BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Archivo del autor

El fútbol, las cifras (supuestamente) indecentes que maneja y los 180 millones por Mbappé

Es difícil valorar qué precio es el adecuado por un jugador. ¿Fue caro Cristiano Ronaldo por 96 millones en 2009? Evidentemente, no. ¿Lo fue el de Kaká por 65? Sí, muchísimo.

Ahora mismo, el mundo del fútbol maneja cifras astronómicas, de las que asustan de verdad, y lo hace gracias a los contratos televisivos que han hecho de oro a los clubes de la Premier, a las grandes cantidades de dinero que tienen clubes como Real Madrid, Barça o Bayern y a la aparición de jeques que deciden invertir sus petrodólares en el deporte rey. Menos demagogia con ese tema, que no era un dinero que, de otra forma, se iba a destinar a labores humanitarias.

Mbappé

Kylina Mbappé (EFE)

Dicho esto, tenía razón hace poco Guardiola cuando dijo que el mercado futbolero se estaba volviendo loco. Él, que sí es experto en demagogia, denunciaba que un joven de solo 16 años le hubiera costado al Real Madrid 46 millones de euros. Unos días después, se ha gastado casi 90 en dos laterales derechos (Kyle Walker y Danilo, no Cafú y o Dani Alves) y cerca de 60 en un lateral izquierdo (Mendy, no Roberto Carlos).

Y como el mercado es el que es, toca adaptarse a él. Y el que quiera a un crack mundial, va a tener que sacar millones como no se han visto nunca. Pagó el Manchester United más de 100 millones por Pogba, un gran centrocampista pero que no está ni entre los 5 mejores del mundo (siendo generoso). Ese es otro de los baremos.

Así, nos hemos pasado el verano viendo cómo se han pagado 50 (+30 en variables) por un centrocampista del Mónaco al que casi nadie conocía hace un año (Bernardo Silva), 80 por el delantero suplente del Real Madrid (Morata), 75 por el del Everton (Lukaku) y, como hemos mencionado, unos 140 en laterales (Walker, Mendy, Danilo al City). Y no estamos ni en agosto, aunque queda más de un mes para ver medianías a precio de oro. O jugadores como Neymar por más de 200 kilos.

¿Vale, entonces, Mbappé los 160-180 millones de euros que podría pagar el Real Madrid por el delantero más prometedor del fútbol mundial? Viendo lo que estamos viendo, y considerando que el Real Madrid ha recaudado una millonada vendiendo a varios de sus suplentes (Morata, Danilo y James por, al menos, 120, que pueden llegar a ser unos 160), el riesgo, siendo alto, merece la pena.

Cristiano, has conseguido que nos dé igual que te vayas o te quedes

Ahora mismo, el madridismo está, futbolísticamente hablando, como el que se acaba de pegar un atracón de sexo. Vamos, que le da igual prácticamente todo, que le parece bien una cosa y la contraria. Hablo, por supuesto, del caso Cristiano Ronaldo, que después de la eliminación de Portugal parece que se decidirá en los próximos días.

Cristiano Ronaldo con Portugal

Cristiano Ronaldo con Portugal

Tanta Champions le ha hecho ver al aficionado del Madrid las cosas de manera relajada, y observa el culebrón Cristiano desde la cama, piti en mano, hinchado ante tantos éxitos recientes.

El cabreo del jugador es absurdo, es muy probable que esperara un respaldo tan absoluto (y bochornoso) como el que el Barça hizo con Messi. Y como no ha sido así, ha hecho una de ‘no respiro, me marcho’, mitad cierto, mitad ultimátum.

Pues bien, Cristiano, creo que sea cual sea tu decisión, al madridismo en general le da absolutamente igual. Tu año ha sido glorioso, la Duodécima es tuya y (casi) solo tuya, pero ya. Tienes 32 años. Así que una de dos: o te quedas y sigues aumentando tu leyenda y plantando cara al legado de Messi, bueno para el Madrid, o te vas dejando 150-200 kilos para que fichemos a Mbappés y demás cracks mundiales para que sigamos tiranizando el fútbol mundial.

Tú decides, has conseguido, en apenas unos días, que nos dé igual.

No, no pasa nada porque a un equipo de niños le metan 25 goles

Uno de los recuerdos más divertidos que tengo de la infancia es el día que perdimos 24-0 un partido de la liga de colegios con el San José del Parque. Yo, por cierto, era el portero.

Teníamos entonces 12-13 años, y cansados de jugar en el patio del colegio, decidimos apuntarnos a una liga. Como en clase éramos pocos, no creo ni que llegáramos a 15 chavales, y a alguno no le gustaba el fútbol, pues básicamente en un equipo de f-11, jugábamos todos. Vamos, que no había filtro, y había más de un paquetillo en el equipo. Era lo de menos en ese primer año repleto de ilusión.

Íbamos últimos en la clasificación, como no podía ser de otro modo, y aquella mañana tocaba visitar al San José del Parque, un enorme colegio de Conde de Orgaz que tenía dos equipos: el A (los muy buenos) y el B (algo más flojitos).

Como ha pasado algún año que otro, no recuerdo el motivo, pero la cosa es que ese día que teníamos el partido más difícil del año, no logramos juntarnos ni 11. Creo que finalmente éramos 9, y allí nos plantamos, a aguantar el chaparrón. Y yo, a recoger el balón del fondo de la red una vez tras otra, hasta 24 veces, con resignación.

Sinceramente, no tengo ni un mal recuerdo de ese día. Tuvimos otros encuentros similares, en los que encajamos no menos de 8-10 goles, y tampoco viene a mi memoria un mal momento de esa temporada. Odio perder, profundamente, pero aun así, ese año, con mi primer equipo de fútbol, fui feliz.

Y entonces leo que han echado a un entrenador de alevines porque su equipo le metió 25-0 a un equipo. Al parecer, el motivo que alega el club es que el técnico ordenó que se siguieran metiendo más goles. “Nosotros educamos valores, como el respeto al equipo contrario y esa actitud no podemos admitirla”, dice el club, el CD Serranos.

Esto demuestra que no entienden nada, absolutamente nada, sobre el deporte. Lo humillante no es que te metan 25, es que sean condescendientes contigo, que no te hagan más goles porque le des lástima al rival. Siempre, siempre, en cualquier deporte, quiero que el rival de lo máximo de sí, y si me caen 24, como aquel día de mi infancia, me dará igual siempre que yo lo haya dado todo, porque eso es lo que importa. En fin, que tengo la sensación que nos estamos volviendo todos locos con esta corriente de buenismo absurdo.

Mi equipo, al año siguiente. Muchos de estos chavales vivimos el 24-0 y seguimos jugando y pasándolo bien, obviamente.

Los problemas de Cristiano y Messi con Hacienda: ¿reciben el mismo tratamiento en la prensa?

Se me llenó ayer miércoles el whatsapp, el Facebook y el TL de Twitter de gente denunciado que la prensa (así, en general, “la prensa”) está tratando de manera distinta a Cristiano Ronaldo y a Messi con el tema de sus problemas con Hacienda.

Uno de los argumentos es que mientras que con el argentino se usaba fotos suyas vestido con la camiseta del Barça, en el caso del luso no se le pone casi con camisetas del Real Madrid, sino la de su selección, la de Portugal.

También ayer, El Confidencial ha sacado una noticia en la que se asegura que el club madridista había llamado a los medios de comunicación (o a varios de ellos) para que no se saque a Cristiano con la camiseta blanca.

Antes de nada, decir qué se ha hecho aquí, en 20 minutos. De las tres primeras informaciones sobre el tema que se dieron el martes, en dos salía con la camiseta blanca, mientras que en una lo hacía en traje. En la primera del miércoles, también una con la del Real Madrid. Para una sobre sus declaraciones, se ha cogido una foto de hoy, algo que es bastante lógico en lo que a uno le hacen siempre hincapié desde el día que entra en un periódico: si hay foto del día, a poder ser úsala. Está concentrado con Portugal, luego sale con esa camiseta.

Las noticias sobre Cristiano

Las primeras noticias sobre Cristiano de este miércoles en 20 minutos.

Para comparar ambos casos, veamos cómo han tratado los medios a Messi y a Cristiano en el mismo momento de sus problemas, cuando la Fiscalía denunció a cada jugador. Y que cada uno juzgue.

MARCA

Camiseta del Barça (que tampoco es que se vea demasiado, sinceramente) vs. camiseta de entrenamiento de Portugal con el escudo del Real Madrid arriba, no muy grande. En el caso de Leo, más valorativo el titular que en el de Cristiano, meramente informativo.

Portadas diario Marca

Portadas Marca.

AS

Esto va a sorprender a más de uno. Cuando la Fiscalía acusó a Messi, hay que sacar la lupa para encontrar cómo lo llevó en portada. Ahora, con Cristiano, a todo trapo, con titular informativo, camiseta de Portugal y escudo del Madrid más grande que en Marca.

Portadas diario As

Portadas As.

Mundo Deportivo

Prueba de agudeza visual: encontrar la noticia de la la querella por fraude fiscal contra Messi. Una vez encontrada, nos damos cuenta de que salen unas declaraciones de Leo negándolo. Lo mismo, sobre Cristiano, sale algo más grande. Algo.

Portadas Mundo Deportivo

Portadas Mundo Deportivo.

Sport

Algo más grande que MD dio el Sport la noticia sobre Messi, también con la frase exculpándose. Con Cristiano, a todo trapo y con idéntico titular que su gran rival.

Portada Sport

Portada Sport.

El Mundo

No es precisamente este periódico, el primero en destapar el caso Cristiano, sospechoso. La moción de censura le robó protagonismo esta vez en portada, mientras que el día que pasó lo de Leo, se dio más grande y con un titular más consistente. Eso sí, en ambos casos con las camisetas de sus selecciones.

Portadas El Mundo

Portadas El Mundo.

El País

Bastante mayor la cobertura que se dio en su momento al caso Messi que al de Cristiano. ¿Quizás porque la exclusiva fue en su momento de su gran rival, El Mundo? ¿Por la moción de censura? Que cada uno juzgue.

Portadas El País

Portadas El País.

La Vanguardia

Se dio más grande a Messi que a Cristiano. ¿Orden, quizás, de Florentino? ¿Es La Vanguardia un periódico madridista? ¿O la explicación lógica es que había una moción de censura?

Portada de La Vanguardia

Portada de La Vanguardia.

ABC

Notables diferencias. Si bien es cierto que la moción de censura es un día grande para ABC, también es verdad que se echa en falta algún tipo de mención del tema de Cristiano en la portada. Un compañero de este diario me explica que se hizo así porque ahora las portadas salen con un único tema, diferente a cómo se hacía antes.

Portadas de ABC

Portadas de ABC.

La Razón

Idéntico caso al de ABC, aunque algo peor, pues tienen hueco en el faldón inferior y eligen dar otros temas y no el de Cristiano.

Portadas La Razón

Portadas La Razón.

20 minutos

Para acabar, así lo dimos nosotros en papel. Lo dicho, no es lo mismo un día en el que el tema principal es una medida de Ana Botella que otro en el que hay una moción de censura. ¿Las camisetas? Las del Barça y Real Madrid.

Dos Champions seguidas del Real Madrid en los mejores años de Messi

En plena madurez de Leo Messi, en los mejores años de un futbolista, que suelen  entre los 25 y los 30 años, el Real Madrid ha levantado dos Champions de seguidas y tres las últimas cuatro. Y ese es un dato duro, muy duro.

Messi ante el Real Madrid

Messi ante el Real Madrid (EFE).

Se suponía que esta iba a ser la era del Barça, pues contaba con el mejor jugador del mundo rodeado de otros increíbles. También un entrenador que prometía marcar una época como Guardiola. Pero todo ese proyecto se vino abajo, y a la afición azulgrana le ha tocado ver cómo el primero en ganar dos Champions seguidas ha sido el eterno rival, el Real Madrid. Quién lo iba a decir.

En el club blanco hace tiempo que se están haciendo las cosas bien, le pese a quien le pese. Ficha bien, vende a tiempo y ha configurado una plantilla espectacular que ha logrado desbancar de su lugar privilegiado al mismísimo Barça de Messi.

Se ha pasado de mofas por las copas en blanco y negro de Madrid a ser el equipo que más tiene en la era Champions, y con el mérito de hacerlo delante de un equipo como el Barça y de un jugador como Leo, que ahora ve cómo Cristiano tiene las mismas Champions que él y que tendrá, dentro de unos meses, los mismos Balones de Oro.

Es momento para la reflexión en Can Barça, y tiempo para disfrutar en el Real Madrid, porque el paso del tiempo hará que la era Messi haya quedado eclipsada por un equipo que ha hecho lo nunca visto. Ganar dos veces la Champions suena a otra época, y el que lo ha conseguido es el equipo de Cristiano.

La foto fue de Messi, la Liga de Cristiano

Nos ha callado a todos. Hasta las retransmisiones de Rac1 se han rendido a él, les juro que lo oí el otro día. Pero sobre todo Cristiano nos ha dejado en mal lugar a los madridistas que creíamos que estaba en su cuesta abajo, que llegamos a pensar que venderle no sería una mala idea, pensando en la millonada que le hubieran dado al Real Madrid.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo celebra su gol al Málaga (EFE).

Ronaldo es el orgullo hecho jugador, y cambiarle en el minuto 80 de un partido era imposible para cualquier entrenador, hasta que ha llegado Zidane. De alguna manera, le ha hecho comprender que su guerra, a sus 32 años, no era meter más goles que nadie, sino hacerlos cuando hacía falta, en los meses de abril y mayo.

Iba Cristiano camino de su peor temporada desde que llegó al Real Madrid, y de repente se ha puesto a meter goles como si no hubiera mañana. Marcó el primer tanto  ante el Valencia, en Vigo y en Málaga. E hizo un doblete ante el Sevilla. Entre medias, le dio tiempo a hacerle cinco goles al Bayern y tres al Atlético de Madrid en la Champions.

Sí, yo era de los que pensaba que el mejor Cristiano había desaparecido, que ver al jugador descomunal de 2010-13 era ya imposible. Y ahora ha sabido reconvertirse, ha aceptado con humildad sus limitaciones, juega menos minutos, lo hace como ‘9’ en gran parte de los partidos, y ha sido más decisivo que nunca en los momentos importantes de la temporada.

Para su ego, quedará que mientras Messi se ha hecho dos fotos icónicas tras la remontada ante el PSG y en el Santiago Bernabéu, él se ha hinchado a marcar goles para llevar al Real Madrid al título de Liga y a la final de la Champions. Y para él eso es mucho, muchísimo.

Messi celebra su gol en el Bernabéu

Messi celebra su gol en el descuento en el Bernabéu (EFE).

Quién decide las sanciones como la de Nacho o Neymar y cómo son el Comité de Competición, Apelación y el TAD

Los caminos de los comités de disciplina deportiva son inescrutables, eso es lo primero que hay que tener claro cuando se habla de ellos. Están formados por unas pocas personas que deciden en base a sus criterios, y adivinar qué van a dictaminar se antoja complicado, muy complicado. Se ha vuelto a ver en el caso de la tarjeta amarilla a Nacho Fernández, jugador del Real Madrid.

RFEF

RFEF (Real Federación Española de Fútbol.

¿Por qué el Comité de Competición sancionó a Nacho y en cambio el Comité de Apelación le quita la sanción? El acta seguía siendo el mismo, también las pruebas aportadas. No pasó así en el caso de Neymar, en el que los distintos recursos no prosperaron. Habrá que preguntarle por lo tanto a sus miembros, son criterios totalmente personales, pues además ambos organismos pertenecen a la Federación Española de Fútbol.

El Comité de Competición está formado por tres personas:

  • Francisco Rubio Sánchez (Presidente)
  • D. Pablo Mayor Menéndez (Vocal)
  • D. Lucas Osorio Iturmendi (Vocal)

El Comité de Apelación también está formado por tres personas, y al se acude después del fallo de Competición:

  • José Mateo Díaz (Presidente)
  • D. Carlos González Torres (Vocal)
  • D. Arturo Manrique Marín (Vocal)

En el caso de que ninguna de las dos vías prospere, queda la opción de acudir al TAD (Tribunal Administrativo del Deporte). El recurso supone el final de la via administraba (es decir, sin acudir a juicio).

Sus decisiones son acatadas por las ligas deportivas y por las federaciones, y está compuesto por siete miembros licenciados en derecho, siendo uno de ellos su presidente y que son nombrados por el CSD. Cada seis años se renuevan sus miembros, de manera progresiva.

Se suelen reunir los viernes, salvo que convoquen una reunión de urgencia, y su oficina está en la calle Ferraz, en Madrid.

PD: no confundir el TAD con el TAS, que es el Tribunal de Arbitraje del Deporte, un organismo independiente que fue creado por el COI y es el encargado de dirimir las disputas deportivas. Sus sentencias tienen el mismo valor que las de un tribunal ordinario y a él se acude para casos como, por ejemplo, la prohibición de fichar que la FIFA le puso a Real Madrid, Atlético o, en su momento, al Barça.

El mérito que casi nadie le reconoce a Florentino Pérez: construir la mejor plantilla del mundo

El Madrid tiene la mejor plantilla del mundo ahora mismo“. Es una frase que hemos escuchado/leído todos, tanto en medios de comunicación como en expertos o simples aficionados. Es imposible no estar de acuerdo con esa afirmación, no hay más que echar un vistazo a los 25 jugadores que forman el equipo blanco.

Florentino Pérez

Florentino Pérez en la redacción de 20 minutos. (JORGE PARÍS).

Pero… un momento. Vamos a pensar bien en esto. ¿Cómo se ha formado esta plantilla? ¿Sola? ¿Generación espontánea? ¿Han surgido 15 canteranos formidables que la han convertido en la mejor? No. Como el Madrid no tiene director deportivo, eso es algo bien sabido y que le ha valido buenas críticas al presidente, toca mirar al que más manda: esto ha sido cosa de Florentino Pérez.

La primera etapa de Florentino tuvo sus luces y sus sombras. Construyó un equipo de figuras mundiales, conquistó una Champions y un par de ligas, pero la cosa acabó mal, con un grupo de jugadores endiosados y una plantilla descompensada.

La segunda está siendo otra cosa y hay que tener una cosa muy en cuenta: cuando fue elegido, allá por el verano de 2009, el Barça venía de conquistar la Champions, lo que le llevaría a lograr un sextete de títulos histórico. Messi, aún joven, era ya el mejor del mundo, y Xavi e Iniesta estaban en su plenitud. Apuntaba a ciclo apastante culé para muchos, muchos años.

Llegó entonces Florentino, y se encontró con una plantilla que tenía a los siguientes jugadores: Drenthe, Gago, Javi García, Miguel Torres, Van der Vaart, Dudek, Heinze, Palanca, Saviola, Míchel Salgado, Huntelaar, Metzelder o Lass Diarra. También contaba con Marcelo, Raúl, Guti, Robben, Sneijder, Van Nistelrooy, Pepe e Higuaín.

Cualquier comparación con la actual plantilla es insostenible, habrá que admitirlo. Tanto por talento como por juventud y proyección.

El primer año fue el de la chequera, y a cambio de una millonada llegaron Cristiano (94 millones), Kaká (65), Xabi Alonso (30), Benzema (35), Raúl Albiol (15). Después fueron llegando grandes jugadores uno detrás de otro (Ozil, Di María, James, Bale, Isco, Kroos, Asensio, Varane, Modric, Khedira). Algunos no están, pero se han vendido a precio de oro y han llegado otros mejores. También se ha gestionado bien la cantera, con cesiones útiles y siempre asegurando el regreso del jugador (Morata, Carvajal, Lucas Vázquez, Casilla). ¿Ha habido errores? Por supuesto, algunos, pero dentro de un mar de aciertos.

Dicen que para valorar las gestiones deportivas, hay que dar tiempo. Florentino lo ha tenido, y mucho, y éste le ha acabado dando la razón. Con una gran plantilla y con tres finales y (al menos) dos Champions en cuatro años. Es justo reconocerle el mérito que tiene en todo esto.

Goles de Benzema en los partidos gordos: uno en 655 minutos

A veces pienso que estoy obsesionado, o que no entiendo del todo lo que significa la frase “se asocia muy bien”. Quizás solo sea que veo el fútbol como algo distinto al teatro o la ópera, que no me siento para disfrutarlo, sino para ganar, cuando mi equipo está en el campo.

Karim Benzema y Sergio Busquets

Karim Benzema y Sergio Busquets (EFE).

Veo a Benzema en el campo y me desespero, no puedo evitarlo. Estoy deseando que me calle la boca, que marque un golazo tras otro que me obligue a rectificar. Antes del partido ante el Barça, hasta lo vendí en el Comunio, lo que suele ser infalible. Ni siquiera eso funciona con Karim.

Y me voy a las estadísticas. Nada complicado. Solo ver cuántos goles ha marcado el ‘9’ titularísimo en los partidos grandes de la temporada. Qué hace que un futbolista que no defiende y que evita que jueguen Asensio, Isco o Morata para empezar un partido detrás de otro por delante de otros compañeros. Y cómo no sé medir el número de asociaciones por partido, me he ido a los goles en esos choques clave de la temporada, las grandes plazas.

El resultado es desolador, aterrador. Que sigan defendiéndole.

Octavos de Champions ante el Nápoles: un gol, 158 minutos.

Cuartos de Champions ante el Bayern: cero goles , 147 minutos.

Dos partidos de Liga ante el Barça: cero goles, 159 minutos.

Dos partidos de Liga ante el Atlético: cero goles 101 minutos.

Un partido de Liga ante el Sevilla: cero goles, 90 minutos

TOTAL: UN GOL, 655 MINUTOS

Pd: el único partido que no jugó de titular fue el 0-3 en el Calderón

¿Por qué no juegan los que están mejor en el Real Madrid?

Me gustaría saber qué pasó por la cabeza de Isco en el clásico. No solo no fue titular, sino que Zidane ni siquiera encontró un solo minuto para él en el partido más importante del año en la Liga. Venía de salvar a su equipo en Gijón con una actuación para el recuerdo, y lo hizo bien en el partido ante el Bayern.

Messi y Bale

Messi celebra su gol ante Bale en el Real Madrid – Barça (EFE).

En su lugar, el francés optó por lo fácil, por la alineación de Play Station. La BBC al campo, con Modric y Kroos por detrás.

Soy más de Bale que algunos de sus familiares. Me ha dado varios de los mejores momentos de los últimos años, desde la carrera con Bartra hasta el gol en la prórroga de Lisboa en la final de la Champions. Disfruté sus semifinales en la Eurocopa como un galés más. Pero no está. Las lesiones le están matando, este año más que nunca, y desde que volvió de la última se le ve mal físicamente, y esa es su gran arma. Sus dos últimos partidos ni siquiera ha podido acabarlos, ante el Bayern y el Barça, nada menos, con la temporada en juego. Le cuesta coger la forma, y ni desborda, ni es decisivo.

De Benzema salen artículos uno detrás de otro después de cada buena actuación suya. Es decir, cada dos o tres meses. Es el ‘9’ del Madrid, se desentiende del juego defensivo y a cambio no ha aportado nada decisivo en los tres partidos grandes del año: los del Bayern y el Barça. Si Isco debe andar mosqueado, Morata debe andar mirando a dónde se va el año que viene.

Tampoco pasa por su mejor momento Modric, que ha pasado de ser el mejor centrocampista del mundo a desaparecer en demasiados momentos de los partidos. El físico le está pasando factura, pero es tan indiscutible que sigue agotando cada minuto de los partidos trascendentales del año.

En la Liga, habrá rotaciones, pero luego vienen dos partidos a vida o muerte ante el Atlético, que no va a perdonar ni un fallo. Jugar con Benzema casi todos los minutos y volver a apostar por Bale será dar ventaja. ¿Eso es lo que vas a decidir, Zizou?