Deportes

Archivo del autor

¿Eres un friki del fútbol? ¿Cuánto sabes de este 2018?

Francia celebra el Mundial

Francia celebra el Mundial (EFE).

Se nos acaba el año, un 2018 plagado de grandes momentos futboleros, con Mundial incluido. Y para finalizarlo, te proponemos desde El Tridente este trivial en el que evalúes tus conocimientos sobre lo que ha pasado en este año en el deporte rey. A por ello… ¡y feliz 2019!

El River-Boca en Madrid: no quiero (más) ultras pelotudos

Por Susana Gozalo, jefa de cierre de 20 Minutos

Hinchas de Boca, en el Santiago Bernabéu (EFE)

No me gusta el fútbol. Nunca lo ha hecho. Cada vez menos. Lo detesto desde que los domingos soporto a toda pastilla las televisiones de mi redacción con dos o tres partidos simultáneos. Cuando los gritos de Edu Casado alteran mis tímpanos y mi ritmo cardiaco. Depende del día y de si he logrado, o no, esquivar al equipo de sus amores: el Atlético. No lo soporto desde que las madres de jugadores infantiles se lían a golpes en las gradas. Menos aún desde que la afición ‘machirula’ da por hecho que las árbitras son, en general, “pasadas por la piedra del vestuario”.

Pero que no me guste el fútbol no nubla mis entendederas ni el sentido común que debería regir las decisiones de las máximas autoridades deportivas y gubernamentales.

El River-Boca es un partido de riesgo. De máximo riesgo. De altísimo riesgo. El país de una de las dictaduras más férreas que ha conocido la historia reciente, Argentina, se declara incompetente para controlar la violencia de sus aficiones. Sí, ese país en el que policías y militares no se andan ni han andado nunca con chiquitas a la hora de controlar al que se desmanda, ya sea disidencia política o barras bravas deportivos.

Por eso, por la violencia extrema y etílica que destila el choque entre estos dos equipos de los arrabales bonaerenses, me niego a que ese encuentro se celebre en España. Y más aún, me niego a que se celebre en Madrid el día que las familias cierran un puente festivo.

No quiero compartir espacio ni aceras en plenos días de ocio con quienes no respetan al prójimo. Con quienes usan el deporte para la gresca. Para el cuerpo a cuerpo. Para ver quién es el más macho. En realidad, el más boludo. El más pelotudo de la fiesta. Que en todas hay uno o varios de esos.

El sector de la restauración se frota las manos. Los hoteleros se preparan para hacer caja. El turismo deportivo dejará miles de euros en la ciudad y, por extensión, en el país: vuelos, conexiones, trenes, quizá algunos de los cafres (los menos) aproveche para hacer turismo. Lo dudo. No va con ellos. Se trastornan con el simple rodar de un esférico. No dan para más, ni para menos.

Pero el fin nunca justifica los medios. Publicitar al reino como meca del deporte, como cuna del fútbol, es un argumento irrisorio para brindar nuestra casa a lo peor de las ajenas. Quienes viajarán al encuentro son ultras. Son extremistas. Son violentos. Son aquellos a los que Macri no puede controlar. Son incontrolables. Y los españoles, como siempre, los jaimitos. Todo sea por hacerse la foto. Y si puede ser con las gafas. Y mejor a bordo del Falcon. Porque esto va de eso, de la foto.

Esperemos que no haya que lamentar la imagen contraria. La de un agente muerto en la contienda (ya nos pasó en febrero en Bilbao en el choque entre el Athletic y el Spartak de Moscú). Al buen hombre le dio un infarto por la angustia de semejantes bestias descontroladas. Los hinchas del equipo ruso se entrenan con técnicas paramilitares cual guerrillas. A esos sí les abrimos la puerta.

Ya nos pasó cuando murió uno de su calaña, Jimmy, un aficionado extremo (como se dice ahora tras la irrupción de Vox, que es “derecha extrema, no extrema derecha”). A este hombre le tiraron sin miramientos al río los ultras del Atleti. Habían quedado para pegarse. Y le costó la vida. No me duele por él, sino por la familia que le llora y que dejó atrás. Padres, viuda y huérfanos.

Y antes que él también pagó con la vida un buen hombre: Aitor Zabaleta. Se equivocó de bar y él, aficionado de la Real, decidió tomarse algo en el nido de hinchas del Frente Atlético. También lo pagó con su vida

Pue eso… que no tengamos que lamentar.

Sergio Ramos, cada vez más violento: debería dejar de ser capitán de España

Ramos, en el momento de partirle la nariz a Milan Havel, del Viktoria Plzen (EFE).

Lo ha vuelto a hacer. Sergio Ramos le ha partido la nariz a un rival del Viktoria Plzen. El sevillano la lía prácticamente en todos los partidos. Con la edad se supone que debería ir controlando sus impulsos, pero va a peor. Quizá sea que su nivel va bajando. Sea como sea, Sergio Ramos es sinónimo de juego duro y violento.

Por eso, Luis Enrique Martínez debería quitarle el brazalete de capitán de la selección española. El de Camas es indigno de ostentar ese cargo, una posición que representa a todos los españoles. Hace unas semanas, en aquel choque con el canterano Reguilón, Ramos demostró que no sólo está pasado de revoluciones en los partidos ante rivales, sino que también en los entrenamientos con sus compañeros.

Jugar con Ramos es un riesgo muy importante de quedar con 10 en cualquier momento. Además, lo que las aficiones todos los equipos de España sabían lo saben también fuera. Tras la llave con la que dejó fuera de combate a Mo Salah en la última final de la Champions, todo el mundo ha visto la verdadera cara de Sergio Ramos, el jugador más amonestado de la historia de la Champions, de la Liga, del Real Madrid y de España. Un jugador incapaz de controlarse y que sobrepasa la línea de la violencia cada vez más frecuentemente. Y ya está bien.

Luis Enrique insinúa que no va convocar a Jordi Alba y que el motivo no es deportivo

Luis Enrique, en rueda de prensa. (EFE)

Luis Enrique, en rueda de prensa. (EFE)

“Lo veo muy bien, en un nivel muy alto, pero siempre ha sido así”. Con esa frase en el descanso del Inter de Milan – Barcelona, el seleccionador español, Luis Enrique, volvió a insinuar ante la prensa que no convocará al lateral izquierdo azulgrana Jordi Alba. Pese a las múltiples demostraciones de calidad que ofrece en cada partido, decisivo y seguro en su posición, el calatán no estará seguramente presente en la próxima lista de la Roja de cara a los próximos partidos de Liga de Naciones (jueves 15 y domingo 18).

La respuesta vino tras el recado que le dejó Gerard Piqué después del gran partido que hizo el de L’Hospitalet al terminar el clásico por no llevarlo a los encuentros internacionales. “Espero que rectifique y lo convoque”, dijo a la prensa tras la manita al Real Madrid en el Camp Nou. Luis Enrique recibió el mensaje, lo valora, pero sigue en sus trece. Su visión no ha cambiado.

“Bueno, entiendo el cargo en el que estoy y acepto este tipo de de cosas. Piqué entiende mucho de fútbol, lo conozco muy bien y acepto cualquier consejo. Pero si he llegado a donde he llegado es por mi manera de ver el fútbol, por cómo lo veo y lo entiendo y así seguiré actuando“.

Una injusticia viendo el nivel actual de Jordi Alba, pero otra muestra de la mala relación entre técnico y jugador. Alba no ha jugado todavía ningún partido con España en la época del asturiano. Y en el Barça, con él de entrenador, su participación era discutible: pasó a ser suplente y la llegada de Valverde hizo que recuperara su lugar en el equipo.

El Real Madrid cobrará 1.100 millones de Adidas por su camiseta

Son muchos los que señalan que la crisis deportiva del Real Madrid se debe al escaso gasto en fichajes del club tanto este verano como en pasados. Desde el fichaje de Gareth Bale, ya hace cinco años, no ha desembolsado el conjunto blanco una fuerte cantidad por un crack. Solo promesas (aunque a precio de oro como Vinicíus o Rodrygo) y jugadores de complemento (Kovacic, Odriozola, Danilo, Theo, Ceballos…).

Camiseta del Real Madrid

Camiseta del Real Madrid (EFE).

La preocupación entre la afición blanca es si el club blanco ya no puede competir con los clubes que cuentan con el dinero de los jeques, como PSG y City, por los jugadores estrella del mercado, más aún con el importantísimo gasto que va a suponer la reforma del Bernabéu.

La buena noticia para el Real Madrid está a punto de cerrarse en forma de patrocinio. Adidas, la marca que ya viste ahora al club blanco, pagará 1.100 millones de euros por 10 años (2020-30), según informa el diario Marca. Con este contrato, que no se ha firmado aún pero que está ya prácticamente cerrado, la camiseta merengue se convertirá en la más cara del mercado.

El club madridista ha aprovechado la posición de fuerza que le ha dado sus brillantes éxitos europeos tras ganar la Champions en las tres últimas ediciones y cuatro de las últimas cinco veces.

Las negociaciones, eso sí, no han sido nada fáciles, y son ya muchos los meses que se lleva tratando el tema entre ambas compañías. Hace algo más de un año, Football Leaks desveló que existía un acuerdo entre la firma deportiva y el club de fútbol por 1.000 millones de euros en diez temporadas (2015-24), cantidad que finalmente se ha incrementado.

¿Qué miraba Florentino Pérez en su móvil con 0-2 en el marcador?

 

Florentino Pérez mira su teléfono en una foto de archivo (GTRES).

La derrota del Real Madrid en casa ante el Levante dejó muchas imágenes, pero una de las más comentadas tuvo lugar en el primer tiempo, en concreto a la media hora de juego, cuando el resultado era de 0-2 a favor del equipo granota.

Las cámaras captaron a Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, en el palco de autoridades, con gesto muy serio, consultando su teléfono móvil.

¿Qué estaba mirando el mandamás blanco? ¿Lo que decía la prensa de la debacle de su equipo? ¿Mensajes de algún asesor? ¿O directamente sondeaba ya el mercado en busca de un sustituto para Lopetegui? En internet hay teorías para todos los gustos:

Oleguer no fue el único: estos futbolistas también se negaron a jugar con España

Después de las declaraciones que el catalán Oleguer Presas ha hecho este miércoles a la revista Panenka explicando su ‘no’ a la selección española, os dejo un recopilatorio del resto de jugadores que también rechazaron representar a España. Hay casos curiosos, sobre todo por las excusas que pusieron.

Oleguer con el chándal de la selección.

Oleguer con el chándal de la selección.

El karma está devolviendo a Florentino el destrozo que hizo a la selección

Lopetegui y Florentino Pérez, en la presentación del técnico vasco como entrenador del Real Madrid (GTRES).

Entró como un elefante en una cacharrería. Avasalló a una selección que llegaba con opciones reales de hacer algo grande en la cita más importante que hay en el fútbol internacional, el Mundial. Si bien Rubiales no acertó despidiendo al técnico vasco, el origen de todos los males de España en Rusia 2018 fue la decisión de Florentino Pérez de llevarse a Lopetegui.

Ahora, el karma parece que se la está devolviendo al presidente blanco. Sí, es cierto que el fútbol es muy caprichoso y que lo que hoy es drama, mañana puede ser comedia. De hecho, cuántas veces hemos visto otoños e inviernos duros en Chamartín y primaveras en Cibeles… pero aún así, y aun a riesgo de tragarnos estas palabras, la credibilidad de Lopetegui como entrenador blanco está en su peor momento y nadie apostaría mucho a su permanencia en invierno. Ojo, que a finales de este mes hay un clásico contra el FC Barcelona…

Tras la derrota de los blancos en Vitoria, es inevitable pensarlo: Florentino, la que liaste a un país entero… ¿para esto?

Indignación en el madridismo por una encuesta de la televisión pública

Encuesta de Estudio Estadio

Encuesta de Estudio Estadio (TWITTER).

No es la primera vez, ni mucho menos, que el programa deportivo Estudio Estadio, de Teledeporte, incendia las redes con una encuesta en Twitter impropia de una televisión pública. Esta vez, la indignación ha sido de los madridistas, ante la encuesta sacada por el programa de si el Real Madrid estaba descartado para ganar la Champions esta temporada.


Las quejas se dirigen en dos sentidos: por un lado, es inadmisible que una televisión pública haga un periodismo deportivo propio de otro tipo de programas (sí, todos estamos pensando en El Chiringuito), la búsqueda del debate más polémico, el ‘retuit’ fácil.

Por otro lado, desde el madridismo se consideró una falta de respeto hacer una encuesta descartando al equipo blanco a principios de octubre por una derrota en Moscú y el mal momento del equipo teniendo en cuenta que el Real Madrid ha ganado tres Champions seguidas.