Cosas que suceden en la Red contadas por Juanjo Amorín El verdadero heroísmo está en transformar los deseos en realidades y las ideas en hechos (Castelao)

Entradas etiquetadas como ‘jaime’

Filosofía, informática e Internet

De pequeño, en los fines de semana con mal tiempo mi madre se inventaba un entretenimiento para todos los hermanos: ordenar la habitación. Siempre encontraba algo que creía desaparecido per sécula seculórum. Esta tarde me ha pasado algo parecido limpiando mi portátil.

Localicé un correo con un fichero de texto de mi amigo Jaime de Yraolagoitia. No era uno cualquiera. Fue con el que inauguró su blog Sophia. Todo sucedió un mes antes de irse para siempre. Releer este texto es como asistir a una clase magnífica de 5 minutos de duración. Lo recupero para vuestro disfrute y su memoria.

La descripción genérica de este blog es “Todo lo que se me ocurra sobre Filosofía, Infformática e Internet”. Es más, la URL que permite acceder a este blog tiene por nombre http://sofia.blog.terra.es en homenaje a sophia, la palabra griega que significa sabiduría, (y por extensión, filosofía significa amor a la sabiduría).

Muchos de vosotros estaréis pensando. “¿Qué tiene que ver la filosofía pura con la informática y con Internet?” Pues bastante más de lo que nos imaginamos. La informática está basada en un sistema de dos valores, lo que se conoce como sistema binario. Existen ceros (0s) y existen unos (1s) y, básicamente, la informática consiste en usar esos ceros y unos para crear funciones matemáticas, tales como la suma, la resta, la multiplicación, la división y un largo etcétera..Los procesadores contienen millones de estas funciones básicas, multiplexadas entre sí, para generar otras funciones más complejas. En el caso de la informática, el sistema binario es “que pase corriente eléctrica” (que corresponde al 1) y “que no pase corriente eléctrica” (que corresponde al 0).

Cuando en los años 50 los ingenieros decidieron utilizar este sistema binario de la corriente eléctrica no partían de la nada. Al contrario, se apoyaban en todos los estudios sobre sistemas binarios realizados desde el siglo V a. de C. En esa época había toda una escuela basando sus avances matemáticos sobre un sistema binario. Se trataba de Aristóteles y de su escuela aristotélica, quizá la más importante en Europa hasta el siglo XV, que utilizaba en sus cálculos los silogistmos aristotélicos, los cuales se fundamentaban en un sistema binario, de dos valores: Verdadero y Falso.

Por esta razón, cuando la informática nació se encontró con un gigantesco corpus aristotélico sustentado en valores binarios (Verdadero y Falso) que pudieron trasladar a la época actual (1s y 0s) para construir de forma más sencilla operaciones matemáticas y chips de procesamiento avanzado.

Por tanto, no es nada extraño que el primer ordenador que ví en mi vida, un IBM PC XT, lo viera en la clase 102 de la Universidad Complutense de Madrid, dentro de la disciplina “Lógica I”, impartida por el catedrático Manuel Garrido. Por aquella época era difícil (y seguro que lo sigue siendo ahora) diversificarse de forma que se aprendera tanto las materias científicas de la Filosofía Pura, tales como Lógica, Filosofía del Lenguaje o Filosofía de la Naturaleza (“naturaleza” en griego es physis, y de ahí viene Física), como las materias humanísticas de la Filosofía Pura, tales como Ética, Teoría del Conocimiento, Metafísica o Teodicea. Son dos tipos de materias que nada tienen que ver entre sí y que exigen personas con conocimientos completamente diferentes, aunque se encuadren dentro de un mismo plan de estudios y aparezcan dentro de la misma Licenciatura.

Como os podéis imaginar, a mí me gustaba mucho más la parte científica de la filosofía pura y aquí estoy, escribiendo sobre informática e Internet, sobre memoria RAM y comandos del sistema operativo, no sobre la naturaleza y esencia del ser o sobre las múltiples pruebas de la existencia de Dios. Ahora bien, ¿cuál es la mejor carrera que hoy en día se puede estudiar? Sin lugar a dudas, la mejor carrera es Filosofía Pura y, luego, si se tiene tiempo y dinero, estudiar cualquier otra carrera que nos permita ganarnos la vida (conseguir dinero) de otra forma más cómoda y rápida.

Jaime de Yraolagoitia Robledo (1965-2006)