Entradas etiquetadas como ‘Mundial Brasil’

Iker Casillas: Al ‘santo’ se le acabó el ángel

Cada partido del Real Madrid en Copa y Champions ha sido esta temporada una auténtica batalla sin cuartel. Casillistas contra anticasillistas. No ha habido cuartel. Si el portero blanco hacía una buena parada, era jaleado sin medida por sus numerosísimos defensores entre la prensa. “¡El Santo, y le querían enterrar, dónde están ahora!” se ha oído con paradas de lo más comunes. Cada intervención era jaleada como si se tratara de aquella inolvidable pierna ante Robben, sin importar la calidad de la misma. Solo se trataba de pasar facturas pendientes.

También entre los detractores del mostoleño había demasiada saña. Un pequeño fallo y las críticas llovían. Eso sí, en Twitter, pues el apoyo al portero en los medios es casi incondicional, por los menos en las narraciones radiofónicas y televisivas. No era justo tampoco, pero había demasiadas cuentas pendientes de la época pre-Ancelotti.

Si por algo ha destacado la carrera de Casillas es por estar siempre en el lugar oportuno en el momento adecuado. Sus mejores paradas coincidían siempre con un momento decisivo, ha tenido ese ángel. Brilló en una final de Champions (2002) gracias a una lesión de un compañero, realizó su parada más recordad en la final de un Mundial y estuvo acertado en una tanda de penaltis cuando más falta hacía (Eurocopa de 2008 ante Italia). Eso le llevó a ser considerado como el mejor portero del mundo.

Casillas se lamenta

Casillas se lamenta ante Chile (EFE).

Ese Iker ya no está, se ha desvanecido. Su último mes es testigo de ello. Sus escasas apariciones en Copa y Champions habían estado marcadas por escasos errores, casi inexistentes, pero llegado el momento de la verdad ha naufragado, se ha venido abajo totalmente.

Su pesadilla empezó en la final de la Champions, falló estrepitosamente en una salida que casi le cuesta la Décima al Real Madrid. Sergio Ramos le salvó con su cabezazo, y volvió a hablarse de su ángel. “¡Hasta cuando falla se lo soluciona un compañero!”.

El Mundial era su momento para arreglarlo, pero ahí se ha visto al peor Casillas de su carrera. Nervioso, fallón, cabizbajo. En definitiva, irreconocible. Incluso entre sus detractores, que no pensaban que pudiera tener una actuación tan nefasta en Brasil. Ante Holanda estuvo inseguro en varios goles y regaló el cuarto tanto, y ante Chile erró en el despeje del segundo gol, el que condenó definitivamente a España.

El tsunami post-eliminación ha hecho que la actuación del portero no haya sido el foco principal de la participación de España, pero Iker sabe lo que ha pasado perfectamente, e incluso volvió a pedir perdón tras la eliminación. Es hora de que se le juzgue con un poco de objetividad, solo un poco. Basta de defensas injustificables. Los años pasan y su ángel ya no existe y no pasa nada por admitirlo. Hasta a los más grandes les pasa.

España: la selección sin hambre de victoria

Es difícil analizar tan en caliente, y con cierta coherencia, lo ocurrido en Brasil con la selección española. Querer quitar a absolutamente todos los jugadores que han participado en la mayor debacle de un campeón en la historia de los Mundiales es algo que todo el mundo quiere hacer en estos momentos.

Casillas, Iniesta y Torres.

Casillas, Iniesta y Torres (EFE).

Pero es que resulta que esto no es una sorpresa, que ya se veía venir algo parecido. Vale, quizás una debacle similar no, pero una mala actuación de la selección española en Brasil era algo esperado a poco que se analizara un poco la lista de convocados.

Jugadores a punto de irse a un retiro dorado (Xavi, Villa), muchos que venían fuera de forma, otros que eran suplentes y la mayoría con sus mejores momentos ya en el pasado. Nos lo han dado todo, sí, pero eso no es excusa suficiente para que siguieran yendo a la selección, los méritos del pasado de los que hablábamos aquí poco antes del inicio del torneo.

Un Mundial no es un torneo en el que te puedas tomar la revancha al año siguiente, solo se disputa cada cuatro años y cada uno de ellos debe tomarse con la máxima exigencia, llevando a los mejores. Y no se ha hecho eso, por desgracia.

Ahora llega el momento de la renovación, y esta debe ser seria y profunda. Empezando por Xavi y Casillas y pasando por otros muchísimos jugadores a los que se les ve faltos de hambre, saciados, cansados de ganar. No es que uno se canse de ganar, es evidente, pero el hambre que hemos visto a la gran mayoría de las selecciones en este inicio de Mundial no se lo hemos visto a los españoles, y eso duele.

Es el momento de los Thiago e Isco, de jugadores como Koke o Carvajal, de hombres con ganas de comerse el mundo y escribir su propia historia. España tiene una cosa buena, sí que tiene relevo, y este debe llegar cuanto antes. Ver a jugadores con ansia de ganar y volver a ilusionar al aficionado.

Estas declaraciones de Xabi Alonso lo deja claro:

No hemos sabido mantener ese hambre, esa ambición. Mentalmente no estábamos preparados y físicamente justos

Está todo dicho.

Koke por Xavi, el cambio necesario

¿Qué necesita España para superar a Chile y seguir con vida en el Mundial? Esa es la gran pregunta tras la humillación recibida ante Holanda y la respuesta mayoritaria fue que hacía falta caras nuevas en el equipo, juventud, hambre de triunfos, ambición. Y, sobre todo, jugadores en buen estado de forma.

Koke y Xavi

Koke y Xavi en un entrenamiento (EFE).

Lo cierto es que la lista de Del Bosque no reúne a demasiados jugadores de esas características. Una revolución sería posible con otra convocatoria, no con los jugadores presentes en Brasil, así que el margen es escaso.

Pero hay alguna alternativa, y si existe un jugador que reúne todas esas características ese es Koke. Su temporada en el Atlético de Madrid ha sido impresionante y tiene calidad y físico para llevar las riendas de la selección, para tomar el relevo de Xavi Hernández, uno de los mejores centrocampistas de la historia, pero ya en el ocaso de su carrera, a unas semanas de irse a jugar a la liga de Qatar.

La presencia de Koke sería una declaración de intenciones, un mensaje, aceptar el reto que presentará Chile, posiblemente el equipo más intenso de este Mundial, un bloque que presionará de manera asfixiante y que exigirá el máximo a España. Ojalá Del Bosque se atreva.

Polémica arbitral en el Alemania – Portugal: expulsión de Pepe y un riguroso penalti

Mucha polémica arbitral en el Alemania – Portugal. Dos decisiones controvertidas del colegiado serbio Mirolad Mazic inclinaron el partido de manera clara para el conjunto germano, que sumó su primera victoria en el Mundial con una contundente goleada (4-0).

Roja a Pepe

Roja a Pepe en el Alemania – Portugal (EFE).

En el minuto 10, un leve agarrón de Joao Pereira acabó con Götze cayendo dentro del área y el árbitro no lo dudó y señaló la pena máxima, que Müller transformó en el primer gol del partido.

Ya con 2-0 en el marcador, una acción de Pepe sobre el propio Müller fue castigada por Mirolad Mazic con roja directa para el defensa. El portugués apartó al delantero estirando el brazo y golpeando en la cara del alemán y después se encaró con él cuando estaba en el suelo, contactando cabeza con cabeza. El colegiado no lo dudó y expulsó a Pepe.

Dos acciones y en las dos salió perjudicada la selección de Portugal, que sufrió un riguroso arbitraje.

Casillas, Xavi, Piqué… ¿merecen el banquillo ante Chile?

El sofocón ya ha pasado. España fue masacrada por Holanda y la clasificación para octavos de final está muy, muy complicada. Puede que ni siquiera ganando los dos partidos que quedan la selección logre pasar la fase de grupos, quizás hagan falta dos goleadas ante Chile y Australia para evitar la debacle, la eliminación en la primera ronda, algo que no pasa en un Mundial desde 1998 y en una gran competición desde 2004.

Casillas y Robben

Casillas y Robben (EFE)

Ahora toca pensar en qué hacer, cómo lograr levantar el equipo y superar a los chilenos en el siguiente partido. Es la hora de tomar medidas, Del Bosque debe tomar decisiones importantes por muy dolorosas que sean. No pasa nada por sentar a vacas sagradas, por apostar por sangre nueva en el equipo.

Y sí, no pasa nada por sentar a los dos grandes símbolos de esta generación de oro del fútbol español: Casillas y Xavi. Los dos mitos de la selección española demostraron ante Holanda que ya no están para ser titulares en este equipo y es la hora del relevo. De Gea y Koke aportarían ganas y juventud y es especialmente sangrante verles en el banquillo, especialmente con la impresionante temporada realizada por el jugador del Atlético.

Otro gran problema fueron los centrales. Ramos estuvo muy desafortunado, pero su gran final de temporada le han hecho merecedor de la continuidad, no fue más que un día malo, al menos en teoría. Distinto es el caso de Piqué, fuera de forma y en un mal estado físico. Su titularidad no tiene justificación y Javi Martínez espera ansioso su oportunidad. Pasa lo mismo con Jordi Alba, que tampoco estaba para jugar un partido tan vital.

El partido ante Holanda lo acabaron 7 (de 10) jugadores de campo del Barça, pese a la desastrosa temporada de los culés y el mal momento de la mayoría de sus jugadores. En la final de Sudáfrica pasó algo parecido, y fue lógico, era el equipo del momento y sus jugadores los mejores. Ya no. Del Bosque debe pasar página. Y ser valiente.

La decadencia de España: nadie lo quiso ver

La opción de la venda en los ojos siempre es tentadora. Y fácil. Pasa en todos los ámbitos de la vida. Si estás día sí y día también discutiendo con tu pareja, es fácil caer en la trampa de engañarse a uno mismo pensando que es algo pasajero, que ya se arreglará. Hasta que un día llega la desagradable sorpresa y te deja. Tú ya lo sabías en tu fuero interno, pero de tanto negarlo hasta te lo habías creído.

Xavi e Iniesta (EFE).

Xavi e Iniesta (EFE).

Con esta España ha pasado algo parecido. “Somos campeones del mundo, hay que confiar”, “somos campeones de Europa, hay que tener fe en estos jugadores”. La temporada del Barça, que sigue siendo la base de la selección, ha sido un serio aviso: jugadores ya lejos de su mejor nivel, sin gasolina en el depósito y sin el hambre de antaño. El Bayern de Robben les metió 7 goles en una eliminatoria hace un año, recuerdo. Pero fueron “pequeños detalles”, al igual que los 5 que le ha metido hoy España a Holanda. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Del Bosque ya lo avisó, no veía hambre en la mirada de los jugadores. Pero prefirió no hacer nada. Confiar en los mismos hombres que nos han hecho campeones de todo, fuera como fuera. Hemos de estar agradecidos para siempre a este equipo, pero eso no implica que haya que afrontar los cambios con firmeza y sin dudar. No pasa nada por sentar a mitos de nuestro fútbol, es ley de vida y pasa con absolutamente todos los jugadores.

Pero ha tenido que venir Holanda a bajarnos del cielo, a que nos demos cuenta de la realidad actual, despertarnos de este sueño que ya estaba durando demasiado. Y nos ha despertado a golpes, con una humillación que será recordada durante años en todo el mundo. De los 14 jugadores que actuaron, cuatro son suplentes en sus equipos (Casillas, Pedro, Torres y Cesc), varios están fuera de forma (Busquets, Piqué, Alba) y los mejores momentos de algunos ya pasaron, con Casillas y Xavi como máximos exponentes.

Ya en su momento no se tomaron las duras decisiones que había que tomar y a la lista del Mundial fue conservadora, un premio a méritos del pasado. Pero aún quedan dos partidos por disputarse y toca arriesgar, apostar por gente nueva. Ahí están Koke, Javi Martínez y Juanfran esperando su oportunidad. El éxito, si es que aún es posible, pasa por la valentía.

Así es Holanda: un debut menos complicado de lo que parece

España debutará en el Mundial este viernes (21.00 horas) ante un viejo conocido: Holanda. Será la revancha de la final de 2010, la del gol de Iniesta, la parada de Casillas a Robben, la que coronó a la generación de oro del fútbol español. Pero cualquier parecido entre aquella selección ‘oranje’ y la actual es pura casualidad.

Cuando empiece el partido el gran público reconocerá a pocos jugadores, muy pocos. Apenas queda rastro de aquella selección holandesa que se quedó a un paso de ser campeona del mundo, y pocos son los nombres conocidos en este equipo. Aguantan Robben, Sneijder y Van Persie, claves en Sudáfrica, pero el resto del equipo nada tiene que ver.

Parada de Casillas a Robben

Parada de Casillas a Robben en la final del Mundial de 2010

– DUDAS EN LA PORTERÍA: El relevo de Sketelenburg lo ha tomado Jasper Cillessen, portero del Ajax que afronta a sus 25 años su primer gran reto internacional. Su rendimiento ante una cita de la importancia como un Mundial es una incógnita.

– DEFENSA INEXPERTA: Solo uno de los cuatro zagueros de aquella final de Johannesburgo está en Brasil: el lateral derecho Van der Wiel, que además parece que no será titular. Van Gaal contará con una defensa inexperta tanto a nivel de selecciones como a nivel de clubes, y esa debilidad atrás es probablemente el punto débil del combinado ‘oranje’.

Ron Vlaar (Aston Villa, 29 años) y Martins Indi (Feyenord, 22 años) se perfilan como titulares en el centro de la defensa, Daryl Janmaat (Feyenord, 24) en el lateral derecho y Blind (Ajax, 24) en el izquierdo. Demasiado poco para frenar la batería ofensiva española, al menos a priori, por lo que Van Gaal podría optar por alinear a cinco defensas, incluyendo entonces a otro central, Stefan De Vrij (22 años, Feyenord). Demasiada juventud, escasísima experiencia.

– ESCASA CREACIÓN EN EL MEDIO: Su mejor creador, el medio de la Roma Strootman, se lesionó poco antes del Mundial, lo que deja a los holandeses sin un solo jugador en la zona de creación. Tampoco estará Van der Vaart, también lesionado, por lo que toda la responsabilidad del juego recaerá en el exmadridista Wesley Sneijder.

Nigel De Jong (el íntimo amigo de Xabi Alonso) y Jordy Clasie (Feyenord, 22 años) le guardarán las espaldas, lo que hará que Sneijder tenga que retrasar en exceso su posición para intentar fabricar algo de fútbol.

–  ATAQUE DEMOLEDOR: Está selección holandesa no renuncia a su estilo de toda la vida y el juego por las bandas es la base de su ataque, aunque es probable que ante España tome más precauciones. Arjen Robben aportará su desborde por banda, y la responsabilidad del gol es para el ‘killer’ Robin Van Persie. Jeremain Lens (Dinamo de Kiev), el exmadridista Huntelaar y el veterano Dirk Kuyt son las otras opciones para el ataque.

Analizada línea por línea y jugador por jugador, no cabe duda de que España es muy favorita para su debut. Tiene mejores jugadores, con más experiencia y una variedad de recursos mucho mayor que la de su rival.

Un penalti que solo vio el colegiado japonés: ayuda arbitral a Brasil desde el primer día

Ni Neymar, ni Modric ni Rakitic: el japonés Yuichi Nishimura fue el gran protagonista del partido inaugural del Mundial. No puede empezar el campeonato de una manera más triste.

Árbitro pitando penalti a Brasil

Árbitro pitando penalti a Brasil (EFE)

Croacia estaba plantando cara a Brasil en la segunda parte, le había quitado el balón y el gol del conjunto de Scolari parecía más que complicado.

Pero en ese momento apareció el colegiado nipón para regalar un penalti a la selección local. Un leve toque de Lovren a Fred, no se puede considerar ni siquiera que fuera un agarrón, fue suficiente excusa para que el árbitro señalara la pena máxima ante la incredulidad de los balcánicos.

Cada vez que empieza el Mundial se habla de las posibles ayudas arbitrales al equipo local, pero nadie pensaba que fuera a ser algo tan descarado, tan evidente, tan repugnante.

Ahora me vienen a la mente las palabras de Jerome Valcke, secretario general de la FIFA, diciendo que querían que Brasil llegara lo más lejos posible, a la final si podía ser. Medios van a poner para ello.

 

Empieza el atracón de fútbol: Modric y Rakitic amenazan a una Brasil no tan favorita

Hoy es el día, comienza el Mundial. El evento futbolístico más esperado -en gran medida porque se celebra solo cada cuatro años- arranca con un impresionante Brasil – Croacia y todos los amantes al fútbol nos relamemos pensando en lo que nos espera en estos días.

Modric y Neymar

Luka Modric y Neymar (ARCHIVO).

Serán 31 días repletos de fútbol, con 64 partidos a cada cual más interesante y con solo cinco días de descanso. El menú empieza con tres choques diarios durante nueve días consecutivos y después pasa a cuatro por jornada durante otros cuatro. Un atracón, vamos. Y verlos todos, un reto. Hay que mentalizar a familiares, amigos y parejas que no son amantes de este deporte de que durante este mes se acabaron las cenas y las salidas, cada partido es imprescindible e imprevisible. Es solo un mes cada 48, serán comprensivos.

El menú para el primer día trae un Brasil – Croacia. La anfitriona, la actual campeona de la Copa Confederaciones, el equipo que aplastó al campeón del mundo hace apenas un año pone a prueba su favoritismo ante una selección que tiene buenas armas para plantarle cara.

Scolari ha diseñado un equipo a su imagen y semejanza. Centrales potentísimos, laterales ofensivos y medios de destrucción que arrasan con todo a su paso. Nada de ‘jogo bonito’, el objetivo es ganar y el actual seleccionador ha fabricado un combinado que recuerda y mucho a aquel que fue campeón en 1994 bajo la dirección de Carlos Alberto Parreira. Si aquel tenía a Dunga y Mauro Silva (palabras mayores), esta presenta a Luiz Gustavo y Paulinho. Alves y Marcelo tendrán que hacer de Jorginho y Branco. Y, lo más difícil de todo, Neymar tendrá que poner el talento y la definición que en ese equipo aportaban Romario y Bebeto. O quizás Oscar y Hulk, pues Fred, el delantero titular, solo ofrecerá trabajo y remate.

Sí, según se escribe y se compara se da uno cuenta de que esta Brasil no tiene, ni de lejos, argumentos para ser considerada tan favorita a lograr su sexta estrella de campeona. Es un equipo sólido, rocoso, duro, consistente, pero carente de talento. Neymar necesitará disfrazarse de Pelé para que esta Brasil logre ganar ‘su’ Mundial.

Enfrente está una de esas selecciones que no cuenta con una gran plantilla, ni siquiera con un gran once inicial, pero que tiene dos jugadores por los que uno pagaría gustoso el precio de una entrada: Modric y Rakitic. El talento de estos dos croatas de explosión relativamente tardía amenaza con dinamitar el estreno mundialista. Querrán quitarle el balón a los brasileños, hacer que corran detrás de él, mirar a los ojos a la pentacampeona. Ver lo que el madridista y el -aún- sevillista pueden hacer juntos es una de las grandes atracciones del primer día. Que empiece el show.

El público brasileño llama “traidor” a Diego Costa en el entrenamiento de España

Diego Costa ha recibido ya los primeros insultos del público brasileño. Varios espectadores locales que estaban presenciando el entrenamiento de la selección española de este martes increparon al delantero de la selección española con gritos de “traidor” y “mercenario”.

Diego Costa con la selección española (EFE).

Diego Costa con la selección española (EFE).

Lo sucedido en la sesión preparatoria no es más que un aperitivo de lo que le espera al hispano-brasileño, cuya decisión de elegir a España en vez de a Brasil no ha sido ni mucho menos olvidada por el público local.

El enfado del público brasileño es de lo más normal, pensemos cómo recibiríamos en España a, por ejemplo, Cesc Fábregas, si el catalán hubiera elegido a Inglaterra (país en el que vivió de los 16 a los 24 años) en vez de España.

Eso sí, si hay un jugador acostumbrado a vivir entre insultos y polémicas ese es Diego Costa, nada de lo que preocuparse.