Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Archivo del autor

Marco Asensio y sus indignantes y sorprendentes declaraciones: “Yo no tengo que tirar del carro en el Real Madrid”

Marco Asensio

Marco Asensio (VAMOS).

He tenido que escuchar varias veces las declaraciones de Marco Asensio para creérmelas. Un futbolista que ha empezado la temporada como titular en el Real Madrid, que estuvo en el Mundial y que es un fijo desde hace meses en la selección diciendo que “del carro tienen que tirar otros”.

En el mundo del fútbol, estamos acostumbrados a las bravuconadas. “Soy una mezcla de Ronaldo y Rivaldo”, dijo Renaldo cuando ficho por el Depor. “Voy a meter entre 30 y 40 goles“, soltó Manucho en su presentación con el Valladolid. “En cuatro años me veo ganando el Balón de Oro“, afirmó convencido Jesé en 2014. Las hay a patadas así, infinitas.

Pero nunca había escuchado algo similar a lo de Asensio, y el mismo debería darse cuenta de su gravísimo error. Son palabras que mezclan falta de responsabilidad con poco carácter. Aun estando de acuerdo en que hay jugadores en el Madrid con más peso que deberían ser los que se echaran al equipo a las espaldas -pienso en Bale, en Benzema, en Modric, también en Kroos o Isco- , al balear se le había presentado esta temporada una oportunidad de oro para pasar de ser una de las grandes promesas del fútbol mundial a una estrella.

El problema con Asensio es que no lo ha aprovechado. Quitando algún partido esporádico en el que ha brillado (pienso en el de la Roma), Marco ha sido una decepción tras otra partido tras partido. Su aportación ha sido escasa y su actitud, en general, ha gustado poco. Como habrá sido para que hasta haya sido incluso silbado por un sector de la afición del Bernabéu.

¿Y ahora qué pasa con Asensio? Lo normal sería que Solari, más después de esto, confíe poco en él. Que el banquillo sea su hábitat natural. ¿Y con qué cara ahora va a protestar? Él mismo ha dicho que no es el que tiene que tirar de este carro, que la situación le ha venido grande, se ha postulado para jugar solo cuando vengan bien dadas.

Ah, y la culpa, por supuesto, es de la prensa. “Ya sabemos como funciona aquí el periodismo”, soltó un futbolista que ha tenido hasta ahora el apoyo absoluto de la prensa. Qué decepción.

Luis Enrique, retratado con su jugada: no llevaba a Jordi Alba por su mala relación personal

Luis Enrique

Luis Enrique, en rueda de prensa

Hace unos días, en este blog, se escribió que Luis Enrique había insinuado que no llamaría a Jordi Alba y que no lo iba a hacer por motivos deportivos.

Es muy, muy listo Lucho. En una entrevista con Mónica Marchante -nadie pregunta como ella- dijo que veía a Jordi Alba “muy bien, como siempre”. Vamos, que dejaba caer que si no le había llamado era por otros motivos distintos a los deportivos y que todo el mundillo del fútbol conoce.

Pues bien, Luis Enrique ha llamado a Alba, y me parece curioso que ahora muchos digan que eso desmiente todo lo que se ha dicho, que deja claro que no había problemas entre ellos. No. Y no rotundo. Hasta ahora, no le había llevado porque su relación no era buena, un  toque de atención, un ‘aquí mando yo’. Lo que le dijo el otro día a Marchante,  ese “le veo muy bien, como siempre “, no quita la razón a los que decían (me incluyo) que no le llevaba por razones extradeportivas, al revés, se la da. ¿Por qué si está igual que hace unas semanas, según las palabras del propio seleccionador, antes no le llevaba y ahora sí?

Como trolleada, a Luis Enrique le reconozco el mérito de habernos engañado a todos. Pero tontos no somos, a Alba no se le llevó por motivos personales. Y eso es así. Por el bien de la selección, ha reculado y eso dice mucho y bien de él. Aunque su jugada al que ha retratado es a él mismo.

Real Madrid: un club desquiciado, que ha perdido su clase y que no debe alimentar al antimadridismo

El capitán del equipo le da un pelotazo en un entrenamiento a un canterano; unos días después, ridículo en el Camp Nou mediante, el entrenador es despedido. Y en el comunicado, se le da un durísimo palo culpándole de lo ocurrido con un ataque sin precedentes en la historia del club. La semana ha dejado un lienzo perfecto de lo que es a día de hoy el Real Madrid. Porque una cosa es un roce con un compañero, y otra humillar a un pobre chaval., Porque una cosa es echar a un empleado, posiblemente con razón, y otra humillarle de esa manera, con el comentario de “los ocho nominados al Balón de Oro”.

Sergio Ramos y Florentino Pérez (EFE).

Lo que me deja perplejo de todo lo que está sucediendo en el Real Madrid es que hace cuatro meses, se estaba levantando la decimotercera Champions del club. La tercera consecutiva. La cuarta en cinco años. Es decir, es un equipo de leyenda, le-yen-da, y estas actitudes estropean eso, distraen la atención.

Este club vive en un estado de desquicie constante. No se admite en el Madrid la crítica constructiva, no se ve nada con perspectiva. Es todo o nada. Blanco o negro. Lopetegui era dios para el madridismo en verano por cómo se le machacó y ahora se le despide con desprecio, sin ningún atisbo de clase. Sergio Ramos es historia del Real Madrid (ay si no mete ese gol en Lisboa, dónde estaríamos ahora) y ahora son legión los hinchas blancos que le culpan de casi todo lo que está pasando: que si hace las alineaciones, que si crea mal ambiente, que si se cree el dueño del club…

Se han hecho las cosas mal. Diría que muy mal. En verano se fueron Zidane y Cristiano, y no se estuvo a la altura. Es ahí donde hay que mirar a Florentino, por su inacción. El equipo daba ya síntomas de agotamiento y no hizo nada, no fichar un sustituto de Ronaldo tiene más que ver con la ilusión que con los manidos 50 goles.

Pero de ahí a lo que está sucediendo va un mundo. El antimadridismo esperaba agazapado, esperando su ocasión, las Champions duelen mucho. Los memes vuelan por whatsapp, como en noviembre del año pasado, algo que paró de suceder en mayo. Tampoco los hubo en junio de 2017, ni en mayo de 2016. Y es el club el que no debe alimentar esta situación, que no parezca que es una entidad desquiciada, que parece que llevamos 30 años sin ganar la Copa de Europa, ocho sin pasar de octavos o siete sin ganar la Liga.

¿Que se echa al entrenador por los malos resultado? No pasa nada, se sale en rueda de prensa, se explica, se le despide con cariño, se recuerda las numerosas Champions de los últimos años, se trabaja en la llegada de otro míster y de fichajes, y se vuelve a ilusionar. Ojalá alguien aconsejara como es debido a Florentino, porque la situación parece que se le está yendo de las manos y empieza a recordar, demasiado, a su primera etapa. Y todos sabemos cómo acabó.

El Real Madrid más ridículo que uno recuerda, a Lopetegui habría que haberle echado en el descanso

Julen Lopetegui

Julen Lopetegui con Valverde de fondo (EFE).

A Julen Lopetegui había que haberle echado al descanso del clásico. Hubiera sido algo insólito en el mundo del fútbol, pero cosas igual de raras se han visto, como cuando a Antic se le fulminó del banquillo blanco con el Real Madrid líder de la Liga de 1992.

Pero es que la imagen del equipo blanco en el Camp Nou en esos primeros 45 minutos ha sido dantesca, de las peores que recuerdo. Supera en vergüenza ajena a aquel equipo con Palanca y Drenthe, y también al que cayó 5-0 con Mourinho, pues esa vez al menos había un superequipo enfrente, el entonces intratable Barça de Guardiola.

Este Barça sin Messi me parece un equipo menor, no tengo dudas de que sin el argentino no pasaría de octavos en la Champions. Pues este Barcelona que cambió a Leo por Rafinha le dio un meneo de época a un Madrid vulgar, de vergüenza ajena.

A Lopetegui le echo en cara que sacara a un central (Nacho) de lateral, dejando en el banquillo a Odriozola, mucho más ofensivo. Un claro mensaje. También que haya apostado por los de siempre, que no haya arriesgado, que haya optado por morir con los jugadores que no están con él. Porque si algo ha quedado claro es que sus futbolistas, al menos las vacas sagradas, no le apoyan. La actitud de todos y cada uno de ellos en la primera parte así lo ha dejado claro.

Me da pena que Julen se vaya a ir así, pero él se lo ha ganado. Algunos dirán que es el karma por lo de este verano, con el cuchillo le estaban esperando, y él se lo ha puesto fácil. Ya no tiene defensa posible, es la hora de despedir a Lopetegui, y cuánto antes mejor. Está claro que así será.

O el Real Madrid gana al Barça en el Camp Nou o hay que echar a Lopetegui

Vaya por delante que le tengo bastante aprecio a Julen Lopetegui. Sus lágrimas el día de su presentación dejaron claro lo mucho que sufrió ese verano, y que todo lo que pasó con la selección no era lo que él quería. Sin entrar, esta vez, en si hizo bien o mal, él pensaba que entrenaría a España en el Mundial, y todo lo sucedido fue un duro palo.

Julen Lopetegui

Julen Lopetegui (EFE).

También creo que lo que está pasando en el Real Madrid no es culpa exclusivamente del entrenador. Quizás ni siquiera sea el máximo responsable, pues queda claro que la planificación deportiva fue un desastre. A un equipo que ya daba síntomas de hastío -no hay más que ver la dejadez que mostró en la pasada Liga, descartado meses antes de acabar el campeonato- se le fue su gran estrella, un jugador que marca siempre entre 40 y 50 goles. Y entonces se decidió no fichar a ningún crack, ningún jugador desequilibrante, alguien que trajera ilusión por este nuevo proyecto no solo a la afición, también a sus compañeros.

Dicho esto, una cosa es una cosa, y otra es estar cinco partidos sin ganar y tres perdiendo. Perder ante el Alavés y también en casa ante el Levante, ser goleado y casi humillado en Sevilla. Vale que no está ya Cristiano, que el equipo tiene menos gol, pero lo que está pasando en este Madrid va más allá, y eso sí que va en el debe del nuevo entrenador.

Lopetegui entra ahora en una semana clave, con el derbi del domingo en la mente de todos. Sin Messi, se acabaron las excusas para Julen. Si no se gana en el Camp Nou sin el mejor jugador del mundo enfrente, es la hora de un relevo en el banquillo, no hay más. Dicen que Florentino dijo tras la destitución de Benítez que cometió dos errores con él: uno, ficharle; otro, haber tardado tanto en echarle, con el equipo ya descartado en Liga (Zidane ganó después la Champions). Y me da que el presidente blanco no es de los que comete un error dos veces.

Los desastrosos datos del Real Madrid y de España sin Isco

Isco

Isco (EFE).

Que Isco se ha convertido en un jugador muy importante tanto en su club como en la selección era algo que ya se sabía, aunque su legión de detractores es aún grande, más como corriente que va en contra de la buena prensa que siempre ha tenido y de los gritos de ‘Isco, Isco’ cada vez que salía antes como suplente que por lo que en realidad hacía en el campo.

El argumento más usado para hatear a Isco es el de que ralentiza el juego, que da demasiada pausa. También que sus filigranas son en zonas intrascendentes del campo y que baja a recibir muy atrás, lo que atasca a sus equipos.

El malagueño es un jugador que me ha gustado mucho y al que le ha hecho mucho daño el debate Isco-Bale. Ahora que no hay que elegir entre ambos, se puede defender la importancia que tienen en el Real Madrid, posiblemente los dos jugadores clave del equipo blanco. Y también la del de Arroyo de la Miel en la selección.

Los datos avalan esto. Quizás sea casualidad, aunque probablemente no. El Real Madrid -especialmente- y España han cosechado desastrosos resultados, con mal juego incluido, coincidiendo con la baja por la operación de apendicitis de Isco.

  • Sevilla 3-0 Real Madrid
  • Real Madrid 0-0 Atlético
  • CSKA Moscú 1-0 Real Madrid
  • Alavés 1-0 Real Madrid
  • Gales 1-4 España
  • España 2-3 Inglaterra

El problema del Real Madrid ha sido el gol -ni uno desde la lesión de Isco- y el de España el del control del juego. Curioso. Que cada uno saque sus propias conclusiones, claro.

Muy español: ya nos creíamos campeones del mundo

Sergio Ramos se lamenta

Sergio Ramos se lamenta (EFE).

Ya nos creíamos campeones del mundo. Tal cual. En este caso, favoritos para la UEFA Nations League y para la próxima Eurocopa, que en el Mundial nos fuimos por la puerta de atrás hace solo unos meses. Eso sí, había muchos -aficionados y periodistas- que estaban convencidos de que España hubiera ganado en Rusia de no ser por el ‘affaire Lopetegui’. No aprendemos.

Lo de hoy de la selección española ante Inglaterra ha sido un golpe de realidad, un toque de atención, una forma de que, por una vez, no lancemos las campanas al vuelo. No nos creamos campeones antes incluso de jugar los torneos. Porque parecía que con los buenos resultados cosechados por Luis Enrique en sus primeros partidos estaba todo hecho, íbamos a ganarlo todo como en el ciclo glorioso 2008-2012.

Pese a lo sucedido en el Villamarín, España sigue teniendo opciones de pasar a la fase final de la Liga de Naciones, y también de hacer un proyecto ilusionante que llegue a los grandes torneos (Eurocopa y Mundial) con ganas de hacer algo grande. Pero siempre desde la humildad, eso que tanto le falta al aficionado español en cuanto llegan dos o tres buenos resultados.

¿Podría Mourinho volver al banquillo blanco?: “Si vuelve, dejo de ser del Real Madrid?”

Suena un poco extraño, pero así lo asegura el diario británico Daily Mail en su edición de este martes, que asegura que en la planta noble del Real Madrid no se ve como una mala opción en el caso de que Julen Lopetegui acabe siendo destituido. La información también la avala Deportes Cuatro, que en su programa vespertino asegura que hay una parte de la directiva, incluido Florentino Pérez, que ven con buenos ojos un regreso.

Jose Mourinho

Jose Mourinho en su etapa como entrenador del Real Madrid (ARCHIVO / EFE)

“Si Mourinho vuelve, dejo de ser del Real Madrid”, me ha dicho hace apenas unos minutos un amigo (y periodista) de corazón blanco. Una frase quizás radical, pero que explica claramente la división que traería al club un regreso del luso. O le amas, o le odias, no hay término medio con él.

Lo cierto es que después de un revés con un entrenador, se suele optar por un radicalmente opuesto, y son muchos ya los que piensan que hace falta mano dura en el vestuario madridista, un entrenador con personalidad marcada para enderezar el rumbo. Y en ese perfil encaja perfectamente el ahora técnico del United. Sin Cristiano en el vestuario, solo queda Sergio Ramos de entre los jugadores que acabaron enfrentados a Mou, y las diferencias entre ambos nunca parecieron insalvables.

Otro asunto es si sería bueno para el Real Madrid su vuelta. No oculto que siempre he deseado un regreso de Mourinho, al que se le quedó la cuenta pendiente de ganar una Champions, pero no parece este el mejor momento. En sus últimos años parece haber perdido el rumbo, ese toque que tenía para conectar con las plantillas, esa libreta mágica para conseguir ganar Copas de Europa con equipos no demasiado talentosos (Oporto, Inter), desquiciar y acabar superando a uno de los mejores entrenadores de la historia (Guardiola) y hacer el récord histórico de goles en Liga pese a ser acusado de defensivo.

Yo digo Mourinho sí, pero no ahora. Él necesita recuperarse en un club con menos presión y el Madrid no le necesita ahora urgentemente.

Lopetegui, Florentino, los jugadores… ¿Quién es el culpable de la crisis del Real Madrid?

Lopetegui y los jugadores del Real Madrid

Lopetegui y los jugadores del Real Madrid (EFE).

Habemus crisis en el Real Madrid, es algo innegable. Y de las que duelen. Porque una cosa es perder, y otra cosa es no ser capaz de meter ni un solo gol en cuatro partidos seguidos.

Soy consciente de que es pronto, pero hay cosas que se veían venir. Vender a Cristiano Ronaldo puede que fuera inevitable, vale, pero… ¿por qué no se fichó a un sustituto, un crack que tirara del equipo en momentos como este? Confiar en Bale y Benzema como banderas de un proyecto parecía abocado al fracaso, y de momento está siendo así. Y ahí hay que mirar a Florentino.

La labor de Lopetegui no está a salvo, por supuesto. No me gusta nada su estilo, que reúne lo peor de la España del tiki-taka, el dominio sin ocasiones, la nula verticalidad. Ver a este Madrid recuerda demasiado al España-Rusia del Mundial.

No nos olvidemos de la plantilla, que parece hastiada en muchas ocasiones, como sin ganas de ir a campos como Mendizorroza o el Pizjuán, deseando solo jugar finales de Champions o partidos de cuartos en el Allianz Arena.

El Real Madrid viene de ganar tres Champions seguidas, pero eso no es excusa para otro inicio de temporada desalentador.

¿Y vosotros qué opináis? ¿Quién creéis que es, o son, los culpables de la crisis del Real Madrid?

Messi se cree intocable: le suelta al árbitro un “me estás amenazando”

Sorprendente, relativamente dado que no es la primera vez, la imagen que dejó Leo Messi este sábado tras el partido en el que el Barça volvió a tropezar en Liga ante el Athletic.

Messi discutiendo con el árbitro

Messi discutiendo con el árbitro (EFE).

El argentino fue a protestarle al colegiado, Jaime Latre, tras el pitido final por varias decisiones que no le habían gustado, y el árbitro, cansado de tantas protestas, le dijo que se marchara a los vestuarios.

La respuesta de Messi, como ha mostrado hoy Cuatro, ha sido bastantes chulesca. “Me estás amenazando”, soltó el argentino, chulesco, cual discusión de barra de bar.

El trencilla decidió zanjarlo con una amarilla. La situación ha  recordado a la de la semana pasada, cuando Leo se negó a darle la mano al árbitro al final del encuentro ante el Girona.