlo en la lavadora dos veces, entre risas.

Os digo lo mismo que respecto al otro tipo, lo mismo que os podría decir de muchos otros monstruos a dos patas que han pasado por este blog, aquellos que protagonizan en un goteo ocasional y constante las noticias, de tantos otros cuyos terribles actos jamás trascienden y no llegamos a conocer. Me da igual el problema que tenga esta mujer, aún adolescente, no me importa entender qué engranajes le fallan en la empatía, el motivo por el que unos mínimos de bondad no se manifestaron viendo sufrir así a otro ser vivo, lo único cierto es que no quiero a gente así cerca, no los quiero a mi lado ni al lado de los míos, al lado de nadie con bien, porque el corazón me dice que son personas tóxicas, que aunque no lleguen jamás a cometer un delito contra otra persona, dudo que procuren a los demás algo que no sea sufrimiento.

No me malinterpretéis. Por mucho que apetezca en caliente atar al primero al paso del AVE y meter a la otra en una lavadora industrial, no deseo algo así ni mucho menos. Ojalá encuentren la ayuda que necesiten para volver a ser humanos mínimamente decentes, aunque abundan los casos en los que pongo en duda que algo así sea posible. Hay que elevarse por encima del ojo por ojo, por encima de los exabruptos causados por la indignación, que son comprensibles pero de nada sirven. Lo que hay que hacer es buscar soluciones.

Denunciar al 062 cualquier caso de maltrato animal que conozcamos, como pide la Guardia Civil que hagamos. Aunque la respuesta al otro lado no sea la adecuada, hay que seguir insistiendo.

Seguir exigiendo una ley nacional de protección animal de mínimos.
Ahora, en ese sentido, España es un collage irregular y absurdo de normativas nacionales, pero sobre todo autonómicas y municipales. A mayor clamor, más voluntad política habrá porque interpretarán que hay más votos en juego. Como me contaba Chesús Yuste, de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales (APDDA) que integra a parlamentarios de diferentes fuerzas políticas preocupados por la protección de los animales desde 2012: “La protección animal se ha incluido ya en la agenda política de una manera muy potente”.
Lee el resto de la entrada »

Mel y Mató, dos hermanos inseparables que buscan un hogar tras sobrevivir cinco meses en la calle

Mel y Mató son hermanos, de buen carácter (cariñosos, obedientes y sociables) y de tamaño pequeño. Mel apenas pesa cuatro kilos y Mató seis. Tienen siete años, una edad estupenda porque les queda mucho por delante pero ya han sentado sus cabecitas, por eso me cuentan que pasean tranquilos y sin tirar, que se les puede pasear a placer con una sola mano.

Duermen juntos, en la misma cama, son inseparables y desde la asociación barcelonesa Pataners, la asociación que los rescató de la calle, quieren que siga siendo así. No quieren que se separen, buscan una adopción conjunta, un hogar que abra sus puertas a ambos.

E, incomprensiblemente, ese hogar, esa familia, no llega.

Han pasado por varias manos a lo largo de su vida hasta que ser abandonados en la calle donde sobrevivieron varios meses gracias a que Mató cuida y protege a su hermana que es más tímida e insegura.

Buscan personas que comprendan que en pareja la vida sabe mejor… que no los separen y repartan amor a dos manos. Lo que no separó el frío, el hambre, el miedo y la tristeza, que no lo separe el ser humano.

Como si se hubieran jurado lealtad eterna, Mel siempre sigue a Mató y, éste nunca la deja atrás. Estos dos hermanitos han vivido siempre juntos.

Mató es súper simpático y se va con cualquiera que le haga dos mimos. Se derrite con una caricia y cuanto te conoce te sigue a todas partes como una sombre, pero es un perro tan fiel, que no abandonó a su hermana para irse detrás de nadie a buscar un hogar.

Mel, al ser más pequeña es tímida y algo desconfiada. Cuando te conoce puede ser más empalagosa y faldera que Mató, pero de entrada no se fía y nunca se hubiera espabilado sola en la calle. Es admirable ver como Mató cuida y protege a su hermana.

Si quieres conocerlos o más información, puedes acudir a la Asociación Pataners, en Barcelona o llamar al 930021876

En Facebook podéis acceder a más fotos y vídeos de esta pareja.