BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Griezmann quiere ser el centro de atención: ya está bien, Antoine

Antoine Griezmann, este sábado en Lyon, donde la selección francesa se enfrentó en un amistoso a Estados Unidos (EFE).

El otro día, mi compañero de blog Raúl Rioja daba un buen repasito a Cristiano Ronaldo por su lamentable actitud durante los primeros instantes de la celebración de la decimotercera Champions del Real Madrid. El luso demostró una actitud egoísta y caprichosa que empañó la fiesta blanca. Pues bien, estos días se está viviendo algo parecido con otro crack del fútbol mundial: Antoine Griezmann. Y los afectados son tanto el Atlético de Madrid como el FC Barcelona.

Este domingo, en una entrevista en la cadena gala TF1, el jugador de Mâcon fue preguntado por su futuro. Griezmann dijo que “en España algunos dicen que me quedo, otros que me voy y yo… lo diré antes de que juguemos el primer partido. El Mundial para Francia comienza el sábado (16). Aún hay tiempo”.

El jugador galo se asegura así que de nuevo cada gesto que haga, cada cosa que diga, cada cosa que comparta en sus redes sociales será analizado hasta el máximo detalle por los medios de comunicación y por los aficionados del Atleti, que confían en que se quede, y los de Barcelona, que quieren que se incorpore a ellos (sospecho que no tanto por temas deportivos como por temas de prestigio).

Griezmann es plenamente consciente de la expectación que está generando su silencio. Lo está haciendo a propósito. Por eso, ante la pregunta de por qué está alargando tanto su decisión (o la revelación de la misma), las posibles respuestas no le dejan en absoluto en buen lugar. Las cartas están sobre la mesa, las ofertas realizadas. ¿Qué le impide decir ya lo que va a pasar?

En mi opinión nada. Creo que es simplemente el placer de sentirse el centro de atención. A él le podrá parecer divertido, pero hay dos equipos que planificar y dos aficiones para los que su club es mucho más que una obscena nómina. Ni siquiera creo que al seleccionador francés, Didier Deschamps, le haga gracia este sainete.

Por todo ello, sea lo que sea que hayas decidido, dilo. Basta ya, Antoine.

Los comentarios están cerrados.