Buitres enganchados a los fármacos

Quizá sepan que hay ciertos animales cuya mención puede tener connotaciones negativas. Uno de ellos es el buitre, ave carroñera y apelativo para individuos que se aprovechan de la desgracia de otros. Una mala fama injusta, teniendo en cuenta la función fundamental de estas aves majestuosas. Prueba de ello es el problema sanitario que originó la desaparición de estas carroñeras en India entre 1992 y 2007. Fue la mayor tragedia para la conservación de un ave jamás registrada.

Nadie sabía lo que estaba ocurriendo y no eran capaces de localizar al responsable de ese descenso tan atroz. Finalmente, tras muchos estudios, un equipo de expertos descubrió al culpable: el diclofenaco, un fármaco común usado en ganado que causaba intoxicación en los buitres tras ingerir su carne. La prohibición del diclofenaco fue inmediata. No obstante, hoy en día estas valiosas aves siguen sin recuperarse en India. La semana pasada se daba a conocer el primer caso de intoxicación por diclofenaco en Europa que ponía en alerta a los conservacionistas. Ha ocurrido en España que hasta ahora ha sido un lugar relativamente seguro para los buitres.

Buitre Negro (Aegypius monachus). Foto: GREFA

Al tiempo que en el país asiático los buitres morían de manera masiva, España se convertía en un refugio para estas aves. Aquí, las familias de las cuatro especies de buitres que residen en Europa no han dejado de crecer hasta el punto de que podemos presumir de contar con las mayores poblaciones de buitres de Europa. Mientras el buitre negro sigue disminuyendo en el mundo, nuestro país ha observado un crecimiento ejemplar: de 290 parejas en los años 80 a más de 2.000 parejas en la actualidad, lo que supone el 98% de la población europea, una enorme responsabilidad.

El buitre negro intoxicado por diclofenaco, fotografiado con vida dos días antes de conocerse su muerte en el nido. Foto: GREFA

Este crecimiento ha sido posible en gran parte gracias el Proyecto Monachus para la conservación del buitre negro liderado por GREFA (Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat). Dicho proyecto tiene como objetivo aumentar el área de distribución del buitre negro a través de la formación de corredores biológicos que les permitan reconquistar áreas de su distribución histórica. Así, buitres negros con acento andaluz vuelven a volar en países donde se habían extinguido como Portugal y Francia. Al mismo tiempo, en España siguen aumentando sus poblaciones con nuevos enclaves como se confirmaba la semana pasada con la primera población reproductora de buitre negro en el ámbito pirenaico, un logro histórico.

Ernesto Álvarez sujeta un buitre negro. Foto: GREFA

Nuevas amenazas para los buitres

Todos estos datos deberían hacernos sentir orgullosos del enorme trabajo que están haciendo las organizaciones españolas en su recuperación y protección. Sin embargo, también debemos prestar atención a las amenazas que continúan presentes y a las nuevas amenazas como el diclofenaco. En efecto, el fármaco que causó la tragedia que menciono en el inicio de este texto y que fue prohibido en muchos países por sus efectos mortales, todavía no ha sido prohibido en España. Los expertos ya anunciaban hace años el riego de no prohibir estos fármacos para las poblaciones de buitres, pero ha sido recientemente cuando esta sospecha se ha materializado de una forma trágica: un joven buitre negro moría por intoxicación con diclofenaco, la primera vez que se detectaba una intoxicación de este tipo en Europa. “Ha sido un crimen, y miles de carroñeras más podrían morir”, me contó con preocupación Ernesto Álvarez, presidente de GREFA que añade que no entiende el uso del diclofenaco en este país existiendo alternativas no tóxicas e igualmente efectivas.

El buitre negro intoxicado por diclofenaco yace muerto en su nido, con el emisor GPS que porta visible. Foto: GSM Agents Rurals.

Seguimiento determinante

El seguimiento de los buitres marcados con GPS ha sido determinante para el éxito del proyecto Monachus, me comenta Ernesto: “gracias a que marcamos todo y hacemos un seguimiento exhaustivo, podemos conocer los factores limitantes como el veneno, electrocuciones o el diclofenaco y podemos actuar rápidamente para minimizar esos riesgos a través de acciones concretas”. Acciones como la modificación de torres de alta tensión o la identificación y sanción ejemplar a los envenenadores han conseguido salvar miles de buitres negros. Ahora continúa una lucha para que el diclofenaco no se convierta en un fármaco innecesario para estos beneficiosos animales.

Toma de medidas del buitre negro intoxicado por diclofenaco, con ocasión de colocarle un emisor GPS en el verano de 2020 por parte del presonal del Ministerio de Transición Ecológica, GREFA y guardas de la Reserva de Boumort. Foto: GREFA

La desaparición de los buitres en India originó una crisis sanitaria sin precedentes, los perros y ratas se multiplicaron descontroladamente y se convirtieron en portadores de toda clase de enfermedades. Una de ellas fue la rabia que mató a más de 47.000 personas. “Las carroñeras son las grandes limpiadoras del campo, su capacidad de procesar cadáveres y su eficiente sistema digestivo impiden la transmisión de enfermedades, esa función ecológica debería ser una razón solida para defender a los buitres, especialmente ahora que conocemos las consecuencias de una pandemia” concluye Ernesto.

En un mundo cada vez más artificial, España puede y debe presumir de sus espacios verdes y su biodiversidad, somos un oasis para los buitres europeos que escogen nuestro país como residencia permanente, no como los alemanes en Mallorca. Es un enorme orgullo para los que amamos a los animales. Sin embargo, lo ocurrido en India debe ser un aviso claro de nuestra gran responsabilidad para que la rapaz más grande de Europa siga volando segura en nuestros cielos y no se enganche a fármacos letales.

¿Deseas ayudar al Proyecto Monachus? ¡Apadrina un buitre negro! Y no dejes de buscarlos en el campo.

Buitre negro Foto: Couleur / Pixabay

Referencias

  • Markandya, T. Taylor, A. Longo, M. N. Murty, S. Murty, y K. Dhavala, ‘Counting the cost of vulture decline—An appraisal of the human health and other benefits of vultures in India’, Ecological Economics, vol. 67, n.o 2, pp. 194-204, sep. 2008, doi: 10.1016/j.ecolecon.2008.04.020.
  • M. Herrero-Villar et al., ‘First diclofenac intoxication in a wild avian scavenger in Europe’, Science of The Total Environment, p. 146890, abr. 2021, doi: 10.1016/j.scitotenv.2021.146890.
  • R. Moreno-Opo y A. Margalida, ‘Conservation of the Cinereous Vulture Aegypius monachus in Spain (1966–2011): a bibliometric review of threats, research and adaptive management’, Bird Conservation International, vol. 24, n.o 2, pp. 178-191, jun. 2014, doi: 10.1017/S0959270913000427.
  • IUCN, ‘Aegypius monachus: BirdLife International: The IUCN Red List of Threatened Species 2018: e.T22695231A131935194’. International Union for Conservation of Nature, ago. 09, 2018, doi: 10.2305/IUCN.UK.2018-2.RLTS.T22695231A131935194.en.
  • J.L. Tella, ‘Action is needed now, or BSE crisis could wipe out endangered birds of prey’, Nature, vol. 410, n.o 6827, Art. n.o 6827, mar. 2001, doi: 10.1038/35068717.
  • Z. Morales-Reyes et al., ‘Supplanting ecosystem services provided by scavengers raises greenhouse gas emissions’, Sci Rep, vol. 5, ene. 2015, doi: 10.1038/srep07811

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.